Patrones mentales son imagenes

Los patrones mentales son imágenes, supuestos e historias que tienes en la mente acerca del mundo, de ti mismo, de los demás y de la vida en general, y son claves en tu interacción con el entorno.

Según los psicólogos, los seres humanos no operamos directa e inmediatamente sobre la realidad, sino que interactuamos usando "mapas", "representaciones", "modelos" o interpretaciones codificadas de esa realidad.

Muchos de esos patrones son heredados, inducidos o grabados en nuestro cerebros desde el exterior (familia, cultura, sociedad, ...) y otras las fabricamos nosotros mediante nuestros sistemas de procesamiento sensorial (que nos dan una versión muy parcial y a veces absurda de la realidad) y nuestro cerebro (incapaz de discernir entre verdad y falsedad sin utilizar otros patrones).

Dicho de otra forma, el conocimiento de la realidad no es algo que recibes pasivamente, sino algo que construyes y organizas de forma activa. Esto encierra la paradoja de que todo lo que percibes y concibes es necesariamente la consecuencia de tus propios modos y medios de percepción y concepción.

El mundo que ves es conforme a cómo eres tú y no a cómo es el mundo.

Los patrones mentales tienen una consecuencia directa sobre tu propia autoestima o autoconfianza, el miedo o ansiedad ante el futuro, comportamientos habituales autodestructivos o que generan flujos de energía negativos (crítica, enjuiciamiento, ...), resentimiento o apego al pasado, tendencia a culpar a los demás y a no responsabilizarte de tus acciones, elaboración de proyecciones y alianzas, ..., incluso sobre tu capacidad para sobredimensionar el tamaño de tus responsabilidades o de negar tu derecho a la felicidad.

La reprogramación del subconsciente o la liberación de patrones mentales es clave en la construcción de un nuevo ser más libre, más auténtico y más feliz.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Glosario emociones

Angustia

Ratio:  / 1

Detalles

Categoría: Emociones

La angustia está caracterizada por un estado de desorientación psíquica en la cual tienes el sentimiento de estar limitado y restringido en tu espacio y sobre todo ahogado en tus deseos.

Sientes tu espacio limitado por fronteras que, en realidad, no existen. "Estás cogido" o "te sientes cogido en una trampa".

La gente invade tu espacio psíquico y esto se manifiesta en ti por una especie de "tensión" interior. Dejas entonces de lado tus necesidades personales para complacer primero a los demás en un intento de atraer el amor que necesitas (aunque haya otros modos de hacerlo).

Esto te lleva generalmente a ampliar tus emociones y tu emotividad general en detrimento de un equilibrio adecuado. Ya que vives en la niebla, la confianza en ti se tambalea, la desesperación y la ganas de abandonar "la lucha" se instalan.

¿Cuál fue la situación en la que te sentiste oprimido, cuando eras joven, que hace que hoy reproduzcas tan fielmente este patrón mental? (angustia y claustrofobia tienen un base semántica común).

Necesitas, como cualquier ser humano, colmar tus necesidades fundamentales: la necesidad de aire para vivir y respirar, el espacio entre ti y las demás personas, la libertad de decidir y discernir lo que es bueno para ti.

En tus manos está empezar a prestar atención a tus necesidades, y así asegurarme de que los que están a tu alrededor también necesitan libertad de pensamiento y de acción. Debes recordar que si te siento ahogado, es porque ahogas conscientemente o no a la gente que te rodea.

La angustia también se manifiesta como una espera inquieta y opresiva, aprensión de que "algo" podría ocurrir, con una tensión difusa, espantosa y generalmente sin nombre. Puede estar vinculada a una amenaza concreta angustiosa (tal como la muerte, catástrofe personal, sanción). Suele tratarse más de un miedo generalmente que no es inmediatamente perceptible o que no se puede expresar. Por eso las fuentes profundas de la angustia se encuentran frecuentemente en el niño que fui y se vinculan generalmente con el miedo al abandono, a perder el amor de un ser querido y al sufrimiento. Cuando te encuentras en una situación similar, la angustia vuelve a aflorar. 

Cada vez que uno de estos miedos reaparece o que se vive una situación imaginaria o realista, mi inconsciente lo capta y envía una señal de alarma, y la angustia reaparece aún más fuerte.

Cuando se es niño, la angustia se manifiesta frecuentemente por el miedo a la oscuridad y una tendencia a vivir una vida solitaria. Muchas veces incentivado por un entorno que desconoce el verdadero significado de los miedos nocturnos o de los amigos imaginarios.

En tus manos está, a partir de ahora, hacer uso de tu discernimiento, valor y confianza en la vida para respetarte y dejar ir a los demás a su propio espacio, sin pesar tanto y borrando de tu vida cualquier remordimiento.

Eso te permitirá ver "más claro" e ir hacia delante en la vida con mucha más lucidez.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Ansiedad

Ratio:  / 0

Detalles

Categoría: Emociones

La ansiedad es cierto miedo a lo desconocido que puede acercarse al estado de angustia (sin. intranquilidad, desconsuelo, incertidumbre, pesar, zozobra, aflicción, desesperación, preocupación).

La ansiedad viene acompañada de ciertos síntomas: dolores de cabeza, calores, rampas, palpitaciones nerviosas, altos niveles de transpiración, tensiones, aumento del caudal de la voz, llanto e incluso insomnio.

Si eres ansioso, puedes vivir el "estremecimiento de la angustia": este estremecimiento procede del frío y te recuerda que tienes miedo. Es una enfermedad que aprieta la garganta, que te hacer perder el dominio de ti mismo y el control de los acontecimientos de tu vida, impidiéndote usar el sentido común y el discernimiento.

También puedes sentir o bien un desequilibrio, o bien una desconexión entre el mundo físico, en el que puedes tener o piensas tener cierto control, y tus percepciones con relación al mundo inmaterial, para las cuales no siempre tienes una explicación o llegas a comprender de forma racional.

Ya no tienes el control: tienes la sensación de que el "cielo te puede caer encima" en cualquier momento.

Puedes estar ansioso en cualquier situación, y te concentras precisamente en lo que te provoca ansiedad. Toda tu atención se focaliza en eso... si tu atención está constantemente centrada en el miedo a algo, vivirás ansiedad respecto a todo lo que de cerca o de lejos está relacionado con la muerte. La muerte, las cosas que ignoras o que no ves, pero que pueden existir, hacen subir en ti este miedo.

En tus manos está retomar el control, incluso si temes lo desconocido o incluso si niegas inconscientemente la vida y su proceso, con fe en que te está sucediendo lo mejor, para ti, en el instante presente y en el futuro. Puedes empezar a disciplinar tu mente con ejercicios de respiración consciente, repitiendo este mantra "tengo fe en mi y en el futuro".

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Celos

Ratio:  / 0

Detalles

Categoría: Emociones

Los celos son un sentimiento de frustración mezclado de envidia (sin. achares, sospecha, recelo, inquietud, duda, envidia, pelusa).

Es el resultado de tu inseguridad interior y de tu débil autoestima.

Si dudas de tu capacidad para crear cosas en tu vida o temes perder lo que tienes (en particular a tu pareja), puedes llegar a desarrollar agresividad y frustración.

En tus manos está tomar consciencia de que tus temores te llevan a ejercer control sobre una persona o una situación. De hecho, son tus angustias las que ejercen un control sobre tu vida.

Aprende a tener confianza en la vida y toma los medios para curar las heridas interiores, que te lleven a conectar con tu propio poder interior. Sólo entonces te sentirás más libre, más confiado y podrás trasponer esta libertad y esta confianza hacía la gente que te rodea.

 

 

Glosario emociones

Culpa

Ratio:  / 0

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Emociones

La culpa (culpabilidad) es una emoción vinculada al remordimiento y a la recriminación. Es la consecuencia de recordar y lamentar las acciones pasadas.

La culpa puede (debe) ser una emoción educativa y pedagógica que surge como una advertencia para no repetir los mismos errores. El pasado no puede ser reescrito, pero puede ser recontextualizado con el fin de ser una fuente de aprendizaje constructivo. El peso de los acontecimientos o las decisiones pasados puede ser aliviado al tomar conciencia de que "parecían una buena idea en su momento".

La fuente de la culpa está en la parte de tu mente compuesta por juicios inyectados, puntos de vista y esquemas de pensamiento aprendidos. La culpa procede de la lucha entre lo que se siente y lo que se piensa, cuando sentimiento y pensamiento entran en conflicto.

Las culturas con sentimiento de culpa comúnmente tienen una visión negativa de Dios como un ser que juzga, vengativo, enojado, y punitivo a través de desastres naturales y eventos negativos.

Una forma de gestionar la culpa es "por proyección", de modo que tus propios pensamientos y emociones son vistos estando "ahí fuera" y por lo tanto son objeto para tu odio y tu deseo de venganza. Aun si has sido víctima en tus manos está tomar conciencia de que el perdón es el único camino realmente liberador, pues en realidad, es el que perdona y no el perdonado quien más se beneficia.

La agresividad contra uno mismo o culpabilidad provoca enfermedades autoinmunes, dolor, aflicciones y accidentes.

Estás desconectado de lo que sucede a tu alrededor, quizás porque encuentras tu realidad inaceptable o difícil de vivir.

Necesitas reconectar contigo mismo para descubrir tu seguridad y tu confianza interior.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Glosario emociones

Ira

Ratio:  / 0

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Emociones

La ira (sin. rabia, enojo, cólera, furor, furia, indignación, irritación, vesania, cabreo, odio) es la exaltación del estado afectivo que puede llegar a exteriorizarse de forma brutal: excitación tanto física como verbal progresivamente creciente, acompañada de gritos, ruptura de objetos, agresividad, temblores, ....

La ira es un grito de alarma espontáneo, la manifestación de una rebelión interior, un violento disgusto acompañado de agresividad. 

Desde un punto de vista evolutivo, la ira puede ser un punto de apoyo por el cual los oprimidos son finalmente catapultados a la libertad, pudiendo conducir a cualquier acción constructiva o destructiva. Sin embargo la ira se expresa más a menudo como resentimiento o como estilo de vida "persona irritable", "coleccionista de injusticias", "litigioso", "camorrista", ...

Antes de los dos años, es un simple medio de reaccionar o exteriorizar una dolencia interior (frío, hambre, etc.) pero luego es sobre todo un medio de oposición y de reacción a las prohibiciones, pudiendo volverse un medio de chantaje afectivo y de dominación.

Estas emociones que te invaden se manifiestan generalmente al nivel del hígado. La aparición de toxinas pueden generar una crisis de hígado. Tus tendones y tus ojos también pueden sufrir.

Tus pensamientos enloquecen, se atropellan, crecen tanto que ya no ves claro. Sube tu presión y te vuelves rojo de ira. Pero de facto tu sublevación es inútil y es más nociva para ti que para los demás. Tus actos parten de una visión distorsionada de la realidad según la cual el mundo debería responder o ajustarse a tus propios deseos y percepciones. Deberías saber que el ego narcisista es competitivo y tiende a sentirse despreciado e insultado, cuando está inflado de ira trata de parecer fuerte y formidable, se aferra al pasado para justificar y alimentar rencores y viciar la culpa.

Algo te molesta tanto que te hace explotar. Puedes vivir un sentimiento de debilidad, injusticia, frustración, incomprensión, impotencia, ... que puede ser exagerado o crecido por tu gran emotividad y tu impulsividad.

Alimentar el odio te hace detestar a las personas, te invita a ser vil y te incita a lanzar palabras ofensivas.

Cuando vives ira, odio, rabia, tienes la sensación de que algo se quema dentro de ti (aparato digestivo, pulmones, vesícula biliar e hígado).

En la evolución de estos signos que manifiesta el cuerpo, se anuncian "dolencias" cada vez más graves. Pudiendo incluso atraer un cáncer.

En tus manos está identificar el conflicto que se repite inconscientemente y que incluso puede proceder de situaciones que no has resuelto desde la infancia. Es un ejercicio de autohonestidad sobre los motivos verdaderos de tus sentimientos. El pasado ya no existe es sólo tu percepción, tus recuerdos. Puedes volverte libre del pasado si aceptas que los seres humanos somos falibles y limitados, en gran parte porque no somos capaces de ser autohonestos.

En tus manos está aceptar abrirte al amor que puedes manifestar aquí y ahora, al tiempo que te mantienes atento a las señales indicando una ira eventual.

Aprende a perdonarte y a perdonar a los demás, aceptando comprender personas y situaciones de otro modo, con amor.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

La alternativa es la toma de conciencia.

 

 

 

Miedo

Ratio:  / 1

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Emociones

El miedo es un temor o aprensión que sientes frente a un peligro real o imaginario (sin. terror, pavor, pánico, espanto, horror, alarma, recelo, aprensión, desconfianza, canguelo, turbación, desasosiego, cobardía).

Nota: aunque el miedo es una subrutina mental lo hemos desarrollado en la sección de emociones para facilitar su localización.

Cuando tienes miedo, tu corazón late en desorden, todo tu cuerpo se tensa.

El miedo toma lugar en tu interior cuando te sientes inquieto, poco seguro de ti, desanimado, cuando estás muy emotivo, ...

El objeto de tu miedo puede ser el miedo al fracaso, abandono, rechazo, el miedo de resultar herido, ... y se vuelve tan real a tus ojos, que todo tu cuerpo reacciona y en particular tus riñones. Tus huesos pueden llegar a sufrir.

El miedo sólo aumenta las probabilidades de que suceda todo lo que temes (por la ley de la atracción). El miedo a la enfermedad misma puede ser un factor determinante para la aparición de ésta.

Es importante que tomes consciencia que son tus miedos los que controlan tu vida y no la gente o las situaciones.

Los seis miedos fundamentales son: (1) el miedo a la muerte, (2) el miedo a la enfermedad (3) el miedo a la pobreza o al fracaso, (4) el miedo a perder el amor, (5) el miedo al dolor, (6) el miedo a la crítica o a ser rechazado.

Desde un punto de vista evolutivo el miedo surgió como requisito necesario de la supervivencia animal. Tu imaginación permite que los diferentes temores se proyecten sin cesar hacia el futuro, obstaculizando tu percepción de la realidad y disminuyendo tu nivel de conciencia.

En tus manos está sustituir el miedo por la confianza. Puedes perfectamente aplicar la técnica de "¿Y entonces qué?" y verás cómo tu mente te guía hasta enfermar y morir, "¿Y entonces qué?". Curiosamente todas las experiencias cercanas a la muerte eliminan todo temor a la muerte. Cuando la muerte es aceptada y entregada a un ser superior el núcleo de todos tus temores se desvanece. Finalmente la muerte es sólo física y en apariencia.

Debes saber que nunca estás solo y que siempre estás guiado. En tus manos está tomar consciencia de que tu vida es sólo un camino de aprendizaje espiritual y que las apariencias son engañosas. Para estar en paz debes haberte entregado a los inevitables de la vida, pues toda resistencia te acerca al miedo que tiende a reforzarse a si mismo.

Enlace con el blog "Despertar de la conciencia": canalización de Kryon "Miedo y Sabiduría"

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

La alternativa es la toma de conciencia.

 

 

 

This Site

  • Glosario enfermedades
  • Glosario emociones
  • Glosario subrutinas mentales
  • Glosario cuerpo físico
  • Glosario secuencias vitales
  • Buscar artículo
  • Bienvenida
  • Inicio
  • Ultimos artículos publicados
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Advertencia legal:
  • De acuerdo con la legislación vigente, el contenido del presente portal no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación.

Glosario emociones

Tristeza

Ratio:  / 2

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Emociones

La tristeza es "un estado de pena, melancolía" (sin. desconsuelo, aflicción, amargura, pesadumbre, pesar, quebranto, tribulación, desdicha, nostalgia).

Tienes la sensación de que nada te sonríe, sientes la pena que corre a través de ti, tu corazón se desgarra; este inmenso vacío parece querer crecer dentro de ti para dejar sitio a esta pelota de pena.

La tristeza profunda puede llevarte a volverte diabético (páncreas), cuando todo tu cuerpo rechaza la alegría de vivir.  

Si la felicidad no fluye libremente, todo tu sistema sanguíneo sufrirá (colesterol, hipoglucemia, ...) y si te sientes triste y deprimido acabarás teniendo la sensación de ahogo, oprimido por la vida, "falto de aire" (pulmones). Tu piel y tu pelo también pueden empezar a sufrir.

Te sientes limitado o tienes la sensación de que no te mereces ser feliz. Esto puede degenerar en un estado de apatía, con una disponibilidad muy baja de energía e interés, llegando a una total despreocupación por el bienestar de los demás o por tu propia calidad de vida. En estos estados de depresión la fuerza de voluntad (mental) es débil e ineficaz, sólo la invocación de la Voluntad Divina tiene poder regenerativo.

La nostalgia a su vez es melancolía causada por un pesar, habitualmente porque miras a través de una nube turbada por las emociones, fuera del tiempo presente, con el sentimiento de que te falta algo. Es un tipo de ensoñación, pero puede hacerte daño si se convierte en una huida constante, en vez de saborear plenamente el presente para que cada segundo haya sido vivido como una experiencia única y rica en enseñanza.

Si te instalas en el sufrimiento, el duelo, el dolor, la pérdida, o el remordimiento por el pasado, te sientes vulnerable e impotente.

El error de fondo es pensar que la fuente de la felicidad se encuentra "ahí fuera" en lugar de originarse en tu interior. Todo lo exterior está sujeto a la posible pérdida, y esto conlleva a poner a prueba tu capacidad de asimilar el dolor de la ruptura con lo querido. Paradójicamente la pérdida es a la vez libertad y apertura de nuevas opciones, oportunidades de crecimiento, y un momento de reevaluación de valores y metas.

Necesitas ponerle "picante" en tu vida, calor que ponga en ebullición todas las lágrimas que están en ti, colmar tu vacío de dulzura y ternura. Cuando las ideas oscuras se desvanezcan redescubrirás el dinamismo y la alegría de vivir.

Puedes empezar a aferrarte a los principios en lugar de a las personas, objetos, condiciones y situaciones transitorias. Puedes descubrir el sol que hay en ti, si tú lo permites ("que las lágrimas por la pérdida de un árbol no te impidan ver el bosque").

Si estás atravesando un duelo, ten paciencia y respira hondo. Pero no permitas que tu vida se convierta en un eterno duelo; quizás entonces debas abrir tu mente a lo que significa realmente la muerte.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

This Site

  • Glosario enfermedades
  • Glosario emociones
  • Glosario subrutinas mentales
  • Glosario cuerpo físico
  • Glosario secuencias vitales
  • Buscar artículo
  • Bienvenida
  • Inicio
  • Ultimos artículos publicados
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Advertencia legal:
  • De acuerdo con la legislación vigente, el contenido del presente portal no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación.

Glosario emociones

Vergüenza

Ratio:  / 0

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Emociones

Todo el mundo es consciente del dolor de "perder la cara", de ser desacreditado o de desear ser "invisible" (perder el estatus de "persona"). La vergüenza es la base del temor a la desaprobación, rechazo o fracaso.

Las primeras experiencias de la vida como el abandono o avergonzarse del abuso físico, emocional o sexual deforman la personalidad de por vida a menos que estos problemas sean resueltos y transmutados más tarde.

La vergüenza es destructiva para la salud emocional y psicológica y, con el tiempo, consecuencia de la baja autoestima, para la salud física.

Una personalidad basada en la vergüenza es tímida, retraída, introvertida, y autocrítica

La vergüenza es utilizada como una herramienta de crueldad, y sus víctimas a menudo se vuelven crueles. Algunos individuos compensan la vergüenza con perfeccionismo y rigidez. Además provoca vulnerabilidad hacia otras emociones negativas, y a menudo produce el falso orgullo, ira y culpa.

La vergüenza es una consecuencia de la negación del yo (personalidad) y del Yo superior. Suele ser transitoria, pero es un obstáculo muy importante para la evolución de la conciencia, y cuando es grave, puede amenazar la supervivencia física (la muerte por negligencia, indiferencia, descuido, accidente o suicidio es muy común).

No solicitar o aceptar la ayuda adecuada para superar esta emoción se debe al orgullo (espiritual), a la negación (psicológica), o simplemente a la ignorancia (karma).

Eres un gran ser de luz, experimentando. Aunque las apariencias muestren lo contrario todos reencarnamos en la mejor situación para nuestra evolución espiritual y las experiencias forman parte de nuestra riqueza, la sabiduría del alma.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Culpa

Ratio:  / 0

Detalles

Categoría: Emociones

La culpa (culpabilidad) es una emoción vinculada al remordimiento y a la recriminación. Es la consecuencia de recordar y lamentar las acciones pasadas.

La culpa puede (debe) ser una emoción educativa y pedagógica que surge como una advertencia para no repetir los mismos errores. El pasado no puede ser reescrito, pero puede ser recontextualizado con el fin de ser una fuente de aprendizaje constructivo. El peso de los acontecimientos o las decisiones pasados puede ser aliviado al tomar conciencia de que "parecían una buena idea en su momento".

La fuente de la culpa está en la parte de tu mente compuesta por juicios inyectados, puntos de vista y esquemas de pensamiento aprendidos. La culpa procede de la lucha entre lo que se siente y lo que se piensa, cuando sentimiento y pensamiento entran en conflicto.

Las culturas con sentimiento de culpa comúnmente tienen una visión negativa de Dios como un ser que juzga, vengativo, enojado, y punitivo a través de desastres naturales y eventos negativos.

Una forma de gestionar la culpa es "por proyección", de modo que tus propios pensamientos y emociones son vistos estando "ahí fuera" y por lo tanto son objeto para tu odio y tu deseo de venganza. Aun si has sido víctima en tus manos está tomar conciencia de que el perdón es el único camino realmente liberador, pues en realidad, es el que perdona y no el perdonado quien más se beneficia.

La agresividad contra uno mismo o culpabilidad provoca enfermedades autoinmunes, dolor, aflicciones y accidentes.

Estás desconectado de lo que sucede a tu alrededor, quizás porque encuentras tu realidad inaceptable o difícil de vivir.

Necesitas reconectar contigo mismo para descubrir tu seguridad y tu confianza interior.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

This Site

  • Glosario enfermedades
  • Glosario emociones
  • Glosario subrutinas mentales
  • Glosario cuerpo físico
  • Glosario secuencias vitales
  • Buscar artículo
  • Bienvenida
  • Inicio
  • Ultimos artículos publicados
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Advertencia legal:
  • De acuerdo con la legislación vigente, el contenido del presente portal no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación.

Glosario subrutinas mentales

Alcoholismo

Ratio:  / 0

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

El abuso de bebidas alcohólicas causa un conjunto de trastornos: físicamente, el cuerpo cambia y se crispa, las capacidades y el funcionamiento del cerebro disminuyen, los sistemas nerviosos y muscular se vuelven excesivamente tensos.

Como el resto de dependencias, el alcoholismo se manifiesta principalmente en el momento en que necesitas colmar un vacío afectivo o interior profundo, un aspecto de ti que "envenena" tu existencia.

Los motivos para beber abusivamente pueden ser muy variados: para huir de la realidad, cualquiera que sea la situación (conflicto, ...), porque no la aceptas; para afrontar tus miedos, la autoridad (sobre todo paterna) y/o la gente a quien amas porque justamente tienes miedo de revelarte tal y como eres, a la luz del día; para vencer tus inhibiciones y darte valor para seguir adelante, hablar, afrontar a la gente, o entrar en contacto con el sexo opuesto; para buscar algo de poder incluso para desagradar a otro; ...

Vives sentimientos tales como la soledad, aislamiento, culpabilidad, angustia interior, incomprensión y alguna forma de abandono (familiar u otro) y puedes llegar a pensar que eres una persona inútil, sin valor, inepta, inferior e incapaz de actuar para ti o para los demás. Entonces, necesitas de "un pequeño tónico" para hacerle frente a la vida.

Frecuentemente, quieres huir de una situación conflictual, "ahogando tu pena", o de cualquier otra emoción que te resulta difícil capear.

Cuando tomas un vaso de alcohol, la tensión inicial disminuye en un primer tiempo y memorizas la relación que parece ser: tensión – alcohol – bienestar. Así cada vez que vives una tensión, la información grabada en tu cerebro te invita/conduce a tomar una (sólo una ....) copa de alcohol para sentirte mejor. Desarrollas un automatismo (una respuesta automática de tu mente).

Puede que el origen de tu alcoholismo resida en la dificultad que experimentaste, siendo niño, con tu familia pues uno de sus miembros (muy frecuentemente el padre o la madre) era/es alcohólico. Incluso puede que hayas intentado disociarte de tu familia, y en cualquier caso debes ser consciente de la desvalorización de las imágenes parentales y de sus posibles consecuencias en todos los aspectos de tu vida.

En ciertas familias los adultos han educado al niño que beber es como un juego, una costumbre o algo totalmente normal.

Pero ingerir alcohol no está exento de trastornos neuróticos, alteraciones de la personalidad e incluso carencias nutricionales.

Por otra parte si eres hipoglucémico las moléculas de alcohol pueden transformarse rápidamente en azúcar sanguíneo (temporalmente) y así incitarte al consumo regular. Si eres alcohólico y dejas de consumir, puedes encontrarte bebiendo una impresionante cantidad de café (fuente estimulante por la cafeína) y de azúcar, pasteles o postres (fuente de azúcar). O ponerte a fumar considerablemente porque el cigarrillo es un estimulante (aceleración del ritmo cardíaco que necesitas para sentirte en forma). Es importante descubrir la causa no resuelta de esta tristeza vinculada a la hipoglucemia.

Otra causa del alcoholismo puede ser curiosamente las alergias. Así puedes ser alcohólico de un tipo de bebida específicamente (sólo coñac, sólo ginebra, o sólo whisky de un tipo x, ..). Parece que sólo este tipo de bebida pueda satisfacerte. Es probable que sea alérgico a uno de los ingredientes que sirvieron para fabricar esta bebida en particular (el trigo, o la cebada, o el centeno, ...). Debes buscar a qué o a quién eres alérgico para encontrar el origen de tu dependencia.

El alcoholismo puede también proceder de una persona o situación que no aceptaste cuando eras joven, por ejemplo si fuiste víctima de contactos sexuales indeseables, o de los cuales te sientes culpable. Bebes para olvidar tus preocupaciones, tu pasado y el porvenir pero sobre todo el presente.

Huyes sin cesar e intentas crear un universo ilusorio, de fantasía, una forma de exaltación artificial. Pierdes entonces el contacto, para algún  tiempo, con tus sentimientos de soledad, de incomprensión, de impotencia, de no ser como los demás, de rechazo. Te sientes "liberado".

Pero esta situación va empeorando a medida que crece la dependencia del alcohol (o de las drogas) porque estás cada vez más insatisfecho con tu realidad.

Tu claridad mental se tambalea. Recuerda que tu dependencia del alcohol es un intento de colmar un vacío emocional.

Incluso si el pasado fue doloroso y que, en cierta manera, la botella fue tu "mejor amigo", es hora de retomar tu vida, ordenarla y empezar a amar tus cualidades (físicas, mentales y espirituales) y lo que eres (un gran ser de luz experimentando).

En tus manos está respetarte más y así hallar más fácilmente la solución a tus problemas. Considerar que las experiencias son sólo eso, experiencias. Es tiempo de dejar de huir y empezar a vivir.

No dudes en pedir ayuda. Millones de seres humanos han conseguido vencer al alcoholismo.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Apatía

Ratio:  / 0

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

La apatía es una forma de insensibilidad o de indolencia. Abandono frente a la vida.

Te vuelves indiferente y no tienes ninguna motivación para cambiar lo que sea.

La apatía puede suceder después de un golpe emocional, un traumatismo o cualquier otra situación negativa que te quita toda tu alegría de vivir o tu razón de estar en este mundo.

Puede que estés intentando huir desesperadamente de una situación. Quizás por falta de motivación, de alegría o por miedo a ser decepcionado.

Rechazas ver o sentir lo que está sucediendo dentro de ti y a tu alrededor, lo que te conduce a cierto grado de insensibilidad para protegerte.

La apatía puede también estar vinculada a la vergüenza profunda y a la culpabilidad.

Intentas así hacerte insensible a tu ser interior.

En tus manos está aceptar abrirte a la vida y a nuevas experiencias agradables, con el fin de encontrar un nuevo objetivo a tu vida. Es una cuestión de actitud.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Autocrítica destructiva

Ratio:  / 0

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

Este síndrome comienza con una crítica hacia ti mismo. Puede contener dos o más de los siguientes pensamientos: 1. Tienes un defecto "imperdonable". 2. Ese "error" significa que no te puedes querer tal y como eres (al 100%). 3. Tienes que trabajar duro contigo y cambiar ese defecto para merecer cariño, amor, aceptación, abundancia, .... 4. Cuanto más duro te critiques, más motivado vas a estar para trabajar sobre ese defecto y más fácil y rápido se producirá el cambio.

El defecto en cuestión puede ser, por ejemplo, estructuras limitantes y vicios, sentimientos reprimidos, experiencias dolorosas en la infancia, traumas de nacimiento, vidas pasadas, ...

Es muy fácil entrar en el círculo vicioso del síndrome de autocrítica destructiva, porque el material que apoya cualquiera de esos pensamientos es muy abundante. En el mundo de los negocios, en tus relaciones sociales, en la educación, en tu familia, en los talleres de autodesarrollo, encontrarás puntos de apoyo para enfatizar ese defecto ...

Esto alimenta y satisface quizás aquella parte de ti que piensa que tal como eres no estás bien y que debes hacer un esfuerzo para mejorar y merecer ser feliz. Pero esta parte que encuentras en tu interior no es tuya, sino que te fue impuesta. 

El autodesarrollo auténtico no sucede a través del combate de defectos, sino a través de la expansión del potencial existente. Es una postura interior en la cual miras con cariño cuáles son los errores que cometiste, qué has aprendido, qué estás aprendiendo y qué factores positivos quieres y puedes fortalecer.

El síndrome de autocrítica destructiva te debilita y no permite la expansión de tu verdadero potencial. En vez de celebrar "los errores" como oportunidades para aprender los utilizas para desvalorizarte. No te permites reconocer lo alcanzado, ni disfrutarlo plenamente, lo cual te limita (no te permite ser completo) y te agota (necesitarás cada vez más y más energía para avanzar cada vez menos).

En tus manos está aprender a amarte incondicionalmente y tomar conciencia de que eres un ser espiritual teniendo una experiencia humana (y no un humano teniendo una experiencia espiritual), que eres amado por lo que eres, y no por quién eres ni por lo que haces.  

No tienes ningún camino prefijado, y puedes dejar atrás el dilema del gurú.

Texto original: crecimiento personal

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Glosario subrutinas mentales

Autoestima

Ratio:  / 0

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

La autoestima es una subrutina creada y desarrollada a partir de la experiencia, por tanto es algo que se aprende.

Si estás bajo de autoestima es porque piensas que no te mereces estar aquí, que no es tu tiempo y que no eres importante.

Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo.

Tienes ciertos anclajes emocionales inapropiados que te impiden avanzar hacia tu belleza y tu poder (la capacidad de crear armonía, luz allá donde fueras).

Si durante el embarazo, una madre se ocupa de sus necesidades individuales, la criatura aprenderá esto durante el embarazo, y quedará impreso en su vida, pero si la madre pierde la confianza en su propio cuerpo otorgándole todo su poder a los doctores, el bebé nacerá en un ambiente clínico muy seguro, pero no respetará sus necesidades emocionales, psíquicas o espirituales. El niño no aprenderá a confiar en la sabiduría, en la inteligencia y en la nutrición. 

En el momento del parto si la madre no tiene el apoyo de un hombre, o la madre no da la bienvenida al niño, éste no sabrá en quién confiar, y se volverá inseguro y confuso.

¿Podrías haber vivido la etapa de destete como un abandono? Si llegaste a vivir ese momento como si "se te arrancase" de tu madre, puedes llegar a sentir una necesidad imperante de comer grandes cantidades de alimento para colmar el vacío (bulimia, ...) y hacer disminuir tu estrés.

El nacimiento conlleva también muchos elementos que pueden producir un efecto profundo en tu psiquis.

En tus manos está reprogramar tu mente y tu estructura celular para retomar las riendas de la cocreación. Tomar el lugar que te está destinado y ver la belleza de todo lo que eres capaz de crear desde el corazón.

La autoestima va emparejada de la autoafirmación (hacer valer los derechos que tienes en virtud de haber nacido ser humano; sentirte a gusto contigo mismo y exponerte al posible riesgo de que a algunas personas no les guste la sensación de que no pueden utilizarte a su antojo) y de la autoconfianza (creer en ti mismo, descartando toda creencia inculcada o autocreada que niegue tu propio poder para hacer realidad la vida que deseas).

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Autoritarismo

Ratio:  / 0

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

La persona que manifiesta autoritarismo está fuertemente en reacción, conscientemente o no, frente a la autoridad, bajo la forma que sea.

Crees firmemente que es el único medio para hacerte comprender y para hacer captar a los demás el "cómo funciona" (o cómo debe funcionar).

Manifiestas un carácter egocéntrico a ultranza.

La cólera es la tela de fondo de esta actitud, sobre todo cuando sientes resistencias frente a lo que pides.

También haces "oídos sordos" a lo que se te dice.

Físicamente es muy posible que "aprietes los dientes" (de forma inconsciente) y/o tengas problemas de rodillas (no estás dispuesto a doblegarte frente a nada ni a nadie).

Nada parece ser capaz de pararte, salvo quizás aquello que alcanza directa y profundamente tu corazón herido.

La necesidad de amor en ti es grande (aunque lo niegues) y sólo la apertura de corazón puede iluminar tu triste vida. Si no abres tu corazón la vida se encargará de ello.

Cuanto más consciente estés de tu necesidad de amor, más serás capaz de buscar los medios para colmar esta carencia y curar tu corazón herido.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

La alternativa es la toma de conciencia.

 

 

 

This Site

  • Glosario enfermedades
  • Glosario emociones
  • Glosario subrutinas mentales
  • Glosario cuerpo físico
  • Glosario secuencias vitales
  • Buscar artículo
  • Bienvenida
  • Inicio
  • Ultimos artículos publicados
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Advertencia legal:
  • De acuerdo con la legislación vigente, el contenido del presente portal no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación.

Glosario subrutinas mentales

Dilema del gurú

Ratio:  / 3

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

Extracto (simplificado) del shaud 8 serie e2012: El dilema gurú (circulo carmesí)

El ser humano tiene un cierto concepto arquetípico de esta cosa llamada iluminación y gurú, y es muy distractor, porque pone esto como el estandarte y dice: "Yo tengo que ser así. Tengo que ser – a fin de ser mi sí mismo espiritual – tengo que hacer como hicieron los gurús".

¿Cómo piensas, en tu mente humana, que tú tenías que ser? Tomemos varios ejemplos:

Yeshua, Jesús. Solo piensa por un momento en la energía de Jesús, lo que te enseñaron cuando eras más joven. Tranquilo, apacible, sanando, caminando sobre el agua, aureola sobre la cabeza, cabello largo, barba, sí. Sandalias, túnica.

Ahora bien, ¿El Yeshua real? ¡El humano más impaciente que alguna vez conocí! (palabras de Adamus Saint Germain) Absolutamente, totalmente impaciente, no tenía paciencia para la estupidez, para las reglas, odiaba las organizaciones, no le gustaba el tiempo, no le gustaban los holgazanes. ¿Por qué? 

Era conocido por pelearse. ¡Bum!  Puñetazo directo a la cara. Abajo en el piso peleando. Esto no está en la biblia, ¿O sí?

Le gustaba comer mucho. Más adelante se puso un poco gordinflón. 

Era conocido por maldecir y blasfemar. Había mucha gente que le tenía miedo. Era un rebelde, un revolucionario y era intolerante.

Un ser amoroso, totalmente compasión, pero absolutamente impaciente. Ese no es el lindo retrato de la imagen que tienes de él, pero esto es lo que muchos aspiran ser.

Piensa por un momento en el querido Buda. El querido Buda. 

Buda era neurótico, fóbico. Tenía fobias, un montón de fobias. Había ciertos tipos de insectos y bichos a los que sencillamente les tenía un miedo mortal. Era neurótico. Siempre estaba teniendo que lavar sus manos y sus pies, todo el tiempo. Era muy egoísta, en el significado malo de la palabra egoísta. Robaba energía de todos. - "Oh, aquí viene Buda, quítense del camino. Va a tratar de robar energía". Y nunca pudo acomodarse a nada. Había elegido una linda familia rica para nacer; no pudo acomodarse a eso.

Él tenía demonios persiguiéndolo todo el tiempo. Quizá era lo que ustedes llamarían una personalidad múltiple, dando volteretas de acá para allá, como mucha de la gente neurótica hace – un minuto un hombre santo, al siguiente minuto un completo imbécil. Y estaría ofendido si había ciertas cosas que ustedes llevaran puestas o ciertos olores saliendo de su cuerpo. Así que le era muy difícil arreglárselas con ello.

Más adelante se enfrió. Se relajó un poquito. Tenía esta obsesión neurótica por la iluminación y sencillamente se moría de hambre para conseguirla. De hecho, pasaba hambre porque era fóbico respecto a muchos alimentos. Sencillamente no los comería. Si alguien siquiera miraba un alimento que él iba a comer, no podía comerlo.

Finalmente se relajó. Desistió de tratar de encontrarse a sí mismo, tratar de llegar a conocerse a sí mismo. Se relajó. Ahí es cuando empezó a comer. Aumentó algo de peso y finalmente tuvo la iluminación que siempre quiso. Se mezcló consigo mismo.

Entonces, ¿Gurú? ¿Es esa la imagen que fue pintada? ¿Es eso lo que ves cuando vas a los templos sagrados? No, ves al Buda muy apacible, pero no lo era.

San Juan Bautista. Hombre loco. ¡Era un lunático! Otro buen ejemplo de una personalidad múltiple; un minuto gritando y pegando alaridos para sacar los demonios de la gente, empujando sus cabezas bajo el agua. Solía ahogar a la gente. ¡No era bautismo! ¡Se le llamaba asesinato!. Más tarde lo cambiaron y dijeron que era bautismo. Pues es, "¡No, está tratando de matar al bastardo!". 

Y al siguiente minuto muy pío, reverente, pidiéndole perdón a Dios. 

¡Era un hombre demente! Su cabello era un desastre.  Su barba – llena de comida de años atrás. No se bañaba. Él y Buda nunca se hubieran llevado bien. Juntos habrían tenido momentos difíciles.

El dilema gurú, tu dilema: ¿Cómo quién aspiras ser? ¿Cualquiera de ellos?

En otras palabras, ellos tenían características humanas porque estaban aquí en la Tierra como humanos. Ellos tienen lo que ustedes llamarían defectos, pero en realidad no lo son, solo son idiosincrasias. E igual ustedes. Tú has estado tratando de llegar a conocerte a ti mismo y perfeccionarte a ti mismo, sencillamente hacerte este humano puro, más-santo-que-tú. Ellos no lo hicieron. ¿Por qué tú deberías hacerlo? ¡Ellos tenían trastornos! ¡Asuntos! ¡Desafíos!

¿Qué originó eventualmente que fueran Maestros Ascendido? Aceptación, dejar ir. 

Soltaron esa necesidad de intentar definirse a sí mismos, encontrarse a sí mismos, conocerse a sí mismos, mejorarse y perfeccionarse a sí mismos. Llegaron a un punto de agotamiento, un punto de agotamiento. De decir: "Esta búsqueda, esta búsqueda desesperada, es agotadora. Sencillamente voy a renunciar. Al diablo con todo este sendero espiritual y todos sus libros y todos sus talleres y todos sus equipajes y todo lo demás - ¡al diablo con eso! ¡Estoy agotado! ¡Estoy agotado!".

En ese momento de aceptación, entonces cuajó. A la sazón se rieron muchísimo, cada uno de ellos. Y además no importó. No importó que no fueran perfectos, puesto que nunca lo iban a ser. Importó que aceptaran. Importó que se amaran a sí mismos, excentricidades y todo. Las malas cuentas de banco, sobrepeso, pequeños tics estúpidos o cosas raras que ustedes hacen, su mal temperamento, su impaciencia, su falta de auténtico… no, su falta de auténtico entendimiento del ser espiritual que son. Supera todo eso. Ve a un lugar de aceptación.  

Podrías decir que es rendirse, pero solo es rendirse a ti mismo. No es rendirse a alguien más o a cualquier otra cosa. 

Así que toma una respiración profunda con eso.

Lo que sea que pienses que es defectuoso, imperfecto, lo que pienses que son cosas que tienes que seguir trabajando, olvídalo.

Y entonces, de repente, solo estás siendo. No estás tratando de perfeccionar nada. No estás tratando de encontrarte a ti mismo. Ahora solo estás siendo. En eso, las energías creativas entran corriendo. "¡Bien! Esta persona ya no está solo tratando de resolverlo. Solo lo está haciendo". 

Texto original: El dilema gurú (circulo carmesí, shaud 8 serie e2012)

 

 

 

This Site

  • Glosario enfermedades
  • Glosario emociones
  • Glosario subrutinas mentales
  • Glosario cuerpo físico
  • Glosario secuencias vitales
  • Buscar artículo
  • Bienvenida
  • Inicio
  • Ultimos artículos publicados
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Advertencia legal:
  • De acuerdo con la legislación vigente, el contenido del presente portal no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación.

Glosario subrutinas mentales

La sombra del ego

Ratio:  / 1

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

Recuerda que somos seres espirituales tiendo una experiencia humana. Nuestra esencia divina toma un cuerpo (cuatro cuerpos) para dejar de ser una entidad amorfa y comenzar su periplo de experimentación. El ser humano es lo que es gracias, entre otras cosas, a su fuerza sexual y su ego. Ambos son esenciales.

Pero, en estos tiempos, desde que nacemos lo hacemos con una subrutina mental "añadida" que denominaremos "la sombra del ego".

Los chamanes la denominan el depredador. Ellos creen que el predador trae consigo un sistema de creencia, una idea acerca del bien y del mal, costumbres sociales, ...

Esta subrutina mental tiene un origen externo  al ser humano (original) - introducido por los anunakis en tiempos de la Atlántida - y es un mecanismo de control que nos incita a convertirnos en seres complacientes, rutinarios y egomaniá­ticos. 

Una de sus características más importantes es la de convencernos de que es nuestra propia mente, nos permite identificarnos con y a través de ella, de forma que nuestros sueños (los de un ser humano, un ser mágico y divino) se convierten en los sueños de un animal contradictorio, mórbido y lleno de miedo.

La forma de trabajar de la "sombra del ego" es muy variopinta, pero por sus limitaciones, es también fácilmente detectable. 

Para empezar por alguna parte, es necesario decir que esta subrutina mental tiene una capacidad notoria para autoexpanderse y frecuentemente crece con la capacidad del ser humano para elevarse o ascender en conciencia.

Tiene la capacidad de utilizar nuestras emociones y pensamientos para revertirlos a niveles de baja frecuencia vibracional. Por ejemplo:

- a la ira, energía de superación y crecimiento, la vuelve violenta y destructiva. 

- a la tristeza, la desvía de la introspección y la conduce a la depresión y al victimismo.

- a la culpa, en vez de hacerla educativa, la vuelve molesta, irritante, arrogante y amenazante.

- a la vergüenza, la convierte en una herramienta social, represiva, excluyente (la negación de que "todos somos uno") y a veces incluso autocomplaciente. 

- al miedo, lo engrandece, lo vuelve sutil, hace de él su herramienta más poderosa, miedo al miedo, miedo a la muerte, miedo al "oil crash", miedo a la crisis, miedo al cambio, miedo a conocerte a ti mismo, ...

- a la energía sexual, la vuelve dependiente o focalizada exclusivamente en el éxtasis físico, la denigra o la exalta para su comercialización, le pone precio y la subasta, la explota para adquirir poder físico, mental o esotérico.

- a la enfermedad la diaboliza, la explota, la vende y crea negocio. Esto es así porque la enfermedad vuelve sinceras a las personas. Las vuelve sinceras contra su voluntad y las despoja de la ilusión de endereza de la sombra del ego.

- con el dolor, como con el miedo y el resto de emociones, crea un cuerpo energético, con vida propia. En una persona profundamente infeliz, este cuerpo puede estar activo permanentemente. Algunas personas viven casi enteramente a través de su cuerpo-dolor, mientras que otras tal vez lo experimenten solamente en ciertas situaciones, tales como en relaciones íntimas, o situaciones ligadas con pérdidas pasadas o abandonos, heridas físicas o emocionales, ... Cualquier cosa puede dispararlo, particularmente si resuena con un patrón de dolor de tu pasado. Cuando está listo para despertarse de su estado de sueño, incluso un pensamiento o un inocente comentario hecho por alguien cercano a ti puede activarlo.

La sombra del ego es rica en matices, sutilidades, formas y cuerpos. Algunos cuerpos de la sombra son tremendamente desagradables pero relativamente inofensivos, otros son viciosos y destructivos. Algunos son físicamente violentos y muchos otros son emocionalmente violentos. Algunos atacan a personas cercanas o de tu entorno, mientras que otros te atacarán a ti, su huésped.

Los pensamientos y los sentimientos que tienes acerca de tu vida se vuelven entonces profundamente negativos y autodestructivos.

Las enfermedades y los accidentes muy a menudo son creados de esta forma, pudiendo incluso conducir a su huésped al suicidio.

En tus manos está tomar conciencia de esta realidad "oculta". Existen muchos caminos (auto-observación, meditación, el camino del chamán, el camino del ...) para llegar a identificar a la sombra del ego, todos pasan por crecer en conciencia, por amarse a uno mismo, por hacer crecer tu luz interior, y por ser agradecido.

Luz, amor y libertad.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

Obsesión

Ratio:  / 1

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

La obsesión es una enfermedad del pensamiento.

Cuando estás obsesionado por algo o por alguien, toda tu atención, toda tu energía, están dirigidas hacía eso. 

Estas ideas te vienen de modo repetitivo y amenazador. Sin embargo eres consciente del carácter irracional que tienen estas ideas.

Tu universo se limita a tu/s obsesión/es.

Si tienes una personalidad obsesiva, hay muchas probabilidades de que seas una persona llena de dudas, con mucha dificultad para tomar decisiones y de que vivas en una ambigüedad amor - odio hacia ti mismo o hacia los demás.

Las obsesiones pueden tomar formas muy diversas:
- puede tratarse de una fobia frente a algo o a alguien,
- pueden ser "rumiaciones mentales" (no persiguen encontrar una solución al problema sino de lo que se trata es de pensar reiteradamente sobre la situación en si) sobre "lo que se sucedería si…",
- la locura de la duda,
- una compulsión a cometer ciertos actos ya sean sin consecuencia, criminales o incluso suicidarios (aunque rara vez realizados en este último caso).

Tu sistema de pensamiento está paralizado, porque tu prioridad es mantener y alimentar tu obsesión (incluso inconscientemente).

De hecho lo que estás intentando hacer es llenar un gran vacío interior y aplacar una enorme inseguridad. Tu obsesión necesita que mantengas cierta tensión interior o inquietud, para permanecer viva.

En tus manos está encontrar otros puntos de interés en tu vida que te aporten más calma y más paz interiores.

Es la única forma que tienes para empezar a aprovechar lo que la vida tiene para ti, y empezar a ser feliz (primero contigo mismo).

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

 

This Site

  • Glosario enfermedades
  • Glosario emociones
  • Glosario subrutinas mentales
  • Glosario cuerpo físico
  • Glosario secuencias vitales
  • Buscar artículo
  • Bienvenida
  • Inicio
  • Ultimos artículos publicados
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Advertencia legal:
  • De acuerdo con la legislación vigente, el contenido del presente portal no sustituirá la apropiada asistencia médica, legal, financiera o psicológica. Así pues aceptas que el contenido del mismo estará sujeto a tu propia interpretación.

Glosario subrutinas mentales

Patrones mentales

Ratio:  / 2

Principio del formulario

MaloBueno 

Final del formulario

Detalles

Categoría: Subrutinas mentales

Los patrones mentales son imágenes, supuestos e historias que tienes en la mente acerca del mundo, de ti mismo, de los demás y de la vida en general, y son claves en tu interacción con el entorno.

Según los psicólogos, los seres humanos no operamos directa e inmediatamente sobre la realidad, sino que interactuamos usando "mapas", "representaciones", "modelos" o interpretaciones codificadas de esa realidad.

Muchos de esos patrones son heredados, inducidos o grabados en nuestro cerebros desde el exterior (familia, cultura, sociedad, ...) y otras las fabricamos nosotros mediante nuestros sistemas de procesamiento sensorial (que nos dan una versión muy parcial y a veces absurda de la realidad) y nuestro cerebro (incapaz de discernir entre verdad y falsedad sin utilizar otros patrones).

Dicho de otra forma, el conocimiento de la realidad no es algo que recibes pasivamente, sino algo que construyes y organizas de forma activa. Esto encierra la paradoja de que todo lo que percibes y concibes es necesariamente la consecuencia de tus propios modos y medios de percepción y concepción.

El mundo que ves es conforme a cómo eres tú y no a cómo es el mundo.

Los patrones mentales tienen una consecuencia directa sobre tu propia autoestima o autoconfianza, el miedo o ansiedad ante el futuro, comportamientos habituales autodestructivos o que generan flujos de energía negativos (crítica, enjuiciamiento, ...), resentimiento o apego al pasado, tendencia a culpar a los demás y a no responsabilizarte de tus acciones, elaboración de proyecciones y alianzas, ..., incluso sobre tu capacidad para sobredimensionar el tamaño de tus responsabilidades o de negar tu derecho a la felicidad.

La reprogramación del subconsciente o la liberación de patrones mentales es clave en la construcción de un nuevo ser más libre, más auténtico y más feliz.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

 

 

 

Terapia de Liberación

El ser humano y su realidad

En esta nueva era todos deberíamos gozar de:

El ser humano tiene derecho a vivir con todo su potencial en todas las situaciones de su vida, manifestando su divinidad, y así haciendo realidad todas sus esperanzas y deseos, todas sus visiones.

De hecho, en cuanto rascas un poco la superficie te das cuentas de que no hay ningún límite excepto el o los que tú te impones tú mismo.

Si vas más allá de esos límites te darás cuenta de lo que ocultan, precisamente esa vida que está destinada para ti, porque tú la has deseado.

Si cuando tenemos un problema o una preocupación le damos toda nuestra energía a esa situación, no sintiendo nada más, no pensando en nada diferente de ese problema, entonces toda la energía del miedo y de la preocupación se expande más y más.

Sin embargo si fuéramos conscientes de nuestra divinidad, entonces sabríamos lo que tenemos que hacer, porque con cada problema que te creas, creas una solución al mismo tiempo.

Nuestro cuerpo mental y nuestro cuerpo emocional se intoxican con pensamientos y sentimientos que nada nos aportan. El sistema nos envía a diario noticias alarmantes para que permanezcamos en una vibración poco elevada, y así nos invita a perpetuar situaciones que no sólo no nos ayudan sino que nos limitan.

El ser humano es creador de su propia realidad. A menudo el ser humano piensa que debe buscar una meta, fijar un objetivo, luchar contracorriente, dejarse la piel, sacrificarse por algo o alguien, etc. etc. pero esto es sólo una creación de la mente. Es una creencia falsa y limitante, porque no hay mayor objetivo que ser uno mismo, completa y auténticamente, y vivir, simplemente vivir (sentir la vida y fluir con ella).

Es importante entender que somos responsables de nuestra vida, pero no culpables.

 

Cuerpo mental: creencias limitantes - Reprogramación del Subconsciente

En el día a día podemos imponernos muchos límites para seguir con los patrones impuestos por la familia, la sociedad, la cultura, la religión. Se trata de sucumbir al miedo a defraudar, miedo a no estar a la altura, miedo a ser o parecer algo diferente, .. en resumidas cuentas, miedo en todas sus vertientes. El miedo es un fruto mental, y no se combate excepto con determinación e ilusión.

Todos los patrones o esquemas mentales, sistemas de creencias, etc. son el fruto de milenios de "ensayo y error". Nuestra mente cobija una cantidad inimaginable de creencias que buscan (en su origen) perpetuar nuestra supervivencia como especie. Independientemente del hecho de que el ser humano es capaz de validar las más absurdas creencias basándose en fragmentos muy parciales de la realidad, el mayor problema reside en que estamos presos o atrapados por "ideas" limitantes y caducas que quizás y sólo quizás en algún momento de nuestra historia fueron o parecieron válidas. Hay ejemplos notorios de creencias limitantes y completamente falsas: "Ser esto o aquello es malo", "Para que unos tengan otros deben dejar de tener", "Los hijos son propiedad de los padres", "Si quieres la paz prepárate para la guerra", "Tod@s l@s ... son iguales", "El dinero es malo", ...

Una décima de segundo es suficiente para cambiar de opinión (sin tener que afrontar situaciones extremas o dolorosas para ello) y derefinir su vida libre de esas creencias. Cada uno puede escoger libremente sus ideas, creencias u opiniones.

Por otro parte, hay todo un sistema de creencias que se encuentra en una sección de nuestra mente que escapa a nuestro control consciente. Cuando estas creencias entran en conflicto con nuestros deseos conscientes se le conoce como el "reverso psicológico".

Entre el 95 y el 99% de nuestras acciones cotidianas se realizan desde el subconsciente. La mente consciente, que trabaja a 40 Hz y trata sólo un dato a la vez, no es rival ante el subconsciente, que procesa los datos a 40.000.000 Hz y trabaja con 10.000 variables al mismo tiempo. Si en el subconsciente anida alguna creencia que contradiga al consciente, nuestras acciones o decisiones siempre tendrán un balance desequilibrado hacia el subconsciente.

En base a una serie de desencadenantes o catalizadores emocionales el subconsciente te puede traer en jaque.

En la mayoría de las veces no somos conscientes de la batalla entre esa parte de nosotros que dice que "sí" (la mente consciente que desea algo) y esa otra parte que nos controla (el subconsciente), que es más fuerte (y más rápida), y que dice que "no". Es una batalla perdida si no buscamos dentro de nosotros la causa y la borramos, la reseteamos o simplemente la sobrescribimos.

Las terapias de liberación mental persiguen dejar atrás los "comportamientos de autosabotaje", eliminando las creencias conscientes o subconscientes que nos limitan o nos impiden vivir plenamente.

Cuando una parte de nosotros pulsa información tal como "No me merezco ser feliz" o "Me quiero morir" o "Mi vida es un infierno" o "Ser ... es un mal rollo" o "Sólo a través del dinero puedo ser alguien", nos encadenamos a una vida a la que hemos previamente cortado las alas.

En nuestra experiencia clínica se repiten mucho las creencias que tienen un marcado peso emocional. Por ejemplo es de lo más frecuente echar la culpa a los demás o a si mismo por lo que consideramos dificultades en la vida.

La culpa, como todas las emociones del ser humano, tiene un cometido, y es puramente educativo. Este sentimiento evita que repitamos una y otra vez actuaciones erróneas, y nos conduce en cierta medida hacia el camino de "ser mejor persona" siempre y cuando tenga un carácter constructivo y se empariente con la responsabilidad. Para colmo la culpa es una de las emociones de más baja frecuencia y cuando una persona inunda su ser de culpabilidad permite que se cierren los canales que le aportan energía, oxígeno y luz. Echar la culpa a los demás es eximirse de responsabilidad y negar tu verdadero potencial para hacer que las cosas cambien, es negar el perdón (cuando en el perdón el mayor beneficiado es el que lo realiza porque queda libre, mientras que el que lo recibe sigue en la misma posición que antes de ser perdonado). Echarse la culpa a si mismo es olvidarse de que como seres humanos tenemos limitaciones y los errores (si existen) son la natural e impersonal consecuencia del aprendizaje y desarrollo. Las creencias con culpa son de las primeras que deberían ser suprimidas de nuestra vida.

El antídoto para evitar recaer en creencias limitantes es anular su energía, no prestando mayor atención a todas las ideas que genere nuestra mente o nos llegue del exterior que no nos aporten nada positivo o constructivo en la vida, y sobre todo descartando o cancelando todos los pensamientos negativos que se verbalizan.

 

Cuerpo emocional: emociones atrapadas - Liberación emocional

Las emociones atrapadas pueden hacer que hagas suposiciones incorrectas, reacciones de manera exagerada frente a comentarios inocentes, malinterpretes una conducta y causes un cortocircuito en tus relaciones. Aún peor, las emociones atrapadas pueden crear depresión, ansiedad y otros sentimientos indeseables que parecen irresolubles. Pueden interferir en el correcto funcionamiento de tus órganos o sistemas funcionales, pudiendo afectar tu salud física (dolor, cansancio o enfermedad).

Sin embargo, no importa cuán grande sea tu sufrimiento, la energía invisible de las emociones atrapadas quedará sin ser diagnosticada por la medicina convencional, aún siendo un factor mayor causante de tus dificultades físicas y emocionales.

Es frecuente que las personas se sientan "pesadas" por su pasado, pero no parecen saber cómo recuperarse. Algunas buscan ayuda en la psicoterapia tradicional pero ésta no trata directamente las emociones atrapadas sino típicamente sus síntomas.

Muchas personas fracasan en el desempeño de su vida a pesar de sus habilidades y dones, incluso tienen dificultad para hacer que su vida sea harmoniosa. A menudo la causa subyacente es una emoción atrapada de un acontecimiento del pasado que está saboteando todo esfuerzo.

Todos hemos experimentado, en algún momento de nuestra vida, sentimientos negativos extremos. La mayoría de nosotros preferiría olvidar estos desafíos, pero desafortunadamente, la influencia de estos acontecimientos puede permanecer dentro de nuestro cuerpo causando un significativo estrés físico y emocional.

La mayoría de las personas se asombran al descubrir que su "bagaje emocional" es más literal de lo que habían imaginado.

Cuando las emociones atrapadas llevan mucho tiempo ancladas o tienen una energía especial el subconsciente acaba transformándolas en un "muro" que rodea el corazón para protegerlo. Con el fin de protegernos, nuestro subconsciente fabrica algo que limita nuestra capacidad de sentir y de vivir en plenitud. Será necesario hacer un paro para deshacerse del muro.

Debemos insistir en que revivir las situaciones que provocaron esas emociones es del todo innecesario, porque el objetivo real de las terapias debe ser la liberación.

En nuestra experiencia clínica encontramos todo tipo de emociones atrapadas con consecuencias físicas (dolores, trastornos funcionales, enfermedades, ...) serias. Cuando tomamos consciencia de una emoción el suceso o evento traumático que está en el origen no siempre es importante, porque en el proceso de liberación también reincorporamos a nuestra percepción que la vida es un campo de experimentación. Y aún es más latente cuando arrastramos emociones atrapadas de otras vidas porque no podemos olvidar que en otras vidas hemos sido asesinados, hemos matado, hemos sufrido y hemos hecho sufrir, todo en un afán de sobrevivir (ego) y de experimentar (espiritual), para crecer y evolucionar.

 

Implantes energéticos

Los "implantes energéticos" son barreras vibracionales que tienen como objetivo obstaculizar tu progreso en todos los aspectos de tu vida: físico, emocional, mental y espiritual.

El abanico de "agentes limitantes" es amplio: implantes de limitación, parásitos energéticos, larvas astrales, seres sutiles, ...

Estos dispositivos o agentes son los encargados de mostrarte falsos escenarios o presentarte argumentos ilusorios, intentan controlar tu existencia a través de tus pensamientos y emociones.

Uno de los síntomas más comunes de la presencia de estos implantes es el miedo. El miedo es una vibración polarizada en forma negativa, que crea un velo de energía capaz de obnubilar tu conciencia. ¿Qué emoción es más limitante que el miedo?

Puede que te hicieran creer que estabas solo en el Universo, o te hicieran creer que existía un Dios castigador, y aún cuando negaras su existencia, te hicieran creer en tu culpabilidad (en otras palabras, te negaran tu verdadera identidad).

Si tu mente genera miedo, atraes hacia tu persona la vibración negativa de los demás y te retroalimentas. Cada vez que piensas o sientes miedo fortaleces la forma misma del temor. Además del "efecto llamada" de eso que tanto temes, todos tus pensamientos y sentimientos negativos atraen parásitos y/o virus energéticos que se alimentan precisamente de esa energía.

El miedo a la muerte es todo "un clásico". A partir del momento en que te identificas con tu experiencia vital, negando tu origen y tu verdadero propósito, que es el de experimentar, te hacen temer tanto la pérdida de esta vida terrenal que pierdes el baremo de lo que es realmente importante. Te hacen creer que es más importante sobrevivir que Ser.

Otro síntoma frecuente de la presencia de implantes o parásitos son las adicciones.

Cuando se vuelve extremadamente difícil tomar decisiones basadas en tu verdad, tu comportamiento emocional se vuelve errático y tu vida se asemeja a un velero sin timón ni brújula. La depresión se instala. Y esto crea un circuito vicioso negativo: motivación en caída libre, alimentación desequilibrada, descanso inadecuado, poco o inexistente ejercicio físico, ..., la depresión se autoalimenta.

Puedes, en cualquier momento, deshacerte de los implantes o agentes limitantes, incluso sin ningún tipo de terapia, de disciplina o gurú, sólo con tu intención y tu propia luz. No son los conocimientos, ni la lucha, sino la conciencia de lo que eres realmente, lo que te hace libre.

En nuestra experiencia clínica hemos desactivado implantes que por ejemplo impedían tener una vida sexual gozosa. También nos hemos encontrado con situaciones en las que un ser desencarnado u otro ser humano (a través de un canal energético) estaba socavando la energía de una persona o le esté enviando pensamientos o emociones de baja vibración.

 

Experiencia clínica

Como hemos podido comprobar en las monografías sobre los diferentes cuerpos, éstos están tan interrelacionados que a menudo en la consulta no podemos llegar a decir dónde acaba uno y empieza el otro.

Por ejemplo, el miedo es un producto mental, pero es una emoción en todas sus vertientes.

Tenemos persona que vienen convencidas de que lo que necesitan es una liberación emocional y sin embargo su ser nos conduce hacia una liberación mental que en su caso está generando conflictos emocionales severos. Tampoco es infrecuente que una reprogramación del subconsciente necesite abrir un paréntesis para liberar una emoción atrapada.

Pensar que una terapia de liberación nos hace inmunes a la reprogramación en negativo o a atrapar emociones es un error clásico. Está dentro de la capacidad de cada uno el mantenerse "límpio" o libre, pero siempre podemos optar por volver a las antiguas usanzas y carganos de nuevo con cosas totalmente inútiles. Por eso, forma parte de nuestro cometido explicar que tras una sesión de liberación se debe mantener cierta higiene mental y emocional.

www.airedeluz.com    -   

Núria (facilitadora espiritual)

Aire de Luz - Mataró - tel. 647.466.818