Proyecto triángulos. 3ª parte

Triángulos:

La Energía de la Luz

Triángulos

Los objetivos de los Triángulos

 

  • Establecer correctas relaciones humanas y promover la buena voluntad así como llevar la luz de la comprensión al seno de la humanidad.

 

  • Elevar el nivel de conciencia humana y transformar el clima mental y espiritual de nuestro planeta.

 

  • Reforzar y sostener el trabajo de los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo.

 

  • Proporcionar una reserva de pensamientos e inspirar una acción práctica y constructiva en la humanidad.

 

La Energía de la Luz

 

"Siempre debe recordarse que el gran tema de la luz

subyace en todo nuestro propósito planetario."

 

Podemos expresar la evolución y el desarrollo de la humanidad, en términos de iluminación y de conocimiento; de visión y de entrada de luz, conduciendo a la revelación. Mediante la luz, la visión de la humanidad se amplía y el propósito divino alcanza las zonas de pensamiento y planificación humanas. Sin la energía de la luz no habría un gran progreso; y no obstante, la aceptamos sin asombrarnos de su maravilla y su misterio.

 

Cada Triángulo puede ser un poderoso punto focal de energía‑luz dentro de la red de luz y buena voluntad. La luz que afluye a través de toda la red actúa como un rayo muy poderoso que sigue la corriente principal del pensamiento humano con intensidad y precisión, trayendo una nueva perspicacia, una nueva comprensión y una nueva revelación a los corazones y a los espíritus abiertos.

 

Este flujo de energía, nos ha traído un conocimiento y una comprensión de nosotros mismos y de nuestro mundo, que eran impensables hace algunas generaciones. En todos los campos de la vida humana, se ve una extraordinaria expansión del pensamiento. Una nueva Luz se derrama sobre la situación de la humanidad y esta luz revela un mundo de interdependencia. Cada vez más, las personas consideran al mundo como un todo, lo que las pone en presencia de una realidad aún más profunda. Numerosos son aquellos para los que esto implica una experiencia directa de la esencia única de la vida.

 

Los místicos y los filósofos han sostenido siempre que la Luz es el símbolo de Dios manifestado. La ciencia moderna está llegando a aceptar el concepto de que la misma substancia del cosmos, de la cual todos los universos han sido hechos, es una forma de energía‑luz. Los psicólogos enseñan al hombre cómo iluminar los lugares oscuros de la mente, con el fin de abrir nuestro espíritu a la luz inclusiva centrada en el alma. Los educadores modernos tratan de permitir que una edad iluminada y universal, surja gracias al pensamiento desinteresado de los colaboradores de Triángulos. La Luz del Alma puede llegar a este mundo tan necesitado.

 

La Humanidad: portadora planetaria de luz

 

En la historia de la humanidad, dos grandes maestros espirituales se destacan de los demás. El primero, Buda, considerado universalmente como la encarnación de la luz; los preceptos y la enseñanza del Buda, permiten al hombre coordinarse con su espíritu, encontrar el camino entre “los pares de opuestos”, mediante la práctica del desapego y del desapasionamiento y finalmente llegar a la iluminación y a la sabiduría.

 

El otro gran Maestro, Cristo, es la encarnación del Amor. Impartió a los hombres un nuevo mandamiento, diciendo que debemos "amarnos los unos a los otros", transcendiendo así el mandato profundamente importante de todos los sistemas de vida y de moral basados sobre la negación: "tu no lo harás..."

 

El desarrollo de la mente y del corazón y el establecimiento de relaciones entre ellos son, según lo dicen, el propósito subjetivo de la manifestación. Buda y Cristo están en la cima de la humanidad, en cada una de estas direcciones. Por la correcta comprensión y la relación entre sus enseñanzas, el hombre resolverá todos los problemas humanos y tenderá un puente sobre el antiguo foso existente entre oriente y occidente y llegará a comprender la paradoja de la vida.

 

Porque la vida es una paradoja. En Oriente se dice que la mente "es la que mata lo real". Hemos llegado a comprender algo del significado observando el estrecho intelectualismo y la pretendida lógica que pueden despojar a la vida de todo significado verdadero. Solo cuando la mente esta influenciada por el amor, puede ser verdaderamente iluminada y servir de intermediaria a la revelación.

 

De igual manera, el amor es ciego sin el poder equilibrador de la mente y sin la luz que ofrece sabiduría y comprensión.

 

El privilegio y el destino especial de la humanidad es el de convertirse en portadora planetaria de luz. La mente es la característica que distingue a la humanidad de las otras vidas en evolución. Ha sido la inteligencia que ha elevado al hombre por encima del reino animal y es fundamentalmente responsable de la posición dominante que ocupa ahora en los mundos mental, emocional y físico.

 

La importancia excesiva dada al aspecto racional y concreto de la mente, es lo que puede convertirla en la que “mata lo real” y que constituye un peligroso elemento en la actual situación mundial. La mente abstracta y el alma, principios esenciales de la conciencia misma, deben también funcionar, a la luz de la sabiduría y de la comprensión que deben fusionarse con la luz de la sabiduría, que es el don de la mente concreta. Estos tres aspectos de la luz: sabiduría, comprensión y conocimiento facilitan al alma, que se encuentra en toda forma, los tres aspectos de la energía del alma mediante el Alma del Mundo.

 

La humanidad no ha tenido nunca tanta necesidad de Portadores de Luz. Abordamos un período único en la historia de la humanidad, por las posibilidades que nos ofrece. La “evidencia” de los problemas mundiales, es un desafío: debemos procurar soluciones con la ayuda de un pensamiento inclusivo y universal.

 

Aquellos que desean servir en cualidad de portadores de luz, tienen que observar tres reglas:

 

  1. Cultivar la Luz de la Sabiduría, luz que relaciona al hombre con la voluntad y el propósito de Dios y permite ver todas las cosas según su importancia real.

 

  1. Desplegar la Luz de la Comprensión, luz que nos vincula con el corazón, con el Amor de Dios y con la Compasión... del Universo.

 

  1. Desarrollar la Luz del Conocimiento, que relaciona al hombre con la mente de Dios y que permite dominar los tres mundos de la evolución humana.

 

A medida que estos tres aspectos de la luz, se despliegan en nosotros, empezamos a irradiar luz, por intermedio del alma del mundo, sobre el alma de todas las cosas, y así servimos.

 

"Cuando alguien trae, en el momento apropiado, una nueva y justa visión, el mundo se detiene y escucha."

                                                                               

  Robert Muller

 

"Más vale encender una vela que compadecerse de la oscuridad."

                                                                                                               Proverbio Chino

 

 

Extractos de los libros de Alice A. Bailey

 

Luz es la sustancia de las cosas esperadas, la evidencia de las cosas no vistas.

 

Luz y sustancia son términos sinónimos. Alma y luz también lo son, y en esta idea de igualdad de luz, sustancia y alma tienen la clave de la fusión y del alineamiento que Cristo ha expresado plenamente durante su vida en la tierra.

 

El alma es esencialmente luz, en el sentido literal desde el punto de vista vibratorio, y en el sentido filosófico del hecho de que la luz constituye el verdadero soporte del conocimiento. El alma, simbólicamente, es luz, porque ella es como los rayos del sol, que brillan en la oscuridad; el alma, con la ayuda del cerebro, provoca la revelación. Ilumina el cerebro y así el camino del ser humano es más luminoso. El cerebro es como el ojo del alma, mirando al mundo físico...

 

El corazón del hombre es luz y en esta luz veremos a Dios. En esta luz nos encontramos. En esta luz todas las cosas son reveladas.

 

Cuando un hombre, literalmente, camina en la luz de su alma y la clara luz del sol afluye a través de él ‑revelando el sendero‑ revela al mismo tiempo el Plan. Sin embargo, simultáneamente, es consciente de que el Plan está aún muy lejos de su consumación. Lo oscuro se destaca; se revela el caos, el sufrimiento y el fracaso de los grupos mundiales; se observa la suciedad y el polvo de las facciones en lucha y el dolor del mundo presiona al consternado, aunque iluminado aspirante. ¿Podría resistir esta presión? ¿Podrá, en realidad, conocer el dolor y sin embargo regocijase eternamente en la conciencia divina? ¿Será capaz de enfrentar lo que revela la luz y seguir su camino con serenidad, seguro del triunfo final del bien? ¿Será vencido por el mal superficial y olvidará el corazón de amor que palpita detrás de todas las apariencias externas? El discípulo debe recordar siempre esta situación, o será destruido por lo que ha descubierto.

 

Alice A. Bailey

 

El Rayo de Luz

 

"El pensamiento de un crecimiento de luz gobierna todas las aspiraciones formadas en el espíritu humano."

 

Es la comprensión de este pensamiento, lo que inspira a Dag Hammarskjöld a la concepción de un espléndido símbolo de sus aspiraciones, situando delante de los hombres de todas las naciones en la Sala de Meditación en la Sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

 

"...existen cosas sencillas que nos hablan con el mismo lenguaje. Las hemos buscado y creemos haberlas hallado en el rayo de luz que ilumina la brillante superficie de la roca sólida.

 

Es por eso, que en el centro de la sala de meditación vemos este símbolo: la luz de los cielos, proporcionando diariamente vida a la tierra, es el símbolo para muchos de nosotros, de la forma en que la luz del espíritu da vida a la materia."

 

“... el rayo de luz ilumina la piedra, en una sala despojada de adornos. No existe otro símbolo ni nada que distraiga nuestra atención, o rompa la quietud dentro de nosotros...”

 

“Queremos recuperar nuevamente la quietud que hemos perdido en las calles y en las salas de conferencias, y traerla a una atmósfera donde ningún ruido, impactará nuestra imaginación. En esta atmósfera queremos llevar, nuevamente, nuestros pensamientos a los hechos elementales, los hechos a los que siempre nos enfrentamos, a la vida iluminada por la luz, mientras estamos en la Tierra.”

 

Dag Hammarskjöld

 

Uno de los más íntimos amigos de Dag Hammarskjöld, refiriéndose a esa sala, escribió lo siguiente:

 

"En esa sala, no había nada que representase una religión, sin embargo parecía tener el poder de impartir a los hombres de todas las religiones, o de ninguna, la actitud que debe preceder a la comprensión humana, cualquiera que sea su cualidad ‑un sentido de humildad y de quietud. Para la mayoría de nosotros, la roca y la luz expresan algo del campo, en el cual el espíritu humano podría desarrollarse hasta lo infinito, o fijarse y transformarse en piedra."

 

La Ciencia de la Luz

 

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios

Que afluya luz a las mentes de los hombres;

Que la Luz descienda a la Tierra.

 

Mientras que el ser humano no piense por sí mismo, no puede colaborar de manera inteligente, dispuesto y comprensivo, con las fuerzas de evolución. Si el ser humano no está imbuido del espíritu de buena voluntad no podrá responder a la voluntad al bien, fuerza motivadora e impulsora del Plan divino.

 

En lo que concierne a la Humanidad actual, la Luz y la Buena Voluntad son los dos medios más importantes para resolver los problemas mundiales y establecer la civilización y cultura de la Nueva Era. Es en el mundo de la luz, donde las opciones que la humanidad tiene que enfrentar, están claramente visibles. La Luz revela lo oscuro y lo indeseable. La luz revela también el objetivo que puede ser logrado, cuando el hombre tenga suficiente amor hacia la humanidad, para seguir a esta Luz a donde quiera que ella lo conduzca. La Luz y la Buena Voluntad son necesarias, y estas dos energías constituyen los instrumentos, con los que los miembros de Triángulos trabajan. Pero la luz es siempre la primera energía, o cualidad de la Divinidad, que se manifiesta, preparando el camino a la expresión de los otros dos aspectos de la Trinidad, el Amor y la Voluntad o Propósito.

 

La religión y la filosofía siempre han acentuado la importancia de la luz. La ciencia moderna adjudica ahora a la luz un lugar cada vez más importante. Los físicos, por ejemplo, consideran que todos los tipos de energía en forma de radiaciones, de las cuales la luz visible es una de ellas, son básicamente similares, sólo difieren en la longitud de onda o en la energía de los fotones (partículas) de luz. Análogamente energía y materia son convertibles, como lo demuestra la famosa fórmula de Einstein: E=mc2, donde “E” es energía, “m” es la masa o materia y la constante “c” es la velocidad de la luz. Esta es la fórmula de conversión materia-energía.

 

Tratando de comprender la naturaleza de la luz, la ciencia reveló una interdependencia esencial a un nivel fundamental; para los físicos, es necesario pensar en términos de “campos de energía”, campos que forman la estructura subyacente del mundo físico. Esta perspectiva es familiar a los miembros de Triángulos, porque intentan, mediante de la Meditación y la Invocación, dirigir las energías de Luz y de Buena Voluntad, para conducirlas hacia los campos energéticos planetarios, la red etérica.

 

La búsqueda científica en el dominio de las partículas ha demostrado que formamos nuestra propia realidad y que compartimos de alguna manera, una continuidad de actividades creadoras. Podemos decir que formamos el mundo en función de la luz que le traemos. Para el trabajador de Triángulos, que procura formar una red de relaciones y de pensamientos luminosos, este "descubrimiento" científico refuerza la idea, de que “la energía sigue y se conforma al pensamiento”, proposición fundamental del trabajo de Triángulos.

 

En el nivel biológico, la luz es también un factor vital. La fotosíntesis es el proceso químico más importante de la tierra, es dependiente de la energía‑luz. La luz juega también un rol químico. La luz visible, no es más que una parte del espectro electromagnético y toda substancia emite radiaciones de energía. Analizando el espectro electromagnético de una substancia, podremos conocer su composición química. Este procedimiento se utiliza para analizar la composición química de los planetas y de las más lejanas estrellas.

 

Tres Progresos en nuestra comprensión de la Luz:

 

Si la substancia universal es una forma de energía‑luz, la facultad del hombre para manipularla y de cambiarla tendrá profundas repercusiones. Entre los numerosos adelantos alcanzados en el marco de una nueva ciencia de luz, existen, en particular, tres descubrimientos que prometen progresos revolucionarios.

 

El primero es el láser, cuyo nombre corresponde a las siglas inglesas de: "Amplificación de la Luz por Emisión Estimulada de Radiaciones". Si la luz común es refractaria e incoherente, un rayo láser es al contrario coherente, quiere decir que emite una sola onda larga y que estas ondas se mueven todas en la misma dirección.

 

Como las ondas luminosas emitidas por el láser se mueven todas juntas, ellas refuerzan y dan al láser su fuerza.

 

El láser tiene muchas propiedades únicas y solamente empezamos ahora a explorar todas sus utilizaciones posibles. Un sólo rayo puede conducir enormes cantidades de información, esto ofrece perspectivas insospechadas en el campo de la comunicación. Gracias a las fibras ópticas, la información puede dar la vuelta al mundo en un segundo. Las señales son llevadas por la luz, un paralelo interesante de la manera como la Luz lleva la energía de la Buena Voluntad. La creación de tal red de luz, como soporte de los intercambios de información sobre el planeta, puede ser considerado como el símbolo exterior de la red interior de luz que crean y mantienen los miembros de Triángulos.

 

En medicina, los endoscopios de fibra óptica, permiten a los médicos ver en el interior del cuerpo de un paciente sin tener que recurrir a la cirugía. Se transforma así por convergencia, en un rayo, en un punto minúsculo de luz, convirtiéndose en un escalpelo. Así el láser es utilizado para extirpar tumores y reparar las fisuras de la retina. Esta apasionante utilización de la luz, nos ha abierto nuevos horizontes en el campo de la microcirugía, y ha traído posibilidades insospechadas hace algunas décadas.

 

          El segundo progreso, es el resultado de la aplicación del láser. Se trata del holograma. El término “holograma” viene del Griego “holo” que significa “entero” y de “gram”, “escribir” Una definición posible del holograrna puede ser “lo que escribe el todo".

 

Un holograma se crea así: un rayo láser pasa a través de un espejo semi‑transparente. La mitad de la luz se dirige directamente hacía una placa fotosensible. La otra mitad se dirige hacia un objeto o una estructura. El objeto emite, entonces, una luz que toca la placa fotosensible. El encuentro de dos haces, forma sobre la placa un sistema de interferencias, donde la imagen es invisible a simple vista. Encendiendo la placa con un láser, la imagen tridimensional del objeto “fotografiado” aparece en el espacio. Esta imagen puede ser vista en todas sus facetas. Lo que es aún más sorprendente, es que cuando se enciende un solo fragmento de la placa, la imagen aparece también entera. Aunque es, sin embargo, algo distorsionada y no es visible más que sobre ciertos ángulos.

 

Durante siglos, el espíritu humano se parecía a uno de estos fragmentos, potencialmente capaz de revelar el Todo y no obstante, conservando una perspectiva limitada. En el mundo actual, observamos pensadores que se concentran, sobre los problemas mundiales y personas de diferentes disciplinas, comparten sus opiniones. La mente de los hombres es cada vez más sensible a la luz del Alma, a una luz más coherente que hace nacer una perspectiva holística en los espíritus de todo el mundo. Somos testigos de una expansión del pensamiento universal e inclusiva fuente de inspiración para aquellos que trabajan en todos los campos del servicio y de la actividad humana.

 

La holografía tiene numerosos usos de gran importancia. Las partes inaccesibles de una fábrica pueden ser así fotografiadas mediante la holografía. Siendo el holograma tridimensional, ello permite revelar los defectos y las rupturas, invisibles en una fotografía bidimensional.

 

Esperemos que en el futuro, la holografía por rayos X permitirá a los médicos, el obtener una imagen en tres dimensiones de las células humanas. En el campo del abastecimiento de información, es posible, en teoría, almacenar toda la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos sobre un soporte grande como un azúcar. La utilización combinada del dibujo asistido por ordenador y de la técnica holográfica revolucionará el grafismo en los sectores tales como la construcción mecánica y la arquitectura.

 

El tercer progreso es más apropiadamente, un nuevo descubrimiento y expansión del interés por los poderes y función de la mente. Existe un estricto paralelo entre el láser, el holograma y el funcionamiento del pensamiento humano.

 

Los especialistas en meditación han comparado frecuentemente a la mente con una lente y a la sustancia mental con un tipo de energía‑luz. Empleada de esta manera, la mente no solo puede revelar el “campo del conocimiento”, sino también permitir que penetre la luz del alma y comunicarse con otras mentes, por telepatía por ejemplo. A esto se añade la posibilidad de establecer, gracias al alma, un contacto con todas las almas y con el Alma Una. Así, esta parte es directamente relacionada al Todo y a todas las otras partes de este Todo. Es la base de una forma de telepatía superior a la telepatía de mente a mente.

 

Es en este dominio de la búsqueda psicológica que se sitúa lo que los psicólogos llaman “experiencias de una dimensión superior”, estos instantes de sensibilidad y de conciencia aguda donde el individuo hace la experiencia de un estado de conciencia ampliada y de un sentimiento transcendente de unidad. Tales instantes permiten un nivel de comprensión profunda, como si la luz penetrase en dominios transcendentes y que la conciencia normal del cerebro registra lo que la luz ha revelado. Estos instantes pueden engendrar transformaciones y dar lugar a nuevas perspectivas sobre la vida.

 

La interacción entre el espíritu y la materia se toma siempre como objeto de búsqueda científica, y un número creciente de científicos de diferentes ramas llegarán a la conclusión de que la naturaleza de la realidad no se parece a las ruedas de una gran máquina, ni a un espíritu universal. Esta nueva idea en el mundo científico, no es nueva para la sabiduría oriental. Se han hecho numerosos paralelos entre la física moderna y la enseñanza de religiones orientales, así como, de tradiciones espirituales. La unidad esencial y la interdependencia revelados por la ciencia son características fundamentales de la visión oriental del mundo. Esta visión es bien conocida por los miembros de Triángulos en el mundo entero.

 

Existen claras implicaciones para los miembros de Triángulos. Un trabajo mental bien realizado, necesita manipular y modificar la sustancia mental, en analogía con el efecto del láser sobre el plano físico. Mediante el correcto empleo de la mente, la clara visualización y la proyección de la Luz mental, el pensamiento luminoso puede ser estimulado y puesto en circulación a través de la red y de la conciencia humana. Igualmente la red, en su totalidad, distribuye y amplía la luz del pensamiento de Dios en el pensamiento de los hombres de todo el mundo.

 

Dios dijo: “¡Hágase la Luz! y la Luz fue hecha”

 

La luz es manifestación. Dios no es Luz, a no ser que decida manifestarse como Luz, porque Dios, en realidad, no es nada. Pero si Dios toca la sustancia con Su dedo aparece la Luz. Cristo es Luz, porque Él es la manifestación, perfectamente equilibrada de Dios ‑hombre y Dios. Siguiendo el camino, nosotros también con el tiempo, nos convertiremos en portadores de Luz y podremos llevar Luz a quienes en este siglo "se encuentran en la oscuridad y en la sombra de la muerte".

 

La Luz se manifiesta como el aspecto positivo.

 

A través del pensamiento la luz lleva la claridad, y por lo tanto la capacidad de discriminar inteligentemente, y de hacer elecciones que son de valor positivo para el progreso del mundo.

 

Por la Luz, el corazón está despierto. En la Luz vemos la necesidad de la humanidad. El corazón se preocupa porque la Luz le da comprensión. Su resultado positivo es el Amor.

 

A la voluntad la Luz trae el coraje, paciencia y persistencia, porque es conocida como la felicidad y porque ella incita el viajero en el camino. Su resultado positivo es la determinación.

 

En este período de transición en la historia de la humanidad, lo que el mundo demanda es la cualidad transformadora de la Luz. Sólo el efecto positivo de la luz puede cambiar la situación. Surge el llamado para que más portadores de luz aporten a la condición humana visión y pensamiento luminoso, refugiándose en el lado de las Fuerzas de Luz, aceptando la disciplina del Sendero de Luz.

 

Iluminación

 

La naturaleza del alma es Luz, la luz es la fuerza reveladora. Por una práctica regular de la meditación, el individuo puede aprender a dirigir la luz que emana de sí mismo en cualquier dirección, para iluminar cualquier objeto. Se puede describir esta capacidad así:

 

Iluminación y percepción. La luz del alma afluye y la persona física con la conciencia del cerebro físico, puede percibir lo que antes era oscuro y escondido. Es un proceso de:

 

  • Meditación.

 

  • Polarización en el alma o la conciencia egoica.

 

  • Contemplación, o dirigir el alma‑luz sobre lo que es, para conocer o explorar.

 

  • La afluencia que resulta del conocimiento adquirido en un “flujo de iluminación”, que se introduce en el cerebro a través del hilo del alma. Este hilo pasa a través la mente y la ilumina. Los pensamientos engendrados, en el momento de la respuesta automática de la sustancia mental al conocimiento transmitido, son inmediatamente impresos en el cerebro, y el individuo en la conciencia de su cerebro físico, toma conciencia de lo que el alma conoce. El individuo se ilumina.

 

A medida que este proceso gana en frecuencia y en estabilidad, el individuo se sincroniza con su alma. El factor tiempo se borra y la iluminación del conocimiento por la luz del alma, así como la iluminación del cerebro físico, son  instantáneas o simultáneas.

 

Claridad de la conciencia. El individuo se vuelve lúcido, adquiere una visión clara y toma conciencia de una fuerza interior creciente que permite a la persona explicar y resolver todos los problemas; él adquiere también "la palabra lúcida" y contribuye así a la enseñanza en el mundo. Todo el conocimiento adquirido conscientemente, a través de un proceso de iluminación personal tiene que ser compartido y dispensado claramente a los demás. Es el corolario de la iluminación.

 

La expresión de la mirada interior. Es la capacidad de "mirar más allá de una forma”, de llegar a esta realidad subjetiva que permanece dentro de la envoltura, teniendo como objetivo lo que ella es. Es la capacidad de transparentar toda forma para llegar a lo que ella esconde y esto sucede porque la realidad del objeto es idéntica a la realidad del sujeto.

 

La iluminación del intelecto. Si la mente no refleja lo que el alma conoce, los misterios quedan sin explicación para el cerebro físico y el conocimiento que el alma posee, se vuelve una visión espléndida pero inaccesible. Pero en el momento que el intelecto es iluminado, puede transmitir al cerebro e imprimir en éste cosas escondidas, que sólo los hijos de Dios sobre su propio Plan conocen.

 

La Naturaleza de la Luz

 

La luz es la forma de energía radiante que se manifiesta a nuestros ojos a través de la visión.

 

Larousse, siglo xx

 

Hablando de luz, nosotros hablamos de la actividad fundamental, sobre la que está fundada la existencia... La luz es el potencial de todo lo que existe.

 

David Bohm

 

La luz y las otras radiaciones son signos que proceden de un acontecimiento como las ondas del universo... La luz de las ondas de la radio o de los rayos X es el soporte supremo de noticias o de mensajes, ella forma una red fundamental de información que conecta el universo material.

 

Jacob Bronwski

 

Así, sea cual sea, la fuente de inspiración a la que nosotros nos refiramos, encontramos siempre la misma respuesta, sabiendo que esta Luz Divina del Logos es el fundamento de toda existencia... Es a la vez la cosa más evidente sobre tierra y lo más grande de todos los misterios. Es la Shekinah de los Judíos, la Sofía de los Gnósticos, el Daiviprakriti de los Brahmanes, el Fohat de los Budistas, la Madre de Cristo de los Cristianos, el Isis de los Egipcios, la Luz Solar de los Persas y el sólo objeto posible y razonable de culto para cualquiera que aspire a la vida eterna...

 

Franz Hartmann

 

 

Triángulos:

 

                     La Energía sigue al Pensamiento

 

 

 

 

 

 

Todo es Energía

 

En el mundo moderno enfrentamos constantemente el concepto de energía. Sin embargo muy pocos se detienen a considerar que significa el término.

 

Energía deriva de “energos”, palabra griega que significa “activo”. Por lo tanto energía es la capacidad de desarrollar una actividad vital; desde épocas primitivas el concepto de energía se ha ido aplicando a una zona cada vez más amplia de la comprensión y esfuerzo humanos. Durante mucho tiempo tal concepto se aplicó únicamente en relación con los eventos y acontecimientos físicos, pero últimamente se ha introducido también en los campos psicológicos, económicos y sociológicos. Del concepto de la energía, como fuerza viviente distribuida en forma general, surge un desarrollo directo que conduce a todos los sectores del vivir humano.

 

Dicho concepto se ha desarrollado en forma más plena y se ha empleado más ampliamente en la ciencia que en cualquier otro sector. La idea de que todo es energía, en distintos estados y relaciones, ha conducido a la síntesis del pensamiento científico y a una nueva comprensión de las fuerzas del universo. Esto no fue siempre así. En el siglo XIX se consideraba mayormente que la energía era el resultado del movimiento de los cuerpos o partículas materiales (energía efectiva o cinética), o el resultado de la posición que ocupa un objeto de materia en relación con otros objetos de materia (energía potencial); lo cual fue expresado por dos grandes leyes: la ley de conservación de la masa, que en forma sucinta quiere decir que la masa (la cantidad de materia en un cuerpo) es indestructible; y la ley de la conservación de la energía, que básicamente enunciaba que la totalidad de la energía del universo era constante.

 

Los conceptos de masa o materia, y de energía, eran considerados como independientes y, de ambos conceptos, el de la materia, se suponía más básico y fundamental para la comprensión del universo por parte del hombre.

 

En 1905 Einstein demostró en su “especial teoría de la Relatividad” que masa en sí es un tipo de energía, que masa y energía son intercambiables, y están relacionados mediante la fórmula E= mc2, E=energía-, m =masa y c =velocidad de la luz. De manera que “si la materia descarta su masa y viaja a la velocidad de la luz, la llamamos energía y, a la inversa, si la energía se congela y llega a un estado de inercia por lo cual puede comprobarse su masa, la denominamos materia”. (El Universo y el Dr. Einstein, de Lincoln Barnett).

La ley de la conservación de la masa debió ser desalojada de su importante primer lugar y el concepto de la energía asumió entonces el lugar que le correspondía.

 

El cuerpo etérico

 

La teoría de la relatividad hizo posible comprobar, científicamente que Todo es Energía en el conocido universo físico. Este conocimiento asestó un golpe mortal a los conceptos y explicaciones materialistas sobre el universo. Nada existe en el universo manifestado -solar, planetario, o en los diversos reinos de la naturaleza- que no posea algún tipo de energía sutil e intangible, aunque sustancial. Actualmente se considera que todo ES energía; la manifestación es en sí un mar de energía manifestadas, algunas de las cuales erigen la forma; otras constituyen el medio donde esas formas viven, se mueven y tienen su ser; otras más están en proceso de animar las formas y su medio ambiente.

 

Debemos recordar también que hay formas que existen dentro de otras. Si estamos sentados en una habitación, somos una forma dentro de otra; la habitación misma es una forma dentro de una casa, ésta (otra forma) es probablemente una de muchas casa similares, ubicadas una sobre otra, o sino una al lado de la otra, que en conjunto constituyen una forma más grande. Sin embargo, esta diversidad de formas están compuestas de sustancia tangible que -si se coordinan y unen mediante el diseño o idea, reconocido en la mente de algún pensador- crea una forma material. Esta sustancia tangible está compuesta de energías vivientes que vibran en mutua relación y, sin embargo, poseen su propia cualidad y vida cualificada.

 

Vivimos en un océano de energías aunque no siempre somos conscientes de ello. Somos conglomerados de energías, las cuales están estrechamente interrelacionadas y constituyen el cuerpo de energía sintética de nuestro planeta, cuerpo que denominamos etérico. El cuerpo etérico o de energía de cada ser humano, forma parte integrante del cuerpo etérico del planeta y, en consecuencia, del sistema solar. Por ese medio, cada ser humano se relaciona básicamente con toda expresión de la vida divina, diminuta o grande. en realidad, el cuerpo de energía de todas las formas de la naturaleza es parte integrante de la forma sustancial de la Vida Una Universal -Dios mismo.

 

El cuerpo etérico es en realidad nada más que energía. Su función consiste en recibir y transmitir impulsos energéticos de distintos tipos y grados y estos impulsos o corrientes de fuerzas deben impedirlo a la actividad. Es el medio de transmitir las ondas radiales y televisivas, por ejemplo, y también las energías más sutiles de la mente y del sentimiento. Proporciona efectivamente, la base necesaria para los distintos tipos y niveles de interacción telepática y para toda clase de trabajos subjetivos y de relación entre individuos y grupos. El cuerpo etérico proporciona además, el vínculo entre los impulsos mentales y emocionales y el mundo de la forma física externa. A través de la Red de energías del cuerpo etérico circulan constantemente, condicionando y determinando la expresión externa, las actividades y las cualidades de cada forma de vida. Esto es aplicable al ser humano individual, a los grupos, a toda la humanidad, al planeta y va más allá.

 

Anteproyecto del Plan

 

El mundo externo de los eventos y circunstancias es el producto de las energías disponibles y predominantes que circulan en el cuerpo etérico planetario en cualquier determinado momento de la historia mundial. Hasta hace poco la gran masa humana ha respondido principalmente a la energía de los impulsos emocionales. Los que respondieron a la energía mental y a los diseños mentales eran relativamente muy pocos y esporádicos. Pero esta situación ha cambiado rápidamente en el siglo XX. Como resultado de los modernos sistemas educativos, millones de personas han desarrollado y están desarrollando el poder de pensar y de manejar la energía del pensamiento. Hoy son suficientemente numerosos como para formar un grupo mundial, aquellos que pueden hacer contacto y registrar esos impulsos y diseños mentales que contienen la simiente de las futuras culturas y civilización mundiales, y provienen de la Mente Universal.

 

Se dice que “lo que hoy acontece en el mundo es la acción de las ideas” y eso podemos verlo ahora con claridad. Los que tienen un concepto formado sobre el poder del pensamiento y del efecto que producen las corrientes de energía mental que fluyen de una mente, enfrentan una situación de gran oportunidad y responsabilidad. Los pensamientos son energía, y la energía sigue al pensamiento. Tal la base del proceso en el plano mental. Si un solo hombre que piensa sobre la verdad, puede cambiar la atmósfera mental de su medio ambiente, también los pensamientos egoístas, sin control y destructivos, emponzoñan la atmósfera mental. Nuestros pensamientos son mucho más poderosos de lo que comúnmente creemos, de allí la necesidad de  emplear ese poder en forma creadora y constructiva.

 

El Universo es una expresión del Plan y Propósito de Dios. No es un “fortuito conglomerado de átomos”, sino el desarrollo de un gran diseño o canon.

 

El hombre llega a convertirse en un colaborador consciente del Plan Divino cuando va siendo más consciente de la necesidad de hacer circular los positivos y constructivos tipos de energía. Comienza a reconocer más vívidamente la realidad del mundo mental, y a trabajar más conscientemente, a fin de registrar y responder a esas ideas y principios fundamentales que tratan de expresarse en el mundo y constituyen en la actualidad el anteproyecto del Plan. Además, comienza a reconocer la existencia de quienes podrían denominarse “Custodios del Plan” -La Jerarquía Espiritual- cuya tarea consiste en preparar el anteproyecto del Plan para que la humanidad lo utilice y desarrolle. Reconoce y se une el proceso universal creador, en el cual participan la Jerarquía espiritual y todos los pensamientos creadores que trabajan inspirados por los móviles de amor y de servicio.

 

Todos pueden colaborar en el trabajo de “pensar (a fondo) sobre el Plan para traerlo a la expresión”. Los objetivos finales del Plan consiste en lograr que la Luz ilumine las mentes de los hombres, que el amor rija todas las relaciones y que la voluntad de Dios dirija los asuntos humanos. Colabora con el Plan todo aquel que trata de amar y servir a sus semejantes. Todo el que conoce el poder del pensamiento y puede comenzar a trabajar con la energía del pensamiento en el plano mental es posible que desempeñe un papel creador adicional.

 

La Ciencia Mental

 

El empleo hábil e inteligente de la energía del pensamiento no constituye para la mayoría de las personas un proceso automático. Requiere esfuerzo y disciplina, más la comprensión de los principios sobre los cuales puede basarse el empleo creador de la mente. Los fundamentos de esta ciencia de la mente están indicados en los enunciados siguientes:

 

1- El pensamiento es creador a medida que construye mediante la formulación, el desarrollo y la clarificación de las ideas. Es comunicativo a medida que la mente dirige hacia su destino la forma mental.

 

2- La formulación de pensamientos creadores requiere una conciencia emocional tranquila y estable, una mente capaz de mantenerse enfocada y concentrada en una idea o tema, sin interrupciones ni distracciones, y un estado físico que le permite realizar ambos.

 

3- Para este trabajo es necesaria la pureza de móvil. Esto no constituye un consejo para lograr la perfección, sino que el propósito por el cual se realiza el trabajo debe ser el prestar un servicio impersonal y altruista para beneficio y elevación de toda la familia humana.

 

4- La mente debe unirse al corazón para prestar un servicio espiritual creador. Cristo dijo “Así como piensa un hombre en su corazón así es él”, y si el pensador actúa sin un corazón abierto a la afluencia del amor, su pensamiento carecerá del magnetismo para lograr sus objetivos.

 

5- Hay muchas formas de pensar profundamente sobre un tema, a fin de clarificarlo y desarrollarlo, pero debe realizarse el esfuerzo de penetrar detrás de las apariencias externas a fin de buscar significados, las significaciones y la relación con otras ideas o corrientes de pensamiento, buscar las causas y no los efectos. la tentativa de realizarlo conducirá al pensador a reflexionar sobre aquello que no constituye la forma, y esto puede llevarlo a la contemplación, la fuente de inspiración e iluminación.

 

6- En alguna etapa el pensador deberá elevar su conciencia hasta el alma, la conciencia crística en el hombre y al reflexionar a la luz del alma, se vinculará mentalmente con la Jerarquía espiritual que custodia el Plan. De esta manera ayudará a erigir el vínculo entre la mente de Dios y las mentes de los hombres y, a través de ese canal, ayudar a precipitar el Plan en las mentes y los corazones de los hombres.

 

7- El pensador deberá comprender que, en realidad, es parte de un grupo mundial de pensadores subjetivamente unido a todo trabajo de servicio creador que él podrá emprender mediante la energía del pensamiento. Contribuirá así a extraer de la reserva grupal de pensamientos. Si en su conciencia se vincula con ese grupo mientras trabaja con la energía del pensamiento aumentará el valor de su contribución y la de los demás.

 

8- Las formas mentales deben construirse con el mismo cuidado y exactitud con que se construye una casa. Así como una arquitecto debe tener en cuanta el diseño, los materiales, la ubicación, instalación eléctrica, iluminación, calefacción, cañerías, y engranar todo para conformar una casa hermosa, práctica, económica y confortable, donde se pueda habitar, también el trabajador mental deberá tener en cuenta los correspondientes factores para su creación mental. Así como existen en el mundo millones de casas mal diseñadas y construidas, también hay millones de formas mentales deficientemente pensadas y relativamente inútiles. En el proceso de construir formas mentales, la principal técnica mental es la visualización.

 

Las reglas para el empleo creador de la energía mental son las mismas que las de la meditación. Pero al término “meditación” debería dársele una más amplia acepción que hasta ahora. El científico que trabaja en el laboratorio a fin de revelar las leyes de la naturaleza, lleva a cabo un tipo de meditación. Desarrollar cuidadosamente planes a fin de ayudar a los necesitados, es meditación. El esclarecimiento de los conceptos filosóficos y la formulación de principios filosóficos, es meditación. La aplicación del poder mental a los problemas de gobierno y de relaciones internacionales, es meditación. En todos estos sectores se aplica el mismo proceso mental. Podrán diferir los temas y también los puntos de énfasis, pero, el proceso es idéntico. Cuando el móvil de este trabajo sea el bienestar de todos y se lleve a cabo con propósito e intención altruistas, puede considerarse que ese trabajo responde a los impulsos del Plan.

 

La energía espiritual debe hacer impacto en las mentes humanas, que son el único instrumento disponible -en su efecto combinado- a través del cual la voluntad de Dios puede expresarse. el lugar que el hombre ocupa en el Plan Cósmico será más vital y evidente cuando comprenda que una de sus principales responsabilidades es dirigir las corrientes de energía provenientes del plano mental, y la creación de lo deseable de acuerdo al propósito de Dios, respecto a su creación. Los hombres, en su totalidad, están pasando por un desarrollo evolutivo a fin de que se conviertan en creadores conscientes, empleando materia. Esto implica la comprensión del Plan arquetipo, un proceso consciente de creación voluntaria, de manera que el hombre coopera con el ideal, actúa según la Ley y produce aquello que está de acuerdo con el Plan.

 

Trabajo Creador del Pensamiento

 

La creatividad plenamente consciente de acuerdo al Plan, requiere, además, la comprensión de la naturaleza de la energía y la habilidad de dirigir las corrientes de energías. Hasta ahora muy pocos en la familia humana trabajan deliberada y conscientemente con materia mental.

 

La energía mental que emana de cada ser humano es una corriente comparativamente débil y puede dirigirse hacia la creación de aquello que el grupo desea y no únicamente hacia lo que el individuo desea. La facultad de trabajar en forma grupal es  fundamental para colaborar en este trabajo con materia mental, cada pensamiento es enviado para cumplir con la misión asignada de agregar su cuota de energía a alguna corriente específica y conocida. Esto último es de importancia, pues para que la energía mental sea de verdadera ayuda, debe estar definidamente dirigida hacia algún determinado canal de servicio.

 

Todo tipo de actividad mental es el resultado de:

 

  • Formas mentales construídas conscientemente o inconscientemente.
  • Formas mentales autoiniciadas, o efectos de formas mentales construídas por otros.

 

  • Respuestas a nuestros propios impulsos internos, a los impulsos de otros y, por lo tanto, a las formas mentales grupales.

 

Por eso es evidente, cuán vital es esta cuestión y cómo los hombres y mujeres son influenciados por las formas mentales que ellos mismos crean, o por las creaciones mentales de otros.

 

El trabajo creador tendrá éxito si el pensador reconoce las inclinaciones y tendencias básicas de su propia mente y pensamientos; si puede reconocer al grupo de acuerdo a cuyo pensamiento él puede conseguir su trabajo creador; si reconoce el propósito por el cual consideró inteligente construir mentalmente, manteniendo firme el propósito mientras la forma continúe siendo de utilidad.

 

Objetivos del Plan

 

Una de las primeras cosas que debe captarse cuando se considera el valor de emplear en forma creadora la mente, es que existe un Plan para la humanidad, el cual ha existido siempre. Se ha llevado a cabo a través del desarrollo evolutivo de épocas pasadas y también mediante el impulso especial proporcionado de vez en cuando por los grandes intuitivos e instructores de la raza. En la actualidad existe un número suficiente de hombres y mujeres en el mundo, adecuadamente evolucionados, de manera que pueden hacer contacto con el Plan y trabajar en conexión con él. Por medio del trabajo creador de la mente, los hombres y mujeres de todas partes pueden ayudar a expresar externamente este Plan divino para la humanidad.

 

Algunos de los principales objetivos del Plan para la humanidad están detallados a continuación:

 

  • Producir una síntesis subjetiva en la humanidad.

 

  • Despertar en amplia escala la Luz de los seres humanos.

 

  • El establecimiento de una gran estación de Luz que ilumine los pensamientos humanos.

 

  • Poner fin a la era de la separatividad.

 

El resultado de todo ello será:

 

  • La formación de unidades grupales unidas por una idea común lo cual viene produciéndose desde el siglo XV.

 

  • La formación de una humanidad caracterizada por tres cosas:

 

    1. Un sistema de intercomunicación e interrelación. Radio, teléfono, televisión, viajes, telepatía.

 

    1. Un sentido de responsabilidad mutua. Logro de la Buena Voluntad.

 

    1. Reconocimiento de la omnipresencia. La Vida Una.

 

Hay más aspectos del Plan y otros objetivos importantes, pero ningún aspecto del Plan puede establecerse dentro de la humanidad, excepto por medio del empleo creador de la mente.

 

Sólo ahora comenzamos a comprender el poder del pensamiento y la energía que puede aplicar el pensador. Mediante el pensamiento creador, la percepción espiritual y la correcta interpretación ayudará a establece el Reino de Dios en la Tierra.

 

El Trabajo de Triángulos

 

El servicio de Triángulos está ayudando a establecer en todo el mundo correctas relaciones humanas. En este trabajo tiene un valor definido el conocimiento y la comprensión de la relación que existe entre la energía y el pensamiento. El trabajo de triángulos dirige la energía por el poder del pensamiento. El movimiento de Triángulos utiliza el poder enfocado del pensamiento a fin de invocar y dirigir hacia la humanidad las energías de la Luz y de la Buena Voluntad energías que en la actualidad se necesitan desesperadamente en el mundo-. Este trabajo es profundamente científico, aunque fundamentalmente sencillo. Invocación, creación o aspiración, meditación -no importa qué palabra se emplee-, por medio de estos tres métodos se extraerán y pondrán en actividad las energías espirituales.

 

El impacto constante del pensamiento correcto, cualificado por la energía de la Buena Voluntad, está produciendo un efecto de estimulación y saneamiento sobre la conciencia de la humanidad. Además se está creando una vasta reserva o fusión de la energía de la Buena Voluntad, de la cual extraen los que, en todo el planeta, trabajan para la humanidad.

 

Una persona puede unirse a otras dos que creen en el poder del pensamiento creador, a fin de formar un triángulo, el cual, al unirse a la Red Mundial de la Luz, y de Buena Voluntad, puede ser la expresión práctica del poder del pensamiento y una contribución al esfuerzo de establecer correctas relaciones entre la humanidad.

 

Triángulos

 

Extractos de los escritos

de Alice A. Bailey

 

 

 

 

Debe siempre recordarse que la luz es energía activa y el amor también es una energía. Es conveniente tener en cuenta que luz y materia son científicamente términos sinónimos, y que la red de luz es verdaderamente sustancia, por lo tanto portadora de la buena voluntad. En consecuencia debe comprenderse que es una sola red, compuesta por dos tipos de energía. Por esta razón la tarea de crear Triángulos es de dos categorías; algunas personas trabajan más fácilmente con un tipo de energía que con otro; resulta también interesante observar que los triángulos de luz son básicamente más materiales que los triángulos de buena voluntad, porque están relacionados con la sustancia, con la energía que el género humano maneja familiarmente y con la materia etérica. Los triángulos de buena voluntad son de origen jerárquico. Les pediría que reflexionen sobre esto.

 

Sin embargo, en esta crisis mundial, el origen de la red en sus dos aspectos es jerárquico; los Maestros trabajan con sustancia, (es decir, luz), pero no con materia; el trabajo que realizan los miembros de Triángulos es, en consecuencia, estrictamente mental y extremadamente poderoso –esto, lógicamente, cuando se hace en forma correcta. "La energía sigue al Pensamiento" y el trabajo de Triángulos es dirigir el pensamiento. Por lo tanto, se clasifica en dos categorías: invocar la ayuda divina (empleando una fraseología cristiana), luego –por la fe y la aceptación— dirigir las energías de luz y amor (que fueron invocadas) a los hombres de todas partes. De acuerdo a la actitud que asuman los pueblos, serán registradas como iluminación y buena voluntad. Este trabajo es profundamente científico, pero fundamentalmente simple. Invocación, plegaria o aspiración y meditación, no importa la palabra que se emplee, son tres métodos mediante los cuales se extraen y ponen en actividad las energías espirituales. Por medio del claro pensar, el pensamiento dirigido y la percepción mental, pueden convertirse en objetos del deseo humano.

 

Las ideas son simplemente canales para las nuevas y deseadas energías divinas; los ideales son estas ideas cambiadas o reducidas a formas mentales y presentados como tales al público. Las ideas se convierten telepáticamente en ideales, que es otra manera de expresar la antigua ley, “la energía sigue al pensamiento”.

 

El trabajo de la red de luz y buena voluntad enfocado en el plano de la mente, consiste en utilizar este conocimiento a fin de afectar a la conciencia pública. Éstos son puntos que deberían ser simplificados y gradualmente enseñados con el más claro lenguaje a todos los miembros de Triángulos. El trabajo de Triángulos consiste en trabajar con las mentes de los hombres y con un factor empleado y explotado en todas partes por los dirigentes; el esfuerzo estriba en plasmar en las mentes ciertas ideas necesarias para el progreso humano. La gente reconoce la oscuridad y el sufrimiento actuales y, por lo tanto dan la bienvenida a la luz; los hombres están cansados de odiar y luchar y, en consecuencia, dan la bienvenida a la buena voluntad.

 

El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, pág. 155/6

 

El Antiguo Comentario dice:

 

"El Maestro se arroja –de acuerdo a la liberadora Ley del Sacrificio— al vórtice de la vida astral de Aquel con quien nuestro Señor se relaciona con gozosa humildad. A medida que el maestro trabaja, se forma ante Sus ojos un triángulo de fuerza de variados matices de color rosa. Por su poder magnético, concentra la energía requerida. Luego por medio de este triángulo de fuerza, como a través de una puerta abierta, envía la potencia del amor a nuestro planeta y debe trabajar de esta manera hasta que Su ciclo termina”.

 

Esta es una burda traducción de algunas frases muy antiguas, quizá menos simbólicas de lo que pueda parecer. El Trabajo de Triángulos que inicié está vinculado con este sendero. En realidad la función de estos triángulos consiste en facilitar el trabajo de distribución dentro de la Jerarquía y la Humanidad, de la entrante energía del amor puro (expresándose como luz y buena voluntad). Este propósito profundamente esotérico de Triángulos, no será comprendido por el público en general, pero algunos lectores apreciarán la oportunidad que se presenta para servir conscientemente de esta manera.

 

Los Rayos y las Iniciaciones, Pág. 332/3

 

Sin embargo puedo afirmar que el trasfondo o basamento de todo lo que puedan hacer, lo constituye El Trabajo de Triángulos. El nuevo grupo de servidores del mundo estará particularmente activo, trabajando subjetivamente y creando la red de luz; los hombres y mujeres de buena voluntad se movilizarán objetivamente creando la red de buena voluntad. La función del nuevo grupo de servidores del mundo consiste en "forzar" dinámicamente en el mundo la energía de la voluntad al bien; las personas comunes, que responden inconscientemente, expresarán buena voluntad.      

 

El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, Pág. 44

 

Recuerden ante todo que la Escuela Arcana, Triángulos y Buena Voluntad trabajan como un organismo, no como una organización, y crecerá por su propia vida inherente y no forjando planes. Si tienen en cuenta esto verán cual fue el error de algunos de ustedes al criticar y planificar el futuro de los distintos aspectos del trabajo, el cual continuará por la fuerza de su propia vida inherente y se perjudicará por los proyectos, la interferencia y la organización. Déjenlo solo, préstenle atención asiduamente y satisfagan sus necesidades cuando surjan. El Trabajo de Triángulos y de Buena Voluntad está en manos de personas jóvenes que deben ser fortalecidas, alentadas y confiarse en ellas. En lo que a la Invocación respecta, tarea vinculada a Buena Voluntad, Triángulos y Escuela, va firmemente adelante y los tres son responsables de ella. Si se maneja debidamente, su distribución será automática, mecánica e importante.

 

El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, Pág. 83

 

Dentro del cuerpo del Logos planetario, la humanidad está construyendo lentamente lo que se denomina antakarana, siendo, en realidad el hilo vinculador entre el centro coronario de Sanat Kumara y Su centro cardíaco. Reflexionen sobre estas palabras. Involucran un misterio, y poco puedo hacer para esclarecerlo. A medida que la humanidad construye o crea los triángulos de luz y de buena voluntad, invoca realmente una actividad de respuesta de dos Budas de Actividad –del que actúa por medio del aspecto voluntad y del que lo hace por medio del aspecto amor existente en la humanidad, aplicado inteligentemente. No olviden que estos tres grandes Budas resumen, en un sentido peculiar, la esencia transmutada de un sistema solar anterior, donde la actividad inteligente constituyó la meta. Hoy, dicha esencia subyace en toda actividad en el actual sistema solar, pero está motivada por el amor, lo cual no sucedió en la manifestación anterior. Los Budas Mismos forman un Triángulo profundamente esotérico.

 

Los dos tipos de Triángulos que un escaso puñado de personas están creando hoy, se relacionan con ese triángulo básico. Un tercer tipo de triángulo será construido en fecha muy posterior, pero sólo cuando los dos tipos anteriores hayan quedado bien establecidos en la conciencia humana. Entonces estará involucrada y presente la actividad de los tres Budas y tendrá lugar una importante integración planetaria. Su símbolo lo tenemos en el hombre cuando sus tres centros en la cabeza (ajna, brahamarandra y alta mayor) están activos e inquebrantablemente relacionados, constituyendo así un triángulo de luz dentro de la cabeza.

 

Los Budas de Actividad extraerán de los triángulos que se están creando, y los que se constituirán posteriormente, esa esencial cualidad (raras veces hallada hoy) que se utilizará para la construcción de este aspecto del antakarana planetario.

 

Los Triángulos de luz y buena voluntad son esencialmente invocadores. Constituyen el abecé de la futura Ciencia de Invocación. Su fuerza depende, en su caso, de la profundidad del sentimiento, y en el otro, de la fuerza de voluntad con que han sido creados. Doy aquí una sugerencia nueva y útil a los discípulos que están emprendiendo este nuevo proyecto tan cercano a mi corazón. Dicho trabajo debe ir adelante. Debido a que el concepto es nuevo y tan diferente de todo lo proyectado hasta ahora, parece imposible realizarlo; el proyecto de los triángulos tiene su incentivo en fuentes esotéricas tan elevadas, que algunos discípulos lo consideran extremadamente difícil, complicando, por su modo de pensar, su esencial sencillez; otros consideran que es lo más simple del mundo y, por el énfasis puesto sobre el lado exotérico y organizador, también obstaculizan la creación del verdadero tipo de triángulo. Los discípulos deben ser conscientes del verdadero plan propuesto y hallar los medios para poner en claro la posición intermedia entre las dificultades presentadas y las simplicidades distorsionantes.

 

Quizás pueda esclarecer parcialmente las mentes responsables de los pasos iniciales en esta empresa profundamente esotérica. No es trabajo intelectual y práctico que se les pide realizar, y realizarán los hombres y mujeres de buena voluntad; tampoco es lo que algunas personas ansiosas consideran como trabajo de buena voluntad o una fase del mismo. La formación de un Triángulo de luz concierne al depósito de energía en el aspecto interno y etérico de la vida, el cual automáticamente y con pleno resultado circulatorio permitirá que progrese el trabajo exotérico de los hombres y mujeres de buena voluntad. No es la buena voluntad en sí, sino la creación de triángulos de energía, dentro del cuerpo etérico del planeta, deliberadamente cualificados por la buena voluntad. Las dos fases del trabajo son lógicamente complementarias entre sí, pero no deben ser consideradas como una sola. Los triángulos de luz deben estar cualificados por la buena voluntad o convertirse en agentes de ella, así los dos grupos se interrelacionarán estrechamente. Las personas de buena voluntad no necesitan saber algo sobre estos triángulos, salvo que se lo considere conveniente y estén suficientemente avanzados, en forma individual, como para reaccionar correctamente; pero su trabajo en el campo de la buena voluntad tendrá éxito o no, de acuerdo (hablo desde el ángulo del futuro) a la intensidad del propósito y a la profundidad del amor demostrado por los miembros de los dos grupos de triángulos.

 

Los responsables del trabajo creador en el campo externo, deben empezar el trabajo esotérico. Escribo para discípulos –algunos de ellos son miembros de mi ashrama— y para el nuevo grupo de servidores del mundo, responsables de llevar a cabo el trabajo, tal como ha sido planificado. Los dos grupos de triángulos ya formados, están construyendo en realidad una forma mental de este trabajo, que evocará respuesta de los verdaderos constructores.

 

Por lo tanto, es evidente que este trabajo creador, con sus propósitos inteligentes y prácticos, y su habilidad, aplicada correctamente, de unir a los trabajadores exotéricos y esotéricos, en una sola empresa espiritual, tiene su origen realmente en Shamballa misma y fue captado –respecto a su intención y propósito— por los Maestros de primero y segundo rayos, aunque fue comprendido más fácilmente por los discípulos y Maestros de segundo rayo. En adelante, cuando se haya llevado a cabo un trabajo constante y sistemático y el público esté familiarizado con la idea, tal actividad constituirá una parte importante de la nueva religión mundial y será mejor comprendida; tendrá su propio grupo interno, trabajará totalmente en forma subjetiva, construirá los triángulos de luz y de buena voluntad y luego actuará objetivamente, dirigiendo las actividades de quienes erigen el aspecto organizador de los triángulos de buena voluntad práctica en la Tierra, con una subsidiaria actividad efectiva.

 

Ese momento no ha llegado aún. Hoy tenemos la creación de una forma mental general, o la germinación de la simiente de una idea. Posteriormente, cuando comience el verdadero trabajo externo, su potencia se manifestará objetivamente, porque los Budas de Actividad serán gradualmente conscientes de la existencia de la forma mental, por la naturaleza de su luz y por su cualidad de buena voluntad. Entonces, a medida que surja la necesidad y la emergencia lo decrete, vertirán Sus vidas en ella. Paulatinamente "regirá la Voluntad de Dios", como lo expresa el precepto. Paralelamente a esto, tendremos en todo el mundo el trabajo de los hombres y mujeres de buena voluntad, pero será en sí totalmente objetivo –mundial y asombrosamente útil.

 

Los Rayos y las Iniciaciones, Pág. 228/31

 

La importancia de comprender la función que desempeñan los Triángulos constituye una apremiante necesidad. Esto es una insinuación para los estudiantes en el campo de la política, donde cada país, bajo distintos nombres, tienen un gobernante elegido y el ministro responsable de los asuntos locales (o de relaciones interiores) y un secretario del exterior responsable de las relaciones exotéricas.

Los Rayos y las Iniciaciones, Pág. 227

 

      La red etérica del planeta: ¿es suficientemente estable y equilibrada para responder en forma adecuada a las nuevas y poderosas fuerzas que podrían afluir y afluirán, para expresarse objetivamente? Les recordaré que la liberación de la energía atómica tuvo un efecto más poderoso en la red etérica que en el vehículo físico denso del planeta. Tres veces fue utilizada la bomba atómica, siendo el hecho en sí significativo. Dos veces fue lanzada sobre el Japón, desgarrando la red etérica en el erróneamente denominado Lejano Oriente; otra, se utilizó en lo que universalmente se denomina Lejano Occidente, formándose cada vez una zona de perturbación, cuyos resultados futuros serán muy poderosos, aunque hoy insospechados.

 

La formación de Triángulos de Luz y de Buena Voluntad –que es esencialmente la manipulación de la energía de acuerdo al estipulado canon mental— está definitivamente relacionada con esta zona de perturbación. A su debido tiempo se descubrirá que el pueblo japonés, con su peculiar conocimiento del poder de la mente (aplicado a líneas erróneas durante el período de guerra) responderá más inteligentemente a este tipo de trabajo que la mayoría de los pueblos occidentales. Por lo tanto, deberá hacerse el esfuerzo para que El Trabajo de Triángulos llegue hasta los japoneses.

 

El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, Pág. 63

 

 

El trabajo en este centro (TOKIO) se iniciará por el trabajo de los triángulos. Con eso no quiero significar que será un centro de Trabajo de Triángulos, sino que la actividad meditativa concentrada de las personas comprometidas a las actividades de Triángulos hará surgir magnéticamente lo que debe aparecer cuando se organiza un centro. En efecto, está creando la atmósfera necesaria y eso es siempre el paso preliminar. Una vez que existe la atmósfera y el aire para respirar y moverse, entonces la forma viviente puede aparecer.

 

La Exteriorización de la Jerarquía, Pág. 557

 

En esta década de mi trabajo, se inauguraron dos actividades principales: la creación del movimiento de Triángulos y la formación de Hombres de Buena Voluntad, que están en vísperas de una mayor actividad creadora. Constituyen un esfuerzo para energetizar y relacionar a los miembros y adherentes del nuevo grupo de servidores del mundo (y particularmente en organizar a las personas de buena voluntad), descubrir y movilizar a los grupos formados por el nuevo grupo de servidores del mundo en todo el planeta, a fin de fortalecerlos, iniciando un esfuerzo masivo de quienes oran, tienen buenas intenciones y creen en la divina voluntad al bien, más aquellos que la complementan por medio del amor –sin importarles lo que significa ese vago término. Así se creó el núcleo de una gran síntesis en esta segunda década y tendrá efectos duraderos en la vida y designios humanos. Debido a la frustración planetaria y a la acrecentada actividad de las Fuerzas del Mal, El Trabajo de Triángulos y de los Hombres de Buena Voluntad ha sido formulado con más lentitud de lo que se esperaba originalmente, pero no fue por culpa de ellos; este período de frustración termina dentro de poco tiempo y el resultado será un impulso grandemente acrecentado. Deberían ahora hacer sus planes para una creciente respuesta, en lo que al público respecta.

La Exteriorización de la Jerarquía p.....

 

*Desde 1951 este trabajo se llevó a cabo bajo el título de Buena Voluntad Mundial.             

Recapitularé algunas de las cosas que emprendimos en nuestro trabajo conjunto, para que puedan ver con claridad el trasfondo de nuestro esfuerzo futuro y captar el trabajo en su totalidad...

 

La formación de triángulos de luz y buena voluntad, para crear una red interna de personas consagradas a expresar la buena voluntad, a utilizar el poder de la invocación y a acrecentar la comprensión en todo el mundo, que ya se ha comenzado. Este es un procedimiento poderoso y práctico, cuando se le dé oportunidad para difundirse.

 

La Exteriorización de la Jerarquía, Pág. 269/71

 

¿Cuales son estas verdades más nuevas de las que me he responsabilizado como agente transmisor ante el mundo de los estudiantes de ocultismo?

 

La información acerca del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y su trabajo, que incluye:

 

  1. El reconocimiento de este grupo como intermediario entre la Jerarquía y la Humanidad.

 

  1. La naturaleza de su trabajo, a medida que influye al alma humana cuando, por mediación de los hombres y mujeres de buena voluntad, trata de determinar el período en que vivimos.

 

  1. El Trabajo de Triángulos, que personifica dos aspectos de su trabajo, es decir, formación de una red de luz, como canal de comunicación entre la Jerarquía y la Humanidad y el establecimiento simultáneo de una red de buena voluntad, expresión objetiva de la influencia subjetiva de la luz. Reflexionen sobre este enunciado.

 

Los Rayos y las Iniciaciones, Pág. 211‑213

 

Por lo tanto, es evidente que las tres primeras estrofas o versos (de La Gran Invocación) invocan, llaman o apelan a los tres aspectos de la vida divina universalmente reconocidos –la mente de Dios, el amor de Dios y la voluntad o propósito de Dios; la cuarta estrofa señala la relación de la humanidad con las tres energías, inteligencia, amor y voluntad, y la profunda responsabilidad del género humano para complementar la difusión del amor y la luz en la Tierra.

 

Es aquí donde se evidencia el trabajo del movimiento de Triángulos, tan cercano al corazón de la Jerarquía en este momento. Por medio de la red que está creando Triángulos, la luz o la iluminación es invocada por el trabajo y la actitud diaria de los miembros de Triángulos; de esta manera la luz puede realmente descender a la Tierra, y la buena voluntad, que es el amor de Dios, y básicamente la voluntad al bien, pueden afluir también con más plena vivencia a los corazones de los hombres, lo cual transformará su vida y no podrá ser detenida la era de las rectas relaciones humanas. Hasta ahora esta era fue débilmente sentida y sólo las personas del mundo de pensamiento progresista la han deseado. Así, por medio del "centro que llamamos la raza de los hombres", actúa el Plan de amor y de luz y asesta el golpe de muerte al mal, al egoísmo y a la separatividad, sellándolos para siempre en la tumba; así también se cumplirá el propósito del Creador de todas las cosas.

 

Nadie puede emplear esta Invocación o plegaria para obtener iluminación y amor sin causar profundos cambios en sus propias actitudes; la intención de su vida, el carácter y las metas cambiarán, su vida se alterará y se hará espiritualmente útil. "Como el hombre piensa en su corazón así es él”, constituye una ley básica de la naturaleza, por lo tanto, la necesidad de la orientación constante de la mente para recibir luz y la perspectiva de obtenerla, no pueden ser ni serán ineficaces.

 

A medida que aumente El Trabajo de Triángulos y se difunda la red por toda la Tierra, podrá esperarse que también afluya luz y buena voluntad (el aspecto inmediato del amor que necesitan hoy los hombres); nada puede impedir que se produzcan los resultados esperados, porque siempre rige la ley eterna. La iluminación de las mentes de los hombres para que puedan ver las cosas tal cual son, captar los móviles correctos y conocer el camino de las correctas relaciones humanas, constituye ya una necesidad imperiosa; el poder motivador de la buena voluntad es esencial para la correcta acción; obtenidos ambos –luz y amor— no pasarán muchas décadas antes de que la idea de rectas relaciones humanas se haya convertido en ideal de las masa y tomen rápidamente forma en todos los asuntos nacionales, públicos y comunitarios. En el transcurso de la historia, la humanidad ha captado y empleado ideas aplicables al vivir humano que expresaban conceptos progresistas; actualmente, las dos ideas necesarias son: luz en nuestro camino y buena voluntad práctica.

 
El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, Pág. 153‑154

 

Triángulos

 

120 Wall Street, 24th Floor, Nueva York, USA
3 Whitehall, Suite 54, Londres, SW1A 2EF, U.K.
1 rue de Varembé 3e, C. Postale 31, 1211 Ginebra-20 Suiza

Archivo distribuido por:

 

Unidad de Servicio Buena Voluntad Rosario

  1. sabiduriarcana.org - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Descargue este archivo y otros desde:

http://www.sabiduriarcana.org/literaturalucis.htm