Consejos de varios maestros

82 sabios consejos de Gurdjieff

1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir, agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
41. Transforma tu orgullo en dignidad.
42. Transforma tu cólera en creatividad.
43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45. Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo, mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en que habites consagra siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.

GURDJIEFF

 

 

 

 

734 PENSAMIENTOS DE SAMAEL

Después de algún tiempo de preparación, sale a luz esta obra que hemos titulado “734 PENSAMIENTOS DE SAMAEL AUN WEOR”, recopilados de sus libros, folletos y conferencias.

Respira profundamente, relájate, silencio interior, conéctate con tu esencia o ser superior, hazte una pregunta y recibe o elige un número que te traerá un interesante mensaje.

1. Es palmaria y evidente la imperfección terrible de la ley escrita, tormento de los grandes hombres por las espantosas limitaciones de la misma y férrea tutela de los pequeños.

2. La luz purifica a quienes de verdad se arrepienten de sus pecados.

3. Que los fenómenos le hablen al sabio sería lo indicado.  Desafortunadamente, los sabios de estos tiempos no saben ver los fenómenos, sólo quieren ver en los mismos la confirmación de sus preconceptos.

4. En las escuelas más venerables de la sapiencia esotérica y del ocultismo existen muchos equivocados sinceros que de verdad quieren autorrealizarse, pero que no están dedicados a la desintegración de sus abominaciones interiores.

5. Aunque doblegue tu alma el sufrimiento, tente firme, ¡oh discípulo!, y entrégate humildemente a tu Madre Natura.

6. Nadie puede llegar a la unión con Dios sin haber despertado primero Kundalini.

7. Si aprendemos a obedecer al Padre que está en secreto así en los cielos como en la tierra, jamás nos faltará el pan de cada día.

8. La paz absoluta con el misterio de la luz es totalmente sexual y sólo por el sexo se puede conseguir.

9. Hay veces que hablar es un delito; hay veces que callar también es otro delito.

10. Los homúnculos intelectuales llamados equivocadamente hombres desean únicamente liberarse de la muerte, pero no saben liberarse de la vida.

11. Ley es ley, y la ley se cumple.

12. Nunca nace un hombre de entre el pergamino de una teoría.  La cuestión es sexual, y en esto el ángel no es una excepción.

13. Debemos también levantar la antorcha para iluminar el camino a otros.

14. Los vagabundos del intelecto ya no se contentan con toda esa librería subjetiva y de tipo general que abunda en los mercados de libros, sino que abusa, y para colmo de colmos, también se atiborran e indigestan con el seudoesoterismo y el seudocultismo barato que abunda por doquiera como mala hierba.

15. Nunca es puesto en vergüenza quien tiene fe.

16. El descenso a la novena esfera es la prueba máxima para el hierofante.  Mientras, tan sólo existe en teoría.

17. Los ignorantes ilustrados están equivocados sobre el origen del amor; los necios se equivocan sobre su resultado.  Es estúpido suponer que el único objetivo del amor sea la reproducción de la especie.  Realmente el amor se desarrolla en un plano muy distinto que los cerdos del materialismo ignoran radicalmente.

18. En toda transformación existe nacimiento y muerte.

19. Donde la luz brilla más clara, allí también las tinieblas son más espesas.  Ésa es la ley de la analogía de los contrarios.

20. Vosotros debéis aprender a oír la voz del silencio.

21. Nadie sabe realmente qué cosa es la materia, y sin embargo sobre este concepto está fundada la escuela conservadora y reaccionaria del positivismo materialista.

22. Hay que vencer a la naturaleza con la astucia.

23. Todos como Pilatos se lavan las manos, se creen santos, suponen que marchan por el camino de la perfección.

24. Dentro de cada ser humano existe desgraciadamente un fariseo.  Reducid a polvo al fariseo interior.

25. El mal cae sobre la cabeza de quienes han hecho mal.

26. La fe es el conocimiento puro, la sabiduría experimental directa.

27. Existen muchos equivocados sinceros que muy honradamente presumen de virtuosos y piensan de sí mismos lo mejor.

28. Tanto el espíritu como la materia son modificaciones de la materia universal.

29. Necesitamos un cristianismo puro, esotérico, un cristianismo vivo, no un cristianismo muerto.  Un cristianismo gnóstico que pueda transformarnos radicalmente.

30. El intelecto es el arma más poderosa que usan los luciferes para impedir que sus víctimas se escapen del abismo.

31. El ejército de la palabra, el ejército de la voz, el Verbo, es lo que siempre ha sido, lo que es y lo que será, es la vida que palpita en cada átomo, como palpita en cada sol.

32. En el vaso generador o yoni sexual femenino debemos beber el néctar iniciático de los dioses santos.

33. Si se quiere que nazca el Hombre Interior en uno, tiene que darse el lujo de destruir realmente lo que uno es, lo que es uno mismo, un saco ahí de reacciones mecánicas, absurdas, un saco de percepciones, de simpatía, de antipatías mecánicas, de lujuria, etc.  Total, un cretino.  Si uno se da cuenta de que es nada más que eso, se quita las ínfulas de vanidad y se dedica de verdad a lo que debe dedicarse, a la autodestrucción del mí mismo.

34. Nada se encuentra desligado de este universo; en verdad no existe efecto sin causa, ni causa sin efecto.

35. Los misterios de todos los países del mundo beben de la misma fuente de vida.

36. Lo exterior es tan sólo la proyección de lo interior.

37. Cuando el Padre se aleja, el hijo cae en desgracia.

38. Despertar conciencia es lo radical, sólo así podremos ver el camino que ha de conducirnos hasta la liberación final.

39. Maestro sólo es uno, el Cristo Interno de todo hombre que viene al mundo.

40. Si no hay tentaciones, no hay virtudes.  Cuanto más fuertes son las tentaciones, más grandes serán las virtudes.  Lo importante es no caer en la tentación.

41. Dulce es el trabajo de quien trabaja contento; dulce el descanso de quien lo tiene merecido.

42. Fácil es descender a los mundos infiernos, pero no lo es tanto volver.  ¡Allí está el duro trabajo!  ¡Allí la difícil prueba!

43. Trabajamos por un gnosticismo decente, pulcro, limpio, caballeresco y honrado; menos verborrea y más hechos.

44. El amor y la muerte constituyen de hecho la base de toda auténtica religión.

45. Diversas clases de sectas, escuelas u órdenes místicas poseen la luz que no es la luz del tesoro; empero, sus devotos creen que tales luces pueden salvarles.

46. No hay mejor placer que aquel de sentirse con el alma desprendida.

47. Que cada cual coma lo que quiera, lo importante es no violar la ley.

48. Nadie está obligado a ayudar al individuo en esa revolución.  Ésta es cuestión muy íntima de cada cual.

49. Hombres y mujeres:  Os invito al amor.  Seguid las huellas de aquellos pocos que en el mundo han sabido amar.

50. Sólo aquellos que poseen al Ser se reencarnan.  Los que no poseen el Ser retornan.

51. La opinión que tengamos sobre la verdad, por muy respetable que aquella sea, en modo alguno es la verdad.

52. Los poderes no se consiguen jugando, todo cuesta.  Nada se nos da regalado.

53. Ansia sexual y anhelo espiritual en plena función mística constituyen en sí mismos los dos polos radicales de todo erotismo sano y creador.

54. El triste homúnculo racional equivocadamente denominado “hombre”, es semejante a un barco fatal tripulado por muchos izquierdos y tenebrosos pasajeros.

55. El hombre debe estar en todo pero no ser víctima de nada.

56. El delito se viste de santo, de místico, de mártir, de apóstol, y aunque parezca increíble, se disfraza con vestiduras sacerdotales y oficia en los altares.

57. Todo el mundo cree que se conoce a sí mismo y ni remotamente sospecha que existe la doctrina de los muchos.

58. La verdadera sabiduría oculta se estudia en los mundos internos.

59. El amor es la mejor religión asequible al ser humano.

60. La iniciación es algo muy íntimo, muy secreto, muy divino.

61. Amad con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma a vuestros peores enemigos; besad el látigo del verdugo; bendecid a quienes os maldicen y persiguen; devolved bien por mal.

62. Todo lo que viene a la vida tiene su germen; así también es cierto que el maestro Interno no nace de la nada.

63. Que tu cáliz esté siempre lleno del fuego vivo.

64. La vida práctica es el gimnasio psicológico mediante el cual podemos descubrir nuestros defectos.

65. La tentación es fuego; el triunfo sobre la tentación es luz.

66. Seguid, amadísimos hermanos gnósticos, el camino recto, el camino de la perfecta castidad, de la absoluta santidad y del gran sacrificio por todos nuestros semejantes.

67. Si observamos cuidadosamente cualquier día de nuestra vida, veremos que ciertamente no sabemos vivir concientemente.

68. Es necesario tener la mente limpia para que el Ser pueda oficiar en nuestro universo psicológico libre de los grilletes del ego.

69. En esta senda difícil hay que hacer siempre un inventario de sí mismo para saber qué le sobra y qué le falta.

70. En alguna forma hemos de expresar nuestra gratitud al Creador.

71. Quien quiera llegar a la Alta Iniciación debe empezar por reconocerse a sí mismo como un perverso.

72. La luz del cielo deslumbra a los moradores de la tierra.

73. Vale más el trabajo en la fragua encendida de Vulcano que todos los defectos del cónyuge.

74. Los Dioses deben alimentarse con el néctar de la inmortalidad, si no quieren que su cuerpo físico degenere y muera.

75. La salvación del hombre reside exclusivamente en la médula y el semen, y todo lo que no sea por allí es perder lamentablemente el tiempo.

76. Para que nazca el hombre hay que hacer, primero que todo, un inventario de sí mismo, eliminando lo que tenemos de inhumano, de animales y crear dentro de nosotros los factores humanos.

77. Amar, ¡cuán bello es amar!  Sólo las grandes almas pueden y saben amar.

78. El tiempo es redondo y todo se repite, ya en espacios más elevados, ya en espacios más bajos.

79. El amor comienza con un destello de simpatía, se substancializa con la fuerza del cariño y se sintetiza en adoración.

80. Cada uno de nos es un paria y un miserable.  Sólo el Señor puede salvarnos.

81. Un matrimonio perfecto es la unión de dos seres, uno que ama más y otro que ama mejor.

82. Cuando ustedes despierten del estado en que se encuentran, descubrirán que todo es diferente.

83. El tesoro es para los trabajadores valerosos.

84. El fuego origina la vida y la muerte, es el origen y el fin de todas las cosas.

85. Tenemos que descartar la razón como elemento de cognición idónea para el descubrimiento de lo real.

86. La iniciación no se compra ni se vende; la iniciación es tu misma vida.

87. El tiempo es vida; el que no depende del tiempo controla la vida.

88. La palabra de un insultador no tiene más valor que el que le da el insultado.

89. Sólo Dios a sí mismo se conoce.

90. El delito se disfraza de santo, usa las mejores virtudes, se presenta como mártir y hasta oficia en los templos sagrados.

91. La humanidad confunde el amor con el deseo y el deseo con amor.  Sólo las grandes almas pueden y saben amar.

92. El precio de la iluminación se paga con la propia vida.

93. Si queremos transformarnos radicalmente necesitamos sacrificar nuestros propios sufrimientos.

94. Dentro del superhombre resplandece abrasadoramente el Cristo Rojo, el Cristo revolucionario, el Señor de la Gran Rebelión.

95. Quien recorre la senda de la iniciación debe saber respetar las creencias ajenas.

96. Necesitamos levantarnos en armas contra la naturaleza, contra el cosmos, contra la mundanalidad, contra sí mismos, cueste lo que cueste.

97. Es lástima, verdad, que tantos que hallaron la Síntesis Práctica se hayan salido de ella para caer en el intrincado laberinto de las teorías.

98. Cuando el hijo cae, el Padre se aleja.

99. No hay religión más elevada que la verdad.

100. Busquemos el espíritu que vivifica y que da vida.

101. Pueden cambiar las formas religiosas, pero los principios no cambian, porque sólo existe una sola religión:  la Religión Universal.

102. La castidad nos convierte en Dioses; la fornicación, en demonios.

103. El Cristo Cósmico es el ejército de la gran palabra y nace siempre en los mundos y es crucificado en cada uno de ellos para que todos los seres tengan vida y la tengan en abundancia.

104. Toda persona que no haya disuelto el ego es más o menos negra, aunque esté caminando por la senda de la iniciación y presuma de santidad y virtud.

105. Una sola cosa perseguimos, una meta, un objetivo:  la cristificación.

106. Todos tienen la conciencia en estado de sueño; por lo tanto ven al mundo a través del sueño.

107. Todas las religiones son perlas preciosas engarzadas en el hilo de oro de la Divinidad.

108. A los apóstoles gnósticos no les falta un Judas que los traicione, un Pedro que los niegue, un Tomás que los mortifique con sus dudas y una Magdalena que los llore.

109. Que la severidad de nuestro Dios nos salve.

110. El hombre es lo que es su vida, y ésta es como una película.

111. Nuestra vida presente es la causa de nuestra vida futura; nuestra vida futura tendrá por causa nuestra vida actual, con todos sus errores y miserias.

112. Cuando el estudio y la clarividencia marchan en forma equilibrada, entonces entramos de hecho en el templo del verdadero saber.

113. Las peores circunstancias de la vida, las situaciones más críticas, los hechos más difíciles, resultan siempre maravillosos para el autodescubrimiento íntimo.

114. El advenimiento del fuego es el acontecimiento más grande del matrimonio perfecto.

115. Quien escucha la palabra y no la hace, es como el hombre que se contempla en el espejo y luego se retira.

116. El amor se alimenta con amor.  Avivad la llama del espíritu con la fuerza de Eros.

117. Los enemigos que se mofan de nosotros, dentro de nosotros están.

118. El calor de la caridad abre todas las puertas del corazón.

119. Escrito está en la catedral del alma, que hay más alegría por un pecador que se arrepiente, que por mil justos que no necesitan arrepentimiento.

120. Debemos escoger.  Estamos ante el dilema del ser y no ser de la filosofía, y los que no quieran escucharnos ahora tendrán que sufrir más tarde las consecuencias.

121. Quien tenga ego es un problema para sí mismo, para sus amigos.

122. Es necesario que la rosa del espíritu abra su fragante y delicioso capullo sobre la cruz de nuestro cuerpo.

123. En qué forma podrían brotar en nosotros las virtudes si no existiera la tentación.

124. Con el fuego sagrado del Espíritu Santo nos convertiremos en Dioses.  Con las teorías intelectuales nos convertiremos en bribones.

125. El amor y no la violencia, hace por tanto su conquista realmente significativa y valedera.

126. La rosa saturada del amor transmuta el lodo de la tierra en la fragancia exquisita de sus pétalos milagrosos.

127. Hay que desenvainar la espada para combatir contra las terribles fuerzas de la naturaleza que se oponen al nacimiento del superhombre.

128. No todo lo que se cree bueno es bueno.

129. Para ser iniciado se necesita un grandioso equilibrio de la conciencia.  Se necesita cultivar los poderes, pero no codiciarlos.

130. El oro se prueba con el fuego, y la virtud, con la tentación.

131. Todos tenemos derecho a aspirar la iluminación, pero tampoco debemos codiciar la iluminación.

132. El fuego florece en los labios fecundos hecho verbo.

133. Libertad, hermosa palabra, bello término; cuántos crímenes se han cometido en su nombre.

134. Que los elementos tenebrosos se sumerjan entre las tinieblas del abismo; estos son nuestros elementos.

135. Al exhalar el postrer aliento de nuestra existencia proyectamos inevitablemente a través del tiempo y el espacio el diseño eléctrico de nuestra futura existencia.

136. Cualquier virtud, por santa que sea, en su lugar es buena; fuera del lugar es mala y perjudicial.

137. Amar el trabajo esotérico es indispensable cuando en verdad se quiere una transformación interior completa.

138. En el Cristo Íntimo está cifrada toda nuestra esperanza.

139. Toda forma mental puede ser eliminada mediante la síntesis.

140. Una hora de meditación es mejor que leer un millón de libros de teosofismo, espiritismo, etc.

141. Hay que estudiar el ritual de la vida y de la muerte mientras llega el Oficiante (el Ser).

142. Todo erudito ocultista, esoterista, debe apelar al “Patrón de medidas”, al “Tarot”, si no quiere caer en el absoluto.

143. Ciertamente nosotros, todos, no valemos nada, somos cada uno de nos la desgracia de la tierra, lo execrable.

144. ¿Cómo podríamos amar al Hijo si no amamos a la madre?  El que quiera amarla tiene que demostrarlo con carne y hueso, amando a la que nos dio la vida, y viendo en cada mujer a ella, la que nos dio la vida.

145. Sólo el Cristo Íntimo puede reivindicarnos y salvarnos.

146. Trabajad con la mujer serpiente y el señor os salvará.

147. La mujer nace para una santa predestinación, la cual es ser madre.

148. Muchos quieren escapar de sí mismos por medio de las drogas o el alcohol, mas en verdad no sólo no consiguen tal escape, sino lo que es peor, quedan atrapados entre el infierno del vicio.

149. Desgraciado aquel que derrame el Vaso de Hermes.  Más le valiera no haber nacido, o colgarse una piedra de molino al cuello y arrojarse al fondo del mar.

150. El correr de la existencia se presenta de muy escasa duración para dejarlo transcurrir dentro de la pequeñez.

151. Las personas nada quieren con la sabiduría divina, han encarcelado a los maestros, han asesinado a los avataras, se han bañado de la sangre de los justos, odian mortalmente todo lo que tenga sabor a divinidad.

152. Que caigan esos elementos inhumanos dentro, que nos persiguen como nuestra mala sombra.

153. El matrimonio perfecto es el camino religioso de la nueva era.

154. Adorable Madona mía, por los dioses que del alto cielo gobiernan en la tierra a los mortales, imploro siempre tu auxilio.

155. Quien quiera luz, debe dar luz.

156. La mercadería de almas, de libros y teorías es pavorosa; raro es aquel que entre la telaraña de tantas ideas contradictorias logre en verdad hallar el camino secreto.

157. El fuego crea y el fuego destruye.

158. El infierno es la matriz del cielo.

159. El hombre es un universo en miniatura; si queremos estudiar al universo, debemos estudiar al hombre.

160. Todo en este mundo en que vivimos pasa; las ideas pasan, las personas pasan, las cosas pasan.  Lo único estable y permanente es el Ser, y la razón del Ser es el mismo Ser.

161. La sabiduría de la muerte es terriblemente divina.

162. Todo ser humano, aunque esté en la senda del filo de la navaja, es más o menos negro en tanto no haya eliminado el yo pluralizado.

163. Debemos dejar de existir y pasar a ser.  Ser es mejor que existir.

164. Hay que eliminar lo que sobre, hay que conseguir lo que falte.

165. La felicidad tiene un sabor que el “yo mismo”, el “mí mismo” nunca jamás han conocido.

166. No es nada agradable saber que dentro de nuestra persona viven cientos y miles de personas psicológicas.

167. Es una tontería echar a perder todo el trabajo para darle gusto a Satán.

168. El superhombre es el rayo, y su palabra es el trueno que desintegra los poderes del bien y del mal.

169. Se hace necesario volvernos simples, tolerantes y modestos.  Sólo así marcharemos por el camino verdadero.

170. Si el dolor perfecciona, ya toda la humanidad sería perfecta.

171. Es necesario comprender la necesidad de tolerar los defectos del cónyuge, porque nadie es perfecto.

172. Jehová nos dio sus mandamientos, Lucifer, autoindependencia intelectual, y Cristo nos redime del pecado.  Así se levantan los dioses desde el barro de la tierra.

173. Cuando la humanidad se burló de los Dioses Santos cayó herida de muerte en el grosero materialismo de esta edad de hierro.

174. Eso que es lo real no es cuestión de suposiciones, sino de experiencia directa.

175. La religión es propiedad inherente de la vida, como la humedad del agua.

176. La ignorancia conduce a muy graves errores.  Un ocultista analfabeto e ignorante puede convertirse en un mitómano o en un calumniador de las personas, y en el peor de los casos en un asesino.

177. La idea que el entendimiento tenga sobre verdad nunca es la verdad.

178. Los templos, logias y escuelas del mundo están siempre llenos de mucha gente porque Satán los tiene engolosinados; pero a los templos de la verdadera sabiduría divina sólo asisten unos pocos.

179. El Ser, el Íntimo, no tuvo principio, no tendrá fin.  Él es lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será.

180. La gnosis es una espada de dos filos.  A los humildes y virtuosos los defiende y les da vida, a los curiosos e impuros los hiere y destruye.

181. Se puede estar absolutamente seguro de que si no se vuelve conciente de eso que almacenamos en la memoria, nada se ha hecho, porque a la hora de la muerte se pierde esa clase de conocimientos meramente intelectuales.

182. Necesitamos aprender a amar el fuego y a trabajar en realidad con los misterios del fuego.

183. El delito se viste con la toga del juez, con la túnica del maestro, con el ropaje del mendigo, con el traje del señor y hasta con la túnica del Cristo.

184. El entendimiento va de lo conocido a lo conocido, se mueve dentro de un círculo vicioso y sucede que la verdad es lo desconocido de instante en instante.

185. ¡Venid hacia nosotros y dentro de nosotros, Divino  Anciano, porque nosotros somos parte de ti mismo!

186. La sociedad es el individuo. El mundo es el individuo.  Si el individuo cambia fundamentalmente, el mundo cambiará inevitablemente.

187. Todos nosotros, en tanto no hayamos muerto totalmente seremos unos pobres miserables y cuitados.

188. El águila del espíritu y la serpiente de fuego nos convierten en Dioses.

189. Todos los iniciados son odiados por profanos y profanadores.

190. El fin es igual al principio, más la experiencia del ciclo.

191. La gente no puede concebir jamás al Cristo Íntimo en el corazón del hombre; las multitudes sólo adoran al Cristo estatua, eso es todo.

192. Los que no han aprendido a salir en cuerpo astral es porque son muy perezosos.

193. En tanto la conciencia, la esencia, lo más digno y decente que tenemos en nuestro interior continúe embotellada en sí mismo, en el mí mismo, en el yo mismo, en mis apetencias y temores, en mis deseos y pasiones, en mis preocupaciones y violencias, en mis defectos psicológicos, se estará en formal prisión.

194. La religión odia a Lucifer (dador de luz), lo maldice, sin saber que éste es el desdoblamiento del Cristo Íntimo.

195. Hay mucha virtud en los malvados y mucha maldad en los virtuosos.

196. Bien saben los divinos y los humanos que el silencio es la elocuencia de la sabiduría.

197. Las peores adversidades nos brindan las mejores oportunidades.

198. La gente quiere demasiado a sus propios sufrimientos y se siente importante recordándolos.

199. Es urgente saber vivir la vida conyugal.  Todo cuesta, nada se nos da regalado.

200. Matad el deseo, el yo y tus pensamientos y seréis liberado.

201. Los fanáticos del dios materia, los científicos del materialismo dialéctico, son empíricos y absurdos en un cien por ciento.  Hablan sobre la materia con una autosuficiencia deslumbrante y estúpida, cuando en realidad nada saben sobre la misma.

202. Sólo se salva quien se convierte en ángel.  El ángel debe nacer dentro de nosotros mismos.  Eso de nacer es un problema absolutamente sexual y el único camino es el matrimonio perfecto.

203. Cantad a vuestro dios interior profundo, cantad salmos a su nombre, exaltad al que cabalga sobre todos los niveles superiores del Ser.

204. La forma más elevada de pensar es no pensar.

205. Eres el Adán de barro.  Coced tu barro y agua en el fuego sagrado para que cuando el agua se evapore y el polvo de tu barro al polvo vuelva, quede tu ánfora de salvación.  Viva en el amor de nuestro Dios escondido.

206. La ciencia materialista de hoy por hoy marcha por el camino del error, nada sabe sobre el origen del hombre, absolutamente nada.

207. Sólo despertando conciencia podemos ver el camino angosto, estrecho  y difícil que conduce a la luz.

208. El Cristo en sí mismo siendo uno aparece como muchos; por eso se ha dicho que es una unidad múltiple perfecta.  Al que sabe, la palabra da poder; nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino solamente aquel que LO TIENE ENCARNADO.

209. La verdad es la verdad y tenemos que decirla aun cuando nos costara la vida.

210. Todo en la vida tiene un límite.  Hay escalas y escalas, grados y grados.

211. El Señor sabe pagar muy bien a quien confía en su santo nombre.

212. Todo devoto que derrame el Vaso de Hermes cae en el abismo de la fatalidad inevitablemente.

213. Mientras la mente esté embotellada entre la lógica formal, limitaremos el uso de las matemáticas al mundo tridimensional.

214. La transformación solamente se produce mediante el sacrificio de una fuerza inferior en aras de una fuerza superior.

215. Haced un esfuerzo supremo para vencer al principal enemigo:  la pereza.

216. La tentación es fuego; el triunfo de la tentación es luz.

217. Necesitamos tener mente de niños para lograr la unión con Dios.

218. Quienes están autoencerrados dentro de cualquier procedimiento logístico intelectual quieren hacer siempre coincidir la realidad de los fenómenos con los elaborados conceptos, y esto no es más que el resultado de la alucinación razonativa.

219. La religión cósmica vibra en cada átomo del cosmos.

220. En el sexo se encuentra la mayor fuerza que puede librar o esclavizar al hombre.

221. Real es aquello que uno mismo experimenta en su interior; sólo la conciencia puede experimentar la realidad.

222. Todo ser humano es libre para aceptar, o rechazar, o interpretar las enseñanzas como bien quiera.

223. El sendero de la vida está formado con las huellas de los cascos del caballo de la muerte.

224. La fe se adquiere desintegrando el ego, y el ego se desintegra a base de trabajos concientes y padecimientos voluntarios.

225. El que quiera autorrealizarse debe empezar por ser un caballero decente y correcto.

226. Que el poder de las estrellas perdure en cada iniciado, es nuestro mayor anhelo.

227. Hay que adquirir un completo control de sí mismo.  Un iniciado puede sentir la alegría, pero jamás caería en el frenesí de la locura.  Un iniciado puede sentir tristeza, pero jamás llegar a la desesperación.

228. La vianda firme sólo se puede dar a aquellos que ya conocen el bien y el mal.

229. Debemos ver en cada mujer la representación viva del eterno femenino.

230. Debemos vivir la vida intensamente vivida, con rectitud y con amor.

231. Levantad bien vuestra copa y cuidad de no verter ni siquiera una gota del precioso vino.

232. Nosotros propagamos la cultura intelectual, la decencia, la caballerosidad, el análisis lógico, el sintetismo conceptual, la cultura académica, las altas matemáticas, la filosofía, la ciencia, el arte, la religión, etc.

233. Todo tiene su precio, y el derecho de vivir en este mundo hay que pagarlo.

234. El límite del placer es el dolor, y toda forma de goce animal se transforma en amargura.

235. La muerte es el regreso del comienzo mismo de su vida, con la posibilidad de repetirla nuevamente.

236. Cuando  una forma religiosa se degenera, desaparece, y en su lugar la vida universal crea nuevas formas religiosas.

237. Si nos pudiéramos ver en un espejo de cuerpo entero tal como internamente somos, quedaríamos horrorizados de nosotros mismos.

238. La evolución no perfecciona a nadie.

239. La fuerza de la gratitud cósmica hace fecunda la vida universal.

240. No hay mejor placer que aquel de sentir el alma desprendida.

241. No puede existir verdadera felicidad dentro de nosotros mismos mientras seamos esclavos de la mente.

242. La lógica formal nos conduce al error.  No es por medio de esta lógica como podemos llegar a la experiencia de lo real, hay que usar la lógica superior, el “Tertium Organum”.

243. Los celos deben ser eliminados.  Sabed que los celos pasionales acaban con la paz del hogar.

244. El esperma sagrado debe transformarse en vino de luz de la alquimia; ésa es la doctrina del superhombre.

245. Con las virtudes podemos dañar a otros.  Es indispensable colocar las virtudes en su lugar correspondiente.

246. No nos es dable condenar a nadie.  “Quien se sienta limpio de pecado, que arroje la primera piedra”.

247. Ciertamente la humanidad no sabe vivir, se ha degenerado espantosamente y francamente se ha precipitado al abismo.

248. Alabar al Señor Interior profundo en el verbo y exaltarlo en la canción de gracias, es necesario.

249. Los adeptos contestan con amor a los virtuosos y bendicen a quienes los maldicen.

250. En la médula y el semen se encuentra la clave de la redención, y todo lo que no sea por allí significa de hecho una pérdida inútil de tiempo.

251. No olvidéis jamás que el vellocino de oro es el tesoro de la luz.

252. Quien reconoce su maldad está en camino a la realización.

253. El Ser y el saber deben equilibrarse a fin de establecer en nuestra psiquis la llamarada de la comprensión.

254. Y aunque se espanten los débiles y los cobardes, es urgente decir que el camino que conduce a los valientes a la autorrealización es espantosamente revolucionario y terriblemente peligroso.

255. Quienes no trabajan sobre sí mismos, malgastan su vida en la tristeza y en vanos placeres que sólo dejan la decepción y su vida se pierde en suspiros.

256. Debemos partir de cero y reconocer que somos demonios si realmente queremos llegar a la autorrealización íntima del Ser.

257. Debemos perdonar los defectos de la adorada, porque esos defectos son del yo.

258. El fuego sagrado hace fecundas las aguas de la vida para que nazca el maestro en nosotros.

259. Lo bueno es lo que está en su lugar, y lo malo es lo que está fuera de lugar.

260. Los gnósticos no pueden sentarse a la mesa de los ángeles y a la mesa de los demonios al mismo tiempo; debemos definirnos.

261. La verdad es lo desconocido de instante en instante, de momento en momento.

262. Quien quiera descubrir las leyes de la naturaleza debe encontrarlas dentro de sí mismo.

263. Es mejor amar a una buena mujer y practicar magia sexual con ella todos los días, que estar perdiendo el tiempo con polémicas, intelectualismo y teorías.

264. Tratar de definir el vacío iluminador dentro de los límites terrenos de una lengua limitada por las formas de la existencia, es fuera de toda duda tonto y equivocado.

265. Sólo con la muerte adviene lo bueno.

266. Ricos y pobres, creyentes y descreídos, comerciantes y mendigos, zapateros y hojalateros, viven porque tienen que vivir, ahogan en vino sus torturas y hasta se convierten en drogadictos para escapar de sí mismos.

267. Que todo cuanto traman estos perversos que dentro de nosotros moran caiga sobre ellos.

268. Sólo trabajando sobre sí mismos con verdadera continuidad de propósitos y sentido completo de responsabilidad moral podemos convertirnos en Hombres Solares.  Esto implica consagrar la totalidad de nuestra existencia al trabajo esotérico sobre sí mismos.

269. Meditad y orad, permaneced alertas y vigilantes como el vigía en época de guerra y no caed en tentación.

270. Las fuerzas más terribles de la naturaleza de oponen al nacimiento del superhombre.

271. El establo donde el Niño Dios nace es la morada divina del alma.

272. Ningún esfuerzo mecánico puede transformarnos; solamente pueden transformarnos los esfuerzos conscientes.

273. Es mejor querer que teorizar, es mucho mejor adorar, amar y besar que leer complicadas teorías.  Empero matad al Satán.

274. Ningún empleo da felicidad.  El sentido del verdadero amor se ha perdido y la gente se casa hoy y se divorcia mañana.

275. Debemos ser despiadados para con nosotros mismos y hacerle la disección al yo con el tremendo bisturí de la autocrítica.

276. La verdad es la verdad y hay que decirla cueste lo que cueste.

278. No desciendas, hijo mío, porque la escala del descenso tiene siete peldaños al cabo de los cuales está el ciclo de la terrible necesidad.  Volver a ser bestias, planta y piedra dentro de los mundos infiernos... es ciertamente más amargo que la hiel.

279. El amor no acepta afectos, es puro, hermoso, bello, desinteresado, se conforma con las obras, con los hechos.

280. El amor es la fuerza magnética, misteriosa y oculta que el alquimista necesita para fabricar la piedra filosofal y el elixir de la larga vida, sin el cual la resurrección es imposible.

281. En nombre de la verdad hemos de decir que nosotros somos los únicos culpables de las diversas circunstancias desagradables de la vida.

282. Cuando tenemos con qué pagar, salimos bien en los negocios; mas cuando no lo tenemos, debemos pagar con dolor.

283. Hay que engendrar el Rey Sol coronado con la diadema roja.

284. El sentimiento de la Seidad (el Ser Real) sólo es posible disolviendo todos esos yoes que en nuestro interior llevamos; antes tal sentimiento resulta algo más que imposible.

285. Si uno no lucha contra la vida, ésta se lo devora, y son raros los aspirantes que de verdad no se dejan tragar por la vida.

286. Cuando  se le cierran las puertas a la fantasía, se despierta el órgano de la intuición.

287. El amor es incomparable con el deseo y la fornicación.

288. Sólo acabando con el amor propio, sólo con la mente libre de supuestos podemos experimentar, en ausencia del yo, eso que es la verdad.

289. La acción intuitiva nos conduce de la mano hasta el despertar de la conciencia.

290. Hechos son hechos y ante los hechos tenemos que rendirnos cueste lo que cueste.

291. El hijo ingrato que se olvida de su Madre Divina particular fracasa inevitablemente.

292. Es urgente aprender a amar y estar siempre dispuesto a dar hasta la última gota de sangre por los demás.

293. La brillante procesión de ideas ofusca al bribón del intelecto y le da cierta autosuficiencia tan absurda como para realizar todo eso que no huela a polvo de bibliotecas y tinta de universidad.

294. La senda del matrimonio perfecto es Sabiduría y Amor.

295. Todo castigo, por grave que sea, ha de tener un límite, más allá del cual reina la felicidad.

296. Cambios psicológicos radicales y de fondo se hacen urgentes cuando nos desilusionamos de los bribones de la mente.

297. Lucifer es el guardián de la puerta de las llaves del santuario, para que no penetren en él sino los ungidos que posean el secreto de Hermes.

298. La autorrealización no puede jamás ser el resultado de ninguna mecánica, aun cuando sea ésta de tipo evolutivo.

299. Necesitamos agarrar al diablo por los cuernos; es indispensable robarle la antorcha de fuego.

300. Debemos entregarnos plenamente a nuestro Dios Interior Profundo.

301. Dios respeta asimismo su propia libertad.

302. La verdad es lo que siempre ha sido y lo que será.

303. El positivismo materialista ha levantado una muralla alrededor de la investigación libre.  Todo lo que ahora se levanta contra esa muralla es condenado por los ignorantes ilustrados como anticientífico.

304. Lo mejor para el gnóstico es celebrar el descubrimiento de algunos de sus defectos.

305. Dar testimonio de la verdad jamás puede ser un delito.

306. Hay que dedicar la vida en su totalidad a la Gran Obra.

307. Gnosis es Sabiduría y Amor.

308. Vana cosa es la muerte del cuerpo físico; lo importante es la destrucción total del mí mismo.

309. Debemos aprender a obedecer al Padre, ésa es la Ley.

310. Los hipócritas fariseos de siempre, los que confunden a la letra que mata con el espíritu que vivifica, los secuaces de las sectas muertas que nada saben sobre el esoterismo crístico, también odian y maldicen a Pistis Sophia.

311. El Gran Arcano es la clave de todos los poderes y la llave de todos los imperios.

312. El mundo entero está en crisis y sólo con amor podemos salvarnos.

313. Todos nosotros tenemos los mismos defectos y quienes no tienen un determinado defecto en una dirección, lo tienen en otra, todos nosotros perecemos.

314. Tratar a todos por igual, no sentirse no superior a otro, no sentirnos unos más que otros o conocedores de otros.

315. La dialéctica de la conciencia se fundamenta en las experiencias vividas y no en el mero racionalismo subjetivo.

316. El cuerpo es un instrumento útil que se nos ha dado para la autorrealización íntima del Ser.

317. Aquellos que disuelven el ego alcanzan la transformación radical y eso es revolución total.

318. No cabe duda alguna que el resultado de la violación de la ley es siempre catastrófico.

319. La gnosis está destinada a aquellos aspirantes sinceros que verdaderamente quieren trabajar y cambiar.

320. El devoto necesita muchísimas perfecciones y santificaciones para llegar a la iluminación.

321. La duda es el principio de la ignorancia.

322. No hay nada en el mundo que pueda contra la fuerza del amor.

323. El maestro es el resultado de una tremenda revolución de la conciencia.

324. Cuando el yo se disuelve adviene en nosotros la auténtica y legítima felicidad.

325. ¡Adeptos a la Luz!  Invocad a vuestra madre Kundalini y sumergios entre las profundas aguas del Leteo.

326. Aquel que vive hechizado por distintas mujeres, no pasa de ser un débil pajarillo fulminado por los hechiceros ojos de la sierpe tentadora de la luz astral.

327. Del intelectualismo sin espiritualismo surgen los bribones, viva manifestación del anticristo.

328. En el amor nada importa, ciertamente el dolor ni la alegría, sino sólo eso que se llama amor.

329. De qué serviría conquistar todos los planos del mundo si perdemos el alma.

330. El camino que conduce al abismo está empedrado con buenas intenciones.

331. La gnosis es la llama de donde salen todas las religiones del universo.

332. A toda exaltación mística la corresponde una previa humillación.  Quien quiera subir debe primero bajar, ésa es la ley.

333. El ego es deseo y el deseo a la larga se convierte en frustración, en cansancio, en hastío y la vida se torna entonces absurda.

334. Una virtud, por bella que sea, más allá de cierto punto se convierte en vicio, en defecto.

335. Cualquier persona con ego o yo es como un barco en ruinas, navega por el océano de la vida cargando con su miseria.

336. Para entrar en el anfiteatro de la ciencia cósmica hay que robarle luz a las tinieblas.

337. En el centro de los cuatro caminos llamados Religión, Ciencia, Arte y Filosofía se encuentra la Suprema Síntesis.  Éste es el Matrimonio Perfecto.

338. Hay que saber ser serios, hay que saber cambiar, si es que en realidad, de verdad, no queremos fracasar en el trabajo esotérico.

339. Sólo aquellos que se resuelven a hollar esta senda podrán salvarse del abismo y la muerte segunda.

340. Sed mansos y humildes en pensamiento, palabra y obra; pero cuando de la verdad se trate, sed fuertes en pensamiento, palabra y obra.

341. La mujer es la vestal del templo divino.

342. Quien sobre sí mismo trabaja tiene esperanza en el Cristo Íntimo.

343. Vivir a placer, con su familia, de favor, en paz para trabajar, por obra de magia sobre la tierra, es ciertamente algo muy romántico.  Empero, abalanzarse a los riesgos suele a veces ser indispensable cuando se trata de procurar para los demás todo el bien posible.

344. Para el indigno todas las puertas están cerradas, menos una: la del arrepentimiento.

345. Las rosas benditas de la espiritualidad florecen en la cruz del matrimonio perfecto.

346. Cualquier adepto, o místico, o santo, en tanto no haya muerto radicalmente en todos y cada uno de los 49 niveles o departamentos del subconsciente, es más o menos negro.

347. Hay que conocer lo bueno de lo malo, y lo malo de lo bueno y pasar más allá del bien y del mal.

348. Las obras magnas no pueden ser limitadas en el espacio y en el tiempo.  Resulta absurdo querer tapar el sol con un dedo.

349. El superhombre ni es más santo, ni es perverso; está más allá de la santidad y de la perversidad, mas la gente le califica de santo o de perverso.

350. Nos creemos sabios cuando en verdad ni siquiera sabemos que no sabemos.  Somos míseros leños arrastrados por las embravecidas olas del mar de la existencia.

351. Lo importante para todos nosotros es llegar a saber que nos encontramos con la conciencia dormida.

352. La máquina humana que se titula científica, nada sabe sobre la conciencia, para ello no está programada.

353. Mientras uno crea que vale mucho, seguirá siendo lo que ha sido siempre, el hombre de la calle común y corriente.

354. La calumnia es peor que el robo.

355. El delito a veces se vuelve tan refinado que se confunde con la santidad, y tan cruel que se llega a parecer a la dulzura.

356. Resulta irónico convertirse en un erudito y no saber nada sobre sí mismo.

357. No debéis ocuparos por la vida privada, que cada cual viva su vida como quiera.

358. Muchos son los llamados y pocos los escogidos, sólo muy pocos logran vencer a la naturaleza y sentarse en el trono del poder para gobernarla.

359. Sólo el amor puede convertirnos en Dioses.

360. El perverso ama el mal por el mismo mal.

361. Incuestionablemente el sendero de la autorrealización íntima del Ser resulta espantosamente difícil.

362. Nunca se puede medir cómo está cada gnóstico en su estado interior.  Nadie sabe en qué nivel de ser se encuentra.

363. Nuestra vida parece un tren en marcha, moviéndose en los carriles fijos de los hábitos mecánicos, rígidos, de una existencia vana y superficial.

364. No solamente se paga karma por el mal que se hace, sino también por el bien que se deja de hacer pudiendo hacerlo.

365. Existen convidados en todas las salas del mundo que saben jugar con el diablo; se pasan la noche entera con una copa en la mano y se defienden maravillosamente.

366. Nosotros debemos acabar con toda clase de debilidades humanas.

367. Haz buenas obras para que pagues tus deudas.

368. El temor sirve de base para muchos errores.

369. La creencia en Dios no significa haber experimentado eso que es la verdad.

370. El mal es peligroso, el bien también es peligroso; el espantoso camino del filo de la navaja está más allá del bien y del mal, es terriblemente cruel.

371. El hombre que quiera lograr la liberación auténtica no debe jamás arrodillarse en la falsa sensación de seguridad.

372. La fuerza de gratitud hace que la planta dé sus frutos.

373. Hay que ser muy humildes para conquistar la sabiduría, y después de conquistada hay que ser mucho más humildes.

374. Aquellos que realmente quieren alcanzar las armas inefables de la verdadera y legítima clarividencia, deben cuidarse muchísimo del peligro de los autoengaños y someterse a la auténtica disciplina esotérica.

375. Aquellos que derramen el Vaso de Hermes se hunden entre las tinieblas exteriores, donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes.

376. La felicidad absoluta solamente se consigue cuando uno tiene a Dios adentro.

377. El deseo es el veneno más engañador que existe en todo el Cosmos.

378. Es muy raro aquel que encuentra el camino, pero es más raro hallar a alguien que no lo abandone y llegue a la meta.

379. Si la humanidad toda tuviera conciencia despierta habría paz en cada ser, vivienda y reinaría la felicidad sobre la faz de la tierra.

380. Les ruego salgan de la ignorancia en que se encuentran; les suplico que estudien los libros y que los vivan; me duele en verdad verlos a todos ustedes convertidos en sombras débiles y miserables.

381. ¡Escuchadme, Hombres y Dioses!: las iniciaciones son despertares de la conciencia asuntos internos de la conciencia.  Aprendamos a callar, a ser humildes, a ser modestos.

382. Jamás hemos visto a nadie naciendo de alguna teoría.  No conocemos el primer ser humano nacido de teorías.

383. El Íntimo es el Ser, el Ser es lo real, lo atemporal, lo divinal.

384. Ningún código moral, ningún precepto de ética sirve en la difícil senda.

385. Incuestionablemente que nadie piensa de su secta lo peor; todos están convencidos con las palabras de los ciegos, guías de ciegos.

386. Yo quiero que todos mis discípulos acaben con todas las debilidades humanas y se conviertan en Dioses y Sacerdotes del Universo.

387. El espíritu es el espíritu (el Ser) y sólo a sí mismo puede conocerse.

388. El hombre es un universo en miniatura.  Lo infinitamente pequeño es análogo a lo infinitamente grande.

389. Cada cual es libre de pensar lo que quiera y la razón subjetiva del animal intelectual equivocadamente llamado hombre da para todo, lo mismo puede hacer de una pulga un caballo, que de un caballo una pulga; son muchos los intelectuales que viven jugando con el racionalismo.  ¿Y después de todo qué?

390. No hay resurrección sin muerte, ni amanecer alguno en la naturaleza ni en el hombre sin que le precedan las tinieblas, tristezas y atónicas nocturnas que hacen más adorable su luz.

391. Todo pasa en la vida:  pasan las cosas, las personas, las ideas, etc.  Los que tienen dinero pasan y los que no lo tienen también pasan y nadie conoce la auténtica felicidad.

392. El superhombre es como la centella que cae sobre los perversos, o como el brillo de algo que no se entiende y que se pierde después en el misterio.

393. Es indispensable, es urgente, transmutar las agrias uvas de la vida en el vino de la luz del alquimista.  Sólo así es posible lograr la autorrealización íntima del Ser.

394. El cambio de conciencia es el objetivo verdadero de la disciplina esotérica.

395. Del intelectualismo sin espiritualidad nacen los bribones.

396. En la serpiente se halla la redención del hombre, pero debemos estar en guardia contra la astucia de la serpiente.

397. La vanidad es charlatana por naturaleza y cuando es herida truena con gran ira.

398. La humana personalidad es tan sólo una marioneta controlada por hilos invisibles.

399. Podemos llenarnos la cabeza de teorías, podemos hacernos miembros de muchas escuelas, podemos envejecer estudiando, pero si no trabajamos con el arcano A.Z.F. no despertamos Kundalini, ni tampoco nos convertimos en Dioses.  Seremos pobres teorizantes, eso es todo.

400. La verdad es algo que debe ser experimentado en forma directa, como cuando uno mete el dedo en el fuego y se quema, o como cuando traga agua y se ahoga.

401. Por saber se entiende:  ver, oír y palpar las grandes realidades.

402. El agua que corre turbia es el agua del pozo fondo.  Los pozos con poca profundidad, a la vera del camino, se secan bajo la luz del sol y se convierten en ciénagas llenas de podredumbre.  Pero en las aguas profundas donde habitan los peces y hay vida es diferente.  Nosotros necesitamos ser más profundos.

403. Es necesario comprender el valor de la palabra y no profanarla con pensamientos indignos.

404. Raros son aquellos que logran la salvación real; casi todos los seres humanos caen en el pozo, son tragados por la profundidad.

405. Cruel camino es éste de la Autorrealización Íntima del Ser.  ¡Cuántos precipicios!  ¡Qué pasos tan difíciles!  ¡Qué laberintos tan horribles!

406. Es necesario convertirnos verdaderamente en investigadores competentes del esoterismo y del ocultismo puro.

407. Algunos iniciados saben convivir con las ovejas, pero no saben vivir con los cabritos.

408. Ha llegado la hora de saber que somos unos malvados disfrazados con la túnica de la santidad; ovejas con piel de lobo; caníbales vestidos con traje de caballero; verdugos escondidos tras el signo sagrado de la cruz, etc.

409. La gnosis es la llama de donde salen todas las religiones, escuelas y creencias.

410. Nuestro Dios Íntimo merece nuestra gratitud eterna.

411. Por debajo de nuestra capacidad cognoscitiva suceden muchas cosas; desgraciadamente ignoramos lo que por debajo de nuestra razón sucede.

412. Primero hay que respetar la ley escrita y después conoceremos los mandamientos del bendito.

413. En toda religión se encuentran tremendas verdades y ciencias cósmicas desconocidas para el ignorante ilustrado de esta época de barbarie.

414. No hay cosa que nos duela más que la calumnia o las palabras de un insultador.  Si uno es capaz de transformar esas impresiones que le producen tales palabras, pues éstas quedan sin valor alguno, es decir quedan como un cheque sin fondos.

415. ¡Sólo con la muerte adviene lo nuevo!  Si el germen no muere, la planta no nace.

416. Vosotros que leéis estas líneas, dejad que los muertos entierren a sus muertos.

417. Hay que luchar a muerte contra todo y contra todos, contra sí mismo, contra la naturaleza, contra todo lo que se oponga hasta triunfar, hasta convertirse en Hombre Solar, en el Hombre Cristo.

418. ¡Quiera Dios, de tu vida en el camino, derramar suave aroma de azucenas y que apures el néctar cristalino del honesto placer, libre de penas!

419. La gran mayoría humana es hojarasca que los huracanes de la fatalidad arrastran al abismo.

420. Las potencias del bien y del mal luchan contra el iniciado y éste debe vencerlas si quiere la liberación final.

421. Escrito está con palabras de fuego en las Sagradas Escrituras, que el sexo es piedra de tropiezo y roca de escándalo.

422. No estamos contra ninguna religión ni contra ninguna escuela, orden o secta.  Todas esas sagradas instituciones se necesitan, pero os aconsejamos vivir la senda del matrimonio perfecto.

423. Necesitamos conocernos a sí mismos antes de poder conocer a los demás.  Es urgente aprender a ver el punto de vista ajeno.

424. No debemos confundir los símbolos con los fenómenos cósmicos en sí mismos.

425. Leer libros de ocultismo o teorizar bonito, eso lo hace cualquiera.

426. Son muy pocos aquellos capaces de besar el látigo del verdugo.  Besar la mano del que nos golpea es muy difícil y, sin embargo, urgente para aquellos que llegan a la alta iniciación.

427. Llena tu cáliz con el vino sagrado de la luz.

428. Muchos son los santos que se han revestido con el ropaje de la vanidad.

429. Recuerda, hermano, que tú tienes el deber de buscar el camino angosto y estrecho que conduce a la luz.

430. Lo único que se requiere para tener derecho a la verdadera felicidad es ante todo no tener ego.

431. Nada se consigue con curiosidad, instantáneamente, rápidamente.  Todo tiene su proceso y desarrollo.

432. Dios libertará al alma de toda materia y la ciudad de Heliópolis abrirá sus puertas para que por ellas entren los perfectos.

433. El sexo es el centro de gravedad de todas las actividades humanas.

434. Para comprender a otra persona es preciso comprenderse a sí mismo.

435. Por cada paso que demos en el desenvolvimiento de los poderes ocultos debemos dar mil pasos en la senda de la santidad.

436. Hay personas tan animales que si se les quita todo lo que tienen de animal realmente no quedaría nada.

437. Apartarse uno de los efectos desastrosos de la vida en estos tiempos tenebrosos ciertamente es muy difícil pero indispensable, de otro modo se es devorado por la vida.

438. La verdad es incomunicable, como es incomunicable el sublime éxtasis que sentimos cuando contemplamos una bella puesta de sol.

439. Un hombre lleno de brillante intuición ilumina, y con todas sus facultades psíquicas en plena actividad es de hecho y por derecho propio un verdadero iluminado.

440. Las teorías intelectuales del mundo físico para lo único que sirven es para dañar la mente y el cerebro.

441. Una cosa es ser maestro y otra cosa por cierto muy diferente es alcanzar la perfección de la maestría.

442. Hay que bajar a la novena esfera (el sexo) para trabajar con fuego y agua primordiales, origen de bestias, hombres y dioses.  Toda auténtica iniciación blanca comienza por allí.

443. Os digo:  Sed vigilantes, porque en estos tiempos del fin son muchos los que presumen de ser adeptos de perfección.  Cuidaos de falsos profetas.

444. Debemos bañarnos y asearnos moralmente.

445. Hay que amar a nuestros amigos porque nos comprenden, y a nuestros enemigos porque no nos comprenden.

446. Buscad primero la iluminación, que todo lo demás se os dará por añadidura.

447. Que la gente y las almas alaben al Señor de todos los aeones, al Eterno Padre Cósmico Común, es nuestro anhelo.

448. En la vida lo único importante es el cambio radical, total y definitivo; lo demás honestamente no tiene la menor importancia.

449. Desintegrando el ego podemos ser salvados.

450. El amor es ternura infinita... el amor es la vida que palpita en cada átomo, como palpita en cada sol.

451. Cada cual cae en el agujero que ha hecho.

452. Las teorías sólo sirven para ocasionarnos preocupaciones y amargarnos más la vida.

453. Sólo el despierto comprenderá los misterios crísticos.

454. Quien despierta la verdad adquiere por tal motivo plena objetividad de su conciencia, iluminación, auténtica felicidad...

455. Si queréis la autorrealización íntima tenéis que revolucionaros y pelear espada en mano contra vosotros mismos, contra la naturaleza, contra el cosmos, contra todo y contra todos.

456. Los hábitos nos tienen petrificados, mas pensamos que somos libres; somos espantosamente feos, pero nos creemos Apolo.

457. Los iniciados deben aprender a vivir serenos e impasibles ante los terrores del abismo y de la noche.

458. Mientras uno no cambie interiormente, será siempre víctima de las circunstancias.

459. Dios es amor y sólo con el amor seremos salvados.

460. Ni la evolución ni la involución pueden liberar a nadie.

461. Necesitamos aprender a vivir intensamente de instante en instante en el mundo de los elementos.

462. El reino de los cielos sólo puede ser conquistado por la violencia y la rebeldía.

463. El iniciado debe permanecer impasible ante la alabanza, el vituperio; realmente no somos más porque nos alaben, ni menos porque nos vituperen, porque siempre somos lo que somos.

464. El positivismo materialista es conservador y reaccionario.  Nosotros los gnósticos somos revolucionarios y rechazamos totalmente las ideas reaccionarias y conservadoras.

465. Para recorrer la senda del filo de la navaja se necesita una tenacidad de acero muy bien templada.

466. El asesinato es el peor grado de corrupción humana.

467. Virtud viene de “Vir”, virilidad.  Sólo con virilidad se logran las gemas preciosas de las virtudes.

468. Siempre hemos creído que el hombre es el rey de la creación; el animal intelectual hasta la fecha presente no ha demostrado ser siquiera rey de sí mismo.  Si no es rey de sus propios procesos psicológicos, si no puede dirigirlos a voluntad, mucho menos podrá gobernar a la naturaleza.

469. Al que sabe la palabra de poder, nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino solamente aquel que lo tiene encarnado.

470. Sólo nuestro Dios Íntimo puede conducirnos a la experiencia de la verdad.

471. La iniciación es tu misma vida.  Si quieres la iniciación escríbela sobre una vara.

472. Necesitamos tener mente de niños para lograr la unión con Dios.

473. Hay que aprender a vivir sabiamente.

474. La gente no sabe vivir, echa la culpa de sus sufrimientos, de sus amarguras a los demás, y el único que tiene la culpa es uno mismo.

475. Hay que recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes.

476. Quien quiera la cristificación necesita la revolución de la conciencia.  Ésta es posible trabajando con el grano.

477. Lo mejor es buscar al maestro interno.

478. Escrito está:  Al trabajo de tus manos da bendición, y en el del pensamiento pon corazón.

479. El sexo es una espada de dos filos, a los puros y virtuosos los transforma en Dioses, a los malvados e impuros los hiere y destruye.

480. Debemos librar nuestra mente de toda clase de escuelas, teorías, partidos políticos, conceptos, deseos, emociones, posiciones, etc.

481. Cuanto más fuertes sean las tentaciones, más grandes serán las virtudes; lo importante es no caer en tentación.

482. Así como el agua se compone de muchas gotas, así como el clima se compone de muchas partículas ígneas, así el yo se compone de muchos yoes.

483. Los seudosapientes de nuestra época ven con desdén a quienes tienen el valor de apartarse de sus normas carcomidas por el tiempo, lo peor de todo es que ni remotamente sospechan la cruda realidad de su propia torpeza.

484. La experiencia de lo real es cardinal y definitivo para la comprensión creadora.

485. Difícil es el camino que conduce a la Gran Luz.   De lado y lado se ven horrorosos abismos.  Muchos son los que comienzan y raros son los que logran llegar a la meta.  A veces el camino se pierde en las arenas del desierto.  A veces el camino queda cortado por un peligroso abismo.  A veces hay que bajar para luego reascender más tarde.

486. Aquellos que pretenden la elevación de sí deben gobernar su lengua.

487. Sin el verbo creador, sin la magia de la palabra, sin la música, el Universo no existiría.

488. Por muy fuertes que sean las estructuras de un razonamiento, nada puede garantizar la igualdad absoluta de concepto y realidad.

489. No todo lo que se cree bueno es bueno.

490. Sólo quien sabe ser sereno, trabajar y ser paciente puede ser salvado.

491. Si se logra acabar con el “mí mismo”, con “mis borracheras”, con “mis vicios”, con “mis afectos” que tanto dolor causan en el corazón, con “mis preocupaciones” que me destrozan los sesos y me enferman, etc., etc., etc., es claro que entonces adviene eso que no es del tiempo, eso que está más allá del tiempo, eso que está más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente, eso que realmente es desconocido para el entendimiento y que se llama ¡FELICIDAD!

492. Que nadie siga a nadie.  Cada cual debe seguir a su resplandor y luminoso Ser Interno.

493. Todos los poetas, todos los enamorados le han cantado al amor, pero ninguno sabe realmente qué es eso que se llama Amor.  La gente sólo sueña con eso que se llama Amor, la gente no ha despertado al Amor.

494. Quien despierta conciencia tiene acceso a la conciencia objetiva universal y pura.

495. El infierno es la matriz del cielo.

496. Ser erudito no significa ser sabio.  Los ignorantes ilustrados abundan como la mala hierba y no solamente no saben, sino que además ni siquiera saben que no saben.

497. Es evidente, palmario y manifiesto en cada uno de nosotros, la existencia interior de muchas mentes.

498. Se debe decir la verdad cueste lo que cueste y salga como salga.  Decir la verdad y nada más que la verdad es la cruda realidad de los hechos.

499. El despertar de la conciencia cósmica en el hombre es el acontecimiento más grandioso del universo.

500. Quien dentro de sí mismo no encuentre lo que busca, no lo encontrará fuera de sí mismo jamás.

501. No solamente debemos matar al deseo, sino hasta a la sombra misma del deseo.

502. El intelecto puesto al servicio del espíritu resulta útil; el intelecto divorciado del espíritu divino es inútil.

503. Hay personas que creen que saben mucho porque han leído, pero en la práctica no saben nada.

504. Lo normal es que alguien se entusiasme por el trabajo esotérico y que luego lo abandone; lo extraño es que alguien no abandone el trabajo y llegue a la meta.

505. Las personas aborrecen al súper hombre y lo crucifican entre criminales porque no lo entienden, porque lo prejuzgan, mirándolo a través del lente psicológico de lo que se cree santo, aunque sea malvado.

506. Nunca se debe condenar a nadie con la palabra porque jamás se debe juzgar a nadie.  La maledicencia, el chisme y la calumnia han llenado el mundo de dolor y de amargura.

507. Ley es ley, y la violación de toda ley trae dolor.

508. Nos movemos diariamente dentro del viejo carril de nuestros hábitos anticuados y absurdos y así es claro que no tenemos una verdadera vida; en vez de vivir, vegetamos miserablemente y no recibimos nuevas impresiones.

509. Los bribones rechazaron la experiencia mística cuando no la pudieron embotellar en su lógica formal.

510. El amor es lo más, pero lo más bello; es como un niño recién nacido, no desea nada para sí, sino todo para el ser que ama.

511. La mente fabrica un cómico Yo Superior a su gusto, lo viste de Mahatma y le pone un sonoro nombre y luego se autoengrandece cayendo en la mitomanía.

512. Aquellos que sólo se preocupan por su desarrollo espiritual y que no trabajan por los demás, no consiguen absolutamente nada.

513. Nosotros conocemos la individualidad de la unidad de la vida, y aunque sabemos que la gota se hunde en el océano, también sabemos que el océano se hunde en la gota.

514. El sentido de libertad sólo puede ser comprendido íntegramente cuando han sido aniquilados los grilletes de nuestra propia cárcel psicológica.

515. La fe se adquiere desintegrando el ego, y el ego se desintegra a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios.

516. Debemos trabajar sobre nosotros mismos y entregar nuestro espíritu al Dios Interno.

517. En lugar de codiciar grados, poderes, iniciaciones y señores divinos, debemos esforzarnos en ser hombres útiles a la humanidad doliente.

518. Quien sienta dolor o se sienta herido cuando lo calumnien, lo acusen o le levanten falsos testimonios, es señal de que todavía tiene vivo el yo del orgullo.

519. La autorrealización íntima no está en lo que comamos ni en lo que dejemos de comer.

520. Todo lo que es, todo lo que ha sido y todo lo que será, es pesado en la balanza.

521. El amor verdadero no exige nada, no pide nada, no desea nada, no piensa en nada, quiere una sola cosa:  la felicidad del ser que ama.

522. El opio de las teorías es más peligroso que la muerte.

523. Realizar en sí mismo el “misterio hiperbóreo”, el “misterio del Coral”, es urgente cuando anhelamos convertirnos en auténticos profetas y genuinos pastores cristificados.

524. ¡Cuán necios somos!  Pensamos a menudo que nunca hacemos tonterías y perversidades que vemos hacer a otros y llegamos por tal motivo a la conclusión de que somos magníficas personas.  Desgraciadamente no vemos las tonterías y mezquindades que hacemos.

525. Un hombre es lo que es en su vida.  Si un hombre no modifica nada dentro de sí mismo, si no transforma radicalmente su vida, si no trabaja sobre sí mismo, está perdiendo su tiempo miserablemente.

526. En los hogares de los hermanos gnósticos sólo debe reinar el amor y la sabiduría.

527. El mal del mundo, por monstruoso que sea, tiene un dique, un límite definido.

528. Abandonad todas vuestras idolatrías, religiones, escuelas, sectas, logias, buscad vuestro resplandeciente y luminoso Yo Soy, que mora en lo hondo de vuestro Ser.  Él es vuestro único salvador.

529. Hay personas que codician no ser codiciosos, esas personas aborrecen la codicia y sin embargo codician no ser codiciosos.

530. El amor es la mejor religión asequible.

531. Por muy majestuosos que aparezcamos dentro de nuestros templos o dentro de nuestras aulas de luz y de armonía, por muy serenos y dulces que nos vean nuestros semejantes, por muy reverendos y humildes que parezcamos, en el fondo de nuestra psiquis continúan existiendo todas las abominaciones del infierno y todas las monstruosidades de las guerras.

532. La verdad, aunque dura, es la mejor amiga.

533. Los poderes de la naturaleza se desencadenan contra los atrevidos que intentan dominarla.

534. La Luz escucha la oración de todos los seres y personas.

535. A toda exaltación le antecede una terrible y espantosa humillación.

536. El amor es el único y terrible tipo de energía que puede cristificarnos entera y totalmente.

537. Muchos afirman lo que han leído, pretenden luces prestadas.  Esas personas creen saber, pero jamás han visto lo que han leído.  Esas personas no saben nada, son ilustrados ignorantes.

538. Nuestros defectos son inconmensurables.  Aunque tuviéramos mil lenguas para hablar y paladar de acero, no alcanzaríamos a enunciarlos todos cabalmente.

539. Las personas nos condenan porque predicamos la Religión del Sexo, pero no son capaces de condenar su propia fornicación.  Ésa es la humanidad.

540. Nos hemos formado falsos conceptos sobre nosotros mismos y debemos hacer un inventario para saber qué nos sobra y qué nos falta.

541. Para lograr la iniciación tenemos que robarle el fuego al Diablo.

542. Sólo existe de hecho una sola religión, única y cósmica.  Esta religión resume diferentes formas religiosas según los tiempos y las necesidades de la humanidad.

543. A los devotos del ocultismo les atrae lo “raro”, lo novedoso y misterioso, y cuando encuentran a su mago, de estos raros, inmediatamente se le entregan en sus manos como cualquier vulgar partido de la mente.  Ésa es la fatalidad.

544. La mujer es la diosa bendita que tiene el poder de convertirnos en Dioses Inefables.

545. Debemos elevar el alma hasta Dios.

546. Necesitamos crucificar todos los defectos humanos.  Abandonar todo aquello que signifique posesión carnal.  Esto es dificilísimo.  El pasado grita, clama, llora, suplica...  Esto es terriblemente doloroso.

547. El amor es la base fundamental de la iniciación.

548. Los ojos de los iracundos revelan demencia total.

549. La caridad es amor consciente.

550. Muchos tenebrosos del abismo son equivocados sinceros.

551. En verdad, en verdad os digo, que vuestra conciencia debe permanecer alerta y vigilante, como el vigía en época de guerra.

552. En esoterismo puro, bueno es todo lo que está en su lugar; malo es todo lo que está fuera de su lugar.

553. El gnóstico tiene fe en el Cristo, y éste lo salva.

554. El deleite amoroso, el disfrute erótico es la dicha más grande cuando se sabe transmutar y sublimar la libido.

555. A los grandes misterios no se llega con intelectualismos vanos; a los misterios mayores se llega con corazón de niño.

556. Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa, toda causa se transforma en efecto, todo efecto se convierte en causa.

557. Cuando nuestros pensamientos son ardientes podemos crear como Dioses inefables del cosmos.

558. Las disculpas, la cumplida satisfacción y las humillaciones que a otros exigimos por los males que nos causaron, también a nosotros es exigida, aunque nos consideremos mansas ovejas.

559. Sólo la vida impersonal y el Ser nos pueden dar la legítima felicidad de la gran vida libre en su movimiento.

560. El abismo está lleno de equivocados sinceros y de personas de muy buenas intenciones.

561. Necesitamos obedecer al Padre, y quien se deja llevar por las emociones negativas no obedece al Padre.

562. Los materialistas hacen creer que el desarrollo psicológico del animal intelectual deviene del desarrollo molecular del protoplasma y marcha paralelo con los procesos del mismo.

563. Existen extraños momentos en la vida en que la mente sin preocupaciones reposa.  Cuando la mente está quieta, cuando la mente está en silencio, adviene entonces lo nuevo.

564. Todo pasa en esta vida vana e ilusoria.

565. El Señor nos salvará de la mano del trasgresor y de la mano del pecador y del impío.

566. El yo es la raíz del dolor, el yo es la raíz de la ignorancia, cuando el yo se disuelve, sólo queda dentro de nosotros el Cristo Interno.

567. El amor es la fuerza que el yo jamás puede subordinar, porque Satán jamás puede subyugar a Dios.

568. Necesitamos libertarnos de las potencias del bien y del mal.

569. La luz del Cristo Interno nos convierte en luz purificada.

570. La gnosis vive de los hechos, se marchita en las abstracciones y es difícil de hallar aun en los pensamientos más nobles.

571. Tenemos que acabar con la individualidad para tener derecho a recibir la corona de la Justicia.

572. Sé demasiado que la humanidad odia la verdad y aborrece mortalmente a los profetas.

573. ¡Oh devotos!  ¡Oh adeptos! ¡Trabajadores de la gran obra!  Cuando sea consumada vuestra hora de acuerdo con los mandamientos del primer misterio, el Viejo de los Siglos se vestirá con su resplandeciente vestidura.

574. Resulta absurdo convertirse en un erudito y no saber nada sobre sí mismo.

575. El ser de cada uno de nos durante la manifestación cósmica es la multiplicidad dentro de la unidad.

576. ¡Somos unos desventurados, confundimos a la pasión animal con el amor!  Sin embargo es otro dentro de sí mismo, dentro de nuestra personalidad, quien pasa por tales confusiones.

577. Quien logre la inocencia, llegará a la mansión de la paz.

578. El silencio es la elocuencia de la sabiduría.

579. Los tenebrosos pagan con moneda negra los servicios nobles.

580. Necesitamos vivir de instante en instante.

581. Querer vivenciar las Grandes Realidades de los mundos superiores sin haber despertado aquí y ahora, es marchar por el camino del error.

582. El hogar de los iniciados gnósticos debe tener un fondo de alegría.

583. Así como estamos con el ego vivo, fuerte, robusto, marchamos por el camino del error.

584. La libertad es algo que hay que conseguir dentro de sí mismo.  Nadie puede lograrla fuera de sí mismo.

585. La muerte es el regreso al principio de la vida, con la posibilidad de repetirla nuevamente en el escenario de una nueva existencia.

586. El límite de la luz son las tinieblas.  Junto a un templo de luz existe otro de tinieblas, y donde la luz brilla más claro, las tinieblas se hacen más espesas.

587. El que va a caer no ve el hoyo.

588. Raro es aquel que está dispuesto a sacrificarse por la salvación del mundo.

589. Sólo aquel que bebe el agua pura de vida puede encender el fuego.

590. Aquel que no confía en la ayuda de Dios sino en su riqueza material y que ha desarrollado el agregado psíquico de la vanidad, cae en el abismo de la perdición.

591. La Gran Rebelión Cósmica Universal se modifica en millares de formas religiosas.

592. El verdadero santo es un perfecto caballero que cumple totalmente con los diez mandamientos de la Ley de Dios y que sabe manejar su espada cuando se necesita para defender el bien, la verdad y la justicia.

593. Debemos beber el vino de la gnosis y morir en sí mismos para lograr la integración.

594. A veces una bella virtud puede servir de obstáculo en el camino.

595. Entre las cadencias del verso también se esconde el delito.  Entre el perfume delicioso de los templos se esconde el delito.

596. Es urgente hollar la senda de la más absoluta santidad.

597. Debemos hacer siempre la voluntad del Padre, jamás la nuestra.

598. El concepto que la mente pueda formarse sobre la verdad, jamás es la verdad.

599. ¡Ay de vosotros, los candidatos a la muerte segunda!, vuestras torturas serán espantosas.  Sólo así podréis morir en el tenebroso averno.

600. Es necesario que el hombre y la mujer cuiden binario perfecto, enciendan y cuiden el fuego divino de sí.

601. Debemos cabalgar con los botes del Dios Mercurio para viajar así, ya que estamos en el destino y con la esfera.

602. El sendero largo y amargo del deber que nos lleva directo al absoluto es mejor que la dicha nirvánica.

603. Es necesario saber amar.

604. Stella Maris, la Divina Madre Kundalini, orienta al navegante en el borrascoso océano.

605. La raíz del dolor está en el ego, y cuando el ego termina sólo queda la belleza.

606. El camino al abismo está lleno de equivocados sinceros y de gente de buenas intenciones.

607. El camino secreto es enseñado por el misericordioso que en nuestro ser mora.

608. La gente se llena de horror cuando conoce la magia sexual, pero no se llena de horror cuando se entrega a todos los refinamientos sexuales y a todas las pasiones carnales.

609. Uno no tiene por qué ocuparse de las personas, ni para bien, ni para mal; cada cual es cada cual.

610. ¡Infelices de nosotros!  Cuántas veces creemos estar amando y lo que sucede que otro dentro de sí mismo, lleno de lujuria, utiliza el centro del corazón.

611. Quien no descubre en una simple molécula el movimiento de los planetas alrededor del Sol, está ciertamente muy lejos de comprender astronomía.

612. Quien logra el control sexual, logrará también el control de su mente y el control del prana.

613. Lo que exijo de vosotros es la paciencia, la tenacidad y la constancia.

614. Si queremos dejar de ser máquinas es urgente empezar a conocernos a sí mismos y luego disolver el yo psicológico.

615. Las cuatro condiciones que se necesitan para despertar nuestra conciencia y liberarla del yo psicológico es:  saber sufrir, saber callar, saber abstenerse y saber morir.

616. Nuestra voluntad es nuestra espada de poder.

617. Quien encuentre a su Divina Madre Particular, encontrará el camino de todos los éxitos que lo llevará a la cúspide de la inmortalidad.

618. Hay que aprender a gozar del amor con sabiduría.

619. La mente teocrática y especulativa se expansiona y extiende y desenvuelve a expensas de las sutiles energías del corazón, y esto es muy lamentable.

620. La intuición del poeta es la visión del genio; el que la niega es porque no puede ver con su poder inmenso.

621. Los sabios sólo son grandes cuando llegan a ser poetas, cuando sobreponiéndose al detalle sienten las armonías que laten en el fondo de todo lo existente y que pueden arrebatarnos a esferas superiores.

622. El opio de las teorías es más peligroso que la muerte.

623. El Ser se autoconoce en la gnosis.

624. En el abismo, la verdad se disfraza de tinieblas.

625. El autoconocimiento del Ser es un movimiento suprarracional que depende de él, que nada tiene que ver con el intelectualismo.

626. La fuerza de la gratitud hace que la planta dé sus frutos.

627. En nombre de la verdad declaro solemnemente que el Ser es la única real existencia, ante cuya transparencia inefable y terriblemente divina, eso que llamamos yo, ego, mí mismo, sí mismo, es meramente tinieblas exteriores, llanto y crujir de dientes.

628. El Christus tiene que dar vida a nuestro cuerpo, desarrollándose en nuestro organismo como fuego viviente y filosofal, como en nuestra conciencia o alma que ha de resplandecer en nuestro espíritu.

629. Conocerse a sí mismo es haber logrado la identificación con su propio Ser Interior.

630. Que la misericordia dentro de Dios nos proteja.

631. La gnóstica experiencia permite al sincero devoto, saberse y autorrealizarse íntegramente.

632. El iniciado tiene que pasar mucho más allá del bien y del mal.

633. El deseo desmedido, el trastrocamiento del régimen de la emanación, conduce al fracaso.

634. Recuerda que el fuego viviente secreto y filosofal arde dentro de tu propia tierra filosófica.

635. El querer distinguirme como ego, origina siempre el desorden y la caída de cualquier rebelión angélica.

636. El ser humano volverá a adorar y reverenciar a los Dioses inefables.  Estos existen antes de que apareciera el mundo.

637. Únicamente el “Hálito Divino” puede reincorporarse a la Verdad; sin embargo, sólo es posible a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios.

638. Con que unos pocos seres se eleven al estado angélico, nos damos por satisfechos.

639. El gnóstico quiere un cambio definitivo, siente íntimamente los secretos impulsos del Ser.

640. Hay silencios delictuosos y hay palabras infames.

641. Muy pocos son aquellos que abandonan todo para trabajar en su caverna con su águila y su culebra.  Eso es cosa de héroes.

642. Quien anhela perderse en el Ser, carga la condena y el espanto ante los horrores del “mí mismo”.

643. ¡Pobre gente!  ¡Cuánto sufre!  Y sin embargo quiere vivir, teme perder la vida.

644. Contemplarse como un momento de la totalidad, es saberse infinito y rechazar con todas las fuerzas del ser el egoísmo asqueante de la separatividad.

645. Contempla los ojos del ser que adoras, piérdete entre la dicha de sus pupilas, pero si quieres ser feliz, no te dejes llevar por el deseo.

646. La autoalabanza egoísta, el culto al “yo”, la sobreestimación al “mí mismo”, es paranoia, idolatría de la peor especie.

647. Cuídate de la ilusión del deseo.  Recuerda que la llama del deseo consume la vida y queda entonces la tremenda realidad de la muerte.

648. La gnosis es revelación o develación, aspiración refinada, síntesis conceptual, máximos logros.

649. El amor comienza con un relámpago de simpatía delicioso, de substancialización con la ternura infinita y se sintetiza en suprema adoración.

650. Autobservarse es lo indicado, y esto exige plena identificación del que salva y lo que es salvado.

651. Matad no solamente el deseo, sino hasta la sombra misma del árbol tentador del deseo.

652. El paso a través de los diversos mundos y la aniquilación sucesiva de los elementos inhumanos, afirman la reincorporación en el Sagrado Sol Absoluto, y entonces, convertidos en criaturas terriblemente divinas, pasamos más allá del bien y del mal.

653. Aquel que verdaderamente está enamorado es capaz de dar hasta la última gota de sangre por el ser adorado.

654. El guerrero que logre matar la culebra infernal ingresará al palacio de los reyes, será ungido como rey y sacerdote de la Naturaleza, según la orden de Melchisedek.

655. Para que haya amor se necesita que exista una verdadera comunión de almas en las tres esferas del pensamiento, sentimiento y voluntad.

656. Jamás resulta empresa fácil revelarse contra los átomos de la herencia, contra la lujuria que heredamos de nuestros antepasados, contra la pavorosa víbora infernal que trajo al mundo a nuestros abuelos y que traerá a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.

657. Nadie ha podido jamás definir el amor.  Hay que vivenciarlo, hay que sentirlo.  Sólo los grandes enamorados saben realmente qué es eso que se llama amor.

658. No lanzamos opiniones subjetivas... somos matemáticos en la investigación y exigentes en la expresión.

659. El amor se siente en lo hondo del corazón; es una vivencia deliciosa, es un fuego que consume, es vino divino, delirio del que lo bebe.

660. Cuando el Mago haya muerto totalmente en sí mismo, la naturaleza entera le obedecerá.

661. El amor no se puede definir porque es la Divina Madre del Mundo, eso que adviene a nosotros cuando realmente estamos enamorados.

662. El sexo puede liberar o esclavizar al ser humano.

663. Eso no es cuestión de evolución, no es cuestión de involución.  Esto es cuestión de revolución interior profunda.  Eso se sale del dogma, ése de la evolución y la involución, esto pertenece a la gran obra y ésta es por eso revolucionaria.

664. El médico que anhela de verdad convertirse en un Malachin, en un Rey Angélico de la Naturaleza; debe convertirse en Rey de sí mismo.

665. La gente no puede concebir jamás al Cristo Íntimo en el corazón del hombre; la multitud sólo adora al Cristo estatua, eso es todo.

666. Los gnósticos no aspiramos a ser mejores ni peores, sólo queremos morir en sí mismos, aquí y ahora.

667. Nuestra personalidad humana posee un carro arrastrado por muchos caballos.

668. ¿Por qué habríamos de luchar por la evolución y el progreso de nuestra propia desventura?

669. Cuando uno reconoce su propia vanidad y miseria interior, cuando tiene el valor de revisar su vida, indudablemente viene a saber por sí mismo que de ninguna manera posee méritos de ninguna especie.

670. Si el grano no muere, la planta no nace.  Cuando la muerte es absoluta, eso que ha de nacer es también absoluto.

671. Los burócratas con curva de la felicidad en sus vientres y un buen cigarrillo en la boca, en el que psicológicamente se apoyan, juegan malabares políticos con la mente, sin importarles un comino el dolor de los pueblos.

672. La idea de que cada uno de nosotros tenga sobre el Ser, jamás es el Ser; el concepto intelectivo que sobre el Ser hayamos elaborado, no es el Ser; la opinión del Ser no es el Ser.

673. Tiene la muchedumbre sobrecargados los impuestos; todo el mundo está en problemas, nos deben y debemos, nos enjuician y no tenemos con qué pagar; las preocupaciones despedazan cerebros, nadie vive tranquilo...

674. Gnosis es sabiduría que enseña ciencia al científico, arte al artista, filosofía al filósofo, religión al religioso.

675. La gente de estos tiempos se ha tornado demasiado grosera; el perfume de la amistad y la fragancia de la sinceridad han desaparecido radicalmente.

676. El pobre animal intelectual equivocadamente llamado hombre, no sólo no sabe, sino además ni siquiera sabe que no sabe.

677. La gente se ha vuelto espantosamente cruel; la caridad se ha resfriado, ya nadie se apiada de nadie.

678. Ignoramos el secreto de todas nuestras tragedias, y sin embargo estamos convencidos de que sabemos todo.

679. La sencillez y la belleza natural y espontánea, ingenua, desprovista de artificios y pinturas vanidosas, ha desaparecido en el sexo femenino.  Ahora somos modernos, así es la vida.

680. Este Siglo XX con toda su espectacularidad, guerras, prostitución, sodomía mundial, degeneración sexual, drogas, alcohol, crueldad exorbitante, perversidad extrema, monstruosidad, etc., etc., etc., es el espejo en que debemos mirarnos; no existe pues razón de peso como para jactarnos de haber llegado a una etapa superior de desarrollo.

681. Se hace indispensable saber amar a nuestros semejantes, estudiar la gnosis y llevar estas enseñanzas a toda la gente, de lo contrario caeremos en el egoísmo.

682. Pensar que el tiempo significa progreso, absurdo; desgraciadamente los “ignorantes ilustrados” continúan embotellados en el “Dogma de la Evolución”.

683. Si nos ponemos en lugar de los demás, descubrimos que los defectos psicológicos que a otros enjuiciamos los tenemos muy sobrados en nuestro interior.

684. La senda del filo de la navaja es más amarga que la hiel, muchos la inician, muy raros son los que llegan a la meta.

685. Las personas son meras monotonías controladas por los hilos invisibles, muñecos mecánicos con ideas violentas y sin continuidad de propósitos.

686. La masa es la extensión del individuo, no es posible la transformación de las masas, de los pueblos, si el individuo, si cada persona no se transforma.

687. Por donde quiera abundan los “mitómanos”, los que se creen dioses, criaturas mecánicas, rutinarias, personajes del lodo de la tierra, míseros muñecos movidos por diversos yoes, gente así no trabaja sobre sí misma.

688. Todas las cosas, todas las circunstancias que se suceden fuera de nosotros, en el escenario de este mundo, son exclusivamente el reflejo de lo que interiormente llevamos.

689. Si uno de verdad quiere llegar a conocerse a sí mismo, debe empezar por observar su propia conducta ante los sucesos de cualquier día de la vida.

690. Cuando uno cambia interiormente y tal cambio es radical, lo exterior, las circunstancias, la vida, cambian también.

691. No sería posible eliminar lo que no conocemos.  Debemos observar antes nuestros propios errores.

692. Resultaría manifiestamente absurdo buscar a nuestro propio ser fuera de nosotros mismos...

693. Mientras un hombre diga “mañana”, nunca cambiará.

694. Nadie podría hollar la Senda de la Gran Rebelión, si jamás trabaja sobre sí mismo...

695. Una persona es lo que es su vida.  Eso que continúa más allá de la muerte es la vida.  Éste es el significado del libro de la vida que se abre con la muerte.

696. La acción de dualismo mental produce el despertar de la conciencia.

697. Lo que se critica tanto en nosotros es algo que descansa en el lado oscuro de uno mismo y que no se conoce ni se quiere conocer.

698. Todo pasa, la vida es ilusoria, fugaz, y la muerte reduce a cenizas todas las vanidades del mundo.

699. El animal intelectual está tan hipnotizado por su fantasía, que sueña que es león o águila cuando en verdad no es más que un vil gusano del lodo de la tierra.

700. ¡Pobre gente!  Suele convertirse en víctima.  Cuando alguien las adula, sonríen; cuando las humillan, sufren.  Insultan si se las insulta; hieren si se las hiere; nunca son libres; sus semejantes tienen poder para llevarlas de la alegría a la tristeza, de la esperanza a la desesperación.

701. Es urgente luchar contra la fantasía, ésta nos hace aparecer como si fuéramos esto o aquello, cuando en realidad somos miserables, desvergonzados y perezosos.

702. Nosotros estamos viviendo en este mundo por algún motivo, para algo, por algún factor en especial...

703. Necesitamos hacer un inventario psicológico de nosotros mismos para conocer lo que nos sobra y lo que nos falta.

704. Obviamente en nosotros hay mucho que debemos ver, estudiar y comprender, si es que en realidad anhelamos saber algo sobre nosotros mismos, sobre nuestra propia vida.

705. Cambiar es lo indicado; sin embargo, debemos empezar por ser sinceros con nosotros mismos.

706. Trágica es la existencia de aquel que muere sin haber conocido el motivo de su vida.

707. Si fuéramos conscientes, si despertáramos de tantos sueños y fantasías, cuán distinta sería la vida...

708. Cada uno de nosotros debe descubrir por sí mismo el sentido de su propia vida, aquella que lo mantiene prisionero en la cárcel del dolor.

709. El yo negativo del orgullo místico engaña a los devotos del camino, y estos, sintiéndose sabios, aborrecen a su maestro y lo traicionan.

710. De nada sirve engreírnos con títulos, honores, diplomas, vano racionalismo subjetivo, consabidas virtudes, etc., etc., etc.

711. ¡Pobres de nosotros!  ¡Cuán necios somos!  No hay duda de que la ignorancia es la peor de las desgracias.

712. No debemos olvidar jamás que la hipocresía y las tontas vanidades de la falsa personalidad hacen de nosotros personas torpes, rancias, retardarias, reaccionarias, incapaces de ver lo nuevo.

713. Cada vez que sentimos una súbita pérdida de fuerza, cuando el aspirante se desilusiona de la gnosis, del trabajo esotérico, cuando pierde el entusiasmo y abandona lo mejor, es obvio que ha sido engañado por algún yo negativo.

714. Este mundo es un “gimnasio psicológico” mediante el cual sería posible aniquilar esa fealdad secreta que todos llevamos dentro.

715. La transformación radical es una posibilidad definida que normalmente se pierde cuando no se trabaja sobre sí mismo.

716. Quienes toman la vida en sí misma, tal como se vive diariamente, no han comprendido la necesidad de trabajar sobre sí mismos para lograr una “transformación radical”.

717. Ninguno de nosotros tiene en verdad una verdadera y auténtica unidad de Ser; desafortunadamente ni siquiera poseemos una legítima individualidad.

718. Cambiar es necesario, pero las personas no saben cómo cambiar, sufren mucho y ni siquiera saben por qué sufren...

719. El pobre animal intelectual equivocadamente llamado hombre, es semejante a una casa en desorden, donde en vez de un amo existen muchos criados que quieren siempre mandar y hacer lo que les viene en gana...

720. Tener dinero no es todo.  La vida de muchas personas ricas suele ser verdaderamente trágica.

721. Cualquiera puede formarse una rica cultura intelectual, mas son muy pocas las personas que han aprendido a vivir rectamente.

722. No os identifiquéis con ningún acontecimiento; recordad que todo pasa, aprended a ver la vida como una película y recibiréis los beneficios.

723. Quien no trabaja sobre sí mismo es siempre víctima de las circunstancias; es como mísero leño entre las aguas tormentosas del océano.

724. Digan lo que digan ciertamente nadie sabe nada, la vida resulta un problema que nadie entiende.

725. La mejor arma que un hombre puede usar en la vida es un estado psicológico correcto.

726. No quieren darse cuenta las personas que vigilar no es morir y que la capacidad para existir conscientemente depende exclusivamente de la calidad de los estados interiores del alma.

727. El dolor desaparece cuando no nos identificamos con el problema que se ha presentado.

728. El sabio puede estar alegre, mas nunca jamás lleno de loco frenesí; triste, pero nunca desesperado y abatido; sereno en medio de la violencia; abstemio en la orgía; casto entre la lujuria, etc.

729. El amor y no la violencia hace, por tanto, su conquista realmente significativa y valedera.

730. Nadie tiene derecho a juzgar a nadie.  Nadie tiene derecho a condenar a nadie.  Nadie es más que nadie.

731. Que las sales del entusiasmo os alumbren en el camino, muy querido y amable lector.  Que las fuerzas del tigre os acompañen.

732. Que los cocuyos de sabiduría iluminen vuestro intelecto.

733. Que las ranas de esmeralda señalen los senderos croando sin descanso.  Que ella, la Naturaleza, sea pródiga contigo.

734. Sean las bendiciones de Amenzano con su inalterabilidad por toda la eternidad.

 

 

Nuestra intención es que a través de la lectura de ellos, se compenetre el interesado en conocer la doctrina y filosofía gnóstica enseñada por el Avatara de Acuario. V.M. Samael Aun Weor, presidente fundador del Movimiento Gnóstico Cristiano Universal y Patriarca de la Iglesia Gnóstica Cristiana Universal.

Si el lector es estudiante gnóstico, en el contenido de los pensamientos encontrará respuestas a muchas dudas que podría albergar en su interior.  Lo más importante de esta obra, es que cuando usted se sienta aletargado, fatigado, deprimido, abatido, etc., la abra al azar y lea donde haya abierto; en su lectura encontrará alivio a las tensiones, preocupaciones, etc.

Si usted tiene fe y confianza en el Padre Interno, en casos de dudas o situaciones embarazosas póstrese ante el altar gnóstico y pídale a su Padre Interno que a través de este folleto le dé iluminación y respuesta a sus ansiedades; entonces, con los ojos cerrados, abrirá el librito y con el dedo índice de la mano derecha señalará un pensamiento, el cual le servirá como orientación, guía o consuelo.

En toda la naturaleza existe un orden, pues sabemos que en todo existe el trío de materia, energía y conciencia.  Esa conciencia o elemental se manifiesta en los átomos, protones, neutrones y electrones, es más, aun en las partículas subatómicas.  Así, en nuestro organismo encontramos estas conciencias atómicas que tienen su jefe en la conciencia del átomo, en el núcleo; éstas a su vez siguen a la conciencia de la célula, y las células, a la conciencia de un órgano, que se constituye en una jerarquía, y por supuesto ellas también seguirán el ordenamiento de las iglesias o chakras principales, que son siete, y cada una de ellas tiene un regente interior.  Finalmente, éstas se regirán por la conciencia o esencia del humano.

Así, estas esencias esperan que nosotros nos autorrealicemos para que puedan también autorrealizarse; es decir nos adoran como nosotros a nuestro Íntimo.

Así, en toda la naturaleza existen grados y grados, escalas y escalas ante las cuales nos inclinamos reverentes.  Éste es el orden teocrático que va desde lo infinitamente pequeño hasta lo infinitamente grande, en los siete principales planos de conciencia y en todo lo creado.

Dedicamos este modesto trabajo al Patriarca I, V. M. Samael Aun Weor, a su sucesor, V. M. Gargha Kuichines, Patriarca II, y al Orden Teocrático en general establecido en el cosmos infinito.

 

 
El doctor Jorge Adoum es uno de los autores sobre temas metafísicos más prolíficos de los últimos treinta años, sin que ello atente en ningún momento en perjuicio de la calidad de su producción.


Médico destacado y extraordinario esoterista, se le asignó el título de Mago Jefa y residió largo tiempo en Brasil, falleciendo en Río de Janeiro el 4 de mayo de 1958. Considerado por sus discípulos como un instructor de excepcionales condiciones para la difícil trayectoria que exige la superación personal y la vislumbre de niveles superiores de existencia, su obra escrita alcanza una amplia gama de trabajos sobre temas trascendentes en su mayoría no encarados por otros autores.
El contenido del presente libro se fundamenta en la premisa de que YO SOY es la expresión de la presencia de la divinidad en cada ser humano, es decir, la parte espiritual que, como vida, inteligencia y actividad, actúa en cada persona. Su finalidad es prepararnos para sentir conscientemente nuestra unión con el Dios Intimo, alcanzando así las llaves del saber, del poder y del amor.


“Cada aspirante debe saber –dice el autor- que él es el único modulador de su mundo y copartícipe de formular los de los otros, por medio de sus sentimientos, pensamientos y acciones”.


La senda para alcanzar esta realización es señalada paso a paso a través de una serie de autorreafirmaciones del YO SOY, que tienen por finalidad movilizar la sustancia única de la cual es Creador formó el cielo y la tierra, obrando sobre esta Luz y haciendo a la Naturaleza sumisa a las modificaciones de la Inteligencia.
A tal fin, el doctor Adoum concreta una afirmación mental-emocional para cada día del año para ser practicada como tema de concentración, esquematizando un curso de verdadera iniciación interna del individuo acorde con los requerimientos físicos y morales indicados, que le permitirán alcanzar una salud y felicidad espiritual y material como antes nunca tuviera.
YO SOY es entonces la Presencia Divina en cada ser, que iluminará a todo aspirante que, poniéndose a tono con ella anhele consagrarse a la vida superior para descubrir el arcano de la sabiduría de las edades, que podrá aplicar luego a la mejor comprensión del universo que lo circunda y a alcanzar una vivencia plena de armonía con sus semejantes. “Cuando el hombre mantiene, con suficiente determinación, su atención en YO SOY, la perfección se manifestará en todas las experiencias de la vida”.


Este libro reúne pues las características de un breviario práctico recomendable a todos los espiritualistas sin distinción de escuelas, pues sus páginas transmiten enseñanzas de valor permanente aureoladas por un puro mensaje de amor.
 


En vuestras manos serán depositadas las llaves del Poder: lo que atéis en la tierra será atado en el cielo y lo que desatéis en la tierra será desatado en el cielo.


 
Pongo en vuestras manos las llaves del Saber, del Poder y del Amor para vuestra felicidad y dicha. Vuestra es la culpa si no queréis usarlas. Las condiciones son, siempre, las mismas que las del principio: SABER, QUERER, OSAR y sobre todo CALLAR.


Estas enseñanzas deberían ser preparadas para un extensísimo curso interno que abarca 365 semanas o los siete años que exige una verdadera INICIACION INTERNA. El que las pone en vuestras manos las redujo a 365 días, cargando, naturalmente, con las responsabilidades del caso.
Debéis de saber que YO SOY es LA PRESENCIA DE DIOS EN CADA SER HUMANO. Nunca se debe olvidar esto, YO SOY (es) LA VIDA, LA LUZ, LA SUSTANCIA, LA INTELIGENCIA Y LA ACTIVIDAD (“en el que vivimos, nos movemos y tenemos el ser”), de una manera inconsciente. El objeto de estas prácticas es prepararnos para sentir conscientemente nuestra unión con el PADRE, YO SOY, el DIOS INTIMO.


El hombre tiene dos YOS o está compuesto de dos entidades: El Yo personal, el corporal, el objetivo o CARNAL como lo llama San Pablo, y que tiene su propia mente; y YO SOY, el que, por medio de sus atributos el cuerpo físico y su mente tiene vida y puede moverse.
Cada vez que un hombre dice “YO SOY” la sustancia única de la cual Dios formuló el cielo y la tierra, se pone en movimiento. “Que la Luz sea hecha” y el fluido y la vibración se pusieron en movimiento. Decir YO SOY es obrar sobre esta Luz, y por su medio, sobre toda la naturaleza sumisa a las modificaciones de la Inteligencia.


Esta sustancia única obedece constantemente al pensamiento, pero ¡Ay de quien la emplea por medio de YO SOY para la destrucción o para dañar a sus semejantes! Más le vale colgar en su cuello la piedra del molino y ser echado al mar.
No todos los que me llaman: Señor, Señor, serán salvados, sino sólo aquellos que cumplan la voluntad del Padre que me envió. Pues así también, no sólo es suficiente invocar la “PRESENCIA YO SOY” y cruzar los brazos esperando que las peticiones se hagan por obra y gracia, o que alguien las haga siempre por nosotros; al contrario, debemos ser buenos hijos, buenos padres, buenos esposos, buenos amigos y buenos ciudadanos, y en cada uno de estos puntos hay muchos deberes que cumplir.


Para la realización perfecta, es menester cumplir con ciertas condiciones:
1. Tener un cuerpo sano;
2. Tener una aspiración pura; y
3. Tener una consciencia perfecta.


Para tener un cuerpo sano es necesario practicar las indicaciones siguientes que pueden ayudar mucho.
Al despertarse del sueño hay que practicar algunos ejercicios respiratorios, por lo menos siete veces, que consisten en hacer siete inspiraciones rítmicas con la mayor pureza del  pensamiento. Cualquier ejercicio es bueno, pero nosotros indicamos el más sencillo y menos perjudicial.
Aspirar lentamente por la nariz contando mentalmente hasta ocho palpitaciones del propio corazón, u ocho segundos.
Retener el aliento durante cuatro segundos en los pulmones.
Exhalar el aire durante ocho segundos hasta vaciar totalmente los pulmones.
Retener los pulmones vacíos durante cuatro segundos.


Si se puede practicar este ejercicio más de siete veces es mejor.
Después de los ejercicios respiratorios es muy recomendable practicar otros ejercicios de gimnasia sueca durante cuatro o cinco minutos, para conservar la flexibilidad de la columna vertebral. Después de estos ejercicios ya se puede comenzar con la afirmación de cada día como será explicado después.
Hay que bañarse frecuentemente sin castigar el cuerpo con agua muy caliente o muy fría. Los baños de sol sobre el cuerpo, menos la cabeza, son muy útiles.
Curar el estreñimiento intestinal. Para el efecto hay que tomar cada media hora 30 gramos de agua pura, es decir, una cucharada. Hay que tomar mucha fruta de estación y lavar los intestinos con un lavado de agua tibia, por lo menos una vez por semana, hasta que se normalice la digestión.
Es permitido comer y beber de todo, empleando el sentido común: usar y no abusar.
La salud mental y la tranquilidad de conciencia son muy necesarios para la adquisición de la salud del cuerpo. El sexo tiene que ser controlado con prudencia. Los vicios solitarios y antinaturales abren en el huevo áurico ciertos boquetes por donde penetran los elementales inferiores, los que a menudo dan paso a ciertos elementarios (llamados espíritus) para gratificar sus pasiones y bajos deseos. Estos vicios y la lujuria inutilizan la acción del YO SOY en su cuerpo-templo.
Nunca el aspirante debe criticar o juzgar a los demás.


Es necesario masticar suficientemente el alimento. Cada tipo tiene que buscar el alimento y la vida más adecuada para su temperamento. El tipo físico caracterizado por la anchura y robustez de sus mandíbulas, tiene que vigilar la marcha de su estómago, hígado e intestinos; el tipo mental, de sus pulmones, y el espiritual debe vigorizar sus órganos sexuales con respiraciones profundas y baños genitales con agua fresca.


El ejercicio de la afirmación diaria consiste en sentarse en posición erecta y entrelazar los dedos de las manos con las yemas de los pulgares pegados una contra otra. En este estado formular el deseo y aspirar a obtenerlo con mucha nitidez, decisión y certeza; luego inspirar lentamente por la nariz hasta llenar los pulmones, retener el aliento el mayor tiempo posible sin llegar a la fatiga. Es muy beneficioso durante la retención orar mentalmente el PADRE NUESTRO como lo enseña el MAESTRO en El Evangelio y meditar el significado de cada párrafo tal como lo hemos explicado en nuestra obra “La Magia del Verbo”, aplicando cada petición a un centro magnético del cuerpo.


Al exhalar hay que afirmar con voz baja, pero audible, la afirmación del día, siete, o catorce o veinte y una vez. PERO DURANTE EL DIA Y SIN EJERCICIO RESPIRATORIO SE DEBE AFIRMAR CENTENAS DE VECES, CON LA MENTE ATENTA Y CONSCIENTE EN LO QUE SE AFIRMA.


Quien mantiene sus pensamientos en un ideal, infaliblemente lo realizará. El pensamiento es el hombre, “tal como piensa el hombre en su corazón así es el”.
Durante la práctica es menester alejar de la mente toda tristeza, preocupación y duda porque estos estados atraen, al cuerpo, átomos negativos. INVOCAR YO SOY ASPIRAR CON ALEGRÍA E INSPIRAR CON FUERZA EXTERMINA TODOS LOS ATOMOS DESTRUCTORES DEL CUERPO (Ver LAS LLAVES DEL REINO INTERNO y EL REINO O EL HOMBRE DEVELADO).


YO SOY LA PRESENCIA DIVINA que ilumina a todo aspirante que quiere dedicarse a la vida superior, para descubrir todas las sabidurías de las edades. Su dedicación le dotará de un carácter inmaculado y será sexualmente fuerte y domador de sus fieras internas.
Estas enseñanzas herméticas se practicaban hace miles de años en Egipto y eran reveladas, solamente, a los seres merecedoras de ellas.
Cada aspirante debe saber que él es el único modulador de su mundo y copartícipe de formular los de los otros, por medio de sus sentimientos, pensamientos y actos. De esta manera nunca se debe olvidar de su deber permanente de cargar la mente, el cuerpo, el hogar, el mundo y toda actividad CON EL AMOR de YO SOY y el propio mundo se convertirá en Edén.


Tres veces al día hay que practicar la concentración durante cinco minutos cada vez; en estos momentos se debe acallar lo externo o cerrar la puerta del aposento como enseña Jesús. Hay que meditar en silencio y luego llamar a “YO SOY LA PRESENCIA DE DIOS EN ACCION” y todo deseo constructivo se realiza como por magia. La meditación durante los cinco minutos debe ser como invocación de la mente personal objetiva a YO SOY y LA AFIRMACIÓN SERÁ COMO LA RESPUESTA DE YO SOY A LA INVOCACIÓN. Ejemplo: El aspirante quiere ayudar al gobernante de su país, entonces debe proceder de la siguiente manera:
1. Pensar que el gobernante es un hombre justo, recto, honrado y que fue elegido por merecimiento para dirigir sabiamente la nación.
2. Practicar el ejercicio respiratorio descrito anteriormente, y al exhalar debe afirmar.


3. La afirmación será: “YO SOY EL ACIERTO, LA JUSTICIA Y LA RECTITUD EN ESTE GOBERNANTE”.
De esta manera el discípulo se convierte en Salvador del mundo y no, como creen algunos, que por medio de la revolución y el derramamiento de sangre, pueden mejorar la situación.


Nos fue enseñado que cuando un hombre dice, con pureza, “YO SOY” proyecta una especie de fuego de color violeta que consume y disuelve toda creación discordante de su aura. Es la llama de la Zarza de Orbe, la llama del PURO AMOR Divino que está esperando el sentimiento y el pensamiento del hombre para convertirse, en acción  dinámica, en su mente, cuerpo y aura y para limpiarle de toda imperfección, y así YO SOY podrá derramar, a través de él, luz, amor y poder sin entorpecimiento.


Todo hombre arrastra un saldo de errores a través de su larga existencia en el mundo. Con pensamientos y evocaciones discordantes, él creó, en la atmósfera que le rodea, formas nocivas, horribles y desagradables que actúan según sus índoles de vibraciones; pero por otra parte YO SOY DIOS EN ACCION emana siempre un fuego consumidor de toda impureza y formas malignas creadas por el hombre y es al hombre a quien le toca aplicar la LLAMA DEL AMOR DIVINO para destruirlas, consumir todas sus propias creaciones y purificar su mente, su cuerpo y su mundo. ESTE ES EL PERDÓN DE LOS PECADOS. Esta es la liberación de todas las limitaciones y las imperfecciones.


Cada individuo debe purificarse de sus propias creaciones mediante el amor a sus semejantes. Ningún ser puede salvarse sólo, pues para salvarse tiene que salvar a los demás con él. Nadie puede escapar a la Ley de AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS. Inútiles son las iglesias, las oraciones, las religiones y las escuelas sin esta ley. Todas ellas, con sus monumentos, no pueden nivelarse con esta frase de seis palabras: “AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS”. Antes de pensar en sí mismo hay que pensar en los demás. YO SOY LA LLAMA DEL AMOR DIVINO QUE PURIFICA LA SUSTANCIA MENTAL, EMOCIONAL Y FÍSICA; DISUELVE Y CONSUME EN MIS HERMANOS Y EN MÍ, TODO LO IMPERFECTO Y VIVIFICA NUESTRO CORAZÓN PARA AMAR COMO YO SOY; AMA.


La llama del amor Divino acelera las vibraciones en los tres cuerpos, a un grado tal en él, que ninguna imperfección densa y baja pueda subsistir. SOLO EL AMOR DIVINO A LOS DEMÁS PUEDE OBRAR ESTE PRODIGIO y ejercitar al discípulo para convertirlo en Maestro y Salvador del mundo.


EL REINO DE DIOS ES EL REINO DE LA LLAMA DEL AMOR DEL CUAL NOS HABLA JESÚS en su sermón de la Montaña; “Pedid el reino de Dios y su justo uso”, pues el Reino o la llama del amor es todo gozo, victoria, libertad, perfección, gloria, belleza, abundancia, etc. todos estos dones debemos crearlos en el prójimo para que se reflejen en nosotros y para que la personalidad sea consumida con sus miedos y temores.


El uso consciente de las afirmaciones diarias, en provecho del prójimo activa y proyecta el fuego divino con mayor facilidad y así se cumplen las palabras de Jesús cuando nos dijo: ... “Mayores cosas haréis”. La llama Divina es la Fuente de Todo Poder que mana del Corazón de Dios; solamente por el uso constante con conciencia y altruismo, el aspirante aniquila los dos ladrones de la felicidad humana que son el temor y la duda.


Todo individuo puede llegar a la perfección en esta tierra; pero no todo ser humano quiere llegar a ella. Cuando el hombre mantiene, con suficiente determinación, su atención en el YO SOY, la perfección se manifestará en todas las experiencias de la vida. Yo soy fabricante de magos, decía un ser audaz; pero, así como fabricar oro se necesita de oro, así también para fabricar magos es menester de seres con pasta de magos.


El Fuego Sagrado mantiene y realiza todo lo que existe en el cielo y en la tierra. Es la PRESENCIA YO SOY mediante la cual todo ser humano puede expresar A LA LEY DIVINA EN ACCIÓN. Aquél que usa este fuego, por medio de la afirmación consciente, forma alrededor de su mente, cuerpo, hogar, mundo y todos los asuntos, una aura de
intensa luz y recibirá las bendiciones que trascienden sus más caros anhelos y acariciados sueños.
Si los médicos y enfermeras supieran el manejo de esta llama consumidora, podrían actuar y dar ayuda que no tiene límite a sus enfermos, sin ser afectados ni contaminados por las mismas enfermedades.


Si los maestros de escuelas manejaran el poder de la Llama Divina en sus discípulos, podrían enseñar con un trascendental adelanto, durante largo tiempo, sin sentir cansancio ni agotamiento. Si los comerciantes y negociantes la emplearan, evitarían el engaño, el robo, la intriga y la discordia de la humanidad.


¡Discípulo! Si los maestros, políticos, sacerdotes y demás directores de la humanidad no quieren o no sospechan la presencia de la Llama Divina para utilizarla, Vos tenéis el deber de usarla por ellos. Vos estáis obligado en convertiros en luz, guía y salvador de ellos. Vos tenéis que mantener y atizar, por medio del amor y la afirmación, esta llama, esa LUZ INEFABLE, en ellos. La misión del Super-hombre, del ser excelso, es la de intensificar el fuego DIVINO en sus semejantes para que no resistan al flujo de “YO SOY DIOS EN ACCIÓN EN CADA UNO DE ELLOS” y así vibrarán armónicamente al mismo unísono de la Ley, hasta que llegue a ellos la comprensión y responderán a su llamado.


Esta es la misión del discípulo y salvador: No pensar en sí mismo y dedicar todos sus esfuerzos para salvar a los demás. No esperar nada de nadie y que esté preparado para dar todo.


Quien da recibe: Practicad esto con amor impersonal, durante cinco o diez minutos cada día y antes de un año sentiréis tal libertad y soltura en el cuerpo, tal iluminación en la mente, tal acierto en los trabajos y tal poder en los pensamientos y palabras que ya no querréis hacer otra cosa que continuar esta práctica. Porque “YO SOY LA PLENITUD DEL AMOR” y en la Plenitud del amor están todas las cosas deseadas.


Estamos seguros que estas semillas que sembramos hoy, en los corazones y mentes de los hombres, no serán aprovechadas sino por cinco o diez por ciento de los que las reciben. Los demás, por encontrarlas sencillas o porque no cuestan mucho dinero, o por no comprenderlas, no las sabrán apreciar; pero nosotros somos los sembradores y la Madre Naturaleza es la que tiene a su cargo la vida y el crecimiento de las semillas.


Todo deseo, aspiración o anhelo es una llamada del yo personal al Intimo “YO SOY”. Es Su Voluntad que quiere manifestarse en lo externo.
Cuando el discípulo pide debe comprender que el “YO” externo es el que llama a “YO SOY DIOS INTIMO”, quien gobierna la sustancia y la energía para que decrete su expresión.


“YO SOY” es la Poderosa e Infinita Presencia de Dios en acción, que tiene en su poder todos los principios de vida y actividad en el mundo y en cada ser. De su poderosa esencia nos llega todo lo que es. Es la Omnipotencia de la Vida; es la Omnipresencia de la LUZ, ES DIOS en acción que gobierna y guía las mentes humanas hacia la Verdad y Justicia.


Dios es Vida y la Vida es Amor, Paz, Armonía y Bienestar. A ella no le interesa quien la use; es como el sol que alumbra al bueno y al malo, al lobo y al cordero, “YO SOY” es la  misma vida activa y cuando un hombre dice “YO SOY”, hace vibrar todo el poder de la vida y abre la puerta a su efluvio y flujo naturales, porque “YO SOY” es la Plena Actividad de Dios y por tal motivo, nunca jamás, el discípulo debe consentir que su pensamiento coloque una negatividad a “YO SOY” o entorpecer la actividad de ESA VIDA como cuando dice “yo no puedo”. “Ya estoy aniquilado”. “Yo soy feliz”, etc. ... porque con estas afirmaciones inutiliza la energía de dios que está en sí mismo y en su mundo.


Debemos saber que al decir “YO SOY” estamos invocando la acción de Dios en nosotros y en nuestra vida, y de esta manera abrimos la puerta a la poderosa Inteligencia para expresar en el mundo externo. Para esto es necesario calmarse tomando asiento y calmando el “Yo externo”. Esto nos abastecerá de la Energía, cada vez que la necesitamos.


No se debe poner atención sobre una cosa que no queremos. El sentimiento alegre es más eficaz que todos los esfuerzos desesperados y tristes, porque alegría significa amor y el amor es la libertad de Dios que se manifiesta en todo.
Todo ser humano desea la perfección, la hermosura y la abundancia; esto demuestra que “YO SOY” al querer expresar estos atributos enciende el deseo en la mente y el corazón del hombre, para que éste le sirva de instrumento de manifestaciones. Si el ser humano permite a la “PRESENCIA YO SOY”, que está en él, que actúe conscientemente, ella influirá sobre el cuerpo haciéndolo más puro y perfecto; más bello y armónico.
Todo ser humano puede entrar al Reino de “YO SOY” y pedir que su voluntad sea hecha, así en el cielo más elevado del ser como en la tierra más densa del cuerpo físico. A esto se refiere la sabia afirmación Bíblica: “Quedaos tranquilos y sabed que YO SOY DIOS”: es decir, hay que calmar la mente para que “YO SOY” actúe con su poder dinámico en la vida de cada uno. Esto confirma que cada forma externa no es más que la vestidura de YO SOY, que usó para expresarse en la octava más densa en que el ser humano se había sumergido.