Curso de autoconocimiento de la Gnosis. 12

 

Los Tres Factores de Revolución de la Conciencia

Hasta la lección 19, antes de la lección sobre Evolución e Involución, habíamos aprendido que nuestro objetivo principal era autoconocernos y, a través de la muerte psicológica, elevar nuestro nivel del Ser y despertar la conciencia, provocando así un gran cambio en nosotros mismos.
Ya en la lección anterior, que fue sobre Evolución e Involución, aprendimos cosas más avanzadas, como las diferentes dimensiones de la naturaleza, sobre nuestro Real Ser y sobre el objetivo de vivir en este mundo, o sea, la Auto-Realización Intima del Ser.

Decimos esto para aclarar que todo lo que aprendimos hasta ahora sobre el morir psicológico y elevar el nivel del Ser, viene a ser justamente uno de los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia, que es el tema de esta lección.
La palabra “revolución de la conciencia” significa un cambio radical de la conciencia provocada por nosotros mismos, a través de un trabajo y esfuerzo conscientes.

 

Los Tres Factores de Revolución de la Conciencia.

Para lograr la Auto-Realización Intima del Ser, es fundamental trabajar equilibradamente con los siguientes tres factores:

 

1 – El Morir o muerte de los defectos psicológicos.

Es la llamada muerte mística o psicológica, que estudiamos detalladamente durante este curso.
Es conveniente dejar claro que este factor Morir no tiene ninguna relación con la muerte física o con el morir del cuerpo físico. Es algo exclusivamente psicológico e interior.

 

2 - El Nacer.

Corresponde a la sabia manipulación de la energía sexual, conocida e estudiada, de forma velada, entre los pueblos griego, egipcio, chino, indio, tibetano, persa, etc.
Algunos términos que refieren al Nacer son Piedra Filosofal, Alquimia (transmutación del plomo de la personalidad en el oro del Espíritu), Magia Sexual, Supra-sexo, etc.

 

3 - Sacrificio por la humanidad.

La palabra sacrificio es la unión de las palabras sacro (sagrado) y oficio. Luego significa un trabajo superior o mismo divino.
El tercer factor de revolución de la conciencia es la entrega de los conocimientos necesarios para hacer la revolución de la conciencia, es decir, los Tres Factores de Revolución de la Conciencia, a todas las personas que quieran conocerla, sin distinción o discriminación de cualquier especie, sin exigir o mismo esperar nada a cambio.

De esto tenemos varios ejemplos en toda la historia. Tenemos el ejemplo de varios Maestros o Avataras que entregaron ese conocimiento a los pueblos de sus épocas a través de predicaciones, escritos, libros, escuelas que fundaron, etc., sin jamás exigir algo a cambio de nada.
Cobrar por algo que es universal, que es un legado divino a todos los seres humanos, es un absurdo para el cual no existe justificativo.

Existen varias formas de sacrificarse por la humanidad:

 

  • Enseñando ese conocimiento a las personas con las cuales convivimos diariamente y que se interesan por el asunto, pero nunca se olvide que debemos siempre respetar el libre albedrío de todos.
  • Recibiendo y practicando esas enseñanzas, pues así, naturalmente, servimos de ejemplo para los demás.
  • Indicando a las personas interesadas dónde obtener esos conocimientos, por ejemplo a través de este sitio, distribuyendo a los interesados el material del curso está disponible para descarga.

También podemos concluir que lo contrario de sacrificarse por la humanidad es sacrificar la humanidad.
Por eso nunca debemos:

 

  • Jamás, en hipótesis alguna, cobrar o mismo esperar algo a cambio de la entrega de esos conocimientos.
  • Recibir ese conocimiento y no practicarlo. Eso inevitablemente, aunque intentemos disimular, en algún momento será descubierto en la forma de acciones y ejemplos y eso solamente ayudará a desanimar a las personas a practicar esas doctrinas.
  • Ocultar las fuentes donde sabemos que las personas pueden obtener ese conocimiento.
  • Ingerir, ofrecer o comercializar bebidas alcohólicas y mucho menos substancias alucinógenas y narcóticos. Ya vimos los maleficios que eso causa.

 

Las leyes de Karma y Darma

Cualquier acto, sea bueno o malo tiene su consecuencia. Si practicamos el bien la consecuencia será buena para nosotros, si tenemos una mala conducta las consecuencias serán malas también.
No existe acción sin causa ni tampoco causa sin acción.
Y para juzgar nuestras acciones existe en los mundos superiores el Tribunal de la Justicia Divina, que también llamamos de Ley Divina, y es compuesta por seres superiores, maestros de conciencia despierta, cuya función es pesar nuestras buenas y malas acciones y aplicar de forma justa una sentencia, la consecuencia de nuestras acciones.

 

El Tribunal de la Justicia Divina.

Este tribunal está regido por Anúbis y sus 42 jueces.
En las pirámides de Egipto fueron encontradas varias ilustraciones del Tribunal de Justicia Divina.
En estas ilustraciones el regente Anúbis es representado por un hombre con la cabeza de chacal y los 42 jueces son simbolizados por diversos animales.

La Ley Divina tiene como base la justicia y la misericordia. La Justicia sin misericordia es tirana. La misericordia sin justicia es tolerante y complaciente con el delito.
Si al pesar nuestras acciones en una balanza, el plato de las buenas acciones está más pesado el resultado será un Darma, que es una recompensa por las buenas acciones que realizamos.
La palabra Darma (del sánscrito Dharma) significa también realidad o aún virtud.
Si ocurrir lo contrario, si el plato de las malas acciones está más pesado el resultado será un Karma para nosotros, o sea, sufrimiento, dolor, adversidades, etc.
La palabra de origen sánscrita Karma significa acción. Podemos entenderla cómo acción y consecuencia.

 

Los tipos de Karma.

Existen varios tipos de karma:

Individual: cuando es aplicado específicamente a una persona. Por ejemplo en el caso de una enfermedad.
(es importante resaltar que ni todo sufrimiento o acontecimiento malo es cármico, pues debido a nuestra inconciencia podemos causar directamente nuestro sufrimiento. Ej. : una persona que atraviesa la calle sin prestar atención y es atropellada).

Familiar: cuando es aplicado de tal manera que afecta toda la familia. Por ejemplo, en el caso de tener una persona de la familia que sea viciado en drogas. Esto traerá sufrimiento para todos que están alrededor.

Regional: cuando es aplicado en una determinada región. Por ejemplo, las secas, las inundaciones, o otras adversidades climáticas que ocurren en determinados lugares.

Nacional: es una ampliación del karma regional. Tenemos el ejemplo de países que son desbastados por guerras, dictaduras, miserias, desastres naturales, etc.

Mundial: cuando es aplicado a toda la humanidad. Tenemos el ejemplo de las guerras mundiales, epidemias, grandes desastres naturales, etc.
No podríamos dejar de alertar en este momento sobre la aproximación del planeta Hercólubus, que causará terribles cataclismos, terremotos y desastres naturales por todo el planeta. Esto ya está ocurriendo lentamente y intensificando cada vez más.
Para obtener más detalles sobre este importante tema recomendamos la lectura del libro Hercólubus o planeta rojo, que es un serio alerta dado por el V.M Rabolú.

Katância: es el Karma más riguroso, que es aplicado a los Maestros, que a pesar de sus innumerables perfecciones, pueden cometer errores y ser penalizados.

Kamaduro: es un Karma que se aplica a errores graves, asesinatos, emboscadas, torturas, etc. Este tipo de Karma no es negociable y cuando es aplicado va inevitablemente hasta las últimas consecuencias.

Karmasaya: ese Karma también no es negociable y es aplicado cuando la persona comete adulterio.
En las escrituras sagradas está escrito que “todo pecado será perdonado, menos los pecados contra el Espíritu Santo”, y ese pecado es el adulterio. ¿Pero qué es considerado adulterio ante la Justicia Divina?

Ante la Ley Divina cuando dos personas se unen sexualmente ellas están casadas en los mundos internos (independientemente de ser casadas por las leyes físicas.)
Por tanto, si la persona tiene más de una pareja sexual en un determinado espacio de tiempo (menos que un año), esa persona comete adulterio y lanza un Karma sobre sus espaldas.

Cuando dos personas se unen sexualmente, por estar internamente casadas, sus Karmas se suman y se tornan comunes a los dos.
Y si una de esas personas tiene otra relación sexual con una tercera persona, esa última tendrá los karmas de los tres.
Sabiendo eso podemos entonces hacernos una idea de cómo es grave la situación kármica de la humanidad.

 

Los Negocios.

Como fue dicho antes la bases de la Ley Divina son la justicia y la misericordia. Eso quiere decir que, por más duro que parezca nuestro karma, podemos pagarlo con buenas acciones y entonces no necesitaremos sufrir.

“Cuando una ley inferior es transcendida por una ley superior, la ley superior lava la ley inferior.”

“Haz buenas obras para que pagues tus deudas. Al león de la ley se combate con la balanza.”

“Quién tiene con que pagar, pague y salga bien en sus negocios; quién no tiene con que pagar pagará con dolor.”


Si en el plato de la balanza cósmica colocamos las buenas obras y en otro las malas, es evidente que el Karma dependerá de cuál plato estará más pesado. Todos somos grandes deudores, sea debido a nuestros actos en ésta o en pasadas existencias.
Por eso es urgente que mudemos nuestra conducta diaria.

En vez de protestar por tener dificultades, debemos preocuparnos en ayudar a los demás.
En vez de protestar por estar enfermos, debemos si dar medicamentos a los que no pueden comprarlos, llevar al médico los que no pueden ir, etc.
En vez de reclamar de las personas que nos calumnian, debemos si aprender a ver el ponto de vista ajeno y abandonar de una vez la calumnia, las intrigas, las reclamaciones, etc.

Nuestro karma puede ser perdonado se eliminamos la causa de nuestros errores, de nuestra ira, de nuestra envidia, de nuestro orgullo, etc.
La causa de nuestros errores y por consiguiente, de nuestro sufrimiento es el ego, nuestros defectos psicológicos.
El ego es el que nos torna infelices, perversos y desgraciados. E l mundo sería un paraíso si las personas eliminasen de sí mismas esas abominaciones inhumanas.
No es posible tener una conducta reta si somos controlados por los defectos psicológicos.

Conforme vamos eliminando nuestros propios defectos el karma referente a tal o cual defecto va siendo perdonado. Esto es misericordia.
Nunca debemos protestar contra nuestra situación kármica, pues eso sólo la va a agravar.
El Karma es una medicina que nos aplican para que veamos nuestros mayores defectos (la causa de nuestro sufrimiento), para que entonces pasemos a eliminarlos a través de la muerte mística o psicológica.