Manejando las emociones negativas

    El origen emocional de la enfermedad

   

 Manejando las Emociones Negativas

El trabajo personal para desarrollar nuestra capacidad de manejo emocional es uno de los aspectos más importantes de nuestro crecimiento y bienestar psicológico. No es un tema sencillo. De hecho, casi toda la dificultad del trabajo que se hace en la terapia psicológica se basa justo en que resulta complejo manejar las emociones negativas. No es algo difícil, pero sí requiere hacer una serie de trabajos emocionales de diferentes tipos. Conocer estos ejercicios y aprenderlos vale la pena porque nuestra salud emocional es la base de nuestra felicidad, la armonía y plenitud de nuestras relaciones, y nuestros éxitos en la vida.

Las emociones negativas nos pueden afectar de muchas maneras. El trabajo y los ejercicios con estas emociones se pueden utilizar de varias formas. Primero es importante que tengas claro el objetivo que estás buscando en cada ocasión que trabajas con tus emociones.

 

1. Puede ser que alguna vez en alguna situación hayas tenido una determinada reacción y te inquiete el no poder comprender por qué la tuviste. Quizá desees entender más al respecto para evitar que vuelva a suceder.

2. Puede ser que siempre tengas una reacción determinada que no deseas o no te explicas frente al mismo tipo de estímulos o situaciones y quieres cambiar esa reacción.

3. Puede ser que en general tiendas a tener algún tipo de reacción emocional “negativa” en particular (como miedo, enojo, etc.) ante muy variados estímulos o situaciones y sientas que ese aspecto de tu personalidad (enojón, miedoso, chillón, etc.) no te es agradable por la frecuencia que sucede y quieras transformarlo.

4. Puede ser que en general sientas que eres víctima de muchas emociones diferentes negativas que veas que tu personalidad es de tipo muy voluble y quieras cambiar hacia una manera más estable de responder.

 

Los pasos para trabajar las emociones negativas.

Cualquiera que sea el caso, el método de trabajo es el mismo. A continuación vamos a dar los pasos exactos a seguir para manejar nuestras reacciones emocionales negativas. Recordemos que no se trata de esconderlas o reprimirlas, sino de ir descubriendo cuales son las áreas de nuestra mente que están reaccionando y porqué lo están haciendo para luego trabajar en su maduración y así crecer como personas autónomas y sanas emocionalmente. Esto es todo lo opuesto a las instrucciones simplistas de manejo de emociones que sugieren sencillamente “controlarse y aguantarse” o “relajarse” para ser “ecuánime y racional”, con lo que, la mayoría de las veces, en lugar de favorecer el desarrollo emocional solamente lo estancan provocando mayores problemas de salud física y emocional así como más conflictos de relaciones.

Como veremos la recomendación simplista de autocontrol emocional es útil pero sólo como un paliativo que nos permite esperar o buscar una situación adecuada para trabajar con nosotros mismos y aplicar las verdaderas técnicas de manejo de emociones, el autocontrol por sí solo nunca es la solución real a nuestras reacciones negativas.

La recomendación de “relajarse” es un poco más sana que la del “controlarse y aguantarse”, pero tampoco es la solución a las reacciones emocionales. Sirve para mantener cierto grado de ecuanimidad, pero no resuelve de fondo nuestra conflictiva por lo que no resulta del todo efectiva, a menos que sea usada en conjunto con las técnicas más profundas de manejo emocional dentro de un método bien organizado por profesionales.

 

Los 3 grupos de técnicas para cambiar las respuestas emocionales:

Para manejar nuestras emociones podemos clasificar a las técnicas y/ejercicios en tres grandes áreas de trabajo:

 

Técnicas de control emocional inmediato. Son las técnicas que nos sirven para controlar nuestras respuestas emocionales justo en la situación y el momento en que se dispara la reacción. Son técnicas las necesarias para controlar y responder adecuadamente ante las situaciones de la vida en que no podemos permitirnos actuar y expresar esas emociones.

Las técnicas más importantes tienen que ver con el manejo de la atención. Cuando vivimos una emoción negativa, nuestra atención se mueve automáticamente hacia pensamientos que mantienen esa emoción activa o que la hacen crecer. El objetivo de las técnicas de control es evitar que cuando se dispara una emoción negativa, nos arrastre y la expresemos.

Son 5 técnicas que forman una secuencia que con la práctica se van haciendo automáticas y se van haciendo cada vez más eficientes. Cuando ya las has practicado un poco, se va haciendo más fácil no enojarse, tener miedo, deprimirse, desesperarse, etc. porque cuando surge la emoción, nuestro cerebro se ha ido acostumbrando a controlarla y a generar una emoción positiva que la contrarreste. Así nuestra manera de actuar ante un jefe con el que tenemos un conflicto, o cuando estamos en una discusión de pareja o cualquier otra situación, reaccionamos inteligente y positivamente.

 

Técnicas y ejercicios para descubrir y entender las causas de nuestras reacciones emocionales. Son los pasos a seguir para entender exactamente lo que nos hace reaccionar en cada situación particular y las maneras en que podemos cambiar esas reacciones de manera permanente. A través de estos ejercicios y reflexiones podemos decidir qué tipo de trabajo tenemos que hacer para transformar aspectos de nuestra personalidad para cambiar nuestras respuestas emocionales negativas de manera permanente. Sin entender lo que causa nuestras emociones, no podemos saber si nuestras emociones negativas están causadas por el miedo, la falta de autoestima, un mal hábito emocional, una mala percepción de las cosas, etc.

La clave de estas técnicas esta en ayudar a hacer una análisis de la situación que nos provoca una respuesta emocional negativa y el tipo de reacción que tuvimos. Básicamente nos ayudan a identificar los siguientes puntos:

A. Cuál es la Amenaza que está percibiendo tu mente primitiva y de que tipo es.

B. Evaluar si tu reacción era adecuada y congruente de acuerdo a la situación que te amenazaba.

C. Si hubo incongruencia, encontrar el error o la falla en la percepción que te hizo ver una amenaza y reaccionar a ella de una manera inadecuada.

D. Solucionar la falla de percepción para transformar la reacción emocional.

 

Técnicas de cambio emocional permanente y desarrollo de la personalidad. Son programas de trabajo profundo. Esto programas contienen técnicas y ejercicios que permiten nuestro crecimiento hacia una mayor madurez emocional, generando cambios profundos que nos permiten dejar de reaccionar de las maneras en que no lo deseamos. Generan cambios permanentes y positivos en todos los aspectos de nuestra vida. Son esenciales para que funcionen de manera sana las técnicas de control emocional inmediato sin que éstas sean sólo usadas para reprimir y esconder emociones sin resolverlas de fondo. Conforme más crece la madurez emocional con las técnicas de cambio permanente, más fácil es aplicar todas las técnicas. Así que conforme más crecemos, es más fácil aplicar todas las técnicas.

Los Programas Esenciales y de Trabajo Profundo son una serie de programas de trabajo de desarrollo personal muy variados, por ejemplo los programas de Autoestima o de Reprogramación Mental, de Ansiedad, de Manejo de Estrés, etc. Este tipo de programas contienen su propia información particular para cada tema y técnicas y ejercicios específicos. Estos programas funcionan como una forma de terapia psicológica integral, que nos ayudan a desarrollar todos los aspectos de nuestra personalidad. Por eso provocan que tus habilidades para manejar tus emociones se traduzcan en un crecimiento real y permanente que trae beneficios y bienestar en todas las áreas: tu relación de pareja, tu vida familiar, tu nivel económico, tu mundo social y los demás aspectos de tu vida.

Estas técnicas son la base para el desarrollo personal real y la capacidad e inteligencia emocional. En resumen sobresalen los programas de trabajo siguientes:

- El trabajo de Autoestima (no sólo para hacer crecer la autoestima, sino el como manejar la sensación de autoestima para manejar las respuestas emocionales).

- Programas de reprogramación emocional, basados en procesos de manejo de la atención (como visualizaciones y de autohipnosis) y cambios cognitivos de creencias e ideas que generan emociones.

- Técnicas de relajación y meditación aplicadas para desarrollar emociones positivas profundas (sobre todo ligadas al tema del autoestima). En cuanto a la meditación, es usada no sólo como una manera de contactar con un nivel de conciencia místico, sino como una excelente herramienta de manejo de la atención y como base para generar experiencias emocionales positivas intensas.

- Trabajo de duelo. Es una parte muy importante para resolver muchos temas que generan conflictos psicológicos y emociones negativas. Usa técnicas emocionales que permiten aprender a enfrentar la realidad y aceptar las cosas que no son como quisiéramos.

Para terminar quisiéramos hablar un poco sobre la enorme trascendencia que tienen los programas de autoestima, los puntos clave que lo conforman y porqué es la base de todo trabajo emocional.

  

Los puntos clave del Trabajo de Autoestima como base del Manejo Emocional

Hay que hacer una aclaración en este tema antes de comentar este programa de trabajo. Normalmente se cree que el trabajo de autoestima es siempre para elevar el nivel de autoestima, sin embargo la autoestima es una emoción muy importante en la generación de emociones negativas y aprender a manejar el autoestima es clave para el desarrollo de la personalidad y el manejo de las emociones, se tenga alta o baja autoestima.

Lo que es importante entender entonces es que, independientemente de si tienes alta o baja autoestima, conforme más sepas manejar tu autoestima, conforme más sepas sobre qué debes basar tu autoestima en las diferentes situaciones y conforme más sepas identificar cuando estás contactando con tu autoestima y cuando la emoción que estás usando no es de autoestima sino que es un mecanismo de defensa para no sentirte menos que los demás, entonces más mejorarás tu manejo emocional, tu personalidad y por consecuencia tu manera de sentirte contigo mismo, con la vida y con los demás.

Hablemos ahora de la base de nuestro programa de autoestima y porqué es esencial en el manejo de emociones negativas. La primera idea a considerar es que estas emociones se producen cuando nos sentimos amenazados, es decir, cuando nuestro cerebro activa lo que llamamos el Modo de Emergencia (que es base de la generación de emociones negativas). Por lo tanto, una persona que no se siente amenazada por alguna circunstancia, no desarrollará emociones negativas frente a esa circunstancia.

Ahora bien, nos sentimos amenazados por una situación si de alguna manera percibimos que aquello a lo que nos estamos enfrentando o nos esta sucediendo nos es de cualquier forma dañino o desagradable y nosotros no podemos hacer nada para impedir que nos ataque o afecte. En otras palabras, para activar las emociones negativas nuestra mente tiene que evaluar dos cosas: la fuerza de la amenaza y nuestra propia fuerza o capacidad para dominar a la situación. Al hacer esta evaluación puede concluir que nuestra capacidad es mayor que la de la situación que enfrentamos y no se siente amenazada por lo que no activa el Modo de Emergencia.

Pero si al hacer la evaluación, nuestra mente duda de que podamos dominar la situación con facilidad, entonces se disparan las reacciones de emergencia, es decir las emociones negativas. En resumen, las emociones negativas se disparan dependiendo de que tan capaces o incapaces nos sentimos para dominar una situación que nos es desagradable o dañina. Dicho de otra manera, si te sientes tan grande o capaz que ves a la situación chica e inofensiva, no se activa el modo de emergencia, pero si tú te sientes pequeño o débil frente a la situación que ves como grande y peligrosa, se disparan tus emociones negativas.

¿Se ve? Cuando decimos que una situación es amenazante, estamos a la misma vez diciendo que nos percibimos a nosotros mismos como poco capaces de dominar esa situación, y por eso la vemos amenazante. O sea, hablamos de la situación pero a la vez hablamos de cómo sentimos nuestra capacidad frente a esa situación.

Estamos hablando de dos cosas relacionadas: nuestra percepción de la circunstancia que tenemos que enfrentar en la vida y nuestra percepción de nuestra propia capacidad. Por ejemplo, resulta obvio que si te encuentras con un león, te sientes amenazado porque sabes que tú no tienes la capacidad de correr más rápido que el león ni eres físicamente más fuerte que él. Y si te encuentras con un niño chiquito que está enojado y te quiere atacar, no te sientes amenazado porque sabes que tú tienes más capacidad física que él.

Es decir que el hecho de que algo sea vivido como amenazante depende de si tú te percibes como capaz o incapaz de enfrentarte a ello. Depende de cómo te ves tú a ti mismo, capaz o incapaz. Conforme más capaz te ves en una situación, menos emociones negativas en esa situación, conforme más incapaz te sientes frente a algo, más miedo, enojos o depresiones. Y entonces descubrimos un secreto valiosísimo en el manejo de las emociones negativas: la manera en que te ves a ti mismo es uno de los elementos clave del disparo de las emociones negativas. Si te ves fuerte, capaz o valioso en una situación no se dispara el Modo de Emergencia, pero si te ves incapaz o devaluado en algún sentido dentro de la situación se disparan tus emociones negativas. La manera en que te ves a ti mismo se llama Autoimagen y uno de sus aspectos centrales es la Autoestima. Entonces podemos decir que a mejor autoimagen y autoestima, mejor manejo de tus emociones negativas.

El manejo de tus emociones negativas esta relacionado de manera directa con tu idea de ti mismo. No es el único factor involucrado, pero sí el determinante, porque todos los demás dependen de él.

Ahora bien, existen algunos pocos casos en nuestra vida en que el manejo de las emociones no requiere de elevar la autoestima como trabajo central, aunque ayuda mucho hacerlo de todos modos. En estos casos, se requiere de aprender a completar adecuadamente el ciclo del duelo y el problema no esta en el autoestima, pero definitivamente estas situaciones son menos comunes y menos problemáticas en cuanto a nuestra personalidad.

Hay que subrayar que esta es una de las principales claves en el problema de las emociones negativas. Tu vida se llena de emociones positivas o negativas dependiendo de lo capaz, lo cómodo y lo bien que tu te sientes contigo mismo. Piénsalo. Y en verdad espero que con lo dicho haya yo podido mostrarte por qué la idea que tu tienes de ti mismo es tan importante para tu vida, tu felicidad, tus relaciones con los demás, tu seguridad, tu éxito en cualquier cosa y sobre todo tu satisfacción en la vida. Hay muchas otras razones importantes, pero ésta es una de las más claras y útiles. Muchas personas pasan su vida profundamente conflictuadas o se les escapa la felicidad y la armonía de la vida por no entender este hecho o por no darle la debida importancia.

La idea de ti mismo. Autoimagen, autoestima, autoconfianza. Éstas son palabras cruciales en nuestras vidas. Solemos pensar que son temas importantes, pero que sólo necesitan nuestra atención si somos tímidos o algo así. Vamos, solemos pensar que tenemos un bastante buen nivel de autoestima y que no necesitamos hacer nada con nosotros mismos al respecto de ese tema.

En verdad, no imaginamos la enorme satisfacción y la gran cantidad de éxitos, alegrías y capacidades que el trabajo de nuestra Autoestima nos aporta. Y no hay que ser tímido o inseguro para necesitar hacer este trabajo, personas con un buen nivel de seguridad y estima personal se benefician enormemente si lo hacen. De hecho, no hay nadie, por mucha autoestima que sienta que tiene, que no necesite crecer en ese sentido (especialmente los que creen que ya tienen tan buena autoestima que no necesitan trabajar en ella, ésa es la primera y más grande prueba de que lo necesitan y les haría mucho bien).

Espero puedas observar ahora lo importante que es un trabajo constante de autoestima y de seguridad personal. Créeme, aprender del tema de la Actitud ante Uno Miso (como le llamamos nosotros) es uno de los conocimientos más útiles, profundos e importantes que puedes tener. Es una de las llaves para resolver la mayoría de los problemas emocionales y con certeza te digo, no sólo esos, sino todos los demás en nuestra vida.

El trabajo central de Autoestima es el fomentar las ideas positivas respecto de uno mismo y las emociones más profundas que nos conectan con la sensación de valía personal. A la vez hay que desarmar las creencias que nos devalúan y las emociones autoagresivas y devaluatorias que han sido cultivadas dentro de nuestra educación o nuestras experiencias de vida.

El trabajo de autoestima es muy importante y desgraciadamente hay muchos escritos que recomiendan y proponen como trabajar el autoestima, pero que no están hechos por psicólogos expertos en el tema. Te recomendamos que en cuanto al Trabajo de Autoestima hay que asegurarse de que este hecho por alguien que realmente sabe de psicología y del tema porque hay tantos textos superficiales y a veces hasta negativos de este tema que puedes acabar lastimando tu autoestima (por ejemplo hay algunos programas que en lugar de hacer crecer tu autoestima hacen crecer tus complejos de inferioridad o tus frustraciones hablándote de la mediocridad, el éxito y demás cosas que supuestamente diferencian a las personas seguras de las que tienen baja autoestima. ¡No pueden saber menos del tema y no pueden decir cosas más dañinas para el autoestima!).

 

   

Entrevista al Dr. Jorge Carvajal, médico de renombre mundial, que dedica gran parte de su tiempo a la investigación y al desarrollo de la bioenergética, ciencia de la que es precursor.

¿Cómo afectan las emociones a nuestra salud?

Nosotros tenemos una red de moléculas que traducen las emociones en términos químicos, físicos y fisiológicos. Esta red de moléculas hace que, cuando tú estás triste, también estés triste con tu riñón, con tu hígado, con tu sistema inmunológico y con todas las células de tu cuerpo. Pero cuando hay alegría, todos estos elementos también se alegran y se exaltan, y nuestra red química se armoniza. Es decir, las emociones tienen un efecto enorme sobre nuestra salud. 

«Los disgustos cotidianos nos generan indigestión emocional»

¿Cómo afectan a la salud los pequeños disgustos cotidianos?

Los pequeños disgustos se van acumulando y provocan irritabilidad, afectando al funcionamiento del hígado, de la vesícula biliar, del duodeno, del estómago, de la digestión, etc. Todas las cosas que no podemos digerir emocionalmente son mucho más graves que aquellas indigestas desde el punto de vista de la alimentación física. Así, los disgustos cotidianos nos generan indigestión emocional, debilitando nuestro corazón. El siguiente refrán lo explica muy bien: “por un clavo se pierde una herradura, por una herradura un caballo, por un caballo se pierde un caballero y por un caballero un reino”. Es decir, si no cuidamos las pequeñas cosas, no tendremos capacidad para cuidar las mayores.

«No podemos buscar a alguien de fuera para echarle la culpa de nuestros conflictos»

Entonces, si no curamos nuestro conflicto emocional, no sanaremos nosotros mismos, ¿no?

No podemos buscar a alguien de fuera para echarle la culpa de nuestros conflictos. Tenemos que mirar dentro de nosotros mismos. Cada uno es responsable de su propia salud y de su vida. Los fracasos y las dificultades también son nuestros maestros. En la vida, habrá sufrimiento y dolor, y estos sentimientos sólo tendrán sentido si los comprendemos como la mejor de las lecciones.

Hablemos de los adolescentes. ¿Cómo pueden convivir hoy en día padres e hijos?

Es cierto que hay un shock generacional muy grande. Es importante recordar que nosotros también fuimos adolescentes. Debemos ponernos en su lugar, recordando qué hacíamos nosotros con nuestros padres o cómo manifestábamos nuestra rebeldía.

Si nosotros entendiéramos el significado profundo de la rebeldía, como alguien que quiere ofrecer su nota de originalidad al mundo, y no pretendiéramos que nuestros hijos sean como nosotros, evitaríamos muchos problemas. Tenemos que saber que los chicos son únicos, auténticos y originales, y que vienen a poner una nota diferente, que nadie más puede ofrecer en este mundo.

«El amor genuino no es aquel que genera dependencia, sino aquel que te libera»

¿Cómo afecta el enamoramiento a nuestro cuerpo?

El enamoramiento es muy bonito, pero no es amor. El enamoramiento genera dependencia; es cuando sentimos mariposas en el estómago, y eso hay que vivirlo. Pero después hay que transformarlo en amor, porque el amor genuino no es aquel que genera dependencia, sino aquel que te libera. Entonces, si algo te libera, te hace ser tu mismo y te aleja del mundo de la dependencia.

«Este mundo no estaría completo sin ti»

¿Qué consejos nos daría para encontrar el equilibrio emocional?

Ser tú mismo es lo más importante. No debes intentar ser como Buda, Jesús o Napoleón. Cuando eres único y auténtico, cuando eres lo que eres, eres irrepetible y alcanzas la felicidad de aportar al mundo la nota que le falta para estar completo. Recuerda siempre que este mundo no estaría completo sin ti.

¿Por qué a veces existe la necesidad de gustar a los demás?

Se trata de un conflicto de identidad. El afán de reconocimiento te lleva a tu propia negación. Cuando no estás bien contigo mismo, buscas estar bien con el mundo.

Esta es una entrevista realizada por La Granja , Granja Escuela que se dedica íntegramente a la educación y a la enseñanza de niños y jóvenes en edad escolar a través de las emociones.

La Granja contesta:

¿Qué puedo hacer para evitar las emociones negativas en mi hijo y así conseguir que sea feliz?

No puedes evitar las emociones negativas. Nacemos con ellas, las llevamos dentro y forman parte de nosotros. Las emociones que se consideran negativas (tristeza, rabia o miedo) no nos ayudan a ser feliz, pero sí nos ayudan a sobrevivir (y nos han ayudado como especie durante siglos y siglos).

Hemos creído que nosotros, los humanos, estamos en el mundo para ser felices pero, evolutivamente hablando, estamos aquí para sobrevivir como especie. Por este motivo, sólo tenemos una emoción básica positiva, la alegría, para ayudarnos a ser felices. En su contra, hay tres emociones que nos ayudan a sobrevivir: tristeza, rabia y miedo.

¿Qué hacer entonces para ayudar a nuestros pequeños?

Primero, que sean conscientes de que todos los humanos tenemos emociones (para ser felices y para sobrevivir), y que entiendan que, como son nuestras, tenemos que aprender a dominarlas, para que no pase al contrario y sean ellas las que nos dominen a nosotros.

El primer paso para conseguir dominar las emociones es la consciencia emocional, es decir, identificar la emoción que uno siente (preguntarse ¿qué siento en este momento? tranquilidad, desasosiego, rabia, etc.). El segundo paso es aprender a gestionar las emociones de una manera que sea positiva para uno mismo y para los demás. Por ejemplo, si estoy muy enfadado, elijo salir al patio a chillar en vez de insultar a un amigo.

Nacemos con emociones, son nuestras, así que utilicémoslas en nuestro beneficio y no dejemos que nos controlen. Ya veréis como, entonces, vuestros hijos serán más felices.