135- El poder de las afirmaciones. 2ª parte

135
El Poder de las Afirmaciones
Parte 2

Es mejor encender una vela que renegar de la obscuridad

Empiece Ahora

Bueno, ya está. Ya sabe cómo formular afirmaciones y que hacer con ellas. Ya sabe todo lo que tiene que saber para poner en práctica este método. Tiene en su poder una técnica infalible para implantar las imágenes, que desee en su subconsciente. Es alguien afortunado. Usted no tiene que saber cómo funciona este procedimiento Para usarlo. Ya le he dado algo de información sobre el tema antes, pero si no lo ha entendido en su totalidad, no se preocupe. Si no ha podido entender conceptos como el de física quántica o el funcionamiento de la mente, no le importe. No tiene por qué saber nada de eso.

Nadie inventó la electricidad. La electricidad siempre ha estado ahí. Benjamín Franklin simplemente la descubrió. Desde entonces, hemos aprendido a hacer un buen uso de ese descubrimiento, aprovechando para mejorar nuestras vidas. Hoy día, cualquiera se acerca a la pared, le da al interruptor, y presto – un milagro. La habitación se ilumina. No tiene que conocer la naturaleza de la electricidad para usarla. De hecho, no hay nadie en el mundo, incluso hoy día, que sepa exactamente lo que es la electricidad. Con todo lo que hoy sabemos, la electricidad sigue siendo un misterio.
El subconsciente, con su habilidad para reestructurar la realidad, tiene un comportamiento parecido al de la electricidad. Es un fenómeno natural. Nadie la inventó y nadie sabe exactamente cómo funciona. No obstante, todo el mundo sabe cómo utilizada.

Al repetir sus afirmaciones, está usted utilizando el poder de su subconsciente tan fácilmente como un párvulo utiliza la electricidad al apretar el interruptor. Si no sabe usted cómo funciona el claxon de su coche, ¿qué pasará? No deje que la falta de conocimientos tecnológicos le impida hacer sus afirmaciones. Seguro que usted no se deja intimidar por su falta de conocimientos en ondas electromagnéticas cuando se pone ha ver en la tele su serie favorita. Aunque usted no sepa nada de aerodinámica, sigue viajando en avión. Tampoco su desconocimiento en biología celular le evita comerse un tomate, ¿verdad? Por supuesto que no.

Para plantar tomates, lo que usted tiene que hacer es poner semillas en la tierra. Una vez plantada, la semilla echa raíces y crece. Y usted, no se tiene que preocupar de los procesos biológicos que provocan este fenómeno. La planta sabe exactamente lo que debe hacer para crecer y producir tomates. Y usted no dudará de la capacidad de la planta.
Su subconsciente sabe exactamente cómo reestructurar la realidad. Puede usted confiar en él. Usted no sabe como funciona y tampoco tiene por qué saberlo. Lo único que usted debe hacer es leer y escribir sus afirmaciones y dejar que su subconsciente haga el resto. Lo hará.

DEMUESTRE SU FORTALEZA...
Los resultados requieren su tiempo. No piense que sus afirmaciones se van a manifestar inmediatamente; debe transcurrir el tiempo suficiente. Llegará el día en que sus afirmaciones se materializaran pero eso sólo pasará después de un período de tiempo. Tenga paciencia. Los resultados llegarán, pero no pasará de la noche a la mañana.

"Nada aparece de repente, ni siquiera algo tan simple como un racimo de uvas o un higo. Si usted quiere un higo, deberá esperar un tiempo a que nazca. Deje que primero florezca, luego se haga fruta, y finalmente podrá tomarlo”
- Epictetus

Durante muchos años usted ha estado reforzando las expectativas negativas por lo que ahora, necesitará tiempo para afianzar estas imágenes. ¡Paciencia!. Sepa que está renovando las pautas de toda una vida. Permítase algo de tiempo, no pretenda obtener mucho en poco tiempo. Los cambios, aparecen cuando deben hacerlo. Dése cuenta que, sin importar el tiempo que el proceso necesite o tome, a la larga ahorrará tiempo. En 10 o 30 días puede empezar a ver cambios, evidenciando que va por buen camino. Con seguridad, en el plazo de 3 meses usted observará resultados concretos. Me atrevo a decir que 3 meses de afirmaciones no es una carga tan extrema.

Algunas veces, cuando estoy dando una conferencia sobre afirmaciones, hay quien se mofa y bromea sobre el tema. A mis oídos llegan frases como “Vaya rollo” o “Tonterías para supersticiosos."
Personalmente, no me molestan estos comentarios. El escepticismo de esta gente no me afecta ni a mí ni a las afirmaciones en lo más mínimo. El cambio en las vidas de innumerables personas, es la prueba, clara y concisa de que las afirmaciones funcionan. No importa cuánta gente se mofe; las cifras están ahí y nadie las puede cambiar.
Lo que de verdad me molesta es que esas actitudes evitan que esa misma gente intente probar el método. Esa gente está atrapada en su propia cerrazón mental, coartada por sus infundadas opiniones. Muy mal hecho. Están limitando sus oportunidades de éxito. Sinceramente, espero que usted no entre en este lamentable grupo.
Tenga la suficiente fuerza para soportar cualquier comentario sarcástico que pueda ir dirigido a usted. Aguante y muestre que tiene verdadera fuerza. Si hay algo en estas páginas que le parezca verosímil, entonces intente realizar el método. Este sólo funcionara si usted lo hace funcionar.

"El fracaso no es el único castigo a su pereza; también está el éxito de los demás "
- Jules Renard

Hay mucha gente que está leyendo este libro a la vez que usted. Aquellos que apliquen sus afirmaciones se embarcarán en una nueva vida. Desde ahora, y en unos meses estarán en el camino de la felicidad y la prosperidad. Aquellos que se queden sin hacer nada, seguirán exactamente igual que hasta ahora. Estos últimos, al cabo de unos meses estarán luchando y llenos de insatisfacción. ¿A que grupo pertenece usted?

Historias de Éxito

Un día de febrero de hace unos años, me mudé a San José, en California. Entonces yo era un locutor de radio en paro. Mi currículum contenía un buen número de colaboraciones cortas en distintas emisoras de radio del país, pero nada especial y, además, ninguna de ellas en los últimos cuatro años. La radio es un negocio que requiere de la experiencia e iniciativa de uno mismo, por su propia cuenta. A un locutor sólo se le quiere si tiene los suficientes años de experiencia. O al menos eso es lo que dicen. Mi currículum de pequeños trabajos no me daba apenas esperanzas de conseguir un trabajo decente. Un analista del negocio de la radio me dijo un día que lo que a mí me convenía era intentar entrar en un mercado mayor, con más aspiraciones.
Lo primero que hice al llegar a San José fue dar un repaso al dial, escuchando todas las emisoras locales, tanto de AM como de FM. Seleccioné la que más me gustó. Entonces decidí que sería director de noticias y dirigiría un show con llamadas telefónicas en esa emisora. Salí a la calle y, con la actitud más positiva que pude, fui y les propuse que me contrataran. El director de programas me dijo que no tenían ningún puesto que darme, y que aunque lo hubiera, no tenía el más mínimo interés por mí. Me fui a casa.

Por pura lógica, lo más normal es que hubiera llegado a la conclusión de que mis posibilidades de entrar en esa emisora eran “cero”. No tenían trabajo y de haberlo tenido, no me lo hubieran dado. Mi única experiencia en la radio era como discjockey, y además, en los últimos cuatro años no había trabajado en ese campo. Nunca había dado noticias en mi vida, y estaba pidiendo trabajo en la emisora de mayor audiencia e importancia en el mercado, ¡cómo director de noticias y de un show¡
Para no desmoralizarme, empecé a escribir afirmaciones. Estas proclamaban que yo era director de noticias en aquella emisora y tenía un show.
Visualicé ambas afirmaciones. Imagine cada detalle. Me hice perfecta idea de algunos de los estudios. Todos mis pensamientos y afirmaciones sugerían que yo era ya nuevo director de noticias y conductor de un show en aquella emisora. Pensar que aquello no era verdad me parecía un grave error, una aberración de la realidad. La idea de no ser director de noticias aún, me resultaba chocante. Yo insistía una y otra vez con mis afirmaciones. No dí otra opción a mi poder creativo que la de manifestar mis imágenes. A finales de marzo, salió en esa emisora. Un puesto de locutor a oferta. Llamé y me pasé por allí unas cuantas veces. El día 6 de abril, ya estaba contratado.

Unas seis semanas después me nombraron director de noticias. Algo más tarde me concedieron un programa de tertulia con horario diario fijo. Mi programa subió en audiencia hasta llegar a ser el más popular de la zona. Conduje el mismo programa - con el mismo horario y en la misma emisora  durante más de seis años. El programa me proporcionó durante ese tiempo inmensas satisfacciones. No podría poner precio a esa experiencia. Fue extraordinaria.

¿Que posibilidades tenía de ser contratado por esa emisora al principio? Poquísimas. Aun así, fui contratado en menos de dos meses. ¿Extraño? Sí. Pero ocurrió. El razonamiento lógico no deja resquicios al subconsciente. Yo he utilizado las afirmaciones muchas veces durante mi vida. Siempre he conseguido mis metas normalmente antes de lo esperado. Hace unos años, asesoré a una chica de unos veinte años. Era muy infeliz en su vida. Trabajaba como camarera y odiaba ese trabajo. Lo primero que hice fue Preguntarle, “¿Qué quieres?" No tenía ni la más mínima idea de lo que podía querer. La ayudé a contestar la pregunta. Le presenté, el mismo procedimiento que hasta ahora le he estado explicando en este libro.

Se dio cuenta de que le gustaban los animales y siempre había querido ser veterinaria. Sin embargo, había suprimido esa idea porque en su mente racional siempre había tenido pensamientos negativos como, "No estoy preparada, soy demasiado torpe y tengo demasiada edad para empezar a estudiar”. Estos pensamientos negativos le habían impedido intentar lo que de verdad deseaba hacer. La inicié en un programa de afirmaciones. Al principio se sentía ridícula escribiendo, "Yo, Susana, me ocupo cada día del cuidado de los animales.” Pero continuó con el programa. Unas semanas más tarde, en una fiesta conoció a un hombre. Era veterinario. Empezaron a verse más a menudo y se enamoraron. Seis semanas después, la ayudante del veterinario dejó el trabajo. Entonces él contrató a Susana como nueva ayudante. Desde entonces su vida cambió de forma impresionante. Con el apoyo y enseñanzas del veterinario como base, ella decidió estudiar. Lo último que supe de ella es que estaba estudiando veterinaria y trabajando media jornada para su marido. ¿Me sorprendí? En absoluto. Con el poder del subconsciente, todo es posible.

Un día un hombre vino a mí llorando. Había perdido su trabajo en un banco y estaba siendo investigado por desfalco. Vi el Pánico en sus ojos. Estaba seguro de que ya nunca encontraría un trabajo decente. Estaba acostumbrado a llevar un ritmo de vida muy alto, y después de esto en su cuenta bancaria sólo le quedaron 5000 Pesos. La presión que estaba soportando era demasiada. Lo único que veía en su futuro eran obstáculos. Pensaba que su situación era un caso perdido. Cuando me pidió consejo estaba considerando la idea del suicidio. Trabajando juntos, descubrimos lo que quería. Lo único que le importaba en la vida era el dinero. Su deseo era ser asquerosamente rico.
Este era un deseo sincero en él. Había vivido negándolo durante años porque creía que pensar así era de tener una condición egoísta y ser mala persona. Pero, una vez que se dio cuenta de que la verdad era esa, acabó admitiendo que lo que más quería en el mundo era ser muy rico. Yo no lo juzgué por ello. Simplemente le dije lo que tenía que hacer Para conseguir que su deseo se hiciera realidad. Él formuló unas cuantas afirmaciones y siguió mis instrucciones. Poco después de esto, descubrieron al verdadero culpable del desfalco. Por supuesto que no era él. Mi amigo se trasladó a Nueva York y empezó a trabajar como agente de bolsa. Hace poco que supe de él. Me dijo que sus beneficios netos habían llegado a ser de más de 5 millones de pesos. Había conocido a la mujer de sus sueños y se estaban mudando a una de sus propiedades en Idaho. También me aseguró que el dinero ya no era una obsesión para él. Había conseguido tener independencia financiera y ahora quería disfrutar de la vida a lo grande -¡cómo ranchero! Estaba tan emocionado con lo que le esperaba que casi no cabía en sí mismo.

Todo lo que usted afirme, sea lo que sea, se hará realidad. En el caso que acabo de contar, el hombre deseaba tener dinero. Yo le hice ver que era un deseo totalmente válido. No le juzgue por tener ese deseo. Una vez que consiguió su meta económica, fue capaz de reestructurar su vida y darse cuenta de lo que realmente quería de forma más profunda. Sus deseos cambiaron, lo cual es algo normal. Desee lo que desee, inténtelo. No lo niegue. Acepte y vaya a por ello. Y no sienta remordimientos. Luche siempre por lo que desee en cada momento. De lo que se trate, no importa. Lo conseguirá dé todos modos. Una vez conocí a una mujer que me dijo que deseaba que los hombres la llamaran por teléfono. Quizás suene trivial, pero para ella era un deseo muy fuerte en ese momento de su vida. Deseaba esto más que ninguna otra cosa. Cuando se dio cuenta de que ese era su deseo, comenzó a escribir afirmaciones para hacerlo realidad.

Seguro que al principio pensó que este procedimiento era una tontería; pero deseaba tanto esas llamadas de teléfono que hubiera intentado cualquier cosa. Su afirmación decía, "Yo, Sandra, recibo gran cantidad de llamadas de hombres en mi casa." Le resultó muy fácil imaginarse su teléfono sonando sin parar; sus visualizaciones eran fuertes y reales. Cuatro días después, estaba disfrutando de lo lindo. Hombres que no la habían llamado desde hacía mucho tiempo, la llamaban ahora sin ningún motivo. Viejos amantes empezaron a llamarla inesperadamente. Compañeros de trabajo conseguían su número y la llamaban. Incluso se dio el caso de que recibió bastantes llamadas de gente que se equivocaba - por supuesto, hombres. No es que su deseo sea una gran aspiración, pero su historia ilustra  perfectamente el hecho de que todo lo que usted programe en su subconsciente, acaba ocurriendo.

Por cierto, desde entonces, esta mujer aplica sus afirmaciones a otras áreas más productivas de su vida. Un chico de dieciséis años estaba realmente frenético, casi amargado. Temía estar creciendo demasiado. El año anterior alcanzó la estatura de 1.98m, y calzaba un 46. Seguía creciendo y no parecía que se fuera a detener. Temía convertirse en un gigante. Un día fue a la zapatería y vio que ya no le valía un 46; entonces supo que debía hacer algo.

Le enseñé a utilizar afirmaciones. Al principio el objetivo era detener su ritmo de crecimiento. Escribió afirmaciones diciendo que medía 1.98m, y que su pie era un 46. Inmediatamente, dejó de crecer. Pasó un año. Impresionado con este milagro, decidió ir más lejos. Escribió en una afirmación que su pie era un 45. La última vez que fue a una zapatería comprobó que, efectivamente, tenía un 45. Mediante la aplicación de afirmaciones redujo el tamaño de su pie.

Utilizando las afirmaciones, puede conseguir lo que quiera. Aquí tiene una lista de cosas para las que he visto con mis propios ojos utilizar afirmaciones:
Pagar deudas atrasadas.
Conseguir una casa preciosa.
Eliminar arrugas y parecer más joven.
Obtener el carné de piloto.
Mejorar la vista.
Convertirse en alguien famoso y popular
Incrementar ventas.
Tener muchos amantes.
Mejorar la capacidad atlética.
Ganar al poker.
Tener suerte al ir de caza.
Perder peso y mantenerse.
Conseguir mercancías.
Tener éxito en los negocios.
Recuperar un miembro paralizado.
Conseguir un trabajo bien remunerado.
Detener el desarrollo de un tumor maligno.
Localizar a un pariente desaparecido.
Mejorar el funcionamiento sexual.
Ser rico.
Curarse el miedo al agua.
Obtener un marido.
Ser una figura en culturismo y levantamiento de peso.
Pagar la matrícula de la universidad.
Inventar productos nuevos y útiles.
Ser una estrella del rock and rol.
Conseguir más goles.
Salir de la cárcel.
Incrementar la resistencia física.
Pescar peces más grandes.
Ganar concursos y apuestas.
Mejorar las relaciones con los demás.
Tener más confianza.
Jugar mejor al tenis.
Tener un jardín mejor.
Encontrar las llaves del coche.
Fortalecer los músculos de los brazos y la espalda.
Eliminar herpes.
Escalar una montaña.
Dejar de beber y fumar.
Criar los hijos con buenos modales.
Ganar más en la tienda.
Tener más respeto de los colegas.
Tirar mejor los penaltis.
Reducir el tartamudeo y los problemas de lenguaje.
Superar la falta de creatividad.
Comunicarse de forma más eficaz.
Mejorar el kilometraje.
Gentes de todas las edades, razas y creencias utilizan afirmaciones para conseguir sus metas. No importa lo que piense las afirmaciones son la forma de conseguirlo. No he incluido historias de éxito personal con el objeto de impresionarle. Las que he seleccionado no son siquiera las más chocantes.

En comparación, son bastante típicas. Pero ilustran adecuadamente el modo en que las afirmaciones funcionan. Y además, yo me divierto contándolas. Estoy seguro de que usted ya habrá oído muchas historias de gente con éxito antes. Yo también. He oído cientos de ellas algunas son sorprendentes. Quizás la historia de otras personas signifique muy poco para usted. Lo entiendo. Necesita algo más tangible, algo que pueda sentir, que le toque a usted de cerca. Entonces, ¿por qué no crear una historia en la que usted sea el protagonista?

Transforme su Vida

¿Es usted feliz en su vida en este momento? ¿Está completamente satisfecho? ¿También con sus finanzas? ¿Tiene asegurado que dispondrá de dinero cuando le haga falta? ¿Está contento con cada aspecto de su vida? Si ha contestado a todo que no, no importa. Así tendremos un buen campo para trabajar Siguiente pregunta: ¿Está preparado para un cambio? No sólo diga que sí porque lo piensa. Debe sentirse preparado - en el fondo de su corazón. Seguramente estará harto de que las cosas le vayan como le van. Seguro que está ansioso de que llegue el cambio.
Por encima de todo, debe estar deseando hacer algo con respecto a su situación. Sólo podrá decir que está preparado cuando, de verdad esté preparado. Si está dispuesto a hacer algo, entonces y sólo entonces- podrá hacer algo.

"Aunque estés en la mejor de las situaciones, te atropellarán si te quedas parado. "
Wilt Rogers

No se vaya a equivocar, la mayoría de la gente no está lista para soportar un cambio significante en sus vidas. Les gusta ser pobres y desgraciados. Por supuesto que siempre se están quejando. Puede que se quejen y lamenten por lo terrible que es la vida. Pero no estarían preparados para aguantar un cambio. ¿Quiere comprobarlo? Déles una solución y siempre inventarán excusas para no llevarla a cabo. En otras palabras, no quieren hacer nada para cambiar. Por lo tanto, no desean sinceramente un cambio. ¿Lo desea usted? Conteste honradamente. ¿Está listo para arreglar su vida?

"Tómese su tiempo para pensar; pero, cuando llegue la hora de actuar, deje de pensar y actúe."
Andrew Jackson.

Si cree con sinceridad que está preparado para el cambio, láncese para conseguir lo máximo. ¡Ahora mismo! ¡En este preciso instante! Prepare su mente para empezar ahora, mientras lee esto.

¡EMPIECE AHORA! ¡HOY MISMO!
Durante un largo tiempo, ha ido cultivando imágenes de lo negativa que es la vida. ¿Le gustan esas imágenes? ¿Le gusta lo que han conseguido esas imágenes? Diga la verdad. ¿Está satisfecho con ellas? Si no lo está, mándelas lo más lejos que pueda.
Deshágase de esas tristes imágenes, como hace con los desperdicios después de cada comida. Han vivido más de la cuenta. Dígales adiós. ¿Cómo hacerlo? Ya le he enseñado cómo - con afirmaciones diarias. Este es el secreto que usted llevaba esperando toda su vida. Siga mis instrucciones por muy ridículas que le parezcan. Y luego espere resultados. Pronto los beneficios de la prosperidad se ceñirán sobre usted.

¿ES USTED CAPAZ DE RECONOCER A UN GIGANTE AL VERLO?
Cuando escribe y lee afirmaciones, elimina imágenes negativas que hay dentro de usted, y las cambia por otras positivas y constructivas que perdurarán desde hoy en adelante. Sus afirmaciones eliminarán todos los problemas económicos que tenga y los sustituirá con la perspectiva de una total seguridad financiera en el futuro. Lo ideal es que se sienta en este momento algo descontento - no infeliz o frustrado, sino insatisfecho con lo que hace. Sólo si es así, sentirá el ansia de cambiar. Quiero que mejore su vida. Yo quiero que usted construya su vida a su manera, como usted crea que deba ser, como piense que deben ser las cosas – iY así serán! Quiero que cambie.

Ya ha aguantado bastante para conocer el sabor de la riqueza y la prosperidad. No espere más. Por todos los santos, no desperdicie su preciosa vida. ¡Empiece ya! Mueva su trasero y adelante.

Su Vida de Prosperidad
Discurso y pensamientos tienen una fuerte conexión entre sí. Casi todos estamos de acuerdo en que nuestro discurso puede influenciar el pensamiento de los demás. Sin embargo, pocos se percatan de que su discurso también les influye a ellos mismos. Lo que uno dice influye a su propio pensamiento. A menudo, esta influencia se produce a través del subconsciente. Si cambia su discurso, cambiará su forma de pensar. Deje ya de rascarse el ombligo. Ya sé que quejarse puede ser a veces divertido, pero le digo que deje de hacerlo. Créame, el éxito es mucho más divertido que cualquier sensación que obtenga en su autocompasión. Lo sé porque yo he probado las dos cosas.

Si suele quejarse por su situación económica, ya puede pasar página. No comente la mala suerte que tiene. Al contrario, haga que sus palabras refuercen la idea de que su economía mejora. Por ejemplo, si queda para ir al teatro con los amigos, no diga que casi no tiene ni para la entrada. No muestre que el precio es un problema para usted.

No se queje por el precio. No piense en las dificultades. De vez en cuando puede experimentar algún que otro pensamiento negativo. Es comprensible. Pero no magnifique esa negatividad convirtiendo sus pensamientos en palabras. Esto hará que la negatividad se plante más profundamente en su mente. Elimine frases negativas como: Nunca he tenido oportunidades. No fui al instituto. Me estoy haciendo mayor. Tengo peor suerte que otros. Estoy inmerso en un carrusel y no puedo salir de él. No soy tan inteligente como antes. Mi familia me ata. La gente tiene prejuicios sobre mí. Mi salud es terrible. No tengo tiempo suficiente. La vida es injusta.

Estas afirmaciones le mantendrán pobre y desgraciado al reforzar actitudes derrotistas. Como mucho, de lo único que sirven es como excusas. Debe detener este tipo de discurso. No hable, actúe -ni siquiera piense- de otra forma que no sea positivamente. No preste atención cuando los demás hablen de lo mal que está todo. Escúcheme. Convéncete de que esa gente infeliz ya no habla su mismo lenguaje. No se una a su lamentable cantinela. Si ve que sus quejas le están empezando a influenciar, dígase a sí mismo algo como, "Ya no estoy en su mismo tren. Yo he elegido el camino del éxito." Esta larga carrera se le hará más llevadera si se une a gente con confianza, gente productiva. Supongamos que usted y sus amigos comienzan una dieta. Cuando se encuentre con ellos no diga, "Esta dieta es lo más duro que he visto en mi vida." Puede que este discurso te ponga en su misma acera. Seguramente lo haga. Pero, esas frases negativas destruirán sus esfuerzos.

Mejor diga, "Esta dieta es buenísima. Me va estupendamente. Estoy adelgazando." Aunque no haya perdido ni un gramo, hable como si lo hubiera hecho. Con su nueva actitud, incluso les parecerá más delgado a los demás. Hable y actúe como si ya hubiera resuelto sus problemas económicos, aunque los resultados no se vean todavía. Su discurso apoyará a las imágenes que mediante las afirmaciones está implantando en su mente. Si lee y escribe sus afirmaciones todos los días, pero al mismo tiempo continúa actuando como si estuviera arruinado, los resultados -aunque seguros-llegarán más tarde.
Usted quiere obtener resultados lo más pronto posible, ¿no? Empiece a actuar como si tuviera éxito, aunque al principio sea todo "teatro". Pronto obtendrá los resultados. Entonces no tendrá que "actuar". Después de esto, cuando salga con un amigo y diga, "¿Quieres eso? Yo te lo regalaré. Me lo puedo permitir. ¡Estará diciendo la verdad!

Actúe con confianza. No le importe fingir; una buena "actuación" le valdrá hasta que lleguen los resultados y pueda, de verdad, tener confianza en sí mismo. Actúe como le gustaría ser en realidad. Si quiere ser rico, actúe como si ya lo fuera. Su comportamiento llega a su subconsciente y deja su huella. Puede engañar fácilmente a su subconsciente, ya que éste no tiene capacidad de razonamiento. Poco a poco se irá dando cuenta de que aparentar es muy fácil. Y cada vez le costará menos. Los demás le verán como lo que parece ser. Al final, acabará siendo lo que aparenta.

Cuándo el presidente del Banco Nacional Frank A. Vanderlip era sólo un niño, solía preguntar a un conocido de la familia ¿qué hay que hacer para triunfar en la vida?. Aquella persona le contestaba, "Aparentarlo". En palabras de William Shakespeare, "Si careces de una virtud, haz, como si la tuvieras." Hable y actúe como si ya hubiera alcanzado sus metas. Pronto las alcanzará.

Sueñe Despierto
Desde la niñez, a la mayoría nos dicen que soñar despiertos es desperdiciar el tiempo. Nada más lejos de la realidad. Cuando soñamos despiertos, las imágenes de esos sueños van directamente al subconsciente. Soñamos despiertos de forma involuntaria. Deje que esto ocurra. Cultive esos sueños. Disfrútelos. Agradezca su existencia.
Si no se reprocha el soñar despierto, lo hará más a menudo. Esos sueños tendrán normalmente mucho que ver con sus afirmaciones. Esto es bueno. Estas pequeñas escenas que usted crea, hacen la función de valiosas visualizaciones. Nunca deben ser inhibidos, ni interrumpidos. Cuando surja uno, déjelo seguir. Sumérjase en él. Saboréelo mientras dure. Pocas cosas pueden ser más productivas.
Un buen ejercicio mental es pensar que le han dado, por ejemplo, 100 millones de pesetas para que usted haga con ellos lo que quiera. ¿Qué haría? ¿En qué lo gastaría? Diviértase con este ejercicio. No piense que soñar despiertos es de locos. No se preocupe de sí lo que sueña está bien o mal. Véalos como un pequeño paso para poder hacerlos realidad.

Estos sueños le pueden surgir mientras está tomando un café, descansando en la cama, esperando su tren... en cualquier ocasión y lugar. Haga que esa historia imaginaria progrese. Véase haciendo el trabajo que más le gusta, construyendo la casa de sus sueños, tratando con los líderes del mundo, encontrando a la princesa encantada... Soñar despierto es un precioso don que tenemos los humanos. Cuando se acabe uno de esos sueños, tendrá tiempo de sobra para volver a la realidad. Mientras tanto, disfrute del show.

Esté Atento a la Suerte
Cuando usted implanta una imagen, su subconsciente debe buscar el modo de materializarla. Algunas veces, su mente emplea una estrategia que puede parecer chocante. A menudo, esa estrategia consta de varias líneas de la suerte. Una línea de suerte es cualquier exposición que se realiza a una persona, lugar o cosa, que hace avanzar la realización de su imagen. La solución a muchos de sus problemas suelen venir gracias a las líneas de suerte. Si quiere, puede acelerar las cosas utilizando esas líneas. La mente trabaja de formas muy extrañas. No hay forma de explicar el funcionamiento de la mente cuando ésta comienza a reestructurar la realidad. No sabemos cómo, pero el subconsciente realiza su trabajo con total eficacia. Una vez que una imagen es implantada, su mente pone en funcionamiento unas fuerzas sutiles que le alinean en el lado de la corriente de energía relevante.

Cuando esto ocurre, todo comienza a estar extrañamente influenciado de forma que le acerca a su meta. Misteriosamente, usted se verá atraído hacia situaciones favorables. Esté alerta a estas situaciones. Espérelas. Aquí no estamos hablando de suerte. Su vida se sucede tal y como estaba previsto. Algunas veces, estas situaciones le llegan con tal inmediatez y fuerza, que, ni aun queriendo podría evitarlas. Esté atento. Si usted introduce imágenes para atraer riqueza, en su vida irán apareciendo situaciones relacionadas con el dinero. Aparecerá una oportunidad para realizar una inversión favorable...

Misteriosamente, se verá entre gente rica, hablando de planes futuros... Un pariente lejano le ofrecerá la posibilidad de reunirse con él para hablar de un negocio rentable... Esto comenzará a ocurrir lentamente, pero luego los acontecimientos se sucederán con rapidez. No tema hacer nuevas amistades. Nunca sabe si el encuentro más casual puede ser la solución que buscaba. El beneficio que una persona puede causarle puede no estar relacionado con el contexto de su conexión con esa persona. Una amiga mía, Alicia, trabajaba como enfermera en un gran hospital. En su planta había una mujer mayor a la que le habían diagnosticado una enfermedad terminal. Alicia era muy amable con esa mujer. La mujer confiaba en Alicia, y Alicia le respondía con su amistad y comprensión.
No tenía ningún motivo por el que atender a esa señora de forma especial; ella no sabía que aquella mujer era rica e influyente.
La mujer se recuperó inesperadamente. Ella atribuía su curación, en parte, al amor y el cariño que había recibido de Alicia. Entonces, la contrató como secretaria personal y le subió el sueldo a más del doble de lo que ganaba en el hospital. Gracias al apoyo económico y las influencias políticas de su nueva amiga, Alicia está actualmente optando a cargos de altura en el ayuntamiento. Y aquí viene lo sorprendente; unos diez días antes de conocer a aquella mujer, Alicia había llegado a la conclusión de que su profesión no le satisfacía. Quería entrar en la política. Aunque en aquel instante, comenzar una carrera política para ella era algo improbable, empezó a escribir su afirmación. Como ha podido comprobar, Alicia estuvo lista al ver su línea de suerte. A través de esa línea le había llegado su oportunidad. La vieja señora resultó ser eso, su línea de suerte. Al conocerla en el momento justo, aquella mujer se convirtió en una clave esencial para el futuro de Alicia.

Cada persona que aparezca en su vida es, en potencia, un contacto importante. Cuando esté haciendo sus afirmaciones, sea receptivo a todo el que llegue a su vida, sea en el contexto que sea. Todo lo que ocurre tiene un porque, aunque este oculto a nuestros ojos. Nunca se sabe quién puede ser un cliente de vital importancia en el engranaje de su nueva vida.

Una vez, que su subconsciente se pone a funcionar, empezará a encontrase con la gente que le llevará a sus metas. Esa gente le proporcionará la guía, la ayuda e información que necesita. A veces habrá quien, incluso sin darse cuenta, le esté dando un consejo inestimable. Esto quizás suene sorprendente, pero muchas veces los logros más importantes llegan fruto de casualidades. Yo mismo he podido conocer esta circunstancia en más ocasiones de las que uno pueda imaginar. Lo único que tiene que hacer es estar atento a estos contactos, y agarrarse a ellos cuando aparezcan. Ponga atención a todo lo que pase a su alrededor. Esté alerta. Mantenga un ojo abierto a todas horas para que no se le escapen sus líneas de la suerte. Pronto aparecerán.

Anule Imágenes No Deseadas
Tener algún que otro pensamiento negativo es imposible de evitar. Haga lo que haga imágenes no deseadas le sobrevendrán por medio de su mente consciente de vez en cuando. La mayoría de la gente se sorprende cuando les llega un pensamiento negativo. Cuando se dan cuenta de que están teniendo un pensamiento negativo, se ponen nerviosos e intentan ahuyentarlo lo más pronto posible.
Esta no es la forma más adecuada de tratar esas imágenes. La supresión nunca es buena. El intentar evitar que un pensamiento negativo entre en su subconsciente le creará estrés y pérdida de energía vital. No se moleste. Sus intentos fracasarán de todos modos. Si yo le digo, ¡No se imagine un elefante rosa!, ¿en qué pensará inmediatamente? Evidentemente, en un elefante rosa. Al tratar de eliminar cualquier aparición de pensamientos negativos, los hará crecer. Al intentar suprimir pensamientos no deseados, no sólo perderá energía, sino que incrementará la posibilidad de colocar esos pensamientos incluso por delante de los positivos.

Obviamente, usted no desea que los pensamientos negativos tengan tal impacto en su subconsciente. Por tanto, ¿qué debería hacer? Yo se lo diré. Utilice una expresión de sólo dos palabras para cancelar el impacto de esos pensamientos negativos.

La frase mágica es: "Anular, Anular "

Lo primero que tiene que hacer cuando se vea inmerso en un pensamiento negativo es no preocuparse. No lo reprima. Deje que actúe. Inmediatamente después, diga, "Anular. Anular." Esta frase anula cualquier efecto que el pensamiento pudiera haber causado en su subconsciente.
Si de pronto se da cuenta de que está teniendo una visualización no deseada, no le dé importancia. Puede que una de las veces que esté soñando despierto con total tranquilidad, de repente, vea como una serie de imágenes horribles llega a su mente.
Déjelas hasta su finalización, y luego dígase a sí mismo, "Anular. Anular." Esta técnica evita que cualquier visualización negativa cause influencias a su subconsciente. Convierta esta expresión en su respuesta natural a cualquier pensamiento no deseado.

Puede ir conduciendo e imaginar su coche cayendo por un precipicio. Puede que esté visitando a un amigo, y de pronto se lo imagine cogiendo unas tijeras y clavándoselas a usted. Quizás esté paseando al perro, y se vea a usted mismo siendo torturado en una prisión. Puede estar echando un vistazo a su hoja de cálculos y visualice el hundimiento de su negocio. Pensamientos como estos, por supuesto involuntarios y no deseados, pero, nos guste o no, ocurren. Los pensamientos no deseados son comunes. No quiere decir que el que los tenga esté loco o enfermo. Mediante estudios de total credibilidad, se ha podido saber que una gran mayoría de la gente afirma tener visualizaciones no deseadas, algunas de ellas bastantes extrañas.

No importa lo claras o fuertes que sean; usted puede evitar que causen algún efecto en su subconsciente con sólo utilizar la expresión antes reseñada. Deje que la visualización, por horrible que sea, finalice. Luego dígase a sí mismo, "Anular. Anular". Después relájese, y confíe en que ningún efecto negativo ha conseguido su objetivo. Esta expresión secreta está actualmente siendo enseñada en numerosos seminarios de desarrollo personal en todo el mundo. Esos seminarios suelen costar entre 10000 y 300000 Ptas. Para aquellos que la vayan a utilizar, esta frase de sólo dos palabras es un regalo, incluso a esos precios. Pruébela, le gustará.

Aprenda de las Experiencias
Charles Schwab hizo una fortuna durante toda su vida de más de 1000 millones de dólares. Una vez dijo, "He fracasado el 49 por ciento de mi tiempo y he tenido éxito el 51 por ciento restante "
Obviamente, este dos por ciento de diferencia es un margen crítico.
Cuando las cosas no salgan como usted quiere, no se estanque. Siga su vida, siga intentándolo. La vida es un juego en el que unas veces se gana y otras se pierde. Esto es así. Acéptelo. Si consigue ganar un poco más de lo que pierde, habrá tenido éxito.
En el camino se encontrará con situaciones en las que no le vaya bien. El problema está en que usted se tome esas situaciones como extremas. Si se dirige usted a una fiesta y se equivoca de camino, ¿debe abandonar? Por supuesto que no. Lo lógico es que se vuelva y aprenda de su propio error. Nadie experimenta un progreso continuo e interrumpido en ningún aspecto de la vida. El camino hacia el éxito está lleno de contratiempos y obstáculos. El progreso siempre se produce por etapas, con períodos intercalados de dificultad. Se puede dar el caso de que en una temporada esté dando pasos gigantescos hacia delante, y de pronto, tropiece y caiga de bruces. Esto puede pasar. Debe aprender a aceptar los contratiempos con naturalidad. Si lee biografías de muchos personajes que han tenido vidas de éxito total, vera que ellos también encontraron obstáculos, retrasos y tropiezos. Pero aprendieron algo en el camino. Le ocurra lo que le ocurra en su camino al éxito, debe aprender a sacarle provecho.

Éxito Y Confianza
La gente tiene muchos miedos. Se suele temer la pobreza, las críticas, las enfermedades, perder el amor, la vejez y la muerte. Los temores inhiben la habilidad para razonar eficazmente. Paralizan la imaginación. Provocan la falta de iniciativa y entusiasmo. El miedo ralentiza el viaje hacia el éxito. Desde este momento, eche todos sus miedos por la borda. Olvídelos. Nunca más le van a hacer falta.
Persiga y haga lo que desee hacer. Hay una razón para ese deseo; actúe sobre ella. Haga caso a sus corazonadas. Recuerde, algunos errores va a cometer. No tema. Los errores forman parte de la vida. Por ello, ¡para qué hacerles caso! Siga adelante y pruebe suerte.

Si se equivoca, no importa. Sin embargo, si acierta y tiene éxito... Hay una cosa que está muy clara: nunca tendrá éxito si no lo intenta. No le tema a los errores. Ya llegarán los aciertos.
Tenga confianza en usted mismo. Cuando lleguen los primeros éxitos, le será más fácil ser optimista y seguro de sí mismo.

Siga este ciclo:
ÉXITO
CONFIANZA

Sea valiente. No tema la posibilidad de que las cosas le salgan mal. Inténtelo una y otra vez. Está construyendo una nueva vida propia, una vida libre de los temores que ahora le asedian.
Un poco de valor le pondrá en el camino correcto. ¡A por él!

Reunir todos los Sentimientos
Reprimir es el acto de sacar a la fuerza un pensamiento o sentimiento de su subconsciente. Reprimir le lleva a un estado de negación, que se niega a ver la realidad. El problema de la represión es que los sentimientos que usted intente ocultar, se asentarán sólidamente en su subconsciente.
Allí, continuarán haciendo un trabajo sucio que afectará negativamente a su vida. La gente suele reprimir un sentimiento cuando es desagradable y prefiere no volver a sentido nunca más. Pero, de esta forma no se eliminan esos sentimientos. Lo único que se consigue con la represión es que el sentimiento se guarde en el subconsciente, en vez de en la parte consciente de la mente.
Los sentimientos que han sido reprimidos, quedan almacenados en forma de energía en las células del cuerpo. Esa energía dura años, contribuyendo a crear estrés y acelerar la aparición de los síntomas de vejez. Los sentimientos reprimidos ralentizan el proceso de implantación de imágenes.
Al estar almacenados en el subconsciente, la tarea de contrarrestarlos se hace más compleja que si no hubieran sido reprimidos en un principio. Integración es lo contrario a represión. La integración libera los sentimientos que habían sido reprimidos, a la vez que a usted le libera de la pesada carga que le suponían. El proceso de integración es un proceso mediante el cual usted saldrá de su estado de negación, aceptando a los sentimientos enterrados y conociéndolos en detalle. Una vez conozca un sentimiento tal y como es, toda la negatividad que le asociaba, se evapora. La integración es un proceso agradable que le liberará y dará energía. Hay gran número de técnicas que le pueden ayudar a integrar sus sentimientos. La meditación y los ejercicios de respiración pueden serle de bastante ayuda, intente realizar alguno de estos métodos a la vez, que lleva a cabo su programa de afirmaciones. La integración de los sentimientos hace que los resultados de sus afirmaciones aparezcan con más prontitud, provocando los cambios necesarios en su vida.

SEA RECEPTIVO AL AMOR
La necesidad innata de amor y cariño de los seres humanos es un elemento esencial en la fórmula del éxito. El deseo de mantener relaciones íntimas es provocado por las mismas fuerzas que extraen la realidad a partir de las ideas. El instinto por amar es una fuente de energía directa. La excitación sexual, la estimulación que provoca el comienzo de un nuevo romance y la felicidad que proporciona una buena relación ayudan a mejorar su sentido de lo que es válido o no, que, a su vez, contribuye a mejorar su capacidad para conseguir el éxito y la prosperidad.

Enamorarse hace a uno sentirse vivo. Un encuentro íntimo estimula la misma energía que usa su subconsciente para realizar su "magia". Mantenga la afluencia de esa energía constante. Si usted ya tiene alguien a quien ame, renueve su relación e introdúzcale una dosis de Fresca excitación. Si actualmente no es su caso, busque a alguien a quien amar. Abrase a las emociones para dejar espacio a la entrada de un nuevo amor. Busque allá por donde vaya.

No hay fuerza más motivadora que el amor. Para conseguir un impulso extra en sus aspiraciones de éxito, sea receptivo a la llegada de una relación de amor. No piense que es demasiado viejo, o poco atractivo para encontrar un nuevo amor, o para recuperar uno antiguo. No lo es. Las cosas buenas pueden pasar en cualquier instante, y aquellos que están en el camino hacia el éxito deben estar expectantes todo el tiempo.

MEJORE
La mayoría de la gente se va desanimando al hacerse mayor. La seriedad cobra un caro peaje. Las caras se arrugan. Los cuerpos se arrugan. Los espíritus se arrugan. Acaban derrotados, tirados en el suelo. Esto no tiene porqué pasar. No deje que esto le ocurra a usted. Su caso puede ser diferente. Es posible rechazar el decaimiento y agarrarse al buen ánimo. Usted puede mejorar. Al menos una vez al día, mire hacia el cielo. Literalmente, levante su cabeza y mire al cielo. Mientras lo hace, piense que debe mejorar. Piense que esa es la dirección en que ha de mirar su vida, hacia arriba. Esa es su actual dirección. Cada vez que se dé cuenta de que está mirando al suelo, levante su cabeza y mire hacia arriba. El acto físico de mirar hacia arriba transmite un mensaje psicológico positivo a su subconsciente. Aguante lo máximo que pueda. Póngase de pie, con la cabeza en alto. Imagine que es inmune a la gravedad. Imagínese su piel, su cuerpo ascendiendo de forma natural, como si una fuerza magnética le atrajera desde el cielo. Siéntase ligero y ágil. Deje de centrarse en las dificultades de la vida que le hacen ser pesado; dirija su atención a los placeres de la vida que le hacen ascender. Abajo está lo miserable. Olvídese de lo que hay abajo.

Dirija sus Pasos Hacia Arriba
El pasado terminó ayer. Hoy comienza el futuro. No miré hacia atrás. No recuerde los malos tiempos. Cuando usted recuerda desagradables experiencias del pasado, está reforzando esas imágenes negativas. ¿Para qué recordarlas? Deje el pasado atrás y mire hacia un glorioso y brillante mañana. Muestre entusiasmo ante su futuro. Tiene razones más que justificadas. Cuando los cambios empiecen a llegar a su vida, déle la bienvenida. No pretenda resistirse o ralentizar el curso del destino. A veces, cuando el dinero comienza a llegar, lo hace con tanta rapidez y fuerza, que le coge desprevenido. La reacción natural es disminuir la velocidad, tratar de detenerse. ¡No!. Relájese y deje que las cosas sigan su camino. Dé la bienvenida a los nuevos eventos financieros que lleguen a su vida. Celebre los cambios, ya que esos cambios son los que le llevarán a su nueva vida.

MANTENGASE ACTIVO
Manténgase en movimiento. No sea perezoso, ni física ni mentalmente. Impóngase un ritmo de vida activo. Intentando cosas se obtienen resultados. De todos modos, no lleve está idea demasiado lejos. Para conseguir el éxito, no necesita trabajar demasiado duro, llegando al límite de su resistencia. No vaya a quedar exhausto. Sólo tiene que mantener un mínimo de actividad. Este concepto no es tan raro como parece. Lo único que debe quedar claro es que tiene que evitar caer en la rutina de estar todo el día sin hacer nada. La apatía agotará sus fuerzas y mermara su energía creativa. Si añade un poco de actividad a su vida, todo mejorará.

UN CUERPO ACTIVO CRECE.
UNA MENTE ACTIVA EVOLUCIONA.
UNA VIDA ACTIVA PROSPERA.

La actividad hace que su corazón siga latiendo y su sangre corriendo por sus venas. La actividad mantiene la circulación de ideas y nuevos contactos en su vida. La actividad mantiene a su subconsciente henchido y preparado para cualquier eventualidad.

¡De Usted Depende!
Durante muchos años, he estado estudiando el comportamiento de los hombres y mujeres de éxito. He investigado la vida de escritores, artistas, músicos, millonarios, políticos, industriales y personalidades famosas. Descubrí que, sin excepción alguna, todos y cada uno de ellos utilizaba el poder del subconsciente, ya fuera de forma voluntaria o involuntaria. En cada caso, habían tenido una imagen clara de sus metas firmemente implantada en sus mentes.
Cada vez que se estudia la vida de una persona que haya tenido éxito en su vida - en cualquier campo - se acaba descubriendo que ha utilizado unos mismos principios.
No quiero decir con esto que todos emplearan el método de las afirmaciones. Por supuesto que no lo hicieron. Pero todos se las arreglaron, de una forma u otra, para introducir la imagen de lo que añoraban en sus subconscientes. Esto sí que es cierto.
La técnica de las afirmaciones que le he enseñado es la forma más fácil conocida de conseguirlo.
La riqueza es tímida. Es reservada. Debe ser atraída de forma delicada. Y ahora usted tiene una forma infalible de hacerlo. La riqueza se dirige hacia aquellos cuyas mentes la atraen, igual que la luz atrae a los insectos. Cuando el dinero empiece a llega a su vida, lo hará con la misma facilidad que el agua que baja de una montaña. No tiene otra opción.

Tiene que llegar... Más le vale prepararse.