091- La conexión Interior

91
La conexión Interior

El hombre puede porque cree que puede.
Virgilio

Muchos de nosotros llevamos mucho tiempo en la búsqueda por encontrar la felicidad en la vida, devoramos libros sobre el pensamiento po­sitivo, autoayuda y motivación personal.  Pero, si en ellos estuviera encerrado el secreto de una vida de abundancia y dicha total, ¿seguiríamos comprando nue­vos títulos? Desde luego, algunos se acercan más a darnos las claves para alcanzar esa "buena vida", un tanto esquiva, que no nos han convertido en verdaderos triunfadores; en nues­tras vidas, no ha habido grandes cambios. Pensamos que "tal vez era el libro equivocado", deducimos: "Probamos con otro". O lo intenta­mos con otra religión, otro tipo de meditación, otro guía, otro psíquico, otro médico o, quizá, otra relación esperando en cada nueva opción que ésa sea “la buena”.

Tratamos de alcanzar de todas las formas posibles, en to­das partes, alivio para el tedio y la lucha por la vida cotidiana; y, sin embargo, la mayor parte de nosotros continuamos en la búsqueda. ¿Por qué? ¿Cómo es posible que no hayamos encontrado el secreto de llevar una buena vida, sin importar lo que eso signifique para nosotros? ¿Cómo es que continua­mos "rasgándonos las vestiduras" para obtener lo que desea­mos, si desde siempre la clave para hacer realidad nuestros de­seos ha sido tan elemental como la vida misma?

Llevamos 90 capítulos tratando del valor humano, nos hemos acompañado de grandes autores como Norman Vincent Peale, Deepak Chopra, Alejandro Ariza, Leir Ribeiro, Joe Vitela, Wayne Dyer, Ramtha, Carl Jung, Anthony Robbins entre otros. Se ha planteado la invitación a ver la vida con una manera diferente de enfocarla, con una nueva conciencia, cambiar las viejas creencias que las cosas llegan por un golpe de suerte, buena o mala, por accidente o coincidencia, o porque te has dedicado a "picar piedra", que para obtener algo que valga en la vida requiere gran cantidad de esfuerzo y muchas veces acompañada con sufrimiento. En los últimos capítulos aprendimos que somos energía y cómo manejamos nuestros pensamientos concientes e inconcientes. He recibido testimonios de lectores que su vida ha tenido cambios, se han manifestado sus deseos, descubrieron que la magia de la vida esta en ellos. Y vaya que la disfrutan.

Sin embargo muchos se encuentran después de leer los 90 capítulos de hacer ejercicios propuestos, con que no ha cambiado nada. Como si Dios dijera tú si, tú no. Pero la pregunta flota desesperadamente en el aire ¿Qué falta? Deseo que este capítulo conecte en tu interior lo que falta para que en tu vida se manifieste todo lo que deseas.

Esa tontería de la "condición humana"

¿Alguna vez te ha parecido grotesco que nuestras vidas sean tan difíciles, aunque seamos tan talentosos? Aquí estamos, esta especie tan inteligente, capaz de desintegrar átomos, de volar a la Luna y crear a los Picapiedra; y sin embargo, todos andamos corriendo de un lado a otro, sufriendo ataques al corazón o muriéndonos de hambre. Eso no tiene sentido. ¿Cómo nos metimos en este lío? ¿O se trata, simplemente, de la con­dición humana?

Todo empezó de manera inexplicable, hace una eternidad, con la primera declaración falsa de aquellos que deseaban el poder, quienes proclamaban que nuestras vidas giraban en torno y eran resultado de circunstancias sobre las cuales no teníamos ningún control, incluyendo ser dominados por otros. Puesto que esto es lo que todos creyeron durante una eterni­dad, es lo que seguimos creyendo en la actualidad.

Así es como nuestros padres, antes de nosotros, y los su­yos antes de ellos, y sólo Dios sabe hace cuántos cientos de años, hemos luchado, nos hemos esforzado y nos hemos ator­mentado, hasta morir antes de tiempo a causa de las exigen­cias innecesarias de la vida. Creemos que todo eso forma parte de la condición humana, de la desafortunada aflicción que he­mos dado en llamar "realidad". Pero la condición humana es un mito y, por tanto, también lo es eso que llamamos realidad. La verdad, en simples y sencillas palabras, es que nosotros tenemos la sagrada habilidad de manejar eso que llamamos "nuestra vida" para que sea lo que queramos que sea. ¡De cual­quier modo! ¡Sin que importe nada! Desde una familia feliz hasta la capa de ozono.

Entonces, ¿por qué no han servido de mucho los millones de libros que se han publicado sobre cómo tenerlo todo, cómo hacerle para volverse rico o cómo visualizar el camino hacia el éxito, y cómo, mediante el pensamiento positivo, lograr salir por nosotros mismos del lío en que estamos metidos? ¡Muy sencillo! Todos esos libros dejaron fuera la clave más impor­tante para lograr todo en la vida:

¡Creamos al tener congruencia, no solo al pensar!

Esto es cierto, logramos lo que tenemos por la forma en la que sentimos, y no tratando de poner las cosas en su lugar o de controlar nuestra mente. Todo accidente automovilístico, as­censo en el trabajo, amante sensacional o desastroso, cuentas bancarias llenas o vacías, nos llegan por medio de la más ele­mental ley de la física: “Lo semejante atrae a lo semejante”. Y como por lo general no sentimos gran entusiasmo por lo que hemos tenido al alcance la mayor parte de la vida, nos hemos vuelto verdaderos maestros, dotados en el arte de atraer hacia nosotros circunstancias que preferiríamos no tener. ¿Quieres un automóvil nuevo? ¡Lo puedes tener! ¿Quieres trabajar con éxito por tu cuenta? ¡Puedes hacerlo! ¿Deseas cerrar ese negocio? ¿Ganar más dinero? ¿Tener una relación' fuera de serie? ¿Vivir sin temor? ¿Llevar una vida espiritual­mente satisfactoria? ¿Gozar de buena salud? ¿Disfrutar de tu libertad e independencia? Puedes tenerlo, si sabes como atraerlo a tu vida.

La Ley de la Atracción -lo semejante atrae a lo semejan­te- es absoluta (y no tiene nada que ver con las personalida­des). Nadie vive al margen de esta ley, porque es la ley del universo. Lo que ocurre es que no nos habíamos dado cuen­ta, sino hasta hace poco, de que esta ley se adapta también a nosotros. Ésta es la ley que está detrás del éxito o del fracaso. Es la que nos resguarda, o nos lanza a la fatalidad. En pocas palabras, la que domina cada momento de alerta en nuestra vida.  Así que si queremos que nuestra vida dé un giro conside­rable y que haya en ella más abundancia, salud, seguridad o felicidad de cualquier tipo, sólo tenemos que aprender la mecánica para manejar nuestra conexión interna entre la mente conciente, subconciente y poder superior y un universo de abundancia se abrirá ante nosotros para poder pedir lo que anhelamos.

En el capítulo 86 aprendimos que todo en este mundo está hecho de energía: tú, yo, la piedra, la mesa, el pasto. Y como la energía es vibración, eso significa que todo lo que existe vibra. ¡Todo! Incluyéndonos a ti y a mí. Los físicos de nuestra época han llegado finalmente a la conclusión de que energía y materia son la misma cosa, lo que nos lleva de regreso al punto de partida: todo vibra, porque todo -visible o no- es energía. Energía pura, vibrante, de flujo continúo. Pero aun cuando sólo hay una energía, ésta vibra en formas distintas. Tal como el sonido que surge de un instrumento musical, hay energías que vibran con mayor rapidez (como las notas altas), que provienen de frecuencias altas, y otras que vibran en forma lenta (como las notas bajas), procedentes de frecuencias bajas. No obstante, a diferencia de los tonos de un instrumento musical, la energía que fluye de noso­tros procede de nuestras más profundas emociones del subconciente, para crear patrones de energía de ondas electromagnéticas altamente cargadas, lo que nos convierte en imanes vivientes las 24 horas del día, muy po­derosos, pero volátiles.

Eso está muy bien, pero, ¿a quién le importa? Bueno, si quieres descubrir por qué has estado luchando tan duramente toda tu vida, ¡te interesará saberlo! Si quieres saber cómo cambiar tu vida para que se vuelva exactamente como tú quieres que sea, será mejor que te importe, porque las vibraciones electro­magnéticas que envías cada segundo de cada día son las que han producido -y continúan produciendo-, todo lo que te ocu­rre, grande o pequeño, bueno o malo. ¡Todo, sin excepción!.

Los poderes milagrosos de su mente subconsciente existían antes de que usted y yo hubiéramos nacido, antes de que existiera ninguna iglesia, ningún mundo. Las grandes verda­des eternas y los principios de la vida preceden a todas las religiones. Con estos pensamientos en la mente, le insto a que se aferre a este maravilloso y mágico poder de transformación que cicatrizará sus heridas men­tales y físicas, devolverá la libertad a su mente medrosa y le emancipará por completo de las limitaciones de la pobreza, del fracaso, de la miseria, de .la carencia y de la frustración. Todo lo que tiene que hacer es unirse mental y emocional­mente al bien que quiere encarnar, y los poderes creativos de su subconsciente responderán fielmente. ¡Empiece ahora, hoy! ¡Deje que los prodigios ocurran en su vida! Continúe, continúe hasta que amanezca y huyan las sombras.

Vayamos en orden para entender como esto. Definiciones:
Mente. Se refiere colectivamente a aspectos del entendimiento y conciencia que son combinación de capacidades como el raciocinio, la percepción, la emoción, la memoria, la imaginación y la voluntad. La mente es un resultado de la actividad del cerebro.
Cerebro. Órgano que controla y coordina el movimiento, el comportamiento y las funciones corporales homeostáticas, como los latidos del corazón, la presión sanguínea, el balance de fluidos y la temperatura corporal. El cerebro es responsable de la cognición, las emociones, la memoria y el aprendizaje. Aunque algunos autores como Deepak Chopra que el almacenamiento de emociones se realiza en todos nuestro organismo.
Conciente. Proceso mental de recibo y análisis de información que nos indica que está bien o mal, en base a la información disponible y creencias aprendidas para aceptar o rechazar la información y tomar decisiones. Funciona solo cuando estamos despiertos.
Inconsciente ó subconciente: Conjunto de los procesos mentales que no necesitan depender de una prioridad conciente, pues o bien no son relevantes para la tarea que se está desarrollando o porque ya tienen un camino establecido que atiende a esos eventos de forma automática, por lo que no son pensados conscientemente. Funciona las 24 horas. Esto incluye el control de los procesos fisiológicos.
Creencias. Es un modelo creado por la mente de pensamientos aceptados como verdaderos (aunque no lo sean) de un proceso racional.  Una creencia puede tener o no base empírica. Las fuentes de las creencias son varias: externas, cuando se originan en explicaciones dadas por la gente para la comprensión de ciertos fenómenos; o internas, cuando surgen del propio pensamiento y convicciones.
Convicción. Creencias firmes guardadas en el subconciente que ya no requieren demostración.
Congruencia. Pensar, decir, sentir y hacer LO MISMO.         

El secreto de la congruencia es que hace la conexión y activación a atraer todo lo que deseemos, poder maravilloso, milagroso, que se encuentra en su propia mente subconsciente, el último lugar en el que la mayoría de la gente lo buscaría.

                      autoestima30

El secreto de la congruencia es que hace la conexión y activación a atraer todo lo que deseemos. Poder maravilloso, milagroso, que se encuentra en su propia mente subconsciente, el último lugar en el que la mayoría de la gente lo buscaría. Puede traer a su vida más poder, más riqueza, más felicidad y más júbilo aprendiendo a establecer contacto con el recóndito poder de su mente subconsciente y a desencadenarlo. No necesita adquirir este poder; ya lo posee. Pero sí pue­de aprender a utilizarlo; puede aprender a comprenderlo, de modo que lo pueda aplicar en todas las esferas de su vida. A medida que siga las simples técnicas y procedimientos expuestos en este capítulo, irá consiguiendo el conocimiento y la comprensión necesarios. Puede inspirarse en una nueva luz y puede generar una nueva fuerza que le permita realizar sus esperanzas y hacer que todos sus sueños cristalicen. Decídase ahora a hacer su vida más espléndida, más vasta, más rica y más noble de lo que nunca fue.

El maravilloso poder del subconciente

Lo que es arriba es abajo, lo que es adentro es afuera.
El Kibalion

Dentro de sus profundidades subconscientes se encuen­tra la conexión a la sabiduría infinita, es más es parte de ti. El poder infinito y una inagotable reserva de todo lo que es necesario, en espera de desarrollo y expresión, Empiece ahora a reconocer estas potencialidades de su mente más profunda, y empezarán a tomar forma en el mundo exterior.

La inteligencia infinita que se alberga dentro de su mente subconsciente puede revelarle todo lo que necesite saber en cada momento y en cada punto del espacio, siempre que usted sea amplio de miras y receptivo. Puede recibir nue­vos pensamientos e ideas que le permitan concebir nuevos inventos, hacer nuevos descubrimientos o escribir libros y obras de teatro. Además, la inteligencia infinita de su sub­consciente puede impartirle maravillosas variedades de cono­cimiento, de una naturaleza insólita. Puede revelarle y enca­minarle a la perfecta expresión y al lugar verdadero en su propia vida.

A través de la sabiduría de su mente subconsciente puede atraer al compañero ideal, así como al perfecto, socio de nego­cios. Puede encontrar al comprador idóneo de su casa y pro­porcionarle todo el dinero necesario, así como la libertad financiera de ser, hacer e ir al compás de su corazón.

Tiene derecho a descubrir este mundo interior de pen­samiento, sensibilidad y poder, de luz, amor y belleza. Aunque invisibles, sus fuerzas son poderosas. Dentro de su mente sub­consciente encontrará la solución de todos sus problemas y la causa de cualquier efecto. Y ya que puede nutrirse de los poderes ocultos, se adueñará del poder necesario y de la sabiduría precisa para avanzar en abundancia, seguridad, júbilo y dominio.

He visto el poder del subconsciente levantar a la gente de su invalidez, haciéndolos de nuevo enteros, vitales, fuertes, y libres para salir al mundo y experimentar felicidad, salud y júbilo. Usted posee un milagroso poder curativo en su subconsciente capaz de curar su mente turbada y su corazón roto. Puede abrir la puerta de su prisión mental y liberarlo. Ese poder puede emanciparlo de todo tipo de servidumbre material y física.

Necesidad de una base de trabajo

Su mente subconsciente es principio y opera según la ley de la creencia. Debe saber de qué creencia se trata, por qué funciona y cómo funciona. Esto signifi­ca creer en la manera en que su mente opera, creer en la propia creencia. La creencia de su mente es el pensamiento de su mente, lo cual es sencillo; justamente eso y nada más.

Todas sus experiencias, acontecimientos, condiciones y actos son las reacciones de su mente subconsciente ante sus pensamientos. Recuerde: no es aquello en que se cree lo que proporciona el resultado, sino la creencia de su propia mente. Deje de creer en las falsas creencias, opiniones, supersti­ciones y temores del género humano. Comience a creer en las eternas realidades y verdades de la vida que nunca cambia. Entonces, se moverá hacia adelante, hacia arriba y hacia Dios. Por favor sea congruente con lo que piensa y siente.

La dualidad de la mente sólo tiene una mente, pero ésta posee dos características dis­tintivas. La línea de demarcación entre ambas es bien conoci­da para todos los hombres y mujeres reflexivos de hoy. Las dos funciones de su mente son esencialmente distintas. Cada una está dotada de atributos y poderes separados y diversos. La nomenclatura generalmente utilizada para distinguir las dos funciones de su mente es la siguiente: la mente objetiva y la subjetiva, la mente consciente y la subconsciente, la mente despierta y la dormida, el yo superficial y el yo profundo, la mente voluntaria y la mente involuntaria, la mente masculina y la femenina, y muchos otros términos. Encontrará los térmi­nos" consciente" y "subconsciente" utilizados para representar la naturaleza dual de su mente a lo largo de este capítulo.

La mente consciente y la mente subconsciente

Una excelente manera de familiarizarse con las dos funciones de su mente es imaginársela como un jardín. Usted es un jar­dinero y está plantando semillas (pensamientos) en su mente subconsciente durante todo el día, basado en su pensar habi­tual. Cosechará en su cuerpo y entorno lo que siembre en su mente subconsciente. Comience ahora a sembrar pensamientos de paz, felici­dad, rectitud, buena voluntad y prosperidad. Piense con tran­quilidad e interés en estas cualidades y acéptelas plenamente en su mente razonadora consciente. Continúe plantando estas maravillosas semillas (pensamientos) en el jardín de su mente y recogerá una gloriosa cosecha. Su mente subconsciente puede compararse con la tierra, en la que crecerán toda clase de se­millas, buenas o malas, no sabe distinguir la esencia de lo que siembra no toma decisiones al respecto, así es que tenga cuidado que piensa. Todo pensamiento es, por tanto, una causa y toda condición es un efecto. Debido a esta razón, es esencial que usted se haga cargo de sus pensamientos, de modo que produzca solamente condiciones deseables.

Cuando su mente piense en forma correcta, cuando com­prenda usted la verdad, cuando los pensamientos depositados en su mente subconsciente sean constructivos, armónicos y pacíficos, el mágico poder de su subconsciente responderá y originará condiciones armoniosas, ambientes agradables y lo mejor de todo lo que lo rodea. Cuando empiece a controlar sus procesos mentales, podrá aplicar los poderes de su sub­consciente a cualquier problema o dificultad. Dicho de otra manera, estará cooperando conscientemente con el poder infinito y la ley omnipotente que gobierna a todas las cosas.

Mire a su alrededor sin importar dónde viva, y advertirá que la vasta mayoría de la humanidad vive en el mundo exterior; los hombres más esclarecidos se interesan intensamente por el mundo interior. Recuerde que es su mundo interior, es decir, sus pensamientos, sentimientos e imaginación, lo que se re­fleja en su mundo exterior. Y es, por lo tanto, el único poder creativo; todo aquello que encuentra en su mundo expresivo ha sido creado por usted en el mundo interior de su mente, consciente o inconscientemente.

El conocimiento de la interacción de su mente consciente y su mente subconsciente le permitirá transformar toda su vida. Para cambiar las condiciones externas deberá cambiar la causa. La mayor parte de los hombres tratan de cambiar las condiciones y circunstancias trabajando con ellas. Si desea eliminar la discordia, la confusión, la deficiencia y la limitación, debe extirpar la causa, y la causa es el modo en que está uti­lizando su mente consciente. En otras palabras, la manera en que piensa e imagina dentro de su mente.

Está viviendo en un mar insondable de infinita riqueza. Su subconsciente es muy sensible a sus pensamientos. Sus pen­samientos forman el molde o matriz a través del cual fluye la inteligencia. La sabiduría, las fuerzas vitales y las energías infini­tas de su subconsciente. La aplicación práctica de las leyes de su mente, como se ilustra en cada capítulo de este libro, le hará experimentar abundancia en vez de pobreza. sabiduría en vez de superstición e ignorancia, paz en vez de dolor, alegría en vez de tristeza, luz en vez de obscuridad, armonía en vez de discordia, fe y confianza en vez de temor, éxito en vez de fra­caso, y libertad respecto a la ley de los promedios. Por su­puesto, no existen mejores bendiciones que éstas, desde el punto de vista mental, emocional y material.

La mayor parte de los grandes científicos, artistas; poe­tas, cantantes, escritores e inventores tiene un profundo conocimiento de cómo operan las mentes consciente y subconsciente.

Cuando su mente consciente (el pequeño yo) está llena de miedo, de preocupación y de ansiedad, las emociones nega­tivas engendradas en su mente subconsciente (el gran yo) quedan en libertad e inundan la mente consciente con un sen­tido de pánico, de presentimiento y de desesperación. En cuanto esto ocurra, puede hablarle con energía y hondo sentido de autoridad a las emociones irracionales ge­neradas en su mente más profunda de esta manera: "Cálmen­se, tranquilícense, aquí mando yo, deben obedecerme, están a mis órdenes, no pueden meterse donde nadie las llama".

Resulta fascinante y de intenso interés observar cómo puede hablarse con autoridad y convicción a la actividad irra­cional del yo más profundo, llevando silencio, armonía y paz a su mente. El subconsciente está sujeto a la mente consciente, y es por ello que se llama subconsciente.

Percibirá las diferencias principales mediante las siguientes ilus­traciones: la mente consciente es como el navegante o capitán en el puente de una nave. Dirige el barco y da órdenes a los hombres del cuarto de máquinas, que a su vez controlan todas las calderas, instrumentos, indicadores, etc. Los hombres del cuarto de máquinas no saben adónde van; siguen órdenes. Se estrellarían contra las rocas si el hombre del puente les diera instrucciones incompletas o erróneas basadas en sus cálculos con la brújula, el sextante u otros instrumentos. Los hombres del cuarto de máquinas le obedecen porque tiene el mando, y él da órdenes que se cumplen automáticamente. Los miem­bros de la tripulación no replican al capitán; simplemente obe­decen sus órdenes. El capitán es el señor de la nave y sus decretos se ejecutan. De modo similar, su mente consciente es el capitán y señor de su barco, que representa su cuerpo, su entorno y todos sus asuntos. Su mente subconsciente obedece las órdenes que usted le da, con base en lo que su mente cons­ciente considera y acepta como verdad.

Cuando usted dice a la gente muchas veces: "No me lo puedo permitir", su mente subconsciente le toma la---palabra y se encarga de que no esté en condiciones de adquirir lo que usted desea. Mientras continúe diciendo: "No puedo permi­tirme ese carro, ese viaje a Europa, esa casa, ese abrigo de piel o estola de armiño", puede estar seguro de que su mente subconsciente obedecerá sus órdenes y de que usted se pasará la vida experimentando la falta de todas esas cosas.

La víspera de Navidad, una joven estudiante universitaria miraba en el escaparate de una tienda una atracti­va y cara maleta de viaje. Se iba a pasar las fiestas a otra ciudad distante. Estaba a punto de decir: "No puedo permitirme esa maleta", cuando recordó algo que había escuchado en una de mis conferencias: "Nunca termines una oración negativa; voltéala inmediatamente y se producirán milagros en tu vida". Entonces dijo: "Esa maleta es mía. Está en venta. La acepto mental­mente y mi subconsciente se cuidará de que la reciba" . A las ocho de la noche de ese mismo día, su novio le regaló una maleta exactamente igual a la que había contem­plado y con la que se había identificado mentalmente a las diez de aquella misma mañana. Ella había llenado su mente con un pensamiento de expectativa y se lo había soltado tal cual a su mente más profunda, que tiene la habilidad del logro.

Otra ilustración sencilla es esta; Cuando usted dice: "No me gustan los champiñones" y se presenta posteriormente la ocasión de que le sirvan champiñones en- salsas o ensaladas, le causarán indigestión porque su mente subconsciente le estará diciendo: "Al jefe (su mente consciente) no le gustan los champiñones". Este es un divertido ejemplo de las principales diferencias y modos de operación de su mente consciente y subconsciente.

Una mujer puede decir: "Si tomo café por la noche, me despierto a las tres de la mañana". Y siempre que toma café, su mente subconsciente le llama la atención, como diciendo: "El jefe quiere que permanezcas en vela esta noche". Su mente subconsciente trabaja veinticuatro horas al día y toma medidas para su propio bien, vertiendo en su regazo todo el fruto de sus pensamientos habituales.

Vale la pena por el gran potencial de atraer a su vida lo que desea que lo dividamos en varios capítulos, ahora solo hagamos un resumen de ideas que es importante recordar
            1. La mina está en su interior. Busque dentro de usted la       respuesta al deseo de su corazón.
2. El gran secreto de los grandes hombres de todas las épocas fue su habilidad para entrar en contacto con los poderes de su mente subconsciente y para desencadenar­los. Usted puede hacer lo mismo.
3. Su subconsciente tiene la respuesta a todos los proble­mas. Si sugiere a su subconsciente antes de dormir: "Quiero levantarme a las seis de la mañana", le desper­tará exactamente a esa hora.
4. Su mente subconsciente es el constructor de su cuerpo y puede curarle. Duérmase cada noche con la idea de la perfecta salud y su subconsciente, que es su fiel servidor, le obedecerá.
5. Todo pensamiento es una causa y cualquier condición es un efecto.
6. Si quiere escribir un libro, crear una maravillosa obra de teatro o dar una mejor conferencia a su auditorio, trans­mita la idea con amor y sentimiento a su mente subcons­ciente y ésta le responderá de la misma manera.
7. Usted es como un capitán navegando en su barco, que debe dar las órdenes apropiadas; de manera similar, usted tiene que dar las órdenes pertinentes (pensamientos e imágenes) a su mente subconsciente, que controla y rige todas sus experiencias.
8. Nunca utilice expresiones como: "No puedo permitírmelo" o "No puedo hacer esto", pues su mente subcons­ciente las tomará al pie de la letra y se ocupará de que no tenga ni el dinero ni la habilidad para hacer lo que quiere hacer. Mejor afirme: "Puedo hacer todas las cosas a través del poder de mi mente subconsciente" .
9. La ley de la vida es la ley de la creencia. Una creencia es un pensamiento en su mente. No crea en cosas que lo perjudican o dañan. Crea en el poder de su subconsciente para curarlo, inspirarlo, fortalecerlo y hacerlo prosperar. Lo que usted crea es lo que le acontecerá.
10. Cambie sus pensamientos y cambiará su destino.
11. La congruencia de claridad interior, lo que desea, piensa, siente quiere y hace, es lo que activa este poder dentro de usted.

Conocer la grandeza del Universo dentro de nosotros es una extraordinaria oportunidad de vivir con pasión.