084- ¿Racional o emocional?

84
¿Racional ó Emocional?

Si Ud. cree que tiene razón la tiene,
Si Ud. cree que no tiene razón, no la tiene.
Henry Ford.

La primera vez que leí esta cita de Henry Ford, no la tome como cierta, tuvieron que pasar muchas cosas y aprendizajes para descubrir su gran profundidad: cada uno de nosotros establece su propia verdad de sí mismo y de la vida. Y eso es precisamente lo que vamos a tratar en éste capítulo.
Existen varias teorías y escuelas respecto a cómo se forma la personalidad, unas son determinantes, piensan que el ser humano nace con una carga de herencia predispuesta por la genética a ciertas características para toda su vida; la corriente opuesta ve al ser humano como un pizarrón en blanco con la infinita posibilidad de escribir en él una nueva historia.  Es una realidad que los hijos tienen ciertos rasgos físicos de los padres, pero habremos exagerado en afirmar que ¿si el padre fue alcohólico,  también el hijo lo será?, ó ¿si los padres fueron estudiosos los hijos también lo serán?.
Por otra parte es una realidad como lo explica extraordinariamente Deepak Chopra la materia no es sólida, cada átomo que forma la materia el núcleo es sólo un pequeño punto flotando en energía, entonces la expresión de la materia es en realidad expresión de la energía vibrando a cierta frecuencia. Nuestros pensamientos y emociones son energía que vamos guardando en cada una de las células del organismo aún desde el vientre materno y lo continúa haciendo el resto de su vida, elevando el concepto de que no sólo el cerebro es el único lugar de nuestro cuerpo que guarda información.
Esto se confirma en las terapias de regresión, donde el terapeuta lleva al paciente a un estado de relajación semi-profunda y lo dirige a las diversas etapas de su vida con la finalidad de sanar vivencias traumáticas grabadas a nivel conciente y sub-conciente. En el caso de pacientes que fueron concebidos sin planearlos, resultado de un embarazo “accidental”, y peor aún que se intento abortarlos, expresan ese sentimiento de rechazo durante toda su vida, y en la terapia cuando comienza la exploración haciéndolos sentir las grabaciones de lo vivido dentro del vientre materno diciendo que no quieren nacer porque no los quieren, recuerdan que quisieron matarlos.
Si es una realidad que existen leyes de la genética, pero los estudios Gestalt demuestran como la formación de la personalidad esta generada por la influencia del entorno en el que se desarrolle, la familia, el lugar donde vive, la escuela, la iglesia, los amigos y las comunicaciones (televisión, lectura, música e Internet). Esto genera nuestra propia verdad, el auto concepto y nuestra filosofía de la vida, generando como resultado los pensamientos creencias y emociones con los que navegamos en la vida.
Todos tendemos a pensar que vemos las cosas como son, que somos objetivos. Pero no es así. Vemos el mundo, no como es, sino como somos nosotros o como se nos ha condicionado para que lo vea­mos. Cuando abrimos la boca para describir lo que vemos, en reali­dad nos describimos a nosotros mismos, a nuestras percepciones, a nuestros paradigmas. Cuando otras personas difieren de nosotros, de inmediato pensamos que algo extraño les ocurre.
Antes de seguir adelante, invito al lector a una experiencia inte­lectual y emocional. Observemos durante algunos segundos el siguiente dibujo
 
 
   
 
 
 

                                    autoestima28
¿Ve una mujer? ¿Cuántos años tiene? ¿Cómo es? ¿Qué lleva puesto? ¿En qué roles la ve?  Es probable que describa a la mujer del segundo dibujo como una joven de unos veinticinco años, muy atractiva, vestida a la moda, con nariz pequeña y aspecto formal. Si usted es un soltero, le gustaría in­vitarla a salir. Si su negocio es la ropa femenina, tal vez la emplearía como modelo.  Pero, ¿y si yo le dijera que está equivocado? ¿Qué pensaría si yo insistiera en que se trata de una mujer de 60 o 70 años, triste, con una gran nariz, y que no es en absoluto una modelo? Es el tipo de perso­na a la que usted probablemente ayudaría a cruzar la calle.
¿Quién tiene razón? Vuelva a mirar el dibujo. ¿Logra ver a la an­ciana? En caso contrario, persista. ¿No identifica su gran nariz gan­chuda? ¿Su chal?  Si usted y yo estuviéramos hablando frente a frente podríamos discutir el dibujo. Usted me describiría lo que ve, y yo podría ha­blarle de lo que veo por mi parte. Podríamos seguir comunicándonos hasta que usted me mostrara claramente lo que ve y yo le mostrara lo que veo.
Muestre el dibujo a otras personas y pídales por favor que le digan que ven, anticipo argumentos a favor de una bella joven en el dibujo ó una anciana narizona, haga la prueba.
Este ejercicio, en primer lugar, demuestra cuan poderoso es el efecto del condiciona­miento sobre nuestras percepciones, nuestros paradigmas. Si diez se­gundos pueden tener semejante efecto en el modo en que vemos las cosas, ¿qué cabe decir del condicionamiento de toda una vida? Las influencias que obran en nuestras vidas (la familia, la escuela, la Iglesia, el ambiente de trabajo, los amigos, los compañeros de traba­jo y los paradigmas sociales corrientes, como por ejemplo la ética de la personalidad) tienen un efecto silencioso e inconsciente en nosotros, y contribuyen a dar forma a nuestro marco de referencia, a nues­tros paradigmas, a nuestros mapas.
El experimento demuestra también que tales paradigmas son la fuente de nuestras actitudes y conductas. Al margen de ellos no podemos actuar con integridad. Sencillamente no podemos conservar­nos íntegros si hablamos y andamos de cierto modo mientras vemos de otro. Si el lector se encuentra entre el 90 por ciento que ve a la jo­ven en el dibujo compuesto cuando se lo condiciona para que así lo haga, sin duda le resultará difícil pensar en ayudarla a cruzar la calle. Tanto su actitud como su conducta con respecto a la figura tienen que ser congruentes con el modo en que la ve.
Esto plantea uno de los defectos básicos de la ética de la perso­nalidad. Tratar de cambiar nuestras actitudes y conductas es prácti­camente inútil a largo plazo si no examinamos los paradigmas bási­cos de los que surgen esas actitudes y conductas.
Este experimento perceptivo también demuestra cuan poderoso es el efecto de nuestros paradigmas sobre la manera en que interactuamos con otras personas y la vida misma. Cuando pensamos que vemos las cosas de manera clara y objetiva, empezamos a comprender que otros las ven de diferente manera desde sus propios puntos de vista, en apa­riencia igualmente claros y objetivos. «Uno se pone de pie en el mis­mo lugar en el que estaba sentado.»
De aquí que la Ley de atracción nos conceda lo que creemos.  Si creemos que el mundo es un lugar de sufrimiento de injusticia, de pocas oportunidades, así lo será. Sin embargo la creencia en la bondad, el amor, la prosperidad, de una vida digna, también así será para la persona que así lo crea.
Esto no significa que no existan hechos. En nuestro experimento, dos individuos inicialmente influidos por distintas imágenes condicionadoras miraban juntos la tercera figura. Miraban los mismos hechos (líneas negras y espacios blancos) y los reconocían como he­chos. Pero la interpretación que cada uno de ellos daba a esos hechos representaba experiencias anteriores, y los hechos carecen de signi­ficado al margen de su interpretación.
Cuanta más conciencia tengamos de nuestros paradigmas, mapas o supuestos básicos, y de la medida en que nos ha influido nuestra experiencia, en mayor grado podremos asumir la responsabilidad de tales paradigmas, examinarlos, someterlos a la prueba de la realidad, escuchar a los otros y estar abiertos a sus percepciones, con lo cual lograremos un cuadro más amplio y una modalidad de visión mucho más objetiva.
Pero, como de­muestra nuestro experimento, personas sinceras e inteligentes ven las cosas de modo distinto, pues cada una mira a través del cristal de su experiencia.
Quizá la conclusión más importante que puede obtenerse del ex­perimento perceptivo pertenece al área del cambio de paradigma, que podría denominarse experiencia «¡Eureka!», y se produce cuan­do alguien finalmente «ve» de otro modo la imagen compuesta. Cuanto más apegada esté una persona a su percepción inicial, más poderosa será la experiencia «¡Eureka!». Es como si en nuestro inte­rior de pronto se encendiera una luz.
La expresión cambio de paradigma fue introducida por Thomas Kuhn en un libro muy influyente, una piedra angular, titulado La es­tructura de las revoluciones científicas. Kuhn demuestra que casi to­dos los descubrimientos significativos en el campo del esfuerzo cien­tífico aparecen primero como rupturas con la tradición, con los vie­jos modos de pensar, con los antiguos paradigmas.
Para Tolomeo, el gran astrónomo egipcio, la Tierra era el centro del universo. Pero Copérnico creó un cambio de paradigma, susci­tando muchas resistencias y persecuciones al situar al Sol en el cen­tro. Súbitamente, todo fue objeto de una interpretación distinta.
El modelo newtoniano de la física es un paradigma de movi­mientos regulares y todavía constituye la base de la ingeniería mo­derna. Pero es parcial, incompleto. El mundo científico moderno se vio revolucionado por el paradigma einsteiniano, el paradigma de la relatividad, cuyo valor predictivo y explicativo es mucho mayor.
Hasta que se elaboró la teoría de los gérmenes, un alto porcenta­je de mujeres y niños morían durante el parto, y nadie entendía por qué. En las escaramuzas de la guerra, eran más los hombres que mo­rían de pequeñas heridas y de enfermedades que de traumas impor­tantes sufridos en el frente. Pero en cuanto se desarrolló la teoría de los gérmenes, un paradigma totalmente nuevo, un modo mejor y per­feccionado de comprender lo que sucedía, hizo posible un perfeccio­namiento médico extraordinario, significativo.
Los Estados Unidos de hoy en día son el fruto de un cambio de paradigma. El concepto tradicional del gobierno había sido durante siglos el de la monarquía, el del derecho divino de los reyes. Enton­ces se desarrolló un nuevo paradigma: el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Nació una democracia constitucional, capaz de liberar en gran medida la energía y el ingenio humanos, que ori­ginó un nivel de vida, de libertad, de influencia y esperanza inigua­lado en la historia del mundo.
No todos los cambios de paradigma siguen una dirección positi­va, pero ya sea que el cambio de paradigma nos empuje en direccio­nes positivas o negativas, o que se produzca de modo instantáneo o gradual, determina que pasemos de una manera de ver el mundo a otra. Ese cambio genera poderosas transformaciones. Nuestros para­digmas, correctos o incorrectos, son las fuentes de nuestras actitudes y conductas, y en última instancia de nuestras relaciones con los demás.
Existen muchas clasificaciones de personalidades, pero analizaremos, básicamente los extremos de ellas, las demás son simplemente la mezcla de éstas. La del tipo intelectual, también llamada racional y la emocional ó también conocida como visceral. Examinemos las características de ambas personalidades y luego el punto medio ó centrado.
Dominio Racional.

  1. Muy informado, está al tanto de las últimas noticias y sucesos.
  2. Tiene planes en su vida muy variados y para todo.
  3. Su forma de ver el mundo es totalmente objetiva.
  4. Sus creencias están basadas en explicaciones objetivas y científicas.
  5. Racionamiento totalmente lógico, todo tiene un enfoque de causa y efecto.
  6. Calculador, metódico, ordenado, exigente
  7. Con éxito económico
  8. En sus relaciones con los demás es frío, insensible
  9. Enfoque en el tener más que en el ser.
  10. Muy poco interés en el tema espiritual
  11. Muy poco pacientes y tolerantes.
  12. Alto estrés, sufren de dolores de cabeza, migraña, presión alta, enfermedades cardio- vasculares, gastritis, presión arterial alta, gota, hígado y páncreas.
  13. Son críticos con la demás gente, pocas personas le parecen de su agrado.
  14. Son perfeccionistas y exigentes.
  15. Todo lo quieren solucionar con dinero.
  16. Su toma de decisiones es considerando hechos objetivos y el futuro.
  17. Nada les satisface, a todo le encuentran peros.
  18. Son de poca vida familiar, más bien su rol es de proveedores.
  19. Nunca tienen el dinero suficiente aunque tengan abundancia de dinero.
  20. Creen en el esfuerzo extremo y el sufrir como medio de lograr cosas en su vida.
  21. Son egoístas, les importa poco el punto de vista de los demás
  22. Su complexión no es gruesa por lo general delgados.
  23. Su postura es erguida, son de rápido andar.
  24. La ayuda que ofrecen a los demás esta basada más en el reconocimiento que le puede traer, ó en el compromiso que genera la ayuda que en el valor del dar, también llegan a hacerlo pero por lástima.
  25. El dominio racional positivo se muestra como un catedrático, un investigador, ó científico
  26. El dominio racional manejado negativo, son tiranos, prepotentes, directores de empresa ó dueños de su propio negocio muy poco querido y muy temido.
  27. Son personas con un gasto de energía tremenda, comen y duermen poco, trabajan mucho, lo cuál lo convierte en un proceso auto destructivo.
  28. Su trato es áspero y suelen ser faltos de tacto y poco diplomáticos.

Dominio Emocional

  1. Las decisiones son tomadas por emoción
  2. Buscan ayudar a los demás
  3. Evaden la introspección, no les gusta las preguntas ó cuestionamientos hacia ello.
  4. Son personas dependientes en todo sentido.
  5. No toman decisiones por sí mismos e influye mucho las situaciones pasadas.
  6. Tienden a vivir en la vida ciclos periódicos de depresiones y crisis
  7. No encuentran sentido de la vida
  8. Viven carencias afectivas, económicas y de realización
  9. No tienen planes de vida definidos
  10. Esperan que su vida cambie con el tiempo, ayuda divina ó ganarse la lotería.
  11. Viven soledad
  12. Les gusta sentirse víctimas y por lo tanto buscan sufrimiento porque en el fondo es una manera de atraer caricias emocionales y atención.
  13. Tienden a ser manipuladores ocultos ya que no es evidente su acción manipuladora.
  14. Buscan reconocimiento por compasión
  15. Pobre iniciativa, no hay un auto concepto de valor ni reconocimiento de sus propias capacidades.
  16. Actúan por crisis no por planeación
  17. Tienen una desconexión con el mundo real.
  18. Se resignan de la vida que Dios quiso que vivieran.
  19. Tienen la necesidad de ser aceptados y hacen lo que sea por lograrlo.
  20. Tienen baja autoestima.
  21. Por su personalidad encuentran personas y situaciones que los explotan.
  22. Su postura por lo general tiene algo de encorvada, caminan con paso lento y con la edad arrastran los pies.
  23. Son más propensos a sufrir accidentes
  24. Las enfermedades más frecuentes que tienden a padecen son: diabetes, riñones, tumores, problemas en la columna, ciática, problemas de la vista, artritis y cáncer principalmente
  25. Por lo regular tienen sobrepeso y una vida sedentaria.
  26. Viven al día, no tienen proyectos ni plan de vida.
  27. Son inseguros y celosos por lo tanto manipuladores, chantajistas y les gusta dominar, pero se hacen los débiles.
  28. Guardan coraje hacia eventos y personas del pasado.
  29. Tienen temor a dejar ir. Por lo tanto no son generadores de cambios.
  30. No son empáticos y no tienen capacidad de escuchar a los demás.
  31. Se sienten muy sensibles y amorosos, sin embargo no tienen relaciones fuertes familiares ó de amistad a largo plazo.
  32. Son intrigosos, siempre están involucrados con relaciones conflictivas.
  33. Su tema favorito es cuanto sufren.
  34. Son soñadores pero nada realizadores.
  35. No corren riesgos y son altamente dependientes.
  36. Dominio personal manejado positivo son religiosos, humanistas.
  37. Dominio personal manejado negativo son trabajos de poca importancia independiente de su preparación ó grado de inteligencia.

Dominio de Equilibrio

  1. Son personas analíticas, sensibles y juiciosas.
  2. Su pasado no determina lo que pueden ser en el futuro.
  3. Equilibrio entre el ser y hacer
  4. Tienen alta espiritualidad.
  5. Disfrutan y viven el aquí y el ahora.
  6. Mucha visión integral del futuro (física, emocional, material y espiritual)
  7. Tienen muy buena salud, es muy raro que se enfermen.
  8. Son personas de decisión y acción.
  9. Tienen el control de sus emociones y no las emociones de ellos.
  10. Tienen lazos profundos afectivos familiares y de amistad a largo plazo.
  11. Son muy queridos y apreciados.
  12. Viven la abundancia y la prosperidad.
  13. Son bondadosos, humanos y generosos.
  14. Tienen éxito en todo lo que emprenden y si fracasan lo toman como la experiencia necesaria para lograr el éxito.
  15. Su actitud ante la vida es de optimismo e influencia en su medio.
  16. Participan en clubes, asociaciones ó grupos de diversa índole.
  17. Son optimistas, siempre tienen otra opción.
  18. Saben lo que valen y no requieren andar exhibiéndolo.
  19. Son sensibles pero no pierden el foco de la objetividad.

¿Con cuál se identifica más, es cierto no existen personas que encajen perfectamente en los 3 tipos planteados, pero haga la prueba, imprima el texto y haga una marca con los que se sienta que lo describen, cuéntelos y vea  que tipo de personalidad es la que más predomina en usted.
            Este capítulo es muy importante, por varias razones:

  1. Porque ejercita la introspección de cómo somos nosotros, evidencia el lente con que vemos la vida.
  2. Plantea la manera básica características visibles de nuestra personalidad y las que observamos de otras personas.
  3. Nos lleva a hacer conciencia que así como se formaron, ahora podemos en un acto de decisión trabajar para modificarlas, lo cuál no es sencillo pero no imposible. Se parte del punto de conciencia y decisión de querer en realidad hacer un cambio. Estoy seguro que en 84 capítulos del taller de autoestima hasta ahora, haya suficiente material para apoyar esta decisión.
  4. El Universo no nos da lo que “pensamos” merecer, sino lo que “sentimos” merecer.

Siempre he pensado que conocer a otras personas es una riqueza indescriptible de un libro de vida que se abre ante mí, en la observación y análisis llego a las siguientes conclusiones de este tema.
Las emociones mandan. No te digo que dejes de ser un ser racional ó pensante, no para nada, sino que trabajen en conjunto tus pensamientos con una emoción correspondiente al pensamiento para activar la conexión vibracional al Universo. Pienses lo que pienses, la Ley de Atracción funciona por nivel vibracional y tus emociones son la conexión al Universo.  Puedes pensar que necesitas y te gustaría un coche nuevo, sin embargo hay una emoción interna que te dice: no, es mucho para ti. Entonces nunca lo vas a tener porque la frecuencia de tu deseo y emoción son diferentes. Si un niño es golpeado de chico, el dolor le dura un rato y se le quita, pero maltratado emocionalmente le dura toda la vida, argumentos comparativos, de ineptitud, de negación, son las marcas más terribles que una persona puede recibir. Y con ellas forma su propio auto concepto.
Otra forma de cambio para bien recomendada por grandes maestros como Chopra, Osho, y otros es a través de la meditación, en cualquiera de sus formas y corrientes.
Ser concientes de nuestra de nuestra forma de ver la vida es una gran oportunidad para “Vivir con pasión”