051- Una Nueva Conciencia

51
Una Nueva Conciencia

Utiliza los talentos que tengas:
Habría silencio en los bosques si solo
cantaran los pájaros que cantan bien.
Henry Van Dyke
Educador americano

Nos Existen personas que piensan que todo les sale mal. Adonde quiera que van las desgracias ocurren: las máquinas se descomponen; las hostilidades y el maltrato les procuran; las gallinas no ponen; las armas para defenderse fallan; se busca un candidato para correrlo del trabajo y los eligen a ellos; salen y los asaltan, y todo lo desafortunado que puede suceder, les sucede. ¿Son estas situaciones realistas? ¡Sí, son muy realistas! Pero lo más triste es que exista la creencia en muchas de estas personas de que se trate de un lance irónico del destino que quiere arruinar su vida. El destino no te lanza nada, se trata de tu propio pensamiento y la ley de atracción que hay en él..

Científicamente existe un principio llamado "entropía", que para fines prácticos es lo que causa que las formas organizadas se desintegren gradualmente a niveles más y más bajos de organización. Esto es la base de la teoría de que el Universo es como una gran máquina que tiende a dejar de funcionar. En sentido meramente simbólico, parece que muchas personas se deslizan en una conciencia entrópica al sintonizar sus pensamientos con el pensamiento negativo del mundo. El infortunio y la desdicha siguen al infortunio y la desdicha bajo este síndrome de la nube negra. Sin embargo aquí te presento lo mejor: Esta cadencia ¡puede ser invertida! ¿Cómo? Literalmente con una Nueva Conciencia.

Es interesante que cada vez haya más evidencias en la vida de un principio científico distinto, la "sintropía", a través del cual las formas tienden a alcanzar niveles más y más altos de organización, orden y armonía dinámica. Albert Szent-Gyorgyi, biólogo y ganador del premio Nóbel, se refiere a ella como un "impulso innato en la materia viviente de perfeccionarse". Eso sería parte de la explicación que en cada uno de nosotros existe un impulso y deseo por nuestra propia superación, lejos de ser alguna necesidad del ego, entendiéndola con una Nueva Conciencia, se trata de un sublime llamado a manifestar nuestra grandeza. ¡Todos la llevamos dentro! Sólo es cuestión de atreverse a reclamar nuestra esencia mediante una conciencia sintrópica al dejar que nuestras mentes y nuestro corazón permanezcan en Dios. En esto creo.

Cuando estás a cargo de tu mente haciéndote conciente de la calidad de tus pensamientos, cuando eliges vivir una Nueva Conciencia de unidad que fluye creativamente, cuando eliges cooperar con la vida en vez de ir en contra de ella, cuando eliges ser positivo y amoroso, te sientes seguro. Entonces estás bajo la "nube blanca". Citando el Salmo 91: estás bajo "la sombra del Omnipotente". En esta Nueva Conciencia la sintropía hace su hermosa obra: los lugares del estacionamiento aparecen frente a ti cuando llegas a un lugar, tiene descuento aquello que necesitabas comprar, hasta la gente con maldad hace una excepción y es buena contigo, el empleo que buscabas aparece frente a ti, las promociones llegan, recibes un dinero de sorpresa, se te ofrece un jugoso negocio que te abrirá más puertas de abundancia, conoces a la persona ideal para que te ayude en tu crecimiento, etc. A estos momentos bajo la nube blanca mucha gente le llama "una vida de encanto". La gente empieza a decir que la vida es increíble, que la vida es más que hermosa y empiezan a ver que efectivamente vivimos en un mundo encantado. Y realmente no se trata de ninguna "suerte", sino que ni más ni menos que la manifestación de tu propio estado de conciencia.

Llega un momento en la vida en que te das cuenta que la suerte no es algo que se encuentra, sino algo que se desenvuelve desde dentro tuyo. Sucede un incremento en tu estado de conciencia cuando te llegas a dar cuenta de que no se trata de buscar la buena suerte sino que descubras que tú eres la buena suerte misma. Bajo ley divina, tarde o temprano, recibes según has dado, ni más ni menos. Estas bajo la nube negra o bajo la nube blanca dependiendo enteramente de ti, de donde tú coloques tu conciencia, de donde tú elijas enfocar tus pensamientos, de lo que tú elijas para llenar tu corazón. Saber esto es sublime y liberador. Ya que no hay que angustiarse por vivir bajo una nube negra como si ella se ensimismara contigo, sintiéndote víctima de su gusto por ti. No, no es así. La nube, negra o blanca, no te siguen por su propia voluntad, te siguen porque las atraes con tus propios pensamientos. Cambia a una Nueva Conciencia y cambiará la nube que te hace sombra. Acéptalo de una vez por todas: tu propia prosperidad o carencia de ella es tan sólo un reflejo del nivel de tu pensamiento. A la mente insensata le cuesta trabajo aceptar esto.

 Tengo un conocido que llegó a mi vida recientemente y he notado que todo el tiempo se está quejando, siempre preocupado de que el dinero no le alcanza, siempre hablando de "lo que otros tienen y él no", siempre comparándose. Me da pena descubrir que si este joven sigue así, la nube negra seguirá sobre él por ley divina para que luego sólo él perciba así como confirmación que la vida le ha dado y le sigue dando reveses. Y no, no es así. Lo que realmente sucede es que él sigue atrayendo la nube negra con la calidad de sus pensamientos. No será sino hasta que decida cambiar sus pensamientos y deje de hablar como lo hace para que con ello se empiece a manifestar una nueva forma de vivir, tocará distintos temas donde festeje lo hermoso de la vida, usará palabras que manifiesten su elevación de conciencia, y así empiece a ser cobijado por la nube blanca. La gente está donde está y tiene las experiencias que tiene y vive las condiciones financieras que vive por lo que es, por donde está en conciencia. No hay más secretos aquí. Hay que confrontarse con esta gran verdad para cambiar. Atiende: preocuparte por algo te aleja de la Abundancia. Quizá con esta simple y poderosa frase comprendas por qué no fluye la Abundancia hacia ti. Tú la estás bloqueando.

El gran ideal de la búsqueda espiritual que propongo en Nueva Conciencia es lograr estar "a tono con el Infinito". Me gusta una afirmación de Eric Butterworth cuando nos propone el que nos digamos lo siguiente: "Soy una persona muy importante para Dios, porque soy Su empresa viviente". Siempre insistiré en Nueva Conciencia que Dios NO ES algo que está lejos en algún punto en el espacio a donde debemos hacer llegar nuestras plegarias y oraciones y hacer un esfuerzo por llegar a Él y si corremos con suerte al ser bien portados, nos concederá un milagro. Con una Nueva Conciencia ya no se puede creer en estos pensamientos tan primitivos. Debes saber que Dios está de tu parte, tiene interés en ti todo el tiempo, hagas lo que hagas. No debes esforzarte para llegar a Dios, ya que Dios es una presencia constante que tú eliges aceptar o no. Pero Él siempre está ahí contigo. Siempre. Te recomiendo que en lugar de insistir en lo difícil que están las cosas para ti, ¡vuélvete hacia ti y descansa en tu centro, ahí empieza la seguridad y abundancia! Y es que ahí siempre ha estado Dios aguardando tu hallazgo. Ahí descubres que eres la empresa viviente de Dios. Y no, nada de esto tiene que ver con religión. Se trata de un contacto directo e inmediato entre tú y Dios.

Cuando mantienes una Nueva Conciencia de optimismo en tu vida, pase lo que pase en ella, y así te transformas en un incurable y testarudo entusiasta hacia la economía y Abundancia en general, a pesar de lo que puedan decir todos los que se dedican a pronosticar desastre, tú llevas la nube blanca sintrópica a tu mundo y así, la expandes en el mundo. Te conviertes en alguien con quien todo el mundo quisiera estar, con quien todo mundo quisiera conversar, con quien todo mundo quisiera tener de amigo. Te vuelves una influencia positiva y sumamente contagiosa para una condición de Abundancia en general y para todos. En un sentido muy, muy, muy real, ¡haces la diferencia!

Por favor recuerda una y otra vez: tu suerte, tu éxito y abundancia no están en manos de un destino incierto marcado por la suerte. La respuesta está en tu habilidad para sintonizar con la Abundancia que te rodea aunque momentáneamente no percibas. Dios siempre está presente. Tú puedes cambiar tu destino.

 San Pablo dice: "No dejes que el mundo alrededor de ti te fuerce a entrar en su molde, sino deja que Dios moldee de nuevo tu mente desde tu interior". ¡Me encantan estas palabras! Elije vivir bajo la nube blanca de Nueva Conciencia. Te desenvolverás en la vida observando claramente cómo todas las cosas se acomodan y funcionan para tu bien. Descubrir esto es más que asombroso e indescriptible. Aún la despedida de un empleo o la terminación de una relación resultará ser lo mejor que jamás haya sucedido; a medida que despiertes te darás cuenta de estas bendiciones. Hasta ese momento empezarás a incluirte en un orden nuevo de seres con mayor libertad y control sobre su vida. Como dice Thoureau, avanza en la dirección de tus sueños y trata de vivir la vida que siempre has imaginado y en el momento en que menos te lo esperes te encontrarás viviendo como lo imaginaste.

Leyes nuevas, universales y más poderosas se establecerán alrededor tuyo surgiendo desde tu interior, estoy seguro que disfrutarás de la ¡Emoción por Existir!