Capas del aura

Existen siete de estas capas o cuerpos aúricos y cada una de ellas parece corresponder con un nivel de conciencia. Es preciso saber que cada capa es la expresión y la parte individual de un "campo" colectivo.

Estamos de forma permanente en contacto con nuestro entorno, lo que implica frecuentes intercambios con el mismo. Cada capa posee una cierta independencia con respecto a dichos intercambios. Todos los pensamientos y todas las emociones presentan una proporción variable que se transmite a nuestro entorno en forma de un arco iris lleno de color.

Las capas aúricas son las siguientes:

· Aura física

· Aura eterea

· Aura vital

· Aura astral

· Aura mental inferior

· Aura mental superior

· Aura espiritual

 

          Audio sobre el cuerpo físico 

 

 

         Audio sobre el cuerpo emocional 

 

 

 

         Audio sobre el cuerpo mental 

 

 

 

         Audio sobre el cuerpo espiritual 

 

 

Las tres primeras auras o capas también son conocidas en forma genérica como "el aura de la salud", ya que refleja las motivaciones fundamentales de la salud física de cada uno de nosotros y el funcionamiento de nuestra personalidad.

Las emanaciones de estas capas son de gran utilidad para estudiar la salud física de cada uno de nosotros.

AURA FÍSICA

La primera capa, la más cercana al cuerpo físico, esta compuesta por minúsculas líneas de energía que siempre están en movimiento.

Quienes la perciben refieren haber vista un halo blanco azulado que sobresale del cuerpo unos 10 o 20 cm. Esto es lo que se ha llamado aura física.

Las emanaciones de esta aura reflejan las motivaciones fundamentales de nuestra salud y el funcionamiento de nuestra personalidad.

Estas emanaciones son de gran utilidad para estudiar nuestra salud física.

Esta aura física es muy brillante y densa debido a la materia física, como mucosidad y partículas de la piel, que se desprenden del cuerpo físico con la respiración y el movimiento. Estas partículas están suspendidas en un campo de energía electromagnética.

Ya que esta capa tiene la misma estructura que nuestro cuerpo físico, puede ser considerada como un espejo de nuestra armonía física.

Cuando tenemos buena salud esta capa aurica se puede ver brillante, clara y de tamaño uniforme alrededor de todo nuestro cuerpo. Cuando nuestra salud es precaria, la capa se abultara cerca de la zona afectada por la enfermedad.

Su tono azulado indica fluidez, flexibilidad y sensibilidad.

Según la tradición, esa capa aurica absorbe el prana (Energía Universal) y lo distribuye por todo el Cuerpo, razón por la cual recibe el nombre en sánscrito de Pranayamakosha.

 

AURA ETÉREA

La segunda capa es fluida y esta constantemente en movimiento. Su forma se asemeja al cuerpo físico del cual es una copia idéntica.

Es la transición del cuerpo fisco que surge de la energía procedente del reino no físico.

Esta compuesta por matices multicolores de sustancia fluida en perpetuo movimiento. Se extiende unos 15 cm. más allá del cuerpo físico y esta asociada a las emociones y reacciones visceral. Tiene una función de enlace entre las dos capas que la enmarcan. .

La mayor o menor luminosidad y la claridad de esta capa son indicadores de las experiencias emocionales.

Algunos estudiosos solían unir esta capa aurica con la siguiente, considerándola una sola y por eso le dieron el nombre de doble etéreo. La razón por lo que a menudo se les consideraban como una, es que ambas son muy brillantes y suelen ser las primeras capas. aúricas. que perciben los principiantes.

Cuando se empieza a ver el aura etérea por primera vez se puede percibir una nebulosa azul clara o gris que sale del cuerpo. Más delante, esta parte del aura presentara colores diferentes. Desde naranjas, verdes, azules, violetas y hasta amarillos.

Cuando la capa aurica etérea experimenta su transición se pueden observar una superposición de colores.

Esta capa etérea es importante para el diagnóstico de la enfermedad. Si esta es mas grave que una simple tensión muscular, el abultamiento de la capa aurica física desplazara a la capa aurica etérea de su sitio, produciendo un agujero. Y esto permitirá que entren vibraciones negativas que proceden de la capa aurica vital.

La capa aurica etérea es un indicador de lo que sucede en niveles muy fundamentales de nuestro ser. ¿Cuál es la base en la que descansan los actos de cada uno de nosotros? ¿Estamos equilibrados? ¿Estamos viviendo de una manera intuitiva? ¿Actuamos movidos por los impulsos? Todas estas preguntas encuentran respuesta al analizar los colores de esta capa áurica.

Uno de los aspectos mas fascinantes de esta capa aurica es la posibilidad de usarla para producir fenómenos visuales, a través de un médium; ya que emplean las partículas densas de su aura etérea para generar una sustancia llamada ectoplasma.

Por medio de un esfuerzo de la voluntad, podemos proyectar prana hasta los límites del aura física, creando así una especie de escudo impenetrable a cualquier influencia astral o elemental.

AURA VITAL

La tercera etapa aúrea esta estructurada con respecto a nuestro pensamiento. Compuesta por finas líneas amarillas, se dilata y resplandece cuando nos concentramos en un proceso mental.

Siguiendo el perfil de la etapa áurica etérea y extendiéndose de 5 a 15 cm., se encuentra un cuerpo muy brillante formado por líneas de energía resplandeciente que se propaga en todas direcciones.

La capa áurica vital es única en la medida en que no solo irradia energía hacia el exterior sino que también la dirige hacia el interior. EI cuerpo transporta energía del sol y de nuestro entorno, y la envía al cuerpo físico para alimentarlo.

La capa áurica vital es de gran ayuda para diagnosticar la intensidad de una enfermedad en una zona determinada.

Las zonas afectadas por la enfermedad están vacías de energía vital. Esto hace que las líneas de energía, normalmente rectas, se inclinen hasta tocar la parte mas profunda de esta capa aurica, de un modo caótico y desordenado. La confusión de estas líneas resplandecientes no solo indica un descenso en la energía que entra en la zona del cuerpo físico, sino que además inhibe el flujo de energía. Sin un flujo de energía vital, los tejidos empezaran a degradarse o atrofiarse.

En casos de trastornos aúricos graves, la capa áurica física se abultara desplazando a la capa áurica etérea, produciendo con frecuencia un agujero, el cual afecta a la capa áurica vital, y provoca la inclinación de las líneas resplandecientes.

La capa áurica vital toca la capa áurica astral o emotiva y se extiende en mementos de gran vitalidad. Esta relación es de gran importancia porque la capa áurica vital actúa también para absorber los trastornos emocionales, llevándolos a las capas mas profundas del aura y enviándolos al vértice de energía (chakra) apropiado, ya que cada chakra se .relaciona con un determinado tipo de energía.

Cuando nuestra vitalidad se reduce nos sentimos agotados, esto se traducirá en una gran disminución de tamaño de la capa áurica vital. El resplandor se debilita y resulta difícil de apreciar. Es en este aspecto, que presenta la capa áurica, cuando su resistencia es menor y la enfermedad tiene oportunidad de entrar en el sistema físico.

Dada su proximidad con la capa emocional, la capa aurica vital es un buen indicador de lo que ocurre en el área de la personalidad. Las líneas resplandecientes de esta ,capa llegan a la mente de los demás, dando una idea de nuestra personalidad o carisma.

Los colores son importantes en lo que respecta al examen de la salud y la personalidad. EI tono, el brillo, la claridad y otros factores forman parte del análisis.

Debemos tener en cuenta que las capas aúricas físicas, etéreas y vitales son muy flexibles. .

Al igual que el cuerpo físico, las capas aúricas pueden soportar daños de abusos constantes antes de quedar permanentemente dañadas.

En contra de los algunos creen, el aura se recupera de la enfermedad o el abuso de drogas. Con el tiempo y tratamiento, el aura logra recuperarse en la mayoría de los casos. Esta curación no solo se refiere al problema físico, sino también a los trastornos del aura, tanto emocionales como intelectuales

Las dos capas áuricas que siguen muestran elementos presentes en la salud emocional y mental en cada uno de nosotros.

Las capas anteriores presentan una composición bastante más densa comparada con las capas que siguen, las cuales muestran una estructura más sutil y en consecuencia resultan más difíciles de ver, aun cuando se trate de alguien con gran experiencia.

AURA ASTRAL

La primera de estas capas es la capa aurica astral, la cual suele ser la mas grande y tiene una forma de ovoide que se asocia con el aura. Esta capa, como la segunda, es fluida y dinámica, y esta compuesta por matices multicolores, pero con tonos mas luminosos en los que predomina el magenta.

EI tamaño de esta parte del aura oscila entre 10 cm. y 1 m. Su anchura, es por lo general, de aproximadamente 60 cm. desde el exterior de la capa áurica vital.

La capa áurica astral se forma con las emanaciones del cuerpo astral que es donde almacenamos la información de nuestra vida pasada y presente.

La existencia de esta capa áurica ha sido objeto de controversia debido a su naturaleza sutil y filosófica.

Mientras que hay muchas personas que son capaces de ver las capas áuricas más densas, sólo un reducido grupo de personas pueden percibir la capa áurica astral.

La mayoría de los que trabajan con la capa áurica astral la "ven" con su visión interna. La capa áurica astral suele ser el primer sitio donde las experiencias de bueno y malo producen efecto.

Las formas de pensamiento negativas afectan la constitución de esta capa áurica, formando aristas duras y colores sucios, y cuyo tamaño puede ser desde una uva grande hasta una pequeña semilla.

Esta forma de pensamiento comienza a irritar las líneas resplandecientes de la capa áurica vital, produciendo una disminución de su tamaño.

Al debilitarse de este modo la capa áurea vital, se crea un agujero por que la forma de pensamiento puede atacar a la capa áurica etérea.

Hay personas que llevan formas de pensamiento negativas durante mucho tiempo y pueden permanecer activas en la capa áurica astral durante un momento, muchos años y hasta varias vidas.

Cuanto mas se prolonguen y mas fuertes sean, mas claro harán a los sistemas físico y emocional.

En un estado ideal de salud emocional, la capa áurica astral tiene un color azul brillante o un azul humo. Esta capa se puede percibir en las personas que tienen un estado emocional ideal y que transmiten tranquilidad a su alrededor.

Las capas áuricas astral y mental inferior se pueden unir a la de las demás personas que los rodean. La felicidad, el temor, la ira y la tristeza pueden ser enormemente contagiosos.

Nuestras emociones y las de los demás pueden convertirse en otro factor importante de contaminación ambiental,

O puede ser una forma de energía positiva que mejoren nuestra vida y en consecuencia el mundo.

Si hay rabia o cólera, en la capa áurica. astral suele percibirse en forma de pequeñas astillas de un color rojo intenso.

La depresión. en la capa áurica astral suele aparecer en forma de pequeñas nubes negras de diferentes densidades, según el grado de aflicción. La tristeza se preserita como un humo fino, negro o gris.

En el aspecto positivo, el naranja indica el equilibrio y la armonía en la capa áurica astral.

Este color naranja se crea para ayudarnos a combatir la depresión, la ira o la tristeza, y es gracias al esfuerzo del consciente o inconsciente que se puede luchar contra las viejas formas del pensamiento alojadas en nuestro campo emocional.

El color no es el efecto sino la manifestación visual del proceso, como lo son todos los colores del aura.

Existen otros indicadores positivos, como son el brillo y la claridad del color.

Aura mental inferior

La quinta capa establece la diferencia entre el pensamiento cotidiano consciente (mental inferior) y el Ser Superior. La capa áurica mental inferior muestra la capacidad de una persona en el plano consciente o intelectual.

Cuando se posee un buen dominio de la capacidad intelectual esta capa áurica es brillante y ancha, normalmente de 4 a 20 cm. de anchura, sobre todo en la región de la cabeza. Esta capa suele ser, casi siempre, de color amarillo claro cuando se goza de buena salud mental.

La capa áurica mental inferior se confunde a menudo con la capa áurica, ya que ambas comparten el mismo espacio solo cuando la mente es muy activa, o cuando el pensamiento consciente puede separarse de las emanaciones, es cuando se puede ver el destello amarillo fuera de los límites de la capa áurica astral.

Si en la capa áurica hay manchas rojas estas denotan sentimientos de ira. Estas manchas que se generan en el cuerpo emocional, entran en la zona del pensamiento consciente y dificultan Ios procesos que allí tienen lugar. Si se ven nubes negras en esta capa indican depresión.

Cuando existen problemas de tipo mental, esta capa se muestra asimétrica. En ocasiones, la mitad de la capa áurica es muy ancha, en tanto que la mitad restante es estrecha y encogida. Otras veces uno de los ciclos es oscuro y sucio, mientras que el otro es claro y brillante.

Aunque la capa áurica mental inferior los muestra el estado de equilibrio entre las emociones y el :intelecto, para diagnosticar la salud mental de cada uno de nosotros es importante considerar el aura entera.

Tal vez algún día desaparezcan las limitaciones en cuanto al diagnóstico por medio de la observación del áura y se pueda ayudar a la humanidad para que tengamos una mejor salud física y mental.

Una de las características del aura humana es su división en dos cuerpos de energía separados. No se refiere con esto a las divisiones que hay en cada una de las capas, sino de dos formas distintas y separadas, una de las cuales rodea al cuerpo fisco y la otra se muestra, sobre nuestra cabeza, encima de la primera.

Los cuerpos áuricos inferiores están formados por cinco capas. Los cuerpos áuricos superiores constan sólo de dos capas.

Ocupan desde unos centímetros por encima de la cabeza hasta 15 m por encima de cada uno de nosotros.

Un factor determinante para la localización de los cuerpos áuricos superiores es el comportamiento de cada uno de nosotros. Si tenemos poco interés por la vida espiritual, los cuerpos áuricos se alejaran de nosotros y si por el contrario, evolucionamos rápidamente, los cuerpos áuricos superiores se acercaran, ya que necesitamos gran cantidad de energía superior. La separación de estas auras es provocada por la incapacidad del cuerpo fisco para soportar el poder y la intensidad de las energías superiores.

Quienes han podido llevar el aura superior hasta el aura inferior durante determinados períodos de tiempo, o incluso durante toda una vida, han recibido títulos diferentes santo, buda, profeta, sabio, iluminado, gurú, maestro, cristo.

 

Aura mental superior

EI borde exterior del aura superior suele ser de color violeta con una franja azul oscuro en la parte interior. Dada su energía, este cuerpo vibra con una frecuencia difícil de apreciar por el ojo humano y por lo tanto sólo se puede ver una parte de este cuerpo, que en forma de medialuna, esta dispuesta transversalmente sobre la cabeza. Suele medir unos 60 cm. lado a lado.

La capa áurica mental superior contiene las energías que generan la capacidad de nuestra mente superior. Es nuestro vínculo con nuestro origen. Es la morada de nuestro ser superior y nos proporciona la información mas amplia que la que nuestro cerebro es capaz de crear a partir de la experiencia diaria. También que se concentra la suma total del Conocimiento Universal. Es esta capa la que utilizan las personas con poderes psíquicos.

Esta capa áurica, en forma de medialuna, es de gran importancia en el estudio y análisis del aura, ya que demuestra nuestra capacidad para usar energías superiores y el grado de desarrollo espiritual que tenemos, y lo que en potencia podemos llegar a evolucionar.

 

Aura espiritual

Contenida en la capa mental superior, es el núcleo del aura superior y recibe el nombre de aura espiritual. Se le ha descrito como una luz blanca nacarada radiante e inimaginable. Sólo por medio de la visión interna es posible saber que está ahí.

Este lazo que nos une a EI, al Origen. Es aquí donde se manifiesta la forma más alta de energía del mundo físico.

Toda la Energía Universal que usamos en nuestra vida es enviada desde este cuerpo.

Rara vez empleamos todo su potencial, la cual es procesada al entrar al chakra de la cabeza. Aquí la energía pura es transformada en las partes de energía específica que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades. La energía alimenta los siete cuerpos sutiles y luego es enviada a las diferentes capas del aura inferior.

Gracias a que la energía es procesada, no nos sentimos abrumados por las intensas propiedades de la energía.

Ya que vivimos en un mundo tan denso y de vibración lenta el aura espiritual necesita separarse de las capas inferiores. Pero debemos tener presente que el aura superior está próxima a nosotros para tirar inconscientemente de ella y continuar nuestro proceso evolutivo,

Cuando llegamos a la punta del "ser" en el que tomamos conciencia de nuestro lazo con el universo, cuando percibimos la Luz y el Amor en todo lo que existe, cuando sentimos que formamos parte de ese Arco iris maravilloso y sabemos que somos uno con EI, entonces es cuando hemos rozado este nivel del aura.

 

Los chakras y el aura

Las distintas capas del aura esta "respirando" alrededor de nosotros, energías que se asocian con la energía vital. Pero, existe otro tipo de energía, comparable con los rayos de luz, que entra y sale de ciertos centros de nuestro cuerpo. Estos centros se llaman chakras, los cuales ya eran mencionados, en ciertos textos tibetanos, desde hace 2.000 años.

Los chakras son pequeños torbellinos giratorios de energía, dispuestos en línea a lo largo de la espina dorsal, y van desde la parte superior de la cabeza hasta el coxis.

Mientras las capas del aura que nos rodean producen una energía de tipo "recipiente", los chakras aportan el "contenido" de este recipiente. Estas dos energías se complementan y actúan juntas para crear y sostener la vida.

Existen siete chakras mayores, y cada uno de ellos esta asociado a cada una de las siete capas o auras, aunque en realidad los siete chakras se encuentran en todas las capas áuricas.

En realidad hay muchos más chakras aparte de los siete principales y los cuales reciben el nombre de chakras menores. Estos centros de energía menores se encuentran en nuestras manos y pies, en cada pecho, en carla rodilla y codo, en las caderas y en los hombros, e incluso en los tobillos.

Cada chakra tiene cuatro funciones principales:

 

· dinamizar las capas áuricas

· alimentar la función psicológica

· alimentar la función fisiológica

· transmitir la energía entre las capas áuricas

 

En el terreno fisiológico, cada chakra presenta una estrecha relación con una glándula endocrina.

En el ámbito psicológico, se observa que el desarrollo de un chakra esta íntimamente ligado a la calidad de vida que llevamos

Chakras mayores y menores

Chakra Base

Cualquier clasificación de los chakras suele empezar con el chakra base, su nombre en sánscrito es Muladhara y rige sobre los riñones y la columna vertebral. Esta situado en la base de la espina dorsal, entre los genitales y el ano. Se le liga con las glándulas suprarrenales. Tiene como función esencial el control de la energía física y las sensaciones.

Es el centro en el que reciben energía nuestros sistemas que regulan nuestra voluntad de vivir y nuestros mecanismos de supervivencia básicos.

Asimismo, nos relaciona con las energías de la tierra a través de las piernas. En el plano psicológico, los elementos correspondientes se desarrollan durante nuestro primer año de vida y tienen una gran incidencia sobre nuestra manera de comportarnos en el futuro, ya que constituye la base de nuestra personalidad.

Cuando se observan trastornos en las capas áuricas cercanas a este chakra, la persona podría estar padeciendo fallos en su sistema inmunológico y otras enfermedades afines. Podría manifestar síntomas externos, como avaricia, hurto o un sentimiento de que el mundo lo presiona y debe luchar.

Los trastornos de este centro dan lugar a una personalidad incapaz de hallar reposo, aun cuando se encuentre rodeada de casas positivas.

Este chakra está asociado con el color rojo y se le relaciona con la pasión, la energía vital, la sensualidad y el poder creativo.

Cada chakra posee un "aspecto" anterior y un "aspecto" posterior, con la excepción del primer y último chakra.

La parte anterior de carla chakra que lo tiene, es de naturaleza receptiva, mientras que su parte posterior es de naturaleza firme.

El chakra base se despliega en sentido descendente

Chakra Púbico

El segundo chakra (Svadhisthana) controla el sistema reproductor y esta relacionado con las glándulas gónadas. Esta situado encima de los genitales y debajo del ombligo. Su función esencial es la administrar el potencial energético del cuerpo y más concretamente, la energía sexual.

En el plano psico1ógico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan sobre todo durante el segundo año de vida, con la aparición de la inteligencia sensorial-motriz, la inteligencia del cuerpo.

Este chakra nos relaciona directamente con nuestro entorno inmediato, en una conexión con el aquí y el ahora.

Mediante este chakra tomamos conciencia de nuestra presencia en el mundo.

Cuando se produce una anomalía en este centro, suele ser de tipo emocional. Como este chakra es un regulador de las, funciones endocrinas, cuando está dañado suelen presentarse síntomas externos, como la falta general de vitalidad, un rápido envejecimiento y una disminución del impulse de atraer a otra personas.

Este chakra esta asociado con el color anaranjado y se le relaciona con el movimiento físico, el bienestar y la alegría.

La parte posterior, de este chakra, hace referencia a la cantidad, la estructura y las modalidades de utilización de la energía que se dispone, especialmente la energía sexual.

La parte anterior es más receptiva y nos pone en contacto con las energías circundantes y está en relación con el amor sexual y con la capacidad de dar y recibir placer.

Mediante la parte anterior tomamos conciencia de nuestra presencia en el mundo, mientras que con la parte posterior estamos en relación con la acción.

Chakra Umbilical

EI tercer chakra (Manipura) rige sobre El estómago, el hígado, la vesícula biliar y el sistema nervioso. Esta asociado con el páncreas. Este chakra se localiza en el plexo solar y tiene coma función esencial administrar la energía psíquica.

Normalmente este centro ejerce un control sobre la noción del yo. En el plano psicológico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan durante la infancia.

El primer chakra constituye nuestra estructura básica, mientras que el segundo se asocia con nuestras vivencias emocionales a través de la transmisión de esa energía básica.

Por su parte, el tercer chakra permite la organización y conclusión de este proceso. EI tercer chakra es el punto de la capacidad personal y la expresión de la creatividad mediante el uso equilibrado de esta capacidad.

Los trastornos del aura en este centro pueden denotar cualquier cosa, desde timidez y temor hasta un poderoso impulso de manifestar sentimientos de ira y rabia.

Este ehakra esta asociado con el color amarillo y se le relaciona con la sensibilidad, el reconocimiento de lo que hacemos y la dignidad.

La parte anterior de este chakra, esta relacionada con la noción del "yo" y ejerce un control sobre las emociones generadas por el chakra inferior que lo alimenta.

La parte posterior se relaciona con la voluntad de conservar ese "yo".

La parte anterior se asocia con los modelos, signos y normas que nos sirven como punta de referencia, y la parte posterior se asocia a los actos y procedimientos destinados a mantener esa cohesión.

Chakra del corazón

El cuarta chakra (Anahata) controla el corazón, el sistema circulatorio y la sangre. Está relacionado con la glándula timo. Se encuentra en el centro del pecho, aproximadamente en el músculo del corazón y su función esencial es la transmitir la energía del cuarto plano.

Este centro es el guardián del acceso a los chakras superiores. Aquí las energías que proceden de los chakras inferiores se transforman a base de vibraciones, de manera que puedan ascender. El poder de la transformación que aquí se utiliza, es la compasión y el amor. En el plano psicológico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan especialmente en la adolescencia.

El tercer chakra corresponde a una construcción a partir de reglas, modelos, normas y representaciones del ser. Por lo que respecta al cuarto chakra, se corresponde con elementos generados por nosotros mismos y que se nutren con las relaciones afectivas, como los lazos de amor, la dependencia sentimental, el odio...

Los trastornos del chakra del corazón se pueden manifestar exteriormente como una personalidad fría.

Este tipo de personas carece de compasión y son inmorales, pudiendo llegar a ser muy destructivas para la sociedad.

Este chakra esta asociado con el color verde y se relaciona con el amor y la armonía.

La parte anterior de este chakra es receptiva y nos abre la energía del cuarto plano y sus vibraciones. La parte posterior se asocia a la administración de esas energías.

La parte anterior es receptiva y nos pone en contacto con las vivencias sentimentales: lazos de amor, dependencia afectiva, odio...

La parte posterior se asocia con el control de estas relaciones, con el poder que se puede extraer de ellas y con la forma de responder, también a ellas.

Chakra de la garganta

El quinto chakra (Vishudha) actúa sobre la laringe, los bronquios, los pulmones y el esófago. Está relacionado con las glándulas tiroides y paratiroides, las cuales regulan el metabolismo. Se localiza bajo la región de la garganta.

Aquí es donde recibe la energía nuestra capacidad para comunicarnos hacia el exterior, con los demás, y hacia el interior, con nosotros mismos.

Los cuatro primeros chakras corresponden a una construcción de nuestra personalidad y su relación con el mundo. Hasta aquí, hemos sido formados desde el exterior a partir de nuestro entorno. Ahora se trata de construir alga personal, algo nuevo.

Es preciso intentarlo y conquistamos. En el plano psicológico, los elementos correspondientes a este chakra se desarrollan especialmente en la edad adulta.

Este chakra se relaciona con los criterios vitales, los objetivos, los privilegios y las implicaciones.

Los trastornos del aura en la zona del quinto chakra pueden indicar alteraciones en el metabolismo, una obsesión neurótica con un comportamiento carente de sentido, falta de autodisciplina e incapacidad para expresar los sentimientos propios.

Este chakra esta asociado con el color azul y se relaciona con la expresión creativa a través del sonido.

La parte anterior de este chakra esta relacionada con los criterios vitales, los objetivos, las implicaciones y las elecciones privilegiadas.

Representa la necesidad de autonomía.

La parte posterior se asocia a los aetas y métodos necesarios para mantener el rumbo firme sin sucumbir ante los problemas de la vida.

Representa los medios para obtener la autonomía.

Chakra frontal

El sexto chakra (Ajna) rige sobre el ojo izquierdo, las orejas, la nariz y los centros inferiores del cerebra. Está relacionado con la glándula pituitaria. Se localiza entre ambos ojos, en el centro del cerebro.

Este chakra permite vivir lo desconocida que hay en nuestro interior, encarnarlo.

En relación al chakra anterior su naturaleza es mas concreta. Controla las sensaciones, sentimientos y acciones que no proceden de la parte consciente de nuestra persona. Con este chakra, lo insólito, lo infrecuente, el azar, la fe, los fenómenos parapsicológicos o los milagros habitan en nosotros noche y día.

Este chakra pone en funcionamiento lo que se conoce como Tercer Ojo, el cual se le considera el responsable de nuestra visión espiritual.

Al sexto chakra se le considera el centro de lo psíquico y lo mental. Este centro nos pone en contacto con nuestros mundos interiores y está relacionado con la manera que tenemos de aprender y controlar las informaciones extraídas de lo más profundo de nuestro ser.

Cuando se advierten trastornos en las capas áuricas que rodean a este chakra, la persona podría ser victima de alguna enfermedad psíquica o mental, o padecer trastornos durante el sueño, confusión, alucinaciones, problemas de la visión o enfermedades hormonales.

Este chakra está asociado con el color índigo y se 1e relaciona con la visualización creativa y recoge las instrucciones del yo superior.

La parte anterior es receptiva y es la que nos pone en contacto con lo psíquico y lo mental.

La parte posterior está asociada con la visión espiritual y el desarrollo del Tercer Ojo.

Chakra coronario

EI séptimo chakra (Sahasrara) rige sobre el ojo derecho y los centros superiores del cerebro. Esta relacionado con la glándula pineal. Se ubica en la parte superior de la cabeza, en la corona.

Es el primer centro que nos pone en contacto con las energías cósmicas que proceden de la Luz y el último centro por el que esta energía fluye tras haber sido procesada y haber pasado por los chakras inferiores.

Este chakra nos habla de la multiplicidad y la complejidad de la eternidad, de lo infinito y lo desconocido, de la ausencia del mas allá, de los valares y leyes personales, del auto-conocimiento trascendental, de la relatividad y del humor. .

La tradición lo representa como un loto de mil pétalos, lo que para los hindúes es sinónimo de infinito.

El séptimo chakra tiene una gran importancia espiritual. Es fundamental para la evolución de nuestro Verdadero Ser.

Cuando este chakra se encuentra bloqueado, el flujo se interrumpe, la vida carece de sentido y se estanca, y viene la depresión.

Cualquier anomalía de este chakra debe ser tratado con la mayor seriedad, pues sin este flujo cósmico de la energía vital, el organismo que alberga a nuestro cuerpo espiritual morirá, y perderemos nuestras actuales posibilidades de evolucionar.

Este chakra esta asociado con el color violeta y se relaciona con la espiritualidad y la perfección, y nos pone en contacto con la inteligencia infinita.

Este chakra, al igual que el primero, sólo se despliega en una dirección. EI primero, en sentido descendente, nos pone en contacto con la tierra, y este, en sentido ascendente, nos pone en comunicación con El.

Todas las anomalías de las capas áuricas tienen remedio, para ello basta con que realicemos un esfuerzo positivo y que tengamos la voluntad de cambiar.

EL AURA HUMANA

Maestro Sri Deva Fenix (Prof. Félix E. Díaz)
Introducción
Considerables errores y confusiones se han originado acerca del aura humana, y las varias especulaciones y teorías de algunos autores que trataron el asunto, a veces tergiversaron la verdad. Esto no es extraño, si tenemos en cuenta que sólo ven el aura quienes tienen muy vigorosas facultades psíquicas. Los que poseyendo una visión inferior sólo pudieron ver algunas de las más groseras manifestaciones de la emanación que constituye el aura, creyeron y enseñaron que lo visto por ellos era todo. 
Mientras que la verdad, es que tan sólo vieron parte del aura, quedando reservado lo demás para aquellos individuos que poseen un superior desenvolvimiento espiritual (que siempre incluye a todo el hombre).
El aura es realmente una emanación de uno o varios de los siete principios del hombre. Radiaciones emitidas por el principio y no una parte del principio. Cada uno de los siete principios del hombre irradia energía visible a los sentidos psíquicos de ciertos individuos. Esta energía irradiada es de la misma índole que los rayos X, invisibles a simple vista. 
Desde la antigüedad, el hombre se ha preguntado a que era debido cierta luminiscencia corpórea que podía ser observada en determinados personajes de gran relevancia, sobre todo en aquellos considerados de procedencia divina. Así ya en el antiguo Egipto, podíamos observar como determinadas figuras de diosas o dioses, eran representados con una especie de aureola en la parte superior de la cabeza, tal seria el caso de la diosa Sekmek. Esta cualidad se fue manteniendo
con el paso de los tiempos, y en todas las culturas conocidas, podremos observar como dicho fenómeno se sigue representando en los distintos grabados y
pinturas, donde a determinados personajes de tipo religioso y espiritual, como Buda, Mahoma, Moisés y sobre todo Jesús, por poner un ejemplo, son representados con un fulgurante halo de luz, que les rodea la cabeza. ¿Pero, porqué ocurre ese fenómeno?, ¿qué es el aura? El aura siempre ha sido un tema
de polémica y debate, ya que los estudiosos del tema no han llegado a ponerse nunca de acuerdo en su composición ni en el origen de su procedencia, lo que ha motivado dispares opiniones, si bien está generalmente aceptada la existencia del fenómeno, el cual ha sido objeto de exhaustivos estudios por parte de la
comunidad científica, a fin de encontrar la explicación a la visualización de un fenómeno que parecía reservado a individuos con la capacidad de clarividencia,
o a personajes religiosos en estado de trance místico.
El aura que emana de los cinco principios inferiores es visible para muchos psíquicos, y la claridad y agudeza de visión dependen del grado de evolución o desarrollo particular alcanzado por el individuo. Daremos en esta conferencia, una idea general del aura humana en rápida reseña de lo que a ella pertenece; pero fácilmente se verá que ni en varios gruesos volúmenes se podría agotar el tema. 

 
Es difícil asumir una información de esta naturaleza, pero confiamos en dar una idea bastante clara y justa a los que atentamente escuchen. Como ya hemos expuesto, cada principio irradia energía que, al combinarse, constituye el aura humana. Si el aura de cada principio se aparta de los otros, ocuparía el mismo espacio que el ocupado por el aura de todos o de alguno de los principios, esto es, que las auras de los diferentes principios se interpretan mutuamente, y como su tónica vibratoria es diferente, no se entorpecen unas con otras (como los 7 colores en la Luz blanca).
Cuando hablamos del aura, significamos el aura entera del hombre, visible para el psíquico. Cuando hablamos del aura emanada de algún principio particular, nos referimos distintamente a este principio. Desde luego que la forma más grosera del aura humana es la del cuerpo físico: algunos la llaman “aura de salud”, pues es seguro indicio del estado de la salud física de la persona de cuyo cuerpo irradia.
Una definición que englobaría lo mayoritariamente aceptado sobre el Aura , vendría a decir lo siguiente : "El aura se puede considerar como un campo de fuerza o energía vital que envuelve a todo ser existente en nuestra naturaleza, seres humanos, animales y plantas, e incluso hasta los metales y minerales, poseen un tipo de aura especifico que los rodea." 
El campo de fuerza energético del aura humana, es producido por las distintas vibraciones y frecuencias, que emanadas de nuestro cuerpo, a través de los
distintos puntos energéticos o Chakras (en sánscrito significa rueda, y su descripción se correspondería con las emanaciones de energías, destinadas a controlar el caudal y configuración que el sistema cuerpo-mente necesita, estando dicha energía compuesta de una materia sutil, la cual se hace imperceptible al ojo humano no experimentado), se manifiesta mediante una gama de emanaciones lumínicas de una frecuencia de espectro ultravioleta, por lo que generalmente, no es perceptible a la visión humana, exceptuando a aquellas personas que manifiestan poseer cierta facultad de clarividencia y que se podría relacionar con un determinado tipo de plasticidad de dichos individuos en el cristalino del ojo. A este respecto, y como ejemplo ilustrativo, podríamos comprobar como los bebes y algunos niños de corta edad, son sensibles a estas manifestaciones, cargadas de luminosidad y colorido, de las personas que se encuentran a su alrededor, así como del resto de los seres vivos, y que no es otra cosa que lo que se da en denominar el aura. 
En el aura podremos observar una amplia gama de colores, estos van desde el blanco, hasta el violeta, a imagen y semejanza de los que podemos ver en el arco Iris. Esta gama de colores, dependerá como ya hemos comentado anteriormente, de la longitud de onda, o frecuencia de tipo electromagnética, que controlan y procesan los chakras, los cuales además, tienen la facultad de incidir sobre las  secreciones de las glándulas hormonales.  

Como todas las otras modalidades de aura, ésta se extiende por fuera del cuerpo físico biológico, hasta una distancia de seis a nueve centímetros, pero según ciertas circunstancias, esta distancia puede aumentar.
Lo mismo que las demás modalidades de aura, es oval, y por ello algunos autores han llamado al aura humana “huevo áurico”. El aura física es incolora(casi de un blanco azulado, parecido al color del agua clara), pero de aspecto distinto de las demás manifestaciones del aura, puesto que aparece a la visión psíquica como estriada por numerosas líneas finas que se extienden cual erizadas cerdas suaves que fluyen saliendo del cuerpo. 
 
En salud y vitalidad normal, las “líneas de fuerza o energía” salen rectas, mientras que en casos de imperfecta vitalidad o mala salud están lacias como pelo flexible de un animal y en algunos casos parecen un manto de pelo rizado, con los pelos enredados, torcidos y enroscados en todas direcciones, según sea el caso y la circunstancia.
 
Este fenómeno proviene de la corriente de prana que vigoriza el cuerpo con mayor o menor intensidad. El cuerpo está sano cuando tiene una provisión
normal de prana, mientras que el cuerpo débil o enfermo sufre por falta de prana, debida a los errores de conducta psícofísica (pensamiento negativo
en general, angustias, “darse manija”, gasto errado de energía o “vitalidad” y/o daño en lo biológico) .
 
El aura física es visible para muchos que sólo tienen un débil grado de visión psíquica y no pueden ver las modalidades superiores del aura. A los psíquicos desarrollados les es algunas veces difícil distinguirla, porque la oscurecen los colores de la forma superior de aura, y entonces para observarla se ven obligados a inhibir las impresiones de las formas superiores de ella y admitir solamente las vibraciones de la forma particular de aura que desean observar.
 
Las partículas desprendidas del aura física, permanecen mucho tiempo en el lugar donde la persona estuvo, lo cual permite que los perros y otros animales que poseen muy fino olfato, sigan por el olor las huellas de la persona o animal que rastrean.
 
El aura que emana del cuerpo etérico es como el principio mismo, de un color y apariencia vaporosa, semejante al vapor de agua antes de desvanecerse. Es difícil distinguirla cuando está entremezclada con las otras formas de aura, pero si se ha desprendido del cuerpo físico biológico, se ve claramente, sobre todo si el observador no es receptivo a las vibraciones de los principios que irradian auras de varios colores.

 
Quienes hayan visto una forma etérica, o lo que vulgarmente se llama un fantasma, de alta o baja categoría, recordarán haber visto una nebulosa forma ovoide vaporosa alrededor de la forma etérica.. En sus aspectos superiores, el prana que la constituye, es difícil de describir, excepto para quienes han visto los rayos X. Se ve algo como una nube vaporosa del color y aspecto de una chispa eléctrica, pues todas las manifestaciones de prana se parecen a la chispa eléctrica.
 
Prana tiene un tinte suavemente rosado cuando está en el cuerpo, o cerca de él, pero pierde este aspecto en cuanto se aparta algunos centímetros. El
Adepto (Individuo de Desarrollo Espiritual “Super Humano”) ve como este cuerpo sale del cuerpo biológico de quien “desencarna”; lo ve apartarse de este último, al cual está ligado por un delgado hilo de materia etérica (el “cordón de plata”). Cuando el hilo se rompe, el alma se marcha llevando consigo el cuerpo etérico, pasados tres días, se desprende a su vez de este último y el alma “vuela” hacia el siguiente plano acompañada por su “cuerpo mental emocional”. 
 
En los niveles más bajos del plano de la Mente Emocional (a veces llamado  “bajo astral”) el alma experimenta, el “infierno” de las religiones convencionales, que consiste en “vivir en carne propia” el dolor que le hemos producido a los demás; así este sufrimiento queda grabado en nuestras “fibras más íntimas” y en la próxima “vida” (encarnación) tendremos mejores predisposiciones para con todos.
 
En los niveles más altos (“astral superior”) el alma experimenta el “cielo”  de las religiones convencionales, que como ya supondrán los lectores  consiste también en “vivir en carne propia” el bien que le hemos producido a los demás. Así, según las enseñanzas Yoguis, “cada quién recoge lo que siembra” es un hecho comprobado totalmente; cada uno de nosotros se construye su propio “cielo” o su propio “infierno”...


Cuando los chakras funcionan correctamente, se emite una luminosidad homogénea y de tonos suaves, en el espectro ultravioleta, lo que indica una correcta armonía del cuerpo y la mente. Al contrario, los desordenes físicos y psíquicos, son los responsables del cambio de color del aura, pasando a visualizarse colores oscuros o con manchas, aspecto que nos indicará una deficiencia a nivel físico, como enfermedades de tipo degenerativas, cáncer, procesos infecciosos, etc., así como desarreglos hormonales y psíquicos. A nivel espiritual, se interpreta como indicación del grado de elevación que posee el individuo. De ahí la gran importancia que la visualización del aura ha tenido siempre para los estudiosos y entendidos del tema, donde hasta hace poco tiempo solo era posible acceder a través de las facultades de clarividencia.