La energía femenina


Energias Femeninas y Masculinas en la Nueva Era
Esta canalización se presentó ante una audiencia en vivo el 12 de diciembre, año 2004 en Tilburg, Holanda. El texto hablado se ha modificado ligerante para facilitar su lectura.
Fuente: www.jeshua.net
 
 
Las energías masculinas y femeninas son dos aspectos del Uno. Realmente no son opuestas o dualísticas; son dos caras de una energía.
La energía masculina es el aspecto que está enfocado exteriormente. Es la parte de Dios o del Espíritu que conduce a una manifestación externa, que hace que el Espíritu se materialice y tome forma. Por lo tanto, la energía masculina comprende una intensa fuerza creativa. Es natural para la energía masculina estar altamente enfocada y orientada hacia un fin. De esta manera, la energía masculina crea la individualidad. La energía masculina les permite a ustedes separarse de la Unidad, de la Totalidad, ponerse de pie solos y ser un individuo específico.
La energía femenina es la energía del Hogar. Es la energía de la Fuente Primordial, la Luz fluida, el Ser puro. Es la energía que aún no se ha manifestado, el aspecto interno de las cosas. La energía femenina es oceánica y lo abarca todo; no diferencia o individualiza.
La energía masculina define y moldea a la energía femenina; y por su cooperación, la suma total de energías puede tomar una dirección completamente nueva. Una nueva realidad puede ser creada en la cual todo puede ser explorado y experimentado en cualquier forma cambiante de manifestación. La danza de lo masculino y de lo femenino lleva hacia delante el espectáculo fluctuante de la realidad creada. Éste es un espectáculo de gran belleza en el cual las energías masculina y femenina se adoran mutuamente y celebran su cooperación y juguetona unión. Y así es como debería ser. Las energías masculina y femenina deben estar juntas, son dos aspectos del Uno y juntas celebran la alegre manifestación de la Creación.
En la comprensión final de quienes ustedes son, la única verdad que importa es: YO SOY. Y en este mantra místico, precisamente aquellos dos aspectos se funden. En el YO está la energía masculina, en el SOY la energía femenina. El YO es constrictor, diferenciador, da foco, da dirección, individualiza: Yo, no el otro, YO. Y luego el SOY. El SOY es oceánico, todo envolvente; refleja el océano del Hogar, la energía femenina, la inagotable fuente que no comprende límites, ni diferenciación. El aspecto fluido y de unión es el núcleo de la energía femenina. En el YO SOY, lo masculino y lo femenino se juntan y felizmente unen sus energías.
Ahora, en la historia de la humanidad, e incluso antes de que existiera la humanidad, surgió un conflicto entre lo masculino y lo femenino. No debo tocar el origen de este conflicto ahora, pero en su historia hay una separación de la energía masculina y femenina, de tal manera que ellas aparecen como fuerzas opuestas. El símbolo yin-yang demuestra muy bien la verdadera situación. En lo masculino siempre hay un núcleo de lo femenino y en lo femenino un núcleo de lo masculino.. Pero en el transcurso de la historia, esta unión de lo masculino y de lo femenino ha sido olvidada y estas energías se han vuelto opuestas una a la otra como negro y blanco. La unidad implícita ya no fue más reconocida.
Ahora mismo, ustedes están en la última fase de esta historia de conflicto, en la cual la energía masculina ha jugado la parte de victimario por muchos siglos. La energía masculina por mucho tiempo ha estado jugando la parte en la cual oprime, mutila y destruye a la energía femenina. No siempre fue así. Hubo épocas en las cuales la energía femenina tuvo el dominio e injustamente manipuló y gobernó a la energía masculina. Pero ese tiempo se acabó. En un determinado momento el conflicto dio una giro diferente y los roles de victimario y víctima se invirtieron. Ahora la energía masculina ha estado en el poder por un largo tiempo y ha abusado de su poder de tal modo, que la energía femenina ha sido debilitada y ya no comprende la integridad de su Ser.
Siempre que lo masculino y lo femenino estén en conflicto, la desintegración de ambos es inevitable. Mientras lo femenino consigue victimizarse más y más y consigue perderse en la abnegación, la energía masculina se pierde a sí misma en la violencia despiadada y en la clase de agresión que ustedes conocen a partir de muchas guerras en su pasado.
 
 
Lo masculino y lo femenino dependen uno del otro. Cuando ellos luchan entre sí, las consecuencias son catastróficas. Pero los tiempos están cambiando. Desde los siglos XIX y XX la energía femenina ha estado recuperando su fuerza y elevándose sobre el rol de víctima. Esta resurrección viene desde el interior profundo de la energía femenina. Finalmente ella ha alcanzado el límite exterior de su abnegación. En este punto, ella se ha mirado a sí misma a la cara y ha declarado: hasta aquí he llegado. Dicho sea de paso, esto es lo que siempre sucede en la dinámica entre la víctima y el victimario. El cambio comienza cuando la víctima se rehúsa a seguir aceptándolo. El victimario bien podría colgarse de su rol por un largo rato, porque él no tiene ninguna razón para parar. La revolución comienza cuando la víctima se rehúsa a seguir aceptando y finalmente recupera su poder.
En todas las situaciones de represión, por ejemplo, una mujer en su familia o en la sociedad, el momento real del cambio ocurre cuando la mujer –o la energía femenina dentro de una persona- decide por ella misma no aceptar por más tiempo esa situación.Aquí es cuando el cambio realmente comienza a ocurrir. Las medidas externas son inútiles hasta que este momento se presenta por sí mismo.
La energía femenina ha resucitado y su estrella se está elevando. En realidad, el asunto más urgente en este tiempo y época es la transformación de la energía masculina. Ahora es el momento para una nueva definición de la energía masculina. Yo bien podría haber llamado a esta canalización “el renacimiento de la energía masculina”. Porque quiero afirmar que es sólo en la reunión con una energía masculina madura y equilibrada que la energía femenina puede florecer nuevamente.
La energía femenina en el siglo pasado (XX), e incluso antes, ha recobrado poder y fuerza. Ha comenzado a florecer de un modo nuevo y más equilibrado. A pesar de la desigualdad de los sexos, que aún está presente en su sociedad, el alza de la energía femenina es infrenable. Sin embargo, la energía femenina no puede ganar fuerza y vitalidad total sin la cooperación de la energía masculina. Esto resulta ser así tanto a nivel colectivo como individual.
La energía femenina no puede realizar su avance final sin el apoyo y la conexión con la energía masculina. Esto no es debido a una debilidad inherente en la energía femenina, se debe más bien a la naturaleza esencial de las energías masculinas y femeninas: el hecho de que ellas están interconectadas y solo en mutua cooperación pueden realizar sus potenciales más brillantes. Es por esto que ahora es indispensable que la energía masculina se vuelva a moldear y se aventure a lo nuevo.
 
 
Cuando ustedes observan la interacción entre lo masculino y lo femenino a un nivel colectivo, ven que la energía femenina ahora está en una posición de espera. Actualmente se está llevando a cabo una lucha entre lo nuevo y lo viejo dentro de la energía masculina colectiva.
Una nueva ola de energía está amaneciendo dentro de la energía masculina colectiva que honra y respeta a la energía femenina. Esta nueva ola de energía masculina quiere unirse con lo femenino y entrar juntos a la Nueva Era. Pero al mismo tiempo, una ola más vieja de energía aún está activa y tratando de persistir. Esta energía está trabajando evidentemente en la serie de ataques terroristas que han tenido lugar en todo su mundo. En aquellos que cometen estos horrendos ataques hay emociones muy oscuras: agresión, cólera y al mismo tiempo absoluta impotencia y desamparo. Es a partir de este absoluto desamparo que ellos recurren a las más brutales y destructivas formas de despliegue de poder. Esta energía masculina de la cual estamos hablando está en agonía de muerte. Ella percibe que están ocurriendo importantes cambios colectivos y que la humanidad está en el umbral de una nueva era.
Uno de los problemas que ustedes están enfrentando mientras se desarrollan hacia una cooperación más equilibrada entre lo masculino y lo femenino, es cómo tratar con esta clase de energía despiadada. ¿Qué vamos a hacer con respecto a esta vieja energía masculina que en su caída está tratando de crear tanto caos y destrucción como sea posible? -Porque déjenme decirles esto: su caída es un hecho. La vieja energía masculina ha perdido la batalla, pero no se rendirá fácilmente y va a resistir hasta el final con agresión y dominación inhumana.
Mucho va a depender de cómo sea la actitud interna colectiva hacia estos agresores. ¿Darán lugar a la ira y a la impotencia dentro de su propio campo de energía, como una reacción a los actos de violencia? En tal caso, ustedes se abren al campo de energía de los agresores. En todo momento que ustedes se sienten abrumados por la ira y el resentimiento hacia ellos, ellos han dado en el blanco. Entonces ustedes son absorbidos dentro de su vibración energética y también podrían estar deseando matar: matar a los asesinos de gente inocente. Todo esto es muy comprensible, pero es esencial entender qué es lo que está sucediendo aquí. En cuanto hay una intensa emoción emergiendo, es sabio hacer una pausa, en silencio. Retrocedan hacia la parte calma y sabia de ustedes mismos y pregúntense: ¿qué es lo que realmente está ocurriendo aquí? Ahora todo gira en torno a su sabiduría y discernimiento, en su habilidad para ver más allá de las cosas y de sentir qué es lo que realmente está en juego. El mundo no será dirigido por el poder de los terroristas; la vieja energía masculina ha cumplido su tiempo y su hora final está próxima.
El mensaje más importante que tengo acerca del terrorismo, esta manifestación de vieja agresión masculina, es: ¡estén consientes! No se dejen llevar fuera de su centro por emociones de desamparo, por ejemplo, sintiéndose victimizados. Sepan que nadie será tocado por esta energía agresiva si no le dan lugar en su campo de energía. Si ustedes no reaccionan con ira u odio, no la conducirán hacia ustedes. Ustedes estarán a salvo y protegidos por su propia luz.
Ahora quisiera prestar atención al nivel más mundano e individual en el cual ustedes tratan con las energías masculinas y femeninas dentro de ustedes mismos. También para el nivel individual ha habido una lucha entre la energía masculina y la femenina.
Todo lo que sucede colectivamente refleja procesos a nivel individual. Para aclarar la importancia del equilibrio entre lo femenino y lo masculino a un nivel individual, voy a hablar de los centros de energía en cada ser humano, a los que también se les llama chakras. Actualmente ustedes conocen siete de ellos localizados a lo largo de la espina dorsal, desde el sacro a la corona. Pasaré a hablar de estos chakras brevemente para mostrarles que todos están caracterizados predominantemente por uno de los dos tipos de energía masculina o femenina.
 
 
 
El chakra sacro es el centro de energía que los conecta a la tierra. La energía en este chakra se extiende hacia afuera, hacia la tierra, y les permite a ustedes manifestar su energía del alma en forma física, al nivel de la realidad densa, material. En vista de su extensión hacia fuera y del tipo de manifestación de la energía en el chakra sacro, podrían llamarlo (predominantemente) chakra masculino. Un chakra nunca es completamente masculino o femenino, pero se podría decir que aquí la energía masculina es dominante.
El segundo chakra es llamado el chakra del ombligo y es el centro de los sentimientos. Este centro les permite experimentar emociones y cambios de humor, es decir todos los extremos de la vida emocional. Es un centro receptivo. Es por esto que yo lo llamo un centro femenino, un chakra en el cual domina el flujo de energía femenina.
Ahora vayamos al tercer chakra, también llamado el plexo solar, el centro de acción y creación. Éste claramente es un centro que se extiende hacia fuera y permite que la energía se manifieste en la realidad física. Pueden compararlo con el sol, la efusión de los rayos y el poder de la luz amarilla del sol (el color natural del tercer chakra es amarillo). En el plexo solar sus impulsos internos y estímulos se transforman en manifestaciones externas. Es el chakra de la acción y de llevar hacia el exterior. También es la morada del ego, significando la personalidad terrestre, sin implicación negativa. La energía predominante es masculina.
Luego sigo con el chakra del corazón. Este también es un centro receptivo, como el chakra del ombligo, y especialmente conecta diferentes flujos de energía. Es el centro en el cual se encuentran el cielo y la tierra y en el cual se conectan los tres chakras inferiores con los tres chakras superiores.El corazón puede ser el puente entre la mente (cabeza) y la emoción (vientre). Desde el corazón pueden conectarse con alguien más y trascender. El corazón trasciende los límites del ego y les permite sentir la unidad con cualquier cosa fuera de ustedes, con Todo Lo Que Es. El chakra del corazón es la puerta a la energía del Hogar. Es claramente un centro de conexión y por lo tanto es predominantemente femenino.
El chakra de la garganta es masculino. Desde este centro, los impulsos internos, las ideas, las emociones, adquieren forma física al hablar, reír, cantar, gritar, etcétera. Aquí la vida interior es llevada hacia el exterior por la comunicación a través de la voz y el lenguaje. A través de este centro ustedes hacen visible a otros su vida interior por medio de señales físicas: la palabra, el sonido, el concepto. Es un centro de manifestación que les permite focalizar su energía externamente al plano físico. También es un centro de creatividad.
El sexto chakra, también llamado ‘el tercer ojo’, el cual está localizado en el centro de su cabeza, es también femenino. Recibe impresiones intuitivas, ‘extrasensoriales’, y trasciende los límites de lo físico (los cinco sentidos físicos). Es el asiento de la clarividencia y de la percepción elevada. A través de este centro ustedes pueden sentir la energía de alguien más (las emociones, las penas, las alegrías) como propias. Con esta capacidad, es decir, la habilidad de la empatía, ustedes trascienden los límites del ego y se conectan con ‘lo que ustedes no son’.
Finalmente está el chakra de la corona, encima de la cabeza. Este chakra no es ni masculino ni femenino, o se podría decir que es ambos. En este chakra ustedes se elevan por encima de la dualidad de lo masculino y lo femenino. El chakra de la corona es una interesante combinación de ambas energías. Cuando este chakra está equilibrado, la conciencia está en un estado tanto de recibir como de extenderse hacia afuera. Hay una extensión ‘hacia arriba’, hacia ‘otras dimensiones’, donde busca consejo espiritual o ayuda, o hacia las capas más profundas del Ser. Y al mismo tiempo hay una calma y tranquila receptividad, una convicción de que las respuestas vendrán a su tiempo. Es una clase de conciencia altamente enfocada y receptiva. En este ‘estado de la mente’ ustedes llegan muy cerca de la unidad que sustenta a las energías masculinas y femeninas, la energía del Espíritu o Dios.
Ya he esquematizado muy aproximadamente el movimiento de los flujos de energía masculina y femenina por todo el cuerpo energético del ser humano. Ahora quiero hablar en particular de los tres chakras inferiores. Estos son los chakras que están más conectados a la tierra, que están más involucrados con estar en el reino terrenal. Esta área de los tres chakras inferiores es de suma importancia en su camino interior hacia la sanación, porque allí es donde yacen los traumas más profundos y las cicatrices emocionales.
Ustedes con frecuencia sienten que son seres terrenales creciendo hacia lo espiritual. Pero nosotros lo vemos del modo contrario. Ustedes son seres espirituales creciendo hacia la tierra. La tierra es un destino brillante, un diamante escondido que aún tiene que revelar su verdadera belleza. ¡La tierra es la Tierra Prometida!
El Cielo es su lugar de nacimiento. Pero ustedes no retornarán a ese estado de conciencia que recuerdan como el ‘Hogar’ o el ‘Cielo’, a un estado del ser puramente espiritual. La aventura de la Creación los lleva a nuevos destinos; siempre expandiéndose y progresando hacia un tipo de conciencia totalmente nuevo.(Ya hemos hablado de esto en el último capítulo de las Series de los Trabajadores de la Luz). La tierra es una parte esencial de este viaje. Sin embargo, en sus manifestaciones en la tierra y en sus intentos de expresarse ahí, han sufrido mucho dolor.
Casi todos ustedes tienen severas heridas emocionales en los tres chakras inferiores que han sido causadas por experiencias de rechazo, violencia o abandono. Esto puede haber sucedido incluso en esta vida. Casi todos los bloqueos energéticos en los chakras superiores están relacionados con heridas emocionales en los tres chakras inferiores.
Primero voy a hablar un poco sobre el chakra sacro. Su conexión con la tierra se ha tornado muy cargada emocionalmente, especialmente para los Trabajadores de la Luz o ‘Lightworkers’. Debido a que ustedes se han encontrado con una grave resistencia a lo largo de muchas vidas, hay mucho miedo y reserva cuando se trata de arraigarse verdaderamente.
Arraigarse significa estar completamente presente en sus cuerpos terrestres y expresar sus inspiraciones más profundas en la realidad material. La resistencia a arraigarse completamente ha sido discutida previamente (en las series de los Trabajadores de la Luz). Esto tiene que ver principalmente con ‘ser diferente’ y haber sido rechazado por esto.
En el segundo chakra (el centro de las emociones) también se han visto afectados profundamente por experiencias de ser amenazados o abandonados literalmente o emocionalmente, y de ser severamente restringidos en la manifestación de ustedes mismos.
Con estas cargas traumáticas en los dos chakras más bajos, el plexo solar (tercer chakra) también está fuertemente afectado. El plexo solar tiene que ver con la fuerza vital, la energía creativa y el poder. Ustedes conocen pocos ejemplos de lo que significa el verdadero poder. Con esto me estoy refiriendo al poder que no es agresivo y destructivo. En el chakra del plexo solar a menudo han visto que una persona se manifiesta tanto de una forma agresiva y determinante, como de forma discreta y demasiado modesta. Ambas formas son el resultado de sentimientos implícitos de desamparo resultantes del primer y segundo chakra herido.
En el tercer chakra se trata de encontrar un modo equilibrado de tratar con el poder y el control, se trata de buscar el equilibrio del ego.¡El ego es muy bueno! El ego tiene una función apropiada: le añade foco a su conciencia, lo cual les permite crear y manifestarse como el individuo separado que ustedes son. Sí, ustedes son una parte de la Totalidad mayor, pero también son ‘Yo’ y no él, ella o cualquier otra cosa. El ego es un complemento necesario para las fuerzas espirituales que trascienden el ‘Yo’. La energía del ego es totalmente honorable y justificada en la realidad energética que ustedes viven. El verdadero poder está en la alineación armónica del ego y del Espíritu.
 
 
El área de los tres chakras más bajos es el área más importante en la auto-sanación y el crecimiento interior. El mayor desafío espiritual para ustedes ahora es cuidar esta área herida en ustedes. Meditar y conectarse con los niveles cósmicos dentro de ustedes y fuera de ustedes no es su principal meta ahora. Es darle su más tierna comprensión y amorosa ayuda a aquel niño interior herido dentro de ustedes, y devolverle su belleza y su naturaleza juguetona. Este es su viaje espiritual, aquí yace su mayor tesoro. Apreciar y respetar su lado humano, su parte de niño, es su camino hacia la divina compasión e iluminación.
Me gustaría atraer su atención al hecho de que dentro de esta área de energía, dos de los tres chakras involucrados son masculinos. Esto indica que especialmente con respecto a las energías masculinas dentro de cada uno de ustedes, debe hacerse mucho trabajo de sanación. Debido a esto mi mensaje hacia ustedes es: ¡sanen la energía masculina interiormente! La energía femenina, de varias maneras está recuperando y adquiriendo la fuerza necesaria para expresarse plenamente y hermosamente. Las cualidades femeninas de la intuición, sensibilidad y conexión están siendo más y más apreciadas tanto individualmente como colectivamente.
Aun no he aclarado cómo se ve verdaderamente una energía masculina equilibrada. La energía masculina de algún modo se perdió en las falsas imágenes de lo que significa “ser un hombre”. Estereotipos que siempre se reducen al poder a través de la agresión. Es esencial reconocer y expresar la verdadera naturaleza de la energía masculina. El lado femenino ahora necesita a la energía masculina equilibrada para ser realmente capaz de cumplir su rol. La energía femenina está esperando, no sólo a una escala colectiva, sino también a un nivel individual. La energía femenina está saliendo de su capucha de víctima, recuperando su autoestima y ahora está esperando manifestarse poderosa y alegremente a través de la reunión con lo masculino.
 
 
De este modo, ¿cuál es entonces el poder de la energía masculina equilibrada? En el primer chakra una energía masculina sana y equilibrada lleva a la auto-conciencia. La energía masculina ya no tiene que pelear y luchar, está presente a través de la auto-conciencia. La presencia, es decir, estar completamente presente con toda su alma, es una cualidad esencial del primer chakra. Ser consciente de ustedes mismos, permanecer centrados, no perderse en las opiniones, expectativas o necesidades de alguien más, eso es ser auto-consciente. Encontrar el equilibrio entre conectar y liberar, permanecer centrados y conscientes de ustedes mismos mientras interactúan con otros o con el mundo exterior: esta es la energía masculina equilibrada del chakra sacro.
Es esencial desarrollar esta cualidad de auto-conciencia, porque ésta protegerá y guiará a su energía femenina. La energía femenina es naturalmente propensa a conectarse con los demás, con otros seres vivos, y a estar presente con el otro de una manera atenta, nutriente. La energía masculina crea los límites y ayuda a encontrar un equilibrio entre dar y recibir. Con relación a las fluidas y conectadas energías femeninas, la energía masculina en el chakra más bajo cumple el rol de ancla y espinazo. Es el punto donde ustedes llegan al hogar, el punto donde liberan ataduras a otras energías con las cuales están conectados.
El plexo solar, o tercer chakra, cumple el mismo rol de un modo diferente. Como he dicho antes, este chakra es el centro del ego. Ustedes aún tienen problemas con este concepto del ego. Especialmente entre las almas de los Trabajadoras de la Luz o ‘Lightworkers’ hay una tendencia a ver las energías generosas, auto-trascendentes del ser humano como ‘superiores’, pero esto no es así. Ustedes viven en un mundo en el cual las energías juegan juntas y forman los bloques de construcción de la Creación. Una tiende a conectar y busca la unidad, la otra crea separación e individualidad. Y la última energía es tan valiosa y viable como la primera.
Es importante hacer las paces con la energía masculina. Abrazar su individualidad, su singularidad, su ‘Yo’-idad. Hay una ‘soledad’ en la vida que no tiene nada que ver con sentirse solo, sino que está todo relacionado con ser un ‘Yo’, ser un individuo único. Abrazar esta soledad no es un impedimento para experimentar una profunda conexión con los demás. Si ustedes realmente abrazan su individualidad pueden ser verdaderamente creativos. Esto es lo que está esperando la energía femenina dentro de ustedes. Sus genuinas inspiraciones quieren darse a conocer a nivel material, ellas quieren revelarse de una manera muy terrenal y traer noticias de amor y armonía a la tierra.
La energía femenina es el portador de la Nueva Era, pero ella necesita una energía masculina equilibrada para verdaderamente manifestarse y echar raíces en la realidad material. Es por esto que es tan importante que las energías del primer y tercer chakra sean sanadas.
La energía de un ego sano ( el plexo solar sano) es auto-confianza. En el primer chakra es auto-conciencia, en el tercer chakra es auto-confianza. Ésta no es la clase de arrogancia que ustedes ven en un ego inflado, sino simplemente confiar en ustedes mismos: ¡yo siento que puedo hacerlo! Es ser conscientes de sus propias inspiraciones más profundas, de sus propias habilidades creativas y luego actuar en conformidad. Permitan que sus energías fluyan fuera de ustedes, confíen en sus propios talentos y dones naturales, confíen en lo que ustedes son ¡y muéstrense al mundo! Especialmente para ustedes, Lightworkers, que llevan mucho conocimiento y sabiduría interior, es ahora el momento de mostrarse y de no esconderse más. Es el momento. Este es su destino y en esto ustedes hallarán su mayor satisfacción.
Hagan las paces interiormente con la energía masculina. No duden en ponerse de pie por ustedes mismos, en recibir abundancia y cuidar de ustedes mismos. Sean egoístas en el sentido puro y neutral de la palabra. Ustedes son un ego, son un individuo. No pueden y no necesitan ser todo el tiempo indulgentes y comprensivos. No es espiritual tolerar todo y cualquier cosa. Claramente hay momentos en los cuales ustedes tienen que decir ‘no’ o incluso ‘adiós’ y no comprometer quienes ustedes son. Hagan esto sin culpa o miedo, y sientan cómo las energías masculinas de auto-conciencia y de auto-confianza los habilitan para permitir que la delicada flor de su energía femenina florezca y brille.
Todo se trata de cooperación entre las energías. Las energías masculinas y femeninas han caído juntas en una larga y dolorosa lucha. Ellas también se alzarán juntas, porque una no puede estar equilibrada sin la otra. Ahora que la energía femenina está lista para elevarse de las cenizas de la humillación y de la represión, hay una urgente necesidad de un renacimiento de la energía masculina. Este renacimiento de lo masculino finalmente llegará a ser visible a una escala colectiva, pero primero se manifestará en cada uno de ustedes separadamente, hombre y mujer. Todos ustedes son Custodios de estas antiguas energías dentro de ustedes y es su derecho de nacimiento hacer su asociación equilibrada y gozosa.