Enciende la glándula pineal

Enciende la glándula pineal

 

La afirmación de que el cuerpo humano está preparado para vivir 700 años puede resultar escandalosa a los oidos convencionales. Pero hay más ...
La afirmación es cierta, según Lita Donoso, psicóloga y autora del best-seller “El Método”, en el que describe la posibilidad de lograr la sanación a través de la estimulación de cuatro centros de energía que todos los seres humanos tenemos dentro de sí.


“Es una realidad muy fuerte”, dice esta profesional con 25 años de experiencia, que le han llevado a desarrollar el sistema Alkymia, de auto sanación a través de la activación de la glándula pineal, como una llave de entrada a la realidad que todos anhelan. Ha publicado dos libros y realiza talleres y cursos sobre el sistema. Ha trabajado en Chile, México, España y Portugal, entre otros países. Y dice que “El Método” es el complemento a “El Secreto”, porque otorga las herramientas para disipar el error de la experiencia.
 
Es recomendable seguir estas instrucciones para realizar la activación del centro pineal- pituitaria, al menos al comenzar la exploración del método.
Nos sentamos cómodamente en una silla, con la espalda derecha (sin forzar) y ordenamos a nuestros músculos que cedan de una sola vez, soltándose a la gravedad de la tierra. Es como dar un salto al vacío.

          

Recorremos en forma rápida nuestro estado de relajación de pies a cabeza.
Buscamos silenciar las emociones y el flujo del pensamiento con órdenes simples. Ordenar por ejemplo: “mis emociones y mis pensamientos se calman y se aquietan”.


1.-En ese estado, llevamos la atención a la glándula pineal y ordenamos que se encienda.
Ella se enciende y la visualizamos como una esfera de luz o una perla incandescente que ha comenzado a irradiar profusamente hacia ambos hemisferios cerebrales. ENCIENDO


2.-Podemos sentir, percibir o visualizar esta luz, que se expande tanto, que por aquellos rayos que salen por sobre nuestra cabeza, vamos al encuentro de los rayos arcoíricos danzantes que provienen de la Fuente, Padre o Arquetipo Uno, conectándonos a la Fuente. CONECTO


3.-Toda nuestra atención se encuentra ahora en la Fuente. Es importante en este momento prepararnos para recibir su Luz- Amor que se manifiesta en dos de los rayos arcoíricos: el rosa y el amarillo. Bajan desde el centro pineal hasta el centro cardíaco y se anclan allí. Al anclarse, se forma un sol en expansión permanente, que irradia en forma alterna en rosa y amarillo.


Atendemos ahora a nuestra respiración, pero sin alterar su ritmo armónico. Al inhalar, irradiaremos el rosa y el amarillo desde el centro cardíaco hacia nosotros y al exhalar lo irradiaremos hacia fuera. Hacia todos y hacia todo, sin límite. Podemos abarcar al planeta entero si así lo deseamos o ir aún más allá.


Hemos activado de este modo una red de conexión con nuestro Padre- Madre quien toma el gobierno de nuestro ser, desplazando lo humano en nosotros, para dar cabida a nuestra divinidad que comienza a despertar.

Un sentimiento de amor nos inunda mientras sentimos estas activaciones en manifestación. AMOR

4.- El paso siguiente es sentir los rayos arcoíricos que provienen de la Fuente pasando por nuestros brazos y saliendo por la yema de los dedos, como largos rayos de colores, que podemos enviar hacia donde los queramos hacer llegar. Así tendemos un puente de transferencia de energía desde los campos de creación superior hacia los campos creativos físicos. RAYOS ARCOÍRICOS

5.-Ahora sellaremos estas activaciones sintiendo cómo una espiral de color violeta eléctrico nos envuelve vertiginosamente desde los pies hasta por sobre la cabeza. Si es necesario, repetimos esta orden para mantener la unidad vibratoria de nuestro ser- luz activado a la frecuencia de la Fuente.

Es momento de chequear cómo nos sentimos. Estamos experimentando sensaciones de paz, armonía y ausencia de limitaciones. Es nuestro ser- energía libre y armónico en disposición a la experiencia de co- crear con la Fuente. SELLADO VIOLETA

6.- Intencionamos mantener estas activaciones en permanencia y simultaneidad. Llevando la atención a la glándula pineal, ordenamos reintensificar su luminosidad que ahora se expande hacia la glándula pituitaria que se abrirá como una flor de luz centelleante. Mantendremos durante un tiempo nuestra atención en este proceso, hasta sentir que ambas se han fusionado en una sola red de luz.

Ambas, pineal y pituitaria han recuperado su potencia creativa original, dando paso a una triangulación lumínica que es el portal de entrada hacia los campos de creación superior en donde lo no manifestado espera para ser traído en manifestación. Mantenemos la visualización de una flor de luz en medio del lóbulo frontal de nuestro cerebro. Es normal sentir presión o vibración en la zona ubicada sobre el entrecejo.

En este momento, sentiremos surgir del centro de la flor de luz, los rayos arcoíricos, cargados del poder creativo de la Fuente. Por ellos subimos a los campos de creación superior. Hemos llegado allí. Recordemos mantener la atención en la Fuente y el sentimiento de amor irradiando en permanencia durante todo el acto creativo. FLOR DE LUZ

Es momento de comenzar a co-crear, a manifestar sueños y anhelos con el poder del sentimiento y el pensamiento que han sido elevados a la perfección de la Fuente.
Recomendado iniciar la orden creativa diciendo internamente o en voz alta:
DESDE ESTE ESTADO DE SER ENERGIA LIBRE Y ARMÓNICO QUE SOY, DOY LA ORDEN CREATIVA ……….
Entonces iniciamos el acto co- creativo intencionando, o visualizando o “decretando” lo que buscamos manifestar en nuestra realidad.
 
 

    

 


LA GLÁNDULA PINEAL
 
Sistema Endocrino

La glándula pineal está situada en la parte posterior del cerebro. Esta glandulita tiene tan sólo cinco milímetros de diámetro. Está rodeada de una fina arenilla muy importante. La glándula pineal es un pequeño tejido rojo-gris. Esta glandulita está íntimamente relacionada con los órganos sexuales. La glándula pineal secreta ciertas hormonas que regulan todo el progreso, evolución y desarrollo de los órganos sexuales. La ciencia oficial asegura que después de que estas hormonas han logrado su objetivo, cual es el desarrollo total de los órganos sexuales, entonces degenera en un tejido fibroso que ya no es capaz de secretar hormonas. Descartes aseguraba que esta glándula era el asiento del alma. Los orientales aseguran que esta glándula es un tercer ojo atrofiado. Cuando la ciencia médica del mundo occidental descubrió que esta glándula es tan sólo un pequeño tejido rojo-gris situado en la parte posterior del cerebro, entonces rechazó la afirmación de Descartes y de los orientales. Mejor hubiera sido no sentar dogmas científicos y estudiar todos los conceptos en forma ecléctica y DIDÁCTICA.

 

Los Yoguis de la India aseguran que la glándula pineal es la ventana de Brahma, el ojo de diamante, el ojo de la Polividencia que mediante cierto entrenamiento especial nos da la percepción del ultra.

La ciencia occidental debería estudiar estos conceptos de la yoga oriental. La ciencia occidental no es toda la ciencia. Es urgente estudiar también la ciencia oriental. Necesitamos una cultura integral, total.

El microscopio nos permitió percibir objetivamente lo infinitamente pequeño. El telescopio nos permitió ver lo infinitamente grande. Sí la glándula pineal nos permite ver el ultra de todas las cosas deberíamos estudiar la yoga oriental, y desarrollar esa maravillosa glándula. Los yogui de la India tienen practicas con las cuales se puede lograr una super función especial de la glándula pineal. Entonces percibimos el ultra. Negar estas afirmaciones de la YOGA oriental, no es científico. Es necesario estudiar y analizar.

Los sabios orientales dicen que de la potencia sexual depende la potencia de la glándula pineal. Ahora podremos explicarnos las bases científicas de la castidad.

No hay duda de que todos los grandes videntes Bíblicos fueron grandes pinealistas. La castidad científica combinada con ciertas prácticas les permitió ver el ultra de la naturaleza.

            

Los GNÓSTICOS dicen que en la glándula pineal está el átomo del espíritu santo. La Biología esta resuelta a investigar todas estas cosas. Los orientales afirman que en la glándula pineal se halla el loto de los mil pétalos. No hay duda que esa es la corona de los santos.

Los hombres de genio tienen la glándula pineal muy desarrollada. En los cretinos se ha descubierto que la glándula pineal se halla atrofiada.

Los grandes fenómenos de fascinación de masas tan comunes en la India, sólo son posibles cuando el FAKIR AUTENTICO, tiene la glándula pineal lleno de gran vigor.

Las secreciones de las glándulas endocrinas son absorbidas directamente por la sangre. La sangre arrastra todas las secreciones de las glándulas endocrinas a otros órganos o glándulas, que entonces se ven impulsadas a un mayor esfuerzo, a un trabajo más intenso. La palabra hormona viene de una palabra griega que significa "excitar". Realmente las hormonas tienen el poder de excitar a todo el organismo, de obligarlo a trabajar.

Las secreciones de las glándulas endocrinas influyen también sobre la mente. Ahora nos explicamos porque los indostanés se dedican a controlar la mente. Por medio de la mente podemos regular nuestras funciones hormonales.

Algunos sabios indostaníes han permanecido enterrados durante muchos meses sin morir.

La Biología no puede permanecer indiferente a esto. Los Biólogos necesitan investigar todas esas maravillas del Asia.

Don Emmanuel Kant admite un "nisus formativus" para nuestro cuerpo físico. Los sabios orientales creen que ese nisus formativus en un cuerpo fluídico que se halla en contacto con el sistema nervioso gran simpático, y con el sistema nervioso liquido. No hay duda de que ese cuerpo fluídico es el cuerpo astral de los médicos medievales. Dentro del cuerpo astral está la mente humana y todos aquellos principios puramente anímicos.

Los sentidos de ese cuerpo astral parecen dimanar como flores de loto desde el fondo mismo de las glándulas endocrinas. Aquel loto de los mil pétalos mencionado por los Yoguis de la India, es un sentido anímico del cuerpo astral.

El desarrollo especial de la glándula pineal nos permite percibir el cuerpo astral, y sus sentidos anímicos que como flores de loto emanan de las mismas glándulas endocrinas.

La ciencia médica juega con la mecánica de los fenómenos, pero no conoce el fondo vital. El desarrollo especial de la glándula pineal nos permite ver el mismo fondo vital.

                                                                          

       David Wilcock Glandula pineal