Vampiros psíquicos

Vampiros psíquicos o energéticos

Vampiros psíquicos, los enemigos ocultos

¿Nunca has experimentado que la presencia de alguien te corta el aliento? Si es así, posiblemente fuiste víctima de vampirismo psíquico.

Un sistema del aura poco desarrollado y con recursos energéticos deficientes tiende a crear un patrón de comportamiento de adaptación, que suele invadir el sistema del aura de otras personas y absorber su energía.

Este fenómeno se llama vampirismo psíquico y tiene como resultado un aumento en las reservas de energía del vampiro psíquico y el desgaste o agotamiento energético de la otra persona.

A pesar de que una interacción “vampírica” dura sólo algunos minutos, los efectos residuales sobre la víctima pueden notarse durante varios días. La falta de energía, los mareos, la tensión muscular, la dificultad de concentración, los dolores de cabeza y las náuseas son algunos de los efectos más comunes sentidos por las víctimas; sin embargo, sucesivos ataques de este tipo pueden producir fatiga crónica, desarreglos del sueño, irritabilidad, depresión e incluso enfermedad física.

Todos hemos estado con personas que parecían dejarnos sin energías, y es muy probable que todos conozcamos individuos que suelen agotar o deprimir a los que tienen a su alrededor. Incluso en un encuentro que dure tan sólo unos minutos, el vampiro psíquico experimentado puede encerrarse dentro de nuestro sistema energético y rápidamente agotar nuestras fuentes de energía. A pesar de que en ese momento no hayamos atribuido nuestro agotamiento energético al vampirismo psíquico, probablemente nos hayamos puesto en guardia inconscientemente frente a sus ataques.

Los vampiros psíquicos presentan una gran variedad de rasgos personales y de patrones de comportamiento. Muchos de ellos adoptan el estereotipo bien conocido de “mosquita muerta” o comportarse de manera halagüeña. A menudo no tienen ningún escrúpulo y se valen de cualquier medio para lograr sus fines. Pueden parecer pasivos y reservados, ocultando cualquier inclinación al vampirismo, pero cuando la ocasión lo requiere pueden ser muy agresivos e incluso intimidatorios; pueden valerse de la vulnerabilidad de la otra persona, esperando el momento oportuno para golpear, o bien pueden manipular a la víctima elegida por medio de regalos o halagos.

En ámbitos laborales suelen ser personas con las que es muy difícil trabajar y cuyo rendimiento es muy dispar; a veces son altamente eficaces y otras totalmente inoperantes. A pesar de los disfraces tras los que se ocultan, los vampiros psíquicos son típicamente inseguros y vulnerables; si bien pueden adoptar un estilo autosuficiente, operan desde una posición de debilidad y no de poder.

No suelen tomar conciencia de ellos mismos, pero son rápidos a la hora de emitir juicios sobre la gente que los rodea. Pese a estar totalmente centrados en ellos mismos y tratar a los demás en forma desconsiderada, a menudo se quejan de que el mundo es injusto con ellos. Sus relaciones personales son típicamente inestables. Puede decirse que muchas de estas personas presentan trastornos de la personalidad, con síntomas tales como inseguridad emocional, dificultad para controlar la ira, baja autoestima, sentimientos de hostilidad reprimidos que estallan esporádicamente.

La interacción “vampírica” puede ser deliberada o espontánea por parte del vampiro, y consensual o no consensual por parte de la víctima. El típico ataque de vampirismo psíquico es espontáneo, por lo tanto, no requiere un esfuerzo consciente para iniciarlo ni para mantenerlo.

En muchas interacciones de este tipo, ni el vampiro ni su víctima son conscientes de que se está produciendo una transferencia de energía de uno al otro. Si bien la víctima suele estar dentro del radio de visión periférica del vampiro, el ataque en sí puede llevarse a cabo incluso sin contacto ocular con los sujetos.

Una vez que se ha dado cuenta de sus tendencias “vampíricas”, muchos vampiros psíquicos las racionalizan como una forma aceptable de satisfacer sus necesidades energéticas y, por consiguiente, planean sus encuentros absorbentes de energía como cualquier otro evento social.

Contrariamente a lo que sucede con los ataques planeados, los ataques vampíricos ocasionales no implican una interacción social preliminar con la víctima, quien puede haber sido seleccionada tan sólo por estar disponible en ese momento. Un ataque casual no es tan visible como uno planeado, y normalmente la víctima no se entera de lo que está sucediendo. Los resultados, sin embargo, son los mismos: el vampiro sale saciado y la víctima experimenta un agotamiento energético.

 

Suelen tener un sistema del aura poco desarrollado y con recursos energéticos deficientes, y con el fin de obtener la energía que necesitan, tienden a invadir el sistema del aura de otras personas y absorber su energía, logrando así, aumentar sus reservas de energía y provocando el desgaste o agotamiento energético de la otra persona, y a pesar de que una interacción vampírica dura sólo algunos minutos, los efectos residuales sobre la víctima pueden notarse durante varios días. La falta de energía, los mareos, la tensión muscular, la dificultad de concentración, los dolores de cabeza y las náuseas son algunos de los efectos más comunes sentidos por las víctimas; sin embargo, sucesivos ataques vampíricos pueden producir fatiga crónica, desarreglos del sueño, irritabilidad, depresión e incluso enfermedad física.

Los “Vampiros energéticos o Psíquicos” presentan una gran variedad de rasgos personales y de patrones de comportamiento. Muchos de ellos adoptan el estereotipo bien conocido de “mosquita muerta” o se comportan de manera halagüeña. A menudo no tienen ningún escrúpulo y se valen de cualquier medio para lograr sus fines. Pueden parecer pasivos y reservados, ocultando cualquier inclinación al vampirismo, pero cuando la ocasión lo requiere pueden ser muy agresivos e incluso intimidatorios; pueden valerse de la vulnerabilidad de la otra persona, esperando el momento oportuno para golpear, o bien pueden manipular a la víctima elegida por medio de regalos o halagos. En ámbitos laborales suelen ser personas con las que es muy difícil trabajar y cuyo rendimiento es muy dispar; a veces son altamente eficaces y otras totalmente inoperantes.

A pesar de los disfraces tras los que se ocultan, los vampiros psíquicos son típicamente inseguros y vulnerables; si bien pueden adoptar un estilo autosuficiente, operan desde una posición de debilidad y no de poder. No suelen tomar conciencia de ellos mismos, pero son rápidos a la hora de emitir juicios sobre la gente que los rodea. Pese a estar totalmente centrados en si mismos y tratar a los demás en forma desconsiderada, a menudo se quejan de que el mundo es injusto con ellos. Sus relaciones personales son típicamente inestables. Puede decirse que muchas de estas personas presentan trastornos de la personalidad, con síntomas tales como inseguridad emocional, dificultad para controlar la ira, baja autoestima, sentimientos de hostilidad reprimidos que estallan esporádicamente.

La interacción vampírica puede ser deliberada o espontánea por parte del vampiro, y consensual o no consensual por parte de la víctima. El típico ataque vampírico es espontáneo, por lo tanto, no requiere un esfuerzo consciente para iniciarlo ni para mantenerlo. En muchas interacciones de este tipo, ni el vampiro ni su víctima son conscientes de que se está produciendo una transferencia de energía de uno al otro. Si bien la víctima suele estar dentro del radio de visión periférica del vampiro, el ataque en sí puede llevarse a cabo incluso sin contacto ocular con los sujetos.
Ataques vampíricos planificados

Una vez que se han dado cuenta de sus tendencias vampíricas, muchos vampiros energéticos las racionalizan como una forma aceptable de satisfacer sus necesidades energéticas y, por consiguiente, planean sus encuentros vampíricos como cualquier otro evento social. Sus tácticas están diseñadas para implicar a un socio totalmente inocente en una interacción espacial cercana durante la cual tiene lugar el ataque inesperado. Los vampiros psíquicos despliegan su seducción, usan halagos desmedidos, manifiestan una amistad excesiva y muestran lo que les interesa de su propia intimidad para poder cautivar a sus víctimas y mantener la interacción durante la duración del ataque.
Ataques vampíricos ocasionales

No implican una interacción social preliminar con la víctima, quien puede haber sido seleccionada tan sólo por estar disponible en ese momento. Un ataque casual no es tan visible como uno planeado, y normalmente la víctima no se entera de lo que está sucediendo. Los resultados, sin embargo, son los mismos: el vampiro sale saciado y la víctima experimenta un agotamiento energético. Estos intercambios casuales pueden ocurrir en cualquier ámbito, en una clase, en un restaurante, en un avión, en un gimnasio o en cualquier sitio donde la gente se reúna.

          

Las 8 personalidades básicas de los “Vampiros energéticos”

1 – El Pobre de Mi o Victima:

Los pobre de mí nunca piensan que tienen suficiente poder para enfrentar al mundo, están todo el día quejándose de sus problemas y desgracias, “El mundo entero está en su contra y siempre hay alguien a quien culpar de su desgracia y tristeza”, siempre pesimistas, atraen la atención con expresiones faciales preocupadas, suspiros, temblores, llantos, miradas perdidas, respuestas lentas y relatos reiterados de dramas y crisis punzantes, de este modo atraen simpatía llevando la energía hacia ellos. Les gusta ser los últimos de la fila y someterse a los demás.

Los pobres de mi seducen inicialmente por su vulnerabilidad y su necesidad de ayuda. Sin embargo, no les interesan realmente las soluciones porque entonces perderían su fuente de energía.

Su comportamiento va desde convencer, defenderse, dar excusas, explicar reiteradamente, hablar demasiado, a tratar de resolver problemas que no son de su incumbencia. Dejan que se los consideren como objetos, y después se ofenden porque no los valoran y cada sugerencia que reciben de sus amistades, bien intencionadas, es descartada con múltiples argumentos, para preguntar luego “qué debo hacer?”.

2 – El Intimidador:

Los intimidadores logran que todos les presten atención a fuerza de gritos, fuerza física, amenazas y exabruptos, mantienen a todos a raya por temor a desatar comentarios molestos, rabia y, en casos extremos, furia. La energía va hacia ellos debido a que los demás se sientan atemorizados y ansiosos. Los intimidadores siempre ocupan el escenario.

Básicamente egocéntricos, su comportamiento puede ir desde dar ordenes a los que están a su alrededor, hablar constantemente, ser autoritarios, inflexibles y sarcásticos, a ser violentos.

3 – El Interrogador: 

Los interrogadores socavan el ánimo y la voluntad cuestionando mentalmente cualquier actividad y motivación. Son críticos hostiles, buscan formas de hacer sentir mal a los demás. Cuanta más atención presten a sus errores y sus defectos, mas pendiente estará usted de ellos y mas reaccionara a todo lo que hagan. Al hacer esfuerzos para probar su valía y responderles, mas energía les esta enviando. Es probable que todo lo que diga sea usado en su contra en alguna oportunidad. Son hipervigilantes, su comportamiento puede ir de ser cínicos, escépticos, sarcásticos, fastidiosos, perfeccionistas, santurrones, a ser viciosamente manipuladores. Inicialmente atraen a los demás con su ingenio, su lógica infalible, sus hechos y su intelecto.

4 – Culpador Profesional: 

Se encuentran siempre en actitud de ataque, sobrereacciona y acomete verdaderas cruzadas en busca de culpables por las situaciones que ellos mismos generan. Suelen ser verbalmente agresivos y abusivos, y en vez de quejarse como “el llorón”, atacan hasta a sus seres queridos. No es el mundo en contra de ellos, sino que usted está en su contra.

5 – Reyes del Drama: 

Comienzan cada frase con un “no sabes lo que me sucedió ahora. Su vida fluctúa siempre en los extremos positivos o negativos, navegando de crisis en crisis y alimentándose del caos con el que manejan sus vidas. Cada una de sus experiencias pareciera ser un cóctel de intensas emociones.

6 – El Distante: 

Las personas distantes están atrapadas en su mundo interior de luchas, miedos, y dudas sin resolver. Creen inconscientemente que si se muestran misteriosos y desapegados, otros vendrán a rescatarlos. A menudo solitarios, mantienen distancia por temor a que otros impongan su voluntad o cuestionen sus decisiones. Piensan que tienen que hacer todo solos, no piden ayuda. Generalmente, consideran que su principal problema es la falta de algo (dinero, amigos, contactos sociales, educación).

Su comportamiento va de no mostrar interés, no estar nunca disponibles, no cooperar, a ser condescendientes, a rechazar, oponerse y ser escurridizos, hábiles en el manejo de la indiferencia como defensa.

Inicialmente, atraen gracias a su personalidad misteriosa e inaccesible.

7 – Conversador Constante: 

¿Tiene amigos que tardan dos horas en contarle que cambiaron la rueda del auto, o amigas que interrumpen un evento familiar para narrarle la intensa conversación que tuvieron con la manicurista o le recitan la agenda de actividades que tienen para ese día? Para Orloff, estas personas están conectadas sólo con lo que les pasa a ellas, son incapaces de escuchar a los demás y usan a sus seres queridos como espectadores de sus eternos monólogos.

8 – El adicto a la yugular: 

Son las típicas personas que, cuando les están contando un problema, interrumpen a su interlocutor diciendo que la situación de ellos es peor. Ante cualquier manifestación, lo que ellos sienten o han experimentado es mejor o más grande. Y si se trata de parejas o amigos cercanos, suelen ser descubiertos cuando intentan echar por tierra las aspiraciones o planes de sus seres queridos: por ejemplo, si alguien desea comprar una casa, les recuerdan que tardarán años en pagar un préstamo; si quieren viajar, acotan que las últimas vacaciones no funcionaron o, simplemente, dejan entrever que la persona no es capaz de ejecutar sus deseos porque carece de actitudes.”

Cuando estés con alguno de éstos tipos, protege tu energía y no caigas en su vampirismo, y si te ves tú en alguna de éstas actitudes:” despierta, obsérvate y cambia de actitud”.

Un consejo “usa tu intuición”…

         

Formas de Protección

Para frenar las energías negativas, protegerse uno y los seres queridos.

Formula Tradicional

Afortunadamente no estamos indefensos para protegernos de los ataques de los vampiros a nuestro sistema del aura. Se han desarrollado procedimientos que repelen los ataques y que también pueden interrumpirlos, evitando así una pérdida mayor de energía. Dado que los ataques vampíricos son normalmente muy cortos, pueden durar tan sólo unos segundos, una respuesta rápida es esencial para obtener resultados.

La técnica de trabar los dedos es muy eficaz a la hora de lograr estos objetivos. Es un procedimiento muy fácil de aplicar y que puede prevenir un ataque vampírico sobre el aura o interrumpirlo inmediatamente si es que ya ha comenzado.

Paso 1. GESTO DE TRABAR LOS DEDOS. Tan pronto como sospeche que un ataque vampírico es inminente (o que ya está sucediendo), junte la punta de los dedos pulgar y medio de cada mano formando dos círculos. Junte las dos manos y traba un círculo con otro.

Paso 2. PROTECCION ENERGETICA. Mantenga los círculos trabados, cierre los ojos y visualice un escudo de energía poderosa que protege todas sus auras y que repele cualquier invasión de fuerzas extrañas.

Paso 3. INFUNDIR ENERGIA. Visualice el centro más íntimo de su sistema energético, vea cómo late pleno de poder mientras infunde esa energía a todo su ser.

Paso 4. AFIRMACION. Permita que la energía llegue a su clímax y después afirme: Estoy rodeado de un escudo de poder protector. Estoy seguro y a salvo.

Paso 5. REIKI. Cuando practicas Reiki y alguien se te acerca para quitarte tu energía, tu cuerpo automaticamente empieza a canalizar Reiki a esa persona, ¡sin que tu hagas nada! De esa forma:

1. Tu no pierdes tu energía, ya que Reiki es “energía externa”

2. La persona recibe Reiki, y no tu energía.

3. Curiosamente, cuanto más te vampirizan, ¡mejor estás! Ya que la fluir a través de tu sistema energético, algo del Reiki se queda en ti.

     

COMO PROTEGERSE

 

Protección de burbuja para ataques

Toda forma de vida como la conocemos está formada por una serie de capas o películas, que podríamos visualizar como láminas superpuestas sobre un tablero de dibujo, siendo cada lámina una capa distinta que forma la totalidad del dibujo, agregándole detalles, colores, sombras, etc., hasta completar el paisaje. Estas capas están formadas por un entramado energético cuya diferencia de vaet (vector angular espacio temporal) separa unas de otras y les da el “valor” del espacio matricial al que corresponden. Cada capa tiene su propio campo mórfico que está sujeto e influenciado por los campos mórficos de los que le rodean, fluctuando con su interrelación y siguiendo un ritmo de (x)Hz según los “pulsos” del efecto Tesla en vigencia. Nosotros como unidades de carbono estamos formados por nueve capas energéticas que son las siguientes:

1.- Mental
2.- Emocional
3.- Física
4.- Espiritual
5.- Mental superior
6.- Emocional superior
7.- Espiritual superior
8.- Física superior
9.- Psíquico superior

Cada una de estas capas que forman la totalidad tiene a su vez sub-capas que la forman, pero no es necesario ahora desarrollar ese aspecto, pues nos alejaríamos del tema. Nos centraremos en las tres primeras capas, la mental, la emocional y la física, que son por lo general las utilizadas por las sombras para llevar a cabo sus ataques.

La capa mental está a su vez dividida en tres sub-capas: la psíquica inferior, la imaginativa y la proyectiva. De estas tres nos interesa la psíquica inferior, que es por donde ingresan los ataques al mental, que llamamos ataques psíquicos, o envenenamiento mental. Un ataque psíquico es una incursión al espacio matricial mental de unos entes llamados Egregores, que son entidades mentales formadas por las emociones de un colectivo. Se visualizan como nubes negras e informes y su alimento son las emociones y las pasiones, energías del EM mental y etérico. Si bien la palabra egregor proviene del griego y significa ángel, podríamos generalizar a los Egregores como entidades mentales autónomas nacidas de los pensamientos de un colectivo, comparables a nuestros conceptos y arquetipos de ángeles y demonios.

Estos Egregores tienen una intención inicial y un propósito final que puede ser programado y utilizado por los oscuros para atacar por la capa mental y dejar abierto un acceso para las sombras. No es mi intención desarrollar el tema de las formas mentales, pero sí mostrarles como son utilizadas para abrir una brecha por el mental y dar paso a las sombras o dementores. Naturalmente tenemos protecciones en cada capa que evitan el ingreso de los Egregores, pues sino estaríamos a merced de ellos continuamente. Estas protecciones consisten en una serie de escudos que los repelen, formados por energías directamente superiores al de la capa protegida, haciendo casi imposible su penetración por cualquier entidad. Por ejemplo, la capa mental tiene un escudo igual al emocional, el emocional tiene un escudo de vaet igual al físico, y así sucesivamente hasta la última capa, la psíquica superior, que tiene un escudo perteneciente a los mundos superiores. Las capas emocional y física también tienen sub-capas propensas a los ataques, pero las desarrollaremos en otra oportunidad y en detalle. Recuerden que estamos hablando de energías y todo esto es una analogía para comprender su funcionamiento, así que no tienen que tomar mis palabras de forma literal.

Las protecciones artificiales son proyecciones conscientes de esos escudos, pero como no sabemos cuáles capas están debilitadas, entonces hacemos una protección general que las cubra a todas. Si bien la capa mental es la más susceptible a estos ataques, pueden suceder en cualquier otra, y una protección de burbuja las cubre a todas y es la más fácil de llevar a cabo.

 

Protección de burbuja

¿Qué es una protección de burbuja? Un campo energético variable según el ataque que detecte. La forma de construir el escudo es particular de cada uno, pues su construcción es mediante la proyección de la intención inicial desde el psíquico superior, así que cada cual encontrará la forma que más le quepa para ello, pero siempre la burbuja tiene que tener el tamaño de sus brazos extendidos para que lo cubra totalmente, y de colores que ustedes sientan que resuenan con sus criterios de protección (azul, lila, etc…). Para su proyección les recomiendo que siempre utilicen la misma forma de hacerlo y que pidan siempre la asistencia de su “Protector”, el Ser encargado de su seguridad mientras se encuentren enlazados a la materia, el ángel de la guarda de su niñez, para mantener la integridad de la burbuja aunque ustedes no estén atentos a ello.  Pueden hacer una protección particular o general a un conjunto familiar, pero se recomienda que cada uno la proyecte a si mismo, pues su eficacia será acorde a sus propios cuerpos y la seguridad será mayor. Tienen que sentir su presencia y no sólo imaginarla, pues esto es una proyección consciente desde el psíquico superior e implica realidad, como el viento, que no lo ven pero está, o el frío o el calor, que se siente pero no pueden tocarlo, pues es una sensación de sus sentidos a un estímulo externo.

Creo que esto explica y enseña por lo menos lo mínimo necesario para protegerse de ataques en estos tiempos de reajustes de campos mórficos. Más adelante quizás toquemos protecciones más elevadas y seguras para poder enfrentar al enemigo cara a cara.  Por ahora, basta con la defensa para afrontar nuestras propias batallas, que ya son suficientes.

 

      

 

¿Qué es el Tubo de Luz? ¿Para Que sirve? ¿Cómo se usa?

El Tubo de Luz es de esencia Lumínica Divina, no se ve en el mundo físico , nos hace invisible a las corrientes negativas. No es que nos hace invisible al cuerpo físico, sino que aquel que tiene una vibración negativa no nos ve, o se le pasa desapercibido, el decreto no es que hay que aprenderlo de memoria, basta con leerlo, pero visualizando hacerlo consciente de cada palabra porque la conciencia es lo que le da el ímpetu, la fuerza, hace la precipitación en el mundo físico.

Este decreto conviene hacerlo a la mañana antes de empezar las actividades  del día, todos los días, también al mediodía y a la noche, al así se hace un ritmo que le da fuerza de permanencia , pero teniendo la precaución de mantenerse armónico durante el dia, es decir no explotar en ira o juicios contra personas, portarse bien en los sentimientos en una palabra. Todo esto es si queremos realmente protegernos. No hay que tener pereza, cuando uno se acostumbra, después lo busca.

Esta sustancia es muy delicada, si se sostiene los sentimientos positivos, todo el día y todos los días se hace fuerte, invencible y poderosa.

A este Tubo de Luz, no hay nada discordante de los humanos que le puede atravesar.

Hay que visualizar un tubo de luz blanquísima cuando le alumbra el sol como de nieve recién caída de unos tres metros de diámetro, y un metro de espesor, esto se hace las primeras veces, luego pasado un tiempo la mente ya lo ubica así.

Si se pierde el control emocional en un momento cualquiera hay que pedir Perdón a la Ley del Perdón, con palabras simples. El Plan Divino que se dice aquí es la Ascensión en la Luz. La corriente de vida, es la Chispa Divina encarnada.

EL DECRETO

¡Amada, Magna y Victoriosa Presencia de Dios “YO SOY” en mi Amado Santo Ser Crístico Propio en mi, Gran Hueste de Maestros Ascendidos ¡! FLAMEEN en, a través y alrededor mío AHORA Su Todopoderoso TUBO DE SUSTANCIA LUZ CÓSMICA, a través de la cual nada que sea creación humana pueda pasar.

Que este Tubo de Luz sea una protección invencible para mi y mi mundo, y que sea un Manto Maestro Ascendido de Invisibilidad e Invulnerabilidad para todo lo que no sea de la Luz .

Que también sea un irresistible magneto en mi mundo para atraer hacia mi , constante, visible y tangiblemente a mis manos y uso la ilimitada abundancia  y toda cosa buena que yo requiera para realizar el Plan Divino de mi corriente de vida tan pronto como sea posible.

Que este Tubo de Luz me ayude a sostener mi atención sobre la Fuente de mi vida ..mi propia Presencia YO SOY — permitiéndome así ser un canal claro y perfecto para que Su bien de toda descripción fluya en, y a través y alrededor mío y de toda vida que yo contacte dondequiera que YO SOY

¡¡¡ Conscientemente acepto esto hecho AHORA MISMO con todo el poder.

Repetir el decreto  tres veces.

( Extractado de discursos de los Maestros Ascendidos.)

Fuente: http://www.cienciacosmica.net

 

El Tubo de Luz

¿Qué es el Tubo de Luz? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se usa?

El Tubo de Luz es de esencia Lumínica Divina, no se ve en el mundo físico, es el medio mediante el cual nuestros vehículos inferiores: físico, etérico, mental y emocional, permanecen unidos al yo superior y a la presencia YO SOY. Este tubo de luz permanece en la dimensión espiritual, por esa razón no es visible ante nuestros ojos.

La sustancia que compone al tubo de luz responde a nuestros pensamientos, ya que es energía pura en sí mismo. Si se sostienen sentimientos positivos todos los días, entonces todos los días se hace fuerte, invencible y poderoso.

No hay nada discordante que le pueda atravesar. Es impenetrable y totalmente flexible.

En nuestras prácticas diarias de meditación, debemos visualizar un tubo de luz blanquísima que sale de nuestra coronilla y se dirige hasta nuestra presencia divina en quinta dimensión. Veámoslo con una radiación intensa, como cuando nos alumbra el sol, veámoslo crecer y expandirse hasta de unos cinco metros de diámetro, y un metro de espesor, esto se hace las primeras veces, luego, pasado un tiempo, la mente ya lo ubica así de forma automática. Ésta práctica sirve para reforzarlo y aumentar nuestra protección.

Por el tubo de luz descienden hacia cada uno de nosotros, archivos de información divina que percibimos a veces como ideas revolucionarias para nuestro nivel de conciencia. Por medio del tubo de luz, recibimos los datos de la red planetaria a la que todos estamos conectados de forma inconsciente, es por eso que cuando deseemos saber algo, solo debemos solicitarlo a nuestro YO Superior y relajarnos para que la energía pueda entrar libremente. El canal receptor, es decir tú, recibirás la luz y la verdad tan clara y tan pura como se encuentre tu tubo de luz, ya que si en él hay obstrucciones emocionales y mentales, no podrás establecer una comunicación fluida.

A continuación te dejo el Decreto del Tubo de Luz. Este decreto conviene hacerlo en la mañana antes de empezar las actividades, al mediodía y en la noche, así se logra que esta bella y maravillosa energía crezca y se magnifique poderosamente. Haciéndolo en ritmo constante cada día, notarás un incremento en tu fuerza espiritual y mayor seguridad de protección divina.

por: Gabriel Vallejo

DECRETO DEL TUBO DE LUZ

¡Amada, Magna y Victoriosa Presencia de Dios “YO SOY” en mi, Amado Santo Ser Crístico mío y Gran Hueste de Maestros Ascendidos ¡FLAMEEN en, a través y alrededor mío AHORA! Su Todopoderoso TUBO DE SUSTANCIA LUZ CÓSMICA, a través de la cual nada que sea creación humana pueda posiblemente pasar.

Que este Tubo de Luz sea una protección invencible para mí y mi mundo, y que sea un Manto Maestro Ascendido de Invisibilidad e Invulnerabilidad para todo lo que no sea de la Luz.

Que también sea un irresistible magneto en mi mundo para atraer hacia mi constante, visible y tangiblemente a mis manos y uso la ilimitada abundancia de toda cosa buena que yo requiera para realizar el Plan Divino de mi corriente de vida tan pronto como sea posible.

Que este Tubo de Luz me ayude a sostener mi atención sobre la Fuente de mi vida, mi propia Presencia YO SOY — permitiéndome así ser un canal claro y perfecto para que Su bien de toda descripción fluya en, a través y alrededor mío y de toda vida que yo contacte donde quiera que YO SOY

¡¡¡Conscientemente acepto esto hecho AHORA MISMO con todo el poder!!!

Repetir el decreto tres veces.

Fuente: Ciencia Cósmica

    

VAMPIROS ENERGÉTICOS, ¿QUÉ O QUIÉNES SON?
Los vampiros energéticos o psíquicos son personas que absorben la energía vital o la voluntad de una persona susceptible, dejándola a esta exhausta. Un vampiro psíquico parece tomarlo todo en tu vida y no dar nada, agota tu energía y  se aprovecha de ti, dejándote con un sentimiento de vulnerabilidad, exhausto y agotado.
Se comportan como si fueran aspiradoras que barren con todo lo que encuentra en su camino. Son gente que toma la energía de su entorno para su propio provecho. Algunos tienen esta capacidad y la usan a su voluntad. Por lo general son personas que sólo piensan en ellas mismas y se vinculan con los otros por conveniencia. En ocasiones se comportan como víctimas y tratan de provocar lástima. Identificarlos puede llegar a ser sencillo.
Quienes lo ejercen tiene el poder, consciente o inconscientemente, de ocasionarles cansancio, inseguridad y desgano a sus víctimas. La clave que intentaremos desvelarte es cómo detectar a este tipo de gente nociva y mantenerse a salvo de su influencia negativa.
En otros casos se trata de gente que actúa con superioridad y humilla a quienes tienen en su entorno, criticando sus opiniones y nunca valorando sus aportes. Tampoco faltan los que se encargan de halagar de forma excesiva, buscando inflar el ego de la persona a la que buscan vampirizar. En el fondo, sólo están tratando de estar junto a ellos para ver si pueden sacar algún beneficio propio.
¿Cómo hacer para identificarlo? ¿De qué modo uno se puede proteger de la influencia de ellos?


¿REALMENTE ES TAN FRECUENTE TENER UN VAMPIRO ENERGÉTICO AL LADO?
El verdadero vampirismo, el energético, es mucho más común de lo que se cree y se produce cuando una persona le roba energías a otra. Cuando se produce de forma consciente es más peligroso, pero también se puede dar de forma inconsciente.


¿CÓMO RECONOCER UN VAMPIRO PSÍQUICO O ENERGÉTICO?
Para un vampiro energético no hay nada más importante que el mismo y sus circunstancias.
Los vampiros energéticos tienen actitudes extremas, con muchos prejuicios y son rápidos para emitir opiniones y descalificar a los demás, además son muy hábiles manipulando emocionalmente al de al lado. La mayoría de las veces actúan en forma solapada, a escondidas y tienen intenciones ocultas. La sinceridad brilla por su ausencia, nos buscan y manipulan con el propósito de obtener algo de nosotros. Cuando lo han obtenido ellos se van o desaparecen…


TIPOS DE PERSONAS O ESTRATEGIAS UTILIZADAS POR LOS VAMPIROS ENERGÉTICOS.
1. Quienes te buscan constantemente para contarte sólo sus problemas, para pedirte ayuda. A veces se nos muestran como “pobres victimas” de otros, provocándonos lastima y compasión. Normalmente, ellos no hacen nada, no toman acción y tampoco quieren reconocer la responsabilidad de su propia vida.
2. Un Vampiro Energético te hace perder la confianza en ti mismo. Actúa con superioridad, no le importan tus necesidades y requerimientos. Te humilla con facilidad, tira por tierra tus opiniones y propuestas, colocándote en un lugar de inferioridad. Te hace sentir vulnerable, inseguro y simplemente busca confundirte
3. En otras ocasiones los Vampiros Energéticos te halagan y adulan por todo. Alimentan tu “Ego”, aplaudiendo y alabando tus opiniones, siempre estarán de acuerdo con tus puntos de vista, incluso si estás equivocado. Un Vampiro Energético nunca te invitará a crecer por ti mismo, únicamente lo hará falsamente, pues detrás de esa mejora se encuentra tu destrucción. Ten claro que si ellos están en el fango…procurarán que tú también lo estés, siempre valiéndose de oscuras estrategias.
Síntomas y Efectos de las relaciones con Vampiros Energéticos
Si empiezas a notarte extraño y algo apesadumbrado o apesadumbrada, comienza a tomar medidas, porque la relación con este tipo de Vampiros Energéticos te producirá un sentimiento de desasosiego, de decadencia y de cansancio inexplicable, te sentirás exhausto o exhausta, confundido o confundida y en casos severos puede ser el comienzo de una grave depresión.
Otro de los síntomas con los que te encontrarás será la desconcentración y claridad mental, te costará tomar decisiones. Tu mente se sentirá “nublada” como si estuviera en un callejón sin salida.