Tao circular energía por los canales

Sonrisa interior y relajación

La Órbita Microcósmica

La Órbita Microcósmica con los puntos de Postura sentada Tao Vin llamada El Dragón y el centro de energía tan tien. Estira su Cola con las Garras hacia Arriba: activa el fluJo del chi desde el sacro hasta la coronilla. energía

Al comenzar la práctica de estos ejercicios, cuando estudies las instrucciones y realices los movimientos del Tao Yin, se te aconseja mantener una actitud de sensibilidad poética. A la vez que desarrollas la fuerza estarás cultivando la delicadeza. Tu columna se hará más flexible, y tus tendones y músculos psoas serán mucho más elásticos. La sabiduría de tu cuerpo despertará gracias a los saludables efectos de la activación de la suril química interna. Eliminarás lo que obstaculiza tu vitalidad innata y rejuvenecerás tu cuerpo y tu energía. El mejoramiento del alineamiento físico y del movimiento reacondicionará tu columna y refrescará tu cuerpo, abriendo el flujo del chi en los meridianos. Descubrirás y entrenarás tu «segundo cerebro» abdominal, y podrás conectar con el poder vitalizador del universo.
La sonrisa interna es la clave de la relajación, y la relajación es la clave del poder interno. Relajándote y sonriendo a tu abdomen activas el chi abdominal. Al mismo tiempo, empiezas a entrenar el cerebro que rige las sensaciones y la conciencia abdominal, el tan tien, coordinador y director de las acciones corporales.
Durante miles de años los taoístas han entrenado sus tan tiens para utilizarlos. No obstante, la mayoría de los alumnos occidentales sólo comprenden superficialmente el significado práctico de este entrenamiento. El entrenamiento constante del segundo cerebro, o tan tien, es la piedra angular de todas las prácticas que enseña el Maestro Chia.


En los ejercicios Tao Yin hay muchas posturas y movimientos. Siempre se pone énfasis en alcanzar un estado de armonía entre cuerpo y mente. El Tao Yin se enfoca en estirar los tendones, relajar el músculo psoas y el diafragma, desarrollar la fuerza y flexibilidad del cuerpo, eliminar toxinas a través de la respiración y entrenar el segundo cerebro del tan tien inferior (bajo vientre) para coordinar y dirigir estos procesos. El objetivo del Tao Yin, como el de todas las artes internas chinas, es guiar y armonizar el chi.
El chi es el poder vital del Tao operando en el mundo: en la naturaleza, en la sociedad y en el cuerpo humano. Es una fuerza en continuo cambio y flujo, una energía que puede aparecer y desaparecer, que puede ser fuerte y débil, que puede estar controlada y también puede ser abrumadora. El chi es lo que se mueve, lo que se transforma cualitativamente en el ritmo cambiante de las estaciones; el chi brilla en los rayos del sol. La calidad y el equilibrio de flujo del chi es lo que constituye la salud o la enfermedad del cuerpo. El chi afecta a nuestra manera de vivir, movernos, comer y dormir.


La meta de toda práctica física es guiar y armonizar el chi. Guiar significa controlar, fortalecer, incrementar o reducir. Armonizar es liberar y abrir los canales de energía, y estar en consonancia con la naturaleza. Ser consciente de este flujo de energía en todo el cuerpo, aprender a sentirlo, regularlo y abrir los canales meridianos que le permiten fluir con perfecta suavidad es otro paso importante en las prácticas físicas del taoísta aspirante.
Los ejercicios TaoYin de este web emplean un estilo de movimiento específico para dirigir la energía hacia los tendones. Ciertas posturas, así como el equilibrio emocional del corazón y los riñones, relajan la columna y los músculos del complejo psoas, un importante par de músculos que tienen su origen en la parte baja de la columna, los huesos pélvicos y los huesos de las caderas, y que conectan con los fémures, en la parte alta de las piernas. La relajación de los músculos psoas permite que la energía se dirija hacia la zona torácica y el diafragma. También usamos la respiración y la intención para reducir las toxinas acumuladas en el cuerpo.
El objetivo último de esta práctica es volverse suave, puro, sensible y lleno de energía, como un niño. Podemos usar el Tao Yin para cultivar los aspectos físico, emocional y espiritual de nuestro ser. Aunque estos ejercicios son sorprendente¬mente simples de ejecutar, también son sofisticados y eficaces para restablecer la armonía perdida entre nosotros, la naturaleza y el universo. Todo tipo de personas practican los ejercicios del Tao Yin para su desarrollo personal.


Los Canales del Cuerpo Hacen Circular la Energía Sanadora

Después de haber limpiado las toxinas y tensiones emocionales que estancan y congestionan la sangre y la energía Chi, el método del Chi Nei Tsang revitaliza la energía del Centro Umbilical.
En el abdomen se forman, apiñan y acumulan nudos, marañas, bultos, fibromas, grasa, protuberancias y tumores, que impiden la circulación libre y vigorizante de energía desde el generador corporal. Después de haber limpiado la zona y de haberle inyectado Energía Cósmica, Universal y Terrenal, la naturaleza se hace cargo de renovarla y revivirla. Una vez que la energía puede fluir e impartir energía por sus canales y vasos, el cuerpo/espíritu se encuentra en el camino de la auto curación.

Cuando le da al cuerpo/espíritu espacio libre para que recoja y haga circular las tres energías, significa que ha dado un gran paso en pos del desarrollo del cuerpo/espíritu inmortal. Las Energías Universal, Terrenal y del Plano Humano (Partícula Cósmica) son inmortales. Existen desde el comienzo de los tiempos. Cuantas más energías logre recibir e integrar, mas se parecerá a ellas. Estas energías se envían al Centro Umbilical donde se las mezcla, "cuece", se las usa para producir un elixir y se hacen circular como energía combinada por todo el cuerpo. La gestación natural de estas energías estimula la formación de glóbulos blancos y de leucocitos T que constituyen el fundamento del sistema inmunológico. Estas células defienden al cuerpo de las enfermedades y fortalecen su salud para una larga vida.
La mezcla de las energías inmortales tiene el poder de formar células y tejidos nuevos y de reemplazar a las células y tejidos tóxicos. Si bien esta clase de restitución celular es posible, precisa un trabajo constante pues la salud de las células nuevas se deteriora todo el tiempo. Si lo practica en forma periódica, el método del Tao Sanador le permitirá recoger y almacenar energía suficiente para satisfacer las necesidades diarias de células y tejidos. Podrá satisfacer sus necesidades y aun le sobrara energía. Con estas energías adicionales podrá comenzar a construir poco a poco un nuevo cuerpo/espíritu formado por energías inmortales.


Los canales
Los canales (a menudo denominados meridianos o cursor) forman una red de distribución de energía que conecta e integra todas las partes del cuerpo (Figura 1.12). Unidos en la parte interior a los Órganos, los canales fluyen hacia la superficie del cuerpo y conectan los miembros con los Órganos sensitivos. La energía Chi circula por los canales. El Chi Nei Tsang trabaja para proporcionar la energía adecuada a los Órganos y sus sistemas.



La Órbita Microcósmica
El Canal Rector
El Canal Rector hace circular la energía Chi Yang (Energía Celestial, Universal) y la combina con la fuerza Yin que proviene de la Tierra. Este canal va desde el perineo hasta la cabeza a lo largo de la columna. Entra en el cerebro, pasa sobre la coronilla, desciende hasta el punto medio entre los ojos y termina en el paladar donde se une con el Canal Funcional (Figura 1.13). El Canal Rector, denominado a veces Océano de los Canales Yang, proporciona las energías combinadas a los seis canales Yang que constantemente se vuelven a unir y fluyen hacia y desde el. Está íntimamente ligado con el cerebro, el líquido cerebroespinal y el sistema reproductor. La abundante cantidad de energía que circula por este canal ayuda a fortalecer y a estirar la columna, por lo que se sentirán más altos y fuertes.

El Canal Funcional
El Canal Funcional conduce la energía Chi Yin (Energía Terrenal) y ayuda a canalizar hacia abajo la fuerza Yang de los Cielos para combinarla con la fuerza Yin. Se extiende por la parte delantera del cuerpo desde el perineo hasta la punta de la lengua (Figura 1.13). Cuando en la meditación Microcósmica se abre este canal, se invierte el flujo para que descienda por la parte delantera del cuerpo como durante la gestación en el Útero. De este modo, los taoístas aprendieron a recuperar el flujo prenatal. El Canal Funcional, denominado a veces Océano de los Canales Yin, puede suministrar sus energías combinadas a los seis canales Yin que se unen a el. Es el que rige la gestación del feto y el ciclo menstrual.

Los Canales Impulsores

Los Canales Impulsores son poderosos e importantes cursos de energía del cuerpo. Están alineados en forma vertical con respecto a la columna y son los que comunican de manera más directa los ej. de la Energía Universal y Terrenal de los hombres y mujeres. Si la energía del Centro Umbilical fluye con potencia por estos cursos, se desintoxican y activan los Órganos y glándulas.
Cada canal mide aproximadamente dos o tres centímetros de ancho. La práctica de Fusión II ensancha aun más los Canales Impulsores y lo vuelve más consciente de ellos. Sin embargo, en cierta medida estos canales trabajan y están abiertos en todos los hombres.
Por estar conectados con todos los canales, se les considera parte del Mar de los Doce Canales. De esta forma suministran energía a todo el cuerpo.
Los acupunturistas usan el Canal Impulsor Medio, el Chong-Mai, para disolver la energía Chi y la sangre congestionadas en el abdomen y en el pecho. A este canal se le denomina Mar de Sangre. Al disolver la congestión del abdomen y los Órganos y tonificar el Centro Umbilical, la energía puede circular sin obstáculos por los Canales Impulsores para fortalecer el cuerpo.


Los Canales Impulsores se prolongan asimismo por las piernas hasta los pies y se usan para llevar la Energía Terrenal hasta el bajo caldero. Mediante la práctica del Chi Nei Tsang podrá usar los Canales Impulsores para absorber las Energías Universal y Terrenal y transferirlas directamente a su discípulo.


El Canal Impulsor Izquierdo
El Canal Impulsor Izquierdo comienza en el testículo izquierdo (en los hombres), pasa por el lado izquierdo del perineo, el lado izquierdo del ano, el ovario izquierdo (en las mujeres), el riñón izquierdo, el bazo, el corazón, el pulmón, las glándulas paratiroides y tiroides izquierdas, la oreja y ojo izquierdos y el hemisferio cerebral izquierdo (Figura 1.14).

El Canal Impulsor Medio
El Canal Impulsor Medio comienza en medio del escroto (en los hombres) pasa por el medio el media del ano. el cuello del útero (en las mujeres), la próstata (en los hombres), la aorta, la vena cava, el páncreas, el estomago, parte del hígado, el corazón, la glándula timo, la garganta, la lengua, la pituitaria, el hipotálamo, las glándulas pineales y la coronilla (Figura 1.15).



El Canal Impulsor Derecho
El Canal Impulsor Derecho comienza en el testículo derecho (en los hombres), pasa por el lado derecho del perineo, el lado derecho del ano, el ovario derecho (en las mujeres) , el riñón derecho, el hígado, el pulmón, las glándulas paratiroides y tiroides derechas, la oreja y el ojo derechos y el hemisferio cerebral derecho (Figura 1.16).



Los tres Canales Impulsores
Los tres Canales Impulsores constituyen un curso de energía central. Las Energías Universal y Terrenal ascienden y descienden por la región umbilical por medio de estos canales que están dentro de la Orbita Microcósmica (Figura 1.17).

4. El Canal de Circunvalación
El Canal de Circunvalación envuelve al cuerpo con energía. Sus círculos protegen y suministran energía Chi a la superficie del cuerpo y detienen la energía negativa que quiere entrar en el cuerpo. Partiendo desde el ombligo, cruza y rodea a todos los principales centros de energía del torso, la cabeza y las piernas. Une todos los canales que ascienden y descienden por el cuerpo y todos los caminos que pasan por el abdomen (Figura 1.18).



Un corte transversal de la región umbilical muestra que el Canal de Circunvalación conecta todos los canales verticales. En la parte delantera del cuerpo, el Canal de Circunvalación se conecta con el Canal Funcional. Al moverse hacia la izquierda, se conecta con el Canal Impulsor Izquierdo. En la parte trasera se conecta con el Canal Rector. Ala derecha se conecta con el Canal Impulsor Derecho. Al regresar hacia la parte delantera, cierra el círculo (Figuras 1.19, 1.20 y 1.21).

   

La energía que fluye por el Canal de Circunvalación se mueve en el sentido de la agujas del reloj o en sentido contrario. Por otra parte, los canales verticales (Impulsores y Microcósmica) también están unidos entre sí. La energía Chi circula hacia arriba, hacia abajo, en círculos, hacia la izquierda y la derecha, hacia adelante o hacia atrás.

El Triple Calentador
Aunque la medicina occidental no reconoce al Triple Calentador, los taoístas creen que tiene características Yang y consta de tres partes. La parte superior comprende la cabeza, el corazón y los pulmones. La parte central comprende el sistema digestivo. La parte inferior abarca los riñones, los intesti¬nos inferiores y el sistema reproductor (Figura 1.22) Los chinos creen que el Triple Calentador tiene que ver también con el hipotálamo, la parte del cerebro que controla las funciones vitales fundamentales que incluyen el apetito, la temperatura corporal y el equilibrio de líquidos. El CNT "pone a punto" el Triple Calentador armonizando las tres partes y manteniéndolo así en buenas condiciones.
El Triple Calentador es el termostato, aire acondicionado y calentador corporal de la energía que circula por el. Cuando el corazón está recalentado, el Triple Calentador lleva energía por el Calentador Medio hasta la región inferior del lomo. Allí, la energía caliente se enfría y circula otra vez hacia el corazón donde ayuda a enfriarlo. El calor que desciende evita que las energías frías inferiores se enfríen demasiado.

 

Todo lo escrito aquí sobre el Tao está extraído de los libros de Mantak Chia y Maneewan Chia