Abriendo su canal

ABRIENDO SU CANAL

Los Ejercicios que se siguen le ayudarán a canalizar verbalmente su Guía y representan un camino seguro para abrirse a la canalización. Sepan que al trabajar con ellos, los Maestros de Luz estarán ofreciendo su apoyo y energía, auxiliando así la apertura de tu canal.
El mejor uso para los ejercicios, es de una manera secuencial. Utilice tu propio criterio de tiempo y solo pase al ejercicio siguiente, cuando sentir que estás listo. Mientras te abres a la Canalización, sé amable y paciente consigo mismo y permítase dirigir sus esfuerzos al próximo proceso, solamente cuando esté preparado para dar el siguiente paso. Tenga siempre en mente que eres único y que tu experiencia será solamente tuya.
Como siempre ocurre con las nuevas habilidades, la voluntad, disponibilidad y el estar dispuesto a experimentar cosas nuevas, son fundamentales para el éxito de eses procesos. La ansiedad y el nerviosismo también son comunes, delante de una oportunidad como esa, pero deben ser evitados en la medida del posible.
Practiquen los ejercicios solamente cuando estén listos para canalizar y para aprender. Habrá días en los cuales será mejor no trabajar con esos procesos, ni intentar canalizar. Si estás enfermo, o temporalmente pesaroso por perder a alguien cercano, o mismo mientras estés pasando por alguna crisis o depresión, lo mejor es no practicar esos ejercicios. Tampoco si te sientes físicamente cansado o agotado.
Para hacer tu primera comunicación con tu Guía, el mejor momento es cuando te sientas físicamente descansado, saludable y positivo. Si aún tienes miedos no resueltos, dudas o preguntas, espere para canalizar cuando tengas todo completamente resuelto de un modo aceptable. La mejor forma de canalizar es la misma que para las demás habilidades: estudio continuo, determinación y ganas de vencer.
Los ejercicios y procesos se encuentran estructurados de tal modo, a permitiros obtener un sendero seguro para aprender a canalizar. A cada intento, elévate lo más alto que puedas y entonces, lograrás crecer en la habilidad de alcanzar las dimensiones elevadas y conectarse a los reinos elevados. Utilice los ejercicios para abrirse más y más. Y tan pronto aprendas a canalizar, y estés familiarizado con esa experiencia, os encorajamos a dejar a un lado las formas y los procesos, y crear algo propio, que venga de su interior. ¡Experimente!


Abriéndose a la Canalización


EJERCICIO 1: Bienvenida y Preparación para la Apertura de Canales
Tú serás llevado a un estado de relajación, seguido de un alineamiento con la energía de la fuerza de la vida. Para realizarlo, necesitarás tener a la mano, dos plantas o dos flores que puedas tocar, y un cristal o una piedra cualquiera. Cuando estuvieres canalizando, vas a necesitar “sentir” la presencia de su Guía, intuitivamente. El ejercicio hará con que trabajes tu sensibilidad, con relación a la energía de fuerza de la vida, a un nivel más sutil. Eso ayudará a empezar con la apertura de tu percepción.
Después de oír el ejercicio, si te sientes más calmo y relajado que lo normal, y si has sido capaz de sentir las vibraciones sutiles de la energía de la vida, mismo que te parezca que has inventado todo – o que todo no pasa de imaginación tuya – pase para el próximo ejercicio. En caso contrario, siga trabajando con el ejercicio, hasta que te sientas más y más relajado y seas capaz de sintonizarte con las sutiles vibraciones de la fuerza de la vida.


EJERCICIO 2: Concentración y foco

En ese ejercicio, te vamos a enseñar como mantener el foco y la concentración correctas, ya que ambos son elementos imprescindibles del estado de transe para la canalización. La mente es naturalmente rápida y activa. Para canalizar, la mente necesita desarrollar cierto grado de habilidad para conducir la velocidad, y la actividad para concentrar el flujo de informaciones que llegan de su Guía. Cuando puedas sujetar el foco, de acuerdo con las instrucciones, estarás listo para pasar al próximo ejercicio. Si no es así, debes seguir trabajando con este proceso, hasta que estés bien focalizado y concentrado. EL ejercicio para la postura de transe le ayudará a empezar a ajustarse y a su postura, para recibir su Guía. Quizás te sientas a gusto en un sillón que te permita estar con la columna vertebral recta, o en un cojín en el suelo.

 

Todos tenemos en mente que es parte del crecimiento y desarrollo personal de cada uno el trabajar en la apertura de los chakras superiores, quinto, sexto, séptimo, a veces pensando que funcionan de forma independiente, y que, los primeros chakras, no son tan importantes. De hecho, no hay nada más lejos de la realidad, ya que si existen bloqueos en los tres primeros chakras, hay mucha menos energía disponible para poder realizar “trabajo espiritual”.


Del cosmos a la planta de los pies
Dos energías principales entran por nuestro sistema energético. La primera, la energía del cosmos, irradiada por el Sol, por el espacio, hacia nuestro planeta. Esta energía es la energía de la Tierra, acumulada y anclada en el suelo que pisamos, y que entra en nuestro sistema energético por los pies, subiendo para unirse en el primer chakra y entrar al sistema energético. La energía mas importante para nosotros como seres humanos, para el vehículo físico que ocupamos, es este tipo de energía, que proviene de Gaia.
Esta energía inicia su camino ascendente por el primer chakra, donde, si no hay bloqueos importantes, realiza y cumple con todas las funciones que este chakra tiene asignadas tanto a nivel físico como a nivel de áreas de vida. Al mismo tiempo, esta energía pasa al segundo chakra, dónde, de nuevo, si no hay bloqueos que lo impidan, son transmutadas y usadas para las funciones de este segundo chakra. Otra vez más, la energía del planeta en su camino ascendente si los dos primeros chakras no la han bloqueado, permiten que la energía llegue al tercer chakra, y luego, si este de nuevo está libre de obstáculos, esta energía llega finalmente al cuarto chakra.
Este es el punto inicial de todo trabajo de crecimiento personal, a partir de un cuarto chakra funcionando, se expande el potencial para poder explorar las áreas de vida consideradas más “espirituales” o más “trascendentes”, cuando no llega el suficiente caudal energético al cuarto chakra, proveniente de los chakras inferiores, cual tubería de agua, la energía de la cual se nutre la parte superior del sistema energético es otra.


Otro caudal por el séptimo chakra
El otro tipo de energía, el segundo tipo de energía importante, es la que nos llega al sistema energético proveniente de la conexión con nuestro Yo Superior o la parte nuestra no encarnada, esa otra parte de la entidad que somos, y que entra por el séptimo chakra. Esta energía baja al sexto, al quinto, hasta el cuarto. Normalmente esta tendría que ser la configuración estándar, donde las dos energías, del “cielo” y de la “tierra”, por decirlo de forma poética, se encuentran, y dónde podemos entonces funcionar a plena potencia en todos los ámbitos de vida.


La especialidad del alma
Sin embargo, esto no siempre es así. Primero, este punto de unión no es el mismo para todas las personas. Hay algunas personas cuyo lugar de encuentro de estas dos corrientes o fuerzas está en el quinto chakra, otros en el sexto, otros en el séptimo, y otros, en menor medida que yo haya visto, en alguno de los tres primeros chakras. Cuando este punto de encuentro varia hacia un chakra predeterminado, proporciona a la persona un filtro concreto sobre como ve la realidad o sobre como navega y trabaja con su vida, sus lecciones, su misión, sus experiencias, etc. A esto le llamamos la “especialidad” del alma, también por llamarlo de alguna forma, y no es otra cosa que el filtro del chakra principal que colorea la percepción global del alma para esta encarnación. Así, personas cuyo punto de unión energético entre las corrientes de la Tierra y del Yo Superior se unan en el séptimo chakra, por ejemplo, añadirán un filtro “espiritual” a toda experiencia que tengan, aquellos cuyo punto de unión se encuentre en el primer chakra, tendrán una percepción más “terrenal” de las mismas experiencias.
Esta especialidad del alma no se puede cambiar en una encarnación, al menos tal y como yo lo entiendo, pero es parcialmente variable ya que este punto de unión puede moverse ligeramente entre dos chakras adyacentes, y es importante no pensar que, porque nuestra especialidad esté en los chakras superiores, los inferiores dejan de ser importantes. Cuando los tres primeros chakras están parcialmente bloqueados y la tubería que lleva la energía al cuarto chakra suministra solo una pequeña parte de la energía que podría suministrar, los chakras superiores se resienten, pues la energía del Yo Superior no es la energía principal que usamos para hacer funcionar nuestro sistema energético, sino solo un complemento.
Limpiar y mantener los chakras en buen estado
Así, para poder trabajar en temas “espirituales”, es recomendable tener bien desbloqueados los temas terrenales, los temas sexuales, los temas de relación con uno mismo y con otras personas, los temas de poder, voluntad, etc. Cuando estos tres chakras no presentan distorsiones significativas, el cuarto chakra está recibiendo entonces un caudal impresionante de energía que puede usar para abrirse y expandirse enormemente, dando lugar al desarrollo personal en áreas como las relaciones con otros, el amor, la introspección, la comunicación, la sabiduría, la conexión con otros planos, el desarrollo de las habilidades intuitivas, extrasensoriales, etc.
Personalmente, cuando he tenido mi cuarto chakra más bloqueado, la energía hacia cosas raras por mi cuerpo, a veces puenteando el cuarto chakra para pasar del tercero al quinto por canales secundarios, a veces quedándose estancada en los primeros chakras, a veces forzando a los chakras superiores a trabajar solo con la energía de mi Yo Superior, etc. Este tipo de cosas sucede bastante a menudo, la energía no se queda “parada”, intenta fluir, en la medida de lo posible, tampoco es que la presión del caudal que entra por la planta de los pies nos vaya a hacer reventar las cañerías, simplemente si la energía no sube del primer o del segundo chakra, no absorbemos más de la que podemos procesar.
Pero la cantidad de energía que podemos procesar depende solo de nosotros, a más abiertos y limpios están todos los canales, mayor potencial podemos absorber del planeta y por supuesto del universo por el séptimo chakra. Es cuestión de trabajar todo a la vez, empezando por la parte inferior, para que el chorro llegue a los chakras de arriba donde, entonces si, podemos hacer todo el trabajo espiritual o personal que queramos a plena potencia.
Un abrazo!
David Topí