Preguntas al maestro. Osho

Principal

Arriba Porque ya es hora de que entres a tu Verdadera Casa

 

PREGUNTAS AL MAESTRO

 

Osho

 

Solamente un testigo puede bailar...

 

Pregunta: -Bhagwan, vos nos decís continuamente que "seamos concientes", que "seamos testigos", pero una conciencia que solamente presencia, ¿puede cantar, bailar y realmente saborear la vida? ¿Un testigo es un mero espectador de la vida y nunca un partícipe?

 

Respuesta: -Tarde o temprano, la mente está destinada a hacer esta pregunta…, porque tu mente tiene mucho miedo que vos te transformes en un testigo…¿porqué pasa esto?, porque si te convertís en testigo ella se muere, es la muerte de la mente…La mente es acción -quiere hacer cosas- y ser un testigo es estar en un estado de no-hacer; por eso la mente tiene miedo este miedo; dice:

 

"Si te volvés un testigo ya no voy a hacerte falta…"

 

Y en cierta forma la mente tiene razón...

 

Porque cuando surge el testigo en vos, la mente tiene que desaparecer, igual que cuando prendés la luz de tu cuarto, la oscuridad tiene que desaparecer, es inevitable…La mente solamente puede existir si vos estás profundamente dormido, porque la mente es un estado de ensueño y los sueños solamente pueden existir mientras estás dormido…

 

Cuando te volvés un testigo, ya no estás más dormido, te despertás, te volvés pura conciencia…-y esta conciencia es tan cristalinamente clara, tan joven y fresca, tan vital y potente…Te volvés una llama intensa, como una vela ardiendo por ambos cabos…Y en ese estado de intensidad, de luz, de conciencia, muere la mente…de suicidio…

 

Por eso la mente tiene tanto miedo…y por eso te genera tantos problemas... Va a hacerte muchas, muchísimas preguntas, va a hacerte titubear antes de dar el salto a lo desconocido, va a tratar de empujarte hacia atrás... Va a tratar de convencerte de que:

 

"Conmigo estás mucho mejor, más seguro, a salvo…conmigo vivís en un refugio, estás bien cuidado…Prometo darte todos los cuidados que necesites…Conmigo sos eficiente, hábil…Si me dejás, vas a tener que abandonar todo tu conocimiento, y todas tus seguridades, todas tus protecciones…Vas a tener que abandonar tus armaduras y vas a ir hacia lo desconocido…Estás tomando un riesgo sin necesidad, y sin ninguna razón…"

 

Entonces, va a tratar de darte hermosas racionalizaciones…Y esta es una de las racionalizaciones que casi siempre le pasan a todo meditador…

 

Así que no sos vos quien me hace esta pregunta, es tu mente, tu enemiga, que hace la pregunta a través tuyo…Es tu mente la que dice:

 

"Bhagwan, vos nos decís continuamente que ‘seamos concientes’, que ‘seamos testigos’, pero una conciencia que presencia puede cantar, bailar y realmente saborear la vida…?"

 

Y yo digo ¡Sí!…Es más, en realidad, sólo una conciencia que presencia puede cantar, bailar y realmente saborear la vida…Puede parecer una paradoja -¡y lo es!-, pero todo lo verdadero siempre es paradójico…Acordate: si la verdad no es paradójica, entonces no es la verdad en absoluto…será cualquier otra cosa menos la verdad…

 

La paradoja es una cualidad básica, intrínseca de la verdad…Dejá que penetre en tu corazón para siempre: la verdad como tal es paradójica…-Aunque no todas las paradojas son verdad, todas las verdades son paradojas…

 

La verdad tiene que ser una paradoja, porque tiene que ser ambos polos, el negativo y el positivo, y todavía más, una trascendencia…Tiene que ser vida, muerte…y plus…Cuando digo ‘plus’ quiero decir la trascendencia de ambas…-de ambas y no de ambas…Y esa es la paradoja final…

 

¿Cómo podés cantar estando en la mente?…La mente genera infelicidad, y de la infelicidad no puede resultar ninguna canción…¿Cómo podés bailar estando en la mente?…-Sí, podrás hacer ciertos gestos huecos y vacíos y llamar a eso baile, pero eso no es un baile en realidad…

 

Solamente una Meera sabe lo que es un baile verdadero…o un Krishna, o un Chaintanya…esta es la gente que conoce el verdadero baile…Otros podrán saber solamente la técnica del bailar, pero ahí no hay nada que desborde, sus energías se mantienen estancadas…La gente que vive en la mente, está viviendo en el ego…y el ego no puede bailar…Podrá hacer una representación, pero jamás un baile…

 

El verdadero baile te pasa solamente cuando te volviste un testigo, entonces estás en tal éxtasis, que el éxtasis mismo te empieza a desbordar…eso es bailar…Cuando el éxtasis mismo empieza a cantar, y la canción brota por sí misma…Y solamente si sos un testigo podés saborear la vida…

 

De todas maneras, entiendo tu pregunta…Vos estás preocupado con esto que si sos un testigo, te volvés un mero Buddha de la vida, y no es así…Ser un espectador es una cosa y ser un testigo es algo totalmente diferente, cualitativamente diferente…

 

Un espectador es indiferente…es apagado, está en una cierta especie de sueño, no participa de la vida, tiene miedo, es un cobarde…Se queda al costado del camino y solamente se limita a ver cómo viven los demás…Y eso es lo que vos venís haciendo toda tu vida…Cualquier otro actúa en la película y vos lo ves ¡Sos un espectador! La gente se queda pegada en sus asientos durante horas y horas, frente a sus televisores…-son simples espectadores también…Alguien canta y vos lo escuchás, alguien baila y vos solamente lo mirás…Alguien ama y vos solamente lo ves, no participás…Los profesionales están haciendo lo que tendrías que haber hecho vos por vos mismo…

 

Un testigo no es un espectador…

 

Entonces, ¿Qué es un testigo?…Un testigo es alguien que participa, y así y todo se mantiene alerta…Un testigo está en el estado de wei-wu-wei…esa es la palabra de Lao Tzú, y quiere decir acción a través de la inacción…Un testigo no es alguien que se escapó de la vida, sino alguien que vive en la vida mucho más totalmente, mucho más apasionadamente, pero así y todo, se mantiene como un observador en lo más profundo de sí mismo, sigue recordando:

 

"Soy una conciencia…"

 

Probá…Caminando por la calle acordate que vos sos una conciencia…El caminar sigue su curso, pero ahora le agregás algo nuevo -una nueva riqueza, una nueva belleza…Le ponés algo de tu interior al acto exterior, te convertís en una llama de conciencia, y entonces el caminar tiene un goce totalmente distinto…Estás en la tierra y sin embargo tus pies no tocan el suelo en absoluto…

 

Eso es lo que dijo Buddha:

 

 

 

 

 

"Pasá a través del río, pero no dejes que el agua toque tus pies…"

 

 

 

Ese es el significado del símbolo oriental del loto…Habrás visto las estatuas, las pinturas de Buddha sentado sobre un loto…eso es una metáfora…El loto es una flor que vive en el agua, y sin embargo el agua no la puede tocar…El loto no se escapa a las cuevas de los Himalayas, vive en el agua, pero sin embargo, se mantiene lejos, muy lejos…

 

Estando en el mercado, pero sin dejar que el mercado entre en tu ser…Viviendo en el mundo y sin embargo no siendo del mundo: eso quiero decir por ‘conciencia que presencia’…

 

Eso quiero decir cuando te digo una vez tras otra:

 

"¡Estate alerta!"

 

No es que esté en contra de la acción, pero tu acción tiene que estar iluminada por la conciencia…Los que están en contra de la acción, tienen que ser necesariamente represivos, y cualquier forma de represión te vuelve patológico, no integrado, insano…

 

Los monjes que viven en los monasterios -sean católicos, hindúes, jainas o budistas…-, que se escaparon de la vida, no son verdaderos sannyasins…Solamente reprimieron sus deseos y se retiraron del mundo, del mundo de la acción…¿Adónde podés ser testigo si te retirás del mundo de la acción?…El mundo de la acción es la mejor oportunidad para estar conciente…Te da un reto, es un desafío constante…Podés quedarte dormido y volverte un ‘hacedor’, volverte un hombre mundano, un soñador, una víctima de las ilusiones, o podés llegar a ser un testigo y además seguir viviendo en el mundo…Entonces tu acción tiene una cualidad diferente: es realmente acción…En cambio, las acciones de quienes no están concientes, no son en realidad acciones sino re acciones…Ellos solamente reaccionan…

 

Alguien te insulta y vos reaccionás…Probá insultar a un Buddha…-él no reacciona, él acciona…La reacción es dependiente del otro…El otro aprieta un botón y vos reaccionás…Sos solamente una víctima, un esclavo, funcionás como una máquina…

 

La persona real, que sabe qué es conciencia no reacciona nunca, sencillamente actúa como resultado de su conciencia…Su acción no proviene del acto del otro, nadie puede apretar sus botones…Si siente espontáneamente que está bien hacer determinada cosa, lo hace, si siente, en cambio que nada es necesario, se queda quieto…Y no es represivo, siempre está abierto, es expresivo…Su expresión es multidemensional: se expresa en canciones, en poesía, en danza, en amor, en oración, en compasión…fluye…

 

Si no te hacés conciente, tenés dos posibilidades: una es ser represivo y la otra es ser indulgente…En ambas formas seguís siendo un esclavo…

 

Violaron a una monja en un monasterio…Cuando la encontraron, la llevaron adentro y llamaron al doctor.

 

Cuando llegó, el doctor levantó las manos y dijo:

 

"¡Este es trabajo para un cirujano plástico!"

 

Después llamaron a un cirujano plástico. Cuando vio a la pobre monja exclamó:

 

"¡Dios mío!, ¡Qué desbarajuste!, ¿Por dónde empiezo?"

 

Y la madre superiora contestó:

 

"Bueno, eso es fácil…Primero ¡Bórrele esa sonrisa de la cara!"

 

 

 

 

 

¡EL GANSO JAMÁS ESTUVO ADENTRO!

 

 

 

Pregunta: A veces, cuando aparece el lado oscuro de mi mente, realmente me asusta…Me resulta muy difícil aceptar que es solamente el polo opuesto del lado con luz…Me siento sucio, culpable e indigno de sentarme enfrente tuyo, en tu inmaculada presencia…Quisiera confrontar todas las facetas de mi mente y aceptarlas, porque te escuché muchas veces decirnos que la aceptación es la condición para trascender la mente…¿Podés por favor hablar sobre esto de la aceptación…?

 

 

 

Respuesta: Lo que tenés que entender, básicamente, es que vos no sos la mente -ni la iluminada, ni la oscura…-Porque si te identificás con la parte linda, jamás vas a poder desidentificarte de la parte fea…porque son las dos caras de la misma moneda…Te la podés quedar entera, o la podés tirar entera, pero nunca la vas a poder dividir...

 

Y toda la ansiedad del hombre es que quiere elegir aquello que le parece hermoso, brillante…Quiere elegir el resplandor plateado de una nube y olvidarse de la nube oscura…Pero no sabe que ese resplandor plateado no puede existir sin la nube oscura…Porque la nube oscura es nada menos que el fondo; por lo tanto es absolutamente necesaria para que el resplandor plateado se pueda mostrar…

 

Elegir siempre genera ansiedad, cada vez que tenés que elegir te generás un nuevo problema...

 

Estar sin elegir significa que la mente está ahí, y que tiene un lado oscuro y otro lado luminoso…-¿Y qué?…¿Qué tiene que ver eso con vos?…¿Por qué tenés que preocuparte por eso?...

 

Cuando no elegís, desaparecen todas las preocupaciones…y surge una gran aceptación, una comprensión de que así es la mente, que esta es su naturaleza…Y que este no es tu problema…porque vos no sos la mente…Si vos fueses la mente, no habría ningún tipo de problema…Porque, ¿Quién elegiría?…y ¿Quién pensaría en trascender?…y, ¿Quién trataría de aceptar y entender la aceptación?…

 

Vos estás separado, totalmente separado…Sos un testigo y nada más, sólo un observador que se identifica con cualquier cosa que encuentra agradable -y que se olvida que lo desagradable viene detrás como una sombra…

 

Claro, el lado agradable no te molesta en absoluto, al contrario, te regocija; el problema surge cuando se presenta su polo opuesto, en ese momento te desintegrás…Pero todo el problema lo generaste vos…Al ser sólo un testigo, caíste y te identificaste..

 

La historia bíblica de la caída de Adán es solamente una ficción; pero ésta es la verdadera caída: el identificarte con algo y perder así tu capacidad de presenciar, después de haber sido un testigo…

 

Probá de vez en cuando dejar que la mente sea lo que se le antoje…y acordate que vos no sos nada de eso…Y vas a llevarte una gran sorpresa: cuanto menos te identificás, más poder pierde la mente…porque su poder proviene de tu identificación; te chupa la sangre…Pero cuando te parás, distanciado y lejano, la mente empieza a achicarse…

 

Y cuando llegás a estar completamente desidentificado de la mente, incluso por un sólo instante, hay una revelación: la mente se muere, sencillamente, ya no está más ahí, en ese lugar donde se sentía tan plena, tan continuamente presente -día tras día, caminando o durmiendo…-De repente no está más…

 

Mirás alrededor tuyo y solamente ves vacío, ves la nada…Y junto con la mente desaparece también el ser…

 

Entonces, solamente queda la cualidad de conciencia sin el ‘yo’ dentro de ella…A lo sumo la podés llamar algo así como ‘am-ness’, pero ya no ‘I-ness’…Para ser todavía más exacto, sería ‘is-ness’, porque incluso en el ‘am-ness’ todavía hay una sombra del yo…Cuando llegás a saber su ‘is-ness’, se vuelve universal…Y con la desaparición de la mente desaparece también el ser, y otras tantas cosas, que seguramente eran muy importantes para vos, muy problemáticas…A medida que tratabas de resolverlas, se hacían cada vez más complicadas…Todo era un gran problema, ansiedad y parecía no haber salida…

 

Te voy a recordar la historia El ganso está afuera…Tiene que ver con la mente y tu ‘is-ness’…

 

El maestro le dice a su discípulo que medite en un koan…Ponen un pequeño ganso adentro de una botella, y ahí lo alimentan y nutren…Este ganso se va haciendo cada vez más grande, más grande y más grande, hasta que llena toda la botella…Llega un punto en que es demasiado grande y no puede salir por el pico de la botella el cual es muy pequeño…Y el koan dice que tenés que sacar al ganso sin romper la botella…y sin matar al ganso…

 

La cosa se vuelve un rompecabezas…

 

¿Qué podés hacer?…El ganso es demasiado grande, no podés sacarlo a no ser que rompas la botella, pero esto no está permitido... O podés sacarlo matándolo, pero esto tampoco está permitido…

 

De esta manera, el discípulo medita día tras día y no encuentra la forma…Piensa en esto y aquello -pero en realidad no hay manera…Cansado, extremadamente exhausto, tiene una repentina revelación…de pronto entiende que su maestro no puede estar interesado ni en la botella ni en el ganso, que tienen que representar algo más…La botella es la mente, y vos sos el ganso…Pero al ser un testigo es posible…Incluso sin estar realmente en la mente, podés identificarte tanto con ella, ¡que llegás a sentir que estás en ella!

 

Entonces, el discípulo va corriendo a ver a su maestro para decirle que el ganso está afuera, y el maestro dice:

 

"Lo entendiste…Ahora, mantenete afuera…El ganso jamás estuvo adentro…"

 

Si seguís luchando con el ganso y la botella, no hay manera que lo puedas resolver…Es ese darse cuenta que:

 

"Tiene que significar alguna otra cosa, sino el maestro no me lo hubiese dado…y ¿Qué podrá ser?…"

 

Porque toda la relación entre el maestro y su discípulo, todo este tema es sobre la mente y la conciencia…

 

Conciencia es el ganso que no está en la botella de la mente, pero vos seguís creyendo que sí lo está…y andás por ahí preguntándole a todo el mundo cómo sacarlo…Y hay idiotas que hasta van a querer ayudarte con técnicas para que lo puedas sacar…Los llamo idiotas porque no entendieron nada de este asunto…

 

El ganso está afuera, jamás estuvo adentro, entonces el problema de sacarlo o no, no tiene sentido…

 

Mente es nada más que una procesión de pensamientos, que desfilan frente a vos, en la pantalla de tu cerebro…Sos un observador…Pero vos en seguida te identificás con las cosas lindas que ves -¡Pero esos son sobornos! Y cuando te atraparon las cosas lindas, al mismo tiempo te están atrapando las feas, porque la mente no puede existir sin esta dualidad…Al revés de la conciencia, que no puede existir con dualidad, la mente no puede existir sin dualidad…

 

La conciencia no es dual, pero la mente sí lo es, entonces limitate a observar…Yo no te voy a dar soluciones, sino que te enseño la solución…

 

Lo único que tenés que hacer es retroceder un poco y mirar…Formá una distancia entre vos y tu mente…sea buena, bella, deliciosa, algo que te gustaría disfrutar cercanamente, o sea fea…-vos mantenete lo más lejos que puedas, mirála como si fuera una película…¡El problema es que la gente se identifica hasta con las películas!…

 

Me acuerdo cuando era joven…-hace muchisimo que no veo películas…-pero de joven veía a la gente llorar, derramando lágrimas en los cines…Creo que es bueno que en los cines esté oscuro, eso los libra de pasar vergüenza…-¡No está pasando nada!…Yo le solía comentar a mi padre:

 

"¿Viste? El hombre que estaba al lado tuyo estaba llorando!" -y él me decía:

 

"¡Todo el cine estaba llorando…Era tal la escena…!" -Pero yo le decía:

 

"¡Pero si no hay nada más que una pantalla, no se murió nadie, no pasó ninguna desgracia -solamente está proyectándose una película... Son solamente imágenes que se desplazan por la pantalla y la gente se ríe y llora, y están prácticamente perdidos durante 3 horas! ¡Se vuelven parte de la película, se identifican con algún papel!" -A lo que mi padre me respondía:

 

"Si seguís haciendo preguntas sobre las reacciones de la gente, no vas a poder disfrutar la película…" Yo le decía:

 

"Puedo disfrutar la película sin llorar…Yo no quiero llorar, no le veo el disfrute…La puedo ver como lo que es, una película, pero no me quiero volver parte de ella…Toda esta gente está volviéndose parte de la película…"

 

Y así te identificás con lo que surja…La gente se identifica con otra gente y así se generan desgracias para sí mismos…También se identifican con las cosas, y después se sienten desgraciados, cuando esas cosas ya no están…

 

La identificación es la causa raíz de tu desgracia…y toda identificación es identificación con la mente…Por eso, solamente da un paso al costado y dejá que la mente pase…

 

Y enseguida vas a poder ver que no hay problemas en absoluto -porque el ganso esta afuera…

 

No tenés que molestarte en romper la botella, ni tampoco tenés que matar al ganso…

 

 

 

EL OBSERVADOR EN LA CIMA

 

 

 

Pregunta: -Me da la sensación que ni estoy totalmente en el mundo, ni soy el observador en la cima…¿Se puede estar en alguna otra parte?…Siento como que estoy en el medio de todo lo que hago…

 

 

 

Respuesta: -Entonces ese es exactamente el lugar donde tenés que estar…

 

Te estás generando problemas…Estés donde estés, estáte ahí, no necesitás ser un observador en la cima…No tiene que haber un ‘deberías’…Cuando dejaste entrar al ‘deberías’ en tu vida, ya estás envenenado…No tiene que haber metas, no tiene que haber un ‘está bien’ ni un ‘está mal’…El único pecado que existe es este, el pensar en términos de división, de valores, de condena, de aprobación…

 

Estés donde estés…No hay nada equivocado entre el observador en la cima y un hombre en el mundo…Estés donde estés, ahí es exactamente donde tenés que estar…Y te digo: estés donde estés, si podés aceptarlo, inmediatamente, ahí, en ese instante, te convertís en el observador en la cima…Incluso en el infierno, si podés aceptarlo, desaparece, porque lo único que mantiene al infierno es la misma fuerza con la que lo rechazás…Aceptalo, y el infierno le va dejar el lugar al cielo.Cualquier cosa que aceptes se vuelve un cielo, y cualquier cosa que rechaces se vuelve un infierno…

 

Dicen que no puede echarse un santo al infierno porque el santo conoce la alquimia par tranformarlo…Debés haber escuchado que los pecadores van al infierno y los santos al cielo -pero eso que escuchaste no es verdad…Es al revés: donde sea que vayan los pecadores van a formar un infierno y donde sea que vayan los santos, van a formar ellos mismos su cielo…No es que alguien los mande al cielo, no hay nadie para mandarlos, no hay alguien que esté administrando todo esto -nadie. Pero vayan donde vayan, así es como son: entonces forman su propio cielo…Solamente lo llevan con ellos, dentro de ellos…¿Me preguntás por los pecadores? -Los podés mandar al cielo, pero incluso ahí ellos van a formar su propio infierno…No pueden hacer otra cosa que eso…

 

Entonces ¿Cuál sería la definición de santo o pecador? Bueno, mi definición es que un santo es aquel que llegó a saber el secreto alquímico de tranformar cualquier cosa en un cielo…Y un pecador es aquel que no sabe el secreto de tranformar las cosas en bellas existencias…Es más, hace todo lo contrario, todo lo vuelve feo…

 

Seas lo que seas, lo vas a reflejar a tu alrededor, entonces no trates de ser alguna otra cosa, y tampoco trates de estar en algún otro lugar…Justamente esa es la enfermedad llamada hombre: querer siempre llegar a ser algún otro, estar en algún otro lugar, rechazar continuamente lo que es y deseando constantemente lo que no es…Esa es la enfermedad llamada hombre…

 

¡Entonces estáte alerta!… ¡¿Te das cuenta?! Es fácil de ver…No estoy teorizando sobre esto, no soy un teórico en absoluto, solamente te estoy indicando la verdad desnuda -que si podés vivir en este preciso momento, estés donde estés, olvidándote del futuro, de las metas, de la idea de llegar a ser algún otro, inmediatamente, se tranforma todo el mundo a tu alrededor…Te volvés una fuerza tranformadora…

 

Aceptación…una aceptación profunda y total es lo único que significa la religión…

 

 

 

A quiere ser B; B quiere ser C…De esta manera nace la fiebre de querer llegar a ser algún otro…

 

Vos no sos un ‘llegar a ser’, vos sos un ser…Vos ya sos aquello que podés ser…Todo lo que vos puedas ser alguna vez, ya lo sos…No podés hacer nada más, ya sos un producto acabado…

 

Este es justamente el significado que le doy a la historia que Dios creó el mundo: cuando el perfecto crea, lo que creó es perfecto…Cuando Dios crea, ¿Cómo lo vas a poder mejorar? Ponete a pensar lo absurdo de todo esto…toda esta idea es absurda…

 

¡Estás tratando de mejorar nada menos que la creación de Dios!…Vos no podés hacer esto…Lo único que podés hacer es sentirte desgraciado, punto. Y también podés sufrir innecesariamente, y vas a sufrir enfermedades inventadas por vos, que solamente están en tu imaginación, y nada más que en tu imaginación…Que Dios sea el creador, significa que de la perfección resulta la perfección…

 

¡Vos sos perfecto!…No necesitás agregarte más nada…Mirá en este momento, en este preciso momento adentro tuyo, hacé una introversión directa…¿Qué más necesitás?…¡Todo es sencillamente perfecto y bello!…No puedo ver ni siquiera una nube…Solamente mirá adentro tuyo, y vas a ver que no hay ni siquiera una nube en tu espacio interior…que todo está lleno de luz…

 

Pero, claro, tarde o temprano, la mente va a decirte:

 

"Se algún otro…" o "Tenés que estar en otro lugar…" o "tenés que llegar a ser aquello…"

 

La mente no te permite ser, la mente sólo piensa en términos de ‘llegar a ser’ y tu alma en ser…Por eso los buddhas repiten siempre:

 

"A no ser que abandones todos tus deseos, ¡jamás lo vas a lograr!"

 

Desear quiere decir ‘llegar a ser’…Desear quiere decir ser alguna otra cosa…Desear quiere decir no aceptarte tal cual sos, no estar en un estado de ánimo de un ‘sí’ cabal -no importa la situación…

 

Decir ‘sí’ a la vida es ser religioso, decir ‘no’ a la vida es ser no religioso…Y siempre que deseás algo, estás diciendo ‘no’, estás diciendo que algo mejor es posible…

 

Los árboles están felices, y los pájaros también, y también las nubes lo están -porque no sienten el ‘llegar a ser’, simplemente son lo que son…

 

El rosal no trata de ser un loto, para nada; el rosal está absolutamente feliz de ser un rosal…Y no lo vas a poder persuadir de lo contrario…Por más propaganda que le hagas del loto, no vas a poder corromper la mente del rosal para que quiera ser un loto... El rosal simplemente va a reirse en tu cara, -porque un rosal es solamente un rosal…Es un rosal. Está centrado y enraizado en su ser…Por eso la naturaleza entera jamás se afiebra…Siempre está calma, quieta y tranquila…Y enraizada en sí misma…

 

Solamente la mente humana está en el caos, porque todos ansía ser alguna otra cosa…Y esto lo venís haciendo desde hace mil y una vidas, y si esta vez no te despertás, ¿Cuando creés que lo vas a hacer? Vos ya estás suficientemente maduro como para despertar…

 

Empezá ya mismo a vivir, a disfrutar y a regocijarte…¡Abandoná todos tus deseos!…Seas lo que seas, ¡disfrutalo!…

 

Regocijate en tu propio ser, va a ver como pronto desaparece el tiempo…Porque el tiempo existe únicamente si existe el deseo…El futuro existe porque vos deseás…

 

Entonces, vas a poder ser como los pájaros…¡Escuchalos!…y vas a poder ser como los árboles…¡Miralos! -sentí su frescura, su verdor, sus flores...

 

Por favor, quedate ahí donde estés…Yo no estoy acá para generarte un nuevo deseo, solamente estoy acá para hacerte conciente del completo absurdo del deseo…

 

El deseo es sansar...

 

Entender la inutilidad del deseo es iluminarse…Cuando uno descubre que ya es aquello que siempre quiso ser, se tranforma en un buddha…Y todos ustedes ya son budas, no importa lo dormidos que estén ni cuanto estén roncando…

 

No hay diferencias…

 

Déjenme ser su despertador…Abran los ojos, ya durmieron bastante, es el momento de despertar…La mañana les está golpeando la puerta…

 

 

 

¿DÓNDE DEJASTE TU BICICLETA…?

 

 

 

 

 

Pregunta: -En las meditaciones, todavía mi mente sigue yendo a 500 Km. por hora... Jamás llego a experimentar el silencio, y cuando esporádicamente me llega algún estado de testigo, es demasiado fugaz, como un destello... ¿Estaré desperdiciando mi tiempo?

 

 

 

Respuesta: -Tu mente es tremendamente lenta…¿Nada más que 500 Km.?, ¿y vos le llamás a eso velocidad?…Creo que sos tremendamente lento…La mente viaja tan pero tan rápido que no conoce velocidad…¡Es más rápida que la luz!…La luz viaja a 300.000 kilómetros por segundo, pero la mente es más rápida todavía…Y no hay nada de qué preocuparse…-justamente ésa es la belleza de la mente; ¡ésa es una gran cualidad!…En vez de tomarla negativamente, en vez de andar peleándote con ella, hacete amigo…

 

Decís que:

 

"En las meditaciones, todavía mi mente sigue yendo a 500 km. por hora…"

 

¡Bueno, dejala que vaya!… y dejala que vaya más rápido todavía…Vos limitate a ser un observador; observá cómo corre tu mente, qué rápido que va…¡Disfrutálo!…Disfrutá este juego de la mente...

 

En sánscrito tenemos un término especial para eso; lo llamamos chidvilas…-el juego de la conciencia…¡Disfrutálo!…Este juego que hace la mente, precipitándose hasta las estrellas, moviéndose tan rápido de acá para allá, saltando por toda la existencia…¿Qué tiene de malo?… Dejala que se mueva en un baile hermoso... Aceptala...

 

Presiento que lo que tratás de hacer es detenerla -y no podés hacer eso…¡Nadie puede frenar a la mente!…Sí, la mente puede detenerse algún día, pero no vas a ser vos quien lo haga... Puede detenerse pero no por tu esfuerzo…La mente se aquieta como resultado de tu entendimiento…

 

Solamente ponete a observar y tratá de ver qué está pasando…porqué está corriendo tanto esta mente…Seguramente que no corre sin motivos, tratá de ver por qué lo hace, a dónde está yendo…-

 

Probablemente seas ambicioso…si tu mente piensa en dinero…Entonces tratá de entenderla…La mente no es la cuestión…Vos estás soñando con el dinero, que te ganaste la lotería o esto y aquello…y después hasta te ponés a planear cómo lo vas a gastar, que vas a comprar y que no…o puede ser que tu mente piense que sos el presidente de la nación…o el primer ministro, y vos empezás a pensar qué vas a hacer ahora, cómo vas a administrar el país o el mundo entero…¡Solamente observá a tu mente! -adónde está yendo…

 

Seguramente tiene que haber una profunda semilla en vos…Y no podés frenar a tu mente a no ser que esa semilla desaparezca…La mente solo está siguiendo la orden de tu semilla más profunda…Si alguien está pensando en sexo, es porque en alguna parte hay sexualidad reprimida…Solamente mirá adonde corre tu mente, observá profundamente adentro tuyo, encontrá dónde están esas semillas…

 

Escuché la historia de un párroco…Estaba muy preocupado y le fue a decir a su sacristán:

 

"¡Escúchame: alguien robó mi bicicleta...!"

 

"Mhmm... ¿Por dónde estuvo paseando ayer, mi párroco…?" -preguntó el respetable.

 

"Solamente por acá, por los alrededores de la parroquia, cuando alguien me llama..."

 

El sacristán le sugirió entonces que el mejor plan sería que el párroco dirigiera el próximo sermón dominical hacia los diez mandamientos y...

 

"Cuando llegue al ‘No robarás’, usted y yo vamos a observar las caras... Pronto vamos a ver..."

 

Así, llegó el domingo, y el párroco empezó estupenda y fluídamente citando los mandamientos...

 

Pero, de repente, perdió el hilo, cambió de tema, y terminó confundido...

 

"¡Mi párroco…! -dijo Gil, el sacristán- Pensé que iba a..."

 

"Ya sé, Gil, ya sé, pero mira: cuando llegué al ‘No desearás la mujer de tu prójimo’, en seguida me acordé dónde dejé mi bicicleta..."

 

Así que solamente fijate dónde dejaste tu bicicleta... La mente corre porque tiene sus razones...

 

Y la mente necesita entendimiento, conciencia…No trates de frenarla…si tratás de hacerlo, primero, que no lo vas a lograr y segundo que, si eventualmente podés lograrlo -en realidad, uno puede hacerlo si hace un esfuerzo perseverante durante años..- Bueno, si podés hacerlo, vas a volverte sombrío... y no va a haber satori...

 

Primero, ni lo intentes porque no vas a poder…y es bueno que no puedas, porque si pudieses frenar tu mente, si te las pudieras arreglar para hacerlo, serías muy desgraciado…-te volverías opaco, perderías inteligencia…Porque junto con esa velocidad que decís hay en tu mente, viene la inteligencia…con esa velocidad, se afila constantemente la navaja del pensamiento, de la lógica…Entonces, por favor, no trates de pararla…Yo no quiero torpes…, y no estoy acá para ayudar a nadie a que se vuelva estúpido…

 

En nombre de la religión, mucha gente se volvió estúpida, se volvió casi idiota…-y solamente por tratar de frenar sus mentes sin ningún tipo de entendimiento del por qué la mente va con tanta velocidad de acá para allá…Primero y principal, ¿porqué?…La mente no puede hacer esto sin ninguna razón…Y en vez de esto, en vez de ir a las causas, en las capas más profundas del inconciente, solamente intentaron detenerla sin más…y lo pueden hacer, pero van a tener que pagar un precio muy alto…y es perder su inteligencia…

 

Podés verlo en la India... Vas a encontrarte con miles de sannyasins, mahatmas... Fijate en sus ojos…-sí, por supuesto que son buena gente, agradable, pero también son estúpidos…Si mirás en sus ojos, vas a notar que no hay inteligencia, no vas a ver ni siquiera un destello…Son gente no creativa, jamás crearon nada, solamente se pasan la vida ahí sentados vegetando…no son gente viva, y tampoco contribuyeron con el mundo en ninguna forma…Ni siquiera crearon una pintura, un poema, o una canción, porque hasta para escribir un poema necesitás inteligencia, necesitás ciertas cualidades de la mente…

 

Yo no sugeriría que frenes tu mente, sino más bien que la entiendas, que la comprendas…porque con este entendimiento surge un milagro…y es que de a poco, a medida que entendés más, a medida que comprendés sus causas y las observás profundamente, a través de una observación profunda, esas mismas causa desaparecen, y recién entonces se calma la mente…Pero la inteligencia no se pierde, porque no forzaste la mente en absoluto…

 

¿Qué es lo que hacés si no eliminás las causas a través del entendimiento? Te doy un ejemplo…Estás manejando un auto; si mientras presionás el acelerador a fondo al mismo tiempo tratás de apretar el freno, vas a destruir todo el mecanismo de tu auto…¡Y va a haber muchas posibilidades que tengas un accidente!…No podés hacer ambas cosas a la vez…Si estás apretando el freno, entonces soltá el acelerador, no lo sigas presionando…No hagas las dos cosas al mismo tiempo, porque sino vas a romper todo el mecanismo haciendo estas dos cosas opuestas…

 

Probablemente lleves ambición en tu interior…-¿y estás tratando de frenar tu mente?…La ambición genera velocidad, algo en vos está acelerando esta velocidad -y algo en vos la está frenando…Así vas a destruir su sutil mecanismo y la mente es un fenómeno muy delicado, es lo más delicado de toda la existencia…así que no seas tan tonto como para intentarlo…

 

Por otra parte no tiene sentido, no hay necesidad de hacerlo...

 

Decís que:

 

"Jamás llego a experimentar el silencio, y cuando llega algún estado de presenciar, es algo demasiado esporádico, como un destello…"

 

¡Entonces podés sentirte feliz! Incluso eso es algo de un valor tremendo; esos destellos no son ordinarios…¡no los des por supuestos!…Hay millones de personas que ni siquiera vivieron esos pequeños destellos…Van a vivir y morir, y jamás van a saber que es ser un testigo -ni siquiera por un instante…Así que vos tenés que sentirte feliz porque tenés mucha suerte…

 

Pero sin embargo, no te sentís agradecido en absoluto…y si no te sentís agradecido en absoluto, hasta esos pequeños destellos van a desaparecer también…Entonces mejor sentíte agradecido y vas a ver cómo crecen…Con gratitud, crece todo…Sentíte feliz, sentí que tenés toda la suerte del mundo y van a crecer…Con esa positividad las cosas van a crecer...

 

Decís:

 

"y cuando esporádicamente se da algún estado de testigo, este es demasiado corto…"

 

¡Dejálo que sea corto!... Si al menos te pasó, si al menos te sucedió un sólo segundo, ya con eso podés sentirle el sabor…y con ese sabor, de a poco, vas a generar cada vez más situaciones en las que se de este sabor…cada vez más y más y más...

 

 

 

Decís:

 

"¿Estaré perdiendo mi tiempo?"

 

Jamás podés estar desperdiciando el tiempo, porque nunca lo poseíste…Solamente podés perder algo que vos poseés…y con el tiempo esto no es así…El tiempo lo vas a desperdiciar de cualquier manera, medites o no -lo vas a desperdiciar igual…Porque el tiempo corre…Hagas lo que hagas, ya sea que hagas algo o no hagas nada en absoluto, el tiempo avanza…No podés acumularlo, ahorrar, entonces ¿Cómo vas a estar perdiéndolo o desperdiciando?…Solamente podés desperdiciar algo que puedas acumular…Pero como vos no poseés al tiempo, ¡olvidate!…Y el mejor uso que podés hacer del tiempo es tener estos pequeños vislumbres…-porque al final, vas a darte cuenta que solamente ahorraste aquellos momentos en que fuiste un testigo y que todo el resto se fue por el desagüe…Que el dinero que ganaste, el prestigio que conseguiste, la respetabilidad y todo lo demás se fueron por el desagüe…y que solamente aquellos momentos en los que tuviste algún destello de ser testigo, solamente esos momentos van a ser los que preserves, y solamente aquellos van a ser los momentos que se van a ir con vos cuando dejes esta vida…-Solamente aquellos momentos puede ir, porque aquellos momentos forman parte de la eternidad, no pertenecen al tiempo…

 

Entonces, podés sentirte feliz de que cada tanto te pasen…Además, siempre se dan muy de a poco…gota a gota, puede generarse un gran océano…Siempre sucede gota a gota…gota a gota se va llenando el océano…Simplemente recibílo con gratitud, con celebración, con agradecimiento…

 

Y olvidate de frenar la mente; dejá que tu mente vaya a la velocidad que quiera…vos solamente observala…

 

 

 

 

 

SOLAMENTE UN GIRO DE 180 GRADOS

 

 

 

Pregunta: -Dos polacos iban en un auto; cuando llegan a una esquina, el que manejaba le dijo a su amigo:

 

"¿Podés fijarte afuera si la luz de giro (intermitente) está encendida…?"

 

En seguida, se inclinó a la ventanilla y miró la señal de la luz, gritándole a su amigo:

 

 

 

"Sí, está… No, no está…Sí, está… No, no está… Sí, está… No, no está..."

 

Bhagwan, si alguien me preguntase si estoy siendo o no un testigo, mi respuesta tendría que ser la misma:

 

"Sí estoy… No, no estoy… Sí, estoy… No, no estoy…" ¿Acaso el camino a casa es así...?

 

Respuesta: -No, porque tu testigo puede ser que esté realmente yendo y viniendo, y tu respuesta puede ser perfectamente la misma que la del polaco, que decía que la señal ahora estaba, ahora no, ahora sí otra vez…

 

Y es que esa es la función de la señal: ser, no ser, ser, no ser…-pero no te rías del pobre polaco…porque él está completamente conciente... -cada vez que está funcionando dice: "Sí...", y cuando no, dice: "No..."

 

Su conciencia de la señal es continua... La señal va cambiando pero el polaco se mantiene completamente conciente de cuándo está funcionando y cuándo no, de cuándo la luz está prendida y cuándo no... -su conciencia es una continuidad...

 

Si vos podés dar la misma respuesta sobre tu testigo:

 

-"Sí, estoy siendo testigo… No, no estoy siendo testigo... Sí, estoy siendo... No, no lo estoy...", tenés que acordarte que hay algo más atrás de estos momentos de ser testigo, algo que está presenciando todo el proceso... -¿Quién está dándose cuenta, si no, que a veces sos testigo y otras no...? Hay algo que es constante...

 

Tu testigo se volvió solamente un indicador; no te preocupes por eso…tu énfasis tiene que estar en lo terno, en lo constante, en el continuum…-y ahí está…y está en todos, lo que pasa es que nos olvidamos…

 

Pero incluso en los momentos de olvido, sigue ahí, absolutamente perfecto…-es como un espejo, que puede reflejar todo…él sigue reflejando constantemente, pero vos estás parado de espaldas al espejo…-¡el pobre espejo está reflejando tu espalda!…¡date vuelta y va a reflejar tu cara!…¡abrí tu corazón y va a reflejar tu corazón!

 

Poné todo sobre la mesa, no escondas ni una sola carta…y va a reflejar toda tu realidad…

 

Pero si te quedás parado dándole la espalda al espejo, mirando por los alrededores del mundo, preguntándole a la gente:

 

"¿Quién soy yo?"

 

Pero esto depende únicamente de vos…porque siempre va a haber idiotas que van a acercarse a vos y van a decirte:

 

"Yo te voy a enseñar. Este es el camino; hacé esto y vas a saber quién sos..."

 

Vos no necesitás ningún método…lo único que necesitás es un giro de 180 grados -y eso no es un método…

 

Y el espejo del que hablaba es tu ser…

 

Puede ser que no hayas pescado el chiste oculto atrás de esta luz…-si le contás ese chiste a cualquiera, se va a reír, porque el polaco es tan estúpido…-porque la función de la señal es justamente esa -estar prendida, apagada, prendida, apagada…Pero vos me trajiste un chiste muy…-no puedo solamente reírme de…quiero decir que en este chiste veo algo más que tal vez nadie vio...

 

Y es que ese polaco está constantemente alerta…no se pierde un solo instante, ni un solo momento…

 

Y cuando vos decís que tu testigo presencia y en cuanto desaparece decís que no presencia, pero en seguida aparece de nuevo y decís sí…esto demuestra que hay algo más, que hay algo detrás de todos estos momentos de ser testigo y no ser testigo…Y esto es el verdadero testigo que es quién refleja este proceso cambiante…él está atrás de lo que vos creés que es tu testigo…no es el verdadero testigo, es solamente su indicador...

 

Ahora olvidate del indicador…

 

Acordate del constante reflejar que sigue adentro tuyo las 24 horas, silenciosamente observándolo todo... Andá limpiándolo de a poco -hay tanto polvo ahí…hay siglos de polvo…Tratá de sacar ese polvo y un día, cuando el espejo esté completamente limpio, esos momentos de ser testigo y no ser testigo van a desaparecer…vas a ser solamente un testigo…

 

Y a no ser que encuentres el presenciar eterno, todas las otras formas de presenciar son solamente parte de la mente…no tienen ningún valor…

 

 

 

 

 

TODOS LOS CAMINOS SE UNEN EN LA MONTAÑA

 

 

 

 

 

Pregunta: -La conciencia, ¿es un valor superior al amor?

 

Respuesta: -El pico más alto es la culminación de todos los valores: verdad, amor, conciencia, autenticidad, totalidad... En el pico más alto son indivisibles…-están separados solamente en los oscuros valles de nuestra inconciencia; están separados solamente cuando están contaminados, mezclados con otras cosas…y cuando se vuelven puros, se hacen uno…-cuanto más puros, más se acercan entre sí...

 

Por ejemplo, cada valor existe en muchos planos, cada valor es una escalera de muchos peldaños… En el escalón más bajo, el amor es lujuria, y toca el infierno, y en el peldaño más alto el amor es oración y toca el paraíso…y entre estos dos hay muchos otros planos fácilmente discernibles...

 

En el deseo, el amor ocupa sólo un 1 por ciento; el 99 por ciento restante son otras cosas: celos, obsesiones egocéntricas, posesividad, rabia, sexualidad…-es más físico, más químico, no hay nada demasiado profundo…Es muy superficial…-menos profundo que la piel...

 

Y a medida que vas subiendo, las cosas se hacen cada vez más profundas; empiezan a tener nuevas dimensiones…-lo que era solamente algo fisiológico entra en una dimensión psicológica…lo que era solamente algo biológico se vuelve psicológico…-nosotros compartimos lo biológico con todos los animales; lo psicológico, en cambio, no...

 

Cuando el amor sube más alto todavía, -o más profundo, que es lo mismo-, entonces empieza a llenarse de algo espiritual…se vuelve metafísico…Solamente Buddhas, Khrishnas, Cristos, conocen esa clase de amor…

 

El amor se extiende por todo el camino y así pasa con otros valores…-cuando el amor es 100 por ciento puro, no podés distinguir entre amor y conciencia…porque en ese momento ya no son dos…no podés distinguir, ni siquiera entre el amor y Dios, porque tampoco son dos…-de ahí la afirmación de Jesús que

 

Dios es amor…los hace sinónimos…-hay una gran intuición en eso...

 

En la periferia, aparece todo separado del resto…en la periferia, la existencia es una multitud…pero a medida que vas acercándote al centro, la multitud empieza a derretirse, a disolver y surge la unidad…

 

En el centro todo es uno; por lo tanto, tu pregunta vale sólo si no comprendés las más altas cualidades del amor y la conciencia…-si tenés aunque sea un vislumbre del Everest, del pico más alto, no tiene sentido en absoluto…

 

Preguntás:

 

"¿La conciencia es un valor superior al amor…?"

 

No hay nada ni más alto ni más bajo; en realidad, no existen dos valores en absoluto…-existen tal vez dos caminos que del valle llevan a la cumbre...

 

Un camino es el de la conciencia, el de la meditación: el camino del Zen; el otro es el camino del amor, el camino de la devoción, de los bhaktas, de los Sufis…Estos dos caminos están separados cuando empezás la jornada; entonces tenés que elegir…Pero de todas maneras, cualquiera que elijas de estos dos van a llevarte a la misma cumbre…y a medida que vas acercándote a esta cumbre, vas a sorprenderte, porque los viajeros del otro camino se van acercando también a vos…y de a poco, los dos caminos se vuelven uno, empiezan a fusionarse…Y cuando hayas llegado a lo último, ya son uno...

 

La persona que sigue el camino de la conciencia, encuentra el amor como una consecuencia de la conciencia, como un subproducto, como su sombra…-y la persona que sigue el camino del amor, encuentra la conciencia como una consecuencia, como un subproducto, como su sombra…porque son las dos caras de la misma moneda...

 

Y acordate que si a tu conciencia le falta amor, todavía está impura; todavía no llegó al 100 por ciento de su pureza…todavía no es realmente conciencia…todavía debe estar mezclada con alguna inconciencia…todavía no es pura luz -debe haber algún parche de oscuridad adentro tuyo, todavía trabajando, funcionando, influenciándote, dominándote…Y si tu amor no se encuentra con la conciencia, entonces todavía no es amor…debe ser algo más bajo, algo más cercano al deseo que a la oración…

 

Que sea un criterio: si seguís el camino de la conciencia, que el amor sea el criterio…-cuando tu conciencia de pronto florece en amor, sabé prefectamente bien que se dio la conciencia, que alcanzaste el samadhi…Si seguís el camino del amor, entonces que la conciencia sea el criterio, como una piedra de tope…-cuando de repente, en el mismo centro de tu amor, como salida de la nada empieza a surgir una llama de conciencia, sabé perfectamente bien que volviste a casa…¡regocijate!

 

 

 

CELEBRANDO LA CONCIENCIA

 

 

 

Pregunta: -Después de trabajar con las técnicas catárticas durante algunos años, siento que están dándose en mí, una profunda armonía, equilibrio y centramiento internos.

 

 

 

Pero vos decís que antes de entrar en la fase final del samadhi, uno pasa por un gran caos...

 

¿Cómo sé si estoy terminando con la fase caótica?

 

Respuesta: -Primero, que ya viviste en un caos desde hace cientos de vidas…no hay nada nuevo, esto es muy antiguo…y segundo que los métodos dinámicos de meditación, que tienen la catarsis como base, permiten que se expulse todo el caos acumulado en tu interior…y esta es la belleza de estas técnicas; no podés sentarte en silencio, pero sí podés hacer la meditación dinámica o caótica muy fácilmente…

 

Una vez que se expulsa el caos, empieza a darse un silencio en vos…entonces en ese momento sí podés sentarte en silencio…Si se hace correcta y continuamente, las técnicas catárticas de meditación, van a disolver todo tu caos, expulsándolo al exterior -no vas a necesitar pasar por un estado de locura…

 

Pero si te sentás en silencio como sugiere Patanjali…-Patanjali no tenía métodos catárticos…parece que en su época no se necesitaban demasiado, porque la gente era naturalmente muy silenciosa, pacífica, primitiva…La mente todavía no funcionaba tanto…la gente dormía bien, vivían como animales…no eran muy dados a pensar, y menos todavía a la lógica o lo racional…-estaban más centrados en el corazón…-como todavía sigue estando esta gente primitiva hoy en día…Y la vida era tal, que permitía mucha catarsis automáticamente…

 

Por ejemplo, un leñador no necesitaba ninguna catarsis, porque solamente cortando madera, expulsaba todos sus instintos asesinos…-cortar madera es como asesinar un árbol…o un picapedrero que tampoco necesita hacer una meditación catártica, porque ya la está haciendo todo el día…pero para el hombre moderno las cosas cambiaron…-ahora vivís en tal comodidad, que no hay posibilidad de ninguna catarsis en tu vida…-a no ser que manejes como un loco…

 

Por eso, en occidente, cada año muere más gente por accidentes automovilísticos, que por cualquier otra cosa…Esa es la enfermedad más grande…

 

Ni el cáncer, ni la tuberculosis, ni ninguna otra enfermedad se cobra tantas vidas como los accidentes de tránsito…En un año de la segunda guerra mundial, murieron millones de personas, pero más personas mueren cada año, en todo el mundo, por causa de los conductores locos…

 

Te habrás dado cuenta, si manejás, que siempre que estás con bronca vas rápido…seguís apretando el acelerador y te olvidás completamente del freno…Cuando sentís odio, o estás irritado, el auto se convierte en un medio de expresión…porque estás viviendo en tal comodidad, que cada vez hacés menos con el cuerpo y vivís cada vez más en la mente…

 

Los que saben sobre los centros más profundos del cerebro, dicen que la gente que trabaja con sus manos, siente menos ansiedad, menos tensión; duermen bien, porque las manos están conectadas con la mente más profunda, con los centros más profundos del cerebro…-tu mano derecha con el hemisferio izquierdo y tu mano izquierda con el derecho…Cuando trabajás con las manos, fluye tu energía de la cabeza a las manos y así se libera…La gente que trabaja con sus manos, no necesita una catarsis, pero la gente que trabaja con la cabeza, necesita mucha catarsis, porque acumula mucha energía, y en su cuerpo no hay conductos, no hay aperturas para facilitar que salga la energía…da vueltas y vueltas adentro de la mente y de esta forma la mente enloquece…

 

En nuestra cultura, en nuestra sociedad -en la oficina, en la fábrica, en el mercado…-, la gente que trabaja con la cabeza, es la que encabeza, y los que trabajan con sus manos, son los trabajadores manuales…y esto es peyorativo…La palabra manual se convirtió en algo inferior…

 

Cuando Patanjali estaba trabajando en estos sutras, el mundo era totalmente diferente; la gente era manual, no había necesidad específica de catarsis, porque la vida era en sí misma una catarsis; entonces se podían sentar en silencio muy fácilmente, pero vos no podés…

 

Por consiguiente, inventé estos métodos catárticos -solamente después de ellos vas a poder sentarte en silencio, no antes...

 

"Después de trabajar con las técnicas catárticas por algunos años, siento que están dándose en mí una profunda armonía, equilibrio y centramiento internos…"

 

Bueno, ahora no te inventes problemas... Dejá que te pase esto... -fijate cómo tu mente, ya está metiendo la nariz... Tu mente te dice:

 

"¡¿Cómo puede ser?!... ¡Primero tengo que pasar por el caos!"

 

Y esta misma idea lo puede generar... -esto es lo que yo observé: la gente anhela silencio, y cuando empieza a darse, no pueden creerlo... -es demasiado bueno para ser verdad, y esto le pasa particularmente a la gente que siempre estuvo autocondenándose, no puede creer que le pase esto...

 

"¡Es imposible!… le pudo haber pasado a Buddha, o a Jesús…pero, ¿a mí?… no, no puede ser..."

 

Me vienen a ver; están tan perturbados por el silencio que están experimentando, que no lo pueden aguantar...

 

"¿Es verdad, o me lo estoy imaginando...?"

 

¿Para qué preocuparse?... Incluso si es tu imaginación, creo que es mucho mejor que imaginarse odio, que es mucho mejor que imaginarse sexo, o lujuria...

 

Y te digo: nadie puede imaginarse el silencio…la imaginación siempre necesita alguna forma, y el silencio no la tiene…Imaginación quiere decir pensar en imágenes, y el silencio no tiene imagen, así que no podés imaginártelo... no hay posibilidad, no podés imaginar la iluminación, no podés imaginar el satori, el samadhi, el silencio…para nada; la imaginación necesita alguna base, alguna forma, y el silencio no la tiene, es amorfo, indefinible…-nadie nunca lo pudo retratar, nadie lo pudo pintar…nadie pudo tallar una imagen suya…-nadie puede hacer esto…

 

Porque no podés imaginar el silencio…-la mente hace sus propios trucos, la mente va a decirte:

 

"Debe ser tu imaginación... ¿Cómo puede ser que a un tipo tan estúpido como vos, le haya llegado el silencio...? Lo debés estar imaginando..."

 

O puede decirte:

 

"Este tipo Osho te hipnotizó... -Debés estar engañándote de alguna manera..."

 

No te inventes estos problemas…-la vida ya tiene los suficientes…Cuando te llegue el silencio, disfrutalo, celebralo…-eso significa que expulsaste las fuerzas caóticas y por eso la mente se empeña en jugar su última carta…hace su juego hasta el mismísimo final, sigue jugando hasta lo último…y en el último momento, cuando la iluminación está a punto de suceder, también ahí la mente hace su último juego, porque es su última batalla…

 

Pero no te preocupes por eso…-si es o no real, o si en algún momento va a llegar el caos o no, porque pensando de esta manera, ya lo trajiste…porque es tu idea la que puede traer el caos y cuando el caos ya está acá, tu mente va a decirte:

 

"¡Viste!, ¡yo te avisé!; ¡ahora escuchame de una vez!"

 

La mente hace sus propias predicciones... Primero, te dá una semilla y cuando germina, te dice:

 

"¡Viste!, ¡hace rato que vengo advirtiéndotelo...! ¡ya de ante mano te avisé que estabas engañándote...!"

 

El caos ya está acá, y llegó por una idea…entonces, ¿para qué preocuparte si en el futuro va a venir el caos o no…o si ya pasó y no te enteraste?…En este preciso instante estás en silencio -¿porqué no lo festejás? Y te digo: si lo festejás va a crecer…En este mundo de conciencia, no hay nada que te ayude más que la celebración…-la celebración es como regar una planta, y la preocupación es justamente lo contrario, es como cortar las raíces…-¡sentíte feliz! Bailá con tu silencio…este momento está acá…-suficiente, ¿para qué pedir más? El mañana se va a cuidar de sí mismo; este instante es demasiado, ¿porqué no lo vivís, festejás, compartís, disfrutás?…Dejá que se vuelva una canción, un baile, una poesía…dejá que sea creativo…deja que tu silencio sea creativo, hacé algo con esto…

 

Podés hacer millones de cosas, porque no hay nada más creativo que el silencio; no necesitás convertirte en un gran pintor, famoso en el mundo entero, en un Picasso, ni tenés que volverte un Henry Moore, un gran poeta…esas ambiciones de ser grande, son de la mente no del silencio…

 

A tu manera, por muy pequeña que sea, ponete a pintar…a tu manera, por muy pequeña que sea, hacé un verso, un poema…a tu manera, por muy pequeña que sea, cantá una canción, bailá un poco, celebrá y vas a descubrir que el momento siguiente va a traerte todavía más silencio…-y cuando te das cuenta que cuanto más celebrás, más se te da; que cuanto más compartís, más capacidad de recibir tenés, cada momento sigue creciendo, creciendo y creciendo...

 

Porque el momento siguiente siempre nace de este mismo momento, entonces, ¿por qué te preocupás?…si este momento es silencioso, ¿cómo va a nacer el caos?, ¿de dónde va a salir?…siempre nace de este momento…si soy feliz en este momento, ¿cómo voy a ser infeliz después?

 

Si querés que el próximo momento sea infeliz, vas a tener que hacerte infeliz en este, porque de la infelicidad nace la infelicidad, y de la felicidad nace la felicidad…Cualquier cosa que quieras cosechar en el momento siguiente, la tenés que sembrar ahora mismo…Una vez que dejaste que entre la preocupación y te ponés a pensar que el caos va a venir, bueno, entonces, va a estar viniendo, vos ya lo trajiste…-ahora lo vas a tener que cosechar, porque ya llegó, ahora ni siquiera tenés que esperar el próximo momento, porque ya está acá...

 

Acordate de esto -y es realmente algo extraño: fijate que cuando estás triste nunca pensás que puede ser imaginario…yo nunca me crucé con un homber que estando triste diga que tal vez sea sólo su imaginación…La tristeza siempre es perfectamente real, pero, ¿y la felicidad? Inmediatamente algo parece equivocado y te ponés a pensar: "Debe ser mi imaginación…"

 

Cuando te ponés tenso, en cambio, jamás pensás que pueda ser tu imaginación…Si podés pensar que tu tensión y tu angustia pueden ser imaginarios, van a desaparecer…-y si pensás que tu silencio y tu alegría son imaginarios, también van a desaparecer…

 

Cualquier cosa que tomes como real, lo llega a ser; cualquier cosa que tomes como irreal, lo llega a ser también…Vos sos el creador de todo el mundo a tu alrededor -acordate bien de esto…Es tan raro alcanzar un momento de felicidad, de regocijo…-no lo desperdicies pensando…Pero si no hacés nada, si no bailás, si no cantás, si no compartís, la posibilidad está ahí…la misma energía que pudo haber sido creativa, va a generar la preocupación…va a generar nuevas tensiones en tu interior…

 

La energía tiene que ser creativa; si no la usás para la felicidad, la misma energía vacante va a ser aprovechada por la infelicidad…-y para eso tenés tantos hábitos, y tan profundamente arraigados, que este cambio del flujo de energía se da fácil y naturalmente en vos…Pero para la felicidad es un trabajo cuesta arriba…

 

Por eso, durante los primeros días, vas a tener que estar constantemente conciente; cada vez que haya un momento de felicidad, dejá que te sobrecoja, que te posea, disfrutalo totalmente y de esta manera, ¿cómo va a ser diferente el momento siguiente?, ¿de dónde va a llegar la infelicidad?

 

Vos mismo estás creando tu propio tiempo en tu interior…-tu tiempo, no es el mío…y existen tantos tiempos paralelos como existen mentes, no hay un tiempo; si hubiese un tiempo, bueno, entonces tendríamos serios problemas, porque si fuese así, nadie podría llegar a ser un Buddha, en medio de toda esta humanidad miserable, porque todos perteneceríamos al mismo tiempo…pero no, no es el mismo…-mi tiempo, viene de mí, depende de mi creatividad…Si este momento es bello, el siguiente va a nacer todavía más bello, pero este es mí tiempo…Si este momento es triste para vos, seguramente que el próximo va a ser todavía más triste, y ese es tu tiempo…Existen millones de líneas paralelas de tiempo…-y hay unas cuantas personas que existen sin tiempo y me refiero a aquellos que llegaron al estado de la no-mente…No tiene tiempo porque no piensan en el pasado…si ya pasó…-solamente los tontos piensan en el pasado, porque cuando algo pasó, pasó…

 

Hay un mantra budista:

 

"Gate, gate, para gate -swaha…" ("Ya pasó, ya pasó, absolutamente pasó; dejá que se vaya al fuego…")

 

El pasado ya pasó y el futuro todavía no llegó, entonces, ¿para qué preocuparse?…cuando llegue, veremos…Vas a estar ahí para recibirlo, entonces, ¿para qué vas a preocuparte ahora?…Lo que pasó, pasó; lo que no llegó, no llegó todavía, entonces sólo nos queda este momento, puro, intenso, con energía…¡vivílo!…si es silencioso, estate agradecido; si es de regocijo, agradecele a Dios, tené confianza; y si podés confiar, va a crecer…-si en cambio, desconfiás, ya lo empezaste a envenenar...

 

 

 

ARMONIZATE CON LA INCERTIDUMBRE

 

 

 

Pregunta: -Cuanto más me observo, más experimento la falsedad de mi ego. Empecé a sentirme como un extraño ante mí mismo, sin saber ya qué es falso y qué no lo es. Esto me deja con un incómodo sentimiento de no tener un marco de referencia, como sentía antes que tenía...

 

 

 

Respuesta: -Esto pasa…-tiene que pasar…-y acordate que uno debería estar contento de que haya pasado, porque esta es una buena señal…Cuando uno se inicia en el camino interior, todo parece claro, definido, cimentado, porque el ego todavía está controlando y tiene todos los marcos de referencia, tiene todos los mapas, de esta forma el ego es todavía el amo.

 

Cuando vas avanzando un poco más en el viaje, el ego empieza a evaporarse…parece ser cada vez más y más falso…parece ser cada vez más y más un engaño, una alucinación…Cuando uno empieza a despertarse del sueño, se pierden los patrones de conducta…-ahora el viejo amo ya no lo es, y el nuevo amo todavía no surgió…entonces hay confusión, hay caos…-esto es una buena señal…

 

La mitad del camino ya quedó atrás, pero va a haber un sentimiento de incomodidad, de inquietud, porque te sentís perdido, extraño ante vos mismo, sin saber quién sos…Antes, sabías quién eras; tu nombre, tu forma, tu dirección, tu cuenta bancaria…-todo era cierto, vos eras todo eso…estabas identificado con el ego, pero ahora tu ego está evaporándose... -la vieja casa está derrumbándose y ahora no sabés quién sos, donde estás…Todo está turbio, nublado, y la antigua certidumbre se perdió…

 

Esto es bueno, porque la antigua certidumbre era una certidumbre falsa…En realidad, ni siquiera era una certidumbre, porque detrás de ella, en lo más profundo, lo que había era incertidumbre…Ahora, las capas más profundas de tu ser te son reveladas y esto hace que te sientas un extraño…En realidad, siempre fuiste un extraño, lo que pasa es que tu ego te había engañado, haciéndote sentir que sabías quién eras…-el sueño era tal que parecía real…

 

A la mañana, cuando salís de un sueño, de repente no sabés dónde estás ni quién sos…¿tuviste alguna vez esta sensación cuando te despertás?…de pronto te despertás de un sueño, y por unos momentos no sabés dónde estás, ni quién sos, ni qué está pasando…Bueno, lo mismo pasa cuando uno sale del sueño del ego…-se siente incomodidad, inquietud, desarraigo, pero uno se tendría que sentir feliz por esto…-si, en cambio, te sentís desgraciado, vas a volver a caer en la vieja rutina, en la que las cosas eran certeras, donde todos los mapas estaban trazados, donde estaba todo programado, donde vos ya sabías, donde los patrones de conducta eran claros…

 

Abandoná la inquietud…-incluso si está ahí, no dejes que te impresione demasiado…dejala que esté ahí, observala y al final, también va a desaparecer…pronto se va a ir esta inquietud…todavía se queda ahí por tu viejo hábito de la certidumbre…-vos no sabés como vivir en un universo incierto, vos no sabés como vivir en la inseguridad…La inquietud existe por la antigua seguridad, es una consecuencia del antiguo hábito, una resaca…pero va a desaparecer…solamente hay que esperar, observar, relajarse y sentirse feliz que algo haya pasado…y te repito que es una buena señal…Muchos en este punto retrocedieron, solamente para volver a sentirse cómodos otra vez, para sentirse nuevamente tranquilos, en casa…pero ellos se perdieron la oportunidad…-estaban llegando a al meta y se echaron atrás…vos no hagas eso, seguí adelante…La incertidumbre es buena, no tiene nada de malo, solamente tenés que armonizarte con ella, nada más…

 

Estás sintonizado con el universo cierto del ego, con el universo seguro del ego…y por muy falso que te parezca en la superficie, te parece que está todo tan perfectamente como debería ser…-necesitás armonizarte un poco con la incierta existencia…

 

La existencia es incierta, insegura, peligrosa…-es un flujo -las cosas se mueven, van cambiando…es un mundo extraño…bueno, familiarizate con él…Tené un poco de coraje y no mires para atrás; mirá para adelante…pronto la incertidumbre misma se va a volver hermosa, la inseguridad misma va a hacerse hermosa...

 

En realidad, sólo la inseguridad es hermosa, porque la inseguridad es vida...

 

La seguridad es fea, es una parte de la muerte…-por eso es tan segura…Vivir sin marcos de referencia es la única forma de vivir…Cuando, en cambio, vivís con patrones, vivís una vida falsa…Ideales, patrones de conducta, disciplinas…-de esta manera estás forzando algo en la vida, la estás moldeando, no la dejás ser, sino que estás tratando de hacer algo con ella…Los patrones de conducta son violentos y todos los ideales son feos…porque a través de ellos vas a perderte a vos mismo y nunca vas a alcanzar tu ser...

 

Llegar a ser, no es ser...

 

Todo intento por llegar a ser y todo esfuerzo de convertirse en algo, va a forzar algo en vos…-es un esfuerzo violento…Podrás llegar a ser un santo, pero en tu santidad va a haber fealdad…Te lo digo y lo enfatizo: vivir la vida sin ningún patrón de conducta, es la única santidad posible…Claro que así y todo podés volverte un pecador, pero incluso siendo un pecador va a haber algo sagrado en vos, una especie de santidad…

 

La vida es sagrada, no tenés que forzar nada, no tenés que moldearle nada, no tenés que darle un patrón, ni una disciplina, ni un orden…La vida tiene su propio orden, su propia disciplina…Vos solamente limitate a fluir con ella, a flotar con ella…-no trates de empujar el río…el río está fluyendo -hacete uno con él, y va a llevarte al océano. Esta es la vida de un sannyasin: una vida de suceder, no de hacer…y así, de a poco, tu ser llega a estar por encima de las nubes, más allá de las nubes y de los conflictos…así de pronto sos libre…-en el desorden de la vida encontrás un nuevo órden…-pero la cualidad del orden ahora es totalmente diferente; no es algo impuesto por vos, es algo íntimo con la vida misma…

 

Los árboles también tienen un orden, como lo tienen los ríos y las montañas, pero ese orden no es impuesto ni por los moralistas, ni por los puritanos, ni por los sacerdotes…los árboles no van a ver a alguien que les de un patrón de conducta, su orden es intrínseco, y está en la vida misma…Cuando ya no está ahí el ego para manipular, para empujar y tirar de acá y de allá, diciendo:

 

"Hacé esto y hacé aquello"

 

Cuando te liberaste completamente del ego, llega a vos una disciplina, una disciplina interna que no es motivada, no está buscando algo, simplemente se da: como cuando respirás, como cuando tenés hambre y comés, como cuando tenés sueño y te vas a la cama…-es un orden interno, un orden intrínseco…Pero eso va a llegar cuando puedas armonizar con la inseguridad, cuando te armonices con lo extraño, cuando te armonices con tu ser desconocido...

 

En el Zen tienen un dicho, uno de los más hermosos:

 

"Cuando una persona vive en el mundo, las montañas son montañas y los ríos son ríos…Cuando una persona entra en la meditación, las montañas ya no son más montañas y los ríos ya no son más ríos; todo es confusión y caos…Pero cuando un hombre llega a l satori, al samadhi, nuevamente los ríos son ríos y las montaña son montañas…"

 

Hay 3 etapas: en la primera, te sentís seguro con tu ego, en la tercera te sentís absolutamente seguro con el no-ego, y justo entre las dos, está el caos…-cuando desaparece la certidumbre del ego y todavía no apareció la certidumbre de la vida…Este es un momento muy, pero muy potencial, lleno de posibilidades…Si te agarra el miedo y te echás atrás, vas a perderte esta posibilidad…

 

La verdadera certidumbre está adelante, y esa certidumbre verdadera no es contraria a la incertidumbre…La verdadera seguridad está por delante, pero esa seguridad no es contraria a la inseguridad; esa seguridad es tan vasta que contiene a la inseguridad dentro de sí; es tan vasta que no tiene miedo de la inseguridad, porque la absorbe dentro de sí, y contiene todas las contradicciones…así que alguien la podrá llamar inseguridad y otro la podrá llamar seguridad; en realidad, no es ninguna…o es ambas…Si sentís que te convertiste en un extraño ante vos mismo, celebralo, sentí gratitud…esto se da muy rara vez, así que disfrutalo…Cuanto más lo disfrutes, más pronto vas a encontrar que la certidumbre se acerca a vos, cada vez más y más rápido…Si podés celebrar sintiéndote un extraño, sintiéndote desarraigado, desamparado, sin hogar, de pronto vas a estar en casa -llegaste a la tercer etapa…

 

 

 

CONTA LOS MOMENTOS DE CONCIENCIA

 

 

 

Pregunta: -Querido maestro, vos nos decís que seamos concientes de todo, o sea que seamos testigos de todo, de cada acto; bueno, a mí me pasa que cuando decido estar conciente en el trabajo, me olvido de la conciencia, y cuando me doy cuenta que no estaba conciente, me siento culpable, siento que cometí un error... ¿Podrías explicarme esto, por favor?

 

 

 

Respuesta: Bueno, este es uno de los problemas básicos para cualquiera que esté tratando de ser conciente mientras trabaja... -porque el trabajo en sí, demanda que te olvides completamente de vos mismo, demanda que te involucres en él muy profundamente. Casi como si vos no estuvieses ahí, te hace sentir como que a no ser que te involucres en él totalmente, tu trabajo es algo superficial...

 

 

 

Todo lo grandioso que el hombre creó -en pintura, en poesía, en arquitectura, en escultura... en cualquier dimensión de la vida, necesita que te involucres completamente... -y si al mismo tiempo estás tratando de estar conciente, tu trabajo nunca va a ser de primera calidad, porque vos no vas a estar en él...

 

Por eso, para estar conciente mientras trabajás, necesitás un tremendo entrenamiento y disciplina... y uno tiene que empezar por acciones muy simples, como caminar, por ejemplo…podés caminar, y podés estar conciente de que estás caminando -cada paso puede estar lleno de conciencia…o comiendo…ya solamente la forma en que toman el té en los monasterios Zen…-ellos lo llaman la ceremonia del té, porque mientras sorbemos el té tenemos que mantenernos alertas y concientes…

 

Estas son solamente pequeñas acciones, pero para empezar, están perfectamente bien…Uno no tendría que empezar con algo como pintar, o bailar…-esos son fenómenos muy profundos y complejos…Empezá con pequeñas acciones de la rutinaria vida diaria…y a medida que vas acostumbrándote más y más a la conciencia, a medida que esa conciencia llega a ser como la respiración -que no tenés que hacer ningún tipo de esfuerzo para eso, porque ya es algo espontáneo, bueno, entonces podés estar conciente haciendo cualquier cosa, en cualquier clase de trabajo…

 

Pero acordate de la condición: tiene que ser sin esfuerzo, tiene que brotar de la espontaneidad…entonces, pintando, componiendo música, bailando o incluso peleando espada contra espada con el enemigo, podés mantenerte absolutamente conciente…pero esa conciencia no es la conciencia que vos estás buscando…no es el principio, es la culminación de una larga disciplina…aunque a veces puede pasarte también sin disciplina…

 

Pero esto pasa muy rara vez y en condiciones extremas…En la vida cotidiana, tendrías que seguir el curso simple que es primero hacerte conciente de acciones que no necesiten que te involucres demasiado, como caminar, por ejemplo…Podés caminar y pensar a la vez, o comer; podés comer y pensar a la vez, bueno, andá reemplazando el pensar por la conciencia…Vos seguí caminando como lo hacés siempre, pero al estar conciente vas a notar que tu caminar se hace un poco mas lento y con más gracia…pero la conciencia se consigue con estos pequeños actos…y a medida que vas haciéndote más y más articulado, empezá a probar con actividades más complicadas…

 

Va a llegar un día en que no hay actividad en el mundo, en la cual no te puedas mantener alerta al mismo tiempo que hacés tu acto con totalidad…

 

Vos decís:

 

"Cuando decido estar conciente en el trabajo, me olvido de la conciencia…"

 

Y es que esto no tiene que ser una decisión tuya, tiene que derivar de tu larga disciplina…y la conciencia tiene que llegar en forma espontanea…no la tenés que llamar, ni tampoco forzarla…

 

Decís:

 

"y cuando me doy cuenta que no estoy conciente, me siento culpable…"

 

Eso es una absoluta estupidez. Cuando te des cuenta que no estás conciente, sentíte feliz de que, por lo menos ahora estás conciente... Por otra parte, en mis enseñanzas no hay lugar para el concepto de culpa.

 

La culpa es uno de los cánceres del alma... -y todas las religiones la usaron para destruir tu dignidad, tu orgullo, y para hacer de vos un mero esclavo. No hay necesidad de sentirse culpable, lo que te está pasando es natural. La conciencia es algo tan grandioso, que si podés estar conciente aunque sea unos cuantos segundos. Bueno, ¡regocijate! No le prestes atención a esos momentos en que te olvidás, prestá atención, en cambio, a ese estado, en el que de pronto te acordás:

 

"No estuve conciente…"

 

Sentite agradecido que por lo menos, después de algunas horas, volvió tu conciencia...

 

No lo conviertas en un arrepentimiento, en una culpa, en una tristeza…-porque si te sentís culpable y triste, nada ni nadie va a poder ayudarte, porque en el fondo, en lo profundo, vas a sentirte un fracaso, y una vez que el sentimiento de fracaso se asienta en vos, la conciencia se va a volver algo todavía más difícil…

 

Así que cambiá todo tu enfoque -es magnífico que te hayas dado cuenta que te habías olvidado de estar conciente…-ahora, tratá de no olvidarte el mayor tiempo posible... Por supuesto que vas a volver a olvidarte y vas a volver a acordarte…-pero cada vez el lapso del olvido va a ser más y más pequeño…Si podés evitar la culpa, que es básicamente cristiana, tus lapsos de inconciencia, se van a hacer cada vez más cortos, hasta que un día sencillamente van a desaparecer…Tu conciencia se va a volver igual que tu respiración, o como los latidos de tu corazón, o como la circulación de tu sangre -día tras día…Por eso, estate alerta de no sentirte culpable…-además no hay nada de qué sentirse culpable…Es tremendamente significativo que los árboles no escuchen a los sacerdotes católicos, porque sino, harían que las rosas se sintieran culpables...

 

"¿Por qué tenés espinas?" -y la rosa, que baila en el viento, en la lluvia, en el sol, de pronto se volvería triste... Su baile desaparecería, su goce desaparecería, su fragancia desaparecería…-ahora sus espinas se convertirían en su única realidad, en una herida...

 

"¿Por qué tenés espinas?"

 

Pero gracias a que no hay rosales tan idiotas como para escuchar a algún sacerdote de alguna religión, los rosales siguen con su baile, y junto con las rosas, también siguen bailando las espinas...

 

Toda la existencia es sin culpa; y desde el instante en que un hombre abandona la culpa, se convierte en una parte del flujo universal de la vida…y eso es la iluminación, una conciencia sin culpa, alguien que se regocija de todo lo que la vida pone a su disposición; la luz es bella, y la oscuridad, también…

 

Cuando ya no puedas encontrar nada de qué sentirte culpable, para mí, te volviste un hombre religioso…En cambio, para las así llamadas religiones, a no ser que te sientas culpable, no sos religioso…-cuanto más culpable te sientas, más religioso sos...

 

La gente está torturándose a sí misma, como castigo, como penitencia…La gente vive ayunando; la gente está golpeándose el pecho con sus puños hasta sangrar…y esta gente, para mí, son psicópatas, no religiosos... Sus así llamadas religiones les enseñaron que si hacen algo equivocado, es mejor castigarse a sí mismos que ser castigados por Dios, en el Día del Juicio Final -porque ese castigo consiste en empujarte a las abismales oscuridades del infierno por toda la eternidad…y como no hay escape, ni salida, una vez que entraste, ya no salís...

 

Toda la humanidad fue culpada en alguna medida… Te quitaron el fulgor de tus ojos, te quitaron la belleza del rostro, te quitaron la gracia de tu ser…-te redujeron a un mero criminal y sin necesidad...

 

Acordate: El hombre es frágil y débil, y errar es humano…-y la gente que inventó este proverbio:

 

"Errar es humano", también inventó el proverbio:

 

"Perdonar es divino"... Bueno, yo no estoy de acuerdo con la segunda parte.

 

Yo digo: "Errar es humano y perdonar también".

 

Y perdonarse a sí mismo es una de las más grandes virtudes, porque si no podés perdonarte a vos mismo, no podés perdonar a nadie más en el mundo... -es imposible. Estás tan lleno de heridas, de culpa que , ¿cómo vas a poder perdonar a alguien?

 

Tus llamados santos siguen diciendo que van a empujarte al infierno... y la realidad es que ¡ellos están viviendo en el infierno!... ¡ni siquiera pueden permitir que Dios te perdone!

 

Un gran poeta sufi, Omar Khayyam, escribió en su Rubaiyat, su mundialmente famosa colección de poesías:

 

"Voy a tomar, bailar y amar.

 

Voy a cometer toda clase de pecados,

 

porque confío en que Dios es compasivo

 

-El va a perdonarme.

 

Mis pecados son muy pequeños,

 

su perdón es inmenso..."

 

Cuando los sacerdotes llegaron a conocer su libro -porque en aquellos días los libros se escribían a mano, no había imprentas- los sacerdotes descubrieron que él estaba escribiendo tales cosas sacrílegas, que estaba diciendo:

 

"No te preocupes, seguí haciendo lo que quieras, porque Dios no es más que compasión y amor... ¿Cuánto pecado podés cometer en una vida de 70 años?... En comparación a su perdón, no es nada..."

 

El también era un famoso matemático, muy renombrado en su país. Los sacerdotes lo abordaron y le dijeron:

 

"¿Qué estás escribiendo?... ¡Vas a destruir la religiosidad de la gente! En vez de esto, deberías escribir algo que genere miedo en la gente. Así que ponéte a escribir algo diciéndole a la gente que Dios es muy justo: si cometiste un pecado vas a ser castigado, y sin compasión..."

 

El libro de Omar Khayyam fue quemado en sus propios días... Cada vez que se encontraba una copia, los sacerdotes la quemaban, porque este hombre estaba enseñando semejantes ideas peligrosas…

 

Si llegan a propagarse entre los seres humanos y todo el mundo empieza a regocijarse con la vida, ¿qué le va a pasar a los sacerdotes?… ¿y a los santos?…¿y qué va a pasar con las mitologías de Dios, del cielo y el infierno?…va a desaparecer todo, todo va a quedar en la nada…Por lo menos conmigo Omar Khayyam es uno de los sufis místicos iluminados, y lo que está diciendo es de una inmensa verdad…El no quiere decir que vos tengas que cometer pecados, lo que dice es sencillamente que no te tendrías que sentir culpable…-si hacés algo que no está bien, bueno, no lo vuelvas a hacer otra vez…si sentís que le estás haciendo daño a alguien, ya podés dejar de hacerlo…-pero no tenés que sentirte culpable de nada, no hay necesidad de arrepentirse por nada, no hay necesidad de hacer penitencia ni torturase a sí mismos…

 

Quisiera cambiar tu enfoque por completo…-en vez de contar cuantas veces te olvidaste de acordarte de estar conciente, contá esos pocos bellos momentos en los que sí estuviste cristalinamente claro y conciente…-esos pocos momentos son suficientes como para salvarte, son suficientes como para curarte, y sanarte…-y si prestás atención a ellos, van a seguir creciendo y se van a extender en tu conciencia…Lentamente, muy lentamente, toda la oscuridad de la inconciencia va a desaparecer…Al principio, va a parecerte muchas veces que quizás no se pueda trabajar y ser conciente al mismo tiempo…pero te digo que, no sólo se puede, sino que es muy fácil…solamente tenés que empezar en la forma indicada…-no empieces por xyz, empezá por el abc…

 

En la vida, perdemos muchas cosas por empezarlas equivocadamente…Habría que empezar todo desde el principio mismo, pero pasa que nuestras mentes son muy impacientes…-queremos hacer todo rápido, rápido…Queremos alcanzar el último peldaño sin haber pasado por todos y cada uno de los peldaños de la escalera…

 

Pero eso significa un absoluto fracaso…

 

 

 

Y cuando fracasas en algo como la conciencia -no es un fracaso menor…-, tal vez no lo intentes otra vez, nunca más…-porque el fracaso duele.

 

Por eso, una cosa tan valiosa como la conciencia, -valiosa porque puede abrir todas las puertas de los misterios de la existencia, puede llevarte al templo mismo de Dios…-la tendrías que empezar muy cuidadosamente y desde el principio mismo, y así avanzar muy lentamente…

 

Tené solamente un poco de paciencia y vas a llegar a la meta.

 

 

 

HACE LAS COSAS LO MAS SIMPLE QUE PUEDAS

 

 

 

Pregunta: -¿Cómo me puedo dar cuenta si el que observa es el observador o solamente un aspecto de la mente que observa a otro…? ¿El observador puede mirarse a sí mismo…? Un día pensé que lo había logrado, pero ese mismo día te escuché decir en tu discurso:

 

"Si pensás que conseguiste al observador, te estás equivocando…"

 

Desde ese momento, trato de observar las sensaciones del cuerpo, los pensamientos y las emociones, y la mayor parte del tiempo me siento atrapado en ellos, pero de vez en cuando, excepcionalmente, me siento tremendamente relajado, todo fluye y nada se queda estancado…¿hay alguna otra cosa que pueda hacer…?

 

Respuesta: -Uno tiene que empezar por mirar al cuerpo mientras camina, mientras se sienta, mientras se va a dormir, mientras come…-uno debería empezar con lo más tangible, porque es más fácil…y después, recién pasar a experiencias más sutiles…como mirarlos pensamientos…y así uno puede volverse un experto en observar pensamientos, y entonces puede seguir con la observación de los sentimientos…y una vez que sentís que ya lo tenés, podés empezar a mirar tus estados de ánimo, que son todavía más sutiles que tus sentimientos, y además mucho más vagos…

 

El milagro de observar es que mientras estás observando al cuerpo, tu observador se hace más fuerte, y al observar tus pensamientos, se hace más fuerte todavía…y con los sentimientos mucho más…Entonces, cuando llegás a observar tus estados de ánimo, el observador es tan pero tan fuerte que puede sostenerse por sí solo -mirándose a sí mismo…-como una vela en la noche oscura, que no solamente ilumina a su alrededor, sino que también se ilumina a sí misma...

 

El logro más grande que hay en la espiritualidad es encontrar al observador en estado puro, porque tu observador es nada menos que tu propia alma, es ni más ni menos que tu inmortalidad…Pero nunca, ni por un instante pienses:

 

"¡Ya lo tengo…!"

 

-Porque en ese momento es cuando lo perdés...

 

La observación es un proceso eterno; siempre estás siendo cada vez más profundo, pero nunca llegás a un fin donde puedas decir "ya lo tengo"…-en realidad, cuanto más profundo vayas, más conciente vas a hacerte que entraste a un proceso eterno, sin principio ni fin...

 

Pero la gente se la pasa observando solamente a los demás; jamás se molestan en observarse a sí mismos…-todos están observando, haciendo uso de la observación más superficial que existe…qué hace el otro, cómo se viste el otro, lo que parece…todos observan, o sea que esto no es algo nuevo para vos; solamente que lo tenés que profundizar, retirar tu mirada de los demás y dirigirla hacia adentro tuyo, como una flecha…a tus propios sentimientos, pensamientos, estados de ánimo…-y por último al observador mismo…

 

Un judío está sentado en un tren frente a un cura; se le acerca y le pregunta...

 

-Dígame, mi reverendo, ¿Por qué lleva el cuello de la camisa al revés, la parte de adelante para atrás...?

 

-Porque soy un padre... - le contesta el sacerdote.

 

-¡Yo también soy un padre y no llevo el cuello así...! -dice el judío.

 

-Ah... -le contesta el cura- ¡Pero yo soy un padre para miles!

 

-Entonces, -contesta el judío- lo que se tendría que poner al revés es el calzoncillo...

 

La gente es muy observadora, de los demás...

 

Dos polacos salen a pasear cuando de pronto se larga a llover…

 

-¡Rápido, dale…-dijo uno-…abrí tu paraguas!

 

-No va a servir…-le contestó su amigo-, mi paraguas está lleno de agujeros…

 

-¡Y entonces!, ¿¡para qué lo trajiste!?

 

-no pensé que fuera a llover…

 

Podés reirte muy fácilmente de los actos ridículos de la gente, pero, ¿Alguna vez te reiste de vos mismo...?, ¿Alguna vez te sorprendiste a vos mismo haciendo algo ridículo...? No lo creo, vos te mantenés completamente inobservado por vos mismo... Toda tu observación es para otros, y eso no va ayudarte...

 

Usá esta energía de la observación para tu propia transformación; puede traerte tanta alegría y tanto regocijo, que ni siquiera podés soñarlo... -Es un proceso simple, pero una vez que lo empieces a aplicar en vos, se vuelve una meditación…y es que uno puede hacer meditaciones de cualquier cosa…

 

Cualquier cosa que te lleve a tu ser, es meditación…y es inmensamente significativo que encuentres tu propia meditación. Porque cuando la encontrás, encontrás mucha alegría…y como es tu propio descubrimiento y no un ritual que alguien te impone, va a encantarte profundizar en ella…y cuanto más lo hagas, más feliz vas a sentirte... -en paz, más silencioso, más integrado, más dignificado, con más gracia…

 

Todos ustedes conocen la observación, así que no tienen que aprenderla, solamente tienen que cambiar los objetos a observar…y mirar más cerca de ustedes…

 

Empezá por observar tu propio cuerpo y vas a llevarte una sorpresa…-yo puedo mover mi mano sin mirarla, y puedo hacerlo mirándola…No verás la diferencia, pero yo sí la puedo sentir…-cuando la muevo observándola, hay gracia y belleza en eso, hay paz y silencio…También podés caminar observando cada paso…y va a darte todo el beneficio que pueda darte el caminar como un ejercicio, y además, va a darte el beneficio de una simple gran meditación…

 

El templo de Bodhgaya, donde Gautama, el Buddha se iluminó, se hizo en memoria de dos cosas: una es un árbol Bodhi, bajo el cual se solía sentar; y justo al lado de este árbol hay un pasadizo hecho de piedras…-él meditaba sentado, y cuando sentía que ya había estado demasiado tiempo así, para hacer un poco de ejercicio, se iba a caminar sobre esas piedras…y seguía su meditación caminando…

 

Cuando estuve en Bodhgaya, haciendo un campamento de meditación ahí, fui al templo…y vi muchísimos lamas budistas del Tíbet, de Japón, de China…-todos estaban dando sus respetos al árbol, y no vi a nadie dar sus respetos a esas piedras sobre las que Buddha solía caminar kilómetros y kilómetros…y les dije:

 

"Esto no está bien…-no se tendrían que olvidar de esas piedras que Gautama, el Buddha tocó con sus pies millones de veces…-pero ya se porque no les prestan atención …-porque se olvidaron por completo que Buddha enfatizaba que había que observar cada acto del cuerpo, mientras se camina, estando sentados, o acostados…"

 

Por eso, no tendrías que dejar pasar un sólo momento sin estar conciente…La observación va a agudizar tu conciencia…Esta es la religión esencial -todo lo demás es puro palabrerío…Pero vos me preguntás:

 

"¿Hay alguna otra cosa que pueda hacer?"

 

No. Si podés hacer solamente la observación, no necesitás más nada...

 

Mi esfuerzo acá es tratar de hacer la religión lo más simple que se pueda…-todas las religiones siempre hicieron lo contrario: hicieron las cosas demasiado complejas…-tan complejas que la gente ni siquiera las intentó…Por ejemplo, en las escrituras budistas, hay 33.000 principios que debería seguir un monje budista…¡hasta es imposible solamente acordárselos!…¡con sólo pensar en el número de 33.000 ya te estás espantando!…Pensás:

 

"¡Estoy acabado!, ¡mi vida entera va a arruinarse y destruirse!"

 

Por eso yo te enseño que simplemente encuentres un sólo principio que te acomode, que sientas que armonice con vos…-y eso ya es más que suficiente…

 

 

 

PRESENCIAR ES COMO SEMBRAR SEMILLAS

 

 

 

Pregunta: -¿Cómo es que la observación lleva a la no-mente? Cada vez puedo observar mejor mi cuerpo, mis pensamientos y mis sentimientos…y esto se siente hermoso, pero los momentos sin pensamientos son pocos y distanciados, por eso cuando te escucho decir:

 

"Meditar es ser un testigo"", siento que entiendo, pero cuando hablás de la no-mente no me suena para nada fácil... ¿Podrías decirme algo sobre esto, por favor?

 

Respuesta: -La meditación cubre un peregrinaje muy largo…Cuando digo: "meditar es ser un testigo", es solamente el principio de la meditación, y cuando digo: "meditación es no-mente", es cuando se completa este peregrinaje...

 

Ser testigo es el principio, y el estado de no-mente es la realización…o sea que ser testigo es el método para llegar a la no-mente...

 

Naturalmente, va a resultarte más cómodo ser testigo…porque es lo que tenés más cerca, pero ser testigo es solamente como una semilla; después viene un largo período de espera -no solamente de espera sino de confianza en que esta semilla va a germinar, va a llegar a ser un arbusto…que un día va a llegar la primavera y este arbusto va a dar flores…La no-mente es la última etapa del florecimiento…

 

Por supuesto que sembrar semillas es muy fácil…-está en tus manos, pero traer las flores está más allá de vos…Vos podés preparar todo el terreno, pero las flores van a salir por sí solas, no las podés forzar a que salgan…La primavera está fuera de tu alcance, pero si tu preparación es perfecta, llega…Esto está absolutamente garantizado…

 

La forma en que lo estás haciendo está perfectamente bien…-ser testigo es el camino y estás empezando a sentir un momento sin pensamientos de vez en cuando…-estos son destellos de no-mente, pero solamente por unos instantes…Acordate de una ley fundamental:

 

Aquello que puede existir aunque sea por un instante, también puede hacerse eterno…porque siempre se te da un solo momento -no dos momentos juntos…y si podés transformar un momento en un estado sin pensamientos, estás aprendiendo el secreto; entonces ya no existe impedimento para que puedas cambiar…el próximo momento también va a llegar solo, con el mismo potencial y la misma capacidad…

 

Si sabés el secreto, tenés la llave maestra que puede abrir cada momento a un vislumbre de la no-mente…La no-mente es la etapa final, en que la mente desaparece para siempre, y el intervalo sin pensamientos se vuelve tu realidad intrínseca…-y que te estén llegando estos pocos vislumbres, demuestra que vas por buen camino, y que estás usando el método apropiado para vos...

 

Pero no seas impaciente... -la existencia necesita de inmensa paciencia…los misterios últimos solamente se abren ante aquellos que tienen una paciencia inmensa...

 

 

 

Y cuando un hombre llega a un estado de no-mente, no hay nada que lo pueda distraer de su ser…No existe poder más grande que el poder de la no-mente…-no existe daño que se le pueda hacer a esta persona, porque en una persona en estado de no-mente no puede surgir ni el apego, ni la ambición, ni la envidia, ni el odio…no puede surgir nada de esto…no mente es un cielo absolutamente claro y puro, sin ninguna nube…

 

Me preguntás:

 

"¿Cómo es que la observación lleva a la no-mente?"

 

Hay una ley intrínseca: los pensamientos no tienen vida propia, son parásitos…viven de tu identificación con ellos...

 

Cuando decís:

 

"Tengo bronca", estás dándole tu energía vital a la bronca, porque estás identificándote con ella...

 

Pero si decís:

 

"Estoy observando algunos destellos de bronca en la pantalla de mi mente…", ya no le estás dando nada de vida, de aliento, de energía a esa bronca…y podés verlo justamente por no estar identificado…El odio, la bronca, es absolutamente impotente, no hace impacto sobre vos…-no te cambia, ni te afecta, es absolutamente hueca y muerta…viene, pasa y deja el cielo limpio y la pantalla de tu mente vacía…

 

De a poco, tratá de salir de tus pensamientos…en eso consiste todo el proceso de ser testigo y observar…En otras palabras, George Gurdjieff, lo solía llamar ‘no identificación’…porque ya no te estás identificando con tus pensamientos, solamente te mantenés distanciado, por encima de las cosas -indiferente, como si fueran los pensamientos de otro…Rompiste tus conexiones con ellos, recién ahora los vas a poder observar…

 

Porque para observar necesitás cierta distancia…Si estás identificado, no hay distancia…-estás demasiado cerca…Es como si estuvieras poniendo un espejo demasiado cerca de tus ojos…-no podés ver tu cara…necesitás cierta distancia para poder ver tu cara en el espejo…

 

Si los pensamientos están demasiado cerca de vos, no los vas a poder mirar, los pensamientos van a dejar sus huellas y su color en vos…-la bronca va a volverte odioso, la ambición va a volverte ambicioso, el deseo sexual va a volverte sexópata, porque no hay distancia en absoluto…Tus pensamientos y vos están tan pero tan cerca que solamente te queda pensar que vos y tus pensamientos son uno…

 

La observación rompe esta unión y genera una separación…Cuanto más observás, más grande se hace la distancia…cuanto más grande es la distancia, menor es la energía que tus pensamientos toman de vos…-y no tienen otra fuente...

 

Entonces, en seguida se mueren, desaparecen…-y en estos momentos en que desaparecen, vas a sentir los primeros vislumbres de no-mente, como los que estás experimentando...

 

Me decís:

 

"Cada vez puedo observar mejor mi cuerpo, mis pensamientos y mis sentimientos, y esto se siente hermoso..." Bueno, esto es solamente el principio del camino, pero es que hasta el principio es tremendamente hermoso... -ya sólo estar en el camino indicado, aunque no des ni un sólo paso, va a darte una inmensa alegría sin ningún motivo.

 

Y cuando avanzás en el camino correcto, tu alegría, tus experiencias hermosas, van a ser cada vez más y más profundas, cada vez más y más amplias, con nuevos matices, con nuevas flores, con nuevas fragancias…

 

Decís:

 

"Pero estos momentos sin pensamientos son esporádicos..."

 

De cualquier manera, es un gran logro… porque la gente ni siquiera sabe qué es tener un vislumbre…-sus pensamientos siempre están en la hora pico del tráfico…un pensamiento atrás de otro pensamiento, uno pegado al otro…y la fila sigue y sigue, aunque estés despierto o dormido…Lo que llaman sueños son solamente pensamientos en forma de imágenes, porque la mente inconciente no conoce el lenguaje alfabético...

 

Lo que estás sintiendo, es una gran indicación que estás en el buen camino…Siempre el buscador se hace la pregunta de si está o no en el buen camino, si va o no en la dirección indicada…nunca hay seguridad, ni certezas, ni garantías…-están abiertas todas las direcciones, ¿cómo vas a saber cual es la correcta?

 

Desde mi punto de vista, la manera y el criterio de como uno tiene que elegir es:

 

si vas por algún camino, con alguna metodología y te trae más alegría, más sensibilidad, más conciencia, y te da un sentimiento de inmenso bienestar, este es el único criterio de que estás yendo por el buen camino…Si, en cambio, te sentís más desgraciado, más enojado, más egoísta, más ambicioso, más excitable sexualmente, es un indicador de que estás yendo por el camino equivocado…

 

Si vas por el camino preciso, tu alegría va a crecer cada día un poco más y tus experiencias de sentimientos hermosos se van a volver tremendamente psicodélicas, mucho más coloridas…-con colores que nunca viste en el mundo, con fragancias que nunca experimentaste en el mundo…-entonces, en ese momento podés caminar tranquilo por el camino sin ningún temor de ir equivocado…

 

Estas experiencias internas siempre van a mantenerte en el buen camino…-acordate que están creciendo, lo que quiere decir que estás avanzando…Ahora solamente tenés unos pocos momentos sin pensamientos, y esto, repito, no es un logro pequeño, es un gran logro, porque la gente en todas sus vidas ni siquiera conocen un sólo instante sin pensamientos…Si ya los tenés, ahora solamente resta que se hagan cada vez más grandes y a medida que vayas centrándote, dando cuenta, y haciendo conciente, estos intervalos se van a ir haciendo más grandes, y si seguís avanzando sin mirar atrás, sin desviarte, el día no va a tardar en llegar...

 

Si seguís yendo derecho, pronto va a amanecer y vas a sentir por primera vez, que los intervalos se hicieron tan grandes que pueden pasar horas y horas sin que surja un solo pensamiento…y vas a tener experiencias mucho más grandes de no-mente…

 

El último logro es cuando estás completamente rodeado de no-mente las 24 horas…-y esto no quiere decir que no puedas usar tu mente, no; solamente significa que la mente no puede usarte a vos…No-mente no quiere decir mente destruida; no-mente significa dejarla de lado…vos la podés poner en funcionamiento en cualquier momento que necesites comunicarte con el mundo, y en ese momento va a ser tu sirviente, pero ahora es tu amo…-incluso cuando estás solo, sentado, sigue:

 

"Yaquiti-yá, yaquiti-yá..." Y vos no podés hacer nada... ¡Estás tan tremendamente desamparado!

 

No-mente significa que poner a esta en su lugar, porque como sirviente es un gran instrumento, pero como amo, es lamentable…es peligrosa, va a destruir tu vida entera…

 

La mente es sólo un medio para comunicarte con otros, pero si estás solo, no la necesitás, entonces, la podés usar cuando realmente quieras hacerlo…-y acordate de algo más; cuando la mente se queda en silencio durante horas, se vuelve más fresca, más joven, más creativa, más sensible…-el descanso la hace rejuvenecer...

 

Las mentes de la gente común, empiezan a funcionar entre los 3 y 4 años de edad, y así siguen por 70, 80 años sin un solo feriado…Naturalmente, no pueden ser muy creativas, están extremadamente agotadas y cansadas de tanta basura…Millones de personas en el mundo viven sin ninguna creatividad, y la creatividad es una de las experiencias más alegres…pero sus mentes están tan cansadas, que no viven un estado de energía desbordante...

 

El hombre de no-mente mantiene su mente en descanso, llena de energía, inmensamente sensible, lista para saltar a la acción en el momento que se le ordene…-no es una coincidencia que la gente que experimentó la no-mente, tenga en sus palabras su propia magia…Cuando usan sus mentes, es puro carisma, tienen una fuerza magnética…tienen una espontaneidad tremenda, y la frescura del rocío al amanecer, justo antes de que salga el sol…-y la mente es el medio de expresión y creatividad más evolucionado de la naturaleza…

 

Por eso el hombre de meditación, o en otras palabras, el hombre de no-mente, tranforma hasta su prosa en poesía, sin ningún esfuerzo…-sus palabras se llenan tanto de autoridad, que no necesitan de ningún argumento -ellas son su propio argumento…La fuerza que llevan las convierte en verdades evidentes, no necesitan ningún otro apoyo, ni de la lógica ni de las escrituras…Las palabras de un hombre de no-mente llevan una certeza intrínseca, y si estás preparado para recibir y escuchar, vas a sentir en tu corazón la evidente verdad…

 

Decís:

 

"Cuando te escucho decir: ‘Meditar es ser un testigo’, siento que entiendo, pero cuando hablás de no-mente no me resulta para nada fácil…"¿y cómo va a sonarte fácil?... Esta es una posibilidad futura… Empezaste a meditar, podés estar en las etapas iniciales, pero ya tenés cierta experiencia de ello que te hace entenderme, pero si podés entender la meditación, no te preocupes en absoluto…porque la meditación va a llevarte seguro a la no-mente, igual que cada río avanza hacia el océano sin ningún mapa, sin ninguna guía…

 

Todo río, sin excepción, llega finalmente al océano…toda meditación, sin excepción, llega finalmente al estado de no-mente...

 

Pero naturalmente, cuando el Ganges está en los Himalayas, perdido entre las montañas y los valles, no tiene idea de lo que es el océano, ni siquiera puede concebir su existencia, pero de todas maneras sigue avanzando hacia él, porque el agua tiene la capacidad intrínseca de encontrar siempre el lugar más bajo, entonces los ríos nacen en los picos de los Himalayas, y empiezan a buscar inmediatamente lugares más bajos, hasta que al final van a tener que encontrar el océano...

 

El camino de la meditación, es justamente lo opuesto -avanza hacia arriba, hacia los picos más altos…y el último pico es la no-mente…no-mente es una simple palabra pero significa exactamente iluminación, liberación, libertad de toda atadura, la experiencia de la no-muerte, de la inmortalidad...

 

Esas son grandes palabras y no quiero que te asustes, por eso prefiero usar una palabra simple como no-mente…Vos ya conocés a la mente, podés concebir un estado en que la mente no esté funcione…y una vez que esta mente no esté funcionando, te volvés una parte de la mente del cosmos, de la mente universal…Cuando sos parte de la mente universal, tu mente individual funciona como un bello sirviente -ya reconoció a su amo…y ahora trae noticias de la mente universal para aquellos que todavía siguen encadenados por la mente individual…

 

Cuando te hablo a vos, en realidad es el universo quien te habla, a través mío; El me usa para comunicarte todo esto, mis palabras no son mías, pertenecen a la verdad universal…-ese es su poder, ese es su carisma, esa es su magia...

 

 

 

CON PRESENCIAR, ALCANZA

 

Pregunta: -Siempre te escucho decir:

 

 

 

"Dejá de hacer, y observá".

 

Últimamente, te escuché decir varias veces que la mente debería ser el sirviente y no el amo… Y es cierto que no hay nada que hacer excepto observar, pero igual me sigue dando vueltas la pregunta: ¿No puede hacerse otra cosa con este sirviente rebelde, además de observar...?

 

Respuesta: -No, no puede hacerse otra cosa con este sirviente rebelde, además de observar. Aparentemente, parece una solución demasiado simple, para un problema demasiado complejo, pero esto forma parte de los misterios de la existencia. El problema puede ser muy complicado, y la solución muy simple.

 

Mirar, ser testigo, ser conciente, parecen ser pequeñas palabras como para resolver toda la complejidad de la mente…porque millones de años de herencia, de tradición, de condicionamientos, de prejuicios, ¿cómo van a desaparecer solamente observando?…-pero desaparecen.

 

Como decía Gautama, el Buddha solía decir, si las luces de la casa están prendidas, los ladrones no se van a acercar. Sabiendo que el amo está despierto -porque se ve la luz por la ventana, o por la puerta podés ver que la luz está prendida- , no es el momento de entrar a la casa…Cuando la luz está apagada, los ladrones se sienten atraídos…la oscuridad misma parece una invitación…Como solía decir Gautama, el Buddha, pasa lo mismo con tus pensamientos, con tu imaginación, con tus sueños, con tus ansiedades, y sobre todo con tu mente...

 

Si el testigo está ahí, ese testigo es casi como una luz…-y esos ladrones empiezan a dispersarse…y si estos ladrones descubren que no hay un testigo, van a llamar a sus hermanos, primos y a todo el mundo, diciendo:

 

"¡Vengan!"

 

Es un fenómeno tan simple como el de la luz... En el momento en que traés la luz, desaparece la oscuridad...- No preguntás:

 

"¿Hay suficiente luz para que desaparezca esta oscuridad?"

 

Cuando ya trajiste la luz, no decís:

 

"¿Hay que hacer algo más para que la oscuridad desaparezca?"

 

No, porque solamente la presencia de la luz es la ausencia de la oscuridad... -la presencia del testigo, es la ausencia de la mente, y la ausencia del testigo, es la presencia de la mente...

 

Entonces, desde el momento mismo en que te ponés a mirar, de a poco, a medida que el observador se va haciendo más fuerte, tu mente se va haciendo más débil...

 

En el momento en que se da cuenta que el observador llegó a su madurez, la mente inmediatamente se somete como un hermoso sirviente... Es un mecanismo... -si llegó el amo, entonces puede usarse la máquina...

 

Si, en cambio, el amo no está, o si está profundamente dormido, la máquina hace sus cosas, cualquier cosa que pueda hacer por sí sola, total... como no hay nadie que le dé órdenes, como no hay nadie que le diga:

 

"Pará. No hagas eso; no quiero que hagas eso".

 

Entonces la mente de a poco se va convenciendo que ella es el amo, -que por otra parte lo viene siendo desde hace miles de años...

 

Por eso, cuando tratás de ser un testigo, ella pelea, porque la cuestión es que se olvidó por completo que solamente es un sirviente…-estuviste tanto tiempo ausente que ya no te reconoce…y de ahí la lucha entre el testigo y los pensamientos, pero la victoria final va a ser tuya, porque la naturaleza y la existencia, ambas, quieren que vos seas el amo, y la mente el sirviente…y así las cosas van a estar en armonía, y la mente no se va a poder equivocar…así todo va a estar existencialmente relajado, en silencio, fluyendo a su destino...

 

No, no tenés que hacer nada, excepto observar…

 

Paddy compró un loro en un remate. Le preguntó al que subastaba:

 

-Mire, gasté muchísima plata en este loro, ¿está seguro que vá a hablar...?

 

Y el subastador le contestó:

 

¡Claro que estoy seguro! -si hasta me estaba ofertando más plata que vos...

 

La inconciencia de la mente es tan grande, y sus estupideces son tan grandes...

 

Escuché por ahí que los ateos irlandeses -viendo que los creyentes habían creado un servicio telefónico-, ¡Hicieron lo mismo y crearon uno para ateos!... Y ahí está, siempre la mente competitiva... ¡Y cuando los llamás por teléfono nunca atiende nadie!

 

Dos vagabundos estaban sentados una noche cerca de una fogata…uno de ellos estaba muy deprimido…

 

-Sabés, Jaime -reflexionó- la vida de un vagabundo no es tan buena como la pintan... Muchas noches durmiendo en el banco de una plaza, otras tantas en un establo, congelándote... siempre viajando a pie, y sobre todo, evitando a la policía... Además de tener que aguantarte el hecho de que te echen a patadas de todas partes, escapando de un pueblo a otro, y sin saber jamás de dónde va a venir tu próxima comida... Y por si esto fuera poco, aguantarte el desprecio de tus semejantes...

 

Su voz se apagó y suspiró profundamente.

 

-Bueno…-le dijo el otro vagabundo- si te sentís así por tu situación, ¿por qué no vas y te buscás un trabajo?

 

-¡¿Qué?! -dijo el primero, con asombro -¡¿Y tener que admitir que soy un fracaso?!

 

La mente se acostumbró a ser el amo. Va a tomar algún tiempo ponerla otra vez en sus cabales...

 

Y para esto alcanza con ser testigo, pero este es un proceso muy silencioso, aunque las consecuencias son tremendamente grandes... -es más, no existe otro método mejor que este de ser testigo, en lo que respecta a disipar la oscuridad de la mente. En realidad, hay 112 métodos de meditación; yo los probé todos y no intelectualmente -me llevó años profundizar en cada uno de ellos y descubrir su esencia...

 

Y después de pasar por 112 métodos, quedé asombrado que la esencia es siempre la misma; ser testigo...

 

Las cosas secundarias de los métodos difieren, pero lo central de cada uno de ellos es siempre ser testigo.

 

Por lo tanto, puedo decirte que solamente hay una meditación en todo el mundo, y ella es el arte de ser testigo. Esta meditación lo va a hacer todo -va a realizar tu ser completamente y va a abrir las puertas de Satyam, Shivam, Sundram: la verdad, la divinidad, y la belleza.

 

 

FIN

 

 

<Inicio> <Reflexión semanal>  <Consejos espirituales>  <Chat>  <Enlaces>  <Foro para que te expreses>  <Galería de imágenes>   <Mis historias> <Libros Sagrados de las religiones>  <El maestro enseña>    <Pide una oración>   <Mis preguntas al maestro>  <Cuentos y enseñanzas>