El aura protectora


En tu aura esta impreso todo lo que alguna vez hayas experimentado en esta y en todas las vidas pasadas. Las personas dotadas con extraordinarias capacidades de médium o de clarividencia pueden percibir realmente estas experiencias en el aura de otra persona como si fueran imágenes o películas que contienen también sentimientos y otras formas de consciencia.
La enfermedad comienza en primer lugar en el aura, frecuentemente en forma de karma proveniente de vidas pasadas o de Ki negativo, surgido en esta vida por medio del inconsciente. Con el paso del tiempo estas “semillas” situadas en el aura pueden fortalecerse a través de energía y experiencias negativas que ellas mismas atraen. Cuando esto ocurre, las “semillas” comienzan a crecer y extienden sus “raíces” hasta los chakras. Si no se las cura, pueden llegar finalmente hasta el cuerpo físico y manifestarse en él como disfuncionalidad o enfermedad. Esta es la causa por la causa por la cual la curación duradera no puede limitarse al cuerpo físico o a los chakras, sino que debe extenderse hasta el aura, donde radica la causa originaria. Para establecer cuales son las zonas del aura que requieren curación, pueden utilizarse la técnica de escaneado Byosen de la misma manera que para los chakras y el cuerpo físico. El valor de Reiki radica en que sólo actúa sobre nuestro cuerpo físico, sino que también lo hace en todos los niveles de nuestro ser y por ello puede producir resultados duraderos.
El aura se compone de muchas capas o niveles de vibración. Estos niveles se penetran entre sí y consisten realmente en diferentes formas de consciencia. Cada capa del aura esta conectado con su correspondiente chakra y posee su misma energía y vibraciones. Por ejemplo, la capa más interna del aura que esta muy cercana a la superficie del cuerpo esta conectada con el chakra raíz. Este campo del aura es alo más extremo y esta conectado con el aura del sacro. Como éste, se relaciona con las alegrías y los estímulos corporales. Cada una de las siguientes capas del aura se relaciona con el siguiente chakra en la escapa ascendente, tiene una energía similar a la de éste y está algo mas alejada del cuerpo. La séptima o más externa de las capas posee en una persona tipo una extensión de aproximadamente 1,20 hasta 1,50 metros.


El tamaño total del aura puede aumentar o disminuir según la composición de los pensamientos o de los sentimientos o bien según el tipo de experiencias que se hayan vivido anteriormente. Por ejemplo, si se ha tenido un mal día y uno se siente cansado y abatido, el aura puede retraerse a una extensión de sólo 60 a 90 cm alrededor del cuerpo. Pero por otra parte, si se ha recibido un tratamiento de Reiki o una sintonización energética, el aura puede extenderse mucho más allá de lo normal, a veces hasta varios metros. Como podrás darte cuenta, el aura reacciona no solo en relación a nuestro actual estado de consciencia en todos los niveles, sino que en un sentido profundo es realmente nuestro estado de consciencia.