Ejercicio de alineación del Centro Corazón, la tierra y el Sol

Ejercicio de alineación del Centro Corazón, la tierra y el Sol

 

Para este ejercicio debes estar en un lugar silencioso y sin distracciones. Ponte cómodo, sentado o tumbado con la espalda recta.

Cierra los ojos.

Aspira y espira lentamente con tu abdomen tres veces.

Aspira, Espira, Aspira. Espira, Aspira, Espira.


Ahora, comienza a respirar normalmente y visualiza que estás aspirando luz y amor en tu centro corazón. El centro corazón es el espacio detrás del esternón en el centro de tu pecho.

Cuando espires, imagina la luz y el amor expandiéndose hacia afuera.

Afuera, a través de tu cuerpo

Afuera, hacia el lugar donde estás

Afuera tan lejos como pueda llegar


Mientras la luz se expande, comienzas a escuchar a la Tierra.

Escuchas la Tierra y la observas.

Un haz de luz y amor sale de tu centro corazón, hacia el interior de la Tierra.

Viaja profundo a través del suelo, las rocas...profundo buscando el Corazón de la Tierra,

Sigue el haz de luz y amor.

Alcanzas el Corazón de la Tierra, y el haz de luz
penetra en él.

Al hacerlo, sientes la energía y la luz de tu corazón se une a la luz y energía de la Tierra.

Mueves tu conciencia hacia el Corazón de la Tierra, y permites que la luz y energía de tu corazón se hagan UNO con la luz y energía de la Tierra.

Su energía es tu energía.
Su corazón es tu corazón.

Mantente en este lugar durante unos minutos mientras te expandes y creces en luz y conciencia.

Ahora vamos a retornar a nuestro cuerpo.

Desde el Corazón de la Tierra, un rayo de luz y energía empieza a ascender hacia tu cuerpo. Sigues a este rayo con tu consciencia. Viajas de vuelta atravesando las rocas,


Suelo
Arriba
A través de tu cuerpo
y hasta tu Centro Corazón.

Sientes la energía y luz del Corazón de la Tierra cuando entra y crece dentro de tu Centro Corazón. Le permites crecer en su belleza, luz y amor y te fundes con él.


Desde tu Centro Corazón un rayo de luz y energía comienza a elevarse hacia el aire. Lo sigues con tu consciencia.


Viaja a través del cielo hacia el espacio...experimentas la vastedad del espacio y ves el Sol en la distancia.

El rayo comienza a moverse hacia el Sol.

Puedes ver el Sol en la distancia.


Y puedes oír la voz del Sol llamándote para que te unas a su corazón.

Sigues el rayo de luz y energía acercándose cada vez más al Sol.

Sientes la energía y calor de la atmósfera del Sol.

Estás a salvo.

Esta energía te despertará y purificará.

El rayo se acerca cada vez más.

Hasta que entra en la atmósfera solar y se sumerge en las llamas.

Desciendes, siguiendo el rayo, profundo hasta el núcleo del Sol, hasta encontrar en Corazón del Sol.

Tanta luz.
Tanta energía.
Tanto amor.

El Sol te invita a unir tu corazón con el suyo.

Sigues el rayo hasta el Corazón del Sol, y permites a la luz y energía de tu corazón ser UNA con las del Sol.

Su energía es tu energía.
Su corazón es tu corazón.

Mantente en este lugar durante unos minutos mientras te expandes y creces en luz y conciencia.

Desde el Corazón del Sol, un haz de luz y energía viaja hacia el espacio.
Tu consciencia lo sigue mientras viaja a través de la llamas.


Viajas a través de las llamas y la luz, a través de la atmósfera del Sol, saliendo hacia el espacio.
Ves la Tierra a lo lejos y el haz en su viaje hacia la Tierra, y continúas hasta acercarte a la Tierra.
Observas la majestuosa belleza de la Tierra.

Continúas acercándote, cada vez más. Y llegas a ella.
El haz de luz viaja a través de la atmósfera y llega a tu cuerpo.
Va hacia el interior de tu cuerpo a través de tu cabeza, descendiendo hasta tu Centro Corazón.
Lo sigues.

Ahora estás en tu Centro Corazón completamente.

Mientras aspiras y espiras en tu Centro Corazón, sientes la Tierra y el Sol como UNO en tu propio corazón.

Permites a esa energía combinada crecer y expandirse tanto como pueda.

Y mantienes tu punto de consciencia dentro de tu corazón.

Voy a contar hasta 10.
Cuando llegue a 10 abrirás los ojos y estarás despierto y consciente.
1,2,3,4,5,6,7,8,9,10 Abre los ojos.