Los eventos del destino

 

RESONANCIA.

Durante 13.000 años la humanidad desarrolló el hemisferio masculino: la individualidad, el egoísmo, el materialismo, la mente solar, la razón y la ciencia. El Plan Divino dispuso -aumentando la frecuencia resonante del planeta- que llegó el tiempo de liberar el hemisferio femenino: la colectividad, la sensibilidad, lo espiritual, la mente lunar, la intuición y el arte..

La mente lunar aporta el sentir, de allí la mente solar extrae el saber y las dos al unísono ofrecen a la divinidad la comprensión obtenida. Evolucionas si usas tus dos hemisferios, cuando sientes lo que experimentas y luego reflexionas para extraerle la sabiduría a lo vivido…

Cada vez que uses tu intuición recibirás súbitamente la información que no conocías y que necesitas, sobre una persona o una situación. Hoy es fácil verificarlo, solo tienes que despertarte 30 minutos antes de lo que solías hacerlo y permanecer en la cama relajado, con lo ojos cerrados, con el ojo de tu mente enfocado en tu interior. Repasa lo que viviste el día anterior, observa cuando se chispoteo tu ego, cuando fuiste reactivo, inflexible, orgulloso, cuando te creíste un cuerpo, cuando te dejaste llevar por tu animalidad original. Haz una evaluación imparcial de lo que viviste y proponte que en el día que comienza lo harás mejor...

Mientras haces este ejercicio, estás totalmente consciente, tu cerebro emana ondas Alpha, tus neuronas palpitan 13 veces por segundo, la misma frecuencia en que hoy late el planeta. Al oscilar a su misma frecuencia entras en resonancia con la enorme entidad que nos lleva a cuestas por el espacio…

Cuando eso sucede tus procesos mentales se amplifican, tu pensamiento se hace vertical, se detiene su continua oscilación, sobre todo si agradeces todo lo vivido, incluso lo que te produjo sufrimiento. Ahora sabes que el sufrimiento muestra lo que debes trascender, por eso es realmente una oportunidad que te da la vida para localizar y trascender sus causas, las que siempre están en tu mente...

El pensamiento vertical conecta el abajo con el arriba, las dimensiones físicas con las sutiles, la sustancia con la información, te conecta con tu espíritu que permanece neutro e imparcial observando lo que experimenta tu alma y te conecta con el Maestro Ascendido que guía tu evolución. Eso permite que por ese hilo de luz que conecta tu consciencia con las jerarquías del universo descienda a ti una intuición -información que no estaba en tu base de datos sobre un proceso que experimentas o sobre una persona importante en tu vida- una inspiración, una idea genial, una certeza que ilumina tu mente. Y lo más maravilloso es que con esa acción activas la generación de sincronicidades, las causalidades que ponen de acuerdo a todo el Universo para ayudarte a manifestar una intención, o a obtener una comprensión fundamental en tu proceso evolutivo

 

LOS EVENTOS DE DESTINO

Los Eventos de Destino son situaciones difíciles e inesperadas que cambian tu vida por completo y que provocan un profundo sufrimiento. Normalmente son el resultado de la perdida de algo o de alguien que consideras indispensable para ser feliz. Como el súbito abandono o la muerte de un ser querido; la perdida de una posesión o de unos recursos de los que dependes para sobrevivir; La noticia que tienes una enfermedad muy grave o terminal.

Situaciones que fueron diseñadas por tu espíritu antes de que encarnaras en esta vida, para darle la oportunidad a tu alma de experimentar un intenso proceso de transformación de tu personalidad, de tu sistema de creencias, de tu conducta, de la concepción que tienes de la realidad y de la manera como la percibes. Es decir fueron diseñados para modificar fundamentalmente tu ego, para impulsar la evolución de tu consciencia, para dirigir el ojo de tu mente hacia tu interior, para inducirte a hacer una evaluación imparcial de lo que has vivido hasta ahora, de las decisiones que has tomado y de los resultados que has obtenido.

Los Eventos de Destino puedes vivirlos con ignorancia o con sabiduría. Los vives con ignorancia cuando desconoces que son eventos fundamentales de tu destino que no suceden por casualidad. Los vives con ignorancia cuando no tienes Información de Sabiduría y tienes la falsa creencia que son el resultado de la mala suerte o de un castigo divino. En ese caso culpas del sufrimiento que experimentas a alguno de los que te rodean. Lo conviertes en tu victimario, te convences que te hizo un daño irreparable y te llenas de rabia, rencor y deseos de venganza.

Generas así estados de No-Ser que incrementan tu sufrimiento, destruyen la poca energía vital que aún conservas, profundizando tu depresión y tu desesperanza. La ignorancia te lleva a utilizar tu poder para convencerte a ti mismo que no tienes ningún poder, te auto hechizas convirtiéndote en una víctima inocente, desamparada, que merece la conmiseración de familiares y amigos. Esto por supuesto te conduce tarde que temprano al punto de saturación de sufrimiento, cuando en la noche negra del alma, vencido por las circunstancias de la vida y por tu propia impotencia para resolverlas, rindes tu mente y aceptas que no sabes cómo encontrar la felicidad. En ese momento pides ayuda a la divinidad, pides información y un camino para salir del caos en el que te encuentras.

Cuando el alumno está listo, con la mente abierta, dispuesto a valorar la información que reciba sobre el orden y las reglas de juego de la realidad, aparece el Maestro Ascendido que guía tu evolución. Te envía inspiración e intuiciones y dispone las sincronicidades que te abren oportunidades para que encuentres el taller, el viaje, la película, el libro, la conversación con un amigo, o el encuentro con un maestro mortal que te entregue la Información de Sabiduría que ilumine tu mente. Información que te permite saber que lo que estás viviendo es realmente una oportunidad para transformarte, para salir de la burbuja egoísta y de sequía espiritual en que te encontrabas. Información que te permite localizar las falsas creencias, los apegos y las conductas equivocadas, reactivas, ácidas, conflictivas, animales e instintivas que tenías implantadas antes del Evento de Destino. Hubiera sido imposible que esa información llegara a tu mente, mientras permanecía cerrada, esclavizada por tu ego, envuelta en placeres, obsesionada con encontrar la fama, obnubilada por controlar a los demás para que actúen como deseas o con lograr el aumento de posesiones que llaman éxito, en la nube materialista de lo intrascendente, que por supuesto no te generaba felicidad, sino competencia, desasosiego y angustia.

Quiere esto decir que siempre lo que te sucede es perfecto, porque impulsa la evolución de tu consciencia, te empodera para que aprendas a encontrar dentro de ti, la abundancia, la salud y la buena compañía. Tarde que temprano aprendes a vivir los Eventos de Destino con sabiduría, a aceptarlos como una oportunidad para aprender, evolucionar y mejorar tu vida. En ese caso no te hacen perder energía vital, puedes actuar con serenidad para resolver la situación de la mejor manera, lo que aumenta tu auto-estima y tu seguridad interior. Aprendes a observar los resultados que producen y a reflexionar cuidadosamente para encontrar las verdades y las comprensiones sobre el orden y sobre la verdadera naturaleza del amor, que siempre traen consigo. Comprensiones y verdades que siempre facilitan tu experiencia presente y que -convertidos en dones y virtudes- llenan de felicidad la cadena de reencarnaciones que aún te falta por vivir.

De Fernando Malkún