Independencia financiera. Ramtha

INDEPENDENCIA FINANCIERA

 

Independencia financiera

Título original: Financial freedom :The alchemy of choice

Ó1990 - 1995 esp

Traducción de Juan M. Castro

Portada: Gary Craig

Digitalizador: Nascav (España)

Editado: Nascav

L-12 – 4/03/04

CONTRAPORTADA

 

Independencia Financiera proporciona al lector un nuevo entendimiento de lo que son el dinero y el oro y le dice cómo utilizar ese conocimiento para lograr independencia en el mundo de hoy

Este libro  muestra que los que manejan el mundo lo hacen por medio del dinero y fomentan un clima que oprime al hombre hasta un estado servil de dependencia y necesidad, mientras que los poderosos continúan acumulando el dinero.

En el mundo de hoy, os encontráis que no sois felices porque no tenéis suficiente, es posible que nunca lleguéis a estar satisfechos mientras estéis a merced de la vida. Los sueños irrealizados son una limitación para crecer y desarrollarse y, finalmente, para el bienestar económico. Este libro os ayudará a cumplir vuestros sueños y a abrir una nueva dimensión de posibilidades y selecciones que os dará poder para recorrer el sendero de la libertad personal y financiera.

 

Aclaración

Este libro se diseñó para proporcionar información sobre el tema tratado. Su objetivo es educar y entretener. Ni el autor, ni los editores se hacen responsables de daños o pérdidas ocasionadas directa o indirectamente por la información contenida en este libro.

 

Para mayor información sobre Ramtha o sus eventos escriba a:

Ramtha Dialogues, P.O. Box 1210,

Yelm, WA 98597, USA.

ISBN: 0-9632573-3-1

©1995 P.O. Box 730, Rainier, WA 98576, USA.

Agradecimientos especiales a Adrianne y Jennifer, mis pequeñas luces.

 

Reconocimiento Especial

Estoy muy agradecida con el autor Stephen Smoke y con Beyond Words Publishing, Inc. por permitirme usar las maravillosas citas de su transformador libro El truco de la luz, que se usa aquí ampliamente.

 

A todos los que desean ser libres

 

ÍNDICE

Prólogo - el épico viaje del hombre

Réquiem por un soñador

Ser un cristo consiste en vivir lo que sois

Si cada uno de vuestros sueños se basa en el dinero,

Estáis expuestos a un rudo despertar

¡no vivís en el estado de California!

¡ vivís en un estado llamado conciencia de pobreza!

El viejo y el mago

El proceso se empieza por medio de recordar el sueño

Sobrevivir o arribar. Es vuestra selección

Aceptando el sueño. El proceso real

La verdad ilimitada no se expresa con palabras

El truco es enseñaros a poseerlo

Ser el sueño

¡de cómo comer pan y pedazo!

La vida y la ilusión

Sois dios que sueña que es hombre

No hay palabras

Que todos vuestros deseos se conviertan en realidad

 

PREFACIO

En 1977 Ramtha se presentó ante JZ Knight en la puerta de su cocina en Tacoma, Washington. Desde entonces, nada ha sido igual.

Ramtha es un enigma; así es como él mismo se denomina. Y sin duda alguna, a medida que la atención de la sociedad va más allá del fenómeno de entes que hablan a través de seres humanos y más y más gente empieza a tomar el mensaje en serio, Ramtha será aclamado como uno de los más grandes comunicadores y maestros de todos los tiempos.

El vivió en la Tierra hace 35,000 años y durante la mayor parte de esa vida fue un conquistador salvaje, hasta que fue herido en una batalla. Se retiró a una montaña a ponderar sobre la vida y pasó siete años sobre una árida roca, contemplando el sol y la luna, la vida y la muerte y las cosas que no parecen cambiar nunca. Cuando abandonó la roca y regresó a su ejército, ya era un ser iluminado, pues había conocido el juego de la ilusión llamada vida. Permaneció muchos años enseñando a su gente hasta que ascendió ante miles. El es "El Ram", en torno al cual los Hindúes edificaron su religión.

El se describe como parte de una hermandad de seres que aman a la humanidad. Ha traído su valiosa información para ayudarnos a tomar las decisiones necesarias y así lograr soberanía personal en los días por venir. Su mensaje es poderoso y educativo.

Una vez le preguntaron qué diría si pudiera llegar a todo el mundo con un mensaje único y trascendental, a lo cual respondió: "Os diría que sois Dios y que sois inmensamente amados".

Los libros de Ramtha se basan en eventos llamados Retiros y Cursos Intensivos, durante los cuales Ramtha diserta sobre un tema específico.

El Curso Intensivo en el cual se basa este libro tuvo lugar en marzo de 1987. Los asistentes recibieron instrucciones que se dieron para llegar al proceso de manifestar experimentalmente. Los Cursos Intensivos son un proceso. Comienzan con un flujo de conocimiento teórico, para que todos arranquen desde el mismo punto de referencia, desde la misma premisa. La enseñanza continúa dentro de un sendero emocional, con una parte de la información transmitida en forma sencilla y otra en forma de poesía.

Este Curso Intensivo fue mucho más práctico que casi todos los otros, porque así lo exigió el tema del mismo. Si vuestra vida es producto de vuestra creación, ciertamente lo son también vuestras manifestaciones. En algunas ocasiones se os pedirá que os sentéis en el suelo, preferiblemente sobre la tierra. Se recomienda que durante esos momentos no os distraigáis y participéis.

Los brindis se hacen con agua con limón y las oraciones se repiten en voz alta para alinearse con el Padre y honrarlo.

AGRADECIMIENTO

No hay suficiente espacio en toda la eternidad para mencionar a las personas y Espíritus, a los magníficos Dioses, que han ayudado y asistido.

Nací con el nombre de familia Zion, de extracción Cherokee. Como mi madre no recibió atención médica durante mi nacimiento, mi caída hacia la forma humana fué bastante literal. Nací bastante solitaria en una choza de ferrocarril al lado de los rieles en una depresión en Appalachia.

Agradezco a la madre que me dio en adopción para poder seguir su sueño y al padre que me dejó el camino libre.

Agradezco a los seres que me protegieron desde la infancia y me enseñaron a valorar. Agradezco a la madre que me crió, pues siempre me mostraba los límites de tal modo que yo supiera cuáles traspasar, y por mostrarme lo que había que temer a una edad tan temprana. Y por amarme, aunque no pudo lograr que yo fuera lo que ella quería.

Agradezco a la iglesia conservadora, prohibitiva y cerrada de mi infancia, porque me mostró lo que Dios no era y me reflejó todo lo que tenía que comprender en cuanto a la hipocresía y el juzgamiento.

Les agradezco a los hombres que he amado por no haber sido capaces de devolverme ese amor. Porque a la larga, fue el no recibir lo que quería de ellos, lo que me enseñó a amar lo que soy y a complacerme a mi misma.

Conocí al Ram por primera vez en el viento de la Isla de Assateague, a lo largo de la costa Atlántica de Virginia. Durante tres días caminé en medio de ventarrones y él me enseñó muchas cosas.

Me enseñó acerca de la creación, de cómo el pensamiento se templó a sí mismo, redujo su velocidad y descendió hasta la luz.

Cómo la luz aminoró hasta alcanzar un punto donde, para convertirse en materia física, tuvo que dividirse, cada luz en masculino/femenino (positivo/negativo) con el fin de manifestarse sobre esta Tierra eléctrica.

Me mostró la perfección de cada cosa y, cuando abracé y entendí lo que me había enseñado, él me impulsó más allá para que pudiera captar la limitación del concepto de la perfección.

Finalmente, me encomendó una profecía que me ha obsesionado durante una década. Ella ha moldeado la estructura de mis días y las indagaciones de mis noches.

Y les puedo decir con certeza que ahora mismo se están construyendo puentes a través de los cuales pasarán muchos.

No venimos a aquí a abstenernos de la vida. Somos la carne y sangre del Creador, cualquiera que sea el nombre que le demos a Dios. Somos los brazos y piernas, oídos y ojos del Padre/Madre. Por medio de nosotros, el Creador puede caminar entre las estrellas fugaces y el lirio del valle. Por medio de nosotros, el Creador puede escuchar la voz de la eternidad en el viento. Por medio de nosotros, el Creador puede sentir la espuma de una cascada e inhalar el aroma picante de la hermosa tierra que está debajo de nuestros pies danzantes. Por medio de nosotros, el Creador conoce la dicha sublime del verdadero amor y el placentero abrazo del éxtasis.

Pero esto no se dá si no danzamos. No, si no caminamos sobre la tierra y ponemos nuestra mejilla sobre la piel de la Madre. No, si no nos sentamos al lado de la cascada y bebemos la espuma. No, si nos retenemos, y evitamos el peligro y esquivamos el riesgo. No, si nunca nos sumergimos en los brazos de un amante y nos elevamos con un abrazo placentero. No, si pensamos que algunas cosas son sagradas y otras no.

No nacimos para abstenernos de la vida. Nacimos para vivir la vida.

Estas palabras no tienen el fin de buscar una excusa para nuestra disonancia ni para justificar nuestra decadencia. Tienen el fin de ayudarnos a comprender que nuestro objetivo al tomar forma es experimentar la emoción, sentir. Venimos a aquí a sentir. Y antes de que terminemos todo aquí, lo habremos sentido todo. Si sabemos eso, podemos ejercer mejor nuestro derecho de elegir y asumir más responsabilidad.

De modo que les agradezco a todas las personas que me han "herido" y me han "utilizado", a los que arrojaron un Dios parcializado y juzgador en mi rostro. Ellos me dieron magníficos dones y recibieron la experiencia de ser el tirano. ¡Y hasta ahí llega la perfección en este plano! En 35,000 años todos hemos sido el tirano y la víctima. Más ahora estamos despertando, y una vez que uno sabe, uno asume responsabilidad por el conocimiento, pues estamos experimentando realmente el último vals de los tiranos.

Las bellas luces que traje a este mundo, Jenni y Adrianne, son mis más bellos regalos para él y merecen mi gratitud eterna. Cada vez que yo rebajaba el paso en el sendero hacia mi sueño, ellas me empujaban para que continuara. Ellas me dieron su ánimo e incluso su dinero de Navidad, porque creían en mi sueño. Son tanto el maestro como el discípulo, el oráculo y el sanador. Los vientos de la eternidad cantan sus alabanzas y siempre las amaré.

Al Lobo que comparte mi madriguera, mi corazón y mi visión, tú me has enseñado mucho y has traído muchos presentes a mi vida. Me diste el rito y la ceremonia. Me enseñaste quién es realmente mi Madre. A mi danza le agregaste las plumas, los huesos, los tambores y los cascabeles. A mi refrigerador le agregaste pellejos y carnes silvestres. Me enseñaste a usar sombreros de vaquero y a aullarle a la luna. Me trajiste a tu preciosa hija, Gabrielle, a quien he llegado a amar. Eres el chamán y el curandero, maestro y sanador, poeta y oso gris. Realmente eres el último de tu especie.

Gracias JZ por dejarme expedito el camino, me siento muy honrada.

Para mi amado maestro el Ram no tengo palabras. Tú escuchas mi corazón. Me has dado el regalo más grandioso de todos: me has enseñado a ser libre.

¡Que así sea!

 

"Pero algo que estoy descubriendo es que

 no existe tal cosa como un accidente".

 

El truco de la luz

LA OPCION

"Su anuncio en las Páginas Amarillas dice

que Usted puede encontrar a cualquiera".

Ella hizo una pausa, fumó otra vez,

exhaló y dijo lentamente:

 "Quiero que encuentre a Dios".

 

El truco de la luz

 

PROLOGO                                                                                                            EL ÉPICO VIAJE DEL HOMBRE

De modo que queréis dinero.

Una vez le pregunté a un grupo de gente reunida en un salón qué querían. Y todos dijeron: "Ser Dios y ser ricos".

Entonces vamos al grano. Queréis dinero; yo lo llamo oro, pero debemos aclarar este punto ahora mismo. Vuestro gobierno ya no llama oro al dinero, no desde que la Decimosexta Enmienda a vuestra Constitución permitió la implementación de los impuestos y los banqueros internacionales dieron vida a la Reserva Federal.

 

Apuesto a que pensáis que porque dice

"Federal" es propiedad de vuestro gobierno.

 

Bueno, no lo es. La Reserva Federal es propiedad de un grupo de personas que, durante miles de años, han creado la guerra para obtener poder por medio de dogmas religiosos. Son los mismos que ya no usan el oro para patrocinar vuestros dólares, porque vuestro país no posee oro suficiente para respaldar el papel. Y son estos individuos soberanos los que controlan vuestros gobiernos en todo el mundo. Ellos deciden cuánto vale vuestro papel. No sois vosotros los que producís la inflación o la deflación; vosotros no hacéis que las acciones suban o bajen. Eso lo hacen los que controlan el mundo por medio del dinero.

De modo que yo prefiero el oro por encima de todos vuestros dólares, porque, en un abrir y cerrar de ojos, vuestro papel puede ser inservible. Y el oro, que es un metal tierno, brillante y maravilloso, cuya belleza y rareza han adornado a reyes, nobles, a los ricos y, a veces aun a los pobres, siempre ha conservado su valor.

El oro es un metal sensible; se regala por amor y afecto porque es suave. El metal suave absorbe las frecuencias emocionales que están por fuera del cuerpo físico. Vuestro oro ha conservado su valor emocional por siempre. Poneos el pectoral de un rey y en contados momentos sentiréis la gloria, porque su emoción, su gloria, su actitud de superioridad al usarlo, están todas encerradas en el metal.

Si veis la máscara de un desaparecido faraón, mirad profundamente a los ojos negros y apagados y a la nariz finamente marcada y veréis la tragedia, conoceréis la majestuosidad, porque la cara grabada en oro emana la totalidad del ser que la llevaba puesta.

Entonces, ¿el oro ha conservado su valor por tanto tiempo sólo porque es brillante, amarillo y bello? No. El oro es un metal imparcial; no establece el odio, ni el anhelo de poder, ni el amor, ni la pasión, ni la traición. El simplemente almacena la emoción. En otras palabras, el oro es el alma de todos los otros metales.

Más bien que dar credibilidad a esta engañosa ilusión de vuestro papel moneda, me referiré a vuestra búsqueda de la independencia financiera desde el punto de vista del oro. Porque cuando tenéis oro en vuestras manos, os volvéis inmortales con esa energía.

A propósito, el oro más grandioso que podáis obtener ha sido derretido y bloqueado, y nadie lo posee. Es así como se le puede transmitir poder y reacción emocional al metal.

Pero regresemos a vuestro gobierno un instante, pues en lo que respecta a estos asuntos, os halláis en una posición muy precaria.

Habéis estado en una ignorancia flagrante en cuanto al origen de vuestro dinero.

 

¿Se os ha ocurrido alguna vez que vuestro dólar

 podría perder su valor, sin importar cuánto

tengáis en la caja fuerte?

¿Se os viene a la mente que hay gente

 en altas posiciones que controla

 el poder del mundo?

 

Sois falibles porque habéis estado en necesidad e ignorancia. Podéis acumular enormes cantidades de papel en un banco, pero si el papel carece de valor, ¿qué vais a comer? ¿El papel?

Le habéis cerrado las puertas a vuestro entendimiento respecto de otras posibilidades. Si dinero es todo lo que queréis, entonces vais a morir infelices; os lo aseguro. Porque el dinero no valdrá nada cuando el espíritu llame al alma para que salga del cuerpo y paséis de este tiempo Y espacio, de este mundo controlado por ecuaciones matemáticas. ¡El oro no servirá de nada!

Pero ahí es donde ha estado vuestro corazón; sois muy santos hasta cuando el dinero entra en juego. Los picaros que os han gobernado como una nación y que os han esclavizado por medio de creencias han dicho que nacéis en pecado desde la cuna. Bueno, no es así. Solamente necesitáis. Nacéis divinos. El legado más grande que yo os dejaré para toda la eternidad no ha cambiado. Ya sea que coloque las consonantes en el lugar correcto o no, o si coloco los verbos al principio de la frase y los sustantivos al final, el mensaje está claro.

Vosotros y el Padre sois uno. Y la vida que lleváis, que respiráis, que impregnáis con vuestra existencia, es SU amor llamado gracia. El reino de los cielos está dentro de vosotros. No está en vuestros castillos, ni en vuestro dinero, ni en vuestra ignorancia. Está dentro de vosotros.

Y me decís: "Eso no es nada nuevo".

Claro, no es nuevo para vosotros. Pero sólo unos cuantos preciosos entre vosotros lo han vivido. Escuchad: Es nuevo cuando lo aceptéis internamente y vuestra voluble mente se abra y permita que el poder interno actúe. Ese es mi gran legado que va más allá de vuestras cuentas bancarias y va más allá de todo lo que deseéis tener en los bancos. Cuando busquéis aceptar el reino interior impecablemente y por encima de todo lo demás, y cuando viváis esa verdad en medio del fuego, entonces todo lo demás estará a la vista.

Aquí es cuando decís: "Pero todavía necesito ayuda; no creo que Pueda hacerlo solo".

Sé que muchos sois tullidos, siempre lo habéis sido. Sois los que no tienen Dios que habéis estado muertos porque nunca habéis vivido.

Sois los que no tienen Dios porque nunca habéis conocido al Dios interior, y nunca habéis vivido pues realmente no vivís si no conocéis al Dios interior.

Para sobrevivir simplemente habéis estado revolcándoos dentro de vuestra ignorancia. Habéis estado tratando de sacar la cabeza por encima del temor, las amenazas y la intimidación. Habéis estado bregando a salir de vuestros aprietos a como dé lugar, pero de ese modo nunca podréis salir de ellos, porque verdaderamente nunca habéis vivido. Cuando estáis sin Dios, vuestros únicos medios de supervivencia son el arañazo, la mordida, la camorra, el picotazo, el desprecio, la envidia y la destrucción maliciosa de todo lo que refleja vuestra carencia.

El hombre rico vive en una torre con paredes forradas en oro, tapetes persas y cubiertos de oro. Sus cuartos huelen a lavanda, agua de rosa. De su fuente fluyen fragancia y jazmín, mientras cena con faisán, pescado, higos, frutas y toda clase de cosas maravillosas. Pero se sienta allá y todavía no es feliz.

Y luego tenemos al hombre que no posee ninguna de estas cosas. Pan rancio, agua y confituras son un manjar para él en ocasiones especiales. Sobre su espalda lleva ropa áspera y a duras penas tiene una cama para dormir, pero, no obstante, allí hay gozo. Y cuando pasa por el palacio, no desprecia ni envidia al rico, sino que lo ama como a un semejante. Y sus días no son una horrible experiencia de supervivencia, sino más bien una oportunidad para ser un rayo de luz, para aceptar, ejecutar, amar, ser libre y estar vivo.

Yo puedo cambiar los papeles y hacer que el hombre pobre sea envidioso, despreciable, un chismoso malicioso. Puedo hacer que el hombre rico despierte en alegría, pero sería en virtud de la emoción que está vivo. Estar con vida y encontrar gozo no son el resultado de lo que uno posee en el sentido material.

El legado que yo os he enseñado durante los últimos diez años no ha cambiado, porque representa el cenit de una vida que pasa de un réquiem de sueño hacia un gran entendimiento.

 

Cuando sois dueños de lo que

está dentro de vosotros,

 lo que está afuera ya no importa.

 

Cuando analizo lo que perseguís, el logro de una independencia financiera, veo que sois valientes, intrépidos y admirables. ¿Por qué digo eso? Porque los demás os han censurado por desear el oro y de algún modo han intentado acomodar esa censura dentro de lo que ellos llaman el plan de Dios.

Esta controversia acerca del oro y Dios es la misma ignorancia que no os ha permitido aceptar vuestra herencia. ¿Está Dios libre de la maldad del hombre y del peligro que representa el dinero?

Todo es Dios. ¿Cómo podéis decir que el oro no existe? ¿Cómo podéis decir que no es un sinónimo de la vida? El oro es únicamente el conducto de la emoción. Y es el intercambio de esa energía emocional la inversión que os permite seguir adelante.

¡Despertad! Los que manejan el mundo, lo manejan por medio del dinero, porque éste es poder. Un hombre acaudalado es poderoso, y desea riqueza porque le proporciona poder. Poder es lo que él busca y la religión ha sido el peón en el tablero. Y las iglesias son parte de las entidades más ricas del mundo.

Todas las guerras se han peleado por una creencia religiosa. ¿Cuál Dios va a ganar?

Las gentes a las que llamáis irlandeses se llamaban antiguos escandinavos en mis días. Eso fue cuando el sol penetró y llegaron las heladas. Los irlandeses masacran seres humanos y lo justifican con el pretexto de que es una guerra santa. Pero es el poder que camina detrás de la creencia religiosa lo que ha consumado el montaje con el fin de deteriorar el sistema y así ganar control.

Si comprendéis el lado oscuro del oro, entonces podéis entender la luz que saca a relucir las sombras. El oro, el poder y la religión han constituido una inicua combinación a través de vuestra historia, porque toda creencia religiosa está manchada con la sangre de los que conquistaron para establecerse.

Todo el oro que han obtenido yace en bóvedas, pero Dios, que es la vida, la inteligencia, el por siempre jamás, es la vida que ha dado origen al oro; es el pensamiento coagulado de Dios. Así como lo son vuestros dólares; así como lo sois vosotros. No hay diferencia.

La ignorancia ha mantenido oprimido al hombre en un abyecto estado de dependencia y necesidad. Y en algún lugar allá adentro habéis marcado una división entre Dios que es espiritual y el oro que es dinero. Algunos de vosotros pensáis que de hecho hay alguna línea divisoria entre el  oro y Dios. Y si estáis dentro de los que piensan así, sois, no solamente hipócritas, sino que os estáis autodestruyendo, porque los poderosos están acumulando el oro en nombre de Dios.

Y el político hipócrita que dice que el hombre es malo si busca la riqueza, pero es divino si busca a Dios, está codiciando el oro que le dé el poder para reinar sobre los ignorantes.

Nada de eso es malo; es simple y llanamente la manera como lo habéis prescrito.

Pero el que condena el oro, condena a Dios. Porque, ¿de dónde viene el oro? ¿De qué está hecho? ¿Qué le da la vida? No es ni siquiera el oro en sí mismo, sino la actitud que se asume ante él lo que lo ha hecho tan valioso. El oro no es malo. Todo lo que tenéis que hacer es mirar a vuestro alrededor y daros cuenta de que todo vino de Dios, y el único que controla esa realidad es el Padre que está dentro de vosotros.

 

Si toda vida es Dios,

entonces vuestro oro también lo es.

 

¿Y qué tiene eso de malo? Vosotros lo habéis convertido en malo por medio del pensamiento limitado y la actitud que hay detrás de ese pensamiento. Y de eso trata este libro. Ya habéis oído: "Vosotros sois Dios" y "El Padre está adentro". Pero hasta ahora no os ha servido para nada, porque todavía tenéis la mano extendida para pedir, desear, necesitar. Sois infelices porque no tenéis suficiente.

¿Cuándo tenéis suficiente para estar llenos adentro? Nunca. Hay que admiraros por abordar este tema y continuar leyendo; dice mucho sobre vuestro coraje, vuestro interés en vosotros mismos y vuestras necesidades. Y si no comprendéis el legado más grande de todos y solamente queréis, no tiene nada de malo.

Tarde o temprano abrazaréis la necesidad más grande: conocer a Dios. La necesidad más grande es abrazar a Dios, vivirlo hasta que veáis que la necesidad es una limitación y que la libertad para existir en armonía con toda la vida procede de adentro.

Un maestro no deja huellas en los últimos días antes de llegar a ser Cristo. Pero por ahora, con todo el oro que llevéis puesto alrededor del cuello o el que llevéis en vuestros bolsos o billeteras, vuestras huellas están muy marcadas.                                                               *

Es importante que razonéis sobre lo que les estoy diciendo, porque todo ello, si lo razonáis, hará realidad el sueño que tenéis, porque el conocimiento, no los rituales, es iluminación, lo cual significa estar en conocimiento de.

¿Cómo reconocéis la verdad?

Cuando sacude vuestras cajas.

 

Cuando en un momento me despreciáis por algo que dije, pero que era dolorosamente cierto, y me amáis en el siguiente momento porque leísteis algo que os exaltó y que queríais que fuera cierto.

 

Así es como sabéis la verdad.

Reaccionáis ante ella.

 

Durante muchos años algunos de vosotros habéis oído que Dios el Padre y el Reino están dentro de vosotros, pero todavía no lo entendéis. Eso no tiene nada de malo; tarde o temprano lo asimilaréis.

Os daré una verdad muy simple y profunda.

Un sueño no hecho realidad es una limitación para llegar a ser Cristo.

Miraos a vosotros mismos: Tenéis todas esas ilusiones, sueños de lo que queréis hacer y tener. Tenéis que sentiros importantes, queréis seguridad, queréis sentiros a las mil maravillas. Vuestra lista de deseos va desde una cirugía plástica hasta poseer abundante tierra y la casa de vuestros sueños. Deseáis comida para cuatro años y la educación de los hijos pagada. Queréis almacenar todo cuanto hay, para así poder sentaros relajados a comer bizcochos con mermelada, limpiaros los dientes, mirar la puesta del sol y decir: "Aleluya".

Todas esas cosas conforman las capas del núcleo del sueño; y pensáis que el dinero está en el núcleo de vuestras necesidades. Eso es lo que tenéis en común con todas las otras personas que leen este libro; eso es vuestra conciencia colectiva. Pensáis que el dinero es la respuesta a todas vuestras oraciones. Algunos de vosotros hasta compraríais el amor para uno o dos días con dinero.

En vuestra conciencia el sueño de no tener dinero es una limitacón.

Es pensamiento limitado. Mientras ese pensamiento permanezca dentro de vosotros, nunca llegaréis a ser Cristo. Y llegar a ser Cristo es el épico destino del hombre.

 

"Es como si el mundo y todas

sus posibilidades estuvieran esperándonos para..."

"¿Sí?"

"Crearlas, darles vida".

"¿ Qué nos impele a crear ciertas realidades

y a descartar otras?" preguntó Valeriee.

Pensé la respuesta antes de contestar.

"No estoy seguro, pero creo que

tiene algo que ver con lo que la persona cree

que es cierto... real".

"Creo que una persona ve o 'crea'

lo que cree, o sea lo que realmente cree,

no simplemente lo que desea que sea cierto.

Muchas personas desean ser ricas.

Pero los que verdaderamente

 creen que merecen ser ricos, lo son".

 

El truco de la luz

Réquiem por un soñador

¿No os dais cuenta de que creáis el destino ante vuestras narices? ¿No sabéis que lo que deseáis con vehemencia, lo que envidiáis, lo que queréis, lo que necesitáis, lo que soñáis es destino no hecho realidad? ¿Y no sabéis que es cuando esos destinos se vuelven realidad cuando os liberáis de ellos?

Una manifestación ante vuestras caras no es un milagro de manifestación: ¡es un milagro de alivio!

Porque cuando el sueño es una realidad, entonces ya no os mortifica. Solamente deja de esclavizaros cuando se convierte en realidad y, al momento de manifestarse en el mundo material, os abandona.

Os he estado enseñando "todos estos años" que el sendero hacia el Reino de Dios es un Sendero Interior; se llama el sendero del Gozo.

Podéis correr de acá para allá muertos de la risa como unos tontos diciendo: "En verdad, yo soy Dios", pero eso no os liberará de los sueños que todavía están enterrados en el corazón, aun cuando tratéis de desecharlos.

No podéis desechar los sueños irrealizados. El hacerlo valiéndose de dogmas espirituales de los que no se ha obtenido sabiduría se llama hipocresía piadosa. Nadie entendió lo que yo dije. Nadie se dio cuenta de lo que significaba el mensajero[1]: ¡Gozo! ¿Cómo se ve el sendero? De pronto usé mis frases "en verdad", "que así sea" demasiadas veces.

 

 

Ahora lo estoy aclarando.

El sendero se llama gozo del yo. Pero en realidad no habéis considerado eso; más bien habéis brincado al sendero de alguien más. Sois, en conjunto, busca-senderos, busca-gurús, seguidores de maestros.

 

Y nunca aprenderéis hasta que miréis

 hacia adentro y sepáis.

 

El sendero hacia el Reino de los Cielos está adentro y se llama gozo. Leed cuidadosamente ahora, esto es importante; aquí estamos hablando de cómo se crea vuestro destino.

 

Cuando interiormente abracéis vuestros

 sueños que resultan en limitación

y dentro de vuestra

alma los hagáis florecer,

se harán una realidad delante de vosotros.

Lo que se acepta con emoción en el alma,

se manifestará.

 

Se llama destino. Y, en este plano, el destino lo controlan el tiempo, la distancia, el espacio y la velocidad de la vida. Estáis en un flujo de tiempo.

Vuestra mente está en el futuro, vuestras emociones en el ahora y vuestro cuerpo en el pasado. Así es como vivís.

Ahora, echemos un vistazo a las capas de la superficie de vuestras vidas. ¿Qué son? Aquí va un ejemplo. Decís: "Quiero hacerme cortar el cabello, pero no puedo porque mi amante lo adora. Pero si lo hago cortar, la gloriosa corona de Dios, no solamente seré una pecadora, sino que mi amante/esposo buscará otra". De modo que laváis y peináis vuestro cabello con una ráfaga de viento.

¿Qué clase de sueño es ese?

El sueño que se esconde detrás de aquella afirmación es-"Quisiera librarme de este cabello". Pero lo que os retiene es: "Me temo que ya no me amarán si hago lo que yo deseo". De modo que el sueño original permanece en el alma sin realizarse. ¿Comprendéis?

¿Qué hay del artista que tiene la capacidad para trabajar con un gran talento creador? El sabe que si tuviera una oportunidad, su ingenio podría crear mucho más, pero tiene miedo de mostrar su genio creativo porque podría ser una amenaza para él; creo que lo llamáis política. Así que prefiere vivir con un talento latente que no se usa. ¿Veis? Después de todo se supone que no deberíais hacer olas; no debéis ensuciar el agua.

Luego tenemos a la mujer que vive con su esposo, pero en su corazón no siente ninguna pasión. En secreto desea ser libre para ir adonde le plazca, comer y acostarse cuando ella quiera, más bien que cuando se lo ordenen. Pero no le da rienda suelta a su deseo, porque su esposo es su proveedor. ¿Qué dirían sus hijos si ella se fuera? ¿Qué le sucedería? Ella piensa que si se va, la mortificaría un gran sentimiento de culpa. De modo que se convierte en una vieja oprimida.

Sueños irrealizados.

Nunca llegaréis a ser el Señor Dios de vuestro Ser mientras estéis atados a la infelicidad.

Observo que muchos soñáis con tener una idea propia, ser una persona creadora, ser inventivo, lograr un invento que sea apreciado en todo el mundo. Pero la falta de oro inhibe el sueño. De modo que regresáis a la rutina del trabajo y vivís como un genio frustrado, mientras vuestro sueño se queda suspendido por encima de vosotros.

Y hay algunos entre vosotros que sinceramente desean ser infelices. Realmente queréis ser desdichados, despreciables y detestables, así como vuestras fantasías, bajas e intolerantes. Realmente quisierais ser todas esas cosas, pero no os atrevéis a serlas, porque: Dios mío, ¿qué pensaría la gente? ¿Yo? ¿Infeliz?" De modo que escondéis vuestros sentimientos más recónditos y fingís una sonrisa. Y os volvéis hipócritas; queréis ser infelices, pero nadie dijo que eso no tiene nada de malo. En vuestra cultura es algo prohibido; ¡hay que ser feliz!

Hay muchas emociones que no se pueden expresar en vuestra cultura. ¿Por qué pensáis que a vuestros psiquiatras les va tan bien? ! Porque lo inexpresable tiene que ir a buscar a alguien que le hable! Y después de años y años de repetir los mismos argumentos todavía no sois felices. ¿Sabéis por qué? Porque el psiquiatra nunca dijo: "No tiene nada de malo, ve y sé despreciable".

Y hay otros entre vosotros que desean ser felices, pero se aferran a todas las razones por las que no lo son. Queréis ser bellos, pero cada vez que miráis en el espejo odiáis lo que veis. Queréis ser esbeltos, pero coméis hasta la saciedad cada vez que pensáis en ello. Queréis reír y ser felices, pero se considera vulgar.

 

Esa es la dualidad.

Lo deseáis,

pero pensáis que no lo merecéis.

 

Vivís en una dualidad, así que los sueños y deseos cuelgan del alma como una confusión. Y lo que inevitablemente sucederá es que terminaréis como la mayoría de vosotros ahora: corriendo como locos para encontrar a alguien que os proporcione equilibrio y propósito en la vida.

Necesitáis, queréis tener a alguien con quien compartir esta miseria, para que ese alguien lleve el peso de la confusión y de la herida. Queréis a alguien que aguante la actitud psicótica pero que se siente allá, os sonría y diga: "Eres maravilloso. Maravilloso. Maravilloso".

Eso se llama echarle la culpa a otro.

Hay muchos otros ejemplos de vuestros sueños irrealizados que están suspendidos por encima de vosotros.

Espero que ya habréis comprendido que no estoy hablando de vuestros sueños nocturnos durante los cuales caballeros en armaduras brillantes galopan por aguas claras y a través de campos cubiertos de amapolas y margaritas para encontrar a la mujer cuyo cabello llega hasta el suelo y lleva puesta una faja suelta. ¡No estoy hablando de esos sueños!

El gozo no se puede definir en términos de vuestras leyes; va mucho más allá de ellas. El gozo es lo que habéis perdido. Vivís en lo que la civilización llama "estilos de vida prudentes", pero tenéis más crímenes, vicios, violaciones y comportamiento repugnante que nunca antes.

Y está el soldado que usa su lengua para acabar con la inocencia de otro. Sin embargo, a vuestra sociedad se le llama moderna, cristiana, temerosa de Dios. ¡Deberíais sentir miedo de algunos de esos Dioses!

 

El gozo es el alivio de la represión.

Es lo que os permite trascender,

ser lo que queréis ser.

Sólo se necesita un momento para

llegar a ese lugar en donde

el sueño no os esclaviza.

 

Y hay un gozo que llega en ese momento de alivio. Una vez dije: "Abriré vuestras puertas y limpiaré vuestros armarios, vuestras almas, con una cosa brillante y pulida: el gozo".

La falta de gozo es la razón por la cual estáis refunfuñando en el oscuro pantano y viviendo vidas despreciables, porque los sueños que habéis guardado en los armarios han debido ser el catalizador de la experiencia que resulta en gozo.

 

"Estás viviendo con tu cerebro y no

con tus sentidos. Ellos, despejados e intactos,

son la brújula del alma. Vives en el pasado,

viendo lo que quieres ver.

Ves el mundo a través de ojos sin vida ".

 

El truco de la luz

SER UN CRISTO CONSISTE EN VIVIR LO QUE SOIS

¿Qué es la realidad?

¿Qué yace delante de vosotros y provoca vuestros sentidos? Ya sabéis, el tacto, el olfato.

La emoción es el poder verdadero, la coagulación de una manifestación que adorna los sentidos. Eso es la realidad. Sin emoción no hay sentidos; sin emoción, no hay nada.

¿Sabéis lo que significa estar bloqueado? El bloqueo ocurre cuando lo que deseáis no se realiza. Y decís: "Estoy bloqueado". ¿Por qué estáis bloqueados? Porque hay un sueño sentado allá, un sueño de una aventura en potencia que todavía no habéis aceptado.

¿Por qué creéis que yo llamo a Yeshua Ben Joseph un Cristo noble? ¿Qué significa esa palabra noble? Virtuoso y noble. De noble virtud. ¿Qué quiere decir eso? La calidad de un Cristo no implica la supresión de lo que sois; quiere decir vivir lo que sois, hasta que eso os deje libres. Mientras más sueños convertís en realidad, más “espacios vacíos" tenéis adentro; sólo entonces hay espacio para ver la luz.

Un ser de noble virtud es el que ha vivido todas sus limitaciones, es decir, todos sus sueños. Y cuando esos sueños desaparecen, se van, en ese momento él llega a ser un Cristo. Y cuando camina, no deja huellas, porque ya no hay nada qué dejar. Todas las cosas lo han dejado libre. ¿Comprendéis? Si no entendéis esto, vais a correr detrás de muchos maestros con las manos extendidas, con la esperanza de llevar puesto vuestro talismán o cualquier cosa que se necesite para ser bendito ese día, y vais a sufrir una gran desilusión.

Vosotros parecéis deslumbrados por todos aquellos que parecen tenerlo todo. Sí, ¡hasta os postráis delante de ellos! ¿No sabéis que lo tenéis todo? No es que algunas entidades especiales vinieron, vivieron aquí y luego fueron resucitados. Ellos entendieron que el camino para regresar a casa y el camino para llegar al reino más grandioso de todos es por medio del Dios interior. Ese es el sendero que abre el poder para llegar a ser todas las cosas.

¿Por qué creéis que Yeshua Ben Joseph, el Cristo, se fue al desierto para ser tentado por Satanás durante cuarenta días? ¿Quién era Satanás? Era su ego falso. ¿Y cuál era la tentación? Ser lo suficientemente poderoso para reinar sobre el mundo. Durante esos días en el desierto, Yeshua vio frente a El las ciudades de Persia, Roma y Etiopía; vio a Mesopotamia y a los hititas; y vio a los formidables egipcios. Cada reino se le vino a la cara porque eso era lo que estaba ahí para que lo experimentara.

El Satanás interior es el ego falso en su necesidad.

Cristo los vió a todos y abrazó interiormente a cada uno de ellos; los saboreó; se convirtió en ellos y en cuarenta días lo dejaron tranquilo. ¿Cuál era el sueño? La tentación. ¿Y qué es la tentación? Es el sueño reprimido. Cuando volvéis realidad vuestros sueños, cuando os enfrentáis a ellos y los poseéis como sabiduría, entonces ya no son una tentación. Sólo entonces desaparecen esos bloqueos internos.

¿Qué es perdonar al que llamáis pecador? Es comprender que hay limitaciones, sueños que deben ser poseídos como sabiduría para poder liberarse de ellos. ¿Comprendéis? ¿Por qué fue esto necesario para Yeshua Ben Joseph? Porque sin ello, maestros, no habría podido ser lo que deseaba ser sobre todas las cosas. Y su reino no era de este mundo.

Ahora, ¿cuál es la diferencia entre vosotros y él?

La motivación. Vosotros preferís afligiros, blasfemar, ser desdichados, sentiros limitados y correr en círculos persiguiendo la cola como el gato, en vez de pasar un momento en reconocimiento de quién sois. Porque carecéis de la motivación para encontrar el gozo.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con las finanzas? Todo. Todos los que leen este libro tienen un deseo obsesivo de dinero. Si os diera un regalo resplandeciente, brillante y hermoso, caería en una mano que es maliciosa, infeliz y miserable y la energía de esa sola mano cambia el poder.

Se os pueden abrir las puertas de la oportunidad, pero si no estáis motivados, ¿qué os va a impulsar a poneros de pie y entrar por la puerta? preferís estar sentados y gemir y llorar porque no sucedió nada.

Ahora, yo he hecho cosas maravillosas, pero ya sé que no dejo huellas. Os daré el poder del conocimiento y un fuerte viento a vuestras espaldas como motivación. Pero únicamente vosotros podéis llevarlo hacia adentro y enfrentaros a esos sueños. Yo no puedo obligaros a hacerlo. Hay mucha gente en este mundo que no sabe absolutamente nada de lo que sucede en vuestro gobierno y en el mundo en general. Son seguidores y lamentadores. Hay personas que, por su ignorancia, dependen totalmente de alguien más para que tome todas las decisiones de sus vidas; carecen de vigor. Son más bien como una burbuja, esperan a que alguien los empuje y los mueva hasta el próximo lugar en la vida.

¿Qué quiero decir con esto? Solamente que mucha gente espera que otros les hagan todo, de modo que nunca saben. Tendrán que regresar en otra existencia para encarar los sueños que son sus limitaciones.

Todos los lectores tienen sueños que están suspendidos en el alma. ¿Por qué no pudisteis ver la luz? ¿Por qué no tuvisteis la visión? ¿Por qué no pudisteis curaros vosotros mismos? ¿Qué hay de todos esos milagros mitológicos que grandes maestros ejecutan en lugares lejanos? Existen. ¿Por qué no podéis hacerlos? Porque queréis dar un salto largo partiendo desde allá afuera para llegar adentro hasta la luz. ¿Y sabéis qué más he observado en cuanto a vuestro comportamiento? Si no veis la luz, juraréis que sí, sólo para no quedar mal con vuestros amigos.

Queréis pasar por alto todos los sueños que os llevarían allá. ¿Sabéis lo que os ha pasado, entidades que creáis ilusiones y fantasías que son verdaderamente un éxtasis? Ahora he creado un sueño para vosotros -ir a casa,[2] iluminación. ¡Y habéis colocado este sueño al frente de todos los otros y estáis más atascados que nunca antes! Tenéis que ir más allá de todo eso para regresar al punto crucial de enfrentaros a vuestros sueños originales.

 

Así que manos a la obra.

El primer mensajero que encontraréis después de trabajar con este material es para aquellos que no están conscientes de sus limitaciones.

Ahora, cuando yo digo limitaciones, no me refiero a situaciones como cuando tenéis las manos atadas y por lo tanto hay limitación de movimiento. Estoy hablando de las limitaciones creadas porque habéis sobrecargado vuestra alma con deseos, sueños y dificultades emocionales, hasta el punto que no sabéis cómo empezar a desenmarañar todo ese lío. Pronto encontraréis una persona que os permitirá ver vuestro primer sueño irrealizado claramente; así sabréis cuál es vuestra primera limitación.

Esta experiencia consta de tres partes, y es para aquellos que han perdido de vista su primera limitación, su primer sueño irrealizado. (De modo que encontraréis tres mensajeros que forman parte de esta experiencia).

La primera persona representará vuestro sueño irrealizado. Este personaje será muy ostentoso; hará alarde de su posición en la vida, de cómo lograr el sueño, de su riqueza, de cuánta comida tiene, cuánta tierra posee, de lo que va a comprar. No podréis pasar por alto a esta persona, pues será demasiado obvia.

El segundo aspecto de esta experiencia será una invitación esta persona a engancharse. Cuando digo engancharse, quiero decir que ella dirá: "Ven y baila en mi barco de luz". En otras palabras, se os abríra una puerta que os dará la oportunidad de experimentar vuestro sueño Para hacer que el próximo aspecto de esta experiencia suceda debisteis haber ido con el individuo que encontrasteis. Acto seguid encontraréis una persona que abrirá la puerta, algo así como un conserje Esto sólo puede suceder si reconocéis el espejo que sostendrán frente vosotros y veis la puerta.

Hay una condición: tenéis que aceptar y abrazar. A propósito ¿sabéis que es abrazar? Algunos de vosotros lo llamáis envidia.

Ya conocéis esas emociones, los celos y la envidia. "Eh, ese fulano. ¿Quién se cree que es? ¿Dios?" Y lo que realmente estáis diciendo es: "Yo simplemente Soy, y él tiene todo lo que yo quiero".

Tenéis que aventuraros un poco para poder cumplir este sueño yo simplemente os estoy dando una mano en esta realización.

Ahora, hay algunos que dicen: "Dámelo simplemente; dámelo y cállate". Yo sé cómo pensáis, y os tengo preparada una pequeña experiencia especial. Vais a obtener lo que deseáis. Y sólo cuando os deis cuenta de que haber obtenido lo que queríais no os ha hecho felices, empezaréis la otra experiencia de hacer un sueño realidad.

La independencia financiera

 llega al desencadenar el genio en lo que sois.

 

Toda entidad que ha ganado su oro lo ha hecho a través de una cosa rara llamada sentido común; eso es lo que yo llamo genio. Y es el genio lo que también lleva de regreso a Dios.

¿Qué estáis buscando? Puedo ayudaros a encontrarlo, pero no puedo obligaros a conservarlo. Decidme cuánto oro queréis y os diré que esa cifra nunca será suficiente. Siempre querréis más.

Enseñaros a manifestar es parte de lo que vamos a hacer aquí. Pero no podéis empezar a manifestar hasta que reconozcáis por qué no podéis hacer que suceda ahora mismo. Estos primeros mensajeros tienen como finalidad iniciar el viaje. Después de eso, viene una especie de "turbulencia", porque lo que quiere deciros es que tenéis que asumir la responsabilidad de la luz que está escondida adentro. Para conseguir lo que queréis es imperativo hacer realidad todos vuestros sueños.

 

" 'Te di veinte pedazos de papel

no negociables y de repente te pusiste feliz.'

'Y bien?' ' ¿ Qué te hizo feliz ?'

'Los veinte mil'.

 'Pero los veinte mil realmente nunca existieron'.

'Pero yo pensé que sí'.

 'Aun cuando no eran reales tú estabas feliz'.

'Porque creí que eran reales'.

 '¿En realidad, qué te hizo feliz, Nick?',

dijo Sam, interrumpiendo.

Entonces se me salieron las palabras. 'Yo lo creí.'

El dinero falso había conservado su valor

real todo el tiempo. Cuando lo tuve en mis manos

mi mente comenzó a fabricar toda clase de argumentos

que me proporcionaron un sentimiento

de placer y bienestar.

Sé que suena un poco difícil de creer,

pero de repente mi percepción sobre

el dinero cambió radicalmente ".

 

El truco de la luz

 

SI CADA UNO DE VUESTROS SUEÑOS                                                            SE BASA EN EL DINERO, ESTÁIS                                                      EXPUESTOS A UN RUDO DESPERTAR

 

Os enseñaré a manifestar a partir del Señor Dios de Vuestro Ser, no el oro, sino los sueños. Y si tomáis el conocimiento que habéis ganado hasta ahora y vivís esta verdad al pie de la letra, permitiendo que vuestra estrecha mente se abra sólo un poco, entenderéis. Todo será muy claro y haréis realidad todos los sueños que teníais cuando empezasteis a leer este libro.

Cada sueño que se haga realidad os dejará en paz y podréis ir a un reino que no se puede explicar con palabras.

En otras palabras, no es el oro lo que hace realidad el sueño, sino el amor puro.

¿Sabéis qué significa la palabra "actitud"? Veamos: podríais tener una actitud mala, buena, positiva o una actitud detestable. El entendimiento de que sois Dios se queda enterrado debajo de los sueños. ¿Pero, qué le otorgó credibilidad a los sueños? ¿Qué le otorgó credibilidad al oro? El Padre que está dentro de vosotros. De modo que creasteis cada una de esas cositas que están suspendidas allá. ¿Pero con qué clase  de actitud las creasteis? ¿Con qué clase de saber interior?

Hay algo que debéis saber sobre los hombres que usan la religión como medio de control: lo que realmente desean es poder. Y cuando os cuento acerca de hombres que acumulan oro, lo que en realidad desean es poder.  Lo que ellos desean es el poder absoluto para controlar el destino de la humanidad. Y esos poderosos os desprecian, porque para ellos sois el populacho de la plaza pública. Solamente estáis ahí para ser explotados y manipulados.

¿Por qué existe tal actitud? Porque ella desea existir. Después de todo, ellos son dioses, como vosotros y su sueño consiste en ser poderosos y controlar. ¿Comprendéis? Es necesario aprender esto.

Sé que muchos leéis esto y pensáis: "Yo no pertenezco a ese grupo; no me interesa el control. Solamente quiero un trabajo que pague más". Pues no engañáis a nadie; sólo estáis tratando de embellecerla apariencia. Vuestra actitud es lo que muestra la verdad.

Echemos un vistazo a vuestra actitud frente al oro y los dólares. (A propósito, si tuviera que escoger entre el oro y los dólares, recomendaría el oro).

¿Cómo os enseño que es mucho más grandioso reemplazar el deseo de oro por el deseo de ser un genio? ¿No sabéis que la mente da origen a todo? Y pensáis: "Buena enseñanza, Ramtha, pero no creo que esté dentro de mi sueño". Os estoy diciendo esto por una razón.

Si cada uno de vuestros sueños se basa en el dinero y la Bolsa de Valores, estáis expuestos a un rudo despertar. Ahora no salgáis corriendo a vender vuestras acciones; escuchad lo que estoy diciendo: Si vuestro futuro y todos vuestros sueños dependen de la Bolsa de Valores y de vuestras inversiones, estáis caminando sobre la cuerda floja.

Y si os quejáis de cuánto vais a tener que invertir en vuestra comida, un día os sentaréis y besaréis el suelo donde estáis sentados, porque el dinero, como un producto mercantil, respaldado por sueños, es fácilmente manipulado por los hombres que lo controlan.

El dinero no os pertenece, pertenece a la Reserva Federal, la cual es propiedad de las más poderosas familias desde los tiempos de Napoleón. Y no están como para entregarlo.

Mi deseo es educaros, de modo que os digo: Vuestro papel moneda es controlado por los hombres que lo inventaron. Vuestro gobierno tiene dueño. Todo gobierno, con excepción de la India, es propiedad de los banqueros del mundo. ¿Lo sabíais? ¿Os escandaliza? Una vez que estéis bien enterados de esto, podéis empezar a evaluar qué es lo que realmente queréis.

Debéis seleccionar un sueño que no sea tan engañoso; un sueño que produzca fruto, que esté bien respaldado, de modo que os deje libres y podáis continuar hasta la siguiente realización. Un sueño hecho realidad es uno que se respalda a sí mismo y, cuando se hace realidad, os deja en paz para que podáis lograr la siguiente realización. Ese es el camino a casa.

Cuando el rico baje de la torre, ésta ya no lo esclavizará; cuando el pobre renuncie a sus trapos rotos y suba a la torre, los trapos ya no lo esclavizarán. Está listo para el próximo estado de entendimiento. Si decís que sois entidades espirituales, debéis tener el valor de decir que todas las cosas son espirituales.

Si decís que sois entidades espirituales, entonces debéis tener materia gris suficiente para daros cuenta de que todo el mundo también es Dios y que todo el mundo está creando su propio destino. Lo han construido como querían que fuera. Los gobiernos y las potencias internacionales se sientan en vuestro maravilloso globo esmeralda como jugadores de una partida de ajedrez. Y hay uno que mueve las cuerdas y posee todo el dinero. Vuestro gobierno no va a la guerra por noble virtud; lo hace porque es un buen negocio.

Permitid que vuestro cerebro se active y pedid que se os permita recibir un gran pensamiento que os ayude a comprender vuestras limitaciones que, por supuesto, son iguales a vuestros sueños. Es una tontería decir: "Soy el Señor Dios de Mi Ser y no quiero saber nada más". Es absurdo decir: "Mi yo superior no está en armonía con mi yo inferior". Eso es un factor disuasivo de la realidad. Discutir consigo mismo no lo hace a uno consciente de sus sueños, ni lo acerca al yo ilimitado, que es donde necesitáis estar.

Reflexionad sobre esta información. Es razón pura, conocimiento puro. Obtener este entendimiento es muy simple si os permitís a vosotros mismos ir más allá de vuestras mentes limitadas y aceptar el entendimiento.

En lugar de desear exclusivamente dinero, es mucho más astuto desear manifestar lo que se compraría con el dinero, más bien que usar dinero para obtenerlo. Entonces vuestro deseo se cumplirá el triple.

Es oro que será útil en los días por venir; es un sueño hecho realidad, ¡ y brilla!

Esta mente de mono con la que vivís -vuestro ego falso y la conciencia social- os ha programado en este asunto de obtener riqueza Para vosotros, riqueza significa acumular activos y dinero, pero los activos sólo sirven si se pueden liquidar hasta el último centavo.

Ahora, cuando el oro dejó de apoyar al papel, se alteró la conciencia de vuestro ego falso. Es razonamiento puro. Regresad a la enseñanza más hermosa de todas, que vosotros sois Dios.

 

¡Sois Dios!

 

Eso quiere decir que la totalidad del YO SOY es DIOS. Por siempre y para siempre. Y una vez aceptéis esto y lo sepáis, si simplemente pedís lo que queréis, sin dinero, lo conseguiréis muy rápidamente.

¿Por qué os digo que pidáis el objeto que queréis, no el dinero para comprarlo? Porque sois gente con una conciencia de pobreza. Nunca tenéis dinero suficiente.

¿Cuál es la causa de discusión con vuestro amante? ¿De qué os quejáis sobre los hijos? Gastan demasiado dinero. Todo gira alrededor del dinero. ¿Cuál es vuestro proverbio? ¿Es ciertamente el dinero la raíz de todos los males?

Analizadlo vosotros mismos. (Así es como mejor se aprende). Si creéis que esta es la única existencia que habéis tenido, nacidos en este mundo, predestinado por Dios para vivir y morir, hasta conociendo la hora de la muerte, entonces existe la maldad. Y existe, porque si a ese pequeño lapso, ni siquiera un aliento a la luz de toda la eternidad es todo lo que llamáis vida, entonces ciertamente sí hay maldad.

El saber que sois eternos trasciende la maldad porque no existe tal cosa. Solamente existe Dios. La experiencia de la vida es continua. Si vuestra existencia es una corta vida de luchas, de ir de acá para allá, está gobernada por la maldad y hay una pugna constante para apartarse de esa maldad y tratar de ser bondadoso eternamente. Los que os controlan han inventado este concepto por el poder que sobre vosotros les proporciona. ¿No veis? Mientras ellos os hagan creer en la maldad, tienen poder absoluto sobre vosotros.

Permitid que vuestro saber interior actúe. Mientras más sepáis, en inocencia, mayores serán las posibilidades de poner en acción ese saber interior, puesto que es el Padre Interior, el Señor Dios de Vuestro Ser y podéis invocarlo desde cualquier dirección. El viento viene de muchos puntos, no simplemente de uno. La respuesta a vuestros sueños se aferra a la premisa llamada oro. Pero tenéis que cambiar vuestra actitud, porque para vosotros, el mundo gira alrededor del dinero.

 

Mientras esa sea vuestra opinión,

así será vuestra realidad.

 

Y el "realista" se sienta allá con los brazos cruzados y dice: "Pero este es el mundo real aquí. Tengo que pagar la cuenta de la luz". Pero el Dios dice: "YO SOY EL TODO QUE ES EL MUNDO".

Cuando cambiéis vuestra actitud en cuanto desear oro y aceptéis internamente el sueño y le deis todo el crédito, vuestros sueños se manifestarán rápidamente delante de vuestros ojos, porque proceden de un lugar donde no existen los bloqueos, ni las dificultades emocionales, ni los tropiezos.

Veis algo hermoso en la tienda y preguntáis cuánto cuesta. Todo gira alrededor del precio. Mientras sea así, esas ilusiones empañarán los sueños. Vuestra actitud dice: "No puedo comprarlo porque cuesta demasiado".

¡Cambiad esa actitud! ¡Aceptad! ¡Sentios ilimitados! Para aceptar lo que deseáis, tenéis que desnudarlo. No cuesta nada aceptar el sueño internamente y en ese momento de alta emoción se os permite vivir el sueño de lo que queréis.

¿Cómo me hago entender?

Aquí hay algo que podéis entender. Hombres, ¿qué hacéis si queréis tener una erección? Fantaseáis el momento que os da pasión y placer. En la mente, vivís ese momento y vuestro cuerpo responde. Eso se llama manifestación; el cuerpo hace realidad una respuesta a las imágenes y al sentimiento que están en la mente. ¡Ese proceso funciona rápido porque sabéis que podéis hacerlo! Ahora, si frente a vosotros colocamos una mujer con pezones de color de pétalo de rosa, puede que no haya ninguna reacción. ¡Pero solos, en la oscuridad, sí creáis! (¡A veces no puedo evitar burlarme de vosotros!).

Vuestro cuerpo es bello; es una maravilla y nada lo iguala para explicar bien este punto. Así de poderosos sois.

En un momento podéis crear una emoción y por ende una reacción a esa emoción. Y al derramar la semilla, la carga desaparece; ya no os esclaviza. ¿Comprendéis el ejemplo? Es la naturaleza, es algo maravilloso, espléndido.

En Dios no hay energía dividida; hasta lo positivo y lo negativo son uno. La energía es la energía. Dios no le puso más énfasis creador al átomo que al sol; es lo mismo. La ilusión es la separación. Es la misma cosa; en un momento, por medio de la emoción, podríais aceptar el sueño sin el oro. En un momento, podríais vivirlo con expresión emotiva y por la ley que dice que todas las cosas dan su fruto a partir de un ser emocional, así se manifiesta. ¿Por qué? Porque no hay nada que lo bloquee; no cuesta nada; simplemente ES. Energía pura.

Ahora, en esta actitud actual de sometimiento, o lo que yo llamo conciencia social, el máximo controlador del poder es el dinero. Eso equivale a una conciencia limitada que se expresa a gran escala. Si trascendéis dicha conciencia limitada que alega que necesitáis el dinero y vais simplemente al objeto, es vuestro. ¿Veis? Porque ya todo el mundo es dueño de lo que queréis en dinero. ¿Sabíais eso?

Lo que estoy diciendo es que el dinero no es vuestro.

¿Entendéis? No os pertenece; no tenéis dominio sobre él. Es propiedad de alguien más y estáis endeudados con ellos. Así es como funciona vuestra sociedad.

 

Si aceptáis el sueño simplemente por lo que es en sí,

y lo vivís hasta el pináculo de la emoción,

como lo hacéis en vuestra sexualidad,

ese sueño, por ley, se manifestará.

 

Para la gloria de Dios, se hará realidad. Y a medida que vais. realizando los sueños, más rápidamente sentiréis el gozo y vais a estar más cerca de casa.

Volver a casa no es caminar hacia adelante; es ir hacia adentro Y cada sueño os dejará más tranquilos para que podáis ir hacia adentro.

Hombre rico, cuando tus noches son solitarias, ¿por qué no eres feliz? ¿Qué es lo que quieres ahora? ¡Oh codiciosa entidad! ¿No ves? Pediste el dinero, no la emoción que esperabas que el dinero podría comprar. Si querías amor, debiste haber pedido amor, no dinero.

 

"¿Qué le sucedió a ella?"

"Me parece gracioso que preguntes ",

contestó Susie.

"Dijo que había encontrado a Dios ".

'En casa tengo la guía de TV de esta semana.

¿Por casualidad te dijo en qué canal estaba ? "

 

El truco de la luz

 

¡NO VIVÍS EN EL ESTADO DE CALIFORNIA!

¡VIVÍS EN UN ESTADO LLAMADO CONCIENCIA DE POBREZA!

 

Sois gente consciente de la pobreza y no sabéis cómo salir de allí. Dad al César lo que es del César, pero poseed lo que es eterno; ese es vuestro derecho heredado. Si todavía estáis esperando que alguien os lo ponga en las manos, se os acabará muy pronto.

Sólo se necesita la manifestación de un sueño para haceros comprender a plenitud y poseer en su totalidad lo que dije al principio.

¡Gran cosa! ¡El reino de los cielos está adentro! Gran cosa, que sois Dios. Esto hay que vivirlo. Solamente se precisa de una manifestación que abracéis, que creéis, para empezar a llevaros a casa. Sólo se necesita un sorbo de ese poder primitivo para haceros entender que Podéis hacerlo. Entonces el juego ya no es cuánto oro queréis acumular en el sueño, o cuántos objetos. (Y recordad esto acerca de los objetos: Solamente valen algo si son vendibles).

El secreto está en que necesitáis saborear el poder de lo que es un Maestro regresando a Casa. Entonces ya no tendréis que decir: "Necesito la tierra, la comida, el oro". Empezaréis a manifestar todos vuestros sueños y mientras más lo hagáis, más poderosos os volvéis.

Entonces hay un alivio y cuando digáis: "Tengo hambre", y en un momento creáis la quietud, el maná llega.

Ya no tenéis que decir: "Quiero el dólar para comprar el pan". En los tiempos que vienen, no os darán el dólar, así que haced el pan. ¿Comprendéis?

Ahí es cuando caminaréis como un Maestro. Y cuando empecéis a descascarar, capa por capa cada sueño; cuando cada sueño os deje tranquilos, estaréis más cerca de lo que ha dicho cada gran Maestro desde el comienzo de vuestro tiempo: ¡El poder está dentro de vosotros! ¡Podéis hacer cualquier cosa porque el Dios que sois es en verdad por siempre, eterno!

Pero el truco consiste en convenceros de cambiar, por medio del conocimiento, esa actitud que tenéis frente al dinero. Yo no puedo obligaros a hacerlo; puedo enviar los mensajeros del entendimiento -esos veloces seres que os ayudan a aprender a través de tribulación, confusión y gozo, lo que sea necesario.

Puedo hacer muchas cosas para haceros reflexionar sobre esto. He observado a algunos perder todo su dinero, y me maldijeron y me odiaron. Eso es lo que este entendimiento les ha costado a algunos. Algunos han tenido que ir hasta la desnudez, de modo que tienen que crear. Tenéis que levantaros de vuestros divinos traseros y desearlo con vehemencia para poder lograrlo. Entonces empezáis a ascender lentamente otra vez.

La necesidad es la madre de la inventiva; también se le llama el gran ingenio. ¿Cómo podríais ser un genio si todo estuviera hecho? Bueno, no lo está, ni por asomo. Es sólo que muchos de los actuales genios son controlados por el gobierno y la industria; pero no va a ser así por mucho tiempo.

Ahora, ¿qué os estoy animando a manifestar? Si eliminamos el dinero, ¿qué queda en el centro de vuestro sueño? Lo que se llama genio.

El genio es engendrado por el Padre. Cuando decidáis remover la estrechez de mente, la conciencia social, cuando todo eso no obstruya el camino, nacerá una mente ilimitada. Esa mente ilimitada es el corazón de Dios. Y esa mente, por medio del genio, da origen a todas las manifestaciones.

Y no os cuesta nada.

¿Cómo lo hacéis? Ya habéis empezado a hacerlo, porque vuestro deseo ha sido saber y ya habéis comenzado el proceso de aprendizaje Y algunos de vosotros conseguiréis vuestro dinero, pues es lo único que

se os ocurre pedir. Pero se acabará, y quizás entonces pondréis atención a lo que he dicho y trataréis de manifestar algo diferente al dinero.

Yo nunca he sido un transigidor, uno que arregla o compone. ¿Sabéis qué es un transigidor? Es una prostituta espiritual. Quieren que los veáis como ángeles de luz, cuando en realidad son hipócritas en sus almas. Ellos transigen, vosotros transigís.

Es la verdad aunada a un entendimiento de la conciencia social -que es la veleidad del hombre y su naturaleza- lo que os hará libres.

Sé cómo funciona vuestra mente; ya os oigo. Me decís: "Querido hermano, soy yo, trabajando desde el Señor Dios de mi Ser".

Y yo os digo: "¿A qué costo, Maestro?"

Y me respondéis: "El costo no importa. Deseo esto. Yo quiero". Pero luego dais una vuelta y preguntáis: "Y a propósito, ¿en qué debo invertir?"

¿Cuál fue el entendimiento en el segmento de arriba? Deseo ser Dios, y por un momento se vió que se cumplía, pero se perdió en el siguiente momento.

Tenéis que llegar al punto en donde "Yo quiero ser Dios" sea el más grande deseo de todos. Porque es sólo cuando uno pasa hambre cuando uno aprende por medio de la madre de la inventiva. Sólo cuando estáis en bancarrota buscáis a tientas y os volvéis inventivos, frenéticos, odiosos, maliciosos.

¡Pero lo hacéis! Y luego decís: "No te lo agradezco".

Y yo digo: "Por supuesto".

Transigir. ¿Cómo puedes decir "quiero ser Dios" y luego preguntar en qué invertir? ¿No es esa una cancelación de pensamientos y deseos?

Lo que estáis diciendo es: "Quiero ser rico y así tendré tiempo Para ser Dios".

Por favor.

En este plano no le debo nada a ningún hombre. No lamento haber enseñado algo individualmente o en grupo. Mi verdad es una verdad llana; no está manchada, ni disimulada. Solamente es, como un sueño embarazado acostado ahí. ¿Por qué? Porque yo ya lo poseo todo. ¿Por qué daría yo cabida a un sueño de avenencia? Lo poseo como sabiduría. Mi vida lo poseyó.

Soy un maestro fiel a mis principios.

Pero si lleváis esta verdad hacia adentro, atravesando vuestro ego falso, y escucháis mis palabras a la luz de vuestro propio razonamiento vendrá una hora en la que ningún hombre será vuestro amo. Y podéis ser la luz de la mañana. Y seréis la integridad y el honor; y la belleza de lo que sois no dejará sombras.

Las entidades que transigen dejan sombras gruesas.

Todo regresa a vuestro legado.

¡El legado es que sois Dios! Y el Padre y vosotros son Uno. Y el Reino de los Cielos está dentro de cada uno. Y si decís: "Deseo ser Dios", entonces, ¿qué tal si implica derribar toda la conciencia social hasta que entendáis cada fragmento y la poseáis como sabiduría? ¿Qué tal si significa luchar con cada aspecto de vuestro carácter? ¿Qué tal si significa celebrar cada aspecto de vuestro carácter?

No importa lo que sea necesario para llegar a esa hora en la que cambiéis vuestra actitud. ¡Bendecid todo lo que sea necesario para que lleguéis allá!

Hay muchas entidades acaudaladas que me desprecian porque perdieron parte de sus fortunas por mi causa. Pero yo las amo. Se han vuelto más fuertes, más resistentes.

Aprendéis de vuestro propio genio; eso es maravilloso. ¡Así es como debe ser! Vendrá un día en el que el sueño del odio, la malicia, la amargura y la ira ya no os esclavizará más, lo poseeréis como sabiduría.

¿Y cómo sucederá? Cuando esa persona rica sea para otro lo que yo llegué a ser para ella. Entonces, cuando sean odiados, despreciados y censurados, de repente poseerán todo eso como sabiduría. Se volverán impecables y ya no transigirán.

Es una serie de grandes enseñanzas y lecciones que os ayudan a comprender el juego que llamáis realidad. Todo esto tiene como ti ayudaros. Es para llevaros hasta el otro lado de todo. ¿Comprendéis? ¡Os amo!

Mi deseo es que logréis la soberanía.

 

Porque en los días que vienen, la soberanía y la impecabilidad serán una verdad. Y si vivís vuestra verdad, nada golpeará ni os lastimará; y ya no pasaréis hambre, porque esa es la realidad de una entidad virtuosa, intransigente.

 

 

"No estás insinuando que solamente

al cambiar nuestro modo de ver las cosas,

el mundo cambia ",

dije con escepticismo.

"El pensar positivamente no es nada nuevo".

"Yo recomiendo pensar menos

y percibir más".

 

El truco de la luz

El Viejo y el Mago

Había una vez un hombre, más o menos como vosotros pero sin los cosméticos, las joyas, las ropas finas, las sedas y todo eso. Era una entidad vieja y sencilla que deseaba tenerlo todo.

(A propósito, esta es una historia verdadera).

Este hombre fue a ver a un Mago y le dijo: "Mago, deseo tener un reino. ¿Qué debo hacer?"

El Mago lo envió a la montaña más alta de todo el país con estas instrucciones: "Ve a esta montaña, reúne unas rocas y construye una choza sobre la montaña y tendrás un reino desde donde podrás ver el mundo entero".

El Mago era el más sabio de toda la comarca, de modo que el hombre obedeció las instrucciones. Este hombre era bastante generoso; al mendigo que pedía limosnas le dio un rublo, fue a comprarse unos dulces, arregló su asno y se dirigió a la montaña.

Llegó hasta la cima de la montaña, y los dioses debieron de haber estado de su parte, porque no nevó durante la estación. De modo que reunió las viejas rocas y con el excremento de su maravilloso animal pegó las rocas y construyó una choza. Luego buscó cañas secas y le puso techo a su choza. Como no había mucha madera en la cercanía, tomó el excremento, lo secó y así obtuvo fuego.

i Y tenía una vista! ¡Ah! ¡Qué vista!

Se sentó un rato a disfrutar de la vista mientras comía sus escasas migajas. Pero cuando se dio cuenta de que no había pasado nada, regresó con su asno y bajó de la montaña para hablar con el Mago. Le dijo: "Mago, quiero mi reino. Ya hice lo que me pediste que hiciera".

EL Mago lo miró y le dijo: "Ahora, ve, derríbalo todo y coloca las rocas donde estaban".

Bueno, el hombre como que no lo podía creer. "Ah, ¿sí?" Pero entonces le vino una idea, así como todos vosotros pensáis: "Si hago esto, quizás me den el castillo de oro". Así que se convenció a sí mismo de que la tarea de volver a colocar las rocas significaba que iba a recibir su castillo de oro.

Como veis, esa era su motivación.

Así que preparó su asno, dio un rublo al mendigo, regresó a la montaña y empezó a desbaratar todo lo que había construido. Quitó las cañas y, una por una, quitó todas las rocas. Y mientras trabajaba, su mente trataba de recordar el lugar exacto donde estaba cada roca. Lo hizo con mucho fervor y mucha precisión, porque sabía que si lo hacía con exactitud, recibiría su palacio de oro brillante. De modo que hizo el pequeño sacrificio de esforzar su memoria para saber dónde estaba cada cosa.

Y cuando terminó, comió algo agradable, pero crudo. Luego montó en su asno y regresó a ver al Mago. En su camino encontró al mismo mendigo que pedía limosnas, limosnas, limosnas; así que le dio una moneda y después encontró al Mago, quien le dijo:

"Ve, encuentra cada roca que quitaste y reconstruye la choza, tal como lo hiciste antes".

La tercera vez es un encantamiento. (Esa es la creencia, ¿no es así?).

El Mago solamente sonrió. El hombre dio un profundo suspiro.

Bueno, os lo podéis imaginar. Salió y pasó por alto al mendigo. Se le estaba acabando el capital. Entonces, preparó su asno, regresó a la montaña, encontró cada roca como la había dejado y empezó el trabajo de reconstrucción.

Ahora, cuando llevaba como tres cuartos del trabajo, se dio cuenta de lo que estaba haciendo, y decidió que, si perseveraba, Alá lo recompensaría. De modo que aumentó el ritmo de trabajo mientras cantaba una canción. El eco se oía en todo el valle. El asno alzó su cabeza, le prestó poca atención y regresó a comer y a producir más excremento sobre las rocas.

Entonces el hombre continuó su trabajo con mucha precisión, pero cuando había terminado una cuarta parte, llegó una horrorosa tormenta de nieve.

Bueno, ¡una tormentita de nieve no iba a estropear la llegada de Shambalah!

De modo que se cubrió un poco, colocó al asno en el centro de la casa y continuó colocando las cañas en medio de la tormenta.

Cuando terminó, estaba temblando de frío. Encendió un fuego. El asno simplemente lo miraba con sus ojos castaños y radiantes. El también estaba satisfecho.

El hombre empezó a enfadarse. Había hecho tanto por Alá Todos los días hablaba con Alá. Todos los días le pedía a Alá Seguramente Alá sabía qué clase de servidor tenía allí. ¿Acaso no sabía que por caridad había hecho todo lo que le había pedido el Mago? ¿No podría Alá sonreírle y regalarle, digamos, bienes raices en Malibú? (Tenía que actualizar la historia).

La tormenta había pasado. Alá estaba más callado que nunca.

El hombre preparó su asno y descendió a ver al Mago.

El Mago le dijo: "Ahhhhhhh, Ahhhhhhh. Has hecho muy bien. Sólo un poquito más. Ve, derríbalo todo y coloca las rocas exactamente donde las encontraste".

"¿Me estás tomando el pelo? Mago, ¿qué has estado fumando?" (Otra actualización. ¡Sí usáis esa expresión; os he escuchado!) Y el Mago le aseguró que no faltaba mucho.

Bueno, el hombre se incorporó y subió sus posaderas al asno. Y cuando el mendigo pedía "¡limosna, limosna, limosna!", lo escupió en el ojo, porque se dió cuenta de que el mendigo se había enriquecido mientras él empobrecía.

Y continuó su camino pero no de muy buen humor. En este día en particular, no silbó ninguna canción. Ni miró con ojos hipócritas que derramaban lágrimas saladas en nombre de amor por Alá. Solamente miraba el sol que castigaba sus ojos. Su ser recibía ahora capas de polvo de color azafrán. Mientras subía a la montaña, tosía y se sofocaba.

Es que a Alá sólo se le puede dar tanto cuando uno se siente bien.

Si las cosas andan mal, se olvida a Alá. No es más que un horrible sol de mediodía que te castiga a ti y a tu pobre asno.

De modo que regresó a la montaña, pero de inmediato se dió cuenta de que no estaba tan motivado para volver a colocar todas las rocas donde estaban al principio. Como veis, ahora ya sabía con exactitud el lugar donde iba cada una de las rocas y podía moverlas con los ojos vendados.

Entonces se sentó en el suelo y en su mente repetía: "Yo sé donde estabas tú y tú".

"Tú estabas aquí. Tú allá".

"Tú estabas más allá. Tú debes estar acá atrás". "Y tú bajas allá". "Tú debes subir un poco más".

"Aquí está resbaloso, pero tú estabas acá".

Y sentado allá puso cada roca en su respectivo lugar. Estaba muy exasperado, el procedimiento le parecía tedioso, aunque no había levantado ni un dedo.

Así que brincó sobre su asno y bajó a ver al Mago.

Y el Mago preguntó: "¿Has quitado todas las rocas?"

Y él respondió: "Por supuesto".

"Entonces debes regresar una vez más y construir la choza". "Ya o hice".                                                                             

Y el mago dijo: "Bueno, entonces, derríbala".                         

El respondió: "Acabo de hacerlo".

¿Entonces qué le sucedió a la casa? Bueno, hubo una horrible tormenta de nieve que derrumbó el techo y, con el tiempo, porque hacia tanto frío, el excremento se congeló, se volvió quebradizo y todas las piedras se desmoronaron y quedaron debajo de una gruesa capa de nieve por el resto del invierno.

Pero, claro, cuando llegó el derretimiento en la primavera, una avalancha bajó por la montaña. A medida que la avalancha bajaba por la montaña, todas esas rocas que él había colocado meticulosamente rodaron montaña abajo y se partieron en dos. ¡Algunas de ellas lo golpearon en el trasero!

En el centro de una de las rocas estaba la veta madre.            

Dentro de cada roca que rodó de la montaña estaba lo que se llama fiebre amarilla: oro. Cada una de las rocas que él había colocado tenía adentro una veta de oro. No os voy a decir exactamente dónde esta el lugar, pero os daré una pista: A Salomón le tocó su parte.

Ahora bien, la moraleja de la historia -para ayudaros aquí- es que los sueños son como la construcción de esta choza. Vendrá una hora cuando ya no importará lo que manifestéis fuera de vosotros, sino lo que hayáis hecho dentro de vosotros. Y cuando lo exterior ya no exista para el plano de demostración, es lo interior lo que nos alivia de todas nuestras cargas, los sueños. Y se necesitará una gran cantidad de mensajeros y de experiencias. Y cada uno de esos sueños lo tendréis que construir una y otra vez, repitiéndolo muchas veces, hasta que podáis decir: "Ya lo hice".

Y sólo entonces podréis ver al Señor Dios de vuestro Ser sentado allá como una llama brillante.

Y lo que sucede adentro en un momento se posee como sabiduría y el resultado posterior es como una avalancha.

Estaba allá todo el tiempo dentro de esas rocas.

Tenéis que hacer esto para poder decir: "Ya lo hice".

Tenéis que ser capaces de tener este sueño y demostrar las cosas que necesitáis para poder decir: "Ya lo hice". Y ese es el objetivo de este libro: Independencia Financiera.

Y cuando hayáis terminado de leer este libro, eso sencillamente significará independencia.

Que así sea.

Uno de estos días contaré esa historia y realmente la entenderéis, porque ya la habréis hecho vuestra como sabiduría.

"Empecé a mirar a mi alrededor y a ver

la vida como un sueño. Hice una selección,

creé y literalmente le dí su existencia.

Y mientras que todas las otras posibilidades

o elecciones están disponibles,

simplemente uno no las 'escoge'.

Se quedan ahí latentes... sin escoger.

Esas son la realidades 'irrealizadas'".

 

El truco de la luz

EL PROCESO SE EMPIEZA POR MEDIO DE RECORDAR EL SUEÑO

¿Qué necesitáis? ¿Qué queréis?

Es hora de empezar el proceso por medio de una mirada hacia adentro que encuentre vuestros sueños. Después de este capítulo, quiero que saquéis tiempo para satisfacer vuestras necesidades corporales. Id al baño y luego comed, para que cuando empecéis a mirar hacia adentro, vuestro cuerpo no os distraiga.

Luego quiero que encontréis un lugar solitario y tranquilo. Llevad vuestra pluma y papel a dicho lugar y, una vez estéis listos, quiero que pidáis desde el Señor Dios de Vuestro Ser qué es lo que queréis. Id tan adentro como podáis y escribid todas las cosas que queréis, todos vuestros sueños.

¿Por qué os estoy pidiendo que hagáis esto? Porque sé que al hacer esto ahora, a la luz de este nuevo conocimiento que habéis ganado hasta ahora, veréis vuestros sueños desde una perspectiva muy diferente. Tenéis que hacerlo; sois gente sensible y tenéis que escribirlos para saber que existen. Esta vez, observad cómo el sueño cambia de núcleo. Escribid desde la perspectiva "yo quiero".

Podéis escribir todos los que queráis, o simplemente uno. Podéis llanamente escribir: "Es sólo dinero; es todo lo que quiero". Está bien. Pero es así como llegaréis a ese lugar donde un día habréis ganado lo suficiente como para ser magníficos y podréis decir: "Ya lo hice. Lo poseo como sabiduría".

Estamos a punto de empezar el proceso por medio del cual hacéis que vuestros sueños sean realidad.

Todo lo que necesitáis es una manifestación chiquitita. Solamente necesitáis hacer que una de las cosas que soñáis se haga realidad para que se os dé a probar un poco de "El Padre y Yo somos Uno".

Si para estar mejor alineados con vuestros sueños necesitáis un descanso, entonces hacedlo. Pero antes de continuar este libro, si deseáis trabajar con el proceso, sed conscientes de vuestros sueños, que son las limitaciones de vuestro ser.

"¿Pero no crea este tipo de pensamiento

una especie de anarquía psicológica

donde nada es malo y cada

persona está ahí, por sí sola?"

"Ese tipo de pensamiento sí podría

-ese tipo de visión no ".

 

El truco de la luz

Sobrevivir o arribar. Es vuestra elección.

Si habéis contemplado vuestros sueños a la luz de esta nueva información, entonces ahora los podéis apreciar como limitaciones que os están cohibiendo. Y tal vez habéis llegado a la conclusión, sin que yo os lo haya dicho, de que si estáis cargados de sueños, entonces no estáis listos para ir a casa.

Después de todo, ¿qué es la vida?

Es la grandiosa plataforma a través de la cual Dios, el Padre hace que la existencia se perpetúe, siga evolucionado hacia adelante, siempre cambiando, volviéndose más bella.

El Dios que sois no es perfecto en este plano y la perfección es un sueño.

Permitid que os pregunte algo: ¿Por qué tenéis esta vida si deseáis dejarla inmediatamente? A lo largo de vuestro drama, podéis tener los sueños y luego convertirlos en realidad. ¡Para eso es todo esto! Esta tierra no es para venir a ser obstinados y abstenerse de las cosas. ¡Eso es aburrido! Estáis perdiendo el tren y no comprendéis el significado de la vida.

Ver a Dios como una restricción a la vida también es una limitación. No tiene sentido pensar que hay un Dios y que hay una vida,

Pero que uno debe pasar por alto la vida para servir a Dios. Eso sería una hipocresía. Dios no se puede separar de la vida. ¿Con qué fin estaríais aquí, si no fuera para experimentar la totalidad de la vida? Pensad en ello.

 

Sois entidades eternas. ¡Lo sois! Y vuestros

sueños son sólo fases de la evolución.

 

Y no evolucionaréis hasta que vuestros sueños sean una realidad.

Grande es el maestro que ha llegado a ser Cristo porque ha evolucionado a través de sus sueños de necesidad. Si el alma siente la necesidad, eso quiere decir que debéis poseerlo como sabiduría, sin importar lo que sea.

Cuando los sueños se reprimen, se cometen actos de ira, violencia y maldad. ¿No comprendéis eso? Los actos inicuos suceden cuando se reprimen los sueños.

Si realmente os permitierais aceptar en su totalidad el entendimiento de lo que he dicho hasta ahora, podríais encontrar el gozo. Pero ese es el meollo del asunto.

Tenéis que permitiros ver vuestros sueños; esto significa que tenéis que abrir vuestra mente, ir más allá del tercio de poder del cerebro y por un momento reflexionar sobre la viabilidad de esta verdad. Si sólo os pudierais abrir a esta verdad y os alimentarais de ella como si fuera maná, caminaríais en vuestro día soñando, haciendo realidad el sendero que os produce gozo.

¿Qué es lo que os hace felices? Obtener lo que queréis. ¿Correcto? Cuando sucede lo contrario, os sentís desdichados. Pero la gente os dice: "Ahhh, es mejor dar que recibir". Así que os ponéis el manto del mártir.

Cuando sois mártires, no sois felices.

Cuando lo que soñáis se vuelve realidad, sucede un éxtasis de gozo vivaz y danzante. Cuando obtenéis una realización por el esfuerzo de otra persona, simplemente no lo apreciáis al mismo grado. El gozo es mucho más grande cuando la realización proviene de vosotros mismos. ¿Es cierto?

Puede que admiréis al primer genio que conozcáis; pero cuando vais y conocéis otros, la admiración disminuye. Pero puedo aseguraros que si admirarais vuestro propio genio, el éxtasis sería total. ¿Por qué es tan difícil daros a vosotros mismos?

Si escucharais esta verdad y aprendierais, no la tomaríais fuera de contexto ni la mutilaríais, si permitierais que permaneciera tan original como yo la entrego, vuestros sueños y la realización de independencia absoluta os fluirían como un río. Y vuestra vida trabajaría más rápido en el flujo del tiempo, porque el período de manifestación se aceleraría con cada sueño que convertiérais en realidad.

A propósito, todavía os recomiendo soñar con la independencia para soñar, más bien que con la independencia financiera, porque en realidad no existe. Si pensáis sobre quién es el dueño de vuestro dinero, debéis seguir con el siguiente paso y daros cuenta de que nunca podríais ser libres si tenéis deudas pendientes. Si ya os habéis percatado de eso, sois los más adelantados de la clase, porque eso es razón pura e indicaría que se están encendiendo algunas luces.

Solamente mediante el conocimiento podréis aceptar este sueño de independencia y hacerlo dar fruto.

¿Queréis saber cómo llegar a ser el mago que continúa su camino a ser Cristo? Empezáis con un deseo sincero de conocimiento de Dios y la vida eterna y lleváis ese deseo hasta su cénit. Sentados ahí donde estáis ahora, podéis comenzar a entender estas cosas en vuestro propio idioma, a vuestra manera. Este conocimiento puede convertirse en vuestra verdad viviente. Así es como os convertís en el mago que llega a ser Cristo.

¿Por qué no todo el mundo lo entiende? Porque muchos de vosotros estáis encerrados en vuestra actitud y simple y llanamente no permitís que ella os deje tranquilos para que podáis seguir hacia adelante. Todavía tenéis vuestras manos alzadas hacia arriba: "Dame, dame, dame. Soy digno de que me des. En realidad no me gusto mucho a mí mismo, pero sé que de todos modos me toca algo".

Esa es la paradoja que solamente os permite sobrevivir, pero en realidad nunca llegareis.

Literalmente puedo escuchar el proceso mediante el cual comparáis lo que leéis con lo que creéis que es la verdad en cuanto a estos asuntos. Eso está bien; hay mucho espacio para que crezcáis. Esta verdad es infinita; no se mide en el tiempo. Permanecerá aquí para siempre, porque así fue como ocurrió la coagulación del pensamiento en la materia: por medio de la emoción. Vosotros sois el resultado de un sueño hecho realidad. ¡ Todo vuestro mundo es un sueño hecho realidad! ¿No sabéis que Dios está soñando?

La evolución solamente llega cuando el sueño se materializa. Y cuando el proceso empieza a cambiar, el sueño se materializa, el sueño de Dios en el cual vosotros sois los protagonistas. De modo que esto es eterno. Dentro de vuestra estructura social suceden muchas cosas, pero este entendimiento no tiene fin de plazo.

Hay aquí una maravillosa mujer que piensa: "Pero yo sola no puedo hacerlo". Ciertamente podéis pensar de ese modo, siempre y cuando sepáis que habéis creado el sueño llamado impotencia.

Y vuestro sueño de pobreza ciertamente se hará más grande porque no podéis escuchar esta verdad y luego afirmar que no podéis hacerlo. ¡Porque únicamente habréis creado la necesidad! Y tener ese sueño no tiene nada de malo siempre y cuando seáis conscientes de que sois vosotros los que colocáis los bloqueos.

Este proceso deja de ser un juego cuando origináis vuestra primera manifestación. El acto de soñar es sólo un juego cuando dormís y sentís que no podéis controlarlo; de ahora en adelante el soñar será un juego. Pero vosotros creáis el sueño y las circunstancias.

 

Permitid que os diga qué es la libertad:

La libertad es manifestar un sueño

pasando por alto el oro.

 

Sólo cuando sepáis lo que sois seréis felices. Os habéis atribuido todos los fracasos en la vida. Y les habéis echado la culpa a vuestros padres, al amante, al gobierno, hasta al perro del vecino. ¡Todo el mundo tiene la culpa de vuestra horrible vida! Pero, en general, habéis abonado a la cuenta vuestro fracaso y habéis aceptado la derrota.

Si tomáis esa misma energía y os dais cuenta de que vosotros creasteis el fracaso, entonces reconoceréis que era un sueño y que es hora de trascenderlo. Cuando os concentréis en vuestra propia manifestación, de la nada vendrá un viento que reirá con vosotros. Eso significa que estáis en casa, libres.

 

"Quizá hubiera sido más fácil sentarme

 a meditar, pero uno debe hacer

lo que mejor le convenga.

Parece que paso mucho tiempo

convenciéndome de que lo que

creo es realmente cierto ".

 

El truco de la luz

ACEPTANDO EL SUEÑO. EL PROCESO REAL

El proceso real para materializar lo que uno necesita se efectúa sentado sobre el suelo, la tierra. Debéis estar bien cerca del campo magnético de vuestra tierra.

Incluso las bacterias que viven en el interior de la tierra saben, por su polarización interior, dónde está el norte, el sur. Saben por su instinto, el cual es guiado por el campo electromagnético. Para crear, debéis estar lo más cerca de la naturaleza que podáis porque allá, después de todo, se halla el más espléndido ejemplo de una continuidad eterna.

De modo que sentaos sobre el suelo, no en una silla. Debéis sentaros alineados con el norte y el sur. Esto se hace para que vuestro campo áurico se mezcle bien con los campos electromagnéticos de la tierra, que oscilan de polo a polo y luego remolinean alrededor del trópico de Cáncer.

 

Ahora, no convirtáis esto en una especie de rito

en vuestra mente. Los ritos siempre deben

ser secundarios al conocimiento.

 

Si dais más importancia al rito, habréis derrotado la meta que  queríais ograr. Podéis sentaros allá, alineados con el norte y el sur y con el trópico de Cáncer todo el día, hasta que os tornéis azules y cuando salgáis por la puerta, todavía seréis estúpidos. Bueno, no es mi intención ofender, sino bromear. Pero también hay una gran verdad en lo que debe comunicarse.

Vuestro cerebro es un receptor que permite que el pensamiento entre. Por medio del cerebro, el pensamiento recorre todo vuestro cuerpo y queda grabado en el alma. Y es con ese conocimiento grabado en el alma con el que podéis percibir para poder trabajar con el futuro, el presente, el pasado, los deseos futuros, la emoción y el presente del cuerpo pasado.

Entonces, para continuar con este proceso, debéis estar sentados en el suelo.

Esta es una experiencia personal, no algo que hacéis en conjunto los sábados por la noche. Aquí para la demostración estáis aprendiendo en grupo, pero recordad que los grandes maestros se retiraban al desierto o lo hacían mientras caminaban. Se sentaban debajo de un árbol, cerca de una corriente de agua o al frente de una gran profundidad. No importa dónde, mientras sea cerca de la tierra. No sobre un trono, sino sobre la tierra. Este conocimiento lo podéis obtener colectivamente, podéis disfrutar de mi humor colectivamente, os podéis sentir ofendidos por él colectivamente, pero para trabajar con este conocimiento, id y hacedlo solos.

Continuaré guiándoos aquí para que entendáis como un grupo, pero también os guiaré paso a paso cuando trabajéis individualmente, y os recomiendo que así lo hagáis para que nada os interrumpa.

El truco principal es poner esta información en práctica. Los rituales son cosas aburridas. Esta es una acción que tiene un conocimiento como apoyo. También el silencio que hay en medio de las palabras tiene su fin. Las palabras son una limitación, pero en el silencio sois libres para explorar los reinos de la verdad emocional, con emoción. Todo lo científico está apoyado con emoción creativa.

¿Qué le dio movimiento al átomo? ¿Qué le da a un maravilloso y nuevo quasar el aliento de vida para explotar y producir universos. La emoción. Todo lo que habéis hecho durante toda la vida se ha logrado mediante la emoción.

Excepto que habéis llevado vidas con una mente estrecha y vuestra emoción se ha concentrado en la esfera de la supervivencia. ¿Sabéis cómo funciona eso? Encontráis una chica o un chico y juntos vivís una gran pasión. Hacéis el amor repetidas veces. No podéis vivir sin él/ella. ¿A quién le interesa el mañana? Pero llega el mañana, y las relaciones ya no son tan placenteras, de modo que salís a buscar otro chico o chica: "Necesitamos más dinero. Quiero una casa mejor, un auto más grande. Ah, y necesito más ropa". Ya sabéis; ahí es donde ha estado toda vuestra atención.

Aprender a ser emocionales, en silencio, es la llave que abre las puertas del reino de los cielos, porque la emoción pura es la verdad pura.

¿Como podéis sentir emoción sobre algo de lo que sois hipócritas? ; Cómo podéis disfrutar algo que no queréis disfrutar? ¿Como podéis sentir alegría de ayudar a una persona, si esa persona os repugna?

El punto es que cuando estáis solos y aprendéis a aceptar, no os vais a mentir a vosotros mismos. Allá adentro, emocionalmente, está el sueño. Depende de vosotros aceptarlo emocionalmente, sentados allá como un gran canario.

¿Opináis que el Pensamiento estuvo gritando todo el día? ¿Creéis que el Pensamiento original estuvo cantando canciones de cuna, piando por campos de lirios, pensando en crearlo todo? ¡No! El simplemente era.

Quiero que aprendáis a aceptar con emoción el sueño que pusisteis por escrito. No podéis sentaros allá a repetir el nombre del sueño miles de veces hasta que se vuelve un cántico. ¡Eso no sirve para nada y, para colmos, os volvéis roncos!

Quiero que lleguéis a estar

conscientes de ser los protagonistas

de vuestro propio drama.

 

Os convertiréis en el sueño. Iréis hacia adentro y, en un momento, empezaréis a abrazar el sueño apoderándoos de él y viviéndolo intensamente. En otras palabras, en un momento llegaréis a ser lo que queréis, emocionalmente.

Cuando hayáis aprendido a esquivar el oro, tendréis una enorme y libre plataforma desde la cual crear, porque no habrá nada dentro de vosotros que diga: "Pero para eso voy a necesitar mucho dinero". Y si después de saber todo esto, todavía pensáis que necesitáis el dinero, entonces merecéis caer de bruces, queriendo decir que no seréis capaces de hacer realidad el sueño.

Si no obstante seguís con el sueño emocionalmente y lo aceptáis por el amor, por la necesidad, por el YO SOY, por lo que deseáis entonces será una realidad.

 

Lo que se abraza dentro del alma

 con emoción regresa al tiempo,

a la distancia y al espacio.

Baja su frecuencia y se convierte

en la realidad llamada futuro,

en verdad, destino. Así, mis queridos maestros,

es como funciona la creación.

Si pensáis que vuestra vida ha sido

un mar de tormentas

todos estos años, entonces ¿qué se puede decir

de aquel que la hizo de esa forma?

 

¿Sí? Ya conocéis vuestro juego: "Nada es justo y yo siempre soy la víctima". ¡Pues es vuestra creación original!

Dios no dice: "Tú tienes razón y tú estás equivocado". Tampoco dice: "Te exaltaré a tí pero a aquél lo denigraré". Dios es vida perpetua; Dios permite, no determina lo bueno o lo malo. Dios simplemente permite. Eso se llama amor incondicional y no podréis dar una vuelta para mirar a Dios en la cara hasta que seáis felices .Sólo entonces sabréis lo que estáis mirando. ¿Veis que sencillo es? Podéis llevar este conocimiento a donde queráis. Podéis llevar estas herramientas de creación con vosotros a cualquier parte. Si sois emocionales, tenéis las llaves en las manos.

Mirad a vuestro alrededor ahora mismo. ¿Dónde estáis? Observad que este tapete no es persa. ¿Y la luz en vuestro cuarto? Ya no sale humo de ella. Es todo una imitación -la forma más elevada de adulación-¿Y el diseño de vuestro tapete preferido? ¿Cómo llegó a existir tal diseño? Alguien tuvo un discernimiento emocional, lo plasmó en el papel y dijo: "Mira esto; ¿no es un diseño maravilloso? Se podría hacer un tapete para que algún día un gran maestro camine sobre él".

Todo empieza con la agudeza de ingenio. Lo mismo sucede con la electricidad. Ahora los candelabros son obsoletos porque alguien tuvo una idea, emocionalmente, y así se creó la luz. No hay nada en vuestro hogar ni en lo que lleváis puesto, aun la forma como cortáis vuestro cabello, que no sea emocional en su creación.

Razonad esto: El sueño que está suspendido sobre vosotros, por decirlo así, es una limitación; está sin realizar, embarazado de posibilidades. ¿Qué es lo que lo convierte en realidad? El convertirse emocionalmente en el sueño. Así es como llegáis a ser Dios.

De modo que el primer paso es conocimiento, el segundo paso es el proceso de aceptación, y ahí es donde tenéis que trabajar.

¿Habéis oído la frase: "Quítate los zapatos porque estás en suelo santo"? No es para proteger el piso, sino para permitir que la energía esté más cerca de vosotros y así podáis beneficiaros de todo lo que el suelo os ofrezca. De modo que hacedlo: Quitaos los zapatos para empezar este proceso. Nada debe hacer presión en la cintura, quitaos los cinturones o cualquier cosa que apriete; si os sentáis ahí sufriendo, no podéis alcanzar la alineación libremente. Nada debe molestaros.

Para este proceso debéis usar ropa muy suelta y que hable suavemente a vuestro cuerpo.

Quitaos todas las joyas. ¿Sabíais que portan la vibración de la historia de vuestra relación con ellas? Al remover vuestras joyas, removéis vuestro pasado, evitando así que el pasado interfiera con lo que estáis creando en este ahora.

Muchos os preguntáis por qué no podéis olvidar el pasado; os espanta, tenéis pesadillas sobre él. En el momento en que remováis lo que os ata al pasado, desaparecerán las pesadillas. En el proceso de manifestación, debéis estar tan desnudos de energía como sea posible. No significa esto que tenéis que quitaros la ropa; sólo vuestra vieja energía e historias pasadas.

Ahora, deteneos por un momento y sentid el espacio donde estáis sentados. Observad si estáis sentados al lado de una persona arrogante, si estáis en un grupo. ¿Cómo os sentís en vuestro espacio? Armonizáos con él. Si no os sentís bien ahí, levantaos e id a otro lugar. Si la persona de al lado os molesta, moveos; si esa persona se ofende, ese es su sueño.

¿Comprendéis? Tampoco os sentéis demasiado cerca uno del otro.

Como dije antes, este proceso se hace en lo posible solos.

Lo importante es que, sin importar donde estéis, debéis estar cómodos para poder estar emocionalmente solos con el sueño interior

Pensad un momento en el sueño que escribisteis. Traedlo de regreso a vuestra conciencia. Recordadlo con exactitud como cuando lo pusisteis en el papel.

Ahora cerrad los ojos e id al principio de lo que se llama alineación divina para manifestar.

Sabed qué es lo que queréis. Tenedlo bien claro, sin confusión. Hablad desde el Señor Dios de Vuestro Ser, porque él produce lo que llamáis el futuro, hasta lo que llamáis el presente, hasta lo que llamáis el pasado y con todo eso os alinearéis. En el momento de la alineación, desde el Señor Dios de Vuestro Ser, invocadlo con poder, hasta su manifestación. Depende de vosotros hacerlo.

Ahora, convertios emocionalmente en el sueño. ¿Qué significa? ¡No significa sentarse a meditar! La meditación es una oración monótona.

Debéis sentaros con los ojos cerrados, como para eliminar la realidad que se asoma amenazadora y para evitar cualquier restricción a la creatividad interior. No se supone que os sentéis allí a contemplar a Dios. Aún no sabéis lo que es Dios.

Quiero que participéis en esta fantasía al mismo grado que lo hacéis con las fantasías sexuales. Quiero que este sueño lo tengáis tan vividamente como una de esas fantasías.

Quiero que os convirtáis en el sueño.

¿Cómo sabréis cuándo estáis allá? Cuando nada más exista, excepto lo que sentís adentro. Cuando seáis capaces de soñar adentro y llegar a ser como un gran actor en el escenario de la vida, haciendo el papel en todo el esplendor de la profesión y convirtiéndose totalmente en ese papel. Sabréis cuándo sucede esto, porque nada más existirá y ocurrirá una suspensión.

Vuestro sistema cardiovascular se reducirá y vuestra respiración se hará más profunda. Habrá un cambio de temperatura en el cuerpo. Al ocurrir cambio de temperatura, hay cambio de frecuencia. Cuando todo esto suceda, estaréis allá.

Sabéis que un sueño es una realidad cuando

la risa sale del alma en medio del sueño deseado.

Cuando el gozo se vive a tal grado

que se vocaliza y os absorbe,

el sueño os pertenece. En ese momento, os deja.

Ese es el orgasmo de la creación.

 

Cuando el sueño os deje, os sentiréis débiles. En ese momento regresa al tiempo y atraviesa el proceso para crear y formular vuestro destino.

Y cuando dominéis los procesos rudimentarios, vendrá una hora en la que vuestro movimiento no dejará huellas. Una época en la que lo que digáis será una ley en cuestión de un momento. Lo que sintáis será, cuando en un momento sea realidad.

Los milagros son el resultado

 posterior de la creación.

 

Y llegará una época en la que ya no os sentaréis a aceptar desde el Señor Dios de Vuestro Ser, puesto que seréis el Señor Dios de Vuestro Ser. Lograr llevar a cabo el sueño es lo que os llevará allá. Será entonces cuando caminaréis como un Cristo, cada cosa simplemente será y el poder caminará con vosotros.

Ahora, algunos procuraréis hacer esto, pero os detendréis en la mitad del proceso y os preguntaréis qué pensaría la gente si os viera haciendo esto. Y los que estáis trabajando en grupos os preguntaréis qué está pensando la persona de al lado o si está llegando allá más rápido que vosotros. Y hay otros que no llegarán a ninguna parte porque están preocupados en cuanto a cómo lucen al hacer esto. Pensad en esto, si os ayuda: La persona que mira la parte posterior de vuestra cabeza tiene a alguien que le está mirando la parte posterior de su cabeza.

Y si alcanzáis un momento de éxtasis y os atrevéis a gritar en la alegría suprema de vuestra emoción, pero os detenéis y decís "¿qué van a pensar de mí?", lo perderéis. Tendréis que regresar a hacerlo de nuevo hasta que sea vuestro.

Comprendo que algunos de vosotros simple y llanamente no entendéis esto. Ha pasado completamente por encima de vuestras cabezas porque estáis demasiado ocupados pensando: "No me tomaré el trabajo de hacer esto; solamente conseguiré lo que he venido consiguiendo". Y efectivamente así será.

Pero para los que deseáis conocer la independencia, así es como llegaréis allá.

¡Hagámoslo!

Recordad vuestro sueño. Traedlo a la superficie.

Cerrad los ojos. ¡Respirad! ¡Profundamente! ¡Cread un nuevo aire!

¡Empezad con esta oración y luego vivid el sueño!

 

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER

HASTA EL PADRE INTERIOR

HASTA ESTA HORA,

MANIFIESTATE

HASTA LA ALINEACIÓN;

MANIFIESTATE

HASTA EL PODER;

MANIFIESTATE

HASTA LA REALIZACION;

MANIFIESTATE

HASTA LA LEY.

A ESTA HORA,

AL PADRE INTERIOR

DOY ESTE TESTAMENTO

DE AQUELLO QUE YO CONCIBO

PARA LA GLORIA DE DIOS EL PADRE,

QUE ES TODO

EL TODO

POR SIEMPRE

Y PARA SIEMPRE.

¡QUE ASI SEA!

 

Ahora, imaginad el sueño. Aceptadlo, vividlo, poseedlo, dejadlo ser.

 

Si supierais que para mañana todo lo que deseáis

sería vuestro, ¿cómo os sentiríais?

¡Es con esa misma intensidad como manifestáis!

 

¿Qué tal si os dijera que vuestro primer sueño se manifestará según la intensidad con la que lo aceptasteis? ¡Espero que comprendáis eso, porque exactamente así será! ¡Que así sea!

No pidáis el dinero para alimentar a vuestra familia; pedid el pan. Esta es una gran enseñanza que conlleva su propia prueba. Si aceptáis que vuestro sueño es una limitación y aceptáis que puede ser realidad, ¿reaccionaréis?

 

Todo lo que sintáis en cuanto a lo que deseáis

es el sentimiento que será la realidad

en el drama que creáis.

 

Eso es muy importante; reflexionad un momento.

Si vuestro sueño se convierte en realidad y luego decís: "¿Por qué no siento gozo?" es sencillamente porque no lo creasteis con gozo. Podéis manifestar el sueño, pero no sabéis adónde se fue el gozo. Cuando el sueño se acepta vividamente, asiduamente y con la misma emoción que queréis expresar cuando se vuelva una realidad, entonces es de esperar que esa misma energía produzca los mismos resultados.

Ahora que sabéis eso, queréis una segunda oportunidad para manifestar, ¿no es cierto?

Es algo maravilloso tener la llave que abre la puerta. El Reino de los Cielos es ciertamente una de las posibilidades y un entendimiento ilimitado. Y cuando os deis cuenta de que es la emoción lo que abre la Puerta, apuesto a que sentiréis esta experiencia con más intensidad la próxima vez que la intentéis.

Para aceptar el sueño, debéis vivirlo con la misma intensidad que cuando sea una realidad, porque las emociones gobiernan y promulgan las leyes para la manifestación. Más sencillo no se puede expresar.

¡Entonces hagámoslo de nuevo con sentimiento!

Si estáis cansados, id a la cama. Si tenéis hambre, comed. Si estáis preparados para crear vuestro destino, hagámoslo.

Ya sabéis cómo empezar. Si la música a alto volumen ayuda a evitar distracciones en vuestro espacio, hacedla sonar. Traed el sueño a la superficie; grabadlo en vuestra mente; dad los papeles a los personajes u observadlos aparecer a medida que comenzáis el sueño Cerrad los ojos; estad conscientes de vuestra emoción al hacer esto ¿Qué queréis sentir cuando el sueño sea una realidad? Expresadlo verbalmente. Olvidad vuestras preocupaciones en cuanto al tiempo. Tenéis que aceptar el sueño, porque al aceptarlo, ya no existe el tiempo. Solamente cuando se manifiesta el sueño el tiempo empieza a jugar un papel.

Os amo. Ahora, imaginad el sueño. Iluminadlo. Sentidlo. Cuando el sueño os deje y sintáis que ya habéis terminado, decid "que así sea" con sentimiento y sabed que el sueño es vuestro.

Que así sea.

Ahora, brindad con un vaso de agua con una pequeña rebanada de limón -el agua amarga, así la llamo yo.

 

POR LOS MILAGROS.

Invocadlo:

 

DESDE EL SEÑOR DIOS

DE MI SER,

ES LEY.

QUE ASI SEA.

 

"Sí la verdad fuera algo que

se pudiera aprender de un libro,

ya alguien la habría

escrito hace mucho tiempo".

 

El truco de la luz

LA VERDAD ILIMITADA NO SE EXPRESA CON PALABRAS

¿Cuántas palabras debo expresar desde mi boca para traeros hasta la sencillez de todo el poder creativo? Es la emoción dentro de vosotros. ¿Sois tan intelectuales que sólo os alimentáis del proceso de las palabras? ¿No sois más que matemáticos, para los cuales las cosas sólo tienen sentido si se suman?

Haré todo lo que sea necesario para llevaros hasta las posibilidades que están allá adentro. La verdad ilimitada no se expresa con palabras, porque si así es, entonces es una limitación. No es lo que se dice; no es lo que yo digo; es lo que no digo. Eso es la luz.

¿Qué puedo hacer para que entréis en contacto con vosotros mismos? ¿Para llevaros hasta el centro de la emoción? ¿Qué puedo decir para hacer que eso suceda? Nada.

¿Cómo os digo, tocad el borde de vuestra vestidura y sentid cómo la virtud de vuestra propia alma os atraviesa? Debéis estar en contacto con  vosotros mismos; con nadie más. Esa es la única manera de saber de dónde viene la realidad.

Sois Grandes Dioses. Sois entidades humanoides que camináis en luz. Escuchad esto: La voz de Dios no es el tañido de palabras poéticas; es el amor, es la emoción, es el sentimiento. Si la palpáis, resuena y canta la verdad.

Sois entidades emocionales por siempre, eso es lo que sois. Y por buena razón. La mayor parte de vuestro cuerpo es sustancia acuosa. La sustancia del espíritu y del alma es la emoción. Y la emoción es simplemente el Pensamiento de Dios aceptado dentro de un cuerpo emocional, y el alma y el espíritu albergan el pensamiento.

¡La luz! ¿De dónde creéis que vino la luz? La luz es el pensamiento que se sumió en contemplación de sí mismo y, por medio de esa contemplación, dio origen a la emoción. La emoción es luz.

Lo que no he dicho es lo que os atrevéis a sentir. ¿Qué es la gran voz que grita en el desierto? No es otro ser hablándoos, como muchos suponéis. No son vuestros guías, ni vuestros maestros. ¡Madurad!

La gran voz que os habla es la emoción que está dentro de vosotros.

Es el pensamiento original que empieza a ser aceptado, abrazado interiormente. Es el asiento del amor de Dios por medio de los sentimientos. Emoción. Eso es lo que no puedo enseñaros; no puedo encontrar las palabras; sólo puedo sudarla para que la veáis.

Es lo que no digo; es lo que siento por vosotros. Es el viento, los mensajeros que os enseñan, el saber interior, el sentimiento. Esa es la voz en el desierto y es lo que pasáis por alto.

Si deseáis ser intelectuales, entonces debéis llegar a ser indiferentes, sin emociones. Llegáis a ser sin Dios y en realidad nunca vivís.

La emoción. ¿Qué es el fervor? Es el Espíritu Santo. Cuando tocáis el fervor de la emoción, os armonizáis con el Espíritu Santo. ¿Y qué es el Espíritu Santo? Es el espíritu de vuestro ser; es la conexión con la luz interior.

¿No sabéis que todo lo que os rodea se hizo por medio de la aceptación emocional de una idea? Todo. Vuestras ropas, vuestros carros, vuestras modas; todo lo que os rodea. ¿Cómo podéis abrir vuestros ojos, ver al Creador y no sentir emoción?

¿Qué decís sobre vuestro vecino? ¡No lo juzguéis! Dejadlo vivir en paz. ¿Y si todo el mundo os apedrea? Permitídselo. Mientras conservéis vuestra verdad adentro, nadie podrá lastimaros. Esa es una verdad impecable. Vivir vuestra verdad es emoción, es poder.

Pero, ¿lo hacéis? No. Tembláis cuando vuestro vecino grita en el desierto en medio de un gran gozo. Ellos están viviendo su sueño; están en medio de un fuego que ha sido aceptado interiormente. Con emoción. están convirtiendo su fantasía en ley, y cuando ellos gritan, sonreís tontamente, y os sonrojáis. ¡ Os avergonzáis por ellos! ¡Ay de vosotros! Tan lejos de Dios, porque si no se vive la emoción, no hay vida.

Durante una década el legado ha sido: "He ahí a Dios. El Padre y vosotros son uno. El Reino de los Cielos está adentro". Así es como os abrís y percibís el mundo. Esa es la ley. Y si vuestro vecino ve esto como una gran verdad, pero vosotros lo veis como pura fantasía, eso mismo será.

Las palabras nunca han cambiado; sólo este rito es algo nuevo. ¿No sabéis que una célula siente? ¿No sabéis que un árbol siente? Se esfuerza por salir a la luz y posee gran inteligencia. ¿No sabéis que una roca siente? Tiene emoción. Sin las emociones, no sería pensamiento coagulado convertido en materia. El hecho de que existe prueba que tiene emoción. ¡La física!

Cada cosa está viva; cada cosa es un organismo viviente. La emoción es lo que determina la vida. Y de algún modo, de alguna manera, todo llegó a ser un organismo que respira y vive. ¿Qué es lo que lo amó tanto y lo abrazó para sacarlo adelante? Dios el Padre. ¡Pensamiento puro!

¿Queréis ser ricos? ¿Tener vuestra propia tierra? ¿Y vuestro propia alacena de comida? ¿Queréis saber? ¿Queréis tener un auto nuevo? ¿Un mejor trabajo? ¿Queréis tener fama? ¿Gloria? ¿Queréis los medios para sobrevivir? ¿Preservación? ¡Que así sea!

Cuando tocáis el yo emocional, él lo crea todo.

Y  cuando de veras entendáis esto y empecéis a hacerlo, superaréis ese sueño y saldréis al otro lado muy rápidamente. Lo poseeréis todo. ¿Y a qué le temeríais? Habréis abandonado la conciencia social y, ¿sería eso algo malo? La conciencia social es intelectual; no es emocional. Ya estaréis por fuera del lamento, la pobreza, la miseria, el hambre, los revolucionarios que existen por dinero, no porque sientan su ideal. Retirarse de la conciencia social no tiene nada de malo.

Y  si ya lo habéis hecho, ¿por qué no lo tenéis todo? ¡Porque tomasteis  la enseñanza sólo hasta el punto que os glorificara o funcionara dentro de vuestra caja! ¡Y la caja es el sistema! Ya conocéis el sistema. Es allá donde acumuláis el oro para poder tener el poder de dominar a los demás.

 

Permitid que os diga lo que sois

 mientras permanezcáis en conciencia social.

 

Sois el populacho esclavizado de las calles. Cuando tomáis esta enseñanza y la colocáis en la caja que es el sistema, no funciona. Pero cuando salís de la caja y buscáis la realización de la libertad, cuando esquiváis al opresor, ¡lo tenéis todo!

La única manera de obtenerlo

sin comprarlo es sentirlo.

En ese momento lo poseeréis.

 

Entonces llega de muchas fuentes. Habrá muchos mensajeros. Se abrirán muchas puertas y vendrán muchas oportunidades y todas serán espectaculares.

Dios no es sombrío. El hecho de que ni el cielo púrpura de la media noche ni la plateada luna creciente os hablen no implica que Dios sea tétrico. ¡El gozo es lo que sostiene al mismísimo cielo! Si no fuera por el gozo, no habría nada en el cielo. Es vida. Cada estrella a la media noche expresa gozo, porque a través del gozo tiene vida.

¿Qué es la vida? Son los gases que explotan, se juntan y producen la fricción que les da vida a las estrellas, y es el gozo y el amor lo que las colocó allá.

Dios no es sombrío. Dios es el trueno que avanza, la risa, el gozo. Si intentáis la manifestación con lobreguez, la perderéis, a menos que solamente queráis que suceda una pizca del milagro. ¿Comprendéis?

Os encontráis tan cerca del entendimiento de estas palabras que ya lo podéis palpar. Si poseéis la comprensión de que el dinero no es vuestro porque no fuisteis vosotros quienes lo emitieron, porque es el papel de alguien más, si tenéis bien claro eso, entonces poseéis como sabiduría ese conocimiento. Y si podéis sentirlo, si sois seres emocionales y podéis llevar ese conocimiento hasta la emoción, entonces lo poseéis todo, todo.

No pidáis el dinero para alimentar a la familia. Pedid el pan. Y cuando os llegue el pan, decid : "estoy lleno". ¿Entendéis? Entonces se convertirá en ley.

Pues cuando decís: "quiero saber; honestamente lo deseo" y vuestras palabras concuerdan con vuestra emoción, entonces así es. entonces aprendéis. Entonces yo puedo enseñaros y puedo llevaros hasta un lugar donde todo tiene sentido. Y podéis caminar libres. "YO SOY. YO SOY. El Padre dentro de mí y yo somos Uno". De eso trata todo esto.

 

"Si pudiera darte solamente una cosa,

 sería la facultad para pensar en nada... para

simplemente percibir la verdad directamente,

 sin pensarla fuera de vista".

 "Pero todo parece tan extraño

-esta idea de que el mundo es una ilusión

que debo tratar de alejar".

"La ilusión es como un truco de magia fabuloso".

"Es la luz de Dios que se hace resplandecer

a través del prisma de nuestras creencias

y temores, luego se dispersa,

se dobla y toma la forma de líneas,

colores, sombras, modelos,

 sonidos y olores del universo físico".

"La luz es lo único que es real".

 El resto no es más que... un truco de la luz.

 

El truco de la luz

EL TRUCO ES ENSEÑAROS A POSEERLO

El mundo nunca me entenderá porque, en las actuales condiciones, tiende hacia lo negativo.

El mundo nunca, nunca entenderá la soberanía de una entidad, porque el mundo tiene dueño. El mundo nunca conocerá a Dios ni comprenderá la individualidad del yo, ni el organismo viviente llamado tierra, porque el mundo está comprado y pagado, por lo menos durante una existencia.

Pero yo estoy aquí para enseñaros a ser soberanos. ¿Acaso vais a decir: "Pero eso es disconforme; es embarazoso"? ¿Qué preferís, estar abochornados o pasar hambre? Si esto es disconforme, entonces es ilimitado.

El truco es enseñaros a poseerlo, para que así podáis ser una luz en vuestro mundo; para que podáis decir: "Dios y yo somos el mismo" y entender su significado a plenitud. Si lo poseéis, podréis sobrevivir a los días que vienen sobre vuestro plano. Disfrutaréis de una paz y tranquilidad que sobrepasa todo entendimiento. Si lo poseéis, veréis como lo mansos heredan el reino que les dejan los tiranos. Y, si lo Poseéis, contaréis con el genio que crea cosas nuevas.

Pero nunca poseeréis ese genio a menos que seáis emocionales.  ¿De dónde creéis que vendrán las nuevas mentes grandiosas?

De vosotros. Todo esto funciona, con mi extravagancia y vuestra disconformidad. Con emoción  y sentimiento.

Habéis estado sentados leyendo esta información. Si habéis seguido mis instrucciones y habéis participado, habéis hecho un feliz brindis. No necesariamente recordaréis las palabras, pero sin embargo fue algo feliz. Algo así como "Por la vida, y desde Dios". Habéis leído muchas líneas que tienen sentido. Dije unas dos palabras que eran vulgares y reísteis tontamente. (No son vulgares. ¡Un trasero es un trasero! Es algo viviente).

Habéis leído, algunas cosas os llamaron la atención y vuestro deseo de saber aumentó. Y ese cerebro vuestro empezó a pensar, está saliendo de la ignorancia reciclada. Y si os movisteis hacia el suelo y con sinceridad esperasteis que algo grandioso iba a suceder, bueno, así fue.

¡En verdad!

No podéis decir: "Desde el Señor Dios de Mi Ser" y luego expresar: "¿Qué fue lo que dije?" Y no sería muy apropiado pedir: "Desde el Señor Dios de Mi Ser, concédeme un préstamo". Eso es una hipocresía.

¡Haced que el milagro suceda! ¡Hacedlo!

 

Haciendo que el milagro sea una realidad

Ahora, ¿recordáis que dije que vuestro deseo está en el futuro, la emoción en el ahora y el cuerpo en el pasado? Bueno, eso deja a muchos con cuerpos viejos que se sienten bastante jóvenes. Pues vuestros cuerpos responden a la aceptación de una actitud que dice cómo deben ser. Los hicisteis así. En otras palabras, se espera que envejezcáis y por eso envejecéis.

En lo físico todo se mueve lentamente. Razonemos esto: Habéis tomado el sueño, que yace allá afuera en algún lugar, enrarecido y en el futuro y lo trajisteis adentro. Habéis tomado el yo emocional -que es el ahora eterno- y lo habéis abrazado en el cuerpo. Y el cuerpo que grito» se estremeció, sudó, respiró profundamente, lloró, exclamó, sintió y aplaudió es el cuerpo del pasado.

Es cuestión de conceptuar lo que llamáis tiempo. Eso es lo que hay que vislumbrar para que un milagro sea realidad.

Pero cuando en el proceso de manifestación el cuerpo partido a cabalidad, está en perfecta armonía en el momento cuando se convierte en el ahora. Entonces todo está enfocado. Cuando manifestáis como una persona que fantasea con una relación sexual, el cuerpo responde en un momento; es un milagro; es la manifestación de una emoción.

Y es cuando vuestro cuerpo responde al gozo que el sueño os deja. Se debe manifestar en el tiempo para que se coagule, de modo que mañana el destino de vuestro tiempo empiece a cambiar automáticamente. Entonces sabréis que habéis ganado.

 

En el flujo del tiempo

Sentarse a meditar no produce el milagro. Os pone en contacto, sabéis que estáis vivos, estáis respirando, sentados, meditando. Sí produce paz, porque si deseáis paz al meditar, la obtenéis. Pero el proceso de manifestación es una emoción: pura emoción. Y si solamente os sentáis allá y con vuestra creencia ortodoxa decís: "Lo poseo, es mío, que así sea", no va a funcionar. Con incredulidad vais a expresar: "¿Por qué no sucedió nada? Esto no funciona". Bueno, si no funciona, ¿cómo os explicáis que vuestro hermano sí florece como un genio? Tienen que estar el cuerpo, la mente, el espíritu y el alma juntos.

Echemos un vistazo a vuestro concepto del tiempo: E=mc2. Os diré cómo empezó el tiempo.

En cualquier momento en que os retiréis del ahora, pasáis al flujo del tiempo. Cuando en un principio la luz se separó del pensamiento, empezó el tiempo, porque cuando la luz se desplazó del pensamiento, empezó a mermar. A medida que mermaba, disminuía su frecuencia hasta que se convirtió en el coágulo de materia bruta.

Se necesita tiempo para que lo que creáis os deje y caiga por decirlo así, hacia el tiempo y hasta la materia coagulada. Cada vez que la emoción merma, se convierte rápidamente en materia. Esa es la ley de las matemáticas. Y es lo que prepara vuestro destino que se llama futuro. Os diré algo: no hay nada que sepáis con toda certeza; vuestro futuro sí existe para el sueño que manifestasteis en este día. ¡Por ley, debe suceder! Que así sea.

Bueno, ¿de qué otro modo me vais a decir que el próximo año llegará? ¿Me vais a mostrar un calendario? Por favor. ¿Me vais a decir: Porque es mi cumpleaños?"

El futuro no se puede predecir científicamente. El futuro es simple conjetura. Lo que lo hace total es el destino decretado. Y vuestra manifestación del sueño lo ha decretado y ya está, por cierto, en proceso de ser una realidad.

Si miráis vuestro calendario, os mostrará el año. Y puede que haya ilustraciones para aseguraros que el invierno ciertamente llegará fuera de eso, no hay manera de saber que el futuro existe. Pero cuando emocionalmente estáis en control de la situación, todo lo que con intención manejéis debe manifestarse. Así es como se sostiene vuestro futuro.

Deberíais brindar por eso.

 

POR EL AHORA,

POR SIEMPRE

Y PARA SIEMPRE.

QUE ASÍ SEA.

 

Habéis estado dando vueltas alrededor de esa misma caja vieja

Ahora que comprendéis mejor la emoción, regresemos al procedimiento. ¿Recordáis vuestro primer sueño? Ahora ya lo poseéis. ¿Pero qué hicisteis con la segunda cosa de vuestra lista? ¿Tenéis una? ¿O abarcaba vuestro primer sueño todo lo que queríais? Si es así, os habéis engañado. ¿Qué hará la naturaleza humana cuando hayáis manifestado todos vuestros sueños? Crearéis otro, por supuesto. Eso se llama evolución.

 

Algunos de vosotros os halláis bajo

lo que yo llamo pensamiento limitado.

Estáis convencidos de que no puede ser posible,

de modo que no lo es.

 

Algunos de vosotros os sentáis, os alineáis y hacéis todo esto pero cuando abrís los ojos y miráis en el espejo, veis el mismo viejo rostro. Nada ha sucedido. Os sentáis allá y pedís y deseáis, soñáis y aceptáis con emoción, aun os sentís caminando sobre una nube. Y sabéis que las cosas van a mejorar, pero si después de media hora nada ha cambiado, exclamáis: "Este rollo no funciona".

¿Sabéis por qué no funciona para vosotros? Porque la ignorancia está difundida por todas partes. Todo lo que habéis aprendido en este plano ha sido una limitación crasa, porque nadie en este plano sabía la verdad en cuanto a cómo funcionaba esto. Solamente os han entregado ritos. ¿Y qué ganasteis con aprender sólo la mitad de la verdad? Lo único que ganasteis fueron largos períodos de sufrimiento, celibato, ayuno, cánticos, guías, espíritus, hectoplasma, maestros, canales (reales e irreales) y libros con fabulosos títulos: Cómo ser Dios en 30 días. El gozo de salir del cuerpo, por Ya Me Fui.

¿Veis por qué ha habido tanta basura? Todo lo que valorasteis en vuestro mundo material se creó acumulando oro, lo que condujo al poder que esclaviza. Nadie sabía algo mejor porque vivían en esa conciencia. ¿No veis? Traedlo a casa, adentro, allí es donde debe estar la verdad.

Si sois soberanos, entonces nadie podrá esclavizaros. Pero si no tenéis dignidad, no pertenecéis a la realeza, tenéis problemas de clase, podéis ser manipulados, esclavizados y engañados para otros fines que no van más allá de esta tierra.

Obtener información nueva implica mirar las cosas desde otra perspectiva. "Oh, no puedo hacer esto; no tengo el ingenio. Algunas personas nacen con él, pero yo no. Supongo que sí existe el karma".

El karma es una limitación; una limitación que discrimina entre los sexos. Es una limitación clasista; exalta a los unos y destruye a los otros. No existe.

Os han arrojado pedacitos, y ávidamente os habéis posesionado de ellos. Tratáis de abordarlos, pero no funcionan. A vuestros amigos les decís que vuestra vida ha cambiado como resultado de vuestro más reciente entendimiento. Bueno, yo me avergonzaría si me dieran un cumplido así, porque, ¿en qué cambiasteis? Habéis estado dando vueltas alrededor de vuestra vieja caja. Estáis únicamente viendo el salón desde otro ángulo.

Nadie captó la idea completa, porque era demasiado simple. ¿Sabéis que en un abrir y cerrar de ojos podéis poseerlo?

"Pero mi experiencia ha sido que

el tiempo presente es como un embudo que,

a medida que te acercas,

se vuelve más y más pequeño;

de manera que en su extremo lejano parece

que sólo hay un agujero minúsculo de luz.

No obstante, mientras más te acercas

al pequeño agujero,

más brillante se vuelve la luz,

 hasta que, al llegar al agujero,

te das cuenta de que el embudo era sólo el medio

de acceso al ahora infinito -un momento mágico

que no es solamente más grandioso

que el pasado o el futuro,

sino que, de hecho, los contiene a los dos".

 

El truco de la  luz

SER EL SUEÑO

Para ayudaros a entender la ciencia y las matemáticas, precisáis de conocimientos rudimentarios.

El tiempo se basa en la velocidad de la luz; la velocidad de la luz que se desplaza entre dos distancias determina el tiempo. Lo que creáis cuando manifestáis de esta manera tiene que pasar del cuerpo emocional etéreo para convertirse en destino, el cual pasa a un flujo de tiempo fuera de vosotros y luego se va en forma de espiral, para convertirse en realidad, manifestarse.

Pero, ¿dónde está el gozo? Bueno, os acabáis de preparar para recibirlo.

La paciencia es una virtud. Ejerced paciencia y comprended el tiempo. Cada vez que realicéis un sueño, pasaréis al siguiente y os veréis felices y gozosos. Os amaréis a vosotros mismos con mayor intensidad, porque algo está sucediendo. Os volvéis conscientes de vuestra creación. ¡Sois dignos de ella! Y ciertamente Dios sí piensa que sois magníficos.

Cada vez que logréis una manifestación, seguiréis con la siguiente y después la siguiente. Os daréis cuenta de que estáis superando, eliminando y poseyendo vuestras limitaciones. Estáis gobernando sobre ellas.

¿No sabéis que la maestría consiste en gobernar el sueño? Es no exprimir el sueño. Consiste en ser el sueño. Así es como pasáis los puentes para llegar a ser el Cristo. Mientras más aceptéis, mientras más os

acerquéis, más poderosos os volvéis y, en un momento, así es, porque ya no sois hipócritas con vuestras palabras o vuestras emociones.

 

Vuestras emociones son la verdad; eso es lo que es impecable. Aprended a decir: "No transigiré. Yo Soy lo que Soy. Lo que digo lo Soy, y para el Dios de mi Ser, soy una emoción pura que regresa al pensamiento".

Ser hipócritas con las emociones es vivir en una dualidad, lo que conduce a mentiras que producen tristeza y confusión. ¿Qué es confusión? Es el reflejo del yo doble aquí, dentro de vosotros. Un hipócrita es uno que dice una cosa, pero emocionalmente es otra. Sed impecables; después de todo, ¿qué os importa el mundo y su actitud? ¿Qué dictamen mundano os apartará de la impecabilidad que os llevará de regreso a la luz?

 

Amar al mundo y dejarle ser es gracia,

y eso es impecabilidad, pero,

ser quienes sois, es Dios.

 

Esto no tiene nada que ver con ser mártires, sino con cambiar vuestros valores. ¿Qué valor le podéis dar a saber cómo crear y volver a crear? ¿A cómo ganar la luz? ¿Cómo ser poderosos? ¿O a cómo ser Dios? Eso requiere impecabilidad.

Mi hija ha aprendido algo muy difícil; ella es impecable con sus sueños. Ella ha aprendido a ser lo que es en esta aventura.

En este vuestro sueño de libertad, de independencia, vivid lo que sois adentro, no lo que alguien más os dice que sois. Tened la paciencia y el ingenio para comprender la ciencia de las cosas y, todo lo que habéis anhelado, todo lo que os ha mantenido dando vueltas en la rueda de la vida, todo lo que deseáis con vehemencia y todo lo que necesitáis, lo tendréis.

Se llama el sendero del gozo; es lo que os lleva a casa. Sed pacientes. Poseed lo que habéis aprendido hoy; no habléis de ello con otras personas; sed impecables con vuestras emociones. En el momento en que empecéis a comparar con otros lo que habéis experimentado, os preguntaréis si habéis pedido suficiente, o quizás demasiado. Y sabed cómo es la gente cuando tenéis demasiado. Ya no sois tan populares.

¡Preguntadle a mi hija!

Poseedlo, llevadlo a término, como si fuera el foco del imán -esa parte que no es ni positiva ni negativa. Poseedlo, llevadlo hasta que produzca fruto. Y cuando sea una realidad, le podéis contar a todo el mundo de ello.

Me esfuerzo por sacaros de la estrechez de mente, a través de la razón pura, y llevaros hasta lo ilimitado absoluto. Y una manera de llegar allá es teniendo vuestra propia opinión, no la de alguien más. ¿Y cómo se hace eso? ¡Nunca le preguntéis a otro lo que opina!

Y cuando podáis hacer eso, un viento saldrá de la nada para avisaros que lo lograsteis; que vosotros y el Padre interior habéis hecho esto una realidad; que dicha realidad está ahí como un testamento para vosotros, un símbolo viviente de que Dios es. Entonces podréis decir: "¡Mira, mira esto!"

Ahí comprenderéis lo que quiero decir cuando hablo de sentir gozo y estaréis listos para el siguiente sueño, y el siguiente y el siguiente.

Sois como el fruto en el árbol. Hay un racimo de duraznos cubiertos de pelusa, pero sólo uno tiene el color que adquieren cuando los besa el sol. Cae de la rama únicamente cuando está listo. Sois de esa forma; estáis cayendo del árbol. Sed felices. Solamente cuando os separéis del árbol podréis tener una vida nueva. Que así sea.

Estáis aprendiendo.

Os pido esto: Cuando vuestro sueño se haya manifestado y estéis jubilosos, desde el Señor Dios de Vuestro Ser, agradeced al Padre interior. Dad gracias a Dios. ¡No lo olvidéis!

 

El mañana que nunca llega

Cuando estáis ocupados conversando o afirmando algo, nunca escucháis. Cuando se os permite hacer una pregunta, vuestra mente se apresura a formular la respuesta apropiada, en lugar de absorber la información que acabáis de escuchar.

Os tengo una primicia: Me importan un bledo las otras entidades; todas ellas tienen su juego. Me importáis vosotros y lo que aprendáis. Y lo que podáis aprender aquí definitivamente está por fuera de la caja, y es únicamente dentro de la caja donde se conciben los juegos. Nunca habrá otra entidad como yo. Nunca habrá otros como vosotros, lo que importa es el tesoro interior, no lo que se ve en la estrechez de mente humana. ¿No es la Nueva Era una era de Superconciencia? Si persistís en verla como la Nueva Era, seguirá siendo el mañana que nunca llega. Podéis aplazar hasta mañana la Superconciencia, el Superpoder, la Supermanifestación, si tenéis una excusa para hacerlo. La Nueva Era es un futuro ilusorio que nunca llega; y nunca llegará. La realidad de la Superconciencia está aquí, ya; todo es cuestión de resucitar y poseerla.

Ya no hago tantas preguntas porque estáis demasiado atareados absorbiendo la información; y mientras más leáis y absorbáis, más aprendéis; con más precisión embeberéis lo que no se dice. Si estáis escribiendo una lista de preguntas, nunca llegaréis a ser lo suficientemente emocionales y por ende lo suficientemente poderosos para crear. Razonad eso.

Este trabajo está cansando a mi hija, por muchas razones. Vosotros también os cansaríais si os arrojaran rocas. Sólo os pueden lastimar unas cuantas veces. Pero ella no está cansada de aprender.

Hago honor a vuestro deseo de conocimiento. ¡Se ha necesitado gran fortaleza para emprender la lectura de un texto cuyo autor es una entidad que ha sido acusada de condonar el asesinato y cosas por el estilo! Pero, al igual que mi hija, vosotros tampoco estáis cansados de aprender y, creedme, cuando trascendéis vuestra mente de mono, se abre una frontera totalmente nueva.

A mi hija yo le permito sus sentimientos, pero yo le digo que lo único que importa es lo que piensa el Padre interior, no lo que piensan los demás. Nunca os canséis de querer aprender, cansaos de sentir la miseria. Sólo toma un momento hablar con el Padre interior, para que todo salga a flote. Sólo se precisa de un momento para cambiar vuestra vida entera. Ese es el legado de esta enseñanza.

Vais a obtener mucho más que independencia financiera. Vais a tener mucho más de lo que sabéis que existe, de modo que cuando dejéis este plano y coloquéis vuestras manos hacia adelante, se llenarán de riquezas, de conocimientos y de sabiduría. Podréis comer pan y pedazo, muchísimas veces.

Una vez que sepáis cómo usar las llaves, estáis en evolución, evolucionaréis.

Os amo. Sé que algunos de vosotros me habéis maldecido, calumniado y odiado, pero os amo. Todavía estáis aquí, aprendiendo, eso se debe a que yo nunca dejé de amaros.

Sed amables con vosotros mismos; invertid en vuestra propia vida. Por ahora es suficiente; id y consumid una abundante comida. Disfrutad con vuestros hermanos y celebrad. Luego, id a buscar vuestro lugar sagrado en el suelo y practicad con fervor y deleite lo que habéis aprendido aquí. Disfrutadlo. Regresad al Padre interior. Escoged vuestro próximo sueño o limitación y cread. Ya sabéis cómo hacerlo. Y si lo habéis comprendido bien, lo haréis con emoción pura y vuestro cuerpo empezará a palpitar y a ondular en seguida. Id y hacedlo solos y vuestro poder en todas partes será como el que tenéis adentro. Vivid lo que habéis aprendido y convertios en una verdad viviente. Un día os alegraréis de haberlo hecho, porque todo el oro del mundo no será suficiente para comprar lo que sabéis. La impecabilidad es la inversión más valiosa que alguna vez habréis hecho.

¿Y qué se precisa? Tiempo, soledad. Paredes gruesas para que nadie escuche vuestro grito en el momento del éxtasis.

Practicad esto hasta que os volváis profesionales. En el próximo segmento, aprenderemos a ir más allá de los sueños, de las limitaciones. Que así sea.

'Si vas a cambiar tu vida, primero

tienes que cambiar la manera

como tú la percibes ".

 

El truco de la luz

 

¡DE CÓMO COMER PAN Y PEDAZO!

Recomiendo un brindis con agua de limón antes de continuar. Esta oración indica dónde estáis en este viaje de creación.

 

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER

HACIA EL PADRE INTERIOR

A ESTA HORA

MANIFIESTATE

A LA ALINEACION

AL CONOCIMIENTO

AL PODER

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER

HACIA EL PADRE INTERIOR

LO QUE ES EL FUTURO

LO QUE ES EL AHORA

LO QUE ES EL PASADO

MANIFIESTATE EN EL AHORA

POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE.

QUE ASI SEA.

 

El hombre que soñó con la sed

Había una vez un hombre que yacía sobre un camastro en su choza, muy cerca de la ventana. El cristal de su ventana estaba tan limpio que parecía como si nada impidiera que uno sacara la mano y pudiera sentir el aire.

Y cuando estaba en su camastro, el hombre soñó que tenía sed Y el camastro se convirtió en la tierra reseca y cada movimiento hacía que el polvo de color azafrán se levantara y luego cayera y se acumulara entre sus pestañas. Su lengua se hinchó de la sed y sus labios se rajaron debido al continuo lamer hasta que ya no le quedaba humedad en la boca.

Y el sueño era de intensa sed.

Se acostó en su camastro, que en el sueño era la tierra cubierta de polvo de color azafrán. Y mientras yacía allí, Ra, el sol en su grandioso cénit, lo golpeaba sin misericordia. No podía levantar un brazo ni llamar a alguien para que calmara su sed con una gota del precioso líquido. Y no se podía mover en su camastro, para que la tierra no lo tapara. En ese sueño suyo no sabía que estaba soñando y su sed era insaciable.

Mientras yacía allá en tormento, sus labios y lengua destemplados, una suave lluvia caía por fuera de su ventana.

 

El hombre que tuvo el sueño de la muerte

Había un hombre que yacía en su camastro y tuvo un sueño de temor; soñó que moría. En el sueño, hacía esfuerzos por ganarle la carrera a un jinete. A distancia podía oír las pezuñas del caballo. Pero aunque se esforzaba, no se podía mover y las pezuñas se acercaban más y más.

Desesperadamente trató de gritar para conservar la vida, pero en el sueño no se podía mover y las pezuñas de los caballos producían fuego al chocar con las rocas y hacían temblar la tierra. Sentía pánico, y soñó que su muerte estaba sólo a unos metros de distancia.

En medio de su desesperación para correr, no se percató del sol o del viento que movía su cabello. Pasó por alto la tierra, la dulce tierra que estaba debajo de sus pies. Y mientras soñaba que la muerte se le acercaba cada vez más, el invierno se convertía en primavera y la desnudez del gran roble y sus largos y sinuosos dedos de yermas ramas prometían la esperanza de la primavera.

 

El hombre que tuvo el sueño de la escasez

Había un hombre que yacía sobre su camastro y tuvo el sueño de la pobreza. En su sueño, la oportunidad nunca tocaba a su puerta. En este sueño, él era un mendigo que desesperadamente pedía limosnas. No tenía más que una vestidura de lino que ya había sido remendada en varias ocasiones y sus botas ya no tenían tacones. No tenía ni un dije de oro que brillara con el sol. No tenía nada. Este era su sueño de pobreza. y mientras soñaba, afuera de su ventana soplaba un agradable viento. Las flores silvestres se bañaban en el sol y el viento soplaba polen y semillas hacia el útero de la tierra que esperaba en armonía, balance y sencillez.

 

El hombre que tuvo el sueño de Dios

Había un hombre que soñó que era Dios. En su sueño, todas las cosas eran posibles. Si lo deseaba, en un momento podía descender hasta lo más profundo, arrojar su red y sacar peces grandes, carnudos, brillantes y plateados. Cuando arrojaba su red, el mar le mostraba su gran abundancia.

En su sueño era Dios y a su vista nada perecía, ni el asalto de las estaciones lo afectaba. Tuvo un sueño de gozo, y todas las cosas resonaban con una música que nunca era desentonada, siempre era armoniosa. En su sueño, todo vibraba y los matices de los colores trascendían la percepción humana. En este sueño todas las cosas se combinaban y daban origen a la canción que es el pensamiento de Dios.

Y caminaba sobre praderas de color esmeralda, veía las flores brillar tenuemente en sus dorados pétalos. En ningún lugar de su sueño había furia, malicia, crítica o envidia. Tampoco había enfermedad, ni dolor, ni penas. Todo era como una eternidad que entonaba una canción de armonía.

Así era el hombre que tuvo el sueño de que era Dios. En ninguna etapa del sueño consideró la posibilidad de estar soñando, y despertó para darse cuenta de que estaba dormido.

 

Sed aquellos que tienen el sueño del Despertar

El sueño en el que vivís es el sueño.

Cuando despertáis, lo que veis alrededor ya no tiene sentido porque por fuera del sueño están las posibilidades armoniosas de la vida eterna. Por siempre, y para siempre.

 

Estáis en un sueño. Y todas vuestras percepciones,

inclusive la manera como las consideráis,

se basan en cosas perecederas, no en cosas eternas.

Tenéis el sueño que opaca todos los otros sueños.

 

Soñáis que todo es un imposible.

Y como ese sueño es el vigilante

de todas las cosas irrealizadas,

vivís en la ilusión llamada limitación.

 

¿No sabéis que por fuera de vuestra ventana está lloviendo?

¿No sabéis que por fuera de vuestra ventana lo que murió en el invierno volverá a nacer en la primavera?

¿No sabéis que lo que está por fuera de vuestra ventana es la abundancia de la multiplicación? ¿Las semillas de la genialidad?

¿No sabéis que estáis dormidos, soñando con la armonía, soñando con Dios?

La Manifestación -lo que estáis aprendiendo aquí- es la ciencia emocional. La emoción es lo que está vivo; vuestra lógica está muerta. La emoción es una vitalidad que trasciende los horrores del intelecto. ¿No sabéis que cuando estáis dentro del intelecto, nunca habéis vivido ?

Cuando experimentáis los espasmos en el proceso de manifestación, ¿no sabéis que sois el Dios que camina sobre verdes pastos y escucha la canción de la armonía? Porque allí, en ese proceso, yace la eternidad que no tiene ni el principio ni el fin de los confines que limitan la factibilidad de todas las cosas.

Si hubiera un final en la naturaleza, no podría haber evolución. Vosotros que utilizasteis el poder, lo veis al contrario. Consideráis la imaginación encendida y el éxtasis de una fantasía como algo irreal. Es lo contrario. Es en la enormidad del cuerpo emocional alineado donde creáis lo que es en verdad real desde el Señor Dios de Vuestro Ser. pensáis que es al contrario, porque ese es el drama humano.

El drama humano termina cuando encuentra la diferencia entre la ilusión y la realidad. Si creéis que lo aceptáis y abrazáis cuando vais hacia adentro y traéis el sueño a la superficie es pura imaginación, entonces también debéis pensar que el Reino de los Cielos que está adentro es igualmente pura imaginación.

Tenéis que saber esto; debe resonar con la verdad. Porque si el Reino de los Cielos está adentro, entonces es el adentro lo que crea todo el afuera.

Es el adentro lo que os mantiene en esa estrechez de mente y de lucha. No os permite tener el privilegio de la vida ilimitada. ¿Y sabéis porqué forcejeáis? Porque sois intolerantes, de mente estrecha. Porque estáis dormidos en un sueño en el cual estáis atascados. Cuando despertáis emocionalmente, toda la lucha, el dolor, la pena y la herida dejan de existir.

Cuando despertáis emocionalmente llega la armonía. Se os hace muy difícil abrazar este privilegio de saber. Es un privilegio saber lo que estáis aprendiendo, o sea, que tenéis que cambiar de actitud en cuanto a lo que es real y lo que es ilusorio.

Si queréis ser realistas, sentid emoción, pues en ese estado no hay hipocresía.

Si os aventuráis a presumir y ampliáis vuestra capacidad para alcanzar ese estado de razón pura, en donde dais a luz otra parte de vuestro cerebro que os permite aceptar la majestuosidad de un pensamiento más grandioso, de manera innata sabréis que lo que os he contado es una gran verdad. Vuestro cerebro se abrirá y fluirán pensamientos divinos, no pensamientos del drama humano. Y en ese pensamiento, en esa presunción, os empezaréis a dar cuenta de que, emocionalmente, habéis creado toda vuestra infelicidad, la cual se ha manifestado en vuestro sueño de limitación.

Y en un momento, en medio del caos, con un cambio de actitud, disparado con deseo, podéis resolverlo, poseerlo, y alcanzar la felicidad, pues el caos ya no existe. Yo os digo, esta carne y hueso pasarán, pero es la calidad de la corona de vuestra alma y espíritu lo que reemplazará el reino de carne y hueso. Solamente a través de esa alma y ese espíritu se conservan la inmortalidad del amor, el gozo y la sabiduría profunda, porque todo lo demás perece y el cuerpo regresa al polvo.

¿Qué es real? ¿Qué es lo que sostiene lo eterno? Al razonar, uno saca la conclusión de que es el reino: tomando el legado de la verdad de que YO SOY DIOS hasta su cénit; dándose cuenta de que la perennidad de lo que sois es por siempre. SOIS DIOS.

¿Y qué es lo que acumuláis que es eterno? El entendimiento de que emoción es verdad. Ver al mundo con la emoción adentro es la manera de acopiar la riqueza que se llama sabiduría y el saber interior que dan origen a un magnífico Ser de Luz que le ha ganado la guerra a la muerte y a todas las cadenas que os atan a la carne. Por siempre y para siempre.

No se puede ser un "realista" y saber de manera innata que se es eterno. Sólo se sabe que se es hipócrita, el que no tiene Dios nunca vivió. Saber que se aceptó el sueño, con las emociones, es la gran realidad y saber eso con absoluta certeza equivale a ser liberado del sueño, a despertar.

¿Qué es la luz de Dios? ¿Cuál es el poder de un Cristo? ¿Cuál es la magia que se os escapa totalmente de las manos? Es la verdad emocional. Cuando emerge, la talláis en partes y descartáis lo que no es real en vuestro sueño.

¡Despertad! Afuera está lloviendo.

¡Despertad! El invierno está pasando. Se aprecia el color de malva de la primavera y los botones rosados ya están sobre los sinuosos dedos negros del majestuoso roble. ¡El vive de nuevo!

Queridos maestros, manifestar es sólo un pedazo del pastel del rey. Pero, como veis, al rey le toca todo el pastel. ¡Por eso es el rey! Aceptar y abrazar es sólo una parte. Vosotros sois soñadores que permanecéis en la limitación más grande de todas: la noción de la imposibilidad.

 

Lo que es custodiado por la imposibilidad

nunca se convierte en realidad.

 

Y por eso no sois el genio; carecéis de Dios, sois los muertos vivientes, porque no os podéis dar cuenta de lo que está adentro, de la  necesidad que tiene que ser satisfecha. ¿Y por qué tiene que ser satisfecha? No para que sea propiedad de la humanidad, ni para que la naturaleza se alegre con vosotros, ni para forrar vuestros bolsillos con oro. En esencia, la necesidad se satisface para que resalte como un tributo tridimensional al poder que está dentro de la gloria de Dios, el Padre, por siempre y para siempre.

No es el oro, es la magia de lo que está dentro de él. Y dice: "Mírame; vengo del que me envió". Y Su nombre es Eterno.

¡Está lloviendo afuera, vosotros los que necesitáis dinero! Y cuando lo gastéis todo, vais a necesitar más.

Ya viene la primavera.

Parte del pastel es la capacidad para mirar vuestra independencia y tener la sensación de que estáis sólidos desde el punto de vista financiero, de manera que podáis dedicar vuestra vida a Dios, ¿correcto? ¡ Pues no! Continuamente estaríais protegiendo las finanzas para que el balance nunca esté en rojo.

Todavía estáis aprendiendo lo que es parte del pastel, pero eso no sucederá hasta que vuestra actitud cambie. En este momento, vuestra actitud está contra vosotros, porque, como veis, para vosotros todo esto no es todavía más que una deliciosa fantasía. Cuando dejáis este libro y os retiráis a dormir, meditáis con vuestra mente realista: "Esto no puede ser cierto; no soy digno de esto".

 

Para cambiar vuestra actitud,

 debéis usar la razón pura hasta el cénit

de vuestra entereza.

Tenéis que dejar ir vuestra mente de mono.

 

¿Cómo conocéis la forma de abrir el gran séptimo sello, la pituitaria, el guardián del asiento del cerebro? ¿Como lo abrís? Si tratáis de lograrlo mediante las drogas, moriréis. Si ensayáis los cánticos, os volveréis roncos. Si tratáis con la meditación, sólo correréis alrededor de las esquinas de vuestra caja. Lo lográis al invertir con intensidad la actitud; entonces, desde ahí, empezaréis a cuestionar el otro lado de ella.

¿Qué es real y qué es ilusión? Preguntad: "¿Qué tal si...?" Seguid preguntando y la pituitaria empezará a responder. Ese fantástico elíxir brillante de hormonas comenzará a abrir el cerebro y la pituitaria florecerá como una gran flor de loto. Y los "qué tal si..." os llevarán más lejos a medida que abren el cerebro más y más, de modo que podáis aceptar y abrazar el pensamiento, la belleza de lo que Dios es, en todas las profundidades de su misterio. Eso es lo que abre el gran séptimo sello.

Las mentes perezosas, las mentes metafísicas, los maestros espirituales, las dietas, los cristales, los amuletos y los circones no hacen más que adornarla caja. Nada más. Vais a morir, bien adornados. Es que no está afuera; está adentro. Sois la máquina más maravillosa que se haya construido. Sois el cuerpo viviente del Dios viviente, y él está allá, detrás de los sueños. Y el genio está allá, en el punto donde la actitud se cambia.

La conciencia social es una ilusión; la emoción es una realidad y si pudierais aceptar eso, rápidamente comenzaríais a eliminar al guardián de todos los sueños, y ellos empezarían a fluir como un río. ¿Y adonde van? ¡Regresan a Dios! Podríais mirar a la superficie de esos sueños, como si fuera un río, y ver vuestro rostro. Podríais mirarlo y decir: ''Soy yo". Entonces poseeréis el saber interior, el conocimiento, la verdad que va más allá de la idiotez de los ritos. Entonces poseeréis la verdad que se extiende más allá del juego, más allá de la caja. Es la verdad que recorre todo el camino hasta la inmortalidad.

Estáis en capacidad de ser genios. No es algo que yo os pueda dar, algo que pueda poner en vuestra mano. Ningún mensajero aparecerá portando el regalo del genio para que os adornéis con él. No es algo que conseguiréis besándole los pies a otro, con la esperanza de que se os pegue algo.                                                                                          

Es algo innato para vosotros. El genio es la fuente que no ha sido consultada, el brillo, el salto cuántico de una vida que puede llegar hasta la eternidad.                                                                                         

El cuerpo es controlado por la pituitaria, la cual por medio del flujo hormonal, monta la glándula que produce la vida o la prepara para que termine.

Habéis poseído un poco de emoción la cual invertisteis en vuetra fantasía, pero todavía no poseéis el genio. Hasta que invirtáis la emoción, el próximo paso en manifestación os dejará preguntando que pasó y desechando el proceso.

 

La limitación más grande de todas es la actitud

¿Sabéis por qué nunca lo lográis completamente? Porque para vosotros lograrlo, es un sueño, y soñáis que muy pocos lo logran. Muy pocos lo obtienen, lo son, llegan a serlo, lo demuestran. Vuestra mente y emoción son los más grandes activos que poseéis; nunca se pueden vender. El hombre puede matar el cuerpo, pero nunca el alma, vuestro espíritu. Os pueden apedrear, mas nunca os lastimarán. Nunca podrán magullar el alma y el espíritu que es Dios. El perdona con compasión y vive para siempre.

Muy pocos obtendrán todo el pastel, porque vuestra mente de mono busca esta explicación racional: "Esto no es más que las enseñanzas del Ram". Y muchos me niegan y dicen que ya no existo, porque cuando ellos deciden que yo ya no existo, se les hace más fácil desechar lo que se ha impartido, y ya no se sienten obligados a seguir con el otro paso. ¿Veis? Yo me convertí en su excusa: "No importa; eso no es real".

En el proceso de manifestación, obtendréis el gran milagro y os preguntaréis por qué todavía no sois felices. En un momento sentiréis un arrebato, celebrando vuestro éxito con toda pompa, pero luego se presenta otra cosa y ya olvidáis todo lo que habéis aprendido. ¿Por qué? Porque asumís una actitud de ansiedad nerviosa.

Afirmáis que os sentáis en mucho silencio para empezar este proceso porque no queréis molestar al vecino. Oh, mansa entidad, la verdadera razón de ese silencio es que dudáis de lo que estáis haciendo.

Si os diera un amuleto y dijera: "Id y frotad esto todas las noches; remojadlo en agua, sacadlo y luego bebed el agua", lo haríais a toda velocidad. (Y obtendríais algunos resultados). Pero cuando el asunto es con vosotros, absolutamente solos, inventáis excusas para no participar puesto que vuestra actitud invertida dice: "Esto no es real". Por eso es por lo que algunos de vosotros en un momento sois curados mediante estas enseñanzas, mientras que otros permanecen inválidos.

¿Por qué los milagros les suceden a unos y a otros no, considerando que todos repiten la misma oración?

¿Dónde está la actitud? Ahí está todo el secreto. El sueño que os mantiene rezagados, que os impide llegar adonde queréis ir, es un sueño  de vuestra creación; lo aceptasteis. La sociedad entera está como prueba irrefutable de que tuvisteis todo el derecho a crearlo. Sí, todos los días la sociedad os dice lo que es real; todos los días os da pruebas por medio del oscuro pantano de la plaza de mercado, mediante la iniquidad de la limitación. El hombre calumnia y asesina a su hermano y viola la inocencia. El hombre hace tratos y construye paredes. Los precios están en un cambio continuo y os preguntáis cuál es vuestro puesto en todo esto. ¡Es ahí donde os afirman que el sueño viejo es real!

¿Cómo os despierto de ese sueño? El comienzo es el análisis de este conocimiento; ahí todo empieza a tomar forma. El conocimiento, no los ritos, da origen a la apertura del cerebro; cambia la calidad de la vida.

¿Qué puedo hacer para intensificar el conocimiento? Puedo enviar muchos mensajeros, pero como veis, ellos son más bien como una especie de placebo. Os pueden afirmar por un momento que estáis bien, pero inmediatamente regresáis a vuestros síndromes: al odio y a la furia, la envidia, la amargura, la venganza, el despotismo, los chismes e incluso a la guerra. De modo que los mensajeros sólo han sido placebos. Yo no puedo derribar esa actitud.

Yo únicamente puedo alimentaros con conocimiento y animaros a discernir cada palabra; con esto se logra un impacto emocional, empezando a abrir el cerebro. Entonces, poco a poco, se encenderán las luces y podréis decir:" ¡ Desde el Señor Dios de mi Ser, lo hice! ¡ El pastel es mío!"

¿Y qué os he dado? ¿Cuál es mi legado?

Una profunda verdad.

Llegar a la eternidad es cuestión de cambiar la actitud hacia adentro.

Razonadlo. ¿Qué tal si...? ¿Qué tal si...? Sumadlo como en matemáticas; actuadlo con emoción, contempladlo.

Todo lo que habéis hecho en la vida lo hicisteis porque queríais hacerlo. Eso, por sí solo, fue un deseo a partir de la emoción. Querer es emoción.

¿Y qué es emoción? Es un poder invisible.

Entonces, ¿qué lo trasciende?

Está lloviendo afuera; esto no es una verdad nueva. Es una verdad olvidada.

¿No sabéis qué hay al otro lado? La realidad.                      

¿Qué os impelió a tomar este libro? ¿Un sentimiento? ¿Y qué le agregasteis a ese sentimiento? Que, de algún modo, este libro os ayudaría a convertiros en millonarios. Esa fue vuestra actitud.

¿Pero cuál fue la espontaneidad dentro del alma? La emoción, emoción.

Yo os digo que aquellos que viven en el mundo "real", los soñadores, están muertos. Han adorado el intelecto y han abandonado su emoción, relegándola a las mujeres tontas y los niños inmaduros.

Ellos nunca han vivido.

Y, un día, tendrán que comerse sus propias palabras, porque no tendrán otros bienes.

¿Dónde están los misterios? No los hay.

 

"No hay tiempo mejor que el presente ",

dije yo sintiendo la inutilidad

de hacer objeciones.

 Max hizo un gesto disimulado y dijo:

"El único tiempo

que existe es el presente".

 

El truco de la luz

La vida y la ilusión

¿Qué son las escuelas de sabiduría? Estáis en una. ¿Qué es lo que no se puede plasmar en papel y se debe esconder? Nada. La superstición es como un jinete sin rostro; no existe.

Cuando no comprendáis algo, sospechad de ello. Lo sabéis todo, y lo sabéis por medio de la emoción. La emoción es lo que enciende el fuego y permite que llegue el conocimiento.

Vosotros sois los libros escondidos; los habéis escondido en la ilusión fantástica.

Sé que si seguisteis las instrucciones que di para el proceso, al principio os sentasteis allá y sólo jugasteis con vuestro sueño. Luego, cuando os dije que ese sueño se manifestaría según el grado de aceptación que le otorgarais, pedisteis otra oportunidad. ¿Por qué? Porque algo hizo efecto y dijo: "Solamente recibiré lo que engendré y con gozo y con profunda liberación, yo siento".

Así que regresasteis y empezasteis a sentir un poco más. Entendiendo que operáis de ese modo, debí haber dicho que actuarais como si acabarais de ganar un millón de dólares.

Pero yo entiendo el dinero; vosotros no. ¡No es vuestro dinero! Y alguien va a pedir que se le cancele el préstamo. Pero si invertís la actitud, empezáis a notar la diferencia.

He hablado y os he entregado una enseñanza profunda sobre el secreto de toda vida, si lo podéis aceptar.

Afuera está lloviendo, soñadores, pero sé que si podéis razonar un momento veréis que es la actitud con la que aceptáis lo que diferencia la vida de la ilusión.

Y cuando eso esté bien claro, recibiréis ricos dones para que continuéis en vuestro sendero del gozo.

Manifestad todos vuestros sueños con un entendimiento increíblemente sabio y prudente que va mucho más allá de la baja mente del hombre común.

¿El pastel?

La manifestación es sólo una pequeñísima parte de él.

 

Cumpliendo el destino

Antes de continuar, es necesario que entendáis el destino.

Si la emoción lo creó -y por la ley lo hará- ¿cuál es el siguiente paso requerido para que el destino se adapte a la emoción del sueño?

¡Tenéis que ser hacedores; hacedores. Hacedores! Si os sentáis allá con la cabeza inclinada y las manos abiertas, el destino pasará de largo.

Tenéis que levantaros y caminar hacia el destino.

Ser genios no tiene nada que ver con aceptar el sueño. Mientras esté adentro, no es el genio, es la limitación. El genio aparece cuando el sueño se manifiesta y lo aceptáis o abrazáis en el plano físico. Vais a tener que hacer eso hasta que hayáis realizado todos vuestros sueños, hasta que un día, os podáis sentar usando nada más que una sencilla túnica y ya no deseéis nada más de este plano, excepto bañaros con el calor de la luz matutina.

Os podréis sentar en el trono de Cristo solamente cuando hayáis concluido todos vuestros sueños.

Mi reino no es de este mundo, porque lo poseo todo. Y vosotros os podéis sentar allá y repetir esas palabras todo el día, pero como ya habéis tenido el sueño de ropas de oro, éste tendrá que llegar antes que

¿Qué hay al final de este sendero de iluminación? Llegar a ser Dios/Hombre, que Dios pueda ver su rostro por primera vez, y que pueda presenciar su viaje increíble, que se llama El mismo.

Vuestro reino no será de este mundo, sino del mundo interior: poseerlo todo y ya no ser desenfrenados. Por eso es por lo que necesitáis vuestros sueños, pero no podéis tenerlos, no podéis sentaros y bañaros con la luz y no dejar huellas como lo hace un Cristo, hasta que hayáis caminado hacia vuestro destino. Podéis haber reído a carcajadas y llorado ríos de alivio en gozosa libertad y os podéis haber sentido inmaculadamente limpios adentro, como una nueva prenda, pero tenéis que recorrer todo el camino.

El siguiente pedazo del pastel consiste en caminar hacia el destino que habéis creado para que podáis sentir, palpar, oler y llevar puesto el sueño, porque el alma ya está vestida de ese sueño.

Y luego debéis continuar con el siguiente sueño, y después el siguiente, y el siguiente.

Los hacedores son los genios. ¿Qué hace a un genio? ¡La aplicación del sueño! Podríais sentaros a recitar elocuentes filosofías y tener ideas brillantes, pero vuestro auditorio se irá cuando sus tripas empiecen a sonar; ya no os escucharán. Se irán, comerán y pensarán que sois unos estúpidos. No impresionaréis a nadie, porque, ¡qué pena! os verán solamente como unos estúpidos.

Hacer es vivir. Si os sentáis dentro de vuestras cuevas y pensáis que Dios os debe algo porque habéis llegado a saber todo esto, el sol nunca brillará dentro de vuestra cueva. Permanecerá oscura y húmeda, y vuestros huesos artríticos dolerán.

¡La vida es un regalo al que hay que despertar! Es la realidad. El genio se logra haciendo. Las puertas se manifestarán, pero tenéis que entrar por ellas.

¿Pensáis que caerán ladrillos de oro desde el cielo?

¡Tontos!

¿Pensáis que sólo con abrir la boca el maná caerá y os llenará? ¡Despertad!

Soñadores, es sólo cuando os levantéis de la cama, abráis la ventana, saquéis la cabeza y abráis la boca cuando la lluvia podrá saciar vuestra sed. Está lloviendo afuera.

 

La vida es un regalo al que hay que despertar.   Es la realidad.

Cuando despertéis, ya no escucharéis los ardientes cascos de la muerte. Entonces lo que escucharéis será no más el viento que susurra a través de las desnudas ramas de la primavera que empiezan a brotar. Es la vida. VIDA. La vida os dice: "Estoy viviendo de nuevo. Resucité del invierno. Estoy aquí otra vez".

¡Despertad! Id y abrazad un árbol. La primavera llegó. Estáis vivos. Despertad de la pobreza. Levantaos y salid por la puerta, sentaos en la pradera y dejad que el polen cubra vuestro rostro de abundancia. Está sucediendo. Las semillas son los sueños que soplan en el viento. Ellas mismas se injertarán en el fértil útero de la grandiosa madre tierra, y se levantarán y florecerán. Ellas se levantan y hacen. Vosotros soñadores que yacéis en medio del sueño y sólo soñáis con perseguir la cola como el gato en medio de malas relaciones amorosas, en ser infelices, en ser las víctimas de vuestra propia creación; vuestro sueño consiste en ser la víctima. Todo el tiempo os sumís en los profundos abismos de la tristeza y allí os revolcáis. Recorréis las esquinas de vuestra propia caja de sueños de infelicidad.

¡Despertad! ¡Salid! Hay una banda marchando. ¡Unios a ella! Yacéis en vuestro camastro, con todos esos sueños, de los que queréis escapar. Esos sueños os persiguen y obsesionan en cada esquina.

¡Vosotros, los espirituales! ¡Hipócritas! Vosotros, los que pensáis que poseéis a Dios, la verdad, el sendero y la luz, ¡despertad! No sois más que hipócritas, y moriréis frustrados. Sois los que no tienen Dios. Despertad y observad cómo llega el alba. Os dirá todo lo que queríais saber.

No tengáis miedo de gritar en el viento, o de abrazar a un niño y escuchar su corazón latir en vuestro pecho.

No tengáis miedo de recoger flores en la pradera y pasar un rato disfrutando su fragante perfume.

No tengáis miedo de contemplar con asombro la media noche de color púrpura y la espléndida luna descolorida. Y seguid con suma atención el recorrido del humo gris, a medida que se mueve frente a Ia luna y echa sombras moteadas sobre el cielo de media noche.

Eso es la vida; es Dios. ¿Qué amuleto que poseáis puede igualar el esplendor del crepúsculo? ¿Cuál es la voz que escucháis? ¿Quiénes son vuestros maestros? ¿Qué os pueden decir que no lo sepa el silencio? Vosotros sois Dios. ¡Despertad! Hipócritas, entidades espirituales; no existe tal cosa. Es un sueño. Decir: "Quiero ser espiritual" es realmente afirmar: "Soy un fracaso; deseo ser espiritual". Significa que no lo poseéis.

YO SOY. YO SOY. YO SOY. No hay duda.

Razonemos sobre esto: Si os esforzáis por ser buenos, significa que sois malos. Si os esforzáis por ser "la entidad metafísica" que va más allá de la ira del dogma, quiere decir que sois el dogma. Nunca vais a salir de él y seguiréis caminando en vuestra Nueva Era. Nunca llegará. El futuro nunca llega, porque estáis soñando con algo que espera en el futuro, lo que quiere decir que no es ahora. ¿Veis?

No hay tal cosa como la Nueva Era. El mañana nunca llega si abrigáis esperanzas, porque si eso hacéis, quiere decir que no lo poseéis. Estáis dormidos y nunca habéis vivido. ¡Despertad! El sol brilla. Las rocas están bajando de la montaña.

¿La voz de quién escucháis en el desierto? ¡La vuestra!

YO SOY. El centro del YO SOY es eterno por siempre y para siempre. La atrevida, humilde y gentil luz de una entidad pura está adentro; es lo que yace debajo de todos los sueños: de todos.

Vosotros sois Dios, soñando con un hombre que es limitado. Y sobre el camastro del soñador nada evoluciona. Desde mis días no habéis evolucionado. ¿Y vuestra era tecnológica? En mis días yo la conocí. Sois muy similares a como éramos en mis días.

¿Y quién os proporcionó el conocimiento tecnológico? Un genio atrevido que tuvo el sueño y caminó hacia su destino.

Observad vuestra fuente de luz. Vuestra luz ya no sale al quemar aceite de ballena; habéis atrapado la magia de lo invisible - "el electrum". ¿Quién pensó en eso? No vosotros, sino el soñador que abrazó con emoción y caminó hacia su destino. Todavía estáis dormidos en vuestra era dinámica. No habéis evolucionado desde mis días. Vuestras cabezas no han crecido para dar cabida a una actividad cerebral mayor. Pero no es necesario, después de todo usáis solamente un tercio de vuestro cerebro.

Estáis dormidos en el camastro.

¡Despertad!  Se acerca la primavera; está evolucionando.

i Despertad! El organismo viviente de vuestra tierra está evolucionando y vosotros permanecéis dormidos.

Un verdadero Dios que camina en forma humana no se inclina ante los pies de otro, ni le pide consejo a otro. Un verdadero Dios es la luz resplandeciente del carisma y del genio. Un verdadero Dios está lleno de gentileza, humilde fortaleza, una extraordinaria mente para saber, y vive impecablemente. El Dios que camina en la forma de hombre.

Estad atentos, soñadores. Hay ángeles caminando afuera de vuestra ventana. Están danzando en la lluvia. Un hijo de Dios genuinamente embelesado es Dios. Y su saber interior permanece intacto, está enterado de todas las cosas con exactitud. Sus instintos están tan afinados como los del salmón. Nunca está triste; dejó la tristeza en el sueño que era propiedad del sueño.

Despertar es un gozo. El pastel consiste en hacer, crear. Y en cualquier momento se puede terminar, abrazar otro sueño, y caminar hacia otro destino.

El cambio es evolución. Sabéis que estáis logrando algo cuando vuestra actitud empieza a cambiar; sabéis que estáis despertando. Cuando despertéis, sabréis lo que he dicho aquí y lo que no he dicho.

Manifestar un sueño de independencia es cambiar la actitud. Vuestras emociones son reales.

La verdad está adentro.

La concepción del ayer es una ilusión.

Vuestros sueños se manifestarán, y un día sencillamente soñaréis YO SOY, lo abrazaréis y seréis parte integral de vuestras vidas.

¿Se preocupa el lirio del campo por su belleza? ¿Se preocupan las hierbas por su nutrición? Difícilmente. Viven una y otra vez, muchas veces y las semillas de la última vida las lleva el viento a través de colinas y valles hasta una nueva y bella pradera para tener una nueva experiencia.

Queréis ser felices. ¿Pensáis que el dinero os dará la felicidad.

No, porque el dinero es el paseo de alguien más.

Desead la felicidad en vuestros años y ella se encargará de todo lo demás. Si sois entidades nobles, amables, impecables, sin el engaño y la desdicha del ayer, el gozo hará que todas las cosas se cumplan.

Sois genios, pero la mayoría de vosotros está aturdida por lo que lee. No tenéis la inteligencia, vuestra espalda es débil y, además, podéis inventar un millón de excusas para no hacer esto y las podéis crear también.

Podría decir: "Sentaos y pensad en todas las razones por las que no sois genios" y os quedaríais sentados ahí hasta la mañana. ¿Y qué indica eso? Muestra cuán grueso es el sueño que opaca a todos los otros.

Sois entidades perezosas y letárgicas que esperan que otro les haga todo. Nunca despertaréis; nunca viviréis. No os gusta escuchar eso, os duele. Entonces regresad a dormir.

Pero estáis equipados con todo; sabed eso. No vinisteis a esta vida carentes de algo que sea necesario para recorrer todo el camino.

¿Y qué tal de los que piensan que lo que arreglaría sus vidas sería otro ser humano que los haga sentir amados? Necesitan de alguien para hacerlos sentir especiales. ¿Sabéis por qué deseáis con vehemencia una relación? ¿Sabéis por qué pasáis de una relación a otra? Porque dais vueltas y vueltas en una caja de frustración, y creéis que una relación es la respuesta y que si podéis encontrar a alguien que os acaricie, entonces el dormir en la noche ya no es tan estresante.

Todo el lío de buscar una relación es en realidad genio frustrado. Cuando despertéis y os convirtáis en el hacedor y toméis el resto del pastel, la energía que está frustrada en los órganos sexuales cambia de rumbo, la pituitaria se abre y el cerebro empieza a florecer y toda esa energía camina hacia su destino. Estáis haciendo, estáis creando. ¿No sabéis que la energía que está en lo que llamáis el chakra de la raíz es el genio en bruto? ¡ Y vuestra naturaleza es encontrar a alguien para que la descargue! ¡Derramáis vuestra vida en el suelo!

El celibato no es algo forzado; espera allá. Es el puente que os conduce del sueño a la realidad. Cuando sois célibes, la energía cambia hacia un flujo natural de creatividad. Buscáis relaciones como locos Para poder sentiros bien al ir a la cama. Cuando despertéis del sueño en el que vivís, puede que os deis cuenta de que caminaréis solos hacia vuestro destino, porque lo habéis creado de ese modo para alcanzar esa meta.

Cuando abandonáis este plano no os casáis, no hacéis el amor en una nube. Sois energía de luz pura. El Dios que despierta convierte la energía del elemento humano dentro de vosotros en el genio creador y se convierte en ese genio. ¿Cómo? Por medio de vuestros sueños; abrazadlos y esperad a que se manifiesten en frente de vosotros. Caminad hacia ellos, salidles al encuentro. Cread, complaceos en ello; abrid vuestro cerebro, más allá del fuego en aras del conocimiento Y entonces, oh, humanos, Dios caminará en vuestra forma. Réquiem por el sueño. Réquiem por el sueño.

 

Vuestra realidad es la caja

 y la fantasía es el resto del pastel.

 

Sé que hay algunos de vosotros que estáis, digamos, disgustados por lo que dije. Eso es porque este mensaje sacude muchas cajas, y vuestras cajas representan vuestro modo de vida. Os fascina sentiros infelices e inseguros y la caja os proporciona la seguridad que necesitáis. He enfadado a muchos con esta verdad. Pero si respondéis con emoción, sé que habéis escuchado bien.

Sé que para muchos de vosotros la única motivación son los órganos sexuales y sobrevivir. Sí queréis las cosas buenas de la vida, pero si eso implica hacer un esfuerzo o si lo podéis obtener de otro modo, cualquier día tomaréis el camino más fácil.

Sois los ladrones de vuestro propio tesoro. Pero eso nada tiene de malo; está bien quedarse dormido; no habéis pecado. Aún sois amados. Recordad esta pequeña enseñanza: Vuestra caja es la realidad y lo que llamáis fantasía es el resto del pastel.

¿Qué es lo que bloquea vuestro sendero? Si esa es vuestra pregunta, no tenéis un sendero. Más bien que arrojar vuestras perlas a los cerdos, saltamontes, recordad lo que acabo de decir. Escribidlo si es necesario, y colocadlo donde lo podáis ver.

Si queréis salir de la caja, volteadla. Que la caja sea la ilusión y el pastel la realidad, solamente en actitud. Desde el Señor Dios de Vuestro Ser, que así sea.

Si sólo una pizca del pastel produjo un chasquido de los labios, vulgares sonidos con la nariz y os dejó con ganas, bueno, esa puede ser la motivación que os impele a levantaros, salir y caminar hacia vuestro destino. Si tenéis esa motivación, o por lo menos una partícula de ella, continuaréis saboreándolo.

Si vuestro deseo es permanecer en la caja, entonces carecéis de un sendero; lo único que tenéis es una cama para dormir.

De modo que si lo probáis, no sentís absolutamente nada y vuestra motivación vacila, regresad a dormir. Ahí es donde queréis estar.

Pero voy a hacer un trato con los que desean seguir adelante. Un día cuando estéis sentados afuera de los portales, estudiando a todo el mundo, por decirlo así, y ninguno de los transeúntes tenga algo que no podáis poseer emocionalmente, empezaréis a no dejar huellas, y yo os veré en la luz. Que así sea.

Ahora bien, os recomiendo que vayáis a festejar, a absorber este nuevo pedazo de pastel y a pensar sobre vuestra actitud. Reflexionad sobre la posibilidad de transmutarla, porque, cuando lo hagáis, podréis llevar esa actitud más allá de la muerte, hasta el infinito. ¡Entonces sabréis que todo esto es real!

Después de que le hayáis agregado combustible al cuerpo y nuevos pensamientos a la mente, tomad otra vez el libro y veremos qué podemos hacer con otro de esos sueños emocionales.

Y si pertenecéis al grupo de los que se quedarán dormidos, y lo sabéis, de todos modos continuad con la lectura. Aun en vuestro sueño recordaréis esto. Al leer y absorber, aun cuando no entendáis parte de esto y debatáis con el resto, obtendréis suficientes pedazos para empezar un proceso. Al considerar este material, habréis reunido grandiosas opciones y una gran verdad. Habéis usado la razón pura para obtener deliciosas oportunidades emocionales. Vais a mover montañas. Y, tal vez, por primera vez, habéis logrado un temblor momentáneo de esperanza en cuanto al enigmático Reino de los Cielos.

Seguro, durante largo tiempo habéis oído que sois Dios y que el Reino de los Cielos está dentro de vosotros. El motivo por el cual eso no ha tenido tanta importancia es que aquellos que lo aceptaron ya no están aquí. Solamente vosotros, el resto, estáis aquí.

Y  la próxima vez que vayáis a la cama o a vuestro destino, el entendimiento de una verdad emocional que trasciende las palabras se acelerará.

 

Y cuando comprendáis

la independencia financiera,

la obtendréis.

 

¡Mucho más de lo que soñasteis! Pero la diferencia es que, cuando os llegue la hora de dejar este plano, lo que habéis acumulado de estos sueños se irá con vosotros a prepararos una mansión, en otro tiempo y en otro lugar, donde todas las cosas están en armonía.

Así que, no solamente vais a cumplir todos vuestros sueños y dejarlos atrás como un mudo legado de vuestra existencia, sino que los poseeréis cuando os marchéis.

 

Ay del rico que se aferra a sus joyas y desea

que lo entierren con ellas,

porque parte desnudo hacia la luz.

 

Ahora, id y comed. Y cuando lo hagáis, bendecid la comida. Bendecid vuestros cuerpos y pensad sobre lo que habéis aprendido con emoción. Pensad en todas las fibras que os ha tocado, porque el impacto de la emoción de una verdad abrazada es vuestro por siempre.

 

"Es como si un Dios con un trillón

de ojos despertara de una larga siesta.

Y a medida que se levanta,

lo primero que ve es El mismo... en un espejo.

Y a medida que vosotros despertáis,

 también despiertan muchos, muchos otros".

 

El truco de la luz

SOIS DIOS QUE SUEÑA QUE ES HOMBRE

Vosotros nacéis del pensamiento a partir del cual existen todas las cosas. Sois hermosos.

El color de vuestra piel es como una paleta. Algunos tenéis la piel de caoba pulida, un bello y rico color. Algunos sois amarillos, aun más pálidos que un narciso. Algunos sois rosados, con un rubor adentro. Sois hermosos; no existen diferencias entre vosotros. Sois todos parte de la luz y sois exquisitamente bellos.

Hay ojos que tienen todos los tonos del color castaño, otros son verdes como tallos de caña, felinos y místicos. Hay azules en diferentes tonos del cielo a diferentes horas del día; danzan, parpadean y arden con vida. Algunos ojos que he visto son grises, como el agua de una almeja.

Algunos tenéis cabellos como de cobre pulido, color de pizarra, amarillo suave como el sol, ébano. Algunos son como cimas de montañas cubiertas de nieve. En algunos de vosotros es gris pardusco, en otros brillante y radiante.

Bellos cuerpos; sois homo erectus, homo sapiens. Venís en todas la formas: grandes, pequeños, anchos, enclenques, tiesos, delgados, robustos, pero poseéis el mismo esqueleto: hermoso.

Dios que sueña que es hombre.

Cuando observo que la intensidad de vuestras luces varía, no quiere decir que unos tienen más o menos luz que otros, sino que sois todos diferentes, creativos, bellos. Pero yo os veo a todos iguales, como Dios, aunque cada uno es único en su género.

Cuando miro dentro de vuestros ojos y veo vuestro cabello, observo eso que va más allá del sueño en la realidad llamada "magnífico despliegue del drama humano, desarrollándose, despertando, convirtiéndose otra vez en esa luz".

Cuando lleguéis a ser la luz, la podréis ver en otros. Ninguno es más pálido que el otro. Sois hermosos, así es.

Extraordinario será cuando vosotros, maravillosas entidades que buscáis la libertad, podáis mirar a todo el mundo y no considerar a ninguno menos que otro. Cuán maravilloso será cuando podáis mirar a vuestros semejantes y no envidiéis ni sintáis celos, pues eso es lo que ha formado esas profundidades de vacío insondables dentro de vosotros. Cuando vuestra actitud cambie, empezaréis a ver las cosas desde otro ángulo.

¿Sabéis que cuando envidiáis, cuando estáis vacíos, es precisamente aquello que no poseéis lo que os mortifica? Cuando lo poseéis, reina la paz.

No hay ningún poder que acompañe al sueño humano, no importa cuánto dinero o control haya de por medio; incluso si el mundo es el tablero de ajedrez en el que realizáis vuestros juegos. Los que juegan el juego de dinero y control caminan en el sueño humano donde hay algo que no se puede conquistar: el amor.

Cuando amáis, os retiráis del juego. Pero primero, antes de entregar un amor de esa clase, debéis ser el rey que come el pastel porque sabéis que lo merecéis, porque es vuestro pastel. Y después de eso, podéis amar al mundo entero.

Amor. Esa es una de esas palabras que suenan como "gran cosa, eso no es nada nuevo". ¿Pero lo habéis ensayado últimamente?

¡Difícilmente!

Es la corteza del pastel.

Cuando todos empiecen a tomar su lugar en el juego final, imaginad a aquellas entidades cuyo método de juego ha sido el del dinero y del poder. Los mansos que poseen el amor no serán afectados, pues no se les puede manipular, controlar o hipnotizar. Su paz procede del manantial del alma, en la cual yace la riqueza de las cosas nobles: del honor, el amor, la impecabilidad, la verdad, el perdón y la gentileza del espíritu. ¿Sabéis cuánto daño os hacéis a vosotros mismos cuando juzgáis a otro? Hacéis más grueso el sueño. ¿Realmente vale la pena juzgar?

En el manantial aprendéis a amar, tanto que un día, mientras contempláis el amanecer, un guerrero se os acercará y ¡mirad! lleva un espadón con una empuñadura alrededor de la cual diez hombres pueden colocar sus manos y, con sangre en el ojo, os dirá: "He venido a destruirte" y vosotros expresaréis tanto amor que lo miraréis a los ojos y responderéis: "Si te satisface, hazlo".

Ahora, esto puede parecer muy tirado de los cabellos. ¿Cómo podríais estar allá sentados y permitir que alguien haga eso? Algo fenomenal sucede cuando no se le da energía a una cosa, sólo entrega total, no una capitulación superficial, sino la entrega completa que exige estar en un lugar donde podáis decir: "Cuando cortas mi cuerpo en pedazos, sólo liberas mi alma".

No se da energía; no hay fricción; no hay guerra; no hay rabia; no hay remordimiento; no hay lamento; no hay juicio.

Y el gran soldado suelta su espada que estruendosamente cae sobre el suelo y se queda allá reflejando sus hojas de luz hacia el cielo, y el conquistador empieza a llorar, porque no hubo conquista. No logró nada; no encontró a una entidad suplicando que le perdonara la vida; sólo había verdad. Y se sienta a llorar mil días a causa del misterio.

Con el tiempo, será el hombre que se sienta en la carretera y contempla el amanecer.

El amor es parte de la manifestación.

Amor es interesarse lo suficiente por la posibilidad del enigma del Dios que es la realidad a la que se le invierte la actitud hacia el proceso interior que le da crédito y valor a vuestra existencia. La fe no tiene nada que ver aquí.

Cuando os amáis a vosotros mismos con la fuerza suficiente para despertar de vuestros sueños, de vuestro cautiverio, o de vuestro sueño de ser víctimas, ser criticados, ridiculizados y perseguidos, eso significa que estáis empezando a amar lo que sois.

Amarse a sí mismo es ser egoísta, pero si no es así, no podéis amar a otro. Es una hipocresía flagrante carecer de amor propio y profesarlo por otro. Es una hipocresía vivir por otros y no por vosotros mismos, porque sin amaros a vosotros mismos, el amor que profesáis por otros se vuelve frágil y se lo lleva el viento.

Aprendéis a amaros a vosotros mismos. Empezáis a admirar lo que sois, a respetar vuestro genio y vuestro coraje. Y comenzáis a admirar el despliegue, si queréis, del esfuerzo y el deseo ¡Si os veis como seres admirables, honestos con vuestras emociones, de modo que vuestras palabras corresponden a vuestros sentimientos, encontrareis que sois criaturas adorables! Y no lo olvidéis: Solamente podéis ver en otros lo que veis en vosotros mismos.

Y ahí es donde comienza el amor. Eso es lo que significa amor incondicional.

¿ Comprendéis ahora esa parte del proceso ?

Si alguien dice que os desprecia, podéis amarlo a pesar de todo. El puede tener su verdad y vosotros podéis tener la vuestra

Es muy raro encontrar alguien que sepa que el legado de Dios yace adentro y aun más raro encontrar a alguien que ame lo que esta adentro. Y, no obstante, estos conceptos son sinónimos y concuerdan entre sí

Cada manifestación que realicéis, cada sueño de cuya carga os liberáis, os lleva más cerca del amor. El solo acto de abordar las posibilidades del yo es amor.

El amor no es la lujuria de los órganos sexuales; no es el reflejo de rostros pintados y espejos. No es el color de la ropa ni del cabello, ni de los ojos. ¡Nunca estáis satisfechos con ninguno de ellos!

Amor es lo que está adentro, lo que sois, vuestra esencia. Y mientras más sueños realicéis y más pastel comáis, mucho más llegareis a amaros a vosotros mismos, hasta que ese amor se extienda hasta un saber interior amplio que lo abarca todo, de modo que si ese guerrero os hubiera partido en dos, podríais estar en paz con él y con su palabra.

El amor nunca muere, Maestros. Para aquellos sin Dios es algo esquivo, pero para los vivientes nunca muere, es continuo, continuo Yo sé que lo que parece normal es una ilusión. Es cosa normal envidiar, ser maliciosos. Es normal ser malos y falibles.

 

¡Maestros: normal es la droga que

os mantiene dormidos!

 

¿No sabéis que los grandes anormales ya no caminan sobre este plano?

Os escucho hablar. Os observo luchando por que las palabras hagan juego con la emoción interior , tratando de ser veraces de cabo a  rabo. Veo que muchos lo tomáis con seriedad. Y hay otros que se muerden los labios y muestran dientes blancos, brillantes y carnívoros, y tienen que morderse la lengua para abstenerse de ser normales.

Todo debería rodar suavemente, como la bruma de la mañana.

"Desde el Señor Dios de mi Ser, este día invoco al Padre hacia todo lo que es vida, todo lo que es genio, todo lo que soy yo".

Y  en el mismo aliento que pronuncia esas palabras, emitís el amor y todas sus posibilidades. ¡Es magia! Es la corteza del pastel. Con este conocimiento, vendrán cosas maravillosas. En muchos campos, la libertad será una realidad, y muchos de vosotros iréis al viento, por siempre y para siempre. Pero tenéis que apreciar ser lo suficiente como para creer que sois dignos de esto.

Tenéis que amar el sueño con tanta intensidad como lo parís, lo que quiere decir que tenéis que amar al Creador. No hay nadie allá afuera de vuestra ventana, cerca del lugar donde dormís, por el cual valga la pena entregarlo todo, porque parece ser lo normal. Yo os veo en todo lo que sois, en todos los matices que sois, y en las diferentes etapas del sueño. Y os amo íntegramente, porque he hallado que sois dignos de esto, porque yo fui un humano, tuve el sueño y desperté de él, aunque eso no les gustó a muchos de los que me rodeaban.

Aquel puñado sin rostro que controla vuestra economía, vuestra bolsa que llamáis de valores, vuestras revoluciones y las leyes que os esclavizan, los hombres que desean poseer a todos los reyes y a los hombres de los reyes, no poseen la naturaleza. Ella es el rebelde más grande de todos. El hombre no la puede controlar, porque ella está evolucionando.

Cuando paséis por este proceso, sueño después de sueño, concentrándoos en vuestras necesidades, aseguraos de que, al salir de la caja, dejéis la puerta abierta para otras posibilidades. Hacedlo con un gran entendimiento y un gran amor, de modo que a través de ese flujo de amor, en el proceso natural de evolución, permanezcáis en armonía con la naturaleza.

¿Qué es la naturaleza? Es Dios; si permanecéis alineados con la naturaleza en este proceso, permaneceréis por fuera de aquello que tiende un lazo, aquello que ata y ata; obtendréis esa gran independencia que deseáis.

Y  deberíais ver eso antes de abandonar este plano, antes de deslizaros hasta el portón a observar. Debéis percataros de ese conocimiento impecable con el cual estáis alineados, pues es vital, rico, fogoso, móvil e indomable. La vida. Entonces el juego no os afectará. No os equivoquéis. No os vais a sentar sobre las ramas de un gran árbol a no hacer nada. Tendréis que moveros paso a paso con vuestro destino, marchando con él, conscientes del destino con fina agudeza. Tendréis que estar en conocimiento y en emoción.

Ahora, unas palabras para aquellos que solamente os acercáis un poquito a la puerta, apenas hasta el cerrojo. Y escuchan y no oyen nada allá, ningún jinete que galopa, ningún viento, nada. Entonces llega el miedo, así que le subís el volumen al estéreo y el ruido os hace sentir mejor. Regresáis a la puerta y sabéis que habéis olvidado algo. ¿Qué era? Pero por supuesto, el pasado: "No me puedo ir hasta que empaque todos mis problemas".

Sed muy muy cuidadosos con vuestros problemas, mirad cómo los empacáis; sin arrugas. Ellos tienen prioridad sobre todo lo demás. ¡Bueno, vuestro pasado es sumamente importante para vosotros!

Y cuando empacáis todas las maletas y regresáis a la puerta, os dais cuenta de que hay demasiadas. No podéis atravesar esa puerta a menos que lo llevéis todo con vosotros, mas todo no cabe por esa puerta.

 

Dejando atrás el ayer

Así que os sentáis y pensáis en ello.

"No puedo dejar esto atrás. He invertido toda mi vida en ello. ¿Qué va a pensar la gente de mí, si...?"

"¿Qué les voy a decir ahora que ya no tengo pesares?" "¡Los tuve por mucho tiempo y eso me dio buenos resultados!"

"¿Y qué va a pensar la gente cuando me vea alocado, feliz y extravagante?" "Debo tener algo que sea real".

"Ay, Dios mío, ¿y todas mis vidas pasadas?" "¡Casi no tengo maletas para todas ellas!" "¡Y eso que todavía me faltan los baúles para empacar todo lo que la gente ha dicho sobre mí!"

"Sí, no podría existir sin un poco de evidencia sustentadora"-El pasado es algo en lo cual estáis estancados, en vuestro sueño; es lo que os mantiene dentro de una caja. Y no podéis cambiar vuestro pasado. Sólo habrá un ahora. Tenéis miedo de echarlo al olvido, miedo de ser amorosos y compasivos.

Tenéis miedo de un nuevo día, radiante de salud, sin más problemas.

Muchas personas no pasan por la puerta porque se han sobrecargado.

¿Cómo encaja esto con vuestra primera manifestación?

¿Por qué tenéis que salir a comprar un sombrero nuevo para sentiros felices? No obstante, después de llevarlo puesto una vez, os cansáis de él. ¿Cuántos sombreros más vais a necesitar para comprender que simplemente no sois felices?

La manifestación de vuestro primer sueño que abrazasteis se da en forma colectiva como destino frente a vosotros. ¿Qué sucede cuando vais a verlo en frente de vosotros y entendéis que tenéis que abrir la puerta para encontrarlo? Sabéis que está allá afuera. No lo podéis oír, pero está allá. Y no podéis atravesar esa puerta porque no podéis olvidar el pasado.

En otras palabras, no podéis perdonaros a vosotros mismos, no por el ayer, sino por vivir en él. Entonces, ¿qué le sucede a la manifestación? Bueno, está allá afuera.

Ahora, aparece una entidad que anhela encontrar algo qué hacer y camina derecho, hacia adelante. Ya sabéis, no es uno de esos tipos espirituales; es un hacedor. Salta por esa puerta y ahí está esa manifestación esperando allá; es como una manzana roja ruborosa, esperando que alguien la arranque del árbol. Y, por supuesto, él la arranca. "Es mía". ¡Y sale corriendo y la hace patentar! Lo leéis en el periódico.

Y vosotros estáis sentados allá, vuestra cabeza le da vueltas a este sueño, y viene el crujir de dientes y la maldición, convirtiendo en azul el interior de vuestra caja. Sentís remordimiento, despecho, odio y amargura. Y sólo sabéis que ese tipo os la robó.

Permitidme que os diga lo que sucede: Ese destino fue creado por vosotros. ¿De dónde creéis que salen las ideas nuevas? Las ideas brillantes proceden de alguien que muy lejos las creó con emoción. La idea brillante no fue necesariamente creada por el poseedor, sino que fue recogida por el buscador. Ella se asoma por allá, lista para que aparezca alguien que la está buscando. La arrancan del árbol, de la conciencia recogen la idea, porque la están buscando. Eso es lo que quieren; ese es su sueño.

Como veis, lo creasteis, pero no podéis ir más allá de la seguridad de vuestros propios ayeres. No pudisteis salir de la zona de confort de vuestras propias miserias, dificultades emocionales, dogmas y todo lo demás, para poder llegar a vuestra propia manifestación.

Entonces, ¿quién es el genio? Bueno, lo leéis en el periódico, por supuesto, y reconocen que este hombre que arrancó vuestra manifestación del éter es un genio, y que hizo una contribución importante a la humanidad. ¡Sus acciones en la bolsa han subido, se escarba los dientes y se aparta del pastel!

Las ideas brillantes se originan en algún ser emocional que abrazó su concepto con emoción, salió y se convirtió en él en conciencia. El que en su sueño busca una idea brillante la encuentra. No la crea; simplemente la encuentra; y en medio de su emoción se escarba los dientes. ¿Veis? Le da palmaditas en el estómago. Os digo esto porque cuando estamos hablando del genio y del que no puede atravesar la puerta, estamos hablando de alguien que no tiene amor por sí mismo, de alguien que ha aprendido a ser algo emocional, pero que no prosigue su objetivo. Y cada sueño que abracéis y que era una limitación se realizará, pero os tenéis que levantar e ir a buscarlo. Tenéis que atravesar la puerta, y si eso implica dejar atrás el ayer, es necesario hacerlo.

¿No sabéis que un Cristo no tiene pasado? Es sólo el Cristo.

No es un rasgo de la evolución ni de la naturaleza el mirar atrás y suspirar por huesos viejos. El hombre se esfuerza por preservarlos. ¿Dónde reside vuestro estado mental? A la naturaleza no le importa; ella sigue su curso. La naturaleza funciona con base en la misma verdad que os estoy enseñando.

Allá afuera abunda el sueño, porque hay grandiosos sueños esperando que los abracen. Pero también hay mucha pereza. Para atravesar esa puerta tenéis que empacar muchas maletas repletas del ayer y, en realidad, las maletas no son más que una excusa para no pasar por la puerta. Ya sea que vayáis por todo el pastel o no, hicisteis una contribución a alguien allá cuando abrazasteis vuestro primer sueño. Lleva vuestro nombre; sois su creador.

Pero si no lo reclamáis, alguien más lo hará. Todas las grandes ideas se originan en un creador emocional que las soñó.

¿Cuántas historias habéis oído de alguien que dijo: "Sí, hace años yo pensé en eso"? Hmmmm. Os hizo rascar la cabeza y preguntar: "¿De veras?" Cuestionáis por qué, si tuvo la idea, no hizo algo con ella.

Vuestros sueños son de ese modo y también vuestra libertad. Es asunto de proseguir su objetivo. ¿Comprendéis lo que digo?

Voy a repetir lo que dije en cuanto el genio, porque sé que algunos ya lo han empañado.

 

El genio consiste en la habilidad para tener

el sueño y luego hacer algo con él.

 

El solo caminar hacia adelante abre el cuerpo emocional que permite la apertura de la mente emocional, que es el cerebro y, a su vez, le siguen el pensamiento y la acción. Acción y reacción. El sueño hecho realidad, manifestado y poseído, se llama genio. Y luego vuestra conciencia empieza a abrir espacio para más y la energía comienza a alimentaros.

¿Habéis oído del Maestro da Vinci? El fue un genio, ¿verdad? Todo lo que abrazaba con emoción, lo colocaba sobre papel.

Ahora, se le conoce como un genio, pero en realidad fue un soñador, porque no fue hasta mucho más tarde en vuestro fluir de tiempo cuando lo que él dibujó se convirtió en la brillante idea de otro. El estaba muy adelantado a su tiempo. Pero realmente se quedó en una caja. ¿Comprendéis? ¿Qué tal si hubiera seguido hacia adelante y hubiese creado lo que concibió? ¿Por qué no fue un poco más hacia adelante con sus conceptos subacuáticos? Pudo haberlo hecho.

¿Cuán diferente hubiera sido vuestro mundo si da Vinci hubiese atravesado la puerta que estaba frente a él y hubiera abrazado cada uno de sus sueños? Muy diferente, queridos maestros, muy diferente. Pero más bien, su mayor logro es una mujer monótona y afligida. Hizo un autorretrato, así como él era, simplemente un monótono soñador que sonríe a medias.

¿Entendisteis el punto?

¿Qué es lo que se necesita? ¿Qué hace la diferencia?

Amor. Se necesita amor. Eso es lo que os da las agallas para atravesar la puerta. Es amor lo que abre la puerta, lo que deja las maletas atrás. Es el amor lo que ve las cosas como oportunidades. Y es el amor lo que os saca del estado que os mantiene dormidos.

Si sentís, entonces habéis aprendido, porque hay algo que no se hace en el sueño: no se olvida lo emocional. Eso es todo vuestro peso muerto. ¿Comprendéis?

Hay algo muy frustrante que yo le digo a mi hija cuando ella está pasando por la amargura de todas las cosas. Yo le digo que no hay tal cosa como un problema. No existe a menos que lo queráis ahí. Y, por supuesto, si podéis crearlo, la respuesta yace dentro del problema.

Absolutamente todo lo que creáis lo podéis deshacer. Todo. Incluso la nada se puede deshacer.

Si poseéis todo esto emocionalmente, grandiosos son los días que vienen, porque los encontraréis gozosos, no espantosos.

"Aprended a ver. Cuando realmente podáis ver,

os hallaréis mirando directamente

a los ojos de Dios.

Y si os frustráis,

podéis hacer lo que hicisteis conmigo ", dijo Chris,

 mientras sus labios formaban una sonrisa solapada.

"¿Yqué fue?"

"Hartarse de buscar y decidirse a encontrar.

Muchos de los que están atascados en la ilusión,

sentimentalmente han glorificado

la búsqueda de la Verdad;

han llegado a aferrarse a la búsqueda de la Verdad,

más bien que a encontrar la Verdad.

Irónicamente, están como el boxeador en una esquina

en la que ni siquiera aceptan orientaciones de alguien

que realmente ya ha llegado a ese destino ".

 

El truco de la luz

 

No hay palabras

Es muy complicado tratar de explicar con palabras esta verdad acerca de Dios, acerca de los sentimientos y la manifestación. Es arduo comunicarse con entidades sensitivas que sólo oyen porque son intelectuales.

Nunca habéis entendido a Dios, porque no sabíais sentir. Y en el pasado, habéis tomado mis palabras, las memorizasteis, las entallasteis y las saboreasteis hasta que se convirtieron en una verdad intelectualizada.

Las destilasteis solamente hasta el punto "Vosotros sois Dios".

Y habéis usado esa verdad para justificar vuestro mal comportamiento y dualidad.

Sirvió para un propósito.

Pero comunicar lo que está adentro, eso es poder puro, poder absoluto. Permanece quieto en su propio tiempo.

No existe el tiempo cuando vais adentro

y abrazáis la emoción. Solamente es; es el SER.

Para eso no tengo palabras.

 

Hasta ahora nadie lo ha escuchado; no lo podían entender. ¿Sentir? ¿Qué es eso?

Y dicen: "Pero yo te amo, Ram".

Y yo les digo que soy digno de ser amado. ¿Por qué? Porque si podían encontrar compasión en mi ser, eso quería decir que todavía estaban vivos. Me quedé para encontrar la magia que invertiría ese sentimiento y os lo enviaría mil veces, de modo que lo que habéis sentido por mí, pudierais empezar a sentirlo dentro de vosotros.

Y  os envié los mensajeros y más palabras, y vosotros las cortabais y las pegabais según vuestra habilidad para escuchar.

Pero al utilizar este proceso, al hacer contacto con vuestra propia emoción y soltar vuestro propio poder, estáis encontrando vuestra propia verdad.

¿No sabéis que esas son las mismas palabras que nunca pude encontrar?

Hay que usar vuestras palabras para encontrar vuestra verdad.

Y si habéis ganado eso de esta información, entonces gracias a Dios. Aferraos a ella por siempre y no permitáis que nadie os la arrebate.

Vais a ver a Dios en esta existencia. Que así sea.

 

Abrazando el sueño de Dios.

Bueno, es hora de hacer algo grande.

Deseo que abracéis y manifestéis a través de la emoción.

Deseo que creéis un drama, un gran drama. Y en el momento de ir adentro, para crear el drama, quiero que estéis conscientes de que estáis sintiendo el sueño de Dios.

En otras palabras, abrazad con emoción y poder para que todo lo que abracéis sea la verdad viviente. ¿Entendéis?

Dejadme decir esto otra vez, de otra forma. Abrazad y cread un drama, una fantasía, una escena bella, salvaje, deliciosa que os dé lo que sea que queráis, como si tuvierais el toque de Midas, pero que ese toque sea mágico.

En este proceso, deseo que viváis y contempléis todo lo que deseáis y lo veáis sucediendo en el momento. ¡Así es como se hace posible!

. Aquí estamos tratando con el sueño que

retiene todo lo demás y lo deja atrás.

Se llama actitud.

 

Vuestra escena actual dice: "Esto es real. Aquello es fantasía".

Lo que este sueño hará, si lo poseéis, es invertir eso, de modo que vais a decir: "Ya veo: Aquello es real y esto es fantasía. ¡Yo lo tuve al revés todo el tiempo!"

 

El proceso: Instrucciones físicas

Poneos cómodos. Sentaos sobre la tierra o el suelo. Aflojad vuestra ropa. Tomad responsabilidad por vuestra vida. Si estáis haciendo esto en un grupo con fines de demostración, esta vez, si vuestro vecino rueda por el suelo, rodad con él. Si está riendo, reíd con él, no de él, con él. Si ella le hace cosquillas a vuestra fantasía y deja salir un torrente de regocijo maravilloso, permitídselo.

¡Eso se llama emoción! ¡Es alegre! Es dulce y refrescante y acelera el sueño.

 

Recordad: Sois hermanos entre vosotros.

Estáis conectados por medio

de la mente de Dios.

Estad en paz con todos los que os rodean. Cuando sintáis esa conexión, caminaréis en paz. Preparaos. Quitaos todos los adornos.

Recordad: vuestros metales conservan

la frecuencia del ayer.

 

Para llegar a la alineación con el ahora, vuestro cuerpo debe estar desnudo de metal.

Y los que ya estáis saciados, estáis perdonados.

Aflojad vuestra cincha. Quitaos los zapatos.

No empecéis este proceso hasta que estéis cómodos. Si estáis en un grupo y no podéis hallar comodidad en ese medio ambiente, escuchad y aprended de los que os rodean. Podéis hacer esto solos cuando estéis en casa sin necesidad de una demostración. Respirad. Cerrad los ojos.

 

Oración de manifestación

 

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER

AL PADRE INTERIOR

TODO LO QUE TU ERES

SALGO DE VIAJE

A ESTE HORA LLEGO A CASA.

A ESTA HORA

SACA A LA LUZ EL PODER

EL SABER INTERIOR

LA MANIFESTACION.

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER

HACIA EL PADRE INTERIOR

ES LEY.

¡QUE ASI SEA!

 

Dad las gracias al Padre interior por lo que es la verdad, lo que es real, lo que es ilimitado. Porque en Dios, todas las cosas son posibles. Agradecer por todo eso le da reconocimiento al Señor Dios de Vuestro Ser, a vosotros, cualquiera que sea vuestro nombre.

 

"No olvides ver, no simplemente mirar.

Porque nada es como parece.

Este callejón no es más que una carretera

hacia el cielo, y tú eres sólo otro sueño ".

 

El truco de la luz

 

Que todos vuestros deseos se conviertan en realidad

Jeshua ben Joseph dijo, cuando estuvo cuarenta días en el desierto: "Apártate de mí, Satanás". Se estaba dirigiendo a su ego falso. Durante ese proceso en el desierto, él abrazó todas las ciudades del mundo; las poseyó, una por una. Cuando terminaba con una, seguía con la otra, y la otra. Se retiró del desfallecimiento de ellas y, cuando terminó, salió hambriento y sediento, y derecho para una boda.

La verdad es que el Hombre Maravilloso se convirtió en tal por medio de eliminar todos sus sueños. ¿Y qué son los sueños? ¡ Tentaciones suprimidas! Y no lo hizo con menos vigor, drama y sincera emoción de los que vosotros deberíais estar usando ahora.

Deseo que sepáis que en mi tiempo yo me senté sobre una roca durante siete años contemplando el mundo que me rodeaba. Cuando el viento me molestaba sobre mi rostro y soplaba mi manto alrededor de todo mi calificado cuerpo, tuve que poseerlo; tuve que hacerlo. Me tomó muchos años averiguar cómo ser el viento. Sólo entonces, dentro de mí, llegué a comprender lo que era el viento: libre y salvaje, poderoso, soplaba; destapaba jóvenes rodillas, hacía que los niños rieran, convertía hojas de color esmeralda en plata y empujaba lo que se estancaba en las charcas.

Yo fui el viento debajo de las grandes alas de aves de caza.

Y a través de ese mismo drama de convertirme, extendí mi conciencia de modo que mi mente se dobló en dos al llegar a ser el viento.

No había manera de volver atrás, porque no tenía alternativa.

La ley estaba en vigor.

No tenéis que hacer nada distinto de lo que ha hecho cualquier otro gran Maestro. Y, a propósito, muchos se quedaron como grandes Maestros. Muy pocos continuaron para ser el Cristo en fronteras más grandiosas, en realidades más fabulosas. Algunos se quedaron simplemente como magos. Nada más.

Así que con vuestro vigor, entusiasmo y deseo apremiante de ser una parte, habéis creado una conciencia única.

Se llama vuestra realidad.

 

Y, verdaderamente, si abrís la puerta de par en par

 y salís a encontrar vuestro destino,

un día llegaréis a ser

lo que yo he llegado a ser.

 

Y encontraréis otra vez a todos los que han merecido vuestro máximo respeto y amor.

Pero tenéis que salir a encontrarlos.

Nunca os avergoncéis de vuestras emociones, ni de vuestro gozo.

Y nunca, nunca os avergoncéis de vuestras lágrimas que de una manera tan dulce revelan vuestra limitación. Estad agradecidos por ellas.

Agradecedle a Dios que estáis vivos.

Estáis sintiendo la inteligencia.

Entonces, ¿de qué modo regresa todo esto a la independencia financiera? Por medio del conocimiento. Habéis aprendido sobre el oro y los dólares de papel. Los Hombres Grises son sus dueños. Vosotros no.

Por medio de este entendimiento y la razón, saldréis de la visión intolerante y llegaréis a la esfera ilimitada.

Sentid deseo de lo que queréis; vividlo; sedlo; saboreadlo; oledlo. ¡Es una realidad!

Nunca deseéis tener dinero para pasar tiempo con Dios. Con toda vuestra mente y todo vuestro ser, desead ser Dios. El resto es incidental.

Sed amables con vosotros mismos. Si estáis ansiosos de salir corriendo a invertir en algo que os hará ricos de la noche a la mañana, invertid en vosotros mismos permitiéndoos tiempo para volver a tomar estos preciosos momentos. Permitios tiempo para ser emocionales, para vivir el sueño, para comer el pastel. Es vuestro. Ved cómo la manifestación se realiza.

Caminad hacia adelante en vuestro destino. Poseedlo, sueño tras sueño, tras sueño.

Y un día, entidad, ya no habrá más qué poseer, porque seréis todas las cosas. Ese es el secreto de cada entidad que llegó a ser Dios y despertó del sueño de ser hombre.

Voy a dar una bendición para este proceso de manifestación y el deseo de saber y sentir que habéis mostrado.

Desde el Señor Dios de mi Ser, a todos los que han gritado,

a todos los que han proclamado,

a todos los que han reído como un trueno ondulante.

Desde el Padre dentro de mí,

hacia el Padre interior al que todas las cosas responden,

que vuestros deseos se conviertan en realidad

para la gloria de Dios, el Padre,

y para toda la eternidad y todo el tiempo que viene.

 

 

Y que seáis la luz que descubre

 las sombras del mundo.

 

¡Estaré con vosotros en los días que vienen! Y todos los que estáis en el sendero, veréis que en realidad no hay ningún bloqueo. A medida que vuestro deseo de conocimiento aumente, yo estaré ahí; en el viento. Y en el pensamiento. Y en la fantasía.

 

FIN

 

*    *    *

 

Este libro fue digitalizado para distribución libre y gratuita a través de la red

Digitalización– Revisión y Edición Electrónica de Nascav (España)

4 de Marzo 2004 – 21:30

 

[1] N.T Los mensajeros son seres, pensamientos, visiones o sucesos de los que se vale Ramtha para mostrar a su auditorio algunas verdades o para reforzar una enseñanza.

 

[2] N. del T. Cuando Ramtha usa la expresión 'going home', quiere decir regresar a Uios, el lugar de donde venimos.